Responder

Tus Relatos y experiencias - La Mejor y la Peor Experiencia Herramientas
Antiguo 31-may-2018, 22:26   #401
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 9.518
Gracias 16.500 Veces en 7.000 Posts
Predeterminado

A la mañana siguiente, fue de los primeros en despertarse. Julia seguía perezosa, así que decidió ir a hacerse un café y desayunar algo. Dani y Reme se le habían adelantado y estaban en la cocina con dos tazas humeantes, unas galletas y una bolsa de magdalenas que habían podido encontrar en la despensa. Le saludaron animados y descansados en apariencia.

Unos minutos de charla intrascendente, acerca de cómo habían pasado la noche, dejaron paso a hablar abiertamente del colocón que tenía la pareja anfitriona y la juerga que se habían montado. Dani, directo y sinvergüenza como siempre, para desesperación de su novia (mucho más comedida), le comentó, como al estar sus habitaciones juntas, los había oído follar durante al menos un par de horas.

Ahí bombeando dale que te pego...

No me extraña que Marcos había dejado a Eli. Metiéndole este ritmo la dejaba hecha polvo. Sin embargo Conchi le aguanta sin problema y aún pedía más.


Su anterior novia era bajita y delgadita era a lo que se refería Dani. Siempre parecía delicada y que se fuera a romper. En contraste con lo grandona y potente que parecía Conchi.

Luis no estaba del todo de acuerdo con eso, ya entonces sabía que el tamaño no importaba. Alguna de las chicas más delgadas y con apariencia de poquita cosa que había conocido, eran unas auténticas fieras insaciables en la cama. Pero no pudo por menos que sonreír antes esa afirmación descarada de Dani.

La charla se interrumpió de repente al aparecer Conchi. A pesar del juergon y de lo que habían bebido y fumado, su aspecto era despierto y aparentemente despejado. No habia señal alguna de Marcos, sin duda, mucho mas perjudicado...

Hola ¿cómo habéis dormido?

No tan bien como vosotros
contestó Dani sin poder contenerse.

Su novia le pegó un codazo pero Conchi se rió de la ocurrencia.

Cómo que vosotros habéis estado tranquilitos...

Pero lo que llamó la atención tanto a Luis como a Dani (aunque ambos procuraron disimular), fue que Conchi salió a la cocina solo con un camisón de raso negro.

Hasta bien arriba de sus muslos, era lo suficientemente oscuro como para no transparentar, pero lo suficientemente fino para que se le pegara a las tetas y pudieran ver que no llevaba sujetador. Sus pezones se le marcaban perfectamente y no podían dejar de mirar de reojo, como las tetas, libres debajo de la tela, se bamboleaban con cada movimiento de Conchi.

Ella no dio ninguna importancia a esto. Es más, en un momento dado se agachó a coger un cubierto que se le había caído, y enseñó más de la cuenta. Unas bragas negras pegadas a su culo y entremetidas en los cachetes carnosos. Tanto Dani cómo Luis, pudieron observar como apenas podían contener el bulto de su coñito, escapando unos pocos pelos entre sus bordes.

Suficiente para su novia, que sin ser especialmente celosa ni mojigata, decidió que ante la duda, de si era intencionado o no el asunto de tanto enseñar, era hora de retirarse a asearse y vestirse.

Lo cierto es que la actitud de Conchi parecía natural. No le daba importancia a su atuendo. Ni a enseñar más de la cuenta. Ni lo peor, a todo aquello que el camisón sugería sin llegar a enseñar.

Luis decidió que se le notaba demasiado el interés que Conchi había suscitado en él, y decidió una prudente retirada al salón. Esfuerzo vano, porque en un par de minutos tenía a la chica con un Colacao en la mano, sentada frente a él en el sofá. Las piernas cruzadas como si estuviera haciendo yoga. Los muslos al aire y la braga negra asomando entre ellos. Abultada y marcando coño. Otra vez, pelillos rizados que se escapaban en los bordes.

Esta vez ya no le pareció a Luis la escena tan natural. Era una provocadora nata. Conchi parecía decirle con su actitud…estoy en mi casa, enseño lo que me da la gana y follo con mi novio cuando quiero y con la puerta abierta para que todos nos veáis…

No pudo menos que sonreír.

¿De qué te ríes? Pregunto ella mientras removía la taza de colacao.

No me rio, sonrío que no es lo mismo…

Pues vale ¿Por qué sonríes?

Has echado a reme y Dani…ha sido demasiado para ella…


Pues ella bien que va ligerita de ropa cuando quiere… (Conchi siempre contestaba atacando). Yo solo estoy poniendome cómoda en mi casa, siempre voy así…¿A ti también te molesta?

Qué va!!!!!! Es más, me quedaría aquí mirándote toda la mañana si no fueras la novia de Marcos y si no tuviera que ir a echarle ahora mismo un polvo a Julia…

Jajjajaaaa…te has puesto caliente…

Yo siempre me levanto caliente…

Confiesa que te pongo hombre, que no pasa nada…que tontos sois los tíos…a mi cuando me gusta alguien lo digo aunque tenga novio.


Pues sí, pero la que se va a beneficiar del asunto es mi chica, así que me voy a darle un dulce despertar…

Pues que disfrutéis…jajajajaja…

Luis se dirigió al dormitorio pensando en ese polvo mañanero que le había prometido su novia…

Unas fotos muy parecidas a Conchi...tambien con bragas negras....
luis5acont is offline   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 04-jun-2018, 02:40   #402
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 9.518
Gracias 16.500 Veces en 7.000 Posts
Predeterminado

Luis entro en el cuarto y vio como Julia dormía de lado, apenas cubierta en su cintura por una sábana. Aún seguía desnuda desde que follaron al acostarse. Los pechos, más pequeños que los de Conchi, caían puntiagudos hacia delante. Los muslos largos y delgados se juntaban en un culito respingón, en al final del cual, asomaba un coñito rosado.

Sin duda Julia era más guapa y con una hermosura mucho más equilibrada que la novia de su amigo Marcos. Luis la miraba satisfecho y sin embargo no podía dejar de pensar en Conchi.

¿Por qué?

No lo sabía. Quizás porque era diferente y novedosa, por su voluptuosidad, por su mirada de descaro y desafío...el caso es que seguía con la imagen de la noche anterior en la cabeza, además de lo que acababa de ver.

Se quitó la ropa y se tumbó al lado de Julia. Acarició y besó su cuello pegándose a ella. Su pene estaba erecto y de él brotaron unas gotitas de líquido preseminal que se pegaron al culo de su novia cuando lo apretó contra sus nalgas, acomodándose entre ellas. Julia entreabrió los ojos y giró la cabeza.

Pero bueno ¿así estás?...le dijo mientras llevaba su mano hacia atrás y le agarraba la polla a Luis. La notó durísima y al recorrerla con los dedos apretados, otra gota más resbaló por su glande. Julia jugueteó con ella un poco, esparciendo el líquido pegajoso por la punta de la verga.

Luis no respondió, se limitó a acomodarla en el hueco que se formaba dónde se escondía el coñito de Julia. El pene casi le dolía de lo duro que estaba y comenzó a empujar. Éste se abrió paso entre los muslos y las nalgas de Julia hasta que dio con la entrada a su sexo. Luis recordó como acababa de verlo hacía un momento, rubio con apenas unos pelitos claros y con unos labios sonrosados en claro contraste con el que se imaginaba que podía tener Conchi, un gran matojo de pelo negro y rizado cubriendo una vulva con unos labios largos y gruesos.

Este pensamiento lo encendió aún más.

Con un nuevo empellón, empujó su verga dentro de la vagina, a la vez que agarraba su pecho y lo apretaba fuerte, pellizcando el pezón. Julia reaccionó con una mezcla de dolor y excitación, a pesar de que estaba medio dormida. El ataque directo a sus partes más sensibles y la polla de su novio frotándose contra la entrada de su coño e intentando penetrarla, la hizo soltar un breve gemido. Sintió como se humedecía y levantando la pierna, se giró sólo un poco, lo suficiente para qué los labios de su vagina empujados por el falo de Luis se despegaran y facilitaran la penetración.

Julia era de las que necesitaban un precalentamiento, pero en ese en ese momento su cuerpo joven respondió a las caricias sin que ella pudiera hacer nada por evitarlo.

No le extrañó el ataque de Luis, porque él sí que se levantaba a veces con las pilas cargadas y era capaz de follar aunque estuviera medio dormido. Pensaba que era una de esas veces, sin ser consciente de qué era lo que había desatado su lujuria. No estaba todo lo húmeda que hubiese querido. Notó cómo la verga se abría paso a través de su vagina, provocándole una excitante molestia.

En otras ocasiones, Luis jugaba a sacarla y meterla poco a poco para que entre sus fluidos y los de ella, su vagina se fuera lubricando y se ensanchara sin problemas. Pero en esta ocasión, lo único que hacía era empujar hacia dentro, hacia el fondo, buscando clavársela entera en sus entrañas. Sea como fuere, Julia se sentía muy excitada. Ese arranque de lujuria incontrolada de Luis, en otra ocasión, sería motivo de rechazo o de que ella le parará los pies para jugar un poco antes. Pero esta vez, medio dormida, follándola desde atrás de forma impulsiva y sin contemplaciones, su novio hizo que su clítoris se pusiera duro como una piedra y que sus pezones continuamente pellizcados, se erizaran harán hasta dolerle.

Cuando el falo había recorrido el camino hasta el final y se clavó muy cerca de su matriz, ella soltó un grito… espoleado por él, Luis inicio un duro mete y saca, soltándole el pecho y agarrándola por sus caderas para qué con cada empujón su cuerpo no se desplazara y pudiera penetrarla a fondo. Pronto fue un auténtico chapoteo lo que se oía. Luis sintió más que vio, como ella se llevaba la mano a su vulva y empezó a acariciarse. Sus dedos se agarraron aún más a la cadera de Julia, aumentando el ritmo y la intensidad de la follada.

Julia, habitualmente discreta y prudente cuando había gente cerca, empezó a chillar de placer. Luis estaba tan excitado que casi le costaba correrse, pero su novia no pudo contenerse más. En el momento en el que el gusto empezó y el placer subía en oleadas desde sus ingles hacia arriba, llegando incluso a su estómago, sus gritos se volvieron más desgarrados y secos. Cuándo Luis se empezó a eyacular, ella estaba aún en mitad de un orgasmo largo e intenso, tan intenso que casi le dolía. Empezó a convulsionar casi sin apenas control, mientras aún presionaba con sus dedos el clítoris. El pene de su novio, que tanto le gustaba tener dentro mientras se corría, en esta ocasión casi le molestaba. En uno de los espasmos casi se lo sacó, así que Luis la agarró de nuevo de las caderas y la empujo hacía sí mismo, para clavársela otra vez hasta el fondo y mantenerla quieta mientras terminaba de vaciarse.

Se quedaron los dos pegados uno al otro, con la verga aun arrojando restos de semen con cada contracción de la vagina. El vientre de Luis contra el culo de Julia, exhaustos y sin poder hablar, con Julia todavía lanzando gemidos cada vez más apagados.

Tardaron muchos minutos en poder articular palabra, ella con la verga un dentro sin hacer intención de separarse, comento: cómo te has despertado ¿no? Vaya ganas…

Luis solo pudo articular: sí, vaya ganas…

Su novia era maravillosa pero le quedó un regusto agridulce, porque la última imagen que le vino a la cabeza en la cumbre de su placer, fue la de Conchi con los pies cruzados en el sofá, las bragas marcando el bulto de su coño y la mirada desafiante clavada en él.



Imagenes de lo que pudo ser ese despertar...si os gusta continuo con la historia...

Última edición por luis5acont fecha: 04-jun-2018 a las 20:56.
luis5acont is offline   Citar -
Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 07-jun-2018, 12:13   #403
mimi_silvestre
Ultra Mega Dios Pajillero
 
Avatar de mimi_silvestre
 
Fecha de Ingreso: mar-2005
Ubicación: Madrid
Mensajes: 18.844
Gracias 1.585 Veces en 813 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por luis5acont Ver Mensaje
Luis entro en el cuarto y vio como Julia dormía de lado, apenas cubierta en su cintura por una sábana. Aún seguía desnuda desde que follaron al acostarse. Los pechos, más pequeños que los de Conchi, caían puntiagudos hacia delante. Los muslos largos y delgados se juntaban en un culito respingón, en al final del cual, asomaba un coñito rosado.

Sin duda Julia era más guapa y con una hermosura mucho más equilibrada que la novia de su amigo Marcos. Luis la miraba satisfecho y sin embargo no podía dejar de pensar en Conchi.

¿Por qué?

No lo sabía. Quizás porque era diferente y novedosa, por su voluptuosidad, por su mirada de descaro y desafío...el caso es que seguía con la imagen de la noche anterior en la cabeza, además de lo que acababa de ver.

Se quitó la ropa y se tumbó al lado de Julia. Acarició y besó su cuello pegándose a ella. Su pene estaba erecto y de él brotaron unas gotitas de líquido preseminal que se pegaron al culo de su novia cuando lo apretó contra sus nalgas, acomodándose entre ellas. Julia entreabrió los ojos y giró la cabeza.

Pero bueno ¿así estás?...le dijo mientras llevaba su mano hacia atrás y le agarraba la polla a Luis. La notó durísima y al recorrerla con los dedos apretados, otra gota más resbaló por su glande. Julia jugueteó con ella un poco, esparciendo el líquido pegajoso por la punta de la verga.

Luis no respondió, se limitó a acomodarla en el hueco que se formaba dónde se escondía el coñito de Julia. El pene casi le dolía de lo duro que estaba y comenzó a empujar. Éste se abrió paso entre los muslos y las nalgas de Julia hasta que dio con la entrada a su sexo. Luis recordó como acababa de verlo hacía un momento, rubio con apenas unos pelitos claros y con unos labios sonrosados en claro contraste con el que se imaginaba que podía tener Conchi, un gran matojo de pelo negro y rizado cubriendo una vulva con unos labios largos y gruesos.

Este pensamiento lo encendió aún más.

Con un nuevo empellón, empujó su verga dentro de la vagina, a la vez que agarraba su pecho y lo apretaba fuerte, pellizcando el pezón. Julia reaccionó con una mezcla de dolor y excitación, a pesar de que estaba medio dormida. El ataque directo a sus partes más sensibles y la polla de su novio frotándose contra la entrada de su coño e intentando penetrarla, la hizo soltar un breve gemido. Sintió como se humedecía y levantando la pierna, se giró sólo un poco, lo suficiente para qué los labios de su vagina empujados por el falo de Luis se despegaran y facilitaran la penetración.

Julia era de las que necesitaban un precalentamiento, pero en ese en ese momento su cuerpo joven respondió a las caricias sin que ella pudiera hacer nada por evitarlo.

No le extrañó el ataque de Luis, porque él sí que se levantaba a veces con las pilas cargadas y era capaz de follar aunque estuviera medio dormido. Pensaba que era una de esas veces, sin ser consciente de qué era lo que había desatado su lujuria. No estaba todo lo húmeda que hubiese querido. Notó cómo la verga se abría paso a través de su vagina, provocándole una excitante molestia.

En otras ocasiones, Luis jugaba a sacarla y meterla poco a poco para que entre sus fluidos y los de ella, su vagina se fuera lubricando y se ensanchara sin problemas. Pero en esta ocasión, lo único que hacía era empujar hacia dentro, hacia el fondo, buscando clavársela entera en sus entrañas. Sea como fuere, Julia se sentía muy excitada. Ese arranque de lujuria incontrolada de Luis, en otra ocasión, sería motivo de rechazo o de que ella le parará los pies para jugar un poco antes. Pero esta vez, medio dormida, follándola desde atrás de forma impulsiva y sin contemplaciones, su novio hizo que su clítoris se pusiera duro como una piedra y que sus pezones continuamente pellizcados, se erizaran harán hasta dolerle.

Cuando el falo había recorrido el camino hasta el final y se clavó muy cerca de su matriz, ella soltó un grito… espoleado por él, Luis inicio un duro mete y saca, soltándole el pecho y agarrándola por sus caderas para qué con cada empujón su cuerpo no se desplazara y pudiera penetrarla a fondo. Pronto fue un auténtico chapoteo lo que se oía. Luis sintió más que vio, como ella se llevaba la mano a su vulva y empezó a acariciarse. Sus dedos se agarraron aún más a la cadera de Julia, aumentando el ritmo y la intensidad de la follada.

Julia, habitualmente discreta y prudente cuando había gente cerca, empezó a chillar de placer. Luis estaba tan excitado que casi le costaba correrse, pero su novia no pudo contenerse más. En el momento en el que el gusto empezó y el placer subía en oleadas desde sus ingles hacia arriba, llegando incluso a su estómago, sus gritos se volvieron más desgarrados y secos. Cuándo Luis se empezó a eyacular, ella estaba aún en mitad de un orgasmo largo e intenso, tan intenso que casi le dolía. Empezó a convulsionar casi sin apenas control, mientras aún presionaba con sus dedos el clítoris. El pene de su novio, que tanto le gustaba tener dentro mientras se corría, en esta ocasión casi le molestaba. En uno de los espasmos casi se lo sacó, así que Luis la agarró de nuevo de las caderas y la empujo hacía sí mismo, para clavársela otra vez hasta el fondo y mantenerla quieta mientras terminaba de vaciarse.

Se quedaron los dos pegados uno al otro, con la verga aun arrojando restos de semen con cada contracción de la vagina. El vientre de Luis contra el culo de Julia, exhaustos y sin poder hablar, con Julia todavía lanzando gemidos cada vez más apagados.

Tardaron muchos minutos en poder articular palabra, ella con la verga un dentro sin hacer intención de separarse, comento: cómo te has despertado ¿no? Vaya ganas…

Luis solo pudo articular: sí, vaya ganas…

Su novia era maravillosa pero le quedó un regusto agridulce, porque la última imagen que le vino a la cabeza en la cumbre de su placer, fue la de Conchi con los pies cruzados en el sofá, las bragas marcando el bulto de su coño y la mirada desafiante clavada en él.



Imagenes de lo que pudo ser ese despertar...si os gusta continuo con la historia...
Absolutamenet genial relato, muy excitante
mimi_silvestre is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a mimi_silvestre por este Post:
Antiguo 08-jun-2018, 11:54   #404
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 9.518
Gracias 16.500 Veces en 7.000 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por mimi_silvestre Ver Mensaje
Absolutamenet genial relato, muy excitante
Gracias mimi, tiene continuacion en cuanto tenga un poquito de tiempo.

luis5acont is offline   Citar -
Antiguo 03-jul-2018, 17:06   #405
Rowena
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jul-2010
Mensajes: 161
Gracias 229 Veces en 78 Posts
Predeterminado

Hola [email protected]
Sigo soltera, compartiendo piso con un amigo/follamigo desde hace un tiempo.
Los dos somos muy independientes, no podriamos atarnos a una pareja. Al menos, no de momento. Eso no nos impide convivir, dándonos el espacio que necesitamos el uno al otro, y follar cuando nos apetece. Y por supuesto buscar nuestros rollos, de hecho uno de sus rollos habituales fue con quien tuve el primer trio de mi vida, los tres, cosa que hemos repetido más veces. A lo que iba: Conocí a un tio hace un mes en una cena a la que me invitaron. Nos caimos bien, era simpático, amable y guapete. Quedamos otro dia para tomar un café, y al día siguiente me invitó a cenar. Tras la cena tomamos una copa y al volver al coche nos enrollamos en el parking, y luego dentro del coche.
Me invitó a su casa y acepté, por supuesto. En su casa otra copa, y nos seguimos enrollando hasta acabar desnudos, era evidente.. Mucho beso, mucho sobe hasta acabar en la cama. Imaginé que vendría lo que suele ser lógico, continuar con los besos, un poco de sexo oral, más besos, mucho más sexo oral, jijiji. Apenas le habia podido coger la polla, y su mano ni se había acercado a mi coño. No acabamos de echarnos en ella cuando sacó un condón. Dije: bueno parece que tiene prisa, pero lo cierto es que sus besos y caricias en la espalda y los pechos me habían calentado, y mucho. Así que no me quejé, ya habría más oportunidades. Se puso el condón y en posición de misionero me la metió. Empezó a empujar en la misma postura y con el mismo ritmo lo que duró, que no creo que llegara a los 3 minutos. Una especie de gemido-gruñido y fin.
Se salió y se puso boca arriba a mi lado callado. Yo flipando. Por fin dijo algo: -¿qué tal ? Yo: sin palabras., sólo me salió un "bien" bajito. Y continuó: puedes quedarte a dormir si quieres.
Eso fue el colmo. Me levanté y me fui a lavar un poco. Me excusé por no ser maleducada: no tranquilo, me voy a casa que creo que necesitas descansar . Me vestí y salí de la habitación, él salió detrás de mí a acomparme. Al despedirme me dice: te llamo otro día. Yo: voy a estar muy liada, tranquilo, ya te llamaré yo cuando pueda..
Total que bajé el ascensor con un cabreo descomunal y con un gran calentón.
La 1 h de la mañana. Le pongo un wass a mi colega:
¿Donde estas?
En casa, acabo de llegar (el habia salido al cine con unos colegas y a tomar algo)
¿Tienes sueño?
No
Ahora voy.
¿Cómo ha ido con tu ligue?

Entro en casa, cierro la puerta, dejo el bolso colgado y voy para el salón donde estaba J. zapeando.
Me planto delante de él, le miro, me mira
"Necesito que me folles".

Y esa es otra historia. (Nos dieron las 3 )
Rowena is offline   Citar -
Los siguientes 5 Usuarios dan las gracias a Rowena por este Post:
Visita nuestro sponsor
Antiguo 03-jul-2018, 21:47   #406
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 9.518
Gracias 16.500 Veces en 7.000 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por Rowena Ver Mensaje
Hola [email protected]
Sigo soltera, compartiendo piso con un amigo/follamigo desde hace un tiempo.
Los dos somos muy independientes, no podriamos atarnos a una pareja. Al menos, no de momento. Eso no nos impide convivir, dándonos el espacio que necesitamos el uno al otro, y follar cuando nos apetece. Y por supuesto buscar nuestros rollos, de hecho uno de sus rollos habituales fue con quien tuve el primer trio de mi vida, los tres, cosa que hemos repetido más veces. A lo que iba: Conocí a un tio hace un mes en una cena a la que me invitaron. Nos caimos bien, era simpático, amable y guapete. Quedamos otro dia para tomar un café, y al día siguiente me invitó a cenar. Tras la cena tomamos una copa y al volver al coche nos enrollamos en el parking, y luego dentro del coche.
Me invitó a su casa y acepté, por supuesto. En su casa otra copa, y nos seguimos enrollando hasta acabar desnudos, era evidente.. Mucho beso, mucho sobe hasta acabar en la cama. Imaginé que vendría lo que suele ser lógico, continuar con los besos, un poco de sexo oral, más besos, mucho más sexo oral, jijiji. Apenas le habia podido coger la polla, y su mano ni se había acercado a mi coño. No acabamos de echarnos en ella cuando sacó un condón. Dije: bueno parece que tiene prisa, pero lo cierto es que sus besos y caricias en la espalda y los pechos me habían calentado, y mucho. Así que no me quejé, ya habría más oportunidades. Se puso el condón y en posición de misionero me la metió. Empezó a empujar en la misma postura y con el mismo ritmo lo que duró, que no creo que llegara a los 3 minutos. Una especie de gemido-gruñido y fin.
Se salió y se puso boca arriba a mi lado callado. Yo flipando. Por fin dijo algo: -¿qué tal ? Yo: sin palabras., sólo me salió un "bien" bajito. Y continuó: puedes quedarte a dormir si quieres.
Eso fue el colmo. Me levanté y me fui a lavar un poco. Me excusé por no ser maleducada: no tranquilo, me voy a casa que creo que necesitas descansar . Me vestí y salí de la habitación, él salió detrás de mí a acomparme. Al despedirme me dice: te llamo otro día. Yo: voy a estar muy liada, tranquilo, ya te llamaré yo cuando pueda..
Total que bajé el ascensor con un cabreo descomunal y con un gran calentón.
La 1 h de la mañana. Le pongo un wass a mi colega:
¿Donde estas?
En casa, acabo de llegar (el habia salido al cine con unos colegas y a tomar algo)
¿Tienes sueño?
No
Ahora voy.
¿Cómo ha ido con tu ligue?

Entro en casa, cierro la puerta, dejo el bolso colgado y voy para el salón donde estaba J. zapeando.
Me planto delante de él, le miro, me mira
"Necesito que me folles".

Y esa es otra historia. (Nos dieron las 3 )
Imperdonable...fac epalm

Que ocasion desaprovechada, que falta de talento y que falta de empatia.

No se que es peor, si que dé por terminada la sesion con un polvo de tres minutos o que encima te pregunte ¿que tal?

¿De verdad pensaba que ya te habia complacido? ¿Creia que te habias corrido, o peor aun, que no era necesario que llegaras al orgasmo?

Se puede disculpar cierta prisa por la penetracion, incluso una primera eyaculacion precoz si estaba muy caliente, pero ¿Dar por acabado el tema teniendo toda la noche por delante? ¿No molestarse en saber como te encontrabas y averiguar de que forma te gustaria recibir placer sabiendo que ahora era tu turno? Tu lo has dicho: sexo oral, masturbacion, lo que sea para hacerte disfrutar. Y luego hacer un esfuerzo por ponerse otra vez a tono, habia mucha noche por delante.

En fin, Dios da dientes a quien no quiere comer....

No entiendo a estos tipos. Se podra ser mas o menos torpe, tener mas o menos experiencia, pero si estas atento a la chica y pones su placer primero (como debe ser si quieres una noche magica y no un simple polvo), si te molestas en comunicarte con ella y averiguar que le gusta y que espera de ti, es muy dificil que no salga algo bueno de ese encuentro.

Gracias por contar, bienvenida al hilo
luis5acont is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 04-jul-2018, 00:26   #407
MarTuc
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: nov-2017
Mensajes: 27
Gracias 28 Veces en 15 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por Rowena Ver Mensaje


Me invitó a su casa y acepté, por supuesto. En su casa otra copa, y nos seguimos enrollando hasta acabar desnudos, era evidente.. Mucho beso, mucho sobe hasta acabar en la cama. Imaginé que vendría lo que suele ser lógico, continuar con los besos, un poco de sexo oral, más besos, mucho más sexo oral, jijiji. Apenas le habia podido coger la polla, y su mano ni se había acercado a mi coño. No acabamos de echarnos en ella cuando sacó un condón. Dije: bueno parece que tiene prisa, pero lo cierto es que sus besos y caricias en la espalda y los pechos me habían calentado, y mucho. Así que no me quejé, ya habría más oportunidades. Se puso el condón y en posición de misionero me la metió. Empezó a empujar en la misma postura y con el mismo ritmo lo que duró, que no creo que llegara a los 3 minutos. Una especie de gemido-gruñido y fin.
Se salió y se puso boca arriba a mi lado callado. Yo flipando. Por fin dijo algo: -¿qué tal ? Yo: sin palabras., sólo me salió un "bien" bajito. Y continuó: puedes quedarte a dormir si quieres.
Eso fue el colmo. Me levanté y me fui a lavar un poco. Me excusé por no ser maleducada: no tranquilo, me voy a casa que creo que necesitas descansar . Me vestí y salí de la habitación, él salió detrás de mí a acomparme. Al despedirme me dice: te llamo otro día. Yo: voy a estar muy liada, tranquilo, ya te llamaré yo cuando pueda..
Total que bajé el ascensor con un cabreo descomunal y con un gran calentón.
La 1 h de la mañana. Le pongo un wass a mi colega:
¿Donde estas?
En casa, acabo de llegar (el habia salido al cine con unos colegas y a tomar algo)
¿Tienes sueño?
No
Ahora voy.
¿Cómo ha ido con tu ligue?

Entro en casa, cierro la puerta, dejo el bolso colgado y voy para el salón donde estaba J. zapeando.
Me planto delante de él, le miro, me mira
"Necesito que me folles".

Y esa es otra historia. (Nos dieron las 3 )
Ay, que me parece que lo conozco!!!
Lo he vivido tal cual
MarTuc is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a MarTuc por este Post:
Antiguo 05-jul-2018, 12:38   #408
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 9.518
Gracias 16.500 Veces en 7.000 Posts
Predeterminado

Marcos y Luis terminaron de montar las tiendas a la orilla del pantano. Lo hicieron convenientemente resguardadas del aire y de miradas indiscretas en un recodo del mismo.

Aunque hacía calor y apetecía el baño por el día, por la tarde/noche solía refrescar. A pesar de ser finales de junio, en la montaña podía cambiar el tiempo, así que se esmeraron en fijar bien las tiendas de campaña. Sus novias se preparaban para un merecido chapuzón de refresco, tras dejar lista la carne que iban a poner en la pequeña parrilla.

Hacía casi un mes del episodio anterior, pero a Luis no se le olvidaban las imágenes de Conchi en camisón, ni tampoco las que pudo ver a través de la puerta entreabierta de su habitación.

Ahora se acercaba con un bikini que dejaba entrever más de lo que tapaba. Quizá por eso llevaba un pareo largo de gasa vaporosa anudado por encima de las tetas.
Contribuía a difuminar sus formas abundantes y la hacía parecer menos ancha y redonda. Debajo, un biquini de punto blanco, contrastaba con su piel morena. Cuando se quitó el pareo, Luis se llevó la sorpresa de un sujetador que apenas podía contener las tetas de Conchi, así como una parte de abajo que marcaba y recortaba perfectamente el bulto de su pubis. Al darse la vuelta para dirigirse al agua, vio moverse de forma voluptuosa sus dos cachetes. Las bragas del biquini apenas conseguían cubrir la mitad. Entendió entonces lo del pareo. Ese bañador en el cuerpo de Conchi era toda una provocación, no apta para enseñar delante de desconocidos.

Si a Julia le pareció excesivo, lo disimuló muy bien, sin hacerle a Luis ningún comentario ni lanzarle ninguna mirada de censura.

Marcos se lanzó al agua con una de las colchonetas que había inflado para luego echarse la siesta. Pronto los cuatro chapoteaban y jugaban salpicándose.

A Luis tampoco le pasaron desapercibidas las miradas que su amigo echaba a Julia. Realmente estaba muy buena y tenía muy buen tipo en bañador. Luis se sentía orgulloso, pero no pudo dejar de pensar que su novia carecía del morbo que desprendía Conchi, de su capacidad de provocar y crear confusión con esos gestos, miradas y palabras que nunca sabías del todo si tenían doble sentido.

Julia no era mucho de pasar frío, así que no tardo en salir del agua a secarse y a tomar el sol. Marcos, que estaba ya loco por tomarse una cerveza, hizo lo propio. Aprovechó para encender el fuego y preparar las brasas... Y de paso, en un detalle que no se le escapó a la pareja que continuaba en el agua, se acercó a ofrecerle un refresco a Julia que acababa de liberar sus tetas para que se le broncearan también.

A Luis le encantaba el agua. Disfrutaba realmente jugando, bañándose, buceando...

No tenía muy claro sí a Conchi le gustaba también tanto como él pero lo cierto es que le seguía el juego. Trataron de subirse los dos a la colchoneta y sentarse manteniendo el equilibrio. Era complicado por su tamaño y su peso, pero pronto se picaron con el reto y la cabezonería de ambos les hizo insistir para lograrlo.

El bikini de punto blanco de Conchi deparó varias sorpresas. Mientras sujetaba la colchoneta, ella intentaba subirse de frente y en unos de esos intentos pasó lo que tenía que pasar con un bikini tan ceñido. Al mojarse el punto, pesaba mucho más que un bikini normal, y cada vez que intentaba salir fuera del agua se le movía e incluso se le caía. Ella estaba constantemente tirando del sujetador y las bragas para recolocarlo, lo cual no hacía sino poner aún más caliente a Luis.

Pero al subir a la colchoneta con las dos manos ocupadas, Conchi no pudo evitar que se le saliera un pecho. Una tetaza morena, con un pezón oscuro y de punta por el frío, apareció a pocos centímetros de la cara de Luis. No podía hacer como que no lo había visto y tampoco pudo apartar la mirada. Estaba claro que ella también tomaba el sol en topless.

Lo que más le sorprendió fue que Conchi, lejos de soltar la colchoneta y desistir del intento, decidió que era su oportunidad y se incorporó sobre los codos sin importarle lo que se le viera o no.

Las miradas de los dos se cruzaron un instante. Luis pudo ver la decisión reflejada en su cara. Hasta que no se tumbó sobre la colchoneta y consiguió equilibrarse no se cogió la teta y la metió de nuevo en el sujetador.

Pero ahí no acabó la cosa.

Luis la empujo suavemente porque se habían metido demasiado profundo y él necesitaba hacer pie para intentar subirse a su vez. Mientras empujaba desde atrás, pudo observar a placer el culo de su amiga. Un culo redondo e inmenso con unos muslos que no puedo evitar recorrer con la mirada hasta donde se juntaban.

Ahí vino la siguiente sorpresa. En el esfuerzo por situarse y mantenerse sobre la colchoneta, se le había bajado un poco el bikini y ya no ajustaba tan bien. Estando mojado además, caía hacia un lado, dejando entrever buena parte de su negro coño, que había quedado al aire sin que ella se diera cuenta.

Luis caminaba hipnotizado, con la mirada fija en el coño chorreando agua de Conchi.

¿Me siento ya? …preguntó ella volviendo la cabeza.

Sí claro…dijo mientras sujetaba la colchoneta.

La chica pudo ponerse a horcajadas. A continuación fue Luis el que se subió, consiguiendo milagrosamente mantener el equilibrio. Tuvo el detalle de ponerse delante de ella. Pero Conchi no pareció sentirse cohibida ni cortada. Con sus brazos rodeo la cintura de Luis y se pegó a él para conseguir mantener entre los dos la estabilidad. Luis sintió el vientre de su amiga contra su culo, pero sobre todo, la presión de las tetas en su espalda. Creyó notar incluso los pezones por debajo de la tela.

Pasados unos segundos, Conchi estrechó el abrazo cuando estuvieron a punto de caer. Su brazo bajó hasta casi rozar el pene ya erecto de Luis. Un estremecimiento hizo que él se moviera más de la cuenta y acabaran los dos perdiendo el equilibrio y en el agua.

Si Luis creía que hasta ahí habían llegado, se sorprendió de qué sin saber, si consciente o inconscientemente, Conchi volviera a doblar la apuesta.

Otra vez!!!!... dijo.

En esta ocasión, subió primero Luis y tras varios intentos infructuosos, fue Conchi la que se situó delante. La agarró por su cintura sin que ella pusiera ningún reparo. Es más, al hundirse la colchoneta por el centro debido al peso, ambos se juntaron y su verga tiesa estableció contacto, acomodándose contra el culo de su amiga.

Por fuerza tenía que estar notando la polla clavada contra sus nalgas, pero no hizo ningún comentario. Continuó como si nada. Fueron moviendo despacito los pies, como remando con ellos, para acercarse a la orilla. El movimiento aumentaba el roce, para desesperación de Luis.

Vaya dos…¿Venís o qué? que se calienta la cerveza!!!! Grito Marcos... Esto está ya para poner la carne...

Sí, ya vamos, contestaron al unísono mientras caían al agua por última vez...
luis5acont is offline   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 08-jul-2018, 18:42   #409
testosterona
Ultra Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2010
Ubicación: andalucia
Mensajes: 505
Gracias 357 Veces en 206 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por Rowena Ver Mensaje
Hola [email protected]
Sigo soltera, compartiendo piso con un amigo/follamigo desde hace un tiempo.
Los dos somos muy independientes, no podriamos atarnos a una pareja. Al menos, no de momento. Eso no nos impide convivir, dándonos el espacio que necesitamos el uno al otro, y follar cuando nos apetece. Y por supuesto buscar nuestros rollos, de hecho uno de sus rollos habituales fue con quien tuve el primer trio de mi vida, los tres, cosa que hemos repetido más veces. A lo que iba: Conocí a un tio hace un mes en una cena a la que me invitaron. Nos caimos bien, era simpático, amable y guapete. Quedamos otro dia para tomar un café, y al día siguiente me invitó a cenar. Tras la cena tomamos una copa y al volver al coche nos enrollamos en el parking, y luego dentro del coche.
Me invitó a su casa y acepté, por supuesto. En su casa otra copa, y nos seguimos enrollando hasta acabar desnudos, era evidente.. Mucho beso, mucho sobe hasta acabar en la cama. Imaginé que vendría lo que suele ser lógico, continuar con los besos, un poco de sexo oral, más besos, mucho más sexo oral, jijiji. Apenas le habia podido coger la polla, y su mano ni se había acercado a mi coño. No acabamos de echarnos en ella cuando sacó un condón. Dije: bueno parece que tiene prisa, pero lo cierto es que sus besos y caricias en la espalda y los pechos me habían calentado, y mucho. Así que no me quejé, ya habría más oportunidades. Se puso el condón y en posición de misionero me la metió. Empezó a empujar en la misma postura y con el mismo ritmo lo que duró, que no creo que llegara a los 3 minutos. Una especie de gemido-gruñido y fin.
Se salió y se puso boca arriba a mi lado callado. Yo flipando. Por fin dijo algo: -¿qué tal ? Yo: sin palabras., sólo me salió un "bien" bajito. Y continuó: puedes quedarte a dormir si quieres.
Eso fue el colmo. Me levanté y me fui a lavar un poco. Me excusé por no ser maleducada: no tranquilo, me voy a casa que creo que necesitas descansar . Me vestí y salí de la habitación, él salió detrás de mí a acomparme. Al despedirme me dice: te llamo otro día. Yo: voy a estar muy liada, tranquilo, ya te llamaré yo cuando pueda..
Total que bajé el ascensor con un cabreo descomunal y con un gran calentón.
La 1 h de la mañana. Le pongo un wass a mi colega:
¿Donde estas?
En casa, acabo de llegar (el habia salido al cine con unos colegas y a tomar algo)
¿Tienes sueño?
No
Ahora voy.
¿Cómo ha ido con tu ligue?

Entro en casa, cierro la puerta, dejo el bolso colgado y voy para el salón donde estaba J. zapeando.
Me planto delante de él, le miro, me mira
"Necesito que me folles".

Y esa es otra historia. (Nos dieron las 3 )
yo etiquetaria a este individuo con una sola palabra


CALAMIDAD

me alegro que tengas un buen "compañero de piso"
testosterona is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a testosterona por este Post:
Antiguo 25-jul-2018, 18:44   #410
Rowena
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jul-2010
Mensajes: 161
Gracias 229 Veces en 78 Posts
Predeterminado

Hola [email protected],
Esta no es ni una mejor ni una peor experiencia, es algo surrealista por su final.
No me extenderé mucho...
Podriamos titularlo: Un pollón manguera para Rowena

De vez en cuando tengo debilidad por un pipiolo, un yogurín...
Hace unas semanas conocí a uno en una boda, guapisimo, atlético, buenorro en definitiva, pero era algo timidito, aunque no me quitaba el ojo de encima porque le pillaba mirándome cada vez que le miraba yo. El caso es que ya avanzada la fiesta me acerqué a él y entablamos conversación, al principio estaba nervioso, pero se fue calmando. Y además lo mejor fue que era de agradable conversación y con el coco bien amueblado. El convite y la fiesta eran en una finca con jardín y cerca del mar al que se podía acceder bajando una escalera que daba a una playita que a su vez estaba junto a otra y esta junto a otra. Me conocia muy bien el lugar. No se como, acabamos fuera en el jardín, en una zona algo separada apoyados en una barandilla. Yo intentando sonsacarle. 19 añitos, guau, unos 10 menor que yo. Pero que guapo era. Y...tras unas risas, le besé a traición . No me hizo la cobra pero se quedó sorprendido y parado un segundo. Seguí besandole mientras ponía mis manos en sus hombros para tranquilizarle del todo, fue un beso tierno, lento, suave y ligeramente húmedo al final.
Se quedó mudo un rato, alucinado. Le dije que se dejara llevar, que no pensara, que disfrutara...y que se lo tomara como un divertimento, nada serio. No fuera a montarse una pelicula que no era. Volvimos a besarnos, esta vez un beso mucho más largo y profundo, no lo hacía mal el chaval. Estaba a punto de tocarme una teta cuando oimos ruidos y nos paramos. Venía gente. ¡lástima! Empezó a venir más gente y tuvimos que desistir pero...le dije que me siguiera. Ya se habia metido el sol y habia menos luz, pero se veía bien ( por cierto, odio las bodas con comida, prefiero cena ). Bajamos la escalera hasta la playa y nos quitamos los zapatos para andar junto a la orilla. Las voces del jardín se iban quedando atrás. Nos paramos tras unas rocas y volvimos a besarnos, y ahora sí que me metió mano en la teta. Estaba muchisimo más tranquilo, pero en su mirada se le notaba alucinado.
Insistí en que se dejara llevar y disfrutara el momento. Le abracé y me acerqué a él y enseguida noté su polla dura, y por dios! Eso tenía que ser una buena polla.
Antes me habia contado que había tenido una única novia hasta hacia medio año o así. Y desde entonces nada, así que le imaginé matándose a pajas y me puse cachonda. Esta noche se iba a llevar una de recuerdo. Andamos un poco más hasta la siguiente playita, dónde sabia que había un buen sitio para estar apoyados. Allí nos besamos de nuevo y me bajé la parte de arriba del vestido y me quité el sujetador para que accediera facilmente a mis tetas. Se quedó embelesado mirándolas unos segundos hasta que le empecé a desabrochar el cinturón.
-Cómemelas
Y eso hizo, atendiendolas a las dos casi por igual. Mientras, sus pantalones estaban en el suelo y mi mano tocaba a tientas su polla por encima del calzoncillo. Era un buena polla, si señor. Sólo faltaba liberarla. Le dije que parara de las tetas y levantó su cuerpo. Le miré sonriendo. Todavía la luz permitía vernos bien. Y me arrodillé y le bajé los calzoncillos, su polla, pollón, salío disparada (es algo que me encanta ver) , esplendida, poderosa, ligeramente curvada hacia abajo a la espera de alcanzar su máxima dureza. La toque con suavidad, con un par de dedos, deslizandolos a lo largo, y luego me levanté y la deposite en la palma de la mano, sopesándola. Una polla gruesa, pesada, grande en definitva. Cerré la mano y a penas podia juntar los dedos en su circunferencia. Le miré de nuevo.
-No te la voy a chupar... - hizo un gesto como de resignación pero con ese aire de timidez. - Pero voy a hacer otra cosa. - Y empecé a pajearle suavemente, primero de frente agarrandola como si cogiera una raqueta y empujando mi mano hacia él.
Acabó de alcanzar su máxima dureza y me puse a su lado para pajearle más deprisa ya en una postura más natural. Le miré y él no apartaba la mirada de mi mano, como se lo hacía.
-Dejate llevar, disfruta - un minuto, dos, ....y ocurrió...
-Me voy a correr, para, para.... - Y yo pensaba, como voy a parar ahora
-No, dejate llevar, correte vamos.
Afortunadamente se había quitado la camisa, pero sus pantalones seguian en sus tobillos.
-Me corro, no...
No se por qué quiso parar, supongo que para relajar y que durara más, pero había llegado al punto de no retorno.
Y empezó a soltar chorros de leche, uno, dos, tres, al tiempo que intentaba dar un paso atrás no sé para qué, trastabillándose con los pantalones y cayendose hacia atrás mientras su pollón, cual manguera descontrolada, seguia soltando leche en todas direcciones. Pero leche abundante, que flipé en colores. Esa visión la recordaré toda la vida. Yo no pude conterme la risa. El, al principio parecia algo afectado por la situación pero luego también se rió.
-Que desastre , lo siento, lo siento -
-Tranquilo, no pasa nada, toma unos klinex para limpiarte, a ver como lo arreglamos.
Agotamos el paquete entero que llevaba.
Después de más o menos arreglarnos nos volvimos hacia el local, y no paró de pedirme disculpas durante todo el camino. Y yo quitandole importancia, que se lo tomara como una anécdota hasta divertida. Al menos yo me partía la caja por dentro.
En fin, y esta fue la aventura, nos despedimos al final de la fiesta con dos besos y probablemente no le vuelva a ver más, pero esto seguro que nos quedará en el recuerdo y al final el se lo tomará como algo gracioso.


p.d. deberiais abrir una subsección de experiencias surrelistas, extrañas y tal
Rowena is offline   Citar -
Los siguientes 8 Usuarios dan las gracias a Rowena por este Post:
Antiguo 26-jul-2018, 17:27   #411
sexomental
Mega Pajillero
 
Avatar de sexomental
 
Fecha de Ingreso: feb-2009
Ubicación: sex village
Mensajes: 240
Gracias 91 Veces en 61 Posts
Predeterminado

que interesante, voy a marcar este hilo y aportarte lo que para mi esta en lo mejor y lo peor.
saludos! despues de una ausencia de 4 años vuelvo a ver el foro, saludos a todos!
CHARON, HEMOS DE PONERNOS AL DIA CRACK!!!
__________________
Porque antes era ciego y ahora veo.

Al volante de mi coche y en la cama soy una fiera indomable
sexomental is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a sexomental por este Post:
Antiguo 27-jul-2018, 15:35   #412
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 9.518
Gracias 16.500 Veces en 7.000 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por Rowena Ver Mensaje
Hola [email protected],
Esta no es ni una mejor ni una peor experiencia, es algo surrealista por su final.
No me extenderé mucho...
Podriamos titularlo: Un pollón manguera para Rowena

De vez en cuando tengo debilidad por un pipiolo, un yogurín...
Hace unas semanas conocí a uno en una boda, guapisimo, atlético, buenorro en definitiva, pero era algo timidito, aunque no me quitaba el ojo de encima porque le pillaba mirándome cada vez que le miraba yo. El caso es que ya avanzada la fiesta me acerqué a él y entablamos conversación, al principio estaba nervioso, pero se fue calmando. Y además lo mejor fue que era de agradable conversación y con el coco bien amueblado. El convite y la fiesta eran en una finca con jardín y cerca del mar al que se podía acceder bajando una escalera que daba a una playita que a su vez estaba junto a otra y esta junto a otra. Me conocia muy bien el lugar. No se como, acabamos fuera en el jardín, en una zona algo separada apoyados en una barandilla. Yo intentando sonsacarle. 19 añitos, guau, unos 10 menor que yo. Pero que guapo era. Y...tras unas risas, le besé a traición . No me hizo la cobra pero se quedó sorprendido y parado un segundo. Seguí besandole mientras ponía mis manos en sus hombros para tranquilizarle del todo, fue un beso tierno, lento, suave y ligeramente húmedo al final.
Se quedó mudo un rato, alucinado. Le dije que se dejara llevar, que no pensara, que disfrutara...y que se lo tomara como un divertimento, nada serio. No fuera a montarse una pelicula que no era. Volvimos a besarnos, esta vez un beso mucho más largo y profundo, no lo hacía mal el chaval. Estaba a punto de tocarme una teta cuando oimos ruidos y nos paramos. Venía gente. ¡lástima! Empezó a venir más gente y tuvimos que desistir pero...le dije que me siguiera. Ya se habia metido el sol y habia menos luz, pero se veía bien ( por cierto, odio las bodas con comida, prefiero cena ). Bajamos la escalera hasta la playa y nos quitamos los zapatos para andar junto a la orilla. Las voces del jardín se iban quedando atrás. Nos paramos tras unas rocas y volvimos a besarnos, y ahora sí que me metió mano en la teta. Estaba muchisimo más tranquilo, pero en su mirada se le notaba alucinado.
Insistí en que se dejara llevar y disfrutara el momento. Le abracé y me acerqué a él y enseguida noté su polla dura, y por dios! Eso tenía que ser una buena polla.
Antes me habia contado que había tenido una única novia hasta hacia medio año o así. Y desde entonces nada, así que le imaginé matándose a pajas y me puse cachonda. Esta noche se iba a llevar una de recuerdo. Andamos un poco más hasta la siguiente playita, dónde sabia que había un buen sitio para estar apoyados. Allí nos besamos de nuevo y me bajé la parte de arriba del vestido y me quité el sujetador para que accediera facilmente a mis tetas. Se quedó embelesado mirándolas unos segundos hasta que le empecé a desabrochar el cinturón.
-Cómemelas
Y eso hizo, atendiendolas a las dos casi por igual. Mientras, sus pantalones estaban en el suelo y mi mano tocaba a tientas su polla por encima del calzoncillo. Era un buena polla, si señor. Sólo faltaba liberarla. Le dije que parara de las tetas y levantó su cuerpo. Le miré sonriendo. Todavía la luz permitía vernos bien. Y me arrodillé y le bajé los calzoncillos, su polla, pollón, salío disparada (es algo que me encanta ver) , esplendida, poderosa, ligeramente curvada hacia abajo a la espera de alcanzar su máxima dureza. La toque con suavidad, con un par de dedos, deslizandolos a lo largo, y luego me levanté y la deposite en la palma de la mano, sopesándola. Una polla gruesa, pesada, grande en definitva. Cerré la mano y a penas podia juntar los dedos en su circunferencia. Le miré de nuevo.
-No te la voy a chupar... - hizo un gesto como de resignación pero con ese aire de timidez. - Pero voy a hacer otra cosa. - Y empecé a pajearle suavemente, primero de frente agarrandola como si cogiera una raqueta y empujando mi mano hacia él.
Acabó de alcanzar su máxima dureza y me puse a su lado para pajearle más deprisa ya en una postura más natural. Le miré y él no apartaba la mirada de mi mano, como se lo hacía.
-Dejate llevar, disfruta - un minuto, dos, ....y ocurrió...
-Me voy a correr, para, para.... - Y yo pensaba, como voy a parar ahora
-No, dejate llevar, correte vamos.
Afortunadamente se había quitado la camisa, pero sus pantalones seguian en sus tobillos.
-Me corro, no...
No se por qué quiso parar, supongo que para relajar y que durara más, pero había llegado al punto de no retorno.
Y empezó a soltar chorros de leche, uno, dos, tres, al tiempo que intentaba dar un paso atrás no sé para qué, trastabillándose con los pantalones y cayendose hacia atrás mientras su pollón, cual manguera descontrolada, seguia soltando leche en todas direcciones. Pero leche abundante, que flipé en colores. Esa visión la recordaré toda la vida. Yo no pude conterme la risa. El, al principio parecia algo afectado por la situación pero luego también se rió.
-Que desastre , lo siento, lo siento -
-Tranquilo, no pasa nada, toma unos klinex para limpiarte, a ver como lo arreglamos.
Agotamos el paquete entero que llevaba.
Después de más o menos arreglarnos nos volvimos hacia el local, y no paró de pedirme disculpas durante todo el camino. Y yo quitandole importancia, que se lo tomara como una anécdota hasta divertida. Al menos yo me partía la caja por dentro.
En fin, y esta fue la aventura, nos despedimos al final de la fiesta con dos besos y probablemente no le vuelva a ver más, pero esto seguro que nos quedará en el recuerdo y al final el se lo tomará como algo gracioso.


p.d. deberiais abrir una subsección de experiencias surrelistas, extrañas y tal
Muy bueno

Excelente idea Rowena la de abrir un hilo especifico de experiencias rara y surrealistas. Me lo voy a plantear cuando vuelva de vacaciones

Ya he contado algunas de ellas en este hilo y en otros, como el dia que follamos una chica y yo con olor a sardina (las estaba haciendo mientras follabamos), la vez que entro en la habitacion la hija de la mujer con la que estaba a coger las llaves del coche mientras ella me cabalgaba sin inmutarse, etc...pero reunirlas con las de otras foreras/os como tu es una buenisima idea.

un saludo
luis5acont is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 06-ago-2018, 15:32   #413
Rowena
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jul-2010
Mensajes: 161
Gracias 229 Veces en 78 Posts
Predeterminado

Hola [email protected],

El chico que le costaba...

Hace unos años en una escapada de cuatro días con una amiga a San Antonio, en Ibiza conocimos a unos tios interesantes en la playa. Dos jóvenes ingenieros que compartían piso y estaban para un trabajo temporal en la isla. Conversación amena, muchas risas, y acabé enrollándome con Sergio en el agua al atardecer. Mi amiga estaba en la orilla con Carlos, el otro tio. Quedamos con ellos para cenar un poco tras ducharnos y luego tomar algo. Todo bien. En el bar musical mi amiga acabó enrollándose con Carlos y después nos fuimos los cuatro dando un paseo. Hablamos entre nosotras, yo me iba con Sergio a su apartamento y ella con Carlos al nuestro. Entramos en el piso con ímpetu, comiéndonos la boca desde la puerta, en segundos estábamos desnudos sobre la cama. Me puse dominanta sobre él, con ganas. Le insté a que me comiera, y me corrí así una vez. Estuvo muy bien todo hay que decirlo. Me tocó a mí complacerle. Una polla en la media, ni mucho ni poco, resultona y manejable. Condon al canto y me la mete, muy bien. Abajo, en cuatro, luego arriba, de lado un poco. Con la ayuda de mi mano me corro de nuevo. Y el sigue dándole…y yo empiezo a cansarme un poquito… y él sigue dándole, encima, con fuerza. Le miro, me entiende, y me dice que no le viene. Se pone nervioso, se le baja un poco. La saca, se quita el condon y dice que quiere correrse, que no es culpa mía , pero que no sabe que le pasa que no le viene, se le baja más. Le tranquilizo, y le digo que se eche, se la chupo un buen rato, la tiene muy dura de nuevo, quiere correrse repite que no le viene. Se levanta y se la machaca delante de mí, se alarga mucho, sigue masturbándose. Suda lo que no está escrito. Por fin se rinde. Se sienta en la cama medio cabizbajo.
-Joder, no se que me ha pasado…No lo entiendo, vaya faena…
-Cálmate, relájate un poco, descansamos un rato y ya verás.
-No es un gatillazo, me pones, ya lo estás viendo, pero soy incapaz de correrme…
Nos echamos en la cama a descansar. Y al cabo de un rato poco a poco le empecé a acariciar, y acabé chupándosela y masturbándole otra vez. La tenía de nuevo reventona. Por un momento pensé en pedirle que si se quería correr en mi boca, a ver si así se excitaba lo suficiente pero la verdad es que en ese momento no me apetecía.
-Puedo pedirte una cosa?
-¿Qué cosa? – pensé que a ver si me iba a pedir algo más allá de mi línea roja.
-¿Puedes levantarte y ponerte enfrente?
-Por supuesto – me levanté y me coloqué enfrente de él, mientras el se acomodaba en el centro de la cama con la espalda apoyada en el cabecero y seguía masturbándose.
-Date la vuelta por favor y apoyate en la pared.
Me di la vuelta dándole la espalda y apoyé las manos en la pared, mientras escuchaba el sonido de cómo se masturbaba con fuerza.
Giré la cabeza para verle y su mirada estaba fija en mi culo
-¿Te gusta mi culo?
-Me encanta, tienes un culo precioso…¿puedes abrirlo un poco?
Me separé las nalgas con las manos sacándolo un poco al mismo tiempo.
-Me voy a correr, me corro.
Volví a girar la cabeza a tiempo para ver los chorros que brotaron de su polla, para caer por todo su cuerpo y parte de la cama.
-Jo-der, tio, con que no te corrias, vaya aspersor jajaja.
Quedó rendido sobre la cama un rato.
-No entiendo que me ha ocurrido…no había forma de correrme por muy excitado que estuviera.
-No le des más vueltas, ya pasó…y al final llegó.

La verdad es no había visto algo así en un tio, había visto algún gatillazo y unas cuantas corridas precoces, pero esto no.
Al dia siguiente repetimos y echamos un polvo normal, no para tirar cohetes, pero no hubo que hacer tanto esfuerzo

Rowena is offline   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a Rowena por este Post:
Antiguo 06-ago-2018, 19:18   #414
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 9.518
Gracias 16.500 Veces en 7.000 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por Rowena Ver Mensaje
Hola [email protected],

El chico que le costaba...

Hace unos años en una escapada de cuatro días con una amiga a San Antonio, en Ibiza conocimos a unos tios interesantes en la playa. Dos jóvenes ingenieros que compartían piso y estaban para un trabajo temporal en la isla. Conversación amena, muchas risas, y acabé enrollándome con Sergio en el agua al atardecer. Mi amiga estaba en la orilla con Carlos, el otro tio. Quedamos con ellos para cenar un poco tras ducharnos y luego tomar algo. Todo bien. En el bar musical mi amiga acabó enrollándose con Carlos y después nos fuimos los cuatro dando un paseo. Hablamos entre nosotras, yo me iba con Sergio a su apartamento y ella con Carlos al nuestro. Entramos en el piso con ímpetu, comiéndonos la boca desde la puerta, en segundos estábamos desnudos sobre la cama. Me puse dominanta sobre él, con ganas. Le insté a que me comiera, y me corrí así una vez. Estuvo muy bien todo hay que decirlo. Me tocó a mí complacerle. Una polla en la media, ni mucho ni poco, resultona y manejable. Condon al canto y me la mete, muy bien. Abajo, en cuatro, luego arriba, de lado un poco. Con la ayuda de mi mano me corro de nuevo. Y el sigue dándole…y yo empiezo a cansarme un poquito… y él sigue dándole, encima, con fuerza. Le miro, me entiende, y me dice que no le viene. Se pone nervioso, se le baja un poco. La saca, se quita el condon y dice que quiere correrse, que no es culpa mía , pero que no sabe que le pasa que no le viene, se le baja más. Le tranquilizo, y le digo que se eche, se la chupo un buen rato, la tiene muy dura de nuevo, quiere correrse repite que no le viene. Se levanta y se la machaca delante de mí, se alarga mucho, sigue masturbándose. Suda lo que no está escrito. Por fin se rinde. Se sienta en la cama medio cabizbajo.
-Joder, no se que me ha pasado…No lo entiendo, vaya faena…
-Cálmate, relájate un poco, descansamos un rato y ya verás.
-No es un gatillazo, me pones, ya lo estás viendo, pero soy incapaz de correrme…
Nos echamos en la cama a descansar. Y al cabo de un rato poco a poco le empecé a acariciar, y acabé chupándosela y masturbándole otra vez. La tenía de nuevo reventona. Por un momento pensé en pedirle que si se quería correr en mi boca, a ver si así se excitaba lo suficiente pero la verdad es que en ese momento no me apetecía.
-Puedo pedirte una cosa?
-¿Qué cosa? – pensé que a ver si me iba a pedir algo más allá de mi línea roja.
-¿Puedes levantarte y ponerte enfrente?
-Por supuesto – me levanté y me coloqué enfrente de él, mientras el se acomodaba en el centro de la cama con la espalda apoyada en el cabecero y seguía masturbándose.
-Date la vuelta por favor y apoyate en la pared.
Me di la vuelta dándole la espalda y apoyé las manos en la pared, mientras escuchaba el sonido de cómo se masturbaba con fuerza.
Giré la cabeza para verle y su mirada estaba fija en mi culo
-¿Te gusta mi culo?
-Me encanta, tienes un culo precioso…¿puedes abrirlo un poco?
Me separé las nalgas con las manos sacándolo un poco al mismo tiempo.
-Me voy a correr, me corro.
Volví a girar la cabeza a tiempo para ver los chorros que brotaron de su polla, para caer por todo su cuerpo y parte de la cama.
-Jo-der, tio, con que no te corrias, vaya aspersor jajaja.
Quedó rendido sobre la cama un rato.
-No entiendo que me ha ocurrido…no había forma de correrme por muy excitado que estuviera.
-No le des más vueltas, ya pasó…y al final llegó.

La verdad es no había visto algo así en un tio, había visto algún gatillazo y unas cuantas corridas precoces, pero esto no.
Al dia siguiente repetimos y echamos un polvo normal, no para tirar cohetes, pero no hubo que hacer tanto esfuerzo

Muy buena la historia Rowena, ademas me siento identificado.

A mi a veces me ha pasado eso. Precisamente cuando mas excitado estoy, me bloqueo y soy incapaz de llegar al orgasmo. Normalmente cuando me contengo para evitar correrme muy pronto. Luego me resulta mas dificil porque como digo, llego a una situacion en que efectivamente evito correrme rapido a pesar de estar muy caliente, pero a cambio, me quedo bloqueado y hasta que no me relajo no consigo llegar. Me pasa generalmente con chicas que no tengo mucha confianza y es la primera vez que estamos juntos, porque me empeño en que ellas lleguen primero. Debe ser la inseguridad de la edad, no vaya luego a pegar un gatillazo como tu dices, o ellas se crean que voy solo a lo mio.

Lo cierto es que habiendo tiempo y poniendole cariño al asunto, no deberia haber problema para luego continuar y darle placer a la chica, pero los tios somos a veces asi de tontos e inseguros.
luis5acont is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 07-ago-2018, 00:29   #415
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 9.518
Gracias 16.500 Veces en 7.000 Posts
Predeterminado

Por cierto Rowena, he abierto un hilo para experiencias surrealistas tal y como me diste la idea...espero que no te importe que la primera sea la tuya

Un abrazo

Relatos e historias surrealistas, raras e insolitas. - Pajilleros.com
luis5acont is offline   Citar -
Antiguo 07-ago-2018, 23:14   #416
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 9.518
Gracias 16.500 Veces en 7.000 Posts
Predeterminado

Esa noche Luis y Julia se retiraron pronto a dormir. Estaban reventados del madrugón y el viaje, así como de toda la actividad realizada. Deseaban quedarse solos en la intimidad de su tienda. Sus amigos se quedaron aun fuera apurando un cubata y un porro fumado a medias.
A pesar del cansancio Luis y Julia empezaron a acariciarse. Llevaban más de una semana sin verse a solas.

Fuera, Conchi y Marcos discutían. Otra pelea de las suyas, como casi siempre que le daban a la botella y al porro. A pesar de que las voces llegaban nítidas a través de la fina tela de la tienda ellos no prestaban atención.

El cansancio había sido sustituido por la lujuria y el deseo. Desnudos, Luis recorría con su boca el cuerpo de Julia, deteniéndose en aquellas partes que ya sabía que le gustaban a ella. La combinación de lengua y dedos pronto hizo jadear a su novia. Al Principio quedamente, pero luego los gemidos fueron ganando en intensidad.

A Julia no le gustaba en absoluto llamar la atención, así que aunque la excitaba sobremanera dar rienda suelta a sus gritos de placer (gritar y escuchar gritar a su pareja cuando estaban follando la excitaba mucho), procuraba contenerse cuando alguien podía oírlos. Pero en esta ocasión eran amigos de confianza. estaban en un sitio solitario y ellos parecían concentrados en tirarse los trastos a la cabeza así que se dejó ir.

Cuando conseguía llevarla a ese estado de excitación previa, Luis sabía que ella tenía que correrse. Julia no era egoísta en el sexo, pero cuando estaba así ya no había vuelta atrás y sólo pensaba en su placer. A Luis le gustaba llevarla a ese punto en que perdía el control. Sabía que más adelante tendría su premio cuando Julia se recuperara.

Ella estaba a punto de correrse. Los lengüetazos de Luis en su clítoris y sus labios vaginales sonaban como un mastín bebiendo agua por toda la tienda. Le tiro del pelo y lo obligó a levantar la cabeza. No quería llegar todavía. Se abrió de piernas y Luis pudo ver su coñito chorreando, su vientre subiendo y bajando mientras ella hiperventilaba y las tetas de punta, con los pezones duros como garbanzos.

Métemela... Dijo mientras le temblaba la barbilla y se le nublaban los ojos.

Luis no se hizo esperar. En lo que tardo en enfundarse el condón, ya tomaba posición entre sus muslos, listo para metérsela hasta los huevos.

Venga, hasta el fondo… lo animaba Julia.

El sintió que le hervía la sangre. Normalmente Julia nunca hablaba de esa forma. Solo cuando estaba muy cachonda. Se abrió aún más y cogiéndolo por las caderas lo atrajo hacia sí. Metió la mano entre su pubis y él de él y agarrando por la base su falo, dirigió la punta del capullo a la entrada de su vagina.

Con un par de embestidas, entro de golpe hasta el fondo. Julia estaba muy húmeda.

Luis insistió mientras ella le pedía: fuerte, fuerte... Pronto estuvo follándola con toda la intensidad de que era capaz sin llegar a causarle daño. Su novia se llevó la mano a la vulva y empezó a estimular su clítoris. El placer le subió del vientre, por el pecho a su garganta y sin poder contenerse grito: ¡Joder qué bien! ¡joder!

Se corrió entre convulsiones, sin cortarse un pelo de gritar y gemir todo lo alto que pudo. Todavía temblaba y se agitaba con los últimos estertores del orgasmo, cuando le llegó el turno a Luis, que estaba como loco teniendo su chica entre sus brazos agitándose de esa manera, diciendo las cosas que decía y con esa expresión de vicio la cara.

Si no hubiera sido por el condón estaba seguro que el chorro de semen habría llegado a lo más profundo de sus entrañas hasta los mismos ovarios. Mantuvo la posición mientras se tensaba soltando hasta la última gota de leche.

Julia lo seguía apretando contra sí misma sin tener fuerzas para otra cosa, esperando que su novio disfrutara cómo lo había hecho ella. Cuando por fin se separaron y se quedaron boca arriba, recuperando resuello, de repente se dieron cuenta que se había hecho el silencio.

Sus amigos habían dejado a discutir y sin duda la razón estaba clara. Habían asistido a dos orgasmos en directo.

¿Crees que nos habrán oído?

Pues claro nos han oído. Aquí y hasta en el pueblo.

Julia soltó una risita sofocada y se abrazó a Luis.
luis5acont is offline   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 11-ago-2018, 19:31   #417
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 9.518
Gracias 16.500 Veces en 7.000 Posts
Predeterminado

Marcos y Conchi habían dejado de discutir. Evidentemente al escuchar a Luis y Julia follar. Como les solía suceder pasaban de la pelea al sexo sin apenas transición.

Cuando Luis y Julia empezaban a dormirse, comenzaron ellos. Pero no tenían ninguna intención de disimular lo que hacían. Y una vez que entraron en faena y se calentaron, tampoco de cortarse lo más mínimo.

En apenas 5 minutos a Luis y a su novia se les había cortado el sueño y les resultaba imposible dormir con lo que estaban escuchando. No eran solo gemidos, sino una retransmisión en directo de lo que hacían acompañado de ruidos que lo corroboraban.

Con la boca… decía Marcos y a continuación se oía un chupetón y unas lamidas nítidas y contundentes.

Méteme los dedos…
pedía Conchi y al poco rato se oía el chapoteo de su coño encharcado mientras su novio la masturbaba.

No era difícil imaginarse la imagen. Ella introduciéndosela en la boca y haciéndole una mamada profunda, recostada y abierta de piernas, mientras él le metía todos los dedos que podía en la vagina húmeda.

Identificaron perfectamente el momento en que empezaron a follar. Los golpetazos de carne contra carne, seguramente de las piernas de Marcos rebotando contra los muslos de Conchi, les indicaron que ya estaban en plena faena.

De la calentura de su amiga tomaron buena nota cuando ella dijo: ¡yo arriba! …Ya sabían que era la forma que más le gustaba para llegar a Conchi, sentada a horcajadas sobre la verga de su novio, introduciéndosela bien dentro mientras que se pajeaba.

A Conchi le gustaba tener el control.

Pronto los gemidos se convirtieron en gritos y arreciaron. Conchi se corría. Y Marcos avisaba: Me corro, me corro.

¡Dentro no, dentro no! Decía ella, con lo cual quedaba claro que lo estaban haciendo a pelo.

Así, así, por las tetas… fue el siguiente grito que les indicó que también Marcos llegaba al orgasmo, seguramente masturbándose el o haciéndolo Conchi sobre su cuerpo desnudo y sudoroso.

Joder, lo has puesto todo perdido, pásame la toalla…
fue el último comentario que oyeron…pasado un rato, se hizo el silencio total…

Luis y julia se miraron con los ojos abiertos como platos… ¿Quién narices se dormía ahora? Él se abrazó a su novia y ella noto el bulto duro de su pene otra vez erecto…ya que se habían desvelado, al menos podrían aprovechar otra vez…

A julia le pareció bien…
luis5acont is offline   Citar -
Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 24-ago-2018, 17:23   #418
Dogget
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2009
Mensajes: 76
Gracias 110 Veces en 27 Posts
Predeterminado

Esta es sin lugar a dudas mi mejor experiencia con mucha diferencia, y además recientísima.

Trío inesperado.

Lo que voy a contar a continuación puede ocurrir una vez en la vida… o ninguna.
Y para que ocurra tienen que “alinearse todos los astros”.
Hace dos semanas. Yo vivo en su sitio turístico y he trabajado en la hostelería algunos veranos mientras encontraba un trabajo de lo mío. Durante ese tiempo trabé amistad con un compañero que se dedica de lleno a ese mundo, y salíamos una o dos noches por semana, cuando nos cuadraban los turnos, en busca de lo que podéis imaginar. Efectivamente, el “intercambio cultural” con chicas que vienen a nuestra tierra a pasar sus vacaciones. Y no nos ha ido mal estos años, la verdad es que algunas vienen muy salidorras, con ganas de diversión.
Este último verano hemos salido juntos menos veces. El tenía sus turnos y yo me adaptaba. La verdad es que salir con él por ahí, con su habilidad y su labia, es una garantía, sobre todo para lo que a mí se me da peor, la manera de entrar a las turistas, y no precisamente por problemas de idioma. Aunque, algunas veces también me lancé yo a tumba abierta y tuve suerte, pero ciertamente, fueron pocas.
Ese día quedamos en ir a uno de nuestros pubs favoritos. Preferimos el pub o un bar a una disco por su mayor iluminación, el volumen de la música y otras cosas. Había mucha gente en la terraza, entramos casi como un explorador en la jungla, abriéndonos paso por la terraza, y le perdí de vista casi en la entrada. Así que me dirigí a la barra a pedirme una copa, y contemplar el panorama. Ya aparecería, no estaría muy lejos. Dos sorbos después le vi al otro lado de la barra, que tiene forma de U, junto a un par de chicas. No estaba precisamente en el lugar mejor iluminado y un foco me deslumbraba un poco, pero atisbé a ver cómo me hacía un gesto con la mano para que fuera para allá. Según me iba acercando, esquivando a la gente para pasar con el vaso en alto iba viendo más clara la escena, les estaba dando bien de palique a las dos. En cuanto llegué a su lado, me presentó. Mi instinto me falló completamente, ya que según me acercaba pensé que serían del sur de Europa, francesas o italianas, porque ninguna era rubia.
Eran holandesas, debían ser las únicas holandesas no rubias que he conocido. Anneke e Inge, así se llamaban. Me fijé en Anneke, de pelo castaño oscuro, quizás porque a mí me gustan más las chicas algo más curvilíneas, y ella ciertamente lo era, no es que fuera gordita, si no que su tipo a primera vista no era tan delgado y sus tetas eran perfectas para ese cuerpo. Por cierto que se notaba que no llevaba sujetador, ni lo necesitaba. A pesar de ser más delgada y algo más alta, Inge tenía las tetas más grandes, bastante grandes, y un culín pequeño. Y ella sí que llevaba sujetador. Su pelo era castaño claro. Las caderas de Anneke ayudaban a moldear un culo contundente, tremendo. No eran unos bellezones, pero sí atractivas, y sobre todo lo que me llamó la atención es que eran bastante más elegantes en el vestir que la turista media de la zona. La conversación transcurrió como siempre en estos casos: Qué tal se lo pasaban, si era su primera visita a ese lugar, cuánto tiempo iban a estar, dónde se alojaban, que habían visto, a que se dedicaban en su país, etc.

El resumen fue que eran amigas desde hacía tres años, tenían 22 y 23 años, estudiaban y trabajaban en unos almacenes para pagarse los estudios. Tenían pensado pasar 7 días y les quedaban aún 5 días de estancia. Y se alojaban en un apartamento turístico en vez de en un hotel. Más adelante me enteré de otros detalles más jugosos.
Después de una media hora de charla, mi colega Javier propuso irnos a otro sitio y les invitamos a acompañarnos al sitio de moda. Un local más tranquilo. Música más suave y sitio para sentarse, si había suerte. Fuimos andando ya que no estaba muy lejos.
Al entrar vimos que estaba también lleno de gente, en las mesas, rincones, en la barra y de pie en el centro. Fuimos a la barra a pedir y luego nos apañamos como pudimos. Los empujones de la gente al pedir hicieron que Javi e Inge se fueran separando un poco de Anneke y de mí. Nos tuvimos que apañar para encontrar un hueco dónde apoyarnos. Todo hay que decirlo, daba gusto hablar con ella. En una de estas me di la vuelta buscando a los otros dos, y los vi liados besándose, incluso me fije como una de las manos de Inge apretaba el culo de Javi cuando este le metía la lengua hasta la campanilla. Anneke también lo vio y se rió. La invité a salir un rato afuera debido al calor que hacía, nos sentamos en una especie de banco algo retirado y la besé.
Enseguida me di cuenta de que era bastante más ardiente de lo que aparentaba, no sólo respondió a mi beso si no que tomó la iniciativa metiendo su lengua en mi boca y rodeando mi cuerpo con su brazo. Fue un beso pausado y larguísimo, lo suficiente para que, mientras, le diera tiempo a acariciarme el costado, la espalda y buscar mi entrepierna para rozarla ligeramente. Al separarnos después del eterno beso no pudo evitar reírse como una adolescente. Yo tampoco pude evitarlo al verla a ella. En ese momento aparecieron Javi e Inge que venían cogidos de la mano.
Les preguntamos que querían hacer, si querían ir a otro local o en broma si querían darse un baño en la playa.
Hablaron entre ellas en su idioma, y luego Inge dijo que su apartamento no quedaba lejos y que podíamos ir allí, que tenían bebidas.
Javi y yo nos miramos flipados. Nuestra intención era poco a poco hacer lo de siempre, seguir seduciéndolas para acabar en mi casa o en la de él. Pero esto me sorprendió. Y por supuesto aceptamos inmediatamente.
Tardamos sólo 15 minutos en llegar andando a su apartamento, en el tercer piso de un bloque. La sorpresa para mí fue que era un apartamento pequeño, dos estancias, con un salón comedor -cocina y una única habitación con el baño dentro. No sé como nos las vamos a apañar para follar los dos, pensé. Porque otras veces en su casa o en la mía habíamos ido cada uno con su ligue, a una de las dos habitaciones.
Anneke e Inge prepararon unas copas mientras Javi y yo salimos a la terraza a tomar el poco fresco que hacía. Tras beber y charlar otro rato, y pasar todos por el baño a vaciar las vejigas, acabamos Anneke y yo en la terraza apoyados en la barandilla y besándonos y Javi en el sofá con Inge haciendo lo mismo. Javi había apagado las luces ya que la iluminación de la calle era suficiente y además le daba un ambiente más íntimo.
Mis manos ya habían recorrido todo su cuerpo tanto por fuera de la ropa como por debajo de la camiseta cuando me agarró de la mano y me condujo hacia adentro, en dirección al dormitorio. Al pasar por delante de los otros, que seguían besándose y metiéndose mano me fije que Inge estaba desnuda de cintura para arriba y Javi le estaba amasando la teta izquierda. Anneke le dijo algo e Inge le contestó. No me enteré pero bien pudo ser un “tú aquí en el sofá con este que yo me tiro a este otro en la cama”. No sé, digo yo, jajaja.

Entramos y Anneke cerró la puerta, encendió una de las lámparas del lado de la cama, se volvió hacia mí y se quitó la camiseta liberando sus pechos que pude contemplar por primera vez. Luego nos quitamos los pantalones casi al mismo tiempo y me acerqué a ella para echarla en la cama y abrazarla para besarnos otra vez. No quería ir muy deprisa, me gusta ser suave, gentil y complacerlas y que no parezca que sólo busco un polvo y adiós muy buenas, aunque sea en casos así de rollos de una o dos noches.
Continuamos besándonos, muy lentamente, sin prisas, y mis manos empezaron a acariciar sus tetas y sus muslos. Anneke cogió mi mano y me la puso entre sus piernas sin dejar de besarnos. Prácticamente le agarré el coño con la mano por encima de las braguitas y empecé a frotarla. Ella empezó a gemir, metí la mano por debajo y busqué su abertura con un dedo, y ella instintivamente abrió más las piernas, estaba ya muy mojada. Por fin interrumpió el beso y se incorporó de rodillas a la cama, para sentarse a continuación hacia el otro lado y quitarse las bragas. Yo hice lo mismo con los calzoncillos, mi polla estaba a media asta. Sin esperar más se abalanzó sobre ella y me la empezó a chupar hasta ponerla a punto del todo. En una pausa me preguntó que si tenía un condón a lo que le contesté que tenía varios en el bolsillo del pantalón. Se río y continuó chupando un poco más.
Me levanté a por el condón y le pedí que me lo pusiera. Mientras lo hacía pudimos escuchar risas y algunas palabras ininteligibles tras la puerta, dónde estaban Javi e Inge, que supongo se tendrían que apañar con el sofá.
Se levantó de nuevo y nos besamos otra vez, y luego se dio la vuelta para ponerse a cuatro patas sobre la cama. Me acerqué por detrás para metérsela despacio y hasta el fondo y agarrándola de las caderas empecé a follarla. Echamos un buen polvo, no para tirar cohetes pero satisfactorio, tal vez estuve algo pendiente de lo que acontecía al otro lado de la puerta y eso me distrajo un par de veces. Y es que se escuchaba más gemir y hablar a Inge en el comedor que a Anneke conmigo.
Luego nos relajamos los dos estirados en la cama mientras escuchábamos entre sonrisas la culminación del polvo de al lado.
Debían ser ya las 2 de la mañana y ahora había silencio total. Poco a poco Anneke empezó a jugar de nuevo con mi polla y se puso a chupármela de nuevo. No tarde en estar a punto de nuevo y ella, después de ponerme otro condón se montó esta vez encima de mí para llevar la batuta y empezó a moverse muy despacito mientras se hacía un moño con su melena…Y a partir de ahí vino lo inesperado.
-D. que me largo, me tengo que ir, que mañana madrugo.
-Ehh, de acuerdo Javi, vale…¿cómo ha estado lo tuyo jajajaj?
-Fantástico, esta es una artista. Ya te contaré…
-Bien, pues nada, no puedo salir…
-Lo imagino, cabrito, jajaja…diviértete. Ta luego!
-Adiós

Mientras esto ocurría Anneke seguía moviendo sus caderas y sonriéndome.
-Se tiene que ir – le traduje
-Ah, vaya, que lástima…pobre Inge – y se rió
-Sí, pero mañana trabaja y tiene que dormir algo
-Ok.
En esto se escucha a Inge hablar en voz alta en su idioma, y Anneke contestándola, hablaron unos segundos y luego Anneke, me miró y me tradujo
-Dice Inge que tiene que entrar al baño, ¿no te importa?
Me quedé estupefacto un par de segundos e hice un gesto para que se bajara y nos metiéramos bajo la sábana, que por cierto aún ni habíamos desplegado. Pero ya era tarde, ellas intercambiaron dos palabras más y la puerta se abrió. Apareció Inge completamente desnuda y me saludó de camino al baño. Que tetazas tenía, madre mía. Grandes, turgentes y con ese bamboleo justo al andar que me vuelven loco. Anneke por supuesto encima de mí sin parar de moverse.
Pero yo estaba distrayéndome y mi polla se desinflaba por momentos, cosa que Anneke notó. Más todavía cuando escuché a Inge mear, y luego abrir el grifo de la ducha.
Hablaban entre ellas y de vez en cuando se reían, y yo no pillaba nada.
Anneke por fin se bajo de encima y se puso a un lado intentando ponerme otra vez en marcha.
-Sabes que acaba de decirme Inge?
-¿Qué?
-Que te follaba ahora mismo.
-¿Qué, cómo?
-En otras palabras, que le gustaría sumarse y follar contigo también. ¿qué te parece?
Tardé en reaccionar y me debió ver la cara de alucinado que tenía porque se echó de nuevo a reir…
-Pero, ¿esto lo hacéis muy a menudo? … quiero decir, lo habéis hecho antes?
-Oh, muchas veces. No aquí, esta semana si te refieres a eso. En nuestra casa con un amigo de las dos. Y algunas veces también con dos tíos. E Inge se lo ha montado una vez con tres tíos.
-Ahh, interesante – todo esto ella sin parar de masturbarme con el condón puesto a ver si reaccionaba. Y vaya si reaccioné. En cuando apareció Inge y se sentó en la cama a nuestro lado y sin decir nada se recostó sobre mí y me besó, nos besamos.
Todo lo que vino a continuación fue como si hubiera sido coreografiado, sin forzar nada, cada uno hizo lo que quiso, cambiando de acción de forma natural como si nos conociéramos de años.
Mientras Anneke se sentó otra vez encima y se la metió, Inge hizo lo mismo sobre mi boca para que le comiera el coño. Luego intercambiaron entre ellas e Inge se insertó mi polla. Ciertamente su coño era más estrechito pero igualmente acogedor. Y el de Anneke, que acaba de probar por primera vez, estaba para relamerse.
Si hay una cosa que me quedó más marcada es lo que vino a continuación, porque es el sueño de todo hombre, o al menos siempre fue el mío. Las dos se levantaron y me preguntaron si me quería correr o si me aguantaba un rato más.
-No, aún puedo aguantar un poco, depende de lo malas que seais, jajaja.
-Ok, es tiempo de doble mamada, échate – ordenaron

---continuará cuando se pueda---
Dogget is offline   Citar -
Los siguientes 5 Usuarios dan las gracias a Dogget por este Post:
Antiguo 24-ago-2018, 20:20   #419
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 9.518
Gracias 16.500 Veces en 7.000 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por Dogget Ver Mensaje
Esta es sin lugar a dudas mi mejor experiencia con mucha diferencia, y además recientísima.

Trío inesperado.

Lo que voy a contar a continuación puede ocurrir una vez en la vida… o ninguna.
Y para que ocurra tienen que “alinearse todos los astros”.
Hace dos semanas. Yo vivo en su sitio turístico y he trabajado en la hostelería algunos veranos mientras encontraba un trabajo de lo mío. Durante ese tiempo trabé amistad con un compañero que se dedica de lleno a ese mundo, y salíamos una o dos noches por semana, cuando nos cuadraban los turnos, en busca de lo que podéis imaginar. Efectivamente, el “intercambio cultural” con chicas que vienen a nuestra tierra a pasar sus vacaciones. Y no nos ha ido mal estos años, la verdad es que algunas vienen muy salidorras, con ganas de diversión.


---continuará cuando se pueda---
Edsperamos ansiosos
luis5acont is offline   Citar -
Antiguo 27-ago-2018, 18:11   #420
Dogget
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2009
Mensajes: 76
Gracias 110 Veces en 27 Posts
Predeterminado

Me eché en la cama y ellas se pusieron una a cada lado y empezaron a chupármela. Estaba claro que tenían experiencia en lo que estaban haciendo porque parecían sincronizadas. Cuando una la chupaba la otra lamía la base, o ambas me la lamían toda a lo largo una por cada lado, o mientras una se la tragaba entera la otra me masajeaba los huevos suavemente o los chupaba alternativamente. Una pasada increíble. Cerré los ojos y me rendí a ellas durante un rato. Abrí los ojos justo para ver como a Inge le caían las babas de la salivada que estaba produciendo.
Cuando ellas descansaron un poco y se levantaron para sentarse sobre sus talones yo hice lo propio y me coloqué entre las dos para masturbarlas a la vez mientras me besaba con una y otra alternativamente. Minutos después noté temblar a Anneke, la miré y en sus ojos vi que se estaba corriendo. No tuve tanta habilidad con Inge, debe ser que soy diestro jajaja. Me apartó la mano para acabar ella misma, mientras yo las miraba a las dos y me pajeaba al mismo tiempo.
Hablaron entre ellas de nuevo, y mientras Anneke se ponía a mi lado y me rodeaba con una mano y con la otra me la agarraba para pajearme, Inge se sentaba delante de mí con una pierna pasada por cada lado y se apoyaba con las manos en la cama. Eso hizo que el orgasmo me viniera casi inmediatamente soltado cuatro o cinco chorros sobre sus tetas.
Anneke soltó un ¡uauuhh! mientras que Inge se reía.
Acabé agotado y me eché sobre la cama. Inge se levantó e inmediatamente se fue a la ducha, seguida un par de minutos después por Anneke. Las oí hablar y reírse mientras estaban dentro del baño. Ya eran casi las cuatro de la mañana y yo sinceramente estaba muy cansado pero sólo pensaba en que lo que estaba viviendo era una cosa que quizá no me volvería a ocurrir.
Sin muchas ganas me levanté y me fui al baño a darme una ducha. Ellas estaban secándose y las abracé a las dos y las besé antes de meterme en la ducha.
Unos minutos después estábamos los tres echados en la cama hablando, hasta que Inge cayó rendida y se quedó dormida. Decidí que si Anneke no me pedía que me fuera me quedaba a dormir con ellas, y así fue, poco después apagó la luz y nos quedamos fritos.
Un trueno me despertó sobre las 11, abrí un ojo y escuché como empezaba a llover fuerte. Inge no estaba en la cama y Anneke estaba sentada y se estaba levantando. Salió de la habitación y volvió a entrar.
-Inge ha salido a comprar
-Pues se va a empapar bien
-Vaya asco de día hace, me parece que hoy no habrá playa.
-Típica tormenta de verano, seguro que luego se despeja, ya verás.
-Esperemos – me sonrió y se fue al baño. Cuando ella salió yo entré y además me di una ducha rápida. Mientras me secaba escuché como se cerraba la puerta de la calle. Era Inge que entraba. Las oí hablar y reír. Me gritó que había traído cosas para desayunar.
Salí al salón secándome e Inge estaba desnudándose ya que su ropa estaba empapada.
Le ofrecí la toalla, riéndome. Después de todo estamos otra vez los tres desnudos, pensé.
El problema es que al contrario que ellas, yo no tenía ropa de día que ponerme, ni camiseta ni pantalón corto, así que me quedé desnudo con la toalla enrollada a la cintura. Anneke llevaba puesto solo la braguita del bikini e Inge se puso una camiseta larga.
Desayunamos y charlamos un rato. Les ayudé a fregar y luego nos sentamos en el sofá.
No paraba de tronar y llover y no se atisbaba que fuera a abrir el día en un buen rato.
Anneke se levantó y se puso delante del ventanal a ver llover.
-¡Como en nuestro país! – dijo. Los tres reímos. Me levanté, me puse a su lado y le pasé un brazo por el hombro. Me dio un beso en la mejilla.
Inge se levantó para unirse a nosotros, y la abracé por la cintura. Anneke me miró y le dí un pico, el pico se convirtió en un beso, y en otro, y en segundos nos estábamos comiendo la boca. Luego miré a Inge y ocurrió lo mismo…

___continuará____

Estas dos es lo más parecido a Inge y Anneke, salvo que las dos iban completamente rasuradas.

Última edición por Dogget fecha: 27-ago-2018 a las 18:38.
Dogget is offline   Citar -
Los siguientes 5 Usuarios dan las gracias a Dogget por este Post:
Antiguo 28-ago-2018, 11:23   #421
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 9.518
Gracias 16.500 Veces en 7.000 Posts
Predeterminado

Menudo trio te montaste
luis5acont is offline   Citar -
Antiguo 29-ago-2018, 16:47   #422
Dogget
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2009
Mensajes: 76
Gracias 110 Veces en 27 Posts
Predeterminado

Anneke abrió el ventanal y salió a la terraza, y extendiendo los brazos y levantando la cabeza se puso bajo la lluvia que estaba dando de lado con cierta fuerza…Inge y yo nos miramos
-Anneke, estás loca! – y ella se partía de risa poniéndose a bailar una especie de danza de la lluvia. -¡Que va entrar el agua! ¡Entra!
Empapada y dejando un reguero de agua por el suelo se fue al baño a ducharse y luego salió de nuevo, desnuda, secándose. Inge estaba recogiendo el agua del suelo con una fregona y yo le quité la toalla a Anneke para acabar de secarla. Luego la abracé y la besé de nuevo, un beso largo, mis manos bajaron hasta sus nalgas para agarrarlas con fuerza.
Sentí la caricia de las manos de Inge en mi espalda y enseguida sus besos en los hombros. Me empalmé en segundos, y Anneke tuvo que sentir la ligera presión sobre su vientre.
Nos sentamos en el sofá, yo en medio de las dos, aún con la toalla en la cintura, mostrando ahora un bulto. Iba a hacer un chiste sobre tiendas de campaña pero Anneke fue más rápida y me abrió la toalla dejando que mi polla apareciera erguida y desafiante ante ellas. Inge empezó a pajearme mientras me besaba con Anneke, luego se colocó entre mis piernas en el suelo y se lanzó sobre mi polla a comérmela. Cuando se cansó le cedió el turno a Anneke que continuó chupándola pero de lado, sentada en el sofá.
-¿Tienes más condones?
-Joder, no lo sé, mira en los bolsillos de mi pantalón – no me acordaba cuantos llevaba y menuda faena si me había quedado sin más.
Entró en la habitación a buscar y gritó desde allí sin disimular su alegría.
-¡Queda uno!
Al volver lo sacó de su envoltorio y me lo colocó. A continuación me dio la espalda y se sentó sobre mí metiéndosela despacio con un leve gemido al acabar de entrar toda. Anneke se sentó tranquilamente al lado a mirar mientras Inge empezaba a cabalgarme cogiendo ritmo poco a poco, y el sonido del chasquido de nuestras carnes aumentaba de nivel. Ninguna de las dos era de mucho gemir, más bien les salían pequeños sonidos guturales. Un par de minutos o tres después, se levantó y Anneke tomó su lugar, pero Inge no se sentó, se quedó de pie masturbándose mientras miraba a su amiga saltando sobre mí. Se alternaron así unas cuantas veces, hasta que les dije que quería cambiar de postura, porque me estaba cansando del golpeteo de sus culos contra mis caderas ( eso no se lo dije), y además me estaba ahogando por el calor al estar la ventana cerrada por la lluvia y no tener aire acondicionado. Así que me levanté, las abracé a las dos a la vez, esperando de alguna manera ver si entre ellas se enrollaban, cosa que no habían hecho hasta ahora, ni hicieron en ese momento ni en ningún otro.
Estaba claro que lo de compartir les iba mucho, incluso podían juntar sus cuerpos y tocarse la cintura o agarrarse del culo, pero no enrollarse entre ellas.
-Ok, es mi turno, ahora mando yo – les dije entre risas.
Abrí la ventana ahora que parecía que la lluvia no incidía tanto contra el apartamento, para que entrara un poco de aire y me volví a ellas. Anneke estaba de rodillas en el sofá dándome el culo e Inge de pie a su lado tocándose. Me acerqué para metérsela de nuevo y empecé a bombear fuerte. Poco después Inge me miró y se puso junto a Anneke en las misma postura. Me salí de su amiga y se la metí de golpe agarrándola fuerte por las caderas. Pude contemplar su culo pequeño y redondito desde esa posición privilegiada. Tras complacerla unos minutos volví a metérsela de nuevo a Anneke, su culo contundente contrastaba con el de Inge. Sin pensarlo dejé caer un poco de saliva en su ano y presioné con el pulgar sin preguntar. Su reacción fue instantánea.
-Oh no no no no no. No, de ninguna manera. – protestó echando a la vez el culo para adelante provocando que me saliera – No por ahí. Ni hablar.
A Inge le dio un ataque de risa en ese momento y Anneke la miró con cara de pocos amigos, aunque estaba claro que era más postureo que enfado. Yo me quede que no sabía sin reírme o no. Hablaron entre ellas e Inge volvió a reírse. Al final Anneke tampoco pudo contener una sonrisa.
-No le gusta nada por detrás, lo odia, jajajaja.
-Lo odio, lo odio! – remarcó ella
-¿Pero lo has probado? – pregunté
-Oh sí, una vez y me bastó ¿ok?
-Eso es porque no te lo hicieron bien – dije medio en broma medio en serio. Inge se volvió a reir.
Mientras, volví a acariciarla para tranquilizarla, y a besarle la espalda y el cuello. Se la volví a meter. Al poco recobró el ardor y el ritmo. Inge se recostó en el sofá y continuó masturbándose. La miré y ella mantuvo la mirada un rato. Y se lo pregunté.
-Y a ti, ¿te gusta por el culo? –
-Me encanta que me lo follen bien – contestó seria. Aparté la mirada porque si no me iba a correr antes de tiempo. Tal era lo que me había excitado al escucharla.
Anneke movió la cabeza en gesto de negación.
-¿Qué pasa, Anneke?
-Quieres callarte y follarme – intervino Anneke. Se la metí duro hasta el fondo.
-¿Así, así es como te gusta?
-Sí, dame, dame, no pares.
La agarré bien por las caderas y le di lo que pedía. Tanto es así que me iba a correr sin remedio esta vez. Vi como Inge se tensaba y su cara reflejaba el placer al correrse.
-Me corro, chicas… voy a correrme…
-Sácala, quiero verlo – dijo Inge al lado.
Justo me dio tiempo para quitarme el condón y regar la espalda de Anneke con mi semen mientras Inge abría los ojos con gesto de sorpresa y se reía después. Pasó un dedo por la espalda recogiendo un poco y se lo llevó a la boca.
-No está mal…- se rió. Luego se levantó y fue a por una servilleta para limpiarle el semen de la espalda a su amiga.
Sabía que Anneke no se había corrido y no quería dejarla así. Cuando se levantó la abracé y la besé intensamente. La miré a los ojos, y le puse la mano en el coño, moviéndola suavemente.
-Quiero que te corras, cariño…Ven…
Me senté de nuevo en el sofá e hice que se sentara entre mis piernas y se recostará sobre mí, con su espalda sobre mi pecho, y así la masturbé hasta que por fin se corrió entre gemidos. Luego se levantó y me dio un beso.
-Gracias – añadió. Me dejó flipado. Cómo las voy a echar de menos, pensé.
Y se fue a la ducha.
Inge se quedó a mi lado en el sofá. La miré.
-¿De verdad te gusta o lo dijiste para provocarme?
-¿Por el culo? Me encanta, es un gustazo, no sé, me produce una placer , una sensación, no sé como decirlo, increíble si me masturbo al mismo tiempo…ufff.
-Joder, me estás poniendo otra vez
-¿Es que te gustaría follármelo? – dijo con una media sonrisa
-¿Tú qué crees?
-No tenemos lubricantes aquí. – se estaba poniendo interesante la cosa.
-Yo tengo en mi casa.
-Bien
-Tal vez por la noche, si nos volvemos a ver
-¿Si nos volvemos a ver? Espero que nos volvamos a ver. – sonrió de nuevo.
-Dime, ¿y lo has hecho con Anneke delante, ya sabes cuándo os juntáis con vuestros amigos?
-¿Tú qué crees? – respondió con sonrisa maligna.
Anneke volvió de la ducha secándose por el camino de nuevo e Inge tomó el relevo.
Parecía que el tiempo estaba empezando a mejorar.

---continuará---
Dogget is offline   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a Dogget por este Post:
Antiguo 31-ago-2018, 07:25   #423
abatuf
Ministro Pajillero
 
Avatar de abatuf
 
Fecha de Ingreso: abr-2010
Ubicación: En el mundo real
Mensajes: 1.821
Gracias 1.382 Veces en 745 Posts
Predeterminado

Muy buena experiencia Dogget, muy buena....... !!!!!
__________________
Vive y deja vivir

Cunilingus, ese placer compartido
: /relatos-experiencias/86286-tu-ultimo-cunnilingus-hecho-recibido-2.html !!!!
abatuf is offline   Citar -
Antiguo 04-sep-2018, 23:53   #424
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 9.518
Gracias 16.500 Veces en 7.000 Posts
Predeterminado Seguimos

Luis recordó aquella noche que vio desnuda por primera vez a Conchi. En el coche, mientras hacía de chofer de su pareja amiga. Los dejó en la puerta de casa aparcados, follando y pasando de todo, como ya conté unos post más atrás…

Habían pasado algunas cosas desde entonces. Otras fiestas en su piso, vacaciones juntos, el episodio de las tiendas de campaña, los juegos en el agua, etc…pero nada había sido tan intenso como lo de anoche. Se llevó el café a los labios y dejo que entrara sorbo a sorbo en su organismo. Tenía que mantenerse espabilado para trabajar, pero el cansancio le hacía entornar los ojos. Su novia Julia llevaba dos semanas en el pueblo de vacaciones. Eso formaba parte del problema. No tenía quien le diera sexo y cariño, quien levantara una barrera ante la tentación y los malos pensamientos. Así pues, Conchi se hacía cada vez más grande en su cabeza, ocupando más pensamientos y tiempo en sus morbosas ensoñaciones. Bien es cierto que últimamente habían estado bastante contenidos, sin dar que hablar y sin montar sus movidas habituales. Bueno, hasta anoche, que fue una repetición casi del primer día, con Luis conduciendo hasta el piso de los padres de Conchi y ellos hasta arriba de alcohol y cannabis. Con la diferencia de que también estaban de vacaciones y tenían el piso a su disposición, como había pasado en otras escapadas de sus progenitores. Invitaron a Luis a subir, para no tener que irse como la otra vez andando y de madrugada hasta su casa.

En apenas cuatro horas tenía que ir a currar y el trabajo le pillaba más cerca de allí que de su barrio. Luis se cogió un dormitorio, el mismo que había compartido con julia aquella vez y tardó en dormirse al menos una hora. Ellos seguían en el salón fumando y bebiendo. Luis se cansó de esperar que se hiciera el silencio. Suponía que se pondrían a follar en cuanto se fueran al cuarto y lo despertarían, pero la fatiga le cerró los ojos antes de que eso pasara.

Se despertó a las seis de la mañana. Un pesado silencio flotaba en el ambiente, como si no hubiese nadie más que él en el piso. Agotado, se vistió y se dirigió al cuarto de baño. Al pasar por la habitación de sus amigos, vio la puerta abierta, y como la otra vez, decidió echar una ojeada dentro. La posibilidad de ver de nuevo a Conchi desnuda lo acabó de activar.

No tuvo ningún problema para ver porque las persianas estaban medio subidas y la luz llegaba toda la habitación, cosa que no parecía molestar a sus amigos.

Marcos respiraba profundamente por la boca, sin llegar todavía a roncar. Conchi si emitía algunos suaves resoplidos.

En un cenicero, la colilla de porro, aun humeaba.

Estaba claro que acaban de dormirse. Y también estaba claro lo último que habían hecho antes de caer en un sopor profundo. Se encontraban completamente desnudos. Marcos, recostado de lado, con la verga morcillona y un hilito transparente desde su punta hasta la sábana. Conchi, boca arriba, con las tetas caídas, una cada lado de su pecho y las piernas aún medio entreabiertas. La mano en el sexo. Caída indolentemente sobre su pubis.

Luis dio un par de pasos hacia la cama. Quería ver a Conchi. Observar su coño tranquilamente y de cerca, cosa que no había podido hacer hasta ahora. La mano se lo tapaba en parte. Unos labios vaginales gruesos y exuberantes, se adivinaban más que se veían entre sus muslos. En su vientre sin embargo, unos grumos semi transparentes eran claramente visibles. Supo enseguida que era semen. En un gesto inconsciente, Conchi cerró las piernas del todo y se llevó la mano hacia su vientre, buscando una postura más cómoda. Su brazo arrastró unas gotas de esperma, dejando un reguero brillante y pastoso sobre su piel.

Luis no pudo sino imaginarse la escena. Los dos follando en la postura del misionero completamente colocados. Cómo sabía que lo habían hecho muchas veces. Sin importarle lo que pudiera venir luego; perdida la consciencia; desconectados de todo lo que no fuera placer fuerte, extremo e inmediato. Él a punto de estallar. Ella pidiéndole más, atrayendo su placer con cada movimiento voluptuoso de sus anchas caderas. De repente una explosión de semen caliente derramándose. El tiempo justo de sacarla, en un último gesto desesperado de responsabilidad, para que en rápidos espasmos descargara los chorros de esperma sobre el vientre, el coño y las tetas de Conchi.

Luego, simplemente se dejó caer de costado y entró en sueño, como si hubiera empleado las últimas fuerzas en llegar al orgasmo y luego ya se hubiese abandonado.

Y ella… ¿habría tenido tiempo de llegar? ¿Acabó el trabajo con sus dedos?
Imposible saber si Conchi estaba disfrutando o simplemente se dejaba follar, medio dormida. Sin duda, algo de leche debió quedar en su interior, al menos en el primer segundo de la eyaculación. Algún día se llevarían un susto, eso era seguro. Lo que estaba claro es que por unos minutos no los había pillado…Y la escena del crimen se mantenía inalterable.

Luis fue al cuarto de baño para mear y asearse.

No volvió a mirar dentro de la habitación ya había visto suficiente.

Se largó al trabajo y ahora no podía evitar que la imagen de Conchi, con el pelo negro desparramado sobre la almohada, sus tetas con los pezones aún medio tiesos apuntando al techo, su coñito recién follado, sus enormes muslos y su vientre manchado de semen, volviera una y otra vez a su cabeza.

Cada ocasión era peor, cada vez se obsesionaba más con ella y esto no ayudaba nada. La cosa iba a más, pensó mientras le daba otro sorbo al café. ¿Qué iba a hacer?
luis5acont is offline   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 05-sep-2018, 01:22   #425
Don Pichote
Dios Pajillero
 
Avatar de Don Pichote
 
Fecha de Ingreso: mar-2014
Mensajes: 3.739
Gracias 3.220 Veces en 1.771 Posts
Predeterminado

Una experiencia catastrófica:

Mi peor experiencia fué con una chica que conocí hace muchos años, 10 años mayor que yo, un encanto de mujer.

Tras un tiempo charlando, dedicimos que ya era hora conocernos en persona, vino a mi ciudad en tren, fuí a buscarla, nos fuimos a tomar algo, cenamos, echamos unas risas y nos fuimos en el coche a un mirador algo apartado desde donde se veía toda la ciudad iluminada, los coches por la autovía, música relajante, y charloteo, mucho charloteo, a lo que nos dimos cuenta se nos hizo de dia, tanto que perdió el tren de vuelta. Pero como yo era un caballero a mis 18 añitos y el carnet recién sacado (aún llevaba la L de novato), me ofrecí a llevarla a casa.

Durante un tiempo estuvimos viéndonos prácticamente todas las semanas, y la inmensa mayoría de veces bajaba ella a verme con lo cual yo encantado, aunque no volvió a perder el tren de vuelta.....

Hasta que una noche, estando en el mismo mirador de siempre, con el mismo fondo de luces que siempre, y con un cd nuevo que no era el de siempre, sonó un tema que le removió algo por dentro y me abrazó, me pidió que lo pasara, y la quité, la abracé y le di un beso en la cabeza intentando calmarla, se apartó de mi, me miró y me comió la boca como si no hubiese un mañana.

- Que haces!, le dije.
- Lo siento si te ha molestado, me dijo.
- Nada mujer, por mi no te cortes, le dije.

Y ahí seguimos enganchados rato y rato, pero ahí quedó la cosa.

Pasó el tiempo y seguíamos igual, viéndonos cada semana, últimamente ya subía yo después de trabajar, cenábamos en su casa, dormía en el sofá y me volvía a la mañana siguiente a trabajar.....

Hasta que un sábado por la noche cuando menos lo esperaba me la lió gorda, me montó una cena espectacular en casa, con velas, película, y sofá, pero esta vez no para dormir.

Acabó la película y me dice, llevas mucho tiempo durmiendo en el sofá, esta noche no te voy a dejar dormir aquí, esta noche de hecho no te voy a dejar dormir, se sentó encima mío y me comió la boca, estaba desatada, y cuanto mas se desataba, yo mas temblaba, no por inexperiencia sino porque no quería cagarla de alguna manera. Empezamos a comernos todo, la cogí en brazos y sin soltarla la llevé a su cama, caimos de golpe y ni aún así habia quien nos despegase, nos desnudamos mutuamente, pero faltaba algo en aquella habitación así que trajimos una pequeña vela para que crease una pequeña penumbra y fuese testigo de lo que allí iba a suceder....

Dejó la vela encima del comodín y de un salto cayó encima mío, su lengua no paraba de follarse a la mía, y mis dedos inconscientemente fueron a buscar sus pezones, y cuanto más jugaba con ellos, más jugaba ella con mi lengua y mas acercaba peligrosamente los cachetes de su culo hacia mi polla que ya no podía más.

Así que dejó mi boca descansar, se tumbó encima mío ofreciéndome todo su coñazo húmedo y se fué directa a mi polla, se la metió en la boca y a la vez que se metía el glande, me masajeaba los huevos con una delicadeza sublime, yo estaba en el cielo jugando con su coño y su culo, alternando los dedos y la lengua entre los dos agujeros, cuanto mas mamaba, mas rápido se lo devolvía con la lengua, hasta que su cuerpo ya no pudo aguantar más y se corrió en mi boca mientras me suplicaba que no parase.

Soltó mi polla, se dió la media vuelta, se sentó encima de mi boca, y agarrándome la cabeza me empezó a restregar el coño, a decirme guarradas y cuantas mas decía, mas burro me ponía yo y mas fuerte le comía el coño que no paraba de soltar caldo.

Yo ya no podía más, y poco a poco le iba llevando una de sus manos a mi polla, pero ella la apartaba, solamente quería correrse con mi lengua y mis dedos jugando con sus pezones y su culo.....

Cuando ya no pudo más y se cansó de correrse, se levantó, se fué a la ducha, y se acostó a mi lado dejándome allí en la cama con la polla empalmada, dos palmos de narices y un dolor de huevos del 15.....

A raíz de aquella nefasta noche la relación empezó a enfriarse mucho, tanto que acabamos perdiendo el contacto. Pero le saqué el lado positivo al asunto, y me hizo espabilar bastante, así que en el fondo, no tengo mas que palabras de agradecimiento.
Don Pichote is offline   Citar -
Los siguientes 5 Usuarios dan las gracias a Don Pichote por este Post: