Responder

Tus Relatos y experiencias - La Mejor y la Peor Experiencia Herramientas
Antiguo 30-dic-2014, 02:18   #26
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 5.681
Gracias 9.100 Veces en 4.032 Posts
Predeterminado Mi Mejor y Peor Gang Bang

Viene de la pagina anterior (Mi mejor Gang Bang)......


UNA PAREJA DISTINTA.


Nada más ver a aquel chico en la barra, Mar empezó a experimentar cosas diferentes a lo que había sentido en las noches que anteriormente habían acudido a un club liberal. Ella y Miguel formaban una pareja estable, 15 años de matrimonio y dos hijos. Se habían conocido muy jóvenes y era el único novio que Mar había tenido. Cuando intimaron más, ella le conto a Jaime como había sido su iniciación a los tríos.

Tras los primeros diez años y una vida sexual activa y feliz, el deseo comenzó a decaer. La vida de Mar se reducía a su casa y al cuidado de los críos, sin ninguna otra actividad que le diera emoción a la relación. Bien es cierto que ella era más bien tímida y además tendía a encerrarse en sí misma, evitando los espacios desconocidos. No era dada a salir de su círculo de seguridad y no tenía amigas ni aficiones más allá de las tareas en el hogar. El buen empleo de Miguel le permitía no tener que buscar trabajo.

Los hijos rompieron esta rutina, pero pasada la “novedad” era cuestión de tiempo que la relación se enfriase. Miguel no era muy innovador en temas sexuales y pronto el tedio comenzó a extenderse de la rutina diaria a las relaciones íntimas.

Pero también había otro motivo. Miguel es un cornudo en potencia que no tardo en descubrir su condición y deseos más íntimos. Cuando las relaciones “normales” dejaron de ser todo lo placenteras que debieran, empezó a desarrollar el morbo de suponer a su chica en brazos de otro. De todas las fantasías sexuales, esta le ponía sobremanera, hasta el punto de obsesionarse con cumplirla. Pero Miguel es un tío listo y sabía que si se lo proponía directamente a su mujer, la cosa podía acabar muy mal. Tenía que ir poco a poco. Así que primero introdujo el morbo de fantasear con diversas situaciones, incluida la de la infidelidad.

Como eran solo fantasías y además añadían un aliciente al sexo, Mar se subió al carro. Descubrió que también era excitante para ella suponer que estaba con otros hombres, ya que solo había conocido al que era su marido. Y lo mejor es que no tenía que esconderse, Miguel le pedía que lo escenificara en voz alta mientras follaban.

Mar, que no era tampoco nada tonta, pronto se dio cuenta de por dónde iban los tiros. Observo que aunque fantaseaban e incluso representaban varios roles, Miguel solo se excitaba de verdad cuando hablaban de infidelidad femenina. Con el tiempo, este era el tema que acababa siempre predominando.

Así que tampoco se sorprendió cuando él le propuso dar un paso más e introducirse en el mundo liberal, “solo para ver y ponerse calientes”.
Se dejó convencer en parte porque se daba cuenta que su matrimonio peligraba. Si no resolvían bien el tema del sexo, todo lo demás podía caer. Veía a Miguel muy decidido y la posibilidad de volver a la situación anterior los dejaba en un callejón sin salida. Ella ni se imaginaba divorciada y teniendo que buscarse la vida.

Por otro lado, esta propuesta le abría una oportunidad de salir de una rutina que ya le pesaba demasiado. Se sorprendía a si misma fantaseando y descubriendo nuevas emociones que daban paso al placer de nuevo. Tarde o temprano, acabaría buscando estos sentimientos y placeres en otro hombre. Así que ¿Por qué no hacerlo con el consentimiento de Miguel y de paso manteniendo su matrimonio?

Su marido le dijo que irían despacio y solo a ver. Poquito a poco para estar seguros los dos.

Su periplo por varios locales liberales duro unas semanas, a razón de una visita semanal. Aquí quedo claro que al final lo que buscaban eran hombres y no contacto con otras parejas. Ambos lo convinieron así tras el primer día. Todo esto se lo conto Mar a Jaime cuando más adelante intimaron, así como que él había sido el tercer hombre con el que estuvieron.

El primero, guapo y atlético, fue un error. No pasaron de las caricias y los magreos. Era un gilipollas integral y lo acabaron largando antes de llegar a más.

Otro día eligieron mejor. Un hombre agradable y respetuoso. Con el consumaron el primer trio, aunque mar tampoco salió del todo satisfecha. El hombre solo tenía en mente el pensamiento de follarsela y aunque fue cortes, a la chica le resulto algo sórdido. Solo veía en ella un coño con patas. Miguel alcanzo su sueño y aunque no fue nada del otro mundo, vio abierta la puerta definitivamente para nuevas experiencias. A mar le costó correrse, aunque lo consiguió.

Pero no hubo complicidad, ni sentimientos, y todo se le antojo muy mecánico. Algo decepcionada, al menos aprovecho la experiencia para cuando estaba sola, masturbarse reconstruyéndola, con otras caras y otro desarrollo diferente. Se había follado a otro tío y eso la ponía. Solo tenía que cambiar los detalles de la realidad, que le estropeaban la experiencia tal y como ella la deseaba, por otros de su imaginación.

La buena noticia es que tampoco le había resultado desagradable. Iban prosperando, era el mensaje que Miguel le decía. Tarde o temprano, darían con el chico adecuado, había que seguir probando, no pasaba nada.

Y ahí estaba esa noche, cruzando su mirada con la de Jaime, en la barra de aquel pub.

BAILANDO EN LA OSCURIDAD.


Le gusto su forma de mirarla. Una mirada de deseo, pero también de sorpresa, como la de un niño que de repente encuentra un regalo escondido. Cuando se dirigieron a la sala, supo que sus ojos la seguían, posiblemente fijándose en el culazo que marcaba su minifalda.

Dentro del local, dedicaron la primera media hora a reconocer el terreno y preparar su estrategia. No había ninguna pareja que les cayera en gracia (tampoco era eso lo que buscaban) y tuvieron que marcar las distancias cortésmente. Un primer vistazo rápido a la sala de espera de los chicos, mientras entraban, no les había dado ningún posible candidato que les gustara. Dudaron si esperar un rato más a ver si llegaba alguien nuevo, o si trataban de ver más de cerca a los que ya había.

¿Y el chico de la barra? ¿Estaría también buscando un trio? Parecía tener confianza con el camarero. A lo mejor era algún empleado del local. A Mar le gustaba.

¿Y si salían a buscarlo?

En ese momento se asomó él. Lo suficiente para localizarlos con la mirada y sonreír dirigiéndose a ellos. Luego se volvió.
Miguel consulto a Mar y en un momento aquel chico ya estaba dentro con ellos.

Les pareció un hombre grande y muy musculado. Muy alto y con envergadura.
Se sentó junto a Mar y ella noto que la recorría un estremecimiento cuando un muslo ancho y duro como una piedra se pegó al suyo.

Siempre le habían gustado los chicos más grandes que ella. Mar era alta y corpulenta, muy jamona. Miguel había sido su único hombre y ella había disfrutado del sexo con él. Cuando se enamoró, no le importó que físicamente no respondiera a su ideal. Le bastaba con su relación sentimental y que fuera un chico bien parecido. Pero especialmente en los últimos años, ya dejaba suelta su imaginación y en ella siempre aparecían hombres más corpulentos, capaces de sostenerla en brazos y manejarla a su antojo.

Aquel muchacho respondía de sobra a lo que ella deseaba. Pronto se imaginó entre sus brazos, pasándole la mano por sus muslos, sus hombros, sosteniendo su peso mientras él se tumbaba sobre ella.
Cuando Mar se obligó a bajar a la tierra, ellos terminaban una charla de circunstancias, intrascendente, en la que ella apenas había participado. Con asombro observo que se sentía mojada y que el contacto físico con Jaime, le seguía provocando estremecimientos.

Cuando el pidió permiso para sacarla a bailar, solo tuvo que intercambiar una mirada con su marido para aceptar.

El cerró su manaza sobre la suya y tiro de ella hasta la pista. Cuando la apretó contra él, un espasmo circuló por toda su columna erizándole el vello. A pesar de su altura, Jaime le sacaba casi una cabeza. Todo era musculo duro contra el que se apretaban sus muslos, vientre y tetas.
Ella sintió como se mojaba aún más cuando el comenzó a besarle el cuello mientras bailaban. Su boca era húmeda y le dejaba rastros de saliva desde el hombro hasta la oreja.

Jaime apretó su cintura contra él y Mar sintió como algo todavía más duro creía contra su entrepierna. Pudo notar su erección perfectamente, empujando contra su pubis. La sangre batía sus sienes mientras un calor tremendo hizo que empezara a sudar. La calentura partía de su bajo vientre y se extendía hasta su pecho. Cuando el bajo sus manos y agarro sus nalgas, apretándola contra sí y haciendo que Mar notara perfectamente su verga dura, ella le pidió:
Aquí no. No me gusta que todos nos miren.
En efecto, todas las parejas estaban pendientes de ellos.
Mar observo como Jaime le indicaba a Miguel el cuarto oscuro y el asentía.
La llevo una vez más casi en volandas, a esa sala cerrada con una cortina negra, donde la luz no entra y se presta a todo tipo de juegos en estos locales.
Una vez dentro del cuarto, Jaime recupero la posición anterior. Como si estuviesen bailando agarrados, la atrajo de nuevo hacia él. Mar ya no se resistió y trato de abarcar su cuello con su brazo sin conseguirlo. Toco sus hombros y brazos duros como la piedra. Jaime esta vez fue directo a lo que de verdad le interesaba. Mar se sorprendió cuando casi sin ningún preámbulo aquellas manos grandes abarcaron sus tetas y pellizcaron sus pezones, primero sobre la ropa pero después, metiendo la mano bajo la blusa y tocando carne por debajo del sujetador. Un tirón de este hacia arriba dejo libres los pechos de Mar, que se mecieron frente a los ojos de ese chico. Mar se estremeció de nuevo cuando vio como acercaba sus labios a los pezones y mientras apretaba con sus manazas, empezó a succionárselos, jugando con la lengua alrededor y mordisqueando con los dientes, lo justo para provocar placer y no daño. Ella pudo percibir el deseo de Jaime. Sabía el efecto que sus tetazas causaban en los hombres. Con ese tamaño y con su edad no podían estar erguidas, pero tenía unas grandes aureolas y dos pitones muy bien puestos que volvían locos a todos los que habían tenido hasta ese día la posibilidad de admirarlas fuera del sostén.

Cuando las manos llegaron a su culo y le levantaron la minifalda hasta la cintura, ella ya supo a donde se dirigían. Primero se entretuvieron agarrando y sobando su trasero, rotundo, poderoso. Recorriéndolo y tratando de abarcarlo, provocando nuevas descargas eléctricas en su columna vertebral.

Luego se encaminaron a su entrepierna y Mar pudo intuir la sorpresa de Jaime, cuando apartando la braga con los dedos, su mano se topó con un coñito ya chorreante. Las bragas estaban totalmente mojadas pero cuando rozo su coño depilado y tras acariciar su clítoris trato de recorrer su rajita, se encontró con que los flujos de Mar, le empapaban los dedos.

Jaime paseó la mano por sus labios vaginales, mientras ella deseó que penetrara en su coño. Dos de esos dedos equivalían a la polla de su marido prácticamente. El chico sabía lo que hacía. Primero los restregó un poco hasta que ya estaban del todo pringosos. Luego paseo la yema de su índice y anular por la entrada de su vagina, ubicándola, buscando los bordes del agujero del placer. Luego introdujo uno y otro alternativamente, provocando contracciones de placer que llegaban hasta el útero de Mar. Cuando por fin le metió los dos dedos juntos, ella ahogo un grito mientras escondía la cara en su pecho. Tras un rato de mete y saca Jaime llevo sus dedos totalmente chorreantes a su vulva y busco el clítoris, que empezó a frotar. Mar se deshacía en gusto. Le estaba haciendo una paja en toda regla.

Mientras le llegaba el placer pensó en como seria la polla de aquel chico. ¿Estaría acorde con su tamaño? El calor le subía poco a poco por su vientre y pronto se iba a correr, pero pensó que tenía que ver aquella verga y si se corría, hacerlo aferrada a ella.

La palpo por encima del pantalón y eso basto para que mi amigo adivinara sus intenciones.

En un momento se había bajado todo hasta las rodillas y su polla erecta apuntaba al monte de venus de Mar.

Primero la cogió intentando abarcarla con la mano. El pene de Miguel casi le cabía en la palma, dejando fuera el glande. Pero esta polla le sobresalía más, era mucho más gruesa y su punta era como un ariete que le costaba mantener dentro de la palma.

Sintió el deseo de chuparla y se la acerco a la boca. Jugueteó restregándosela por los labios, hasta que saco la lengua y tímidamente le recorrió el glande con ella. Cuando decidió que ya estaba bien, no pudo contener el deseo de metérselo en la boca y cerrar los labios alrededor de su prepucio. Lo mantuvo dentro de su boca húmeda mientras seguía dándole lengüetazos, saboreándolo como si fuera un caramelo y valorando su tamaño. Tras un rato Jaime poso la mano en su nuca, empujándola suavemente hacia él. Mar comenzó a recorrer esa verga con la boca hasta que llegó un momento en que sintió que le golpeaba la campanilla y que se ahogaba.
Con toda su boca llena de polla, sintió una arcada y tuvo que desistir de metérsela entera. Con su marido conseguía llegar hasta los huevos, pero con aquel chico era imposible, por lo menos sin práctica y la primera vez.
Jaime malinterpreto el gesto pensando que sentía asco o algo parecido. La cogió por los hombros y levantándola la apretó contra él. Ella sintió sus tetas apelmazándose contra su duro pecho así como su verga y huevos apretando contra su vientre y monte de venus. El hombre acerco la punta contra su coñito y comenzó a restregarla. Mar cogió el falo y dirigió el glande contra su clítoris, comenzando a frotarlo. El gusto llego casi instantáneamente cuando sintió ese pedazo de capullo rozándose con su botón del placer. Sabía que si follaban tendría que usar condón, así que quiso jugar aun un poco más, sintiendo a pelo el pene de Jaime contra su vulva.

Mar se había quitado las bragas y no tuvo problema en abrirse de piernas. El empujo hacia ella y su polla recorrió toda la rajita de Mar, mezclando líquido preseminal con su flujo y poniéndose chorreando. La cogió por las caderas y a pesar de que en esa posición era difícil penetrarla inicio un simulacro de follada, restregando la verga por la raja mientras Mar aun la apretaba y dirigía con su mano. Pensó como debía ser tener ese miembro dentro de su coño y se puso aún más caliente.

En ese momento, se abrió la cortina y un fogonazo de luz invadió el cuartito oscuro. Recortado a contraluz adivino la figura de Miguel que los buscaba con la mirada. Trataba de enfocar y verlos, cosa que consiguió abriendo un poco más la cortina.

Mar se sintió descubierta, como si hubiese ido allí sola y su marido no supiese nada. Se dio cuenta que esta vez era diferente y estaba disfrutando tanto que se había olvidado de su esposo.
luis5acont is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 31-dic-2014, 11:41   #27
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 5.681
Gracias 9.100 Veces en 4.032 Posts
Predeterminado Mi mejor y peor Gang Bang

FOLLANDO A CONTRALUZ.



Jaime entrecerró los parpados cuando la luz le golpeó en la cara. A pesar de la interrupción su excitación no bajo en absoluto.

Como era de esperar, se trataba del marido de la chica. Trato de ponerse en su lugar, descorriendo la cortina y viendo entre sombras a su mujer revuelta con otro hombre. Una vez acostumbrada la vista vería como ella estaba semidesnuda, con sus grandes tetas bamboleándose, colgada del cuello de ese extraño que con sus grandes manos aprieta sus nalgas atrayéndola hacia él. Con una cadencia rítmica, como si se la estuviera follando. Al fijar aún más la vista, ve su miembro saliendo y entrando de entre sus piernas y piensa que se la está follando a pelo. De ahí su gesto de disgusto.

Pero cuando observa mejor, ve que solo están jugando y se tranquiliza. Jaime trata de recuperar la concentración. La chica realmente es especial para él. Toda la experiencia ha sido un carrusel de sensaciones, con su punto culminante cuando puso la mano entre sus piernas y sintió sus bragas húmedas. Más aun, cuando deslizo sus dedos entre los labios vaginales y vio que estaba completamente mojada. Hasta entonces había dudado si ella realmente estaba por montárselo con él, o simplemente era un juego.

Mar se soltó y se acercó a Miguel. Hablaron apenas unos segundo y luego ella se arrodillo frente a él y le bajo la cremallera del pantalón. Cuando su polla asomó, comenzó a chupársela hasta que Miguel le indico que ya estaba bien tiesa y mojada. Se quedó allí, guardando la puerta pendiente de que nadie viniera a molestar y con una mano en la cortina, abriendo lo justo para poder ver bien lo que pasaba, y la otra en su verga, listo para masturbarse.

Mar volvió junto a Jaime y se tumbó en el suelo, la falda subida hasta la cintura y sus pechos con los pezones tiesos. El acepto la invitación y se situó entre sus muslos, besando su vientre y bajando poco a poco con la intención de lamer su gran monte de venus y bajar con la lengua a su sexo. Pero cuando llego a su clítoris, ella ya no pudo más. Tiro de él y le puso rápidamente un condón.

Mar creyó desmayarse cuando sintió esa punta gorda en la entrada de su vagina, abriéndose paso hacia el interior y llenando todo el hueco, dilatando las paredes y rozándole los bordes de sus labios. Jaime iba poco a poco hasta que deslizándola sobre mojado, llego a metérsela entera. Mar movió sus caderas tratando de acomodar aquel trozo de carne dentro de su coño, mientras se retorcía de gusto. Le había entrado entera porque notaba sus huevos rozándole el culo. Jaime empezó entonces con una follada lenta, metiendo y sacando su verga del coño de Mar. No sabía si darle fuerte o ir despacio no sea que le causara alguna molestia. Pero ella se llevó la mano al coño y solo tocar con la punta de los dedos su clítoris, empezó a correrse mientras apretaba sus piernas contra el culo de Jaime. El espero casi dos minutos largos a que sus espasmos se detuvieran, reconociendo cada contracción que su vagina hacia contra su pene. Estaba realmente sensual, con los labios hinchados de mordérselos mientras se corría, la boca entreabierta y la melena desparramada por el suelo. Él no se atrevió a tomar la iniciativa, no quiso que ese momento se acabara. Así que fue Mar la que le empujo con la mano en el estómago, forzándolo a salir de ella.

¡Túmbate¡

Le pidió. Luego ella se monto a horcajadas sobre él, dirigiendo su verga de nuevo al interior de su coñito. Jaime sintió un enorme calor cuando la penetro de nuevo, y sus muslos abundantes y fuertes sobre su cintura. Su coño de nuevo fue capaz de tragarse entera su verga y el sintió la humedad sobre su pubis.

Solo hizo falta un par de sentones para que su pene empezara a escupir semen dentro del condón. Mar sintió perfectamente la corrida y lamento que no pudiese todo aquel semen caliente llegar hasta el final de su agujero y empaparlo todo, sirviendo de lubricante para que esa polla siguiera follándola. Apretó hacia abajo hasta que Jaime echo la cabeza atrás, exhausto. Miguel observaba desde la puerta, con rápidas miradas al exterior, vigilante que nadie se acercara a interrumpir.

Luego, al comprobar que Jaime se había vaciado, se acercó a Mar y cogiéndola de la mano tiro hacia él. Observo como la polla del chico salía del coño de su mujer quedando morcillona.

Jaime no entendió lo que susurro al oído de su mujer, pero instantes después ella estaba a cuatro patas y Miguel follándosela por detrás. El agarraba sus caderas y le daba fuerte, provocándole ondas en los glúteos al golpear. No tardo en correrse dentro de Mar, que mantenía los ojos cerrados y se mordía otra vez los labios con expresión morbosa. Jaime quiso creer que soñando que era su polla la que de nuevo la embestía.

Sabiendo que su papel de momento había acabado, se vistió y se dirigió a la puerta para ocupar el sitio que Miguel había dejado vacante. Desde allí observo con la luz que dejo filtrar, a Mar limpiándose el semen con una toallita. Su monte de venus era abultado y de nuevo se excito viéndolo. Sus muslos que el sabia húmedos ahora y sus tetas mientras volvían al interior de la blusa fueron un recreo para la vista.

Ella apenas le miro cuando paso por su lado camino de la mesa. Jaime creyó sin embargo que esa era buena señal. Estaba turbada y eso es que algo había despertado en ella la experiencia.

Alrededor de unas copas, Jaime les dejo su teléfono, no sin antes intentar que la noche continuara en un hotel o en su apartamento. Ellos tenían prisa, habían dejado los críos con una canguro, pero quedaron en llamarlo. Los tres estaban algo inquietos. Mar se corrió como hacía años que no lo hacía, y se había quedado con ganas de más. Pero no lo iba a reconocer delante de Miguel. Ella siempre había ido a remolque de él en esto y le asustaba lo que había experimentado esa noche.

Miguel estaba preocupado y complacido a partes iguales. Por fin había conseguido culminar su sueño. Mar estaba entregada a otro completamente y además había disfrutado, lo que le habría para siempre las puertas de los tríos. Pero viendo como follaba a ese chico ya no se sentía tan seguro de sí mismo y de lo que había desatado en ella. Percibió una conexión que quizá iba más allá del sexo casual y no le gustó mucho.

Jaime también había percibido esa sensación. Ella le gustaba como hacía mucho que no le gustaba una chica. Y creía haber notado correspondencia de ella. La cosa se podía complicar y el que habitualmente huía de esos embrollos, se descubrió deseando que lo volvieran a llamar lo antes posible.
Pero ellos no habían querido facilitar ningún número ni tampoco fijar una cita.
Aceptaron su teléfono y dijeron que ya lo llamarían.

Ahora ya no dependía de él.

Continuara…

Un saludo a todos y feliz entrada de año...
luis5acont is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 08-ene-2015, 00:26   #28
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 5.681
Gracias 9.100 Veces en 4.032 Posts
Predeterminado Mi mejor y peor Gang Bang

UNA INFIDELIDAD DENTRO DE UN TRIO.


Jaime me comento que espero nervioso unos días hasta que finalmente recibió la llamada esperada. Querían volver a verlo. Ellos querían intimidad y un sitio tranquilo y discreto donde verse. Finalmente quedaron en su apartamento. No era habitual que quedara con parejas allí, pero Jaime quiso facilitar al máximo el encuentro.

Él no me dio muchos detalles de los dos encuentros que siguieron, pero tampoco son imprescindibles para continuar nuestra historia. Baste decir que desde un punto de vista exclusivamente de placer sexual, todos disfrutaron. No obstante parece ser que se hizo evidente la buena conexión entre Jaime y Mar y Miguel debió sentirse algo desplazado. Una cosa es dar rienda suelta a tus fantasías y otra comprobar que una vez que las liberas, pueden seguir caminos distintos a lo que te esperas, especialmente si también hay involucradas otras personas. El ver que él no controlaba al 100 x 100 el encuentro y que su mujer había momentos en que se entregaba a ese chaval, de tal forma que llegaba a olvidarse de su presencia, debió mosquear a Miguel. Era un cornudo pero no un cornudo sumiso. Al menos en ese inicio de su rol.

Así que no hubo una tercera vez. Cuando Jaime llamo a Miguel, tras un par de semanas sin noticias, este muy diplomáticamente le dijo que buscaban experiencias diferentes y que preferían no repetir. Era solo sexo y no querían crear ninguna relación estable. Se quedaban con su teléfono y ya le llamarían quizá en otra ocasión más adelante.

Pero mi amigo no se rindió. Tras varios días de comerse el coco y darme a mí la paliza, decidió llamar directamente a Mar, ya que también tenía su número.
Al final consiguió que le contestara sus llamadas y aunque al principio le dio la misma versión que Miguel, finalmente consiguió que admitiera que era su marido el que no quería volver a quedar. Jaime no insistió.

Si eso es lo que queréis…

Malhumorado se despidió de Mar. Luego vinieron unos días de cabreo.

Que si paso de ellos, que si vaya par de idiotas, que si menos mal que ya hemos cortado…

Yo le comentaba:

Si te has quedado tan a gusto ¿Por qué no paras de hablar del tema?

Finalmente unos días después me llamo y me dijo que tenía que contarme una cosa. Lo note un poco excitado. Algo había pasado.

Cuando nos vimos me comento que se había vuelto a ver con Mar.

¿Cómo?

Me llamo ayer y pregunto si estaba en casa. Le dije que si y ella me dijo que estaba al lado.

¿Y?

Pues que vino a mi apartamento y … Bueno.


Cuando Jaime abrió la puerta y la vio sola, de pie y sin hablar, solo mirándolo y con la respiración un poco agitada, no dijo nada. Solo la cogió de la mano y la llevo hacia dentro.

Mar llevaba unos leggins ajustados de color negro y un jersey amplio. Mi amigo no tardo ni un instante en abrazarse a ella y meter las manos por debajo de sus mallas, buscando su culo. La chica busco su boca y sus lenguas empezaron a trabajar. No pasaron de la escalerita que subía al dormitorio de su loft. Allí llego Mar sin los leggins y sin bragas, con su sexo depilado totalmente y solo su jersey tapando los pechos que ya habían quedado libres del sujetador.

No llegaron a subir, el primer polvo fue sobre los mismos escalones. Jaime no pudo resistirse a ese culo subiendo a la altura de su cara, adivinando el coño entre los cachetes y percibiendo el aroma a flujo de una Mar ya totalmente mojada. Inclinándola hacia delante la atrajo hacia si, sacándose el pollón y restregándolo contra su vulva. Ella se arrodilló y separo las piernas todo o que pudo, para facilitar que toda aquella barra de carne la invadiera hasta el fondo de su vagina.

Jaime se la ensalivo un poco, lo que unido a la humedad de ella posibilitó que fuera entrando poco a poco, entre gemidos de placer de Mar, que no puso ningún reparo a que se la metiera a pelo (ella usaba el DIU). Cuando el camino estuvo ya completamente abierto y lubricado, Jaime aumento la rapidez y el ritmo de follada, agarrando por la cintura a la chica y enterrando toda su verga hasta el final, una y otra vez.

La violencia de la follada excitaba aún más a Mar, de forma que unido a las ganas acumuladas no tardo en correrse, con un grito que erizo el vello a Jaime. El, no dejo de culearla hasta que ella sin recuperar aun el aliento, le hizo un gesto con la mano para que parara. La polla quedo fuera excepto su punta, que aún se mantenía dentro de la raja de Mar. Ella muy despacio se movió hacia atrás, metiéndosela y acomodándola en su coño. Con ella dentro de nuevo, termino de recuperarse percibiendo los últimos restos de placer.

Luego se invirtieron las tornas. Mar obligo a tirarse a Jaime al suelo del dormitorio, aun antes de llegar a la cama y se sentó sobre él, metiéndose de nuevo la verga. Se ve que aún le molestaba un poco el roce por la follada que le había metido mi amigo, pero eso no le impidió clavársela hasta los huevos y comenzar a moverse para que Jaime se corriera dentro de ella.
El me conto, que eyaculó como una manguera a presión, llenándole hasta el ultimo recoveco de la vagina de semen mientras por debajo del jersey le apretaba las tetas a Mar. Ella se quedó con la polla dentro un buen rato, moviéndola para sentirla.

Luego se la saco muy despacio, dejando su coñito justo encima de la verga de Jaime y permitiendo que toda su leche fuera cayendo sobre ella. Cuando la última gota escurrió de su coño, se tumbó sobre él, empapándose ambos sexos y sus vientres con todos los jugos de ambos. Antes de llegar por fin a la cama tuvieron que ducharse para poder limpiarse la corrida.

En las tres horas que pudo estar allí Mar, antes de volver corriendo a su barrio a recoger a los críos del colegio, no pararon de follar. Ya en la cama y aun un poco mojada de la ducha, Jaime no se pudo resistir y tumbándola boca arriba, se recreó con la vista en sus muslos, su tremendo coño, sus caderas abundantes y sus pedazo de tetas. Toda abierta para él.

Sus manos y lengua empezaron a trabajarse ese cuerpo, desde sus pechos con sus grandes aureolas y pezones negros, bajando por su vientre, pasando por el abultado pubis, y llegando finalmente a su raja. La comida de coño que le hizo fue intensa y además la complementó introduciendo un par de dedos en su vagina, a modo de consolador, mientras succionaba su clítoris. Justo antes de llegar al orgasmo, Mar le pidió:

Métemela otra vez. Por favor ¡¡¡¡

Jaime no se hizo de rogar y le abrió sus muslos para tenerla completamente a su merced. Ella sintió que los labios de su sexo añadían a la saliva del chico sus propios fluidos, debido a la excitación que le suponía sentir como esas manazas la cogían por las piernas y las separaban dejando su coño totalmente abierto y expuesto a la polla que ya apuntaba hacia él. Dentro de un instante la ensartaría y la follaría de nuevo. Podría sentir las arremetidas y ese pene llenando y dilatando todo su agujero.

Eso era lo que más le gustaba a mi amigo y lo hacía que le gustaran las chicas grandes como Mar. Muy a menudo las chicas con las que estaba se quejaban del tamaño de su polla y de su corpulencia. Se sentían agobiadas por su peso. Especialmente si eran pequeñas y/o delgadas, solía dejar que ellas tomaran la iniciativa buscando posturas cómodas, que les permitieran enfundarse su verga sin dolor. A veces a pesar incluso de la lubricación, iban muy despacio pensando que se harían daño. Muy pocas le permitían follar fuerte y volcarse sobre ellas como lo hacía Mar. Su coño se la tragaba hasta el final y cuanta más rienda suelta daba a sus instintos y ganas, más cachonda se ponía ella.

Como ahora que sobre su cuerpo, se la follaba en la postura del misionero golpeando sus huevos contra su culo, mientras su vástago se introducía a golpe de pelvis hasta lo más profundo. Ella no solo se abría para el sin importar que tuviese el coño ya completamente rojo del roce, sino que se abrazaba a Jaime y cerraba sus muslos en torno suyo para atraerlo y sentirlo aún más. Sin importarle que descargara su peso sobre ella, aplastándole las tetas con su pecho.

Cuando sintió que se iba a correr, cerró un poco las piernas para sentir mejor el roce de esa polla, llegando incluso a ponerlas casi rectas debajo de Jaime. Así aprisionaba y sentía al máximo su miembro dentro de ella. El nuevo orgasmo fue salvaje, arañando la espalda de él mientras Jaime seguía follándosela, con babas cayéndole de los labios y gritando sin poder contenerse.

El chico no tardo en seguirla. Ella mantuvo su pene aprisionado por los muslos y los músculos vaginales y el no tardo en lanzar de nuevo un chorro ardiente de semen en su interior.

Giraron extendidos uno junto al otro y sin sacarla, ella se situó sobre Jaime. Mientras su pene aun goteaba semen dentro de su coño, él la abrazo y le comió la boca mientras acariciaba sus caderas y su culo, a la vez que sentía de nuevo sus tetas aplastarse contra su pecho.

En esta posición dejaron pasar el tiempo hasta que Mar fue consciente de la hora que era. Una nueva ducha mientras Jaime le preparaba un refresco y rápidamente a ponerse la ropa.

Trago con avidez la limonada para saciar su sed mientras se dirigía a la puerta. Aun el, todavía volvió a magrearla metiendo las manos por entre sus mayas y las bragas, tratando de prolongar un rato el contacto con su piel antes de que lo abandonara.

La legua en la boca y después besos en el cuello la retuvieron aun un poco más. Cuando sus dedos llegaron de nuevo a su vulva, ella suspiró y se rindió una vez más. Por debajo de los leggins, apartando la braguita, Jaime inicio una masturbación que Mar acepto como regalo de despedida. El dedo del chico era poco menos grueso y largo que la polla de su marido, y cuando recorrió su rajita entrando y saliendo, deteniéndose de vez en cuando en su clítoris y masajeándolo, Mar volvió a sentir que le llegaba de nuevo el placer. En el momento culminante apretó con su mano la de Jaime para que mantuviera el contacto con su clítoris mientras se corría otra vez.

Sus muslos apretaban también la mano para no dejarla escapar. Cuando el hombre la retiro, estaba empapada y pegajosa.

Al retomar el aliento, Mar le dijo

Tengo que irme ya, no puedo quedarme ni un minuto más.

Lo entiendo, respondió el.

Pero llámame, tengo que verte otra vez.

Claro que sí, respondió Mar.


Y ajustándose los legguins sobre sus braguitas, en las que ya se veía una más que considerable mancha de humedad, Mar termino de recomponerse y salir disparada.

Continuara…

Bueno amigos. En cuanto tenga un rato sigo.
¿Está gustando la historia? Espero que sea de vuestro agrado.
luis5acont is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 08-ene-2015, 20:33   #29
komokome
Pajillero
 
Avatar de komokome
 
Fecha de Ingreso: feb-2011
Mensajes: 70
Gracias 47 Veces en 36 Posts
Predeterminado

¡¡¡Es que cuando el hambre se encuentra con las ganas...!!!
Estupenda y excitante historia...
Sigue contándonos porfa...

__________________
¡Hay que joderse...!
komokome is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a komokome por este Post:
Antiguo 15-ene-2015, 20:59   #30
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 5.681
Gracias 9.100 Veces en 4.032 Posts
Predeterminado Gracias

Gracias Komokome.

Por el numero de visitas supongo que la historia gusta, pero uno no esta nunca realmente seguro de si interesa lo que escribe hasta que alguien no se toma la molestia en postear y comentar.

Espero que la historia que ahora continuo te siga gustando a ti y a todos los demas.

Salu2.
luis5acont is offline   Citar -
Visita nuestro sponsor
Antiguo 15-ene-2015, 21:03   #31
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 5.681
Gracias 9.100 Veces en 4.032 Posts
Predeterminado Mi mejor y peor Gang Bang

Bueno, después de lo último que os conté, la situación se mantuvo durante unos dos o tres meses. Mar se escapaba al menos una vez a la semana y se veía con Jaime en su apartamento. Los encuentros eran una repetición del que ya os he contado. Sexo apresurado, desbocado y fuerte. Mi amigo esperaba con impaciencia que llegara el día y caso extraño en él, se reservaba, evitando estar con otras chicas. Luego siempre me contaba algún detalle de cada encuentro, lo que más le había gustado ese día.

Como el día que llego y solo traspasar la puerta le empujo contra la pared y arrodillándose le bajo los pantalones. Él no sabía porque de repente hizo eso sin ni siquiera saludar, pero supuso que por algún motivo ya venía con la idea pensada y deseaba cumplir esa fantasía. Dejo su polla al descubierto y agarrándola con las manos se introdujo la punta en la boca. Combino una chupada del glande, succionando como si le fuera la vida en ello con una masturbación en toda regla a dos manos. Pronto mi amigo tuvo todo el miembro ensalivado y sujeto por su boca, mientras las manos resbalaban desde sus testículos hasta su glande. Cuando ya no pudo más, aviso a Mar que se iba, pero ella entonces le agarro de los huevos y empujando hacia dentro, trato de introducirse la verga todo lo que pudo.

Los lechazos no se hicieron esperar y a Mar le fue imposible mantener todo el semen dentro. Con cada intento de continuar chupando el esperma le rebosaba por los labios y barbilla, cayéndole goterones sobre su pecho y tetas.

Después de ese inicio Jaime se quedó con las piernas temblonas y aunque volvió a empalmarse, solo consiguió volver a correrse al final, ya casi cuando ella se marchaba.

Otro día me comento que habían probado el sexo anal. Como suele suceder en muchos casos, Mar no era muy partidaria de hacerlo, aunque su marido ya le había estrenado su culito y en contadas ocasiones le permitía follarla por ahí, pero en esta nueva relación, le consentía a su amante cosas que habitualmente negaba a su pareja.

Jaime solo consiguió meterle la punta y poco más, pero suficiente para correrse dentro y llenarle el ano de su espesa leche. A partir de entonces, se convirtió en algo habitual que el buscara su culito en algunas ocasiones para terminar ahí.

Bueno, como he dicho, la cosa funcionó bien durante varias semanas hasta que se complicó. No me extenderé en detalles pero Jaime estaba empezando a encapricharse demasiado. El mismo se asustó viendo peligrar su estilo de vida y con una posible divorciada con hijos entrando por su puerta. Por otro lado Mar también se inquietó, viendo cómo se iba poniendo en evidencia cada vez más ante su marido. El sospechaba que algo pasaba pero no acertaba a adivinar por donde iban los tiros. Pero ella a pesar de estar encoñada completamente con mi colega, ni se le pasaba por la cabeza poner en riesgo la estabilidad familiar y personal que Miguel le proporcionaba.

Finalmente, y tras un par de discusiones, acabaron los encuentros.

Jaime recupero su vida habitual y aunque no se olvidó de Mar (las chicas que realmente te han gustado nunca desaparecen de tu mente), no volvió a tener contacto con ella.

Hasta pasado un año aproximadamente…
luis5acont is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 16-ene-2015, 18:57   #32
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 5.681
Gracias 9.100 Veces en 4.032 Posts
Predeterminado Mi mejor y peor Gang Bang

UNA SORPRESA INESPERADA.


Hola Jaime ¿Qué tal estás?

Perdona pero ¿Quién eres?

Soy Miguel ¿No te acuerdas?

¿Miguel? Perdona pero es que por teléfono no reconozco bien tu voz.

Soy el marido de Mar.

¡Hombre ¡! Ahora sí! Que sorpresa. ¿Qué tal esta Mar?

Pues mira muy bien. Veras te cuento…

Tenemos una propuesta que hacerte y nos gustaría que aceptaras una invitación.

Pues tú dirás...


Esa noche, mi amigo me puso al día.

Una orgia, quieren hacer una orgia con tres chicos solo para ella.

¿Cómo? Joder sí que les ha dado fuerte, en estos meses se ve que no han perdido el tiempo.

Miguel dice que es un regalo de aniversario para Mar.

Y tu ¿Qué le has dicho?

No sé, aun no lo veo claro. La voy a llamar, quiero hablar con ella. No me fio de Miguel.


Efectivamente a la mañana siguiente, llamó a la chica y cuando oyó su voz, viejas sensaciones volvieron a recorrer su piel.

En una larga y amistosa conversación, Mar le aclaro algunos aspectos. Habían continuado en el mundo liberal probando nuevas experiencias. Ella era ya no era la chica cortada e insegura que comenzaba en ese mundo. Pisaba segura y la relación con su pareja se había estabilizado y organizado en torno a esas nuevas prácticas. Ella realmente las disfrutaba ahora, podían y sabían seleccionar lo que les gustaba y cada uno ocupaba su lugar y conseguía su placer.

Estaba tan segura que no le importaba probar cosas más fuertes, que su marido le sugería. Lo siguiente sería un gang bang. Miguel quería verla con varios hombres a la vez.

Ella puso condiciones:

- No serían más de tres.
- Seria gente conocida y probada, no quería sorpresas ni malos rollos.
- Ella decidiría quienes eran.

Aquí entraba el, como uno de los candidatos. Miguel ya se sentía también o suficientemente seguro de su mujer por la evolución que había visto en ella para no vetarlo, aunque al principio no le hizo mucha gracia. Pero ella lo convenció dado que no había muchos más candidatos que dieran para Mar el perfil adecuado. Le pidió que fuera el mismo quien los llamara.

Jaime manifestó sus dudas. No por el hecho de participar en un Gang Bang, eso no le suponía problema alguno, sino porque no sabía cómo reaccionaría al ver a Mar de nuevo y en esa situación. El tono de ella era calmado y seguro, por lo que supuso que tenía las cosas claras y posiblemente había evolucionado a una mujer más pragmática, en busca del placer y dejando de lado sentimientos. Solo cuando lo vio dudar se permitió una cierta cercanía:

Jaime, te aseguro que es solo sexo. Con el consentimiento de Miguel y sin ninguna otra implicación. Me gustaría mucho que estés, sin ti no va a ser igual. Eres el primero en el que pensé. Si no te encuentras a gusto nadie te obliga a quedarte.

Qué diablos. Pensó mi amigo. ¿Quién dijo miedo? No tengo nada que perder.

Y además, la curiosidad lo mataba. ¿Cómo estaría ella? ¿Cómo se desenvolvería en esa situación? ¿Quedaría algún resto de pasión hacia él?

Bueno vale. Me apunto.

Gracias cariño. Miguel te llama y queda contigo.

Ok.


Así pues, la cita resulto ser en casa de uno de sus nuevos amantes, un chalet en las afueras de Madrid.
luis5acont is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 17-ene-2015, 20:27   #33
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 5.681
Gracias 9.100 Veces en 4.032 Posts
Predeterminado Mi peor y mi mejor Gang Bang.

ORGIA EN TRES ACTOS.
ACTO PRIMERO: SEXO SOBRE LA ALFOMBRA.

Los chicos llegaron antes que la pareja. Jaime quedo gratamente sorprendido por sus compañeros de experiencia. Mar había sabido elegir bien. Varios tipos para una sola chica podían suponer una fuente de conflictos y roces.

Cualquier mal gesto y/o intención de dominar el encuentro sobre los demás podía acabar en catástrofe. El respeto y dejar que fuera la chica la que decidiera en cada instante era fundamental, así como el buen rollo.

El dueño de la casa (Goyo) era un tío maduro, casi en la cincuentena aunque de muy buen ver. Acomodado económicamente y bastante educado. Supo ejercer su condición de anfitrión muy bien, creando un buen ambiente y además no falto ni un detalle:

Calefacción, comida, abundante vino y cava, y sobre todo un ambiente acogedor y cálido.

Disfrutaba teniendo huéspedes y conociendo gente nueva.

El otro chaval (Mario) era más jovencito. No llegaría a los treinta. Se dejaba llevar y ya estaba contento solo con participar. Más bien calladito y a lo suyo pero incapaz de un mal gesto ni de crear problemas. Jaime pensó que eso facilitaría entenderse y coordinarse para complacer a Mar.

La espera gracias a las buenas artes de Goyo y a un par de copas de vino fue agradable y sirvió para romper el hielo entre ellos.

Tanto que cuando llegaron Miguel y Mar, lo primero que esta dijo fue

¡Qué bien estáis¡ Si parecéis colegas de toda la vida.

Ellos se sumaron a las copas y al almuerzo y el hielo quedo roto definitivamente, conforme el alcohol fue haciendo efecto. Se hicieron varias propuestas de juegos sexuales para romper el hielo, pero tras varias copas y no pocas risas, todo se desarrolló muy rápidamente.

En el suelo del salón, frente a una chimenea, Goyo tenía una gran alfombra rodeada de un tresillo y dos butacones. Era ancha y mullida. Miguel tomo asiento en uno de ellos y se dispuso a observar como su mujer era desnudada a seis manos sin más preámbulo. La ropa volaba en todas direcciones y en un momento, estaba ya rodeada de tres hombres que le metían mano por donde podían, estorbándose unos a otros.

Mar no había cambiado físicamente nada. Apenas un pequeño tatuaje encima del pubis. Pero otra cosa era su actitud.

En ella poco o nada encontró de la chica que insegura y un poco asustada había entrado en aquel pub una noche, hacía ya un año. Con gestos controlados y disfrutando desde el primer momento, Mar se dejaba hacer a la vez que dirigía la acción hacia lo que ella deseaba.

Ahora quitaos la ropa vosotros. Tres es mucho trabajo para mí.
Goyo y Mario acabaron antes y se enredaron con Mar, en un entramado de caricias y tocamientos. Jaime se sentó en el otro butacón mientras se quitaba los pantalones y el slip, observando a esa chica grandona y jamona que tanto había deseado volver a ver. Cuando se quedó en pelotas, aun siguió observando sin acercarse a ellos.

Mar estaba a cuatro patas mientras que desde uno de sus costados, Mario le sobaba las tetazas que colgaban hacia la alfombra. Ella a su vez, le hacía una paja que hacia crecer cada vez más su polla. No llegaba al tamaño ni el grosor de la de Jaime, pero este tuvo que reconocer que estaba muy bien armado.

Por otro lado, Goyo se situó detrás de Mar, masajeando sus nalgas y recorriendo con sus dedos la raja de su gran culo, hasta perderse en su entrepierna. Por el gesto de ella, Jaime adivino que había llegado a su coño y sus dedos comenzaban a actuar.

Mar ya venía caliente, imaginando seguramente lo que la esperaba, así que empezó a poner carita de vicio mientras la magreaban. Cuando se fijó en la polla ya medio tiesa de Jaime, caída de lado sobre uno de sus potentes muslos, sus ojos se abrieron de par en par, reconociendo la verga que tantos buenos momentos le había dado.

Gateó hacia Jaime, obligando a los otros dos hombres a seguirla. Cuando llego frente a su miembro, sin ni tan siquiera mirar a mi amigo a la cara, sacando la lengua comenzó a lamer con la punta su glande, paseándola luego por toda la extensión de su falo.

Cuando considero que él ya estaba suficientemente cachondo, se la introdujo hasta la mitad y empezó a chupar. Jaime veía que movía las caderas restregándose la polla de Goyo por el culo y seguramente por su coñito.
Pasado un rato y ya muy caliente, Mar volvió a tomar la iniciativa.
Goyo había pensado en todo, colocando a mano condones, toallas y geles lubricantes.

Estos últimos, comenzaron a fluir hacia la entrepierna de Mar, que a pesar de estar ya mojada de forma natural, no rechazo la ayuda consciente de que tres o cuatro pollas (si contaba a Miguel), necesitarían mucha lubricación para no dejarla toda rozada y escocida.

Se puso de pie e invito a los chicos a averiguar cómo estaba de húmeda. Pronto la emparedaron entre los tres, restregándoles sus pollas por su cuerpo, mientras seis manos se dedicaban a palpar todos los rincones de su anatomía. Jaime se encontraba la vulva ocupada ya por unos dedos y se dirigía a una de las tetas aun libres. Su otra mano acaricio el culo y encontró también que Goyo ya había introducido uno de sus dedos en él.

Pronto la cosa degenero en una masturbación en toda regla. Los dedos entraban y salían a la vez del coño y ano de Mar, convenientemente lubricados, arrancándole gemidos de placer solo alterados por breves grititos que daba cuando las manazas de Jaime le pellizcaban los pezones.

La siguiente escena que recuerda mi amigo, es cuando ella decidió que quería su primer orgasmo. La distribución fue Jaime tendido en el suelo con Mar sentada sobre él, toda abierta e introduciéndose su polla enfundada en el condón hasta el fondo y Mario ofreciéndole su verga para que la chupara, mientras que Goyo iniciaba un intento de doble penetración enchufándosela por detrás.

Con su coño bien relleno de polla y el miembro de Mario en sus labios, la chica se concentró en tratar de que Goyo pudiera penetrarla. Se abrió los cachetes con las manos, mientras que cesaba todo otro movimiento, facilitando que la verga de Goyo entrara poco a poco en su ano.

Jaime noto como el pene de Goyo pugnaba por ocupar el recto de su amiga, resbalando gracias al lubricante. Cuando por fin lo consiguió, Mar comenzó una cabalgada salvaje sobre la polla de Jaime, aumentando frenéticamente el ritmo. El hombre que la enculaba solo podía agarrarse a sus caderas, evitando que su pene se saliese del agujero, ya que era muy difícil acompasar su ritmo al de ella. Mar también echaba el culo hacia atrás buscando sentir de esta forma las dos pollas dentro. Cuando le vino el placer tuvo que dejar de chupar y el falo de Mario resbalo de sus labios hacia fuera. Ella soltó su pene y se agarró a sus caderas solo para poder mantener el equilibrio mientras se corría larga y profundamente, sin necesidad de tocarse.

Más adelante intentare colgar un video (no de ellos claro, sino de la web) que para mí, ilustra bien la escena que Jaime me conto. Ahora seguiré diciéndoos, que el siguiente en vaciarse fue mi amigo, con Mar en esa misma postura, seguido de Goyo, que una vez se retiró Jaime, pudo encular a placer a Mar, hasta que también él, lleno su condón de leche caliente y fresca.

Con el coño hinchado aun de la follada que se había metido con Jaime, Mar no se olvidó de Mario.

Un poco más de lubricante y el chico la abrió de piernas sobre la alfombra, follándola en la postura del misionero. No dio tiempo a que nuestra amiga llegara a ponerse otra vez a punto de orgasmo, ya que el chico se corrió casi inmediatamente, quedando ella despatarrada y el encima.

Jaime observo a Miguel y vio como él también se había corrido haciéndose una paja. No sabía en qué momento había sido, si cuando la follada a tres, la cabalgada, el sexo anal o el remate del más joven de los chicos. Solo veía la picha de Miguel con restos de semen. Poco después, Mar se acercó a él, demostrándole su devoción chupándole la verga y haciéndole una limpieza completa con la boca.

Realmente Mar había evolucionado mucho en estos meses. Jaime se preguntó que habrían hecho para que ella alcanzara ese nivel de implicación y control y cuál sería su límite tras un Gang Bang.

El primer acto había terminado y de momento todos estaban satisfechos. Goyo que era un maestro anfitrión y no dejaba de sorprenderlos, propuso servirse una copa para apagar la sed y relajarse en el jacuzzi que tenía en el patio trasero, para dar tiempo a Mar a recuperarse.

Todos aceptaron encantados la propuesta y se dirigieron hacia el patio de atrás, donde estaba el spa particular de Goyo, forrado de madera y con capacidad para los cinco. Una mini piscinita con agua climatizada. Un capricho de chico bien situado, que Goyo había convenientemente rodeado de unos toldos para gozar de toda la intimidad posible, además de la tapia que rodeaba la casa.

Ahora comienza el segundo acto de la orgia, que os contare en cuanto tenga un rato para ordenar y describir adecuadamente el relato de Jaime.

Saludos.
luis5acont is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 18-ene-2015, 20:13   #34
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 5.681
Gracias 9.100 Veces en 4.032 Posts
Predeterminado El Video Prometido

Bueno adjunto este video que es del foro videos (creo que estaba en Videos de Cornudos) y es uno de mis favoritos en la materia.

La chica es de rasgos orientales aunque parece norteamericana. Ilustra como dije antes lo que debió ser la follada a tres que se llevó Mar, tal y como me la describió mi amigo.

A partir del minuto 1:51 se ve como realmente ella se corre sin llegar ni a tocarse siguiera, con las dos pollas metidas dentro. Como aplasta su coño sobre el vientre del chico y se retuerce buscando la máxima penetración y contacto, mientras debe sentir la otra verga en el culo.

Ha soltado la polla que chupaba para poder respirar y gritar. Por cómo se muerde los labios se puede adivinar la corrida que se está pegando y como luego cae casi desfallecida del gusto que ha tenido.

Pues lo dicho, saludos y tratare de volver lo antes posible con vosotros.

Gracias por leer.
luis5acont is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 18-ene-2015, 23:00   #35
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 5.681
Gracias 9.100 Veces en 4.032 Posts
Predeterminado

Parece que no carga.

Parece que hay problemas al cargar los videos y/o fotos.

Ya ha cargado. Estupendo.

Última edición por luis5acont fecha: 19-ene-2015 a las 17:58.
luis5acont is offline   Citar -
Antiguo 21-ene-2015, 22:07   #36
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 5.681
Gracias 9.100 Veces en 4.032 Posts
Predeterminado Mi peor y mi mejor Gang Bang.

ORGIA EN TRES ACTOS.
ACTO SEGUNDO: SEXO SOBRE AGUAS TURBULENTAS.

Con copas en la mano, alternando vino y cava según los gustos, nuestra pareja y amantes ocasionales se recuperaban del primer asalto, especialmente Mar.

Ella ya se había quedado con ganas, porque la follada de Mario había empezado a ponerla de nuevo a tono. No obstante, todavía quedaba mucha tarde por delante y pensó que quizás era mejor bajar un poco el ritmo e ir por pasos.

Sus pechos asomaban entre las burbujas, rotundos y brillantes entre la espuma y el agua. Mientras aun mantenían una charla intrascendente, Mario se levantó y acerco su pene a la cara de Mar. Era el último en terminar y decidió ser el primero en retomar. Ella se rio y lo tomo con la mano, iniciando una suave masturbación. La promesa de esos labios carnosos fe demasiado para el chaval, que no resistió la tentación de llevar la punta de su pene a la boca de la chica. Los labios se entreabrieron dando vía libre al miembro, que penetro duro como el granito.

Mar se recreó con unas chupadas lentas pero muy intensas, como si estuviera con una pajita sorbiendo los restos de un batido. Tanto calor y pasión puso que Mario no se pudo contener. Toda la atención de la mujer era para su polla y tras cinco o seis minutos de recorrerla en profundidad con su boca y lengua, ayudando con las manos, el chico se descargó con varias contracciones que sorprendieron a Mar. Apenas tuvo tiempo para retirarse un poco, viendo como escupía semen que iba a parar al monte de venus y vientre del chico, así como a sus manos.

Ella se limpió con una toalla entre sorprendida y divertida. El siguiente fue Goyo, que muy cachondo por lo que había visto, decidió que él también quería una mamada. Se sentó en el borde de la piscinita y atrajo hacia si a Mar. Las tetas se restregaron contra su badajo, mientras le comía la boca. Luego, poniendo las manos sobre su cabeza, la empujo contra la verga que ya la esperaba tiesa.

Esta vez, Mar controlo más los tiempos, chupando y extendiendo abundante saliva por la polla de Goyo. Alternaba las succiones con masturbación, pero sin hacer coincidir ambas. Goyo, con mucho oficio también, saco en un momento dado el pene de entre los labios de la mujer, para restregarlo por el canalillo de sus pechos. Al estar tan húmedas y la polla tan mojada, esta resbalo sin dificultad.

Mar juntó con las manos sus tetas aprisionando el miembro de Goyo, iniciando una cubana que nos sorprendió a todos. Poco a poco fue acelerando el ritmo y veíamos aparecer y desaparecer la polla del hombre entre sus ubres. Cuando ya llego a un momento de no retorno, fue el quien cogiendo las tetas imprimió el ritmo adecuado para poder correrse, eyaculando sobre el cuello y el canal entre sus dos pechos.

Aun siguió moviendo su verga y batiendo el semen blanco mientras los últimos coletazos de su orgasmo le recorrían el cuerpo.

La imagen de Mar regada con semen fue demasiado para Miguel, que de nuevo se corrió con una paja antes de intentar siquiera llegar hasta ella.
El siguiente movimiento fue de Jaime, quien tras esperar que Mar se limpiara la invito a sentarse junto a él en el borde del jacuzzi. Mar acaricio su polla, reconociendo su tamaño y sintiendo mi amigo como se estremecía. Ella quería volver a correrse. Pero fue Goyo el que abriéndola de piernas le dijo

Te voy a devolver el gusto que me has dado guapa.

Acto seguido comenzó a lamerle la cara interna de los muslos, acercando cada vez mas la lengua a su sexo.

A Mar le gusto la propuesta, abriéndose bien de piernas para permitir acceso total al anfitrión, mientras continuaba su juego de caricias con Jaime.
Goyo llego finalmente a su coñito, lamiendo sus labios e introduciendo en el la lengua antes de centrarse en su clítoris.

Demostró ser un experimentado maestro porque Mar ya no contemplo otra posibilidad que no fuera correrse en su boca, mientras agarraba con fuerza la polla de Jaime y se dejaba besar por todo el cuello. El orgasmo fue largo y contundente, ya que Goyo no paro ni un minuto de succionar y lamer su clítoris, eso sí, cada vez más suavemente, conforme Mar iba dejando de sentir estremecimientos de gusto.

El que ya no podía mas era Jaime, que sin dar descanso a Mar la hizo girar sobre si misma ofreciendo su culo mojado y exuberante. Con su coñito aun chorreante, no tuvo ni que usar lubricante. A pesar del condón, su pollon fue engullido por la vagina de Mar en apenas un par de asaltos.

Los culetazos fueron sonando con eco conforme el aumentaba el ritmo de la follada por detrás, mientras ella apoyaba las manos en el borda de la piscina y sacaba su culo hacia afuera para recibir y sentir a tope la verga.

Los recuerdos de la primera follada en la escalera de su apartamento hicieron que la vista de Jaime se nublara y el placer se concentrara desde la raíz de sus testículos. Poco a poco sintió el calor que recorría desde allí hasta la punta su miembro, conforme su esperma buscaba el coño de Mar e iba saliendo.

Apretándola contra él, terminó de correrse mientras mar giraba la cabeza y disfrutaba de la vista de ese chicarrón vaciándose dentro de ella.
Jaime dejo marcas y arañazos en las caderas de la mujer, debido a la fuerza con que la había manejado y agarrado, pero eso no pareció importarle a ella.
La ronda había acabado con una nueva corrida de cada uno, sin grandes tensiones ni molestias para nadie. Aparentemente todo discurría bien y placenteramente para todos.

Haciendo gala de un sentido de la oportunidad único, Goyo propuso un alto para merendar o tomar café el que quisiera, al que nadie se opuso.

Bueno compis, el tercer acto mas adelante.

No habeis dicho si os ha gustado el videito anterior. Pero no obstante antes de continuar busco otro de tematica jacuzzi para regalaros la vista y crear ambiente, y lo cuelgo.

un saludo y gracias por leer.
luis5acont is offline   Citar -
Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 25-ene-2015, 11:20   #37
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 5.681
Gracias 9.100 Veces en 4.032 Posts
Predeterminado Mi mejor y peor Gang Bang

Hola a todos.

Vaya renovacion que le han pegado al foro. Estamos casi de estreno.

Bueno, mientras unos se dedican a la tambien muy necesaria tarea de poner los medios y actualizar, otros nos dedicamos a aportar los contenidos.

Espero que los mios os gusten.

Para ilustrar el 2º acto, pongo un par de videitos que aunque no reflejan al 100x100 lo contado, si al menos ilustran la experiencia.

Que los disfruteis.

En un poco, termino el tercer acto.

Hasta pronto.
luis5acont is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 27-ene-2015, 21:47   #38
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 5.681
Gracias 9.100 Veces en 4.032 Posts
Predeterminado Mi mejor y peor Gang Bang

ORGIA EN TRES ACTOS.
ACTO TERCERO: UNA INFIDELIDAD DE ALCOBA.


Durante el descanso, que resulto un poco más prolongado de lo esperado, Jaime tuvo oportunidad de recapacitar sobre lo que había visto hasta entonces. La experiencia estaba resultando placentera. La sintonía entre los machos era buena y Miguel parecía estar disfrutando, sin que se crearan malos rollos ni tensiones.

Respecto a Mar, estaba claro que se lo estaba pasando bien, mostrando un cambio importante tanto en seguridad como en experiencia. Solo había algo que Jaime pudiera echar de menos. Un guiño de intimidad de Mar que todavía le permitiera pensar que seguía sintiendo algo especial por él. Algún gesto que le viniera a decir

Tu eres especial y rodeada de tantos hombres aún me gustas más que nadie.

Quizá porque ella aún seguía gustándole y se negaba a aceptarlo. Pero en eso también resulto complacido Jaime. Pare él fue una jornada redonda ya que se fue de allí habiendo follado de nuevo con Mar y con la convicción de que seguiría habiendo algo especial entre los dos. El detalle se produjo en el último y tercer acto de la orgia.

Durante casi una hora y media, aprovecharon para reponer fuerzas, charlar, relajarse y tomar algún tentempié el que quiso. Poco a poco el morbo y la excitación volvieron a todos. Cuando alguien propuso una nueva sesión de sexo y preguntaron a Mar, esta contesto que estaba de nuevo dispuesta, pero que prefería un lugar más cómodo y mullido. Ya había tenido bastante con el jacuzzi y la alfombra.

Goyo comentó que en su habitación había una cama de 1,50 mts de ancho, donde todos podrían disfrutar. Allí subieron todos, pero entonces sucedió algo inesperado.
Miguel dijo

Vosotros ya la habéis disfrutado mucho. Ahora me toca a mí primero. Esperad fuera.

Y entro en la habitación llevando a una sonriente Mar de la mano.
Todos se quedaron un poco sorprendidos, pero como es lógico, respetaron la voluntad de Miguel.

Hablando de ello luego, yo le comente a Jaime que mi experiencia en tríos, me decía que los hombres que ofrecen a sus mujeres, disfrutan en dos momentos al menos especialmente.

En el previo, cuando su mujer se prepara para la cita y antes de ser follada por otro, cuando la excitación de lo que está por venir es máxima, y también después, cuando esta llega y le cuenta todo lo que ha hecho (o lo recuerdan juntos si él ha estado presente).

Yo no creo que Miguel quisiera ser borde ni marcar su territorio, no dio muestras de ello en toda la jornada según Jaime, así que supongo que lo que hizo fue introducir un paréntesis de placer para él, aprovechando esos dos momentos juntos. El recuerdo súper reciente de cómo se habían follado a su mujer, y la excitación de saber que tras la puerta había tres hombres que de nuevo le iban a dar sexo.

Apenas tuvieron que esperar 20 minutos cuando Miguel salió y dijo

Ya os toca, la he dejado muy caliente para vosotros.

Al entrar vimos como Mar estaba en el cuarto de baño sentada en el bidé lavándose.

Estaba claro que su marido se había corrido en su coño. Pero apenas en un par de minutos ya estaba en la cama con ellos. Daba muestras efectivamente de estar caliente, no parecía haberse corrido aun.

Pronto se enredaron sobre la amplia cama. La siguiente imagen que vino a la mente de mi amigo, era la de la chica tumbada usándolo a él y a Mario de cojines, agarrada a sus dos vergas y apretándolas con fuerza mientras abierta de piernas, Goyo le practicaba una nueva sesión de sexo oral. Conforme le iba repartiendo lengüetazos por toda la raja, ella levantaba el culo para presentarle aún más su sexo en la boca. Pronto la saliva le caía hasta la raja de su trasero, empapándola.

Esta visión de la que solo disfrutaban Miguel y Goyo, pronto encendió a este último. El culo brillante de jugos de Mar lo puso a cien y volteándola y poniéndola a cuatro piernas, la penetro desde atrás. Ella continuaba agarrada casi con desesperación a las dos pollas, mientras con la cabeza sobre las sabanas y el culo totalmente en pompa aguantaba las arremetidas de Goyo, que no tardo en correrse.

Exhausto, se separó de Mar, dejando el puesto a Mario, que sorprendió pidiéndole a la chica que le dejara follarse su culo. La visión de Mar a cuatro patas con el culo y sexo chorreantes le había puesto a cien. Deseaba ese culazo y Mar se lo concedió.

Tras lubricar adecuadamente comenzó una nueva follada. Lentamente y recreándose, la punta de su polla empujó, dilatando su agujerito. Aun un poco más, introduciéndola hasta la mitad y volviendo a sacarla, para no dañar a Mar, que no parecía sentir dolor. Cuando consideró que estaba ya suficientemente dilatada, su verga hizo el recorrido completo hasta enterrarse completamente en su culo. Muy perezosamente, se movía adelante y atrás por su ano, disfrutando Mario del roce y la excitación y retardando su corrida.
Mar estaba poniendo ojos de vicio y sus dientes volvían a morder sus labios, mientras Jaime sentía como le apretaba el falo cuando la polla de Mario llegaba al fondo del ano.

Un Mario que crispado comenzó a convulsionar mientras aferrado a las caderas de la chica se vaciaba completamente en su culo. El gesto de Mar cambio cuando sintió que el chico se corría, y trato de aumentar el ritmo de follada, pero Mario la mantenía cogida y pegada a él. Ella no podía sentir el semen a causa del condón, pero supo perfectamente cuando él termino de eyacular.

Cuando la saco, se tumbó junto a ella aun jadeando. Mar se dejó caer en la cama, resoplando y aparentemente cansada, aunque Jaime pensó por su gesto que en realidad lo que estaba era cachonda. Miguel y Goyo no lo entendieron asi, y pensaron que era necesario un descanso, ya que la chica no hizo intención de dirigirse a Jaime.

Goyo dijo:

Voy a lavarme y a preparar algo de picar para cenar, yo ya me he quedado bien.

¿Alguien quiere una cerveza? ¿Mar?

No gracias, luego. Ahora voy a reposar un poco.

¿Y tú Miguel?

Si, te acompaño.


Tras unos pocos minutos, Mar intercambio una mirada con Jaime que él supo interpretar perfectamente. Ella no estaba cansada sino cachonda. Su mano en ningún momento había dejado de acariciarse el coño. Estaba maniobrando para tratar de quedarse a solas con él.
Pero Mario seguía allí.

Oye Mario ¿podrías subirme un poco de agua?

Mario abrió los ojos y salió de su sopor.

¿EH? Si claro.

Apenas el salió por la puerta, Mar se incorporó y se subió encima de mi amigo.
En un momento y sin ningún preámbulo cogió su polla y puso el glande en la entrada a su vagina. Maniobrando con la mano, metió la punta, y luego dejándose caer, se introdujo el resto del falo.

El contacto de su polla desnuda en la vagina de Mar, electrizó a ambos, provocándoles una bocanada de placer inmediato e intenso. Jaime ya sabía que esta postura gustaba mucho a la chica, y que hacia posible que se corriera incluso sin tocarse. No fue este el caso, ya que el haber tenido ya varios orgasmos y la repentina llegada de Mario cuando aún estaban en faena, hizo que Mar tuviera que recurrir a frotar su clítoris con sus dedos.

Mario coloco el agua en la mesita de noche y se echó a su lado. Mar ya no daba sentones, solo mantenía la verga muy dentro de ella mientras se masturbaba. Le basto mirar la cara de Jaime para saber que él estaba también a punto y solo entonces, comenzó a moverse para que su polla recorriera la vagina, procurándole el roce necesario para que alcanzara el clímax y se vaciara completamente dentro de ella.

Supo compaginar perfectamente los primeros chorreones de semen con la llegada de su orgasmo, escapándose un grito ahogado de sus labios.

Mario en la postura que estaba no podía saber que lo estaban haciendo a pelo. Trato de participar acariciando el culo de Mar, pero cuando recorrió la raja y acercó la mano al coño ya empapado y chorreante de leche, ella se la retiró.

Ahora no Mario por favor ¡¡¡¡


Dijo todavía entre jadeos.

El chico obediente, no intento nada más. No pareció molestarse. Mar se tumbó sobre Jaime cerrando sus piernas y aprisionando su verga aún más, provocando una punzada de placer extra a mi amigo. El la abrazó y así se mantuvieron un rato, tratando de acompasar de nuevo los desbocados latidos de sus corazones.

Jaime no quería pensar, solo disfrutar ese regalo que le había hecho Mar. Aun así, estaba inquieto porque en cualquier momento podría entrar Miguel o Mario darse cuenta de que estaban follando sin condón. Creía que el chaval seria discreto pero nunca se sabe.

Afortunadamente el chico debió interpretar por el gesto anterior que ya era suficiente sexo para Mar, y que su presencia allí era incomoda, por lo que se levantó y muy educadamente dijo que se bajaba a beber una cerveza y ayudar a preparar la cena.

Ella se levantó inmediatamente y de dirigió a la ducha. Jaime uso el bidé y cuando se acercó a Mar, esta le dio un beso y le dijo algo así como

Baja ya, no quiero que vean que estamos mucho rato aquí solos.

Ok.

Al bajar, aparentemente nadie reparo en él. Miguel estaba distraído y pareció pendiente de su llegada. Pronto estaban todos juntos bebiendo cerveza y disfrutando de una cena fría.

No hubo lugar para más sexo esa noche. Mar estaba ya más que satisfecha. Manifestó que iba a tener que poner el coño en hielo al llegar a su casa para evitar la hinchazón y todos rieron la ocurrencia. No hubo promesas ni compromisos para otra sesión, aunque Miguel dijo que dado lo bien que había ido todo, quizás se plantearan repetir o algunos nuevos jueguecitos.

Para Jaime fue más que suficiente con esa esperanza.

Tres días después, dos amigos tomaban café juntos.

Venga tío, no te hagas de rogar. ¿Qué tal fue el sábado?

Bueno, fue un pasote. Ya verás cuando te cuente. No te lo vas a creer. Esto es para novelarlo y escribirlo.

¿Ah sí? Pues cuenta, cuenta…
luis5acont is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 28-ene-2015, 17:41   #39
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 5.681
Gracias 9.100 Veces en 4.032 Posts
Predeterminado

Ah que se me olvidaba....

Ultimo videito para ilustrar el ultimo acto.

En este caso he encontrado uno que por las caracteristicas de la mujer y la coreografia, bien podria ser lo que sucedio esa tarde en la alcoba...

Salu-2
luis5acont is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 08-feb-2015, 01:20   #40
testosterona
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2010
Ubicación: andalucia
Mensajes: 361
Gracias 251 Veces en 141 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por luis5acont Ver Mensaje
Ah que se me olvidaba....

Ultimo videito para ilustrar el ultimo acto.

En este caso he encontrado uno que por las caracteristicas de la mujer y la coreografia, bien podria ser lo que sucedio esa tarde en la alcoba...

Salu-2
bueno pues me gusta como lo cuentas todo enhorabuena
saludos
testosterona is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a testosterona por este Post:
Antiguo 27-feb-2015, 12:40   #41
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 5.681
Gracias 9.100 Veces en 4.032 Posts
Predeterminado Mi Experiencia Más Morbosa Y La Menos.

MI EXPERIENCIA MÁS MORBOSA Y LA MENOS.


Hola de nuevo compañeros/as de foro.

Tenía varias experiencias en mente para continuar con el hilo, pero hace unos días, en una reunión de amigos/as, sucedió algo que hizo que se me encendiera la lucecita del recuerdo y el morbo. Habíamos quedado un grupito de mis amistades habituales en casa de una pareja para celebrar un cumpleaños, unas nueve personas entre parejas y hombres y mujeres sueltos. Como la noche estaba fatal para salir a la calle luego, decidimos pedir cena y quedarnos en la casa. Así que nos dieron las tantas y como ya imaginareis, el alcohol y el buen rollito nos llevaron a muchas risas y a desbarrar un poquito.

Cuando ya estábamos contentitos, comenzamos una rueda de historias picantes. Al final propusimos que cado uno tenía que contar una anécdota o historia real de algo relacionado con el sexo. Cuando propusimos temas, salieron varios: historias de cuernos, sexo en sitios públicos, cual fue nuestra primera vez y con quien, etc…
Aunque hay confianza y ya somos mayorcitos, estos amigos no están en círculos liberales (al menos que yo sepa) y lógicamente todo tenía un límite, pero no dejo de sorprenderme, lo lejos que pusieron ese límite algunas chicas, a la hora de contar intimidades, en especial una de nuestras amigas que está casada. Su marido que ya la conoce cuando se toma dos copas, se lo tomaba con resignación y renunciaba a que se contuviera. La verdad es que pasamos un rato súper divertido y muy excitante.

En una de las ruedas de historias, propuso una de las chicas que explicáramos la experiencia más excitante y morbosa, así como la menos excitante y más asquerosa cosa que hayamos hecho en el sexo.

Yo comente que lo más asqueroso y lo más morboso no tienen por qué ser incompatibles y todos se rieron bastante, dándome la razón.

Lo cierto es que aquí la gente no fue tan explícita. Hay cosas que cuesta contar, pero a mí me vinieron a la cabeza dos experiencias entre muchas, y ya me fui con ellas en la cabeza para casa, pensando que tenía tema para la próxima aportación en este hilo.

La más excitante, no llegue a contarla, porque suponía tener que identificar una situación que entre amigos y conocidos, podría delatar a la protagonista. Así que conté otra menos comprometida. Pero no se me fue de la cabeza y me quede con las ganas de compartirla. He tenido muchas experiencias excitantes, pero cuando la chica propuso contarlas, esta fue la primera que me vino a la mente.

Sin embargo empezare por la experiencia en teoría menos excitante. Luego vosotros me diréis que os ha parecido, porque como he dicho antes, no siempre lo asqueroso y lo morboso van separados. En este caso además, como en el post anterior, tomo prestada una experiencia que no es mía. Me fue relatada por una amiga y me pareció tan divertida y guarra, además de que al contarla una chica le añadía un especial morbo, que enseguida supe que os iba a gustar más que cualquiera de las mías.

LA EXPERIENCIA MÁS GUARRA DE TERE.

Bueno, pues primero tengo que presentaros a Tere. La conocí cuando hace unos tres años, me tuve que trasladar a una capital del Sur por temas de trabajo, durante unos meses. No estaba solo, ya que en esta ciudad tengo varios buenos amigos, y como siempre, los utilizo para ampliar mi círculo y conocer gente allí donde llego nuevo.

Como compartimos afición a los deportes de montaña, pronto me metieron en grupos de senderismo, escalada, etc… aquí siempre hay gente nueva en cada quedada que se hace, pero conforme va pasando el tiempo, siempre se hacen cuadrillas entre aquellas personas más afines, y al final acabamos buscándonos para cualquier actividad deportiva o lúdica (salida de copas, cenas, etc…).

Tere se incorporó al grupo casi a la vez que yo. La trajo una amiga y de momento conectó con nosotros, por edad, por carácter, en fin, que estaba en nuestra onda.
Madurita, divorciada, independiente y con las ideas muy claras. Cuando salió por primera vez el tema, no dudo en decirnos que estaba feliz con su trabajo, sus actividades y su grupito de amigas. Que lo último que quería era un compañero ahora.

Un chico le pregunto:

¿Y cómo lo haces cuando te apetece un poco de marcha? ¿Te dedicas al onanismo?

Y ella sin cortarse, dijo:

Pues la mayoría de las veces sí. Cuando puedo me busco un follamigo y me doy un buen homenaje, pero no es fácil encontrar uno que sea adecuado.

Pues aquí tienes unos pocos candidatos, apúntanos en la lista para cuando tengas ganas.

Vale, jajjajjja, apuntados estáis.


A mí se me encendieron las alarmas. Ella y yo teníamos buen rollo, pero aun no le había tirado los tejos. Esto me animo a hacerlo, pero al principio, ella no se mostró muy receptiva.

Según me conto luego, había dicho la verdad. Quería un chico solo para follar (el sueño de todo hombre), pero la cosa no era tan sencilla. Tampoco quería acostarse con cualquiera. Cuando le apetecía y salía a “cazar”, no siempre encontraba a alguien adecuado. A veces para cuando quería darse cuenta, ya había metido en casa a un gilipollas. Cuando encontraba a alguien que le gustaba, siempre se acababa complicando la cosa. Los tíos querían compromiso y/o exclusividad, así que discutían. Los encuentros tenían que ser cuando ella decidiera y los tíos la llamaban a todas horas.

Por eso, se tomaba las cosas con calma. Primero me estuvo observando un tiempo, conociéndome, hasta ver de qué pie cojeaba yo. Eso sí, cuando llego a la conclusión de que conectábamos bien y podría ser un buen candidato, se lanzó de cabeza. A mí me pillo un poco de sorpresa, porque aunque solíamos ir juntos en las salidas del grupo y nos llevábamos muy bien, yo ya casi había descartado que pudiese haber sexo.

Aun así, yo mantenía la puerta abierta, y un buen día, se me coló hasta la cama.
Ella era así. No daba la menor señal hasta estar segura, pero luego no había periodo de transición, pasaba directamente a la acción.

Fue en un fin de semana de salida de senderismo. Hotelito en la sierra y dos días de rutas por la zona. Nada más llegar coincidió que las habitaciones dobles no cuadraban. Quitando parejas, quedábamos ella y yo de pico, para compartir. Le comente que no se preocupara, que yo era muy formal y Tere se rió.

No obstante, había dos hermanas juntas en otra habitación, así que le dije que si se encontraba incomoda podía llevarse el colchón y dormir con ellas.

De eso nada, me dijo.

Yo duermo en una cama esta noche. Compartimos y no se hable más, que parece que tenemos quince años.


Ese día la ruta fue larga y dio para mucho. Bueno, debéis saber que Tere es una mujer de 38 años, muy bien conservada y deportista. A pesar de ello, cuando sale no suele llamar la atención porque es demasiado discreta vistiendo, con un estilo algo hippy y casi un poco dejada. No se saca partido. Eso hace que no suela llamar la atención y que los chicos no se fijen demasiado en ella. Tremendo error. No es que sea una belleza y además es poco proporcionada, pero cuando viene a la montaña la cosa cambia por completo.

Allí siempre usa mallas y shorts ajustados, y no puedes evitar fijarte en un impresionante culazo y en unas pedazo de tetas que siempre lleva subidas hasta la boca. Nunca la he visto sin llevar sujetador. Además, es de la que no se cortan a la hora de enseñar, ya sea en la ducha del camping, bañándonos en ríos o pozas, cambiándose de ropa, dentro de la tienda de campaña, etc…

Recuerdo una vez que vadeamos un arroyo y no se cortó a la hora de quitarse los pantalones, quedarse en bragas y meterse en el agua. Menos mal que el agua estaba helada y compenso la erección que me provoco verla así.
Bueno, pues ese día no me decepciono. Llevaba unas mallas negras súper ajustadas y un top que apenas podía contener sus tetazas.

Ese bamboleo de pechos, y esos glúteos moviéndose delante de mí, eran hipnóticos. Subiendo por sendas para cruzar un collado, casi pegaba mi nariz a su trasero, incapaz de detectar las bragas debajo de sus finas mallas. Empecé a pensar que no llevaba nada.

No sé si ya venía con la decisión tomada, si lo había pensado esa mañana cuando el reparto de habitaciones, o si fue durante la ruta que duro casi todo el día, pero detecte que algo había cambiado en su forma de relacionarse conmigo. Más cercana, muy pegada a mí, siguiéndome el rollo en todas las tonterías que le decía y las bromas que le gastaba, hablándome con segundas…

Mi instinto me decía que me estaba abriendo la puerta por fin.

En un momento dado, trepando por una pendiente, ella se giró hacia mí y me dijo

¿Me estas mirando el culo?

Claro que sí. ¿Te molesta?

¡Que va ¡ Lo que se tengan que comer los gusanos, mejor que lo disfruten los cristianos.


Este cachondeito es el que nos traíamos por el camino. Además pronto cogimos nuestro propio ritmo y nos fuimos separando del grupo. No echamos a nadie de menos y el ambiente fue haciéndose más cómplice cada vez.

Para cuando volvimos al hotel y nos tomamos unas cervezas ya con el grupo reunido, todo estaba bastante claro. La ultima indirecta en voz baja, fue si íbamos a ducharnos juntos o por separado.

Juntos para ahorrar agua y jabón, le contesté…

Quedamos en dos horitas para descansar y luego bajar a cenar todos juntos.

Apenas traspasamos la puerta y dejamos las mochilas sobre la tarima, nos quedamos frente a frente sin saber quién de los dos iba a dar el primer paso. La incertidumbre solo nos duró un par de segundos, lo que tarde en cogerla y besarla en la boca.

A partir de ahí todo fue súper rápido, como si alguien hubiese dado un pistoletazo de salida y nosotros fuésemos corredores sobre la pista.
Comenzamos a quitarnos la ropa, estorbándonos el uno al otro con magreos y caricias.

Cuando se bajó las mallas me di cuenta de por qué no pude notar sus bragas a pesar de haber pegado mi nariz en su culo. Llevaba un mini tanga también negro, que apenas le cubría su vulva. Un pequeño hilito rodeaba su cintura y se perdía en la raja de su trasero.

Acabamos en la cama revueltos, yo intentando comerle las tetazas mientras ella se agarraba a mi pene. Sudados y con el polvo del camino aun cubriéndonos los brazos y pelo.

No me importaba nada y a ella tampoco. Cuando hundí mi cara entre sus muslos, un aroma a sudor fresco mezclado con flujo invadió mi nariz. Pero Tere no dejo que mi lengua llegara a tocar su clítoris. Tirando de mí con los brazos y cerrando las piernas contra mi culo, consiguió que mi polla apuntara a su coño, ya suficientemente mojado. Me quería encima de ella y no tuvo que insistir.

No me podía creer que me la estuviese follando. Estaba tan excitado y ella tan activa, que nos dimos tanta caña que no pude contenerme y me corrí antes que Tere. No me permitió salir de su interior y se masturbo hasta correrse.

Pude compensarla tras un breve descanso. A Tere le gustaba el sexo intenso, fuerte y cañero. Como si quisiera efectivamente desahogarse de las ganas que iba concentrando a lo largo de los días. Nos quedamos abrazados y nos dormimos. Un sexto sentido me despertó, sabiendo que ya íbamos tarde. Aunque estaba empalmado de nuevo, tuvimos que correr a la ducha para no llegar tarde. El problema es que una vez allí, compartiendo jabón y espuma, no pude contenerme. Ese culo lleno de espuma y mi verga deslizándose por él y sus muslos fueron demasiado para mí. La giré e intente metérsela. Tere se aupó un poco para facilitar la penetración. Ella también estaba de nuevo caliente. La follada fue frenética e intensa.

Abrí la mampara para tener más espacio y agarrado a su cintura comencé a culearla fuerte. Esta vez aguante hasta que Tere se corrió primero y luego me vacié yo, incorporándola y agarrando sus tetas mientras mi polla resbalaba fuera de su coño. La apreté contra mí para sentir su culo contra mi vientre.

No tuvimos tiempo de recoger nada y el cuarto de baño quedo como un bebedero de patos, entre charcos de agua, espuma y otras cosas…

Lo cierto es que a partir de ahí ya enganchamos todo el tiempo que estuve desplazado en su ciudad. A pesar que a veces pasábamos bastantes días sin vernos, la relación y el sexo fue tan bueno que nos permanecimos “fieles” durante todo el tiempo, a pesar de que no nos habíamos prometido exclusividad (o permanencia que diríamos si se tratara de una compañía de teléfonos).

Esos meses dieron para mucho y me traen muy buenos recuerdos, así que perdonad que me haya ido un poco por las ramas en esta introducción. Si queréis alguna historia más mía y de Tere no dudéis en pedir…

Continuara....
luis5acont is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 27-feb-2015, 20:13   #42
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 5.681
Gracias 9.100 Veces en 4.032 Posts
Predeterminado

Hola de nuevo. Voy a tratar de continuar con la tradicion de documentar la experiencia con un video o foto lo mas parecido posible al tema tratado. En este caso una latina amateur que se deja grabar mientras se lava.

Este ilustra a la perfeccion lo que podria ser el culo de Tere, mas parecido imposible.

Incluso en el reto del cuerpo, la similitud con mi amiga es notable.

Un saludo a todos.
luis5acont is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 01-mar-2015, 22:22   #43
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 5.681
Gracias 9.100 Veces en 4.032 Posts
Predeterminado La Experiencia Más Guarra De Tere.

Pero vamos al asunto del hilo. Os aviso que es una experiencia un poco escatológica, asi que al que no le agrade el tema, está a tiempo de no seguir…

Fue también una noche de invierno, que quedamos en su casa. Follamos y cenamos (por ese orden). Luego, tras bebernos una botella de vino, toco sofá y película. Otra botella descorchada y una mantita cubriéndonos para abrigarnos. Mucho juego de manos por debajo de la manta.

La peli estaba resultando aburrida así que comenzamos a charlar, intercambiando intimidades relacionadas con nuestras anteriores parejas y experiencias. Conforme iba acariciando sus pezones y deslizando mis dedos muy despacio entre sus muslos, le preguntaba cosas como cuando fue la primera vez que folló, como era su marido en la cama, que la excitaba más…

Tere respondía acariciándome muy suavemente el falo, que ya estaba de nuevo tieso, y haciéndome ella también preguntas comprometidas.

La segunda botella de vino comenzó a hacer su efecto y se me escapó que había visitado “una vez” un local liberal (si ella supiera). Tere dijo que ella no iría nunca a un sitio así, pero rápidamente mostro interés por conocer todos los detalles.

Le dije que la gente que vi allí no era tan diferente de nosotros. Todos tenemos sueños y fantasías sexuales, la única diferencia es que ellos se atrevían a ponerlas en práctica y los demás no. Pero salvo alguna excepción, no se trataba de degenerados o grandes viciosos, sino más bien de gente más normal de lo que pudiese parecer.

¿Es que tú no has hecho nunca algo guarro o realmente asqueroso en el sexo?

Tere se quedó un momento pensativa y luego le dio la risa. Era evidente que se había acordado de algún episodio de su vida.

Venga, cuéntamelo.

Que no, que me da mucha vergüenza.

¿Más que a mí admitir que he ido a clubs de intercambio?



Al final logre convencerla.

La historia viene de muy atrás, cuando ella era muy, pero que muy jovencita.
Era su tercer noviete, justo antes de conocer al que al final sería su marido.

Tere era aún virgen. Me sorprendió cuando me lo dijo, pero ella tenía muy claro entonces que su coñito solo seria para el hombre con quien se casara. Me costaba trabajo creer que una chica tan activa sexualmente no lo hiciera con sus novios.

Vamos a ver, idiota, que yo no he dicho que no tuviese sexo, solo que no me dejaba penetrar por el coño. Eso solo lo hice cuando encontré al que estuve segura que sería mi pareja. Pero eso no significa que no me divirtiera. ¡! Pues menuda era yo con esa edad! ¡

Entonces tu…

Yo hacía de todo menos pasar hacia dentro de mi vagina.

¿De todo? Pregunté sorprendido.

De todo y no me pidas más detalles que no te los voy a dar…


Tere continuó contando.

Era un viernes y llevábamos de marcha desde por la tarde con nuestra pandilla. Ya íbamos un poquito cargados de alcohol y de repente se nos ocurrió ir a una discoteca de moda que estaba en las afueras. Como a los demás les pareció que no había que irse tan lejos para acabar de emborrachase, mi novio y yo nos fuimos solos.

Una vez allí, continuaron bebiendo. El local estaba bien y tras bailar bastante rato en la pista, se retiraron a otra de las zonas más tranquilas, donde ponían lento para las parejitas. El sitio estaba a propósito con muy poca luz y la sala era grande y con sofás y butacas, donde las parejitas hacían manitas y se daban el lote, aprovechando las circunstancias.

Ellos, ya bastante mareados del alcohol y el calor, ocuparon un rincón bastante discreto y empezaron a meterse mano. De pie, contra la pared y tapándola con su cuerpo, el novio de Tere metió la mano entre su pantalón de mayas elásticas y alcanzo su clítoris.

Tere sintió entre el mareo y el dolor de tripa, un calor que se iba extendiendo por sus ingles, a medida que el chico empezaba a acariciarle el clítoris. Llevaban toda la semana esperando para poder follar y eso se notaba. Ella mira nerviosa pensando que todo el mundo estaba pendiente, pero allí, en lo oscuro, solo se ven bultos y sombras. Parece que cada uno va a lo suyo y la música alta además, esconde sus gemidos cuando empieza a notar el placer.

Los dedos de su novio pronto se escurren entre los pliegues de su coñito adolescente muy mojado. Uno de ellos se introduce más de lo debido y ella tira de la mano, llevando las yemas de los dedos de su chico al clítoris.

Él se esmera, ya tienen experiencia porque no es ni mucho menos su primera paja. Cuando Tere nota que va a correrse se abraza a él para no caerse al suelo, le tiemblan las piernas de manera incontrolada. Su mano no deja de moverse dentro de las mayas. Sigue mareada, pero ya no le importa quien pueda mirar ni oírla. Su novio también está a lo suyo y lo hace tan bien, que Tere da gracias a que no estén en otro sitio, porque si no, se metería la polla hasta el fondo y le darían por el culo ya a la virginidad.

El orgasmo llega entre espasmos dentro de su vulva y muslos que se ponen rígidos del gusto que está sintiendo. Cuando su novio retira la mano la tiene chorreando.
Tere me dijo que su chico estaba tan caliente y bebido que trato de sacarse la polla allí mismo, pero ella no lo consintió. Una cosa era una mano dentro de un pantalón elástico y otra muy distinta jugar con un falo cuando ya habían llamado la atención de todos los que estaban alrededor.

Decidieron irse y coger la moto para desplazarse a algún sitio más tranquilo, algún parque o algo así. No obstante, al salir, vieron en un lateral un callejón poco transitado y muy oscuro, entre la discoteca una nave industrial. Ahí había un hueco donde estaban los contenedores de basura. El novio decidió que para que iban a ir más lejos y se metieron entre la salida de emergencia y los contenedores, donde quedaban a salvo de miradas indiscretas.

Él se bajó los pantalones y se sacó la verga, ya completamente tiesa. Tere se la metió inmediatamente en la boca.

Así, ¿cruda y sin lavar? Le dije yo en tono de guasa…

Pues sí señor, yo tenía una moña encima que para tener paladar fino estaba…

En dos minutos estaba completamente ensalivada y Tere la chupaba desde la punta, hasta introducírsela casi entera. Él estaba un poco anestesiado por el alcohol, así que nuestra amiga tuvo que aumentar el ritmo de la chupada para conseguir que se corriera. El novio se tambaleaba un poco así que se agarró a la cabeza de Tere y aprovecho para sujetársela y comenzar a marcar la cadencia que consideró adecuada para llegar al orgasmo.

Lo cierto es que según me conto ella, la cosa acabo en que no era Tere la que le chupaba la verga, sino el, el que se follaba su boca. La chica intento retirarse y que bajara el ritmo, pero él ya estaba notando como le llegaba el placer y no se lo permitió.

Aquí es cuando se desencadenaron los acontecimientos. Tere tenía ansias por la borrachera, así como por el desagradable olor de los contenedores. Allí además olía a meados.

La follada bucal contribuyo también a que sintiera arcadas, ya que el pene de su novio entraba casi hasta la campanilla, haciendo que le costara respirar. Pero el remate final fue cuando su chico comenzó a correrse. En un impulso instintivo empujo su verga hasta el fondo, manteniéndola allí mientras le sujetaba la cabeza. El chorretón de semen fue directo al interior de la boca y a su garganta, provocándole un acceso de tos. Realmente creyó que se ahogaba.

La arcada fue ya inevitable y un chorro de vomito mezclado con esperma inundo su garganta y boca, poniendo perdida la polla y los huevos del chico. Al tenerla aun dentro, parte del vomito se quedó en su faringe provocándole varias arcadas más. Por fin pudo sacársela de la boca, toda pringosa, pero solo para abrazarse a las piernas de su chico y continuar hasta echar la primera papilla.

La verga, los huevos, las piernas, el vientre, los pantalones, los calzoncillos… todo quedo vomitado. El novio no sabía para donde mirar ni que hacer. Si no fuera porque no le quedaba nada en el estómago Tere hubiese vomitado todavía más al ser consciente del olor nauseabundo que se añadía al ya existente.

Ahora le daba la risa al recordarlo. Yo también me partía imaginándome la escena.
Pero en ese momento ella aún era muy joven y por la cara que puso su novio pensó que la iba a dejar allí tirada. Cuando volvían en la moto la peste les seguía y se hacía muy intensa cada vez que paraban en un semáforo. Afortunadamente a esas horas apenas había circulación y se tropezaron con muy poca gente.
Tere recuerda que a pesar de haberse duchado y lavado bien el pelo, horas después aún seguía notando olor a agrio… cuando al día siguiente le pregunto a su novio, este solo dijo que su madre no paraba de decir

¿Pero qué has hecho? ¿Dónde te has metido?

Y que tuvo que lavar la ropa dos veces.

Bueno, esta es la historia prestada de mi amiga Tere. La verdad es que nos dio para reírnos un rato y para varias bromas cada vez que practicábamos sexo oral…
Bien, os animo a que si queréis, contéis también vosotros alguna experiencia “guarra-guarra”.

Entre tanto, voy redactando la experiencia más morbosa, que también tiene un componente bastante “guarrillo”.

Saludos compañeros.
luis5acont is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 04-mar-2015, 08:06   #44
pepepotoro
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2007
Ubicación: JALISIA
Mensajes: 90
Gracias 8 Veces en 7 Posts
Predeterminado Genial

Me encanta este hilo, la descrición, sensibilidad y el tema. Me parece muy real e interesante y me sorprende que no esté más activo. Así que haciendo un alarde que nunca hago, publico este comentario, ya que normalmente solo consumo de esta estupenda página sin participar.

Sigue!
pepepotoro is offline   Citar -
Antiguo 04-mar-2015, 21:30   #45
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 5.681
Gracias 9.100 Veces en 4.032 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por pepepotoro Ver Mensaje
Me encanta este hilo, la descrición, sensibilidad y el tema. Me parece muy real e interesante y me sorprende que no esté más activo. Así que haciendo un alarde que nunca hago, publico este comentario, ya que normalmente solo consumo de esta estupenda página sin participar.

Sigue!
Gracias pepepotoro.

Durante mucho tiempo yo tambien estuve entrando en este foro y disfrutando de todo lo que ofrecia sin pararme a comentar y sin ni siquiera agradecer.

Siempre con prisa, directo a los videos y fotos, pensando lo complicado que es pararse solo un momento a ver como puedo aportar.

Con el tiempo vi desaparecer en las profundidades del foro algunos hilos que me gustaban mucho, por falta de aportaciones, o simplemente por que sus creadores estaban ya aburrido de postear sin que nadie dijera si al menos estaban gustando.

Por eso valoro aun mas que hayas dejado tu mensaje.

Y de agradecer a aportar solo hay un paso, te lo digo por experiencia propia.

Bueno, como propina y esperando que siga gustando el hilo, un video para ilustrar la ultima expe.

Y no podia ser otro que uno de chica "atragantandose" dado el contenido del ultimo post. El que no le guste el gagging que se lo salte.

Un saludo a todos y en cuanto pueda sigo.
luis5acont is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 04-mar-2015, 23:18   #46
komokome
Pajillero
 
Avatar de komokome
 
Fecha de Ingreso: feb-2011
Mensajes: 70
Gracias 47 Veces en 36 Posts
Predeterminado

Desde luego el vídeo se las trae...
Me cuesta creer que la mujer haya disfrutado del lance, aunque de todo hay en este mundo...
Esto hace que me venga a la memoria, algo que me contó un antiguo compañero de trabajo, bastante putero él...
En cierta ocasión se fué con una puta, cuya gracia consistía hacer "el sifón", es decir, que conforme se la mamaba y le sacaba el semen, tenía la habilidad de expulsarlo por la nariz inmediatamente...
Al parecer estaba muy solicitada gracias a esta alarde, pues a los tíos les encantaba verla hacer semejante cosa...
Bueno, a mi compañero no le agradó mucho que se lo hiciera y casi vomita cuando la vió hacerlo...
En fin, como digo, hay de todo en este mundo.
Luis5: es justo darte las gracias por hacernos llegar tus relatos, aunque merecían bastante mas aceptación de lo que han tenido hasta ahora, pero no desanimes y continua...
Aquí hay un lector fiel de ellos.

__________________
¡Hay que joderse...!
komokome is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a komokome por este Post:
Antiguo 04-mar-2015, 23:35   #47
creampie1984
Ministro Pajillero
 
Avatar de creampie1984
 
Fecha de Ingreso: nov-2011
Mensajes: 1.032
Gracias 473 Veces en 301 Posts
Predeterminado

creo que debes passar a la acción Cervantes!
creampie1984 is offline   Citar -
Antiguo 04-mar-2015, 23:37   #48
creampie1984
Ministro Pajillero
 
Avatar de creampie1984
 
Fecha de Ingreso: nov-2011
Mensajes: 1.032
Gracias 473 Veces en 301 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por luis5acont Ver Mensaje
Pero vamos al asunto del hilo. Os aviso que es una experiencia un poco escatológica, asi que al que no le agrade el tema, está a tiempo de no seguir…

Fue también una noche de invierno, que quedamos en su casa. Follamos y cenamos (por ese orden). Luego, tras bebernos una botella de vino, toco sofá y película. Otra botella descorchada y una mantita cubriéndonos para abrigarnos. Mucho juego de manos por debajo de la manta.

La peli estaba resultando aburrida así que comenzamos a charlar, intercambiando intimidades relacionadas con nuestras anteriores parejas y experiencias. Conforme iba acariciando sus pezones y deslizando mis dedos muy despacio entre sus muslos, le preguntaba cosas como cuando fue la primera vez que folló, como era su marido en la cama, que la excitaba más…

Tere respondía acariciándome muy suavemente el falo, que ya estaba de nuevo tieso, y haciéndome ella también preguntas comprometidas.

La segunda botella de vino comenzó a hacer su efecto y se me escapó que había visitado “una vez” un local liberal (si ella supiera). Tere dijo que ella no iría nunca a un sitio así, pero rápidamente mostro interés por conocer todos los detalles.

Le dije que la gente que vi allí no era tan diferente de nosotros. Todos tenemos sueños y fantasías sexuales, la única diferencia es que ellos se atrevían a ponerlas en práctica y los demás no. Pero salvo alguna excepción, no se trataba de degenerados o grandes viciosos, sino más bien de gente más normal de lo que pudiese parecer.

¿Es que tú no has hecho nunca algo guarro o realmente asqueroso en el sexo?

Tere se quedó un momento pensativa y luego le dio la risa. Era evidente que se había acordado de algún episodio de su vida.

Venga, cuéntamelo.

Que no, que me da mucha vergüenza.

¿Más que a mí admitir que he ido a clubs de intercambio?



Al final logre convencerla.

La historia viene de muy atrás, cuando ella era muy, pero que muy jovencita.
Era su tercer noviete, justo antes de conocer al que al final sería su marido.

Tere era aún virgen. Me sorprendió cuando me lo dijo, pero ella tenía muy claro entonces que su coñito solo seria para el hombre con quien se casara. Me costaba trabajo creer que una chica tan activa sexualmente no lo hiciera con sus novios.

Vamos a ver, idiota, que yo no he dicho que no tuviese sexo, solo que no me dejaba penetrar por el coño. Eso solo lo hice cuando encontré al que estuve segura que sería mi pareja. Pero eso no significa que no me divirtiera. ¡! Pues menuda era yo con esa edad! ¡

Entonces tu…

Yo hacía de todo menos pasar hacia dentro de mi vagina.

¿De todo? Pregunté sorprendido.

De todo y no me pidas más detalles que no te los voy a dar…


Tere continuó contando.

Era un viernes y llevábamos de marcha desde por la tarde con nuestra pandilla. Ya íbamos un poquito cargados de alcohol y de repente se nos ocurrió ir a una discoteca de moda que estaba en las afueras. Como a los demás les pareció que no había que irse tan lejos para acabar de emborrachase, mi novio y yo nos fuimos solos.

Una vez allí, continuaron bebiendo. El local estaba bien y tras bailar bastante rato en la pista, se retiraron a otra de las zonas más tranquilas, donde ponían lento para las parejitas. El sitio estaba a propósito con muy poca luz y la sala era grande y con sofás y butacas, donde las parejitas hacían manitas y se daban el lote, aprovechando las circunstancias.

Ellos, ya bastante mareados del alcohol y el calor, ocuparon un rincón bastante discreto y empezaron a meterse mano. De pie, contra la pared y tapándola con su cuerpo, el novio de Tere metió la mano entre su pantalón de mayas elásticas y alcanzo su clítoris.

Tere sintió entre el mareo y el dolor de tripa, un calor que se iba extendiendo por sus ingles, a medida que el chico empezaba a acariciarle el clítoris. Llevaban toda la semana esperando para poder follar y eso se notaba. Ella mira nerviosa pensando que todo el mundo estaba pendiente, pero allí, en lo oscuro, solo se ven bultos y sombras. Parece que cada uno va a lo suyo y la música alta además, esconde sus gemidos cuando empieza a notar el placer.

Los dedos de su novio pronto se escurren entre los pliegues de su coñito adolescente muy mojado. Uno de ellos se introduce más de lo debido y ella tira de la mano, llevando las yemas de los dedos de su chico al clítoris.

Él se esmera, ya tienen experiencia porque no es ni mucho menos su primera paja. Cuando Tere nota que va a correrse se abraza a él para no caerse al suelo, le tiemblan las piernas de manera incontrolada. Su mano no deja de moverse dentro de las mayas. Sigue mareada, pero ya no le importa quien pueda mirar ni oírla. Su novio también está a lo suyo y lo hace tan bien, que Tere da gracias a que no estén en otro sitio, porque si no, se metería la polla hasta el fondo y le darían por el culo ya a la virginidad.

El orgasmo llega entre espasmos dentro de su vulva y muslos que se ponen rígidos del gusto que está sintiendo. Cuando su novio retira la mano la tiene chorreando.
Tere me dijo que su chico estaba tan caliente y bebido que trato de sacarse la polla allí mismo, pero ella no lo consintió. Una cosa era una mano dentro de un pantalón elástico y otra muy distinta jugar con un falo cuando ya habían llamado la atención de todos los que estaban alrededor.

Decidieron irse y coger la moto para desplazarse a algún sitio más tranquilo, algún parque o algo así. No obstante, al salir, vieron en un lateral un callejón poco transitado y muy oscuro, entre la discoteca una nave industrial. Ahí había un hueco donde estaban los contenedores de basura. El novio decidió que para que iban a ir más lejos y se metieron entre la salida de emergencia y los contenedores, donde quedaban a salvo de miradas indiscretas.

Él se bajó los pantalones y se sacó la verga, ya completamente tiesa. Tere se la metió inmediatamente en la boca.

Así, ¿cruda y sin lavar? Le dije yo en tono de guasa…

Pues sí señor, yo tenía una moña encima que para tener paladar fino estaba…

En dos minutos estaba completamente ensalivada y Tere la chupaba desde la punta, hasta introducírsela casi entera. Él estaba un poco anestesiado por el alcohol, así que nuestra amiga tuvo que aumentar el ritmo de la chupada para conseguir que se corriera. El novio se tambaleaba un poco así que se agarró a la cabeza de Tere y aprovecho para sujetársela y comenzar a marcar la cadencia que consideró adecuada para llegar al orgasmo.

Lo cierto es que según me conto ella, la cosa acabo en que no era Tere la que le chupaba la verga, sino el, el que se follaba su boca. La chica intento retirarse y que bajara el ritmo, pero él ya estaba notando como le llegaba el placer y no se lo permitió.

Aquí es cuando se desencadenaron los acontecimientos. Tere tenía ansias por la borrachera, así como por el desagradable olor de los contenedores. Allí además olía a meados.

La follada bucal contribuyo también a que sintiera arcadas, ya que el pene de su novio entraba casi hasta la campanilla, haciendo que le costara respirar. Pero el remate final fue cuando su chico comenzó a correrse. En un impulso instintivo empujo su verga hasta el fondo, manteniéndola allí mientras le sujetaba la cabeza. El chorretón de semen fue directo al interior de la boca y a su garganta, provocándole un acceso de tos. Realmente creyó que se ahogaba.

La arcada fue ya inevitable y un chorro de vomito mezclado con esperma inundo su garganta y boca, poniendo perdida la polla y los huevos del chico. Al tenerla aun dentro, parte del vomito se quedó en su faringe provocándole varias arcadas más. Por fin pudo sacársela de la boca, toda pringosa, pero solo para abrazarse a las piernas de su chico y continuar hasta echar la primera papilla.

La verga, los huevos, las piernas, el vientre, los pantalones, los calzoncillos… todo quedo vomitado. El novio no sabía para donde mirar ni que hacer. Si no fuera porque no le quedaba nada en el estómago Tere hubiese vomitado todavía más al ser consciente del olor nauseabundo que se añadía al ya existente.

Ahora le daba la risa al recordarlo. Yo también me partía imaginándome la escena.
Pero en ese momento ella aún era muy joven y por la cara que puso su novio pensó que la iba a dejar allí tirada. Cuando volvían en la moto la peste les seguía y se hacía muy intensa cada vez que paraban en un semáforo. Afortunadamente a esas horas apenas había circulación y se tropezaron con muy poca gente.
Tere recuerda que a pesar de haberse duchado y lavado bien el pelo, horas después aún seguía notando olor a agrio… cuando al día siguiente le pregunto a su novio, este solo dijo que su madre no paraba de decir

¿Pero qué has hecho? ¿Dónde te has metido?

Y que tuvo que lavar la ropa dos veces.

Bueno, esta es la historia prestada de mi amiga Tere. La verdad es que nos dio para reírnos un rato y para varias bromas cada vez que practicábamos sexo oral…
Bien, os animo a que si queréis, contéis también vosotros alguna experiencia “guarra-guarra”.

Entre tanto, voy redactando la experiencia más morbosa, que también tiene un componente bastante “guarrillo”.

Saludos compañeros.
follar y despues cenar? mas acción Cervantes!
creampie1984 is offline   Citar -
Antiguo 05-mar-2015, 00:33   #49
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 5.681
Gracias 9.100 Veces en 4.032 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por creampie1984 Ver Mensaje
follar y despues cenar? mas acción Cervantes!
Jajjajjjaaa.

Pues si, ahi no mandaba yo. Hay veces que tomas tu el timon, otras el rumbo es compartido, pero hay chicas que o aceptas sus normas o no hay nada que hacer. En este caso Tere es una de ellas . Mas alla de lo que haya podido adornar o cambiar algunos detalles de la historia, lo cierto es que se follaba y se comia en el orden que ella disponia. A mi no me importaba demasiado porque al final salia satisfecho siempre de las dos cosas.

Tranqui creampie1984 que la accion, como siempre, acabara llegando. Me gusta cuidar el relato, que le voy ha hacer, tengo esa mania.

Un saludo.
luis5acont is offline   Citar -
Antiguo 05-mar-2015, 21:34   #50
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 5.681
Gracias 9.100 Veces en 4.032 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por komokome Ver Mensaje
Desde luego el vídeo se las trae...
Me cuesta creer que la mujer haya disfrutado del lance, aunque de todo hay en este mundo...
Esto hace que me venga a la memoria, algo que me contó un antiguo compañero de trabajo, bastante putero él...
En cierta ocasión se fué con una puta, cuya gracia consistía hacer "el sifón", es decir, que conforme se la mamaba y le sacaba el semen, tenía la habilidad de expulsarlo por la nariz inmediatamente...
Al parecer estaba muy solicitada gracias a esta alarde, pues a los tíos les encantaba verla hacer semejante cosa...
Bueno, a mi compañero no le agradó mucho que se lo hiciera y casi vomita cuando la vió hacerlo...
En fin, como digo, hay de todo en este mundo.
Luis5: es justo darte las gracias por hacernos llegar tus relatos, aunque merecían bastante mas aceptación de lo que han tenido hasta ahora, pero no desanimes y continua...
Aquí hay un lector fiel de ellos.

Gracias por lo animos komokome. Tratare de seguir un ritmo mas rapido, pero es dificil sacar tiempo para postear historias. Prefiero trabajarlas y tratar de ofreceros algo en mi linea, antes que andar posteando relatos a trozos pequeños o mal escritos. Por eso no puedo mantener un ritmo frecuente que permita novedades todas las semanas. Pero no os olvido y poco a poco ire sacando mas historias. Gracias por estar y comentar.

Si, parece que la chica del video no disfruta pero eso si, es una gran profesional. La pelicula es de los 80/90 y el trozo que yo tengo incluye tambien un anal y finaliza con una meada sobre ella. Todo lo resuelve con mucho oficio y ya quisieran muchas actrices modernas resolver estas escenas con ese arte y saber estar.

Respecto al tema del sifon, ya sabia en que consistia, pero que curioso, no podia imaginar que una prostituta lo ofreciera como "servicio". Siempre lo habia asociado a algo imprevisto.

No se me ocurriria pagar por una cosa asi, pero para gustos....


Saludos compañero.
luis5acont is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a luis5acont por este Post: