Responder

Tus Relatos y experiencias - Relato: La jugada del desguace Herramientas
Antiguo 19-abr-2014, 15:42   #1
taburete
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2013
Mensajes: 39
Gracias 84 Veces en 26 Posts
Predeterminado Relato: La jugada del desguace

Cerré la puerta de mi apartamento tras de mí y seguía dándole vueltas a aquella idea. Me preguntaba si realmente era una locura o no. Me acababa de encontrar con un viejo amigo de la universidad y a la cuarta cerveza había surgido un tema peculiar, algo que él había llamado “La jugada del desguace”.

-La idea es simple –había dicho inclinándose hacia mi como si fuera a desvelarme donde se hallaba el Santo Grial- lo único que tienes que encontrar es a alguien del pasado al que le hayan ido mal las cosas. Una antigua compañera de universidad o instituto que se las prometiera muy felices y haya fracasado. Tienes que buscar una que esté bien jodida, se que suena mal pero en muchas ocasiones esto tiene tintes de justicia poética.

Yo le miraba con cara de no entender absolutamente nada. Habíamos estado charlando distendidamente sobre que yo nunca había estado con ninguna mujer realmente guapa y de golpe se había puesto él a hablar de forma extraña, con ojos vidriosos, ensimismado. Prosiguió:

-Gustavo, eres un tío feo, joder, lo tienes que saber, yo también lo soy, no nos vamos a engañar a estas alturas, y ni tu ni yo ahora con 35 tacos vamos a mejorar. Pero sabes qué, la vida es larga, y quizás ese pibón que en los pasillos de la facultad ni te miraba esté ahora más desesperada incluso de lo que lo estamos tú o yo.

Yo seguía sin responder y daba pequeños tragos a la botella de cerveza.

-Para esto solo necesitas lápiz y papel. Quizás hacer unas cuantas llamadas y… trabajo de investigación en redes sociales. Seguro que tienes algún antiguo amigo que conoce la vida y milagros de tus ex compañeros de universidad o instituto, pues contacta con él y hazte el encontradizo o recupera contacto como puedas con esa chica que iba para reina del baile y ahora es madre soltera.

-Joder tío, eres de lo que no hay. –Alcancé por fin a decir algo.

-¿Por qué? Para nada. Tú solo tienes que aparecer de nuevo en sus vidas, solo que ahora ellas ya no verán en ti un feo sin futuro si no un rabo que las calme después de quizás un año a pan y agua.

-No sé tío… no se si me convence tirarme a una tía por el mero hecho de que ella no tenga otra cosa.

-Vale, muy bien, piensa en la más guapa de tu clase de derecho… yo que sé, mercantil, cualquiera de los tres cursos. ¿la tienes?

-Sí.

-Vale, ahora dime que no te la follarías porque la pobre está pasando… oh… pobrecilla, una mala racha.

Pegué otro trago inclinando bastante la cerveza, para acabarla, y miré por la cristalera hacia la calle. Obviamente no le faltaba razón. Me había hecho decenas de pajas pensando en Susana o Marta, como para renunciar ahora a sexo con ellas por arrebato de buen samaritano.

-Bueno las probabilidades de que las guapas de mi promoción hayan fracasado no son demasiado altas- Me mantenía firme y me entretenía poniéndole las cosas difíciles a mi amigo.

-¿Sí? Te diré una cosa. Me follé a Marta este verano. Me enteré que se había divorciado hacía 6 meses, quedamos unas cuantas veces, la chica no quería caer tan bajo, se le veía, se veía ese "no quiero pero no tengo otra cosa", joder, esa cara que ponen es lo mejor. Me la follé un par de veces. Una vez que se les pasa el calentón se largan corriendo pero el repaso que se llevan no te lo quita ya nadie. También me lo monté con otras que conocía del instituto y no conoces, de esas que estaban con chicos mayores y ni me dirigían la palabra.

Yo tragué saliva “¿Marta? ¿Se había follado a Marta? ¡No podía ser!” De golpe todo lo escuchado había dejado de parecerme palabras vacías.

-Joer, tienen 35 o 37 palos, nuestras antiguas compañeras ya no van de juerga como con 25, ya no conocen gente fácilmente como antes. De casa al trabajo y del trabajo a casa. ¿Tu vida social es una mierda? joder la de ellas está igual de jodida. Tío, es nuestro puto momento.- Y bebió ahora él de su cerveza, satisfecho como quién da el "speech" de su vida.





CONTINUARÁ ...

P.D. Éste relato, como casi todos, tiene muchas cosas de real y algunas inventadas.

(Agradezco comentarios)
taburete is offline   Citar -
Los siguientes 7 Usuarios dan las gracias a taburete por este Post:
Antiguo 19-abr-2014, 19:09   #2
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 24.526
Gracias 20.155 Veces en 9.532 Posts
Predeterminado

Interesante... veremos la continuación.
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...o-destino.html
CHARON is offline   Citar -
Antiguo 20-abr-2014, 10:41   #3
taburete
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2013
Mensajes: 39
Gracias 84 Veces en 26 Posts
Predeterminado

Sigo con la historia:



Estas confesiones de mi amigo Alberto habían sido en octubre. En noviembre le había por fin hecho caso y había comenzado con su “jugada del desguace”, pues bien, en mayo me encontraba exactamente en la misma mesa de aquel bar y me dio por hacer recuento de mi "actividad": tres intentos, dos éxitos y un fracaso, dos antiguas compañeras de instituto y otra de la carrera de periodismo, carrera que había dejado a medias. 66,6% de éxito. Había seguido a pies juntillas el plan de mi amigo y compartíamos teorías y reflexiones.

Alberto se sentó frente a mí, portando dos cervezas. Era el día de “el parte”. Así le llamábamos, quedábamos una vez al mes.

-Gus, tío, no me andaré con rodeos. Tengo a Verónica.

-¿Cómo? ¿La mujer de Sansa?

-Schhh- me interrumpió rápidamente - Ex mujer.- Dijo remarcando “ex”.

-¿Qué te la has…? –volví a inquirir alucinado.

-No, no, no.– De nuevo me interrumpió- A ver. Es que vengo para decirte dos cosas. La primera es que me salgo del juego. Lo quiero volver a intentar con Sandra, y la segunda es lo de Verónica. He estado trabajando en su tema y tengo toda la información que necesitas, te la regalo.

-Joer, Alberto, Verónica son palabras mayores. No accedería a quedar conmigo en la vida.- Quizás le debería haber preguntado primero por Sandra, sobre qué había pasado con ella para que quisiera volver, pero Verónica era mucha Verónica.

-Ya, lo sé. La muy zorrita sigue igual de crecida que siempre, al menos en apariencia, se sigue creyendo la más divina de Madrid, pero sabes que yo no hablo por hablar. Te traigo datos. Escucha: treinta y cinco años. Sansa la dejó hace dos por otra tía. Tienen un niño de 3 años, desde que lo tiene ha ganado unos kilos que hasta le han sentado bien, joder antes era un poco palo y ahora se le han quedado unas tetas que pa’ qué. Trabaja en un despacho en la calle Velázquez. Se hasta en dónde toma café. Carlos sabe toda su vida, agárrate, me ha dicho que lleva dos años sin follar. La chica está que se va rozando con las esquinas.
taburete is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a taburete por este Post:
Antiguo 20-abr-2014, 12:41   #4
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 24.526
Gracias 20.155 Veces en 9.532 Posts
Predeterminado

Esperando continuación...b eerchug
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...o-destino.html
CHARON is offline   Citar -
Antiguo 22-abr-2014, 20:06   #5
taburete
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2013
Mensajes: 39
Gracias 84 Veces en 26 Posts
Predeterminado

Sin pensármelo dos veces me puse manos a la obra con Verónica. Eso sí, sin demasiada confianza. Ella era como otro nivel. Yo había obtenido aquel porcentaje de 2 chicas sobre 3 intentos pero sobre chicas monas, guapas, altivas… pero no tanto. Verónica era la guapa por excelencia, la que todos buscaron en la orla al licenciarnos. Era muy espabilada, casi hasta demasiado, y tenía hasta un “rollito” especial, en la forma de moverse, de vestir, de ser. Rondaría el 1.70, pelo castaño, muy denso y muy largo, una sonrisa perfecta (que usaba poco) y una mirada que te dejaba helado aunque solo te tocase de refilón.

Conseguí, tras mucha insistencia, que accediera a tomarse una cerveza después del trabajo. Fue verla entrar en la cervecería y saber que la cosa no iba a ir. No que fuera a ser difícil, no, que simplemente no iba a ir a ninguna parte. Efectivamente, así fue. Ella parecía mantener un semblante permanente de “qué coño hago aquí” y miraba su reloj cada poco tiempo, y yo no era capaz de sacar ningún tema medianamente interesante. Ni siquiera teníamos demasiados amigos en común como para apoyarme en eso.

Pocas veces había vivido una situación tan incómoda. Mis ojos iban a los suyos y veían una mirada que no tenía el brillo de antaño, ¿los años? ¿las decepciones? El resto de su cuerpo seguía perfectamente en su sitio; Alberto tenía razón, había pasado de ser una chica más bien delgada a estar totalmente en su peso, con sus curvas. Cuando mis ojos no podían evitar ir más abajo contemplaba lo bien que le quedaba el traje y como se le notaban unos pechos generosos, atrayentes, hipnóticos, bajo la camisa. Y es que ella siempre me había parecido toda una mujer pero aquella tarde, con aquel traje y aquella forma de sujetar la cerveza me parecía el summum de la feminidad; Su cruce de piernas, sus gestos con las manos, su entonación arisca. El momento culmen de una tensión sexual, que obviamente solo sentía yo, se produjo cuando ella se sacó la chaqueta; surgieron ante mí ya no solo sus tetas si no que incluso alcancé a divisar sus pezones; sí, con sujetador y camisa por medio pude atisbar unos pezones que se erigían punzantes hacia mí. Sería un sujetador muy fino ayudado por una camisa de seda, sería que de por sí eran así de agudos, no lo sabía, pero verla así de amenazante era más de lo que yo estaba acostumbrado a soportar.

Quizás si no estuviera tan salido y no la tuviera endiosada desde hacía años ni habría reparado en el detalle de los pezones, pero para mí verla así, erizada, acalorada… produjo en mí una erección increíblemente incómoda, tanto o más que aquellos insufribles silencios. Y fue en uno de estos silencios en donde aproveché para ir al baño y buscar allí una estrategia. Allí pensé en algún tema a sacar a la vuelta pero a la vuelta lo que vi fue a ella en la barra, escribiendo en su móvil y extendiendo un billete al camarero. Me acerqué por detrás. Me intimidaba. Ante otra mujer y, siendo yo más alto, habría aprovechado para espiar un escote pero ante ella no. Realmente hubiera sido mejor buscar eso con mi mirada que la pantalla de su iphone, ya que ahí leí entre otras las palabras “plasta” y “feo”. No sé si “tan feo como siempre y más plasta que nunca” o viceversa. Me quedé petrificado. No había que ser Sherlock Holmes para discernir que esos adjetivos eran para mí, que se mofaba de mí en una conversación con alguna amiga. Cuando se percató de mi presencia se sintió violenta y apartó el móvil con celeridad. “Yo invito, me tengo que ir ya”, salió de su boca. Y yo cogí mi ego que debería de estar debajo de alguna de aquellas mesas y me fui a casa.

Cuando apagué la luz de mi dormitorio murmuré un “Qué hija de puta”… (entre otras cosas).
taburete is offline   Citar -
Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a taburete por este Post:
Visita nuestro sponsor
Antiguo 23-abr-2014, 06:50   #6
heywood
Mega Pajillero
 
Avatar de heywood
 
Fecha de Ingreso: dic-2006
Mensajes: 341
Gracias 109 Veces en 53 Posts
Predeterminado

Plasta y feo? ... esta se come tu polla de un bocado!
__________________
Dios Mío, Está lleno de estrellas !
heywood is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a heywood por este Post:
Antiguo 23-abr-2014, 11:20   #7
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 24.526
Gracias 20.155 Veces en 9.532 Posts
Predeterminado

Bueno, a mi en tu lugar me habría molestado lo de plasta... y lo de feo pues como dice el refrán: El hombre y el oso, cuanto más feo más hermoso

Y poco más te puedo decir ya que no das detalles de tu conversación. Pero ten en cuenta que por una primera quedada no hay que arrojar la toalla, Roma no se hizo en un día.

Sigue contando...thu mbsupthumb supclap000 0b eerchug
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...o-destino.html
CHARON is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a CHARON por este Post:
Antiguo 23-abr-2014, 22:39   #8
taburete
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2013
Mensajes: 39
Gracias 84 Veces en 26 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por CHARON Ver Mensaje
Bueno, a mi en tu lugar me habría molestado lo de plasta... y lo de feo pues como dice el refrán: El hombre y el oso, cuanto más feo más hermoso

Y poco más te puedo decir ya que no das detalles de tu conversación. Pero ten en cuenta que por una primera quedada no hay que arrojar la toalla, Roma no se hizo en un día.

Sigue contando...thu mbsupthumb supclap000 0b eerchug
La conversación fue un desastre y lo de plasta lo podría decir yo de ella también. Cuando una conversación no va digo yo que la culpa es de las dos partes.

Comprendo que a la gente le cueste engancharse a la historia porque no hay sexo de buenas a primeras pero para entender el desarrollo de los acontecimientos tengo que explicar todo desde el principio.
taburete is offline   Citar -
Antiguo 23-abr-2014, 22:44   #9
taburete
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2013
Mensajes: 39
Gracias 84 Veces en 26 Posts
Predeterminado

Me salté la cronología de esperar al pleno ordinario y convoqué extraordinario llamando a mi amigo Alberto por teléfono. Tras contarle lo ocurrido él dio su opinión desde el púlpito:

-Bueno, ¿qué esperabas? Es Verónica, es y siempre será gilipollas. Que estén salidas por llevar años sin que se la metan no implica que se conviertan en las más majas del lugar.

-Bueno, no está mal. Conseguí dos de cuatro, me follé a dos guapas desesperadas. Lo del plan del desguace es cojonudo, tío. –Quise zanjar yo.

-Espera, espera. A ver, sé que la cosa está jodida. Pero bueno, que te considere feo y plasta tampoco cambia nada, no sé qué esperabas. Yo haría un intento más, no pierdes nada.

-No sé, tío… tendrías que haberle visto la cara todo el rato. Parecía que la estaban torturando.

-Yo te recomiendo un intento más, y además descarado. En serio. A lo bestia. A ver… no le digas “eh tía, ¿follamos?” pero no sé… busca algo en donde le quede claro a lo que vas. A veces ser directo es la única forma de desatascar estas cosas. Escríbele un whatsapp así… directo.

A las once de la noche revisaba emails del trabajo cuando escuché a mi vecina gemir de esa manera tan suya. Había oído antes la voz de un chico que no era la de siempre, ¿nuevo amante? Los gemidos de ella me llevaron a pensar en Verónica y sin ser yo muy impulsivo me vi escribiéndole un whatsapp a la susodicha:

“Ey, Verónica, ¿qué tal? Yo aquí desvelado… mi vecina se echó amante nuevo y ya sabes… las hay con suerte, ¿quieres volver a quedar?”

Cuando le di a enviar me subió algo por el cuerpo. Aunque de todas formas no estaba insatisfecho con lo escrito. No había sido tan directo como Alberto me había aconsejado, pensé que me había lanzado pero lo justo.

Ella estaba en línea y cuando vi que ponía “escribiendo” casi se me cae el móvil de las manos.

“Jaja. Oye, ¿quieres cenar en mi casa el viernes? Hago unos espaguetis que están tragables.”

Me quedé perplejo. Alucinado. Sorprendido. No me lo podía creer. Hasta pensé en que fuera una broma macabra. Le respondí sosegado y discreto y ella simplemente dándome su dirección. Me metí en cama y me hice una señora paja imaginándome esa cena y su postre correspondiente. “Qué salida debe de estar la jodida” pensaba mientras me imaginaba follándome a semejante hembra en todos los recovecos de su casa.
taburete is offline   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a taburete por este Post:
Antiguo 23-abr-2014, 23:52   #10
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 24.526
Gracias 20.155 Veces en 9.532 Posts
Predeterminado

BIEN, BIEN... Esto se va poniendo bien... deseando que llegue esa cena en su casa.banan a00thumbsu pb eerchugbee rchug
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...o-destino.html
CHARON is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a CHARON por este Post:
Antiguo 24-abr-2014, 20:01   #11
taburete
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2013
Mensajes: 39
Gracias 84 Veces en 26 Posts
Predeterminado

El viernes por la tarde yo tenía el “pálpito del perdedor”, la permanente sensación de que en cualquier momento recibiría un whatsapp de Verónica cancelándolo todo. Me parecía todo demasiado fácil, demasiado rodado. Me olía una buena hostia. Efectivamente recibí un whatsapp de ella a última hora de la tarde y comencé a leer con la cara de desencanto del “no, si ya lo sabía yo”.

“Hola, mira, que estoy súper liada en el trabajo y saldré tarde, casi mejor lo dejamos para otro día”.

Yo sabía que ese “otro día” iba a ser nunca, así que le insistí diciendo algo así como que me daba igual quedar a las 23 o lo que fuera. Ella tardó en responder pero me sorprendió con esto:

“Bueno, me dijiste que vives en Juan Bravo, ¿no? Si tu casa no es una pocilga podemos cenar en tu casa que me queda cerca del despacho.”

Mi alegría porque no se me escapara la presa eclipsó mi malestar por su mala educación. Aun así le respondí seco, con mi dirección, con que yo también sabía hacer espaguetis tragables y haciendo caso omiso a su gilipollez de la pocilga.

A las 22:30 entró en mi salón comedor algo parecido a una vendedora de enciclopedias porno, con traje gris de chaqueta y pantalón y camisa rosa. El pelo alborotado y acalorada a la vez que algo húmeda. No fui capaz de saludarla de forma más creativa que con un “¿llueve? Y ella tan encantadora como siempre respondió con un “Bueno, el típico chiribiri jodón”.

La hora siguiente fue un goteo de quejas en donde destacó que no le gustaba mucho la decoración de la casa, ni la cena. Después cambió a que no le gustaba su trabajo. Parecía que solo le gustaba el vino. Bebía más rápido que yo y hubo que abrir hasta una segunda botella.

Se la veía incómoda, aunque parecía querer camuflarlo hablando mucho, casi de más. “Chica, si tan incómoda estás, si tan fea es mi casa, si tan mal está mi comida ¿por qué no te vas?, o más bien: ¿a qué has venido?”. Eso pensaba yo sin ver la necesidad de pronunciarlo en alto.

Cuando en aquella mesa del comedor solo quedaba vino y tabaco me pareció notar en ella un cambio. Su chaqueta había volado y su forma de fumar, sus gestos con el pelo, sus miradas, todo se hizo más exagerado. Yo dudaba si era por el alcohol, para captar mi atención, o por las dos cosas. Hasta llegó a hilar un par de carcajadas excesivas que a mí me llevaron a concluir que algo se estaba gestando. Todo gestado por ella pues a mí me estaba resultando tan insoportable su presencia que llegaba a plantearme seriamente si tenía más ganas de follármela o de echarla de mi casa de una patada en su perfecto culo.

Yo, al contrario que en la cervecería, disfrutaba de los silencios, ya no eran incómodos, eran… reflexivos. Ella buscaba tema que sacar mientras yo pensaba, pensaba en cómo habían cambiado las cosas; “quién te ha visto y quién te ve Verónica...” Disfrutaba de verla en mi casa, en mi terreno, buscando captar la atención de un “feo y plasta”, ¿para qué? ¿para qué había venido? Tengo una edad y nunca fui tonto, estaba poco menos que mendigando un poco de polla, aunque solo fuera algo rápido, pero había venido a eso. Volvió del baño con un botón de su camisa desabrochado donde no procedía. Podía ver el nacimiento de su sujetador negro. Ella ya no sabía cómo darme más pistas y yo disfrutaba como un enano de su descarada desesperación.
taburete is offline   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a taburete por este Post:
Antiguo 24-abr-2014, 23:39   #12
Fitadi
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ago-2009
Mensajes: 34
Gracias 2 Veces en 2 Posts
Predeterminado

Muy muy interesante... no puedo esperar la continuación!
Fitadi is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Fitadi por este Post:
Antiguo 25-abr-2014, 08:32   #13
javierval31
Pajillero
 
Avatar de javierval31
 
Fecha de Ingreso: sep-2008
Ubicación: Valencia
Mensajes: 67
Gracias 6 Veces en 6 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por taburete Ver Mensaje
El viernes por la tarde yo tenía el “pálpito del perdedor”, la permanente sensación de que en cualquier momento recibiría un whatsapp de Verónica cancelándolo todo. Me parecía todo demasiado fácil, demasiado rodado. Me olía una buena hostia. Efectivamente recibí un whatsapp de ella a última hora de la tarde y comencé a leer con la cara de desencanto del “no, si ya lo sabía yo”.

“Hola, mira, que estoy súper liada en el trabajo y saldré tarde, casi mejor lo dejamos para otro día”.

Yo sabía que ese “otro día” iba a ser nunca, así que le insistí diciendo algo así como que me daba igual quedar a las 23 o lo que fuera. Ella tardó en responder pero me sorprendió con esto:

“Bueno, me dijiste que vives en Juan Bravo, ¿no? Si tu casa no es una pocilga podemos cenar en tu casa que me queda cerca del despacho.”

Mi alegría porque no se me escapara la presa eclipsó mi malestar por su mala educación. Aun así le respondí seco, con mi dirección, con que yo también sabía hacer espaguetis tragables y haciendo caso omiso a su gilipollez de la pocilga.

A las 22:30 entró en mi salón comedor algo parecido a una vendedora de enciclopedias porno, con traje gris de chaqueta y pantalón y camisa rosa. El pelo alborotado y acalorada a la vez que algo húmeda. No fui capaz de saludarla de forma más creativa que con un “¿llueve? Y ella tan encantadora como siempre respondió con un “Bueno, el típico chiribiri jodón”.

La hora siguiente fue un goteo de quejas en donde destacó que no le gustaba mucho la decoración de la casa, ni la cena. Después cambió a que no le gustaba su trabajo. Parecía que solo le gustaba el vino. Bebía más rápido que yo y hubo que abrir hasta una segunda botella.

Se la veía incómoda, aunque parecía querer camuflarlo hablando mucho, casi de más. “Chica, si tan incómoda estás, si tan fea es mi casa, si tan mal está mi comida ¿por qué no te vas?, o más bien: ¿a qué has venido?”. Eso pensaba yo sin ver la necesidad de pronunciarlo en alto.

Cuando en aquella mesa del comedor solo quedaba vino y tabaco me pareció notar en ella un cambio. Su chaqueta había volado y su forma de fumar, sus gestos con el pelo, sus miradas, todo se hizo más exagerado. Yo dudaba si era por el alcohol, para captar mi atención, o por las dos cosas. Hasta llegó a hilar un par de carcajadas excesivas que a mí me llevaron a concluir que algo se estaba gestando. Todo gestado por ella pues a mí me estaba resultando tan insoportable su presencia que llegaba a plantearme seriamente si tenía más ganas de follármela o de echarla de mi casa de una patada en su perfecto culo.

Yo, al contrario que en la cervecería, disfrutaba de los silencios, ya no eran incómodos, eran… reflexivos. Ella buscaba tema que sacar mientras yo pensaba, pensaba en cómo habían cambiado las cosas; “quién te ha visto y quién te ve Verónica...” Disfrutaba de verla en mi casa, en mi terreno, buscando captar la atención de un “feo y plasta”, ¿para qué? ¿para qué había venido? Tengo una edad y nunca fui tonto, estaba poco menos que mendigando un poco de polla, aunque solo fuera algo rápido, pero había venido a eso. Volvió del baño con un botón de su camisa desabrochado donde no procedía. Podía ver el nacimiento de su sujetador negro. Ella ya no sabía cómo darme más pistas y yo disfrutaba como un enano de su descarada desesperación.
Enganchadísimo. Esperando ver como termina todo esto.
Muy bueno
javierval31 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a javierval31 por este Post:
Antiguo 25-abr-2014, 10:31   #14
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 24.526
Gracias 20.155 Veces en 9.532 Posts
Predeterminado

Esperando ver como se desarrolla esta atípica situación. Me parece bien que te hagas de rogar un poco.t humbsupbee rchug
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...o-destino.html
CHARON is offline   Citar -
Antiguo 25-abr-2014, 11:00   #15
mineroyentero
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2013
Mensajes: 44
Gracias 101 Veces en 26 Posts
Predeterminado

Me parece cojonudo el relato... no es la única guapa altiva que se merece suplicar por un poco de polla de un "feo-plasta".
Bravo por ti, y espero que supieras darle lo que se merecía...
__________________
8==D
Mi relato, para que te la menees un rato:
/relatos-experiencias/110050-mas-cuernos.html
mineroyentero is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a mineroyentero por este Post:
Antiguo 25-abr-2014, 20:41   #16
taburete
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2013
Mensajes: 39
Gracias 84 Veces en 26 Posts
Predeterminado

Se sentó de nuevo en su silla como si estuviera extasiada, como si no viniera del cuarto de baño sino de hacer la maratón de las arenas.

-Dios, tío, tengo la espalda hecha una mierda. Diez horas al día sentada, ¿tú crees que eso es sano? –dijo resoplando y estirando el cuerpo, llevándose una mano a la zona lumbar. Ella ponía el cebo y yo decidí picar.

-A ver, ¿me permites?

-¿El qué? –respondió fingiendo sorpresa.

Bordeé la mesa y me puse detrás de ella.

-¿Qué coño haces? ¿Vas a darme un masaje? –rió girando su cabeza hacia arriba. Yo puse cara de póker, de nuevo dejé que ella cubriera los silencios incómodos, o más bien absurdos.

-Bueno es aquí – dijo señalando su omoplato. Apartó su melena hacia el hombro contrario a su supuesta contractura y prosiguió:

-A ver si sabes lo que haces, no quiero que me dejes peor de lo que estoy.

Posé una mano casi temblorosa, insegura, sobre la zona, en el trapecio, cerca del hombro, busqué con el pulgar si efectivamente todo aquello era verdad al tiempo que ella dijo:

-Y no aproveches para mirarme las tetas si puede ser.

Me parecía increíble que después de volver del baño enseñando el sujetador y después del show de “uy, me duele aquí” tuviera la cara de pronunciar esa última frase, pero ella parecía querer jugar a negar de palabra todo lo que sugería con actos.

Efectivamente tenía cargada esa zona y en seguida recorría con mi dedo pulgar de abajo arriba, como un parabrisas, sobre ese bulto. Y, también efectivamente, aprovechaba mi posición, yo de pie y ella sentada para mirar con frecuencia hacia abajo y contemplar unas majestuosas tetas que llenaban unas copas de sujetador de un tamaño importante. Un minuto en silencio, de paz, en el que ella se relajó y dejó caer su cabeza hacia abajo. Duró poco:

-Oye tú en la Uni estuviste con aquella chica… ¿Ana?

-Sí

-Un poco rara era ¿no? Y que fea, pobrecilla.

Yo tragué saliva y hundí con fuerza el pulgar en su contractura. Pero ella no se quejó. Decidió continuar con su cruzada. Yo no entendía su objetivo. Cierto que llevaba más de media botella de vino encima y se le notaba, pero lo siguiente que dijo parecía un forzar la máquina absurdo y sin sentido. Prosiguió:

-Salí una noche con ella, madre mía qué risa como bailaba, menudo pato mareado. Espero que se moviese… vamos, que follase mejor de lo que bailaba…

Ahí ya creí que la mataba, y si no cargué más en su hombro fue porque más que odio hacia ella empecé a sentir asco.

-Pues follaba bastante bien, no me extrañaría que follara mejor que tú- Le espeté enervado y a media tontería más de echarla de casa.

-Ey, no te enfades eh, creí que ya no tenías buen rollo con ella. –Pareció recular un poco, pero yo también llevaba mis copas y por atrayentes que fueran sus tetas y por muchas ganas que tuviera de follármela tampoco me importaba verla cabreada y marchándose de un portazo, así que yo tampoco supe parar.

-Bueno tú de follar sabrás bastante, que decía Juanjo que no salíais de la habitación.- Quise contraatacar sin manejar realmente ninguna información.

-Y bien bueno que estaba,¿no?

-No sé, tú sabrás.

Aquello era surrealista, semejante discusión mientras yo posaba ya mis dos manos en sus hombros y la masajeaba sin demasiada pericia y ella mantenía su cabeza inclinada hacia abajo ocultando su cara con la melena.

Se hizo el silencio que yo no sabía si era si era el fin de la guerra o tan solo una tregua. Aproveché para abandonarla provisionalmente y dar un trago a mi copa.

-¿No sigues? No se te da mal… Sigue dos minutos más y me voy. –Dijo hasta casi ñoña para lo que en su tono era habitual.

No sabía si iba de farol pero desde luego no quería que se me escapara viva. O la echaba por estúpida o me la follaba, pero no quería que se me escapara en son de paz. Al poco tiempo de volver a mi tarea le sugerí que se quitara la camisa un momento, que así podría quitarle la contractura en un par de minutos. Era una apuesta arriesgada, desesperada, pero yo jugaba siempre con la carta de intuir que la más desesperada era ella.

-Jaja, eso es lo que a ti te gustaría ¿no? Venga nene, lo haces bien así, no la cagues.

Creo que ninguna frase me había cabreado más en toda mi vida. Tenía el don de desesperarme, su tonito, prepotencia, su altanería, su condescendencia. Ya no podía aguantarla más. Tuve que decirme a mí mismo que me tranquilizara. Seguí, callado, sobando su camisa, que no su piel, cuando de nuevo, para mi sorpresa, ella se llevó las manos a su camisa y se desabrochó un par de botones.

-A ver… -dijo con desidia al tiempo que descubría sus hombros gracias a ese par de botones desabrochados. Echó la camisa hacia atrás y la mitad de su espalda y ya casi la totalidad de sus tetas envueltas en su sujetador quedaron al descubierto.
taburete is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a taburete por este Post:
Antiguo 26-abr-2014, 00:09   #17
heywood
Mega Pajillero
 
Avatar de heywood
 
Fecha de Ingreso: dic-2006
Mensajes: 341
Gracias 109 Veces en 53 Posts
Predeterminado

jode esperar a mañana...
... pero solo mañana, eh? ... no seas plasta!
__________________
Dios Mío, Está lleno de estrellas !
heywood is offline   Citar -
Antiguo 26-abr-2014, 02:28   #18
Fitadi
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ago-2009
Mensajes: 34
Gracias 2 Veces en 2 Posts
Predeterminado

Fitadi is offline   Citar -
Antiguo 26-abr-2014, 21:18   #19
Glauca
Mega Dios Pajillero
 
Avatar de Glauca
 
Fecha de Ingreso: feb-2014
Mensajes: 5.708
Gracias 4.364 Veces en 2.285 Posts
Predeterminado

Estoy muy intrigada...

Al mismo tiempo, también estoy pensando en lo diferentes que somos. Yo creo que cualquier chica en la misma situación no aguantaría ni la mitad...
Glauca is offline   Citar -
Antiguo 28-abr-2014, 21:11   #20
taburete
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2013
Mensajes: 39
Gracias 84 Veces en 26 Posts
Predeterminado

Ella destapaba sus cartas. Jugaba con una pareja de reinas, grandes, duras, ganadoras. Parecía convencida de que con esa pareja bastaría para llevarse la partida. Yo tenía vía libre para destapar mi pareja, que consistía en echarle un par de huevos y bajar mis manos hasta donde quisiera. No había más que pensar, nada que preguntar, tenía la certeza de que podría bajar mis manos por su escote y sacar a las reinas del sujetador, podría tocar y calmar aquel cuerpo sin demasiada réplica; quizás protestas de palabra, pero sus actos serían de rendición.

Creí que era capaz de oír mi corazón palpitar pero el sonido provenía de los tacones de mi vecina, que llegaba al salón contiguo, solo faltaba que se pusiera a gemir en aquel momento para que la tensión sexual de mi apartamento batiera su récord histórico.

Justo cuando mi mano derecha se aventuraba a bajar por el escote desnudo de Verónica ésta me apartó la mano sutilmente y se levantó. Se situó frente a mí, sin taparse, solo tenía abotonado el último de sus botones por lo que podía contemplar un sujetador de encaje refinado, colmado de carne, pero de forma elegante, nada soez. Con parsimonia bebió de su copa a medio metro de mí, sabiendo no solo que yo no podía dejar de mirar aquellas dos perfecciones, si no que eso producía en mí una erección casi dolorosa, imposible de disimular. Yo bebí de mi copa y miré a sus ojos, que vidriosos me pedían ese ataque que no se producía.

Yo no hacía nada por disimular lo que en mi cuerpo había producido la panorámica de sus pechos y ella no tenía prisa por cerrar su camisa. Hasta se sirvió otra copa, en silencio; la situación era insostenible. Podía sentir gotas de sudor de mi cuerpo y empatizar con el suyo,ya que el sofoco era a todas luces compartido. Tras otro trago y suspiro de incomprensión comenzó a cerrar su camisa y a meter esta por dentro del pantalón, todo con gesto de no estar entendiendo nada. Mi disfrute por verla así de entregada, desesperada, era inenarrable.

-¿Me enseñas el resto de la casa antes de irme?-

-Sí, claro. –Respondí serio, sonriendo por dentro, haciéndole un gesto con la mano para que ella fuera delante de mí por el pasillo. Ella inició su camino sin soltar la copa; yo no sabía si ella buscaba en el vino desinhibición para ahora o excusa para el día siguiente.

Ella no tenía ganas de que le enseñase la casa, lo que quería era enseñarme el culo y lo movía de forma discreta y elegante por el estrecho pasillo. Parecía sacar su segunda arma ya que con la primera no había vencido. “Si no es de tetas será de culos” pensaría ella mientras yo me perdía en aquel perfecto trasero envuelto en la fina tela de su pantalón de traje. Obviamente a ella no le interesaba ni el cuarto de baño, ni el cuarto de la lavadora, ni la pequeña habitación de invitados, y en veinte segundos se había plantado en medio de mi dormitorio.

De pie, de espaldas a mí, con los brazos a modo el “Pensador de Rodin” pero cambiando el puño por una copa, fingiendo interés por una habitación que le daba lo mismo. Allí plantada quizás esperaba otro ataque, este por detrás. Yo me acerqué, e hipnotizado por aquella tela gris que cubría la redondez de sus nalgas, decidí lanzarme y palpar aquello que anhelaba. Yo, humano, empezaba a sucumbir ante aquellas curvas y gestos, empezaba a no poder más con aquellas proposiciones, por mucho que disfrutase de verla suplicar como quien clama por caridad. Pero fue justo en ese momento en el que ella decidió sentarse en mi cama y cruzar sus piernas posando la copa en la mesilla de noche. Ella, involuntariamente, había retrasado, y quién sabe si evitado, aquello por lo que había venido.

-Vaya luz de hospital, tío… -Dijo en voz baja al tiempo que apagaba la luz de mi dormitorio.

-Caretas fuera -pensé mientras contemplaba como la luz de la ciudad entraba en diagonal, atravesando mis finas cortinas, para iluminarla a ella. Verónica era lo más visible de ese dormitorio y el rosa de su camisa brillaba como un rótulo de neón en un callejón oscuro. En aquella inquietante penumbra ella decidió seguir con sus quejas ¿cómo no? nada bueno parecía poder salir de aquella boca. Lo único bueno siempre había sido su cuerpo por lo que no había tenido nunca la necesidad de ser correcta.

-Parece un piso de estudiante, y está todo bastante viejo ¿no has podido conseguir nada mejor?

-A mí me gusta.

-Pues es un puto antro, no sé cómo puedes vivir aquí.

Permanecí callado, estaba a nada de chasquear los dedos al unísono de soltar un “venga, pírate a tu puta casa”.

-¿Y te subes a muchas chicas aquí?

-Bueno, a algunas. Últimamente no me va mal.

-¿Ah sí? Pues… no se te muy espabilado…

-¿No? ¿Tú crees que no? -La odiaba tanto como me deleitaba viéndola meterse en callejones sin salida.

-Hay que joderse que tú folles más que yo –replicó con su perenne soberbia. El alcohol le daba cuerda y yo me estaba cansando de la conversación.

-¿Sabes lo que más echo de menos del sexo? –preguntó como si realmente me importase- El olor, el olor a sexo ¿sabes? Esas tardes, o noches, en las que follas y follas sin parar y huele todo a sexo, hueles tú y la otra persona... Que huelen hasta las sábanas. El olor a polla. Sé que suena súper basto pero echo de menos el olor a polla.

Ella, acalorada, desesperada, me estaba llamando a gritos para que acudiera a aquella cama, ya no sabía qué hacer. Yo al verla tan rebajada, degradada, empezaba a sentir más lástima que odio. No me acerqué ni medio paso y quise hurgar en la herida:

-¿Llevas mucho sin follar entonces? – Ella dio el enésimo trago a su copa que volvió a posar en la mesilla antes de responder.

-Joder, ¿no hablo castellano? Me empiezo a plantear seriamente si tienes algún problema, tío. – Me soltó visiblemente desesperada. Pero esta vez no me enfadé, reí por dentro. No paraba de preguntarme cuánto más estaría dispuesta a humillarse.

Diez segundos de silencio absoluto en los que yo podía sentir mi corazón palpitar y su desesperación crecer. Me regocijaba en el silencio, aguardando con excitación, como en una película de suspense, por su siguiente frase o acto. No me decepcionó, seguía imparable:

-Vas a pensar que tengo obsesión por tu ex, pero recuerdo que ella tenía unas buenas tetas, ¿no?

-Sí, tenía bastante- Yo respondía cortante.

-Joder, desde que tuve al niño… es que parezco una vaca lechera… se me han quedado… no digo enormes pero…- Ella hablaba despacio, buscando ser interrumpida, pero yo no le daba el placer- Bueno, ya me las viste antes.

-No, no, te juro que no miré- Mentí.

Ella me clavó la mirada como nunca jamás nadie lo había hecho en mí, y, de manera exasperantemente lenta y sin dejar de mirarme, se desabotonó la camisa por completo y la abrió con parsimonia, con erotismo, buscado o innato. La imagen era la cosa más morbosa que recordaba.

-¿No te parecen demasiado grandes?

Yo tragué saliva y noté como mi miembro, más duro que en toda la noche, me pedía por favor que me dejara de tonterías.

-Sabes perfectamente que son perfectas-. Me redundé, y tras decir eso supe que había caído en su trampa, yo no buscaba alabarla. Tenía que cambiar aquello:

-Pero bueno, ya tenemos una edad, no sé cómo resisten la gravedad. Ya no tenemos 20 años.

Marcó un gesto contrariado, extasiada de tener que hacer tantos absurdos esfuerzos. Se bebió lo que le quedaba en la copa, se puso de pie, se quitó la camisa y el sujetador y se situó a medio metro de mí, con su torso desnudo. Miré a sus tetas infartado: eran impresionantemente impecables, excelsas, con caída justa y después de nuevo hacia arriba. Una areola de tamaño algo grande y tono rosado. Los pezones puntiagudos me acusaban, de frente, duros, diciéndome basta. En fin, unas tetas jodidamente perfectas. Ella lo sabía, yo ahora también. Brazos de ella en jarra. Ahora o nunca. Dos segundos, tres, cuatro. El enésimo silencio, para ella ya inaguantable.

-¿Pero eres maricón o qué coño te pasa?– Exclamó colorada, llena de ira. Yo me había quedado completamente bloqueado. Como enganchado a un juego del que no era capaz de salir.

-¡Joder, maldito feo maricón. En tu puta vida ni soñaste…! ¡No me había humillado así en mi vida!-

Ella estaba encolerizada. Yo seguí impertérrito y ella comenzó a ponerse la camisa rápidamente. –¡Es que en tu puta vida, joder!- volvió a exclamar.

-Venga pírate ya, le interrumpí completamente harto de sus palabras, de su actitud, de toda ella. Me daba ya asco hasta su voz.

-Es lo que hago ¿o es que no lo ves? - Dijo cogiendo el sujetador y yéndose al salón. Metió el sujetador en el bolso, cogió su chaqueta y se fue hacia la puerta del salón que comunicaba directamente con el rellano. Intentó abrir, largarse de un portazo, pero no parecía aclararse con los cerrojos de una casa vieja. Yo, en medio del cuarto, contemplaba como aquella insoportable belleza se peleaba con mi puerta al tiempo que, para meter más caos y jaleo, se escuchaba mi vecina gemir como una loca. Parecía que solo un fino tabique nos separaba de una pareja que echaba el polvo de sus vidas.

Verónica no parecía darse cuenta del concierto. Yo me acerqué a ella por detrás y posando una mano en su culo, con toda la cara, la aparté ligeramente y abrí la puerta. Mi mano fue tan agresivamente retirada como agresivo fue el portazo que dio para marcharse no sin antes soltar su última perla:

-Venga tío, que te den y que te cunda la paja.

Sus palabras ya hacía tiempo que por un oído me entraban y por otro me salían.

Me dejé caer desplomado en el sofá. No sentía arrepentimiento por haberla dejado escapar, por no haber cumplido mi plan. Si yo había acabado con su paciencia lo mismo podía decir yo de ella. Todo tenía un límite. Era tan insoportable, tan repelente... que haberla visto rebajarse de aquella manera, haber visto a la más digna tan indignada, haber visto a la más divina suplicando por polla, rogando polla, rogándome a MI que me la follara... sabía tanto a victoria que no podía estar decepcionado. Eso sí, el calentón que me había provocado era de campeonato, por lo que a los diez segundos de decir ella su última frase me encontré a mi mismo obedeciendo, con mis pantalones y calzoncillos bajados hasta la mitad de mis muslos. Parecía que la noche iba a acabar con una buena paja pensando en Verónica al ritmo de la follada que recibía mi vecina.
taburete is offline   Citar -
Los siguientes 5 Usuarios dan las gracias a taburete por este Post:
Antiguo 28-abr-2014, 22:44   #21
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 24.526
Gracias 20.155 Veces en 9.532 Posts
Predeterminado

Ole tus cojones... te aplaudo efusivamente, tio. DIGNIDAD, ante todo dignidad y siempre con dignidad... th umbsupbeer chugbeerch ug
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...o-destino.html
CHARON is offline   Citar -
Antiguo 29-abr-2014, 08:56   #22
mineroyentero
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2013
Mensajes: 44
Gracias 101 Veces en 26 Posts
Predeterminado

Jooooodeeerrr.
Eso si que es autocontrol y ganas de ser el mejor!!!
Te alabo, te bendigo, te entrono, y todo lo que haga falta!!!
No le pudiste dar mejor medicina, porque cualquier "chasquido de dedos" a mitad de la insoportable velada te hubiese regocijado a ti, pero nada la hubiera fastidiado tanto a ella como dejarle seguir su curso para que se ahogase en su propia soberbia. cl ap0000
__________________
8==D
Mi relato, para que te la menees un rato:
http://www.pajilleros.com/showthread.php?t=110050
mineroyentero is offline   Citar -
Antiguo 29-abr-2014, 11:29   #23
Cosita
Mega Pajillero
 
Avatar de Cosita
 
Fecha de Ingreso: mar-2007
Mensajes: 343
Gracias 270 Veces en 95 Posts
Predeterminado

Jajajajajaja!!! Ole!!!! Si señor!!!!!!

Pero me da a mi que algo más tuvo que pasar
Cosita is offline   Citar -
Antiguo 29-abr-2014, 23:53   #24
Fitadi
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ago-2009
Mensajes: 34
Gracias 2 Veces en 2 Posts
Predeterminado

Ufffffffff
Yo tuve una vez un autocontrol muy parecido con DOS de esas divas a la vez... e hice algo parecido.

A día de hoy me arrepiento, podría haber tenido un trío épico.
Ser fiel es malo, recordadlo
Fitadi is offline   Citar -
Antiguo 30-abr-2014, 11:30   #25
sport26
Mega Pajillero
 
Avatar de sport26
 
Fecha de Ingreso: ene-2011
Mensajes: 355
Gracias 158 Veces en 90 Posts
Predeterminado

Muy buenos todos los relatos!!! de lo mejorcito que he leido ultimamente por aqui
sport26 is offline   Citar -

Responder

Retroceder   Inicio > Gente > Tus Relatos y experiencias


Herramientas