Antiguo 22-nov-2017, 10:01   #1
Maturanga
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: nov-2017
Mensajes: 46
Gracias 81 Veces en 35 Posts
Predeterminado El motel del voyeur

He terminado el libro "el motel del voyeur" de Gay Talese.



Supuestamente real. Un tipo se compró un motel, y con la ayuda de su esposa instaló falsas rejillas de aireación en las habitaciones desde la que espiar a sus huéspedes y satisfacer sus tendencias de mirón. Lo que veía iba recopilándolo en una serie de diarios.

Por lo general me resultaban más amenos e interesantes los extractos del diario del voyeur que lo que escribe el autor que prácticamente se limita a meter morralla para que el libro no se quede corto.

Gerald escribe de una forma simple y directa, aunque para mi queda claro que parte de lo que cuenta es fantasía o una versión fantasiosa de la realidad. Tan tanta tetona copa D… las fechas que no coinciden, el crimen que del que no hay constancia. Gerald mira, espía pero también fantasea como forma de evasión y se cree sus propias fantasías. Se toma en serio ese papel de investigador social, cultural y sexual que él solo se adjudica. Se inventa motivaciones y futuros posibles para sus huéspedes y los toma con verdades absolutas. Todo filtrado por la compasión y la empatía. La personalidad de Gerald y por lo tanto su percepción del mundo está condicionada por esa compasión por los débiles, los solitarios… y el desprecio por los arrogantes. Eso y el constante evocación de su infancia que él recuerda casi perfecta debería decirnos mucho de la verdadera personalidad de Gerald, de su debilidad y su necesidad de mirar (donde consigue poder sin arriesgarse) y de auto engañarse y de cómo se vuelve cada vez menos sociable.

Talese, no sabe manejar lo que tiene, se limita a rellenar espacios entre los diferentes extractos con cosas sin interés, no me importa que otros libros escribió mientras recibía las cartas de Gerald. No me importa donde viajaste ni si tu padre era sastre.

En ciertas partes me he sentido identificado ya que he sido voyeur por oportunidad, no creo que este en mi naturaleza, pero en las pocas veces que se ha presentado la oportunidad la he aprovechado.

En verano, una casa vecina se alquila a turistas, dejándome una vista al patio trasero y un gran ventanal de unos de los dormitorios. Con cierta discreción y con algo de riesgo de que me pillaran he visto como tres mujeres de la misma familia se duchaban desnudas en el patio trasero cada vez que volvían de la playa, estoy lo hacían creyendo que nadie de fuera las podía ver, pero sin importarle que las vieran el su familia o sus cuñados. En el libro se habla de la necesidad del mirón de comentar con alguien sus actividades secretas. Eso me ha pasado a mi, en algún momento me hubiera gustado poder comentar con alguien lo que había visto, por parecerme excitante o simplemente curioso. Como decirle a un conocido, “oye, mi vecina de atrás, cuando se desnuda para ducharse, siempre huele la entrepierna de las bragas del bikini que se acaba de quitar, será guarra”

Y al igual que Gerald no me he sentido culpable de ningún modo, tampoco me he llegado a excitar sexualmente pero si he almacenado imágenes para recordarlas luego e incluso llegue ha grabar algún video.

En esa misma casa he visto a chicas jóvenes salir desnudas de la ducha y vestirse en el dormitorio, a una mujer limpiar la casa en tanga; También escenas tiernas como un marido robarle un beso a su mujer enfadada y como ella se desarmaba con este simple gesto de complicidad.

Como ya he dicho era mirón casual lo significa que pocas veces tenía oportunidad de ver algo o no me iba a pasar el tiempo haciendo guardia

Con mis parejas el voyerismo y el exhibicionismo han formado parte de los juegos y fantasías pero a nivel muy secundario.

A la señorita número uno le gustaba mandarle fotos de mi polla a su mejor amiga, lesbiana por cierto, que debía estar harta de que le mandaran fotos que no le interesaban nada. Esto se debe a que la señorita número uno tiene una sexualidad muy falocentrica, desea alardear de mi polla pero a la vez es muy posesiva y ni se le ocurriría mandarle las fotos a alguna de sus amigas heterosexuales por el miedo injustificado a que intenten seducirme.

La señorita número uno tenía la fantasía de ir a un club de intercambio a follar en público, pero solo conmigo, que un grupo de desconocidos se excitaran viéndonos. Yo por mi parte fantaseaba más con ser espiado mientras follabamos por una única mujer, a ser posible que estuviera relacionada de alguna manera, siendo amiga o compañera de trabajo, que a pesar de sus intentos de mantenerse oculta masturbándose mientras mira por la rendija de la puerta o algo así, yo me diera cuenta y me esforzara en darle un buen espectáculo. Evidentemente ninguna de las dos fantasías se llevo a cabo.


La señorita número dos tenía fuertes tendencias sumisas, un complejo de Electra mal resuelto y entre otras cosas disfruta pasando vergüenza. La llevé a un parque público vistiendo una minifalda sin ropa interior debajo, hice que se sentara en un banco delate de mi como si fuéramos desconocido pero a través de discretos gestos le voy ordenado que separe las piernas y me enseñe el coño cuando no hay nadie cerca, poco a poco va separando más las piernas, subiéndose más la falda o arriesgándose cuando acaba de pasar alguien.

La señorita número dos tenía fuertes fantasías de ser sometida y torturada pero no se atreve a hacerlas realidad. Así, todo eso se une en otra fantasía donde ella espía manteniéndose oculta, como un amo especialmente cruel somete a una sumisa jovencita a todas las cosas que a ella le gustaría que le hicieran. Le elaboro más esa fantasía diciéndole que mientras ella espía me colocare tras de ella y abuso de su miedo a que la descubran espiando y le castiguen de la misma forma que la sumisa que está mirando. Se deja hacer mientras la penetro lentamente y le susurro al oído obscenidades sobre el espectáculo que no dan el amo y la sumisa. ¿Hace falta decir que no se llevo a cabo?

La señorita número tres practicaba el nudismo de forma asidua y en familia, iba a la playa nudista con su hermano y su cuñada. Intenta convencerme para que yo también vaya, su fantasía era hacer el amor dentro del agua, de forma lenta y sin que la gente que esta alrededor se de cuenta. Al parecer vio a una pareja hacerlo y desde entonces quería probar. La señorita número tres era de naturaleza bondadosa y un poco inocente. En su fantasía prima más el romanticismo que el exhibicionismo. Esta fantasía no se llevó a cabo porque la señorita número tres veía en mí un posible novio cuando yo lo la veía como amante, rompí la relación antes de hacerle más daño.

Me ha tocado también estar en el otro lado, y ser el objeto del exhibicionismo de otros.

Una pareja madura, él fondón pero ella muy bien conservada el último tramo de los cuarenta. Estoy en el trabajo y ella de forma aparentemente descuida va adoptando posturas que enseñan más de la cuenta. En principio parecía casualidad pero los supuestos descuidos continúan. Además él no pierde ojo de mi reacción, pero no parece excitado si no más bien inseguro y expectante, ella sin embargo estaba completamente indiferente. Discretamente le comenté la situación a un compañero, que me confirmo que él también se había dado cuenta. Esta situación lejos de excitarme, me hizo sentir incomodo, aunque la mujer era atractiva, yo estaba en el trabajo, había niños cerca y de cualquier forma me reducía al papel de juguete tonto.
__________________
Échale un vistazo a mis fotos.

http://www.pajilleros.com/chicos/128109-feisimo.html
Maturanga is offline   Citar -
Antiguo 13-dic-2017, 20:13   #2
Freiferbivie
Dios Pajillero
 
Avatar de Freiferbivie
 
Fecha de Ingreso: feb-2011
Ubicación: Entre mi Ombligo y el Corazón
Mensajes: 4.397
Gracias 2.248 Veces en 1.445 Posts
Predeterminado

También he oido hablar del caso.

El resumen del recuerdo que tengo yo en mente es que un "supuesto" tarao al estilo del recepcionista de Psicosis se dedicaba a fisgonear el comportamiento de sus inquilinos a traves de orificios en las paredes, pero el tio lo montó de manera sofisticada a fin de no ser descubierto y tener los menos descuidos posibles.

Lo mas asombroso del caso es que este personaje terminó contactando a un periodista para hacerlo participe de la invención; y mas desternillante "entoavia" es que se lo intentó vender como un experimento social.
Claro, que las cobayas eran sus inquilinos... que la mayoria iba a ese Motel a lo que iba, pero como en este foro, algunos no necesariamente se dedicaban al sexo.

Yo creo, al igual que lo que he oido, que el tio lo hizo para espiar a las parejas; -de ello hace unas cuantas décadas- pero al final se encontró comportamientos de todo tipo que la gente trata de ocultar de puertas afuera.
__________________
...pues si. un tema inquietante el de las abducciónes, pero no entro a hablar de política.
Libre
Freiferbivie is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Freiferbivie por este Post:
Antiguo 15-dic-2017, 18:31   #3
loscuchifritos
Dios Pajillero
 
Avatar de loscuchifritos
 
Fecha de Ingreso: may-2008
Ubicación: levante
Mensajes: 2.228
Gracias 1.721 Veces en 1.035 Posts
Predeterminado

A mí me recuerda toda esta historia del motel a otra noticia de hace unos años en la que descubrieron a un hombre que a través de internet hackeaba (¿se dice así? ) los ordenadores de los vecinos y se copiaba las fotos "íntimas" que pudiera haber. Cuando lo descubrieron creo recordar que la cosa acabó con una simple multa pues nunca hizo públicas esas fotos y sólo las robaba para su disfrute personal.

Al final lo de mirar yo creo que le va a casi todo el mundo. ¿A quién no se le van los ojos detrás de un cuerpo escultural? En los hombres es algo que suena a corriente. En las mujeres quizás no es tan notorio, pero no hay más que ver los grupos de wasap exclusivos de mujeres para darse cuenta de que las fotos de tios cachas y con poca ropa circulan con igual abundancia o mayor que los de chicas desnudas en los grupos masculinos.

Sobre qué opino yo al respecto de estos casos yo diría, parafraseando a uno de esos gurús del coaching emocional que tan de moda están ahora, que la realidad no es ni buena ni mala, sino que somos las personas las que le damos moralidad a la situación en función de nuestras ideas. Una ex-cuñada mía hace unos años proclamaba orgullosa que a ella no la había visto nunca nadie desnuda, salvo su marido (supongo que una vez divorciada la lista habrá aumentado ). A la cuchi, por el contrario, le importa más bien poco que la vean en pelotas y más de una vez ha sorprendido algún mirón en un cambiador o en un vestuario sin darle más importancia.

Yo personalmente nunca he sido consciente de ser espiado mientras estoy desnudo, pero pienso que hasta me sentiría orgulloso de que alguien muestre interés por mi cuerpo serrano

Última edición por loscuchifritos fecha: 15-dic-2017 a las 21:25.
loscuchifritos is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a loscuchifritos por este Post: