Responder

Tus Relatos y experiencias - La Mejor y la Peor Experiencia Herramientas
Antiguo 31-may-2018, 21:26   #401
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 7.982
Gracias 13.589 Veces en 5.801 Posts
Predeterminado

A la mañana siguiente, fue de los primeros en despertarse. Julia seguía perezosa, así que decidió ir a hacerse un café y desayunar algo. Dani y Reme se le habían adelantado y estaban en la cocina con dos tazas humeantes, unas galletas y una bolsa de magdalenas que habían podido encontrar en la despensa. Le saludaron animados y descansados en apariencia.

Unos minutos de charla intrascendente, acerca de cómo habían pasado la noche, dejaron paso a hablar abiertamente del colocón que tenía la pareja anfitriona y la juerga que se habían montado. Dani, directo y sinvergüenza como siempre, para desesperación de su novia (mucho más comedida), le comentó, como al estar sus habitaciones juntas, los había oído follar durante al menos un par de horas.

Ahí bombeando dale que te pego...

No me extraña que Marcos había dejado a Eli. Metiéndole este ritmo la dejaba hecha polvo. Sin embargo Conchi le aguanta sin problema y aún pedía más.


Su anterior novia era bajita y delgadita era a lo que se refería Dani. Siempre parecía delicada y que se fuera a romper. En contraste con lo grandona y potente que parecía Conchi.

Luis no estaba del todo de acuerdo con eso, ya entonces sabía que el tamaño no importaba. Alguna de las chicas más delgadas y con apariencia de poquita cosa que había conocido, eran unas auténticas fieras insaciables en la cama. Pero no pudo por menos que sonreír antes esa afirmación descarada de Dani.

La charla se interrumpió de repente al aparecer Conchi. A pesar del juergon y de lo que habían bebido y fumado, su aspecto era despierto y aparentemente despejado. No habia señal alguna de Marcos, sin duda, mucho mas perjudicado...

Hola ¿cómo habéis dormido?

No tan bien como vosotros
contestó Dani sin poder contenerse.

Su novia le pegó un codazo pero Conchi se rió de la ocurrencia.

Cómo que vosotros habéis estado tranquilitos...

Pero lo que llamó la atención tanto a Luis como a Dani (aunque ambos procuraron disimular), fue que Conchi salió a la cocina solo con un camisón de raso negro.

Hasta bien arriba de sus muslos, era lo suficientemente oscuro como para no transparentar, pero lo suficientemente fino para que se le pegara a las tetas y pudieran ver que no llevaba sujetador. Sus pezones se le marcaban perfectamente y no podían dejar de mirar de reojo, como las tetas, libres debajo de la tela, se bamboleaban con cada movimiento de Conchi.

Ella no dio ninguna importancia a esto. Es más, en un momento dado se agachó a coger un cubierto que se le había caído, y enseñó más de la cuenta. Unas bragas negras pegadas a su culo y entremetidas en los cachetes carnosos. Tanto Dani cómo Luis, pudieron observar como apenas podían contener el bulto de su coñito, escapando unos pocos pelos entre sus bordes.

Suficiente para su novia, que sin ser especialmente celosa ni mojigata, decidió que ante la duda, de si era intencionado o no el asunto de tanto enseñar, era hora de retirarse a asearse y vestirse.

Lo cierto es que la actitud de Conchi parecía natural. No le daba importancia a su atuendo. Ni a enseñar más de la cuenta. Ni lo peor, a todo aquello que el camisón sugería sin llegar a enseñar.

Luis decidió que se le notaba demasiado el interés que Conchi había suscitado en él, y decidió una prudente retirada al salón. Esfuerzo vano, porque en un par de minutos tenía a la chica con un Colacao en la mano, sentada frente a él en el sofá. Las piernas cruzadas como si estuviera haciendo yoga. Los muslos al aire y la braga negra asomando entre ellos. Abultada y marcando coño. Otra vez, pelillos rizados que se escapaban en los bordes.

Esta vez ya no le pareció a Luis la escena tan natural. Era una provocadora nata. Conchi parecía decirle con su actitud…estoy en mi casa, enseño lo que me da la gana y follo con mi novio cuando quiero y con la puerta abierta para que todos nos veáis…

No pudo menos que sonreír.

¿De qué te ríes? Pregunto ella mientras removía la taza de colacao.

No me rio, sonrío que no es lo mismo…

Pues vale ¿Por qué sonríes?

Has echado a reme y Dani…ha sido demasiado para ella…


Pues ella bien que va ligerita de ropa cuando quiere… (Conchi siempre contestaba atacando). Yo solo estoy poniendome cómoda en mi casa, siempre voy así…¿A ti también te molesta?

Qué va!!!!!! Es más, me quedaría aquí mirándote toda la mañana si no fueras la novia de Marcos y si no tuviera que ir a echarle ahora mismo un polvo a Julia…

Jajjajaaaa…te has puesto caliente…

Yo siempre me levanto caliente…

Confiesa que te pongo hombre, que no pasa nada…que tontos sois los tíos…a mi cuando me gusta alguien lo digo aunque tenga novio.


Pues sí, pero la que se va a beneficiar del asunto es mi chica, así que me voy a darle un dulce despertar…

Pues que disfrutéis…jajajajaja…

Luis se dirigió al dormitorio pensando en ese polvo mañanero que le había prometido su novia…

Unas fotos muy parecidas a Conchi...tambien con bragas negras....
luis5acont is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 04-jun-2018, 01:40   #402
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 7.982
Gracias 13.589 Veces en 5.801 Posts
Predeterminado

Luis entro en el cuarto y vio como Julia dormía de lado, apenas cubierta en su cintura por una sábana. Aún seguía desnuda desde que follaron al acostarse. Los pechos, más pequeños que los de Conchi, caían puntiagudos hacia delante. Los muslos largos y delgados se juntaban en un culito respingón, en al final del cual, asomaba un coñito rosado.

Sin duda Julia era más guapa y con una hermosura mucho más equilibrada que la novia de su amigo Marcos. Luis la miraba satisfecho y sin embargo no podía dejar de pensar en Conchi.

¿Por qué?

No lo sabía. Quizás porque era diferente y novedosa, por su voluptuosidad, por su mirada de descaro y desafío...el caso es que seguía con la imagen de la noche anterior en la cabeza, además de lo que acababa de ver.

Se quitó la ropa y se tumbó al lado de Julia. Acarició y besó su cuello pegándose a ella. Su pene estaba erecto y de él brotaron unas gotitas de líquido preseminal que se pegaron al culo de su novia cuando lo apretó contra sus nalgas, acomodándose entre ellas. Julia entreabrió los ojos y giró la cabeza.

Pero bueno ¿así estás?...le dijo mientras llevaba su mano hacia atrás y le agarraba la polla a Luis. La notó durísima y al recorrerla con los dedos apretados, otra gota más resbaló por su glande. Julia jugueteó con ella un poco, esparciendo el líquido pegajoso por la punta de la verga.

Luis no respondió, se limitó a acomodarla en el hueco que se formaba dónde se escondía el coñito de Julia. El pene casi le dolía de lo duro que estaba y comenzó a empujar. Éste se abrió paso entre los muslos y las nalgas de Julia hasta que dio con la entrada a su sexo. Luis recordó como acababa de verlo hacía un momento, rubio con apenas unos pelitos claros y con unos labios sonrosados en claro contraste con el que se imaginaba que podía tener Conchi, un gran matojo de pelo negro y rizado cubriendo una vulva con unos labios largos y gruesos.

Este pensamiento lo encendió aún más.

Con un nuevo empellón, empujó su verga dentro de la vagina, a la vez que agarraba su pecho y lo apretaba fuerte, pellizcando el pezón. Julia reaccionó con una mezcla de dolor y excitación, a pesar de que estaba medio dormida. El ataque directo a sus partes más sensibles y la polla de su novio frotándose contra la entrada de su coño e intentando penetrarla, la hizo soltar un breve gemido. Sintió como se humedecía y levantando la pierna, se giró sólo un poco, lo suficiente para qué los labios de su vagina empujados por el falo de Luis se despegaran y facilitaran la penetración.

Julia era de las que necesitaban un precalentamiento, pero en ese en ese momento su cuerpo joven respondió a las caricias sin que ella pudiera hacer nada por evitarlo.

No le extrañó el ataque de Luis, porque él sí que se levantaba a veces con las pilas cargadas y era capaz de follar aunque estuviera medio dormido. Pensaba que era una de esas veces, sin ser consciente de qué era lo que había desatado su lujuria. No estaba todo lo húmeda que hubiese querido. Notó cómo la verga se abría paso a través de su vagina, provocándole una excitante molestia.

En otras ocasiones, Luis jugaba a sacarla y meterla poco a poco para que entre sus fluidos y los de ella, su vagina se fuera lubricando y se ensanchara sin problemas. Pero en esta ocasión, lo único que hacía era empujar hacia dentro, hacia el fondo, buscando clavársela entera en sus entrañas. Sea como fuere, Julia se sentía muy excitada. Ese arranque de lujuria incontrolada de Luis, en otra ocasión, sería motivo de rechazo o de que ella le parará los pies para jugar un poco antes. Pero esta vez, medio dormida, follándola desde atrás de forma impulsiva y sin contemplaciones, su novio hizo que su clítoris se pusiera duro como una piedra y que sus pezones continuamente pellizcados, se erizaran harán hasta dolerle.

Cuando el falo había recorrido el camino hasta el final y se clavó muy cerca de su matriz, ella soltó un grito… espoleado por él, Luis inicio un duro mete y saca, soltándole el pecho y agarrándola por sus caderas para qué con cada empujón su cuerpo no se desplazara y pudiera penetrarla a fondo. Pronto fue un auténtico chapoteo lo que se oía. Luis sintió más que vio, como ella se llevaba la mano a su vulva y empezó a acariciarse. Sus dedos se agarraron aún más a la cadera de Julia, aumentando el ritmo y la intensidad de la follada.

Julia, habitualmente discreta y prudente cuando había gente cerca, empezó a chillar de placer. Luis estaba tan excitado que casi le costaba correrse, pero su novia no pudo contenerse más. En el momento en el que el gusto empezó y el placer subía en oleadas desde sus ingles hacia arriba, llegando incluso a su estómago, sus gritos se volvieron más desgarrados y secos. Cuándo Luis se empezó a eyacular, ella estaba aún en mitad de un orgasmo largo e intenso, tan intenso que casi le dolía. Empezó a convulsionar casi sin apenas control, mientras aún presionaba con sus dedos el clítoris. El pene de su novio, que tanto le gustaba tener dentro mientras se corría, en esta ocasión casi le molestaba. En uno de los espasmos casi se lo sacó, así que Luis la agarró de nuevo de las caderas y la empujo hacía sí mismo, para clavársela otra vez hasta el fondo y mantenerla quieta mientras terminaba de vaciarse.

Se quedaron los dos pegados uno al otro, con la verga aun arrojando restos de semen con cada contracción de la vagina. El vientre de Luis contra el culo de Julia, exhaustos y sin poder hablar, con Julia todavía lanzando gemidos cada vez más apagados.

Tardaron muchos minutos en poder articular palabra, ella con la verga un dentro sin hacer intención de separarse, comento: cómo te has despertado ¿no? Vaya ganas…

Luis solo pudo articular: sí, vaya ganas…

Su novia era maravillosa pero le quedó un regusto agridulce, porque la última imagen que le vino a la cabeza en la cumbre de su placer, fue la de Conchi con los pies cruzados en el sofá, las bragas marcando el bulto de su coño y la mirada desafiante clavada en él.



Imagenes de lo que pudo ser ese despertar...si os gusta continuo con la historia...

Última edición por luis5acont fecha: 04-jun-2018 a las 19:56.
luis5acont is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 07-jun-2018, 11:13   #403
mimi_silvestre
Ultra Mega Dios Pajillero
 
Avatar de mimi_silvestre
 
Fecha de Ingreso: mar-2005
Ubicación: Madrid
Mensajes: 18.831
Gracias 1.582 Veces en 811 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por luis5acont Ver Mensaje
Luis entro en el cuarto y vio como Julia dormía de lado, apenas cubierta en su cintura por una sábana. Aún seguía desnuda desde que follaron al acostarse. Los pechos, más pequeños que los de Conchi, caían puntiagudos hacia delante. Los muslos largos y delgados se juntaban en un culito respingón, en al final del cual, asomaba un coñito rosado.

Sin duda Julia era más guapa y con una hermosura mucho más equilibrada que la novia de su amigo Marcos. Luis la miraba satisfecho y sin embargo no podía dejar de pensar en Conchi.

¿Por qué?

No lo sabía. Quizás porque era diferente y novedosa, por su voluptuosidad, por su mirada de descaro y desafío...el caso es que seguía con la imagen de la noche anterior en la cabeza, además de lo que acababa de ver.

Se quitó la ropa y se tumbó al lado de Julia. Acarició y besó su cuello pegándose a ella. Su pene estaba erecto y de él brotaron unas gotitas de líquido preseminal que se pegaron al culo de su novia cuando lo apretó contra sus nalgas, acomodándose entre ellas. Julia entreabrió los ojos y giró la cabeza.

Pero bueno ¿así estás?...le dijo mientras llevaba su mano hacia atrás y le agarraba la polla a Luis. La notó durísima y al recorrerla con los dedos apretados, otra gota más resbaló por su glande. Julia jugueteó con ella un poco, esparciendo el líquido pegajoso por la punta de la verga.

Luis no respondió, se limitó a acomodarla en el hueco que se formaba dónde se escondía el coñito de Julia. El pene casi le dolía de lo duro que estaba y comenzó a empujar. Éste se abrió paso entre los muslos y las nalgas de Julia hasta que dio con la entrada a su sexo. Luis recordó como acababa de verlo hacía un momento, rubio con apenas unos pelitos claros y con unos labios sonrosados en claro contraste con el que se imaginaba que podía tener Conchi, un gran matojo de pelo negro y rizado cubriendo una vulva con unos labios largos y gruesos.

Este pensamiento lo encendió aún más.

Con un nuevo empellón, empujó su verga dentro de la vagina, a la vez que agarraba su pecho y lo apretaba fuerte, pellizcando el pezón. Julia reaccionó con una mezcla de dolor y excitación, a pesar de que estaba medio dormida. El ataque directo a sus partes más sensibles y la polla de su novio frotándose contra la entrada de su coño e intentando penetrarla, la hizo soltar un breve gemido. Sintió como se humedecía y levantando la pierna, se giró sólo un poco, lo suficiente para qué los labios de su vagina empujados por el falo de Luis se despegaran y facilitaran la penetración.

Julia era de las que necesitaban un precalentamiento, pero en ese en ese momento su cuerpo joven respondió a las caricias sin que ella pudiera hacer nada por evitarlo.

No le extrañó el ataque de Luis, porque él sí que se levantaba a veces con las pilas cargadas y era capaz de follar aunque estuviera medio dormido. Pensaba que era una de esas veces, sin ser consciente de qué era lo que había desatado su lujuria. No estaba todo lo húmeda que hubiese querido. Notó cómo la verga se abría paso a través de su vagina, provocándole una excitante molestia.

En otras ocasiones, Luis jugaba a sacarla y meterla poco a poco para que entre sus fluidos y los de ella, su vagina se fuera lubricando y se ensanchara sin problemas. Pero en esta ocasión, lo único que hacía era empujar hacia dentro, hacia el fondo, buscando clavársela entera en sus entrañas. Sea como fuere, Julia se sentía muy excitada. Ese arranque de lujuria incontrolada de Luis, en otra ocasión, sería motivo de rechazo o de que ella le parará los pies para jugar un poco antes. Pero esta vez, medio dormida, follándola desde atrás de forma impulsiva y sin contemplaciones, su novio hizo que su clítoris se pusiera duro como una piedra y que sus pezones continuamente pellizcados, se erizaran harán hasta dolerle.

Cuando el falo había recorrido el camino hasta el final y se clavó muy cerca de su matriz, ella soltó un grito… espoleado por él, Luis inicio un duro mete y saca, soltándole el pecho y agarrándola por sus caderas para qué con cada empujón su cuerpo no se desplazara y pudiera penetrarla a fondo. Pronto fue un auténtico chapoteo lo que se oía. Luis sintió más que vio, como ella se llevaba la mano a su vulva y empezó a acariciarse. Sus dedos se agarraron aún más a la cadera de Julia, aumentando el ritmo y la intensidad de la follada.

Julia, habitualmente discreta y prudente cuando había gente cerca, empezó a chillar de placer. Luis estaba tan excitado que casi le costaba correrse, pero su novia no pudo contenerse más. En el momento en el que el gusto empezó y el placer subía en oleadas desde sus ingles hacia arriba, llegando incluso a su estómago, sus gritos se volvieron más desgarrados y secos. Cuándo Luis se empezó a eyacular, ella estaba aún en mitad de un orgasmo largo e intenso, tan intenso que casi le dolía. Empezó a convulsionar casi sin apenas control, mientras aún presionaba con sus dedos el clítoris. El pene de su novio, que tanto le gustaba tener dentro mientras se corría, en esta ocasión casi le molestaba. En uno de los espasmos casi se lo sacó, así que Luis la agarró de nuevo de las caderas y la empujo hacía sí mismo, para clavársela otra vez hasta el fondo y mantenerla quieta mientras terminaba de vaciarse.

Se quedaron los dos pegados uno al otro, con la verga aun arrojando restos de semen con cada contracción de la vagina. El vientre de Luis contra el culo de Julia, exhaustos y sin poder hablar, con Julia todavía lanzando gemidos cada vez más apagados.

Tardaron muchos minutos en poder articular palabra, ella con la verga un dentro sin hacer intención de separarse, comento: cómo te has despertado ¿no? Vaya ganas…

Luis solo pudo articular: sí, vaya ganas…

Su novia era maravillosa pero le quedó un regusto agridulce, porque la última imagen que le vino a la cabeza en la cumbre de su placer, fue la de Conchi con los pies cruzados en el sofá, las bragas marcando el bulto de su coño y la mirada desafiante clavada en él.



Imagenes de lo que pudo ser ese despertar...si os gusta continuo con la historia...
Absolutamenet genial relato, muy excitante
mimi_silvestre is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a mimi_silvestre por este Post:
Antiguo 08-jun-2018, 10:54   #404
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 7.982
Gracias 13.589 Veces en 5.801 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por mimi_silvestre Ver Mensaje
Absolutamenet genial relato, muy excitante
Gracias mimi, tiene continuacion en cuanto tenga un poquito de tiempo.

luis5acont is offline   Citar -
Antiguo 03-jul-2018, 16:06   #405
Rowena
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jul-2010
Mensajes: 153
Gracias 186 Veces en 70 Posts
Predeterminado

Hola [email protected]
Sigo soltera, compartiendo piso con un amigo/follamigo desde hace un tiempo.
Los dos somos muy independientes, no podriamos atarnos a una pareja. Al menos, no de momento. Eso no nos impide convivir, dándonos el espacio que necesitamos el uno al otro, y follar cuando nos apetece. Y por supuesto buscar nuestros rollos, de hecho uno de sus rollos habituales fue con quien tuve el primer trio de mi vida, los tres, cosa que hemos repetido más veces. A lo que iba: Conocí a un tio hace un mes en una cena a la que me invitaron. Nos caimos bien, era simpático, amable y guapete. Quedamos otro dia para tomar un café, y al día siguiente me invitó a cenar. Tras la cena tomamos una copa y al volver al coche nos enrollamos en el parking, y luego dentro del coche.
Me invitó a su casa y acepté, por supuesto. En su casa otra copa, y nos seguimos enrollando hasta acabar desnudos, era evidente.. Mucho beso, mucho sobe hasta acabar en la cama. Imaginé que vendría lo que suele ser lógico, continuar con los besos, un poco de sexo oral, más besos, mucho más sexo oral, jijiji. Apenas le habia podido coger la polla, y su mano ni se había acercado a mi coño. No acabamos de echarnos en ella cuando sacó un condón. Dije: bueno parece que tiene prisa, pero lo cierto es que sus besos y caricias en la espalda y los pechos me habían calentado, y mucho. Así que no me quejé, ya habría más oportunidades. Se puso el condón y en posición de misionero me la metió. Empezó a empujar en la misma postura y con el mismo ritmo lo que duró, que no creo que llegara a los 3 minutos. Una especie de gemido-gruñido y fin.
Se salió y se puso boca arriba a mi lado callado. Yo flipando. Por fin dijo algo: -¿qué tal ? Yo: sin palabras., sólo me salió un "bien" bajito. Y continuó: puedes quedarte a dormir si quieres.
Eso fue el colmo. Me levanté y me fui a lavar un poco. Me excusé por no ser maleducada: no tranquilo, me voy a casa que creo que necesitas descansar . Me vestí y salí de la habitación, él salió detrás de mí a acomparme. Al despedirme me dice: te llamo otro día. Yo: voy a estar muy liada, tranquilo, ya te llamaré yo cuando pueda..
Total que bajé el ascensor con un cabreo descomunal y con un gran calentón.
La 1 h de la mañana. Le pongo un wass a mi colega:
¿Donde estas?
En casa, acabo de llegar (el habia salido al cine con unos colegas y a tomar algo)
¿Tienes sueño?
No
Ahora voy.
¿Cómo ha ido con tu ligue?

Entro en casa, cierro la puerta, dejo el bolso colgado y voy para el salón donde estaba J. zapeando.
Me planto delante de él, le miro, me mira
"Necesito que me folles".

Y esa es otra historia. (Nos dieron las 3 )
Rowena is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a Rowena por este Post:
Visita nuestro sponsor
Antiguo 03-jul-2018, 20:47   #406
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 7.982
Gracias 13.589 Veces en 5.801 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por Rowena Ver Mensaje
Hola [email protected]
Sigo soltera, compartiendo piso con un amigo/follamigo desde hace un tiempo.
Los dos somos muy independientes, no podriamos atarnos a una pareja. Al menos, no de momento. Eso no nos impide convivir, dándonos el espacio que necesitamos el uno al otro, y follar cuando nos apetece. Y por supuesto buscar nuestros rollos, de hecho uno de sus rollos habituales fue con quien tuve el primer trio de mi vida, los tres, cosa que hemos repetido más veces. A lo que iba: Conocí a un tio hace un mes en una cena a la que me invitaron. Nos caimos bien, era simpático, amable y guapete. Quedamos otro dia para tomar un café, y al día siguiente me invitó a cenar. Tras la cena tomamos una copa y al volver al coche nos enrollamos en el parking, y luego dentro del coche.
Me invitó a su casa y acepté, por supuesto. En su casa otra copa, y nos seguimos enrollando hasta acabar desnudos, era evidente.. Mucho beso, mucho sobe hasta acabar en la cama. Imaginé que vendría lo que suele ser lógico, continuar con los besos, un poco de sexo oral, más besos, mucho más sexo oral, jijiji. Apenas le habia podido coger la polla, y su mano ni se había acercado a mi coño. No acabamos de echarnos en ella cuando sacó un condón. Dije: bueno parece que tiene prisa, pero lo cierto es que sus besos y caricias en la espalda y los pechos me habían calentado, y mucho. Así que no me quejé, ya habría más oportunidades. Se puso el condón y en posición de misionero me la metió. Empezó a empujar en la misma postura y con el mismo ritmo lo que duró, que no creo que llegara a los 3 minutos. Una especie de gemido-gruñido y fin.
Se salió y se puso boca arriba a mi lado callado. Yo flipando. Por fin dijo algo: -¿qué tal ? Yo: sin palabras., sólo me salió un "bien" bajito. Y continuó: puedes quedarte a dormir si quieres.
Eso fue el colmo. Me levanté y me fui a lavar un poco. Me excusé por no ser maleducada: no tranquilo, me voy a casa que creo que necesitas descansar . Me vestí y salí de la habitación, él salió detrás de mí a acomparme. Al despedirme me dice: te llamo otro día. Yo: voy a estar muy liada, tranquilo, ya te llamaré yo cuando pueda..
Total que bajé el ascensor con un cabreo descomunal y con un gran calentón.
La 1 h de la mañana. Le pongo un wass a mi colega:
¿Donde estas?
En casa, acabo de llegar (el habia salido al cine con unos colegas y a tomar algo)
¿Tienes sueño?
No
Ahora voy.
¿Cómo ha ido con tu ligue?

Entro en casa, cierro la puerta, dejo el bolso colgado y voy para el salón donde estaba J. zapeando.
Me planto delante de él, le miro, me mira
"Necesito que me folles".

Y esa es otra historia. (Nos dieron las 3 )
Imperdonable...fac epalm

Que ocasion desaprovechada, que falta de talento y que falta de empatia.

No se que es peor, si que dé por terminada la sesion con un polvo de tres minutos o que encima te pregunte ¿que tal?

¿De verdad pensaba que ya te habia complacido? ¿Creia que te habias corrido, o peor aun, que no era necesario que llegaras al orgasmo?

Se puede disculpar cierta prisa por la penetracion, incluso una primera eyaculacion precoz si estaba muy caliente, pero ¿Dar por acabado el tema teniendo toda la noche por delante? ¿No molestarse en saber como te encontrabas y averiguar de que forma te gustaria recibir placer sabiendo que ahora era tu turno? Tu lo has dicho: sexo oral, masturbacion, lo que sea para hacerte disfrutar. Y luego hacer un esfuerzo por ponerse otra vez a tono, habia mucha noche por delante.

En fin, Dios da dientes a quien no quiere comer....

No entiendo a estos tipos. Se podra ser mas o menos torpe, tener mas o menos experiencia, pero si estas atento a la chica y pones su placer primero (como debe ser si quieres una noche magica y no un simple polvo), si te molestas en comunicarte con ella y averiguar que le gusta y que espera de ti, es muy dificil que no salga algo bueno de ese encuentro.

Gracias por contar, bienvenida al hilo
luis5acont is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 03-jul-2018, 23:26   #407
MarTuc
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: nov-2017
Mensajes: 26
Gracias 26 Veces en 15 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por Rowena Ver Mensaje


Me invitó a su casa y acepté, por supuesto. En su casa otra copa, y nos seguimos enrollando hasta acabar desnudos, era evidente.. Mucho beso, mucho sobe hasta acabar en la cama. Imaginé que vendría lo que suele ser lógico, continuar con los besos, un poco de sexo oral, más besos, mucho más sexo oral, jijiji. Apenas le habia podido coger la polla, y su mano ni se había acercado a mi coño. No acabamos de echarnos en ella cuando sacó un condón. Dije: bueno parece que tiene prisa, pero lo cierto es que sus besos y caricias en la espalda y los pechos me habían calentado, y mucho. Así que no me quejé, ya habría más oportunidades. Se puso el condón y en posición de misionero me la metió. Empezó a empujar en la misma postura y con el mismo ritmo lo que duró, que no creo que llegara a los 3 minutos. Una especie de gemido-gruñido y fin.
Se salió y se puso boca arriba a mi lado callado. Yo flipando. Por fin dijo algo: -¿qué tal ? Yo: sin palabras., sólo me salió un "bien" bajito. Y continuó: puedes quedarte a dormir si quieres.
Eso fue el colmo. Me levanté y me fui a lavar un poco. Me excusé por no ser maleducada: no tranquilo, me voy a casa que creo que necesitas descansar . Me vestí y salí de la habitación, él salió detrás de mí a acomparme. Al despedirme me dice: te llamo otro día. Yo: voy a estar muy liada, tranquilo, ya te llamaré yo cuando pueda..
Total que bajé el ascensor con un cabreo descomunal y con un gran calentón.
La 1 h de la mañana. Le pongo un wass a mi colega:
¿Donde estas?
En casa, acabo de llegar (el habia salido al cine con unos colegas y a tomar algo)
¿Tienes sueño?
No
Ahora voy.
¿Cómo ha ido con tu ligue?

Entro en casa, cierro la puerta, dejo el bolso colgado y voy para el salón donde estaba J. zapeando.
Me planto delante de él, le miro, me mira
"Necesito que me folles".

Y esa es otra historia. (Nos dieron las 3 )
Ay, que me parece que lo conozco!!!
Lo he vivido tal cual
MarTuc is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a MarTuc por este Post:
Antiguo 05-jul-2018, 11:38   #408
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 7.982
Gracias 13.589 Veces en 5.801 Posts
Predeterminado

Marcos y Luis terminaron de montar las tiendas a la orilla del pantano. Lo hicieron convenientemente resguardadas del aire y de miradas indiscretas en un recodo del mismo.

Aunque hacía calor y apetecía el baño por el día, por la tarde/noche solía refrescar. A pesar de ser finales de junio, en la montaña podía cambiar el tiempo, así que se esmeraron en fijar bien las tiendas de campaña. Sus novias se preparaban para un merecido chapuzón de refresco, tras dejar lista la carne que iban a poner en la pequeña parrilla.

Hacía casi un mes del episodio anterior, pero a Luis no se le olvidaban las imágenes de Conchi en camisón, ni tampoco las que pudo ver a través de la puerta entreabierta de su habitación.

Ahora se acercaba con un bikini que dejaba entrever más de lo que tapaba. Quizá por eso llevaba un pareo largo de gasa vaporosa anudado por encima de las tetas.
Contribuía a difuminar sus formas abundantes y la hacía parecer menos ancha y redonda. Debajo, un biquini de punto blanco, contrastaba con su piel morena. Cuando se quitó el pareo, Luis se llevó la sorpresa de un sujetador que apenas podía contener las tetas de Conchi, así como una parte de abajo que marcaba y recortaba perfectamente el bulto de su pubis. Al darse la vuelta para dirigirse al agua, vio moverse de forma voluptuosa sus dos cachetes. Las bragas del biquini apenas conseguían cubrir la mitad. Entendió entonces lo del pareo. Ese bañador en el cuerpo de Conchi era toda una provocación, no apta para enseñar delante de desconocidos.

Si a Julia le pareció excesivo, lo disimuló muy bien, sin hacerle a Luis ningún comentario ni lanzarle ninguna mirada de censura.

Marcos se lanzó al agua con una de las colchonetas que había inflado para luego echarse la siesta. Pronto los cuatro chapoteaban y jugaban salpicándose.

A Luis tampoco le pasaron desapercibidas las miradas que su amigo echaba a Julia. Realmente estaba muy buena y tenía muy buen tipo en bañador. Luis se sentía orgulloso, pero no pudo dejar de pensar que su novia carecía del morbo que desprendía Conchi, de su capacidad de provocar y crear confusión con esos gestos, miradas y palabras que nunca sabías del todo si tenían doble sentido.

Julia no era mucho de pasar frío, así que no tardo en salir del agua a secarse y a tomar el sol. Marcos, que estaba ya loco por tomarse una cerveza, hizo lo propio. Aprovechó para encender el fuego y preparar las brasas... Y de paso, en un detalle que no se le escapó a la pareja que continuaba en el agua, se acercó a ofrecerle un refresco a Julia que acababa de liberar sus tetas para que se le broncearan también.

A Luis le encantaba el agua. Disfrutaba realmente jugando, bañándose, buceando...

No tenía muy claro sí a Conchi le gustaba también tanto como él pero lo cierto es que le seguía el juego. Trataron de subirse los dos a la colchoneta y sentarse manteniendo el equilibrio. Era complicado por su tamaño y su peso, pero pronto se picaron con el reto y la cabezonería de ambos les hizo insistir para lograrlo.

El bikini de punto blanco de Conchi deparó varias sorpresas. Mientras sujetaba la colchoneta, ella intentaba subirse de frente y en unos de esos intentos pasó lo que tenía que pasar con un bikini tan ceñido. Al mojarse el punto, pesaba mucho más que un bikini normal, y cada vez que intentaba salir fuera del agua se le movía e incluso se le caía. Ella estaba constantemente tirando del sujetador y las bragas para recolocarlo, lo cual no hacía sino poner aún más caliente a Luis.

Pero al subir a la colchoneta con las dos manos ocupadas, Conchi no pudo evitar que se le saliera un pecho. Una tetaza morena, con un pezón oscuro y de punta por el frío, apareció a pocos centímetros de la cara de Luis. No podía hacer como que no lo había visto y tampoco pudo apartar la mirada. Estaba claro que ella también tomaba el sol en topless.

Lo que más le sorprendió fue que Conchi, lejos de soltar la colchoneta y desistir del intento, decidió que era su oportunidad y se incorporó sobre los codos sin importarle lo que se le viera o no.

Las miradas de los dos se cruzaron un instante. Luis pudo ver la decisión reflejada en su cara. Hasta que no se tumbó sobre la colchoneta y consiguió equilibrarse no se cogió la teta y la metió de nuevo en el sujetador.

Pero ahí no acabó la cosa.

Luis la empujo suavemente porque se habían metido demasiado profundo y él necesitaba hacer pie para intentar subirse a su vez. Mientras empujaba desde atrás, pudo observar a placer el culo de su amiga. Un culo redondo e inmenso con unos muslos que no puedo evitar recorrer con la mirada hasta donde se juntaban.

Ahí vino la siguiente sorpresa. En el esfuerzo por situarse y mantenerse sobre la colchoneta, se le había bajado un poco el bikini y ya no ajustaba tan bien. Estando mojado además, caía hacia un lado, dejando entrever buena parte de su negro coño, que había quedado al aire sin que ella se diera cuenta.

Luis caminaba hipnotizado, con la mirada fija en el coño chorreando agua de Conchi.

¿Me siento ya? …preguntó ella volviendo la cabeza.

Sí claro…dijo mientras sujetaba la colchoneta.

La chica pudo ponerse a horcajadas. A continuación fue Luis el que se subió, consiguiendo milagrosamente mantener el equilibrio. Tuvo el detalle de ponerse delante de ella. Pero Conchi no pareció sentirse cohibida ni cortada. Con sus brazos rodeo la cintura de Luis y se pegó a él para conseguir mantener entre los dos la estabilidad. Luis sintió el vientre de su amiga contra su culo, pero sobre todo, la presión de las tetas en su espalda. Creyó notar incluso los pezones por debajo de la tela.

Pasados unos segundos, Conchi estrechó el abrazo cuando estuvieron a punto de caer. Su brazo bajó hasta casi rozar el pene ya erecto de Luis. Un estremecimiento hizo que él se moviera más de la cuenta y acabaran los dos perdiendo el equilibrio y en el agua.

Si Luis creía que hasta ahí habían llegado, se sorprendió de qué sin saber, si consciente o inconscientemente, Conchi volviera a doblar la apuesta.

Otra vez!!!!... dijo.

En esta ocasión, subió primero Luis y tras varios intentos infructuosos, fue Conchi la que se situó delante. La agarró por su cintura sin que ella pusiera ningún reparo. Es más, al hundirse la colchoneta por el centro debido al peso, ambos se juntaron y su verga tiesa estableció contacto, acomodándose contra el culo de su amiga.

Por fuerza tenía que estar notando la polla clavada contra sus nalgas, pero no hizo ningún comentario. Continuó como si nada. Fueron moviendo despacito los pies, como remando con ellos, para acercarse a la orilla. El movimiento aumentaba el roce, para desesperación de Luis.

Vaya dos…¿Venís o qué? que se calienta la cerveza!!!! Grito Marcos... Esto está ya para poner la carne...

Sí, ya vamos, contestaron al unísono mientras caían al agua por última vez...
luis5acont is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 08-jul-2018, 17:42   #409
testosterona
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2010
Ubicación: andalucia
Mensajes: 469
Gracias 336 Veces en 191 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por Rowena Ver Mensaje
Hola [email protected]
Sigo soltera, compartiendo piso con un amigo/follamigo desde hace un tiempo.
Los dos somos muy independientes, no podriamos atarnos a una pareja. Al menos, no de momento. Eso no nos impide convivir, dándonos el espacio que necesitamos el uno al otro, y follar cuando nos apetece. Y por supuesto buscar nuestros rollos, de hecho uno de sus rollos habituales fue con quien tuve el primer trio de mi vida, los tres, cosa que hemos repetido más veces. A lo que iba: Conocí a un tio hace un mes en una cena a la que me invitaron. Nos caimos bien, era simpático, amable y guapete. Quedamos otro dia para tomar un café, y al día siguiente me invitó a cenar. Tras la cena tomamos una copa y al volver al coche nos enrollamos en el parking, y luego dentro del coche.
Me invitó a su casa y acepté, por supuesto. En su casa otra copa, y nos seguimos enrollando hasta acabar desnudos, era evidente.. Mucho beso, mucho sobe hasta acabar en la cama. Imaginé que vendría lo que suele ser lógico, continuar con los besos, un poco de sexo oral, más besos, mucho más sexo oral, jijiji. Apenas le habia podido coger la polla, y su mano ni se había acercado a mi coño. No acabamos de echarnos en ella cuando sacó un condón. Dije: bueno parece que tiene prisa, pero lo cierto es que sus besos y caricias en la espalda y los pechos me habían calentado, y mucho. Así que no me quejé, ya habría más oportunidades. Se puso el condón y en posición de misionero me la metió. Empezó a empujar en la misma postura y con el mismo ritmo lo que duró, que no creo que llegara a los 3 minutos. Una especie de gemido-gruñido y fin.
Se salió y se puso boca arriba a mi lado callado. Yo flipando. Por fin dijo algo: -¿qué tal ? Yo: sin palabras., sólo me salió un "bien" bajito. Y continuó: puedes quedarte a dormir si quieres.
Eso fue el colmo. Me levanté y me fui a lavar un poco. Me excusé por no ser maleducada: no tranquilo, me voy a casa que creo que necesitas descansar . Me vestí y salí de la habitación, él salió detrás de mí a acomparme. Al despedirme me dice: te llamo otro día. Yo: voy a estar muy liada, tranquilo, ya te llamaré yo cuando pueda..
Total que bajé el ascensor con un cabreo descomunal y con un gran calentón.
La 1 h de la mañana. Le pongo un wass a mi colega:
¿Donde estas?
En casa, acabo de llegar (el habia salido al cine con unos colegas y a tomar algo)
¿Tienes sueño?
No
Ahora voy.
¿Cómo ha ido con tu ligue?

Entro en casa, cierro la puerta, dejo el bolso colgado y voy para el salón donde estaba J. zapeando.
Me planto delante de él, le miro, me mira
"Necesito que me folles".

Y esa es otra historia. (Nos dieron las 3 )
yo etiquetaria a este individuo con una sola palabra


CALAMIDAD

me alegro que tengas un buen "compañero de piso"
testosterona is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a testosterona por este Post:

Responder

Retroceder   Inicio > Gente > Tus Relatos y experiencias


Herramientas