Responder

Tus Relatos y experiencias - La Mejor y la Peor Experiencia Herramientas
Antiguo 13-oct-2014, 23:14   #1
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 6.197
Gracias 10.196 Veces en 4.430 Posts
Predeterminado La Mejor y la Peor Experiencia

Hola a todos.

Quisiera haceros una propuesta en este hilo. Se trataría de contar la mejor y la peor experiencia que recordéis, bien de sexo en general, o de un tema concreto (cuernos, voyeur, bisex, anal, novias, sexo en el trabajo, tríos, etc...).

La idea es poner aquellas vivencias que a todos nos vienen siempre al recuerdo, cuando se trata de sexo. Aquello que nos ha marcado o sencillamente, que de alguna forma nos agrada revivir, en contraposición a los errores cometidos o situaciones no deseadas.

Estáis invitados a participar todos los que queráis aportar.

Aquí contare algunas cosas que me han pasado a mí y también otras, que guardando la debida reserva, me han sido relatadas por sus protagonistas.
No he visto ningún hilo con esta temática pero si alguno me indicáis que ya existe, solicito cierre de este y pasó al otro mis post.

Quisiera empezar por una de mis últimas experiencias, en concreto el trio que montamos una pareja y yo hace un año. Como forma de disfrutar del morbo y gracias al anonimato que proporciona el foro, ellos me han autorizado a contar la historia. Han leído algunas de mis aportaciones y parece que les gusta como describo mis experiencias.

Ver Mis dos primeras veces

¿ Le dais por el culo a vuestra chica? ¿ Como y cuando se lo habeis abierto? pagina 64
Donde cuento mi primera fallida experiencia en sexo anal, y la primera exitosa.

y Rollete con una chica de la calle

Experiencias con prostitutas. pagina 1
Donde también cuento al inicio y brevemente una experiencia frustrante con prostitutas y luego otra muy placentera.

Lógicamente los nombres que voy a dar no son reales y algunas de las situaciones han sido modificadas para garantizar el anonimato, pero en lo esencial, todo lo que os voy a contar es cierto. También me he permitido ciertas licencias literarias para hacer más excitante la narración y que os resulte más divertido. Así que ahí van mis dos experiencias (buena y mala) relacionadas con el tema de los tríos.
luis5acont is online now   Citar -
Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 13-oct-2014, 23:21   #2
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 6.197
Gracias 10.196 Veces en 4.430 Posts
Predeterminado

Empezare como ya he dicho, por la buena.

El mundo liberal siempre me ha atraído mucho y me ha parecido un recurso estupendo y muy morboso para vivir experiencias relacionadas con el sexo.

El problema que he tenido es que la mayoría de mis parejas estables no han querido saber nada de este tema. Como mucho alguna aproximación pero sin llegar demasiado lejos. Curiosamente he tenido más éxito con alguna pareja ocasional o con alguna chica con la que he contactado para este tema exprofeso. Pero eso puede ser otro relato. Lo interesante para el de hoy, es que descartado en muchas ocasiones el intercambio de parejas, lo que me quedaba era intentar un trio.

La cosa me daba morbo y me gustaba, pero pronto comprendí que era muy complicado para un hombre solo tener éxito. La competencia es muy alta y las parejas que quieren probar realmente esta variante son pocas. Entre indecisos, mentirosos, personas que buscan un interés económico, gente rara, etc… muchas veces acaba uno cabreado y con la sensación de estar perdiendo el tiempo.

Solo el echarle muchas horas en los clubs liberales y en los foros permite adquirir experiencia y tener alguna posibilidad de encontrar a alguna pareja con la que puedas congeniar y llegar finalmente a encontrarte físicamente. La mayoría no pasan de la fase de solo fantasear y ponerse calientes para dar un aliciente a su vida sexual, sin atreverse a dar el paso.

Pero como a mi realmente me excitaba el tema, no me di por vencido y a base de mucho tiempo y de probar una y otra vez, acabe consiguiendo lo que me proponía, aunque reconozco que si uno lo que quiere es solo follar, hay otras alternativas más fáciles y que requieren mucho menos esfuerzo y dedicación.

Lo cierto es que aunque con muchas decepciones e intentos fallidos, las pocas veces que la cosa ha salido bien resultan inolvidables.

Eso fue lo que me paso con Paco y Lola. Son una pareja madura (unos 45) con los que contacte en un foro. El perfil era el típico en los foros, pareja buscando mucho morbo pero deseando ir poco a poco, muy despacio. No acababan de decidirse a dar el paso.

Tampoco encontraban al tío que buscaban. La mayoría iban a saco, y cuando veían que ellos solo querían chatear, pasaban. Casi nadie se interesaba realmente por lo que ellos querían y no tenían paciencia. Eran de los que no ponían foto ni ningún aliciente que no fuera la conversación, para mantener el contacto.

Lo cierto es que nos caímos bien, ya que teníamos gustos muy parecidos y yo me interesaba realmente por ellos, siguiendo sus conversaciones y aportando mi experiencia en estos temas.

Esto fue determinante, ya que Juan y Lola acabaron dándose cuenta de que los consejos que les ofrecía eran sinceros y útiles. Nuestro intercambio de mensajes duro casi tres meses hasta que nos mandamos la primera foto y tuvimos la primera sesión de Skype.

Si bien ya éramos amigos, me agrado saber que físicamente yo respondía al perfil que ellos buscaban. En cuanto a lo que ellos querían, básicamente se reducía a lo siguiente:

Eran pareja desde siempre. No habían tenido otros novios y se iniciaron juntos en el sexo muy jóvenes.
Lola es la típica mujer a la que le gusta sentirse deseada y llamar la atención. Eso era algo que siempre habían incorporado a sus relaciones sexuales. Lola disfrutaba sabiendo que rezumaba morbo y que todos la miraban y deseaban, y Paco recogía el premio. Siempre manteniendo el juego pero sin ir más allá. Pero después de tantos años de matrimonio y algún hijo de por medio, cuesta mantener la excitación. Lola ya no es la joven que era y le cuesta admitir que no es siempre el centro de la atención entre otros tíos.

Igualmente, como también sucede a otras parejas, el no haber tenido más contactos sexuales antes de conocerse, les hacía dar vueltas siempre la cabeza el cómo sería follar con otros.

Ellos tienen algo muy claro y es que se quieren y tienen un proyecto común que no están dispuestos a tirar por la borda. Pero también saben que el sexo juega un papel demasiado importante en sus vidas (especialmente Lola es de las que no admite bajar el listón ni sentirse por debajo de su nivel). Si en este aspecto no encuentran una motivación, que los haga estar al 100%, esto podría afectar a su relación.

Por ello descartaron desde el primer momento introducir cualquier otra opción novedosa que no fuera en pareja, practicándola juntos.
Lo primero que intentaron fue el intercambio de parejas en clubs liberales, en escapadas de fines de semana.

Pero eso no funciono por varios motivos.

Ellos buscaban cosas muy específicas que es difícil hallar en un encuentro no preparado de antemano. La gente en los locales de intercambio va mucho más a saco. El ambiente y la forma de actuar que se encontraron tampoco fueron de su agrado.

Pero sobre todo, el problema es que allí sobraba una chica. Lola no admite compartir, ni mucho menos ir de segunda. Ella necesita ser el centro de atención. Su forma de actuar y las fantasías desarrolladas todos estos años van en el sentido de que su tensión sexual es tan alta que su marido solo, ya no está en condiciones de satisfacerla plenamente. Y el resto de hombres a su alrededor solo desean montarla. Ella solo tiene que abrir la puerta.
Por otro lado, Paco también descubrió finalmente que necesitaba hacer realidad el órdago que le lanzo su mujer. A nadie le amarga un dulce, así que a él no le importó morrearse y meterse mano con otras chicas cuando intentaron el intercambio. Pero descubrió que estaba mucho más pendiente de lo que hacía su mujer, que de su propio placer. Es más, lo que realmente le provocó una gran excitación, fue el ver que Lola podía liarse realmente con otro delante de ella. Mucho más que follarse a la otra pareja.

Se sorprendió pendiente de cada uno de los movimientos de su mujer, así como cuando ella mostro su enfado por la situación, vio que automáticamente su polla se desinflaba para gran disgusto de la otra chica. También reconoció, que lo que en realidad deseaba, era llegar al hotel para echarle un polvazo a Lola rememorando los instantes que estuvo metiéndole mano el otro tío.

Estaba claro que lo que había parecido un juego durante mucho tiempo, acababa descubriendo la verdadera realidad de los dos. Paco aceptaba su rol de cornudo liberado por fin de disimulos y falsas apariencias, sabiendo que esa era la vía para recuperar e incluso superar el placer sexual que estaba en horas muy bajas.

Por otro lado, Lola tenía vía libre para dar salida a su gran tensión sexual no resuelta, en la forma que siempre la había excitado. Siendo la protagonista y rompiendo los límites que ella misma se había impuesto hasta entonces.
Así pues, la solución estaba en un trio. Pero esta vez no lo harían buscando en locales de intercambio.

Querían seleccionar chicos que se adaptaran a sus fantasías y no querían sorpresas. Deseaban ir poco a poco porque una cosa es proponérselo y otra muy distinta dar el paso.

Yo entre desde el primer momento en su juego y además cumplía con su perfil, pero por temas geográficos (estábamos muy lejos y ellos tenían dificultades para desplazarse) y problemas de disponibilidad suya, era muy difícil quedar.

Finalmente y tras un par de intentos que no se llegaron a materializar, conseguimos vernos en una provincia limítrofe con la suya. Pero el camino para esto fue largo y requirió mucha paciencia.

Al principio solo fue chateos e intercambio de correos, con una frecuencia desigual. Cuando ya establecimos una relación más estable, probamos con el skype, lo que supuso un salto cualitativo en el nivel de excitación. Nos pudimos ver en directo y jugar un poco a través de la webcam.

Ellos encontraron aquí el siguiente paso más excitante, ya que pasaron de fantasear a los hechos. Ya no estaban imaginando un posible trio, sino que existía la posibilidad real. El tono del chat y de las conexiones fue subiendo, y ellos me contaban al día siguiente como tras ponerse calientes con lo que hablábamos y veíamos, follaban ya vislumbrando que se iba a convertir en realidad.

El siguiente paso fue ya natural. Tras casi cuatro meses en los que ya habíamos establecido una rutina con conexiones en días y a horas fijas, el tema de internet ya no fue suficiente, se había agotado. Ellos querían más. Había que dar el paso.

Establecieron tres normas básicas para el encuentro:

1º Querían estar seguros de que tenían en todo momento el control. Aunque se sobreentendía, pusieron mucho énfasis en que el encuentro no necesariamente tenía que acabar en la cama. Si tenían dudas o algo no les cuadraba, no seguiríamos adelante. Asimismo, ellos propondrían el tipo de sexo que querían cada vez y yo no debería tratar de forzar nada ni insistir en ninguna practica no deseada. Solo daríamos un paso tras haber comprobado que en el anterior ellos disfrutaban, y que estaban preparados para ir más lejos. Ellos decidirían el ritmo.

2º La discreción era fundamental. Nada de fotos ni videos.

3º El respeto era primordial. No querían oír nada de cornudo, puta, zorra, etc… Asimismo, una actitud prepotente o sobrada por mi parte supondría dar carpetazo al asunto.

Ellos ya sabían que no sería así, porque llevábamos demasiado tiempo hablando, pero creo que su inseguridad e inexperiencia aun en estos temas, les hacía querer blindarse un poco frente a las situaciones que se pudieran dar. Por otro lado, también es lógico que no quisieran dejar nada al azar. Muchos de los posibles candidatos fueron rechazados por no entender sobre todo el primer y tercer punto. Me comentaban que cualquiera que se dirigiera a ellos mencionando las palabras cornudo, puta o zorra, era automáticamente descartado.

Y allí estaba yo en un hotelito de capital de provincia esperando a mi pareja. Habíamos reservado una habitación de matrimonio ellos, y yo otra individual. El plan era presentarnos por separado y juntarnos allí como si fuésemos solo amigos.

Al verlos entrar no me decepcione. Eran tal y como había previsto. Lola alta, casi igual que yo y sacándole a paco al menos una cuarta. De rasgos un poco angulosos, duros y como algunas modelos de pasarela con expresión adusta. Sin embargo es una chica guapa que con 20 años seguro que hacia ruido por donde pasaba.

Piernas largas y delgadas hasta los muslos, que sin dar sensación de anchura, se percibían generosos en los vaqueros que llevaba muy ajustados. Culito muy bonito aunque no generoso, perfectamente enmarcado por la tela vaquera. Y por último un pecho pequeño en un torso y hombros un poco huesudos. No obstante, se sacaba partido con una camiseta top, que resaltaba su piel morena y dejaba a la vista más de lo que tapaba.
La apariencia seria y calculadora, aparentando mostrar seguridad y control de la situación. No obstante el nerviosismo y la excesiva rigidez, la delataban como novata en estos temas.

Paco es algo más bajito y en su día debió ser la pareja ideal de Lola, porque por las fotos que en una ocasión me enseñaron, era un chico guapo, elegante y bien proporcionado.

Ahora presentaba un aspecto algo cambiado (como todos si nos comparamos de jóvenes a ahora). Algunas canas y unos kilos de más pero simpático, con ganas de agradar, conservando parte de su atractivo y visiblemente enamorado aun de su mujer. Constantemente intercambiaba miradas con ella, como buscando evaluar en cada momento su grado de satisfacción por cómo se estaban desarrollando las cosas, o algún signo de enfado o desaprobación.

El inicio fue poco prometedor, todos estábamos demasiado tensos.
Conversación de circunstancias (el tiempo y esas cosas) y mucho mantener las distancias.

Ellos me habían dicho que esperaban mucho de este encuentro. Yo creo que idealizar cualquier cosa es un error, así que les comente que la actitud mejor era no esperar nada e ir alegrándonos con cada cosa buena que nos encontráramos. Si ponían tan alto el nivel es fácil desilusionarse nada más empezar si todo no se desarrolla exactamente como hemos soñado.
Hay que ir de menos a más y si no, tampoco pasa nada. Se aprende y hasta la próxima experiencia.

No obstante no podían evitar sentirse nerviosos, así que pensé en como desbloquear la situación. Lo que hice fue pedir unas copas (el alcohol ayuda a desinhibirse) y dirigir la conversación a aquello que ya estábamos acostumbrados, como si fuera una de nuestras habituales sesiones de chat.
En poco tiempo el hielo se había roto al reconocer lugares comunes y al compartir por fin cara a cara nuestras experiencias y deseos. Las primeras risas de Lola, me indicaron que íbamos por el camino correcto. Salimos a dar un paseo y cenar, cosa que hicimos disfrutando de un par de botellas de vino que nos pusieron aún más contentos. El buen rollo aumentaba y cada vez nos encontrábamos más cómodos.

Disponíamos de una sola noche, ya que Paco y Lola solo podían faltar de su casa ese día, así que decidí tomar la iniciativa. Como no les veía aun listos para subir a la habitación, propuse un juego para tratar de animarnos. Nos tomaríamos la última copa en un pub de la zona. Allí nadie nos conocía y estábamos libres de toda atadura, así que podríamos jugar interpretando los papeles que nuestra imaginación nos dictara. Cuanto más morbo mejor.
Yo hice la siguiente propuesta. Entraríamos como solteros los tres. Tanto Paco como yo cortejaríamos a Lola que se haría querer, jugando con los dos y sin acabar de decidirse por ninguno.

A ellos les sorprendió el juego y vi como intercambiaban miradas que decían:

Esto se pone interesante.

No habían previsto que yo pudiera proponer esa iniciativa y les gusto.

En general, la comunicación no verbal de Lola hacia mí, decía:

Sigue así, no nos estas defraudando. Has cogido el timón y me gusta como pilotas…

Me lleve una sorpresa cuando entramos a un local cercano y tanto Lola como Paco, se adaptaron perfectamente al juego.

Lola se daba aires de mujer fatal, respondiendo a nuestras bromas y comentarios con doble sentido. Sabía cómo hacer valer sus encantos, adoptando posturas provocativas y sobre todo, desprendiendo esa sensación de morbo que acompaña a las chicas que se saben “malas”.

Paco y yo revoloteábamos en torno suya, intentando el contacto físico, robarle un beso, o simplemente que nos dedicara alguna sonrisa pícara.
Ella jugaba permitiendo alternativamente el acercamiento, repartiendo algún beso en la mejilla o permitiendo que nuestra boca se acercara a su cuello u hombros. En una ocasión me premiaba y en otra me daba la espalda, favoreciendo a Paco y castigándome a mí.

Lo cierto es que Lola se puso súper cachonda al ver que íbamos creando cierta expectación y la gente empezaba a estar pendiente de nosotros, pensando que efectivamente ella era soltera y estaba decidiendo a cuál de los dos se iba a follar esa noche. Nadie en el pub lo sabría pero nosotros ya de antemano conoceríamos el resultado.

Todos ganábamos y Lola se iba con los dos…
En un momento dado, Paco fue al servicio y nos quedamos solos.

Lola tenía su brazo sobre mi cuello y yo sentía su aliento en la cara. Nuestras bocas muy cerca, jugando a buscarse pero sin llegar a establecer contacto. Mi mano subió por su muslo sin que ella pusiera reparos. Tenía las piernas cruzadas y con los vaqueros ya sabía que no podía llegar muy lejos.

Entonces le pregunte:

¿Estás bien? ¿Va transcurriendo todo a tu agrado?

Estoy muy bien gracias. Y todo va genial. Mejor de lo que esperaba.

¿Y Paco? Yo lo veo a gusto con la situación pero tú lo conoces mejor que nadie.

Paco esta también contento, lo sé. Te agradezco mucho como te estas portando y la paciencia que estas teniendo con nosotros. Te estas ganando a pulso tu premio…

¿Y no me puedes dar un adelanto?

Jajjaja…

Lola se rio y con la sonrisa aun en los labios acerco su boca a la mía.
Nada más rozarnos ya sentí la punta de su lengua que asomaba en busca de la mía. Con todo el deseo acumulado, solo pude sellar nuestros labios y comérsela hasta casi asfixiarme.

Cuando salió paco pregunto:

¿Otra copa?

Yo ya no bebo más, no quiero dolores de cabeza ni ganas de vomitar esta noche. Mejor nos vamos.


Contesto Lola.

Para sorpresa de “nuestro público”, que ya daba por decantado el tema a mi favor después del beso, salimos los tres juntos, cogiendo ambos a lola por el talle y ella con los brazos en nuestros hombros. Ella era consciente del interés despertado y no cabía en sí de gozo.

Cuando llegamos al hotel, recogimos nuestras tarjetas de la habitación y nos metimos en el ascensor.
Cuando ellos pulsaron su planta yo no hice nada para bajarme en la mía. Llegamos hasta la puerta y una vez ellos entraron me quede en el umbral, pidiendo permiso para entrar con mi mirada.

Tras una breve conversación entre los dos en voz baja que no llegue a entender, Paco me invito a pasar.
luis5acont is online now   Citar -
Los siguientes 10 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 15-oct-2014, 02:58   #3
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 6.197
Gracias 10.196 Veces en 4.430 Posts
Predeterminado Mi mejor y peor trio

Hola a todos/as. Continuo ahora que tengo un rato libre.

Ya estaba todo decidido y sin embargo era una situación que había que gestionar muy bien. No quería meter la pata en ese momento haciendo algo que incomodara a alguno de los dos. Había que empezar con buen pie para que a última hora, justo al pasar a la acción, no se fastidiara la cosa.

Como nadie reaccionaba, tome yo una vez más, la iniciativa.

Bueno, un par de chicos han conocido a una chavala en un pub y están locos por estar con ella.

La chica quiere estar con los dos, no se conforma con uno solo. ¿Y sabéis lo mejor de todo?

No


Contestaron a dúo.

Que todo esto no es una fantasía, sino una realidad. Ahora y aquí, ya no hay marido, mujer, ni amante. Solo hay tres personas que han decidido montar un trio y pasárselo de miedo.

Lola, tu mandas.


Le dije.

Dinos que quieres que hagamos y los dos chicos que te has ligado te obedeceremos sin rechistar. Piensa por donde te apetece empezar y danos la orden.

Ella cerró los ojos un momento. Parecía que estuviese allí sola. Luego los abrió y mirándonos fijamente nos dijo:

Desnudaos los dos. Quitaos todo.

Paco se quitó la ropa más rápido, quedando enseguida desnudo. Lola apenas le dedico una mirada. Ya lo había visto infinidad de veces, así que yo tuve claro que tenía que actuar para ella.

Me quite la ropa poco a poco, empezando por arriba y hasta quedarme solo en bóxer. Solo hice una breve pausa, como si dudara, pero solo para ver como reaccionaba. Lola tenía los ojos brillantes y no retiro ni un momento su mirada del bulto que formaba mi polla.

Cuando la deje libre, ella se recreó la vista. Luego me miro con aprobación. Le gustaba todo lo que veía.

Ahora me toca a mí. Desnudadme entre los dos.

Nos acercamos y Paco se situó en su espalda, mientras que yo me arrodille frente a ella. Mis manos desabrocharon su pantalón mientras Paco le quitaba la camiseta.

Poco a poco se lo baje hasta los tobillos. Con mi cara rozando su monte de venus, pude percibir el olor a flujo, mezcla de excitación y sudor, de su coñito, que ya empapaba las bragas.

Me puso burrisimo y mi polla se tensó al máximo. Paco no perdió el tiempo y le bajo las braguitas, dejando a la vista su sexo con solo una raspita de pelo, al estilo brasileño.

Hicimos un sándwich entre él y yo, siendo lola la comida. Paco le masajeaba el culo mientras yo empezaba por besar y lamer su vientre, y de ahí ir bajando hacia el premio de su coño. Pero aún quedaba su sujetador y yo me di cuenta, así que subí mis manos hacia arriba, acariciando sus pechos por encima de la tela de encaje. Paco no perdió el tiempo y desabrocho el sostén, dejando caer las tetas de Lola. En ese momento paso algo extraño, que pude percibir, atento como estaba a las reacciones de la chica. Lola se llevó los brazos al pecho, como tratando de sostenerse u ocultar sus tetitas. Lanzo algo parecido a un gruñido de desaprobación hacia su marido por ir tan rápido.

Luego pude saber que tenía un complejo con sus pechos. En general había llevado bastante bien el paso a la madurez de su cuerpo, pero sus tetas, a pesar de no ser muy grandes, ahora estaban bastante caídas. Por un momento pareció romperse la magia, pero yo le aparte suavemente los brazos y cerré mis manos sobre las puntas de sus tetas, aprovechando para pellizcarle los pezones. Luego los introduje alternativamente en mi boca, succionándolos y chupándolos hasta que se pusieron duros.

Lola gimió levemente y puso sus manos en mi cabeza. Entonces supe que podía continuar.

Baje por el canal de sus pechos repartiendo besos y lengüetazos hasta llegar a su ombligo, parada obligatoria de mi lengua. Cuando acerque mi boca a su monte de venus, Lola contuvo la respiración esperando lo que iba a venir, mientras su marido le refregaba el pene por el culo y le sobaba las tetas.
Me separe un momento, lo justo para admirar su raja depilada y mojada. Algún hilillo brillante y pegajoso, demostraba ya su excitación y además percibí de nuevo el olor de sus fluidos, esta vez directamente, sin bragas de por medio.

Mi lengua empezó a trabajar, pasándola lentamente por su rajita de abajo arriba, acabando en su clítoris, que chupaba igual que antes sus pezones. Lola ya no gemía, sino que jadeaba ostensiblemente. Le gustaba que le metiera la lengua, pero yo la sentía temblar al tocarle su punto sensible. Por eso la hacía esperar un poco regodeándome en sus labios vaginales, antes de subir a su clítoris. Allí se lo trabajaba con mi boca justo hasta que se aceleraba su placer y luego para su disgusto, retiraba de nuevo mis labios y lengua.

Dada la postura, era difícil satisfacerla, además con Paco forzando una posición erguida desde atrás. Así pues Lola se hartó pronto de este juego y se volvió hacia la cama. Ella seguía mandando así que nos distribuyó tal y como deseaba. Se tumbó boca arriba y pidió a su marido que se pusiera a su derecha, para poder cogerle la polla con su mano izquierda y dejar su diestra libre para acariciarse el coño.

Se abrió de piernas y me ofreció su raja, esta vez poniéndose cómoda y abriéndose completamente. El mensaje estaba claro, pero ella no dudo en recalcármelo:

Chúpamelo otra vez. Ahora hasta el final.

Me acerque a su coñito y comencé de nuevo a comérselo. Ahora sentía sus jugos en mi boca mezclados con mi saliva, resbalándome por la barbilla. Estaba muy mojada.

Cuando subí de nuevo a su clítoris, esta vez ya no lo deje.
Lola empezó de nuevo a estremecerse y note como tenía como contracciones de placer. Su mano derecha estaba intentando acercarse a su coño, por si necesitaba masturbarse para llegar al orgasmo, pero pronto se dio cuenta que eso no sería necesario. En un momento que me pare para poder recuperar el aliento, vi que se había girado un poco la cabeza y se había metido en la boca la polla de Paco, y se la chupaba a la vez que trataba de masturbarlo con su mano izquierda.

Esta es una faceta de Lola que yo no conocía aun, pero que os voy a adelantar para que entendáis mejor lo que paso.

A Lola le ponía especialmente el sentir una verga en la boca mientras se corría. Más adelante, hablando ya sin reservas de lo que nos gustaba a cada uno y explorando placeres para próximas citas, ella me comento que no sabía por qué, pero si tenía un pene en la boca se excitaba aún más. De jóvenes, descubrió que cuando se la chupaba a su novio, se ponía cachonda aun incluso si se acababa de correr. Así que se convirtió en un juego habitual, reservar su orgasmo para cuando Paco se corría en su boca. Ella se masturbaba procurando hacer coincidir los dos placeres.

En otras ocasiones, usaba un consolador para chupar mientras su marido la follaba. Así que no era nada extraño la fantasía de que algún día una polla de verdad sustituyera a la de mentira.

Así que basto que me centrara de nuevo en su botoncito del placer con mi lengua, para que Lola tuviese una corrida monumental. Con la polla de su marido llenándole la boca, apenas si podía hablar. Ella le decía:

!!Ahora, ahora!!

Pretendía que él se corriese en sus labios a la vez que ella llegaba al orgasmo.

Pero no pudieron sincronizarse, Lola estaba desatada pero Paco tenía un postura incomoda.

Tras correrse, ella sufrió un pequeño bajón, seguramente por la intensidad del placer y la tensión soltada. Pero eso no le impidió, aun con los ojos cerrados, abrirse de nuevo de piernas y ofrecer su rajita a Paco, para que el también llegara.

Le restregó el pene por su coñito empapado, introduciendo la punta primero, y luego todo el falo, sin dificultad ninguna. El, aumento poco a poco el ritmo de bombeo, hasta convertirse en una follada con un mete y saca rápido pero hasta el fondo. En apenas un par de minutos Paco se corrió dentro, empujando y haciendo resbalar su polla mientras aun escupía semen.

Lola no parecía muy excitada, más bien aún un poco amodorrada, pero atrajo hacia si a su marido, abrazándose fuerte a él.

Cuando Paco saco la polla, un goterón de semen salió con ella, quedándose en su coño y parte de su culito.

Ahora estaban los dos tumbados y satisfechos, uno junto al otro. Yo era el único que aún no había recibido ninguna caricia ni placer, así que me tumbe junto a Lola.

Ella, adivinando lo que estaba pensando me dijo:

Dame solo unos minutos. Ahora tendrás tu premio.

Yo asentí, limitándome solo a acariciarle un pecho y a pegar mi verga contra su muslo.

Creo que leí muy bien sus intenciones. Ella podía haberme hecho lo mismo que a su marido, abrirse y dejarse follar simplemente. Pero quería seguir disfrutando y solo necesitaba unos momentos para recuperarse. Aun no me había probado y me quería caliente.

Cuando ya se consideró preparada, se giró hacia mí, dándole el culo a su marido. Me tomo el pene y empezó a masturbarme muy lentamente. Mi boca busco la suya y nuestras lenguas se engancharon, a la vez que comenzaba a frotarse su sexo con la punta de mi verga.

Yo ya estaba a cien así que le dije:

Cabálgame, súbete y métetela entera. Follame.

Ella entreabrió los labios con placer para emitir un gemido de aprobación.

Ponte el condón por favor.

Me gire hacia la mesita y rápidamente me enfunde una goma.
Apenas me la había puesto, ella se sentó a horcajadas sobre mí, dirigiendo mi polla hacia su coño. Se la introdujo, bizqueando un poco de placer. Se regodeaba en el momento.

Por fin otra verga en su vagina. Paco la miraba con gesto de aprobación, mientras se acariciaba su polla, aun morcillona.

Muy lentamente se metió la punta y comenzó a follarme. El semen de su marido, aun lubricaba su vagina, aunque por fuera se había limpiado, así que aunque note un coñito estrecho que se cerraba sobre mi falo, no hubo ninguna dificultad en que entrara hasta el final. Lola lanzo algo que no se calificar (gruñido, suspiro, gemido) cuando dejó caer su peso sobre mí, empalándose entera y hasta el fondo.

Mi polla era más grande que la de su marido y aunque desde un punto de vista físico eso no tiene ninguna importancia para disfrutar, desde el psicológico sí que le influía a Lola, como más tarde supe.

No lo decían expresamente en sus intentos de contacto, pero ella quería chicos más dotados que su hombre. Formaba parte de sus fantasías.
Me cabalgo muy lentamente. Tratando de mover su cintura y culo para sentir totalmente mi polla dentro de ella, empujando las paredes de su vagina, intentando llegar al fondo, notando su grosor. Su cara de vicio y placer, mordiéndose los labios y luego pasándose la lengua para humedecerlos, lo decía todo.

Jugo con mi polla hasta que yo ya no pude aguantar mas y aferre su cintura con mis dos manos empujando hacia abajo. Entonces ella llevo sus dedos a su sexo y empezó a masturbarse. Yo me corrí entre espasmos, soltando todo el semen acumulado, casi mareándome del placer. Lola siguió moviéndose lentamente, sin importarle que yo ya hubiese llegado. Mi pene seguía aun tieso y eso le bastaba. Unos cinco minutos después, alcanzo su segundo orgasmo, sintiendo yo sobre mi entrepierna todo su calor, humedad y contracciones.

Se echó hacia delante cayendo sobre mi pecho, con la respiración entrecortada.

Estaba satisfecha. Había tenido dos orgasmos, pero no se olvidaba de su marido. Sabía que gracias a él podía tener esta experiencia, así que se aseguró de complacerlo. Paco se había empalmado de nuevo al verla follar conmigo y sobre todo, cuando ella se corrió encima de mí.

Lola se hizo un hueco entre sus piernas y comenzó a chuparle el rabo, de arriba abajo, sin muchas contemplaciones. Se la metía en la boca hasta el fondo, ensalivándosela completamente, a la vez que lo pajeaba. Cuando considero que ya estaba a punto, le ofreció su culo, esperando que su marido se la metiera desde atrás. Creo que la estrategia estaba clara, Lola quería que su hombre se corriera rápido. Tenía expresión fatigada (el viaje, el alcohol, las tres folladas que le habíamos metido, los dos orgasmos...) pero quería dejar satisfecho a Paco antes de dejarse descansar.

El, estuvo bombeando un rato, casi con furia. Yo tenía la cara de Lola a escasos centímetros de mí, y podía observar cada gesto que hacia cuando su marido se la metía de golpe hasta el fondo. No se iba a correr de nuevo, pero se mordía el labio y ponía cara de estar más que satisfecha con el morbo de la situación. Paco no tardo en vaciarse de nuevo, apretándola contra el, mientras ella bajaba la cabeza a ras de almohada, aguantando la embestida.

Lola se llevó la mano al sexo cuando Paco la saco, recibiendo en su palma la corrida que se escurría fuera de su coño. Con la mano entre sus piernas, se fue al baño a lavarse.

Cuando volvió se tumbó en la cama y se giró para dormir de costado. Yo fui a mear y aproveche también para lavarme un poco. A la vuelta estaban los dos dormidos, o al menos eso parecía.

Considere que debía quedarme, y como lo que tocaba por el momento era dormir (yo también estaba exhausto), me acople en el sofá de la habitación, a la espera de ver que me deparaba el amanecer.

Me desperté aun de noche. Se oía ruido en el baño y la luz del mismo bañaba tenuemente la habitación. Era lola que se había levantado a mear. Me senté en el sofá aun medio dormido, dándome cuenta que estaba empalmado. Cuando apago la lámpara y salió, me vio incorporado y se acercó, sentándose a mi lado. Ninguno dijimos nada.

En silencio, como dos novios en un portal, Lola me cogió la polla y empezó a masturbarme. Yo le cogí de nuevo las tetas, mientras le comía el cuello.
Cuando mi mano llego a su sexo, vi que estaba mojada de nuevo. Ahora nos empezamos a masturbar mutuamente. Despacio, explorando cada centímetro de su coño y ella de mi polla.

Cuando comenzamos a acelerarnos, yo me puse de rodillas y abriendo sus muslos, comencé a lamerle su rajita, intentando introducir mi lengua. El efecto fue que subió su excitación y el chocho se empapo otra vez. Me incorporé y comencé a pasar mi rabo por la entrada a su coño. Mi verga que ya tenía también la punta húmeda de líquido preseminal, fue resbalando sobre su clítoris, poniéndola súper cachonda. Lola jadeaba en la oscuridad. No podía verle bien la cara pero oía su respiración agitada. En un momento dado, le restregaba la punta por la entrada a su vagina, cuando no aguante más y se la introduje. Ella no dijo en ese instante nada, solo corrigió la posición de su culo para acercarlo al borde del sofá, abriéndose más y facilitando que mi verga entrara hasta el fondo. Cuando entro a pelo y toque con mis huevos en su culo, sentí que me moría de gusto, y algo parecido debió sentir ella, porque se agarró a mis caderas, y me clavo los dedos atrayendo mi cintura hacia ella, buscando sin duda que la penetrara hasta el fondo. Ya no me pude contener. Empecé a embestirla casi con desesperación, cosa que la hizo reaccionar. De repente se la saco y abrazándose a mí, mientras mi polla se aplastaba por fuera contra su raja, me dijo:

No podemos así. Se nos esta yendo la olla. Para por favor.

Tengo la vasectomía, ya sabes que no te puedo dejar embarazada.

Pero no es lo que hemos acordado, tengo que hablarlo con Paco.

Voy por un condon

Le dije. No era cuestión de discutir, sino de respetar sus normas y ponernos a follar.

Con la funda ya puesta, volví a apuntarla a su agujero húmedo. Esta vez ya no había motivo de preocupación así que nos abandonamos a una follada dura y larga. La estuve bombeando mientras ella me abrazaba y con los ojos cerrados sentía cada embestida. Cuando sentí que ya iba a llegar al orgasmo la avise y Lola se separó de mí solo lo justo para introducir su mano y ayudarse de sus dedos para llegar al clímax. Prácticamente coincidimos en el orgasmo, sintiendo como de nuevo me atraía hacia ella y sus tetas sudorosas se restregaban contra mi pecho, también bañado en sudor. Poco a poco y sin sacarla, nuestras respiraciones se fueron normalizando, aunque el corazón seguía latiendo con fuerza.

Cuando la saque de su coñito aun la tenía dura. El condón estaba mojado y pegajoso por fuera, de sus fluidos. Ella lo noto cuando le restregué mi polla por su vientre al ir de nuevo a besarla en la boca. Entonces hizo algo que yo no esperaba. Agarro el preservativo por la punta y me lo quito con un par de tirones. Al sacármelo de esa forma, parte de mi semen quedo por pene. Lola cerró su mano sobre mi miembro y al sentir el contacto con mi esperma, comenzó a restregármelo por todo el falo. Era como una suave masturbación, esparciendo mi leche y llenándose la palma de la mano y sus dedos, mientras me comía la boca.

Entonces no intuí muy bien el sentido de esta acción, pero luego lo comprendí, al cabo de unos días. Si seguís leyendo obtendréis la respuesta.
Tras un rato de caricias y besos, se impuso el cansancio y la incomodidad del sofá. Lola se fue a la cama y se tumbó al lado de Paco. Yo me tape con una sábana y me volví a quedar dormido.

La luz del sol a través de la ventana y la conversación de Paco y Lola me despertaron.

Ellos estaban conversando en la cama. Me acerque desperezándome y me senté en el borde de la cama.

¿Desayunamos? ¿No hay hambre después de lo de anoche?

Pregunte.

Lola contesto

Le contaba a Paco el polvo que echamos cuando me levante a mear. Me estaba riñendo por no haberle despertado.

Surgió sin mas Paco, no tiene importancia. Si quieres lo repetimos ahora incluyéndote a ti.

Pues algo habrá que hacer, porque mira como esta mi amor…

Dijo Lola mientras señalaba la polla tiesa de su marido.


Ahora recién levantado y cansado me costaba encontrar el deseo. Pero al ver como lola se inclinaba sobre Paco y empezaba a chupársela a fondo, el morbo me pudo de nuevo.

Se puso de rodillas, con su culo hacia mí, y continuo con la mamada, a la vez que movía su culo como incitándome a metérsela.

Me enfunde un preservativo y no tarde en penetrar a su mujer. Como aún estaba algo dormido, pude aguantar un tiempo largo dándole fuerte y hasta el fondo. Lola de vez en cuando dejaba de chupar para poder emitir algunos gemidos, que poco a poco se transformaron en gritos de placer.

Paco se desesperaba y agarrándola de la cabeza, la llevaba de nuevo hacia su rabo para que no rompiera el ritmo. Yo recordé que en una de nuestras conversaciones de chat, paco había confesado que la imagen que él tenía que más le ponía sobre lo que quería, era correrse en la boca de su mujer, mientras ella a cuatro patas, recibía por detrás los empellones de su amante. Sentir como acompasaba sus chupadas con los empujones y embestidas en su coño de otra polla.

Entendí que así era como se quería correr Paco. Y no tuve problema para aguantar un rato hasta que lo consiguió. Todo el tiempo que aguante sin bajar el ritmo, sirvió para que lola se pusiera a cien por hora. Cuando sintió el semen de su marido dispararse en su boca, trato de mantener la polla dentro para que la regara hasta la última gota. Pero yo le daba con fuerza y al final se le escurrió entre los labios, que al seguir dándole empellones yo con mi miembro, provoco que parte de la leche mezclada con baba, se le resbalara por la barbilla. Pude apreciarlo cuando ella giro la cabeza hacia mí para observar cómo me la follaba.

Ya no pude aguantar más, así que volví a vaciarme dentro de ella. En cuanto lola lo notó, pegó su coño a mi sexo para sentir todos mis espasmos. Luego se tumbó boca abajo y metiendo su mano entre las piernas comenzó a masturbarse. Yo rápidamente me cambie el condón, y aprovechando antes de que se me bajara, se la volví a meter en esa posición. Lola ahogo un grito de placer y sorpresa y rápidamente se corrió.

Los tres nos quedamos de nuevo satisfechos y tirados sobre la cama. Luego toco ducha y desayuno. En la despedida, les pedí que me dijeran si se lo habían pasado bien y se habían sentido satisfechos. Ambos me dijeron que si y se interesaron también por mi. Era la primera vez que me preguntaban. Les dije que lo había pasado muy bien y que teníamos que repetir. Todavía existían muchas fantasías que cumplir.

Al decir esto Lola comento que ella y Paco tenían que hablar. Había sido satisfactorio pero ella quería resolver una cuestión, porque quería llegar más lejos. Quería relaciones “completas y hasta el final”. Yo no entendí muy bien esto hasta que más adelante me lo aclararon con hechos.

Pero eso es la segunda parte de nuestra historia. Y será otro día si interesa. Por hoy ya está bien.

Saludos y gracias por leer.
luis5acont is online now   Citar -
Los siguientes 16 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 15-oct-2014, 11:26   #4
Sexymami
Mega Pajillero
 
Avatar de Sexymami
 
Fecha de Ingreso: ene-2014
Ubicación: Oeste español
Mensajes: 138
Gracias 106 Veces en 66 Posts
Predeterminado

Gracias a tí por contarnos tu experiencia y además con todo detalle, se siente uno dentro de la historia.
__________________
La mujer es como la sombra: si la huyes, sigue; si la sigues huye.
Sexymami is offline   Citar -
Antiguo 15-oct-2014, 16:40   #5
Observator
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: mar-2008
Mensajes: 168
Gracias 58 Veces en 30 Posts
Predeterminado

Se la pones dura a un muerto. Joder como lo explicas. Es como si fueses testigo de excepción. Deseando estoy de leer el próximo capítulo
Observator is offline   Citar -
Visita nuestro sponsor
Antiguo 16-oct-2014, 00:11   #6
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 6.197
Gracias 10.196 Veces en 4.430 Posts
Predeterminado

Gracias Sexymami, Observator y a todos los que habeis agradecido el post.

Es una buena motivacion para seguir. Os prometo que en breve continuo la historia. Solo necesito que el trabajo y el ritmo de vida que llevo me permita un momento para ordenar recuerdos y saber ponerlos por escrito de forma que os sigan gustando.

Un saludo.
luis5acont is online now   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 16-oct-2014, 20:26   #7
komokome
Pajillero
 
Avatar de komokome
 
Fecha de Ingreso: feb-2011
Mensajes: 70
Gracias 47 Veces en 36 Posts
Predeterminado Hilo morbosísimo

Deseosos de que nos cuentes la evolución de esa "amistad·...
__________________
¡Hay que joderse...!
komokome is offline   Citar -
Antiguo 17-oct-2014, 01:17   #8
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 6.197
Gracias 10.196 Veces en 4.430 Posts
Predeterminado Mi mejor y peor trio

Hola de nuevo. Como parece que ha gustado, hasta que tenga terminada la segunda parte una pequeña introcuccion como aperitivo.

Para que veais como sigue la historia.

Habían pasado ya unos diez días desde nuestro encuentro. En tres ocasiones habíamos podido chatear, y tanto Lola como Paco, me decían lo satisfechos que habían quedado, pero yo intuía que era solo el principio. Se había abierto una espita a su morbo y deseo y ya no la cerrarían, llegando mas lejos de lo que yo hubiese podido creer.

No obstante, me había quedado preocupado por las palabras de Lola a su marido (tenemos que hablar) y porque percibía que había cosas que se me escapaban.

Temía que alguna cosa no estuviese bien y no volvieran a querer quedar, aunque no se me ocurría que podría ser.

La respuesta fue en este caso de Lola. Aprovechando una sesión muy caliente, donde recordábamos el encuentro, yo les pedí que dijéramos que es lo que más nos había excitado a cada uno. Ella me sorprendió al decir:

¿Te acuerdas cuando te cogí con la mano tu polla llena de semen? Todavía me mojo cuando me acuerdo como te lo restregué por toda la verga y como me dejaste el vientre pegajoso.

Lo cierto es que ahora entiendo porque lo hizo. Sabía que se pondría cachonda al recordarlo en los días siguientes. Y lo cierto es que ahora que lo decía, a mi también me paso, me acorde de ese detalle entre otros.

¿Y tú paco?

Yo recuerdo el momento en que lola me la chupaba mientras tú la cabalgabas por detrás. Me corrí con la visión de su cara mientras me la mamaba y recibía tus cachetazos. He pasado mucho tiempo imaginando esa escena.

Sin embargo tengo la sensación de que algo no os debió de gustar. ¿Fue algo que yo hice o dije?


Les pregunte.

Todo está bien, para ser el primer encuentro estuvo genial. Además hemos disipado todas nuestras dudas. Ya iremos avanzando un poco mas en las siguientes citas.

No quise insistir, pero más adelante, tras un par mas de citas y una vez rotas todas las barreras, Lola me confeso de que se trataba.

¿Lola, a que te referías en nuestra primera cita, cuando decías que paco y tu teniais que hablar? ¿Era por algo que yo hice?

No, lo que pasa es que hay cosas que me ponen muy cachonda y que me hubiese gustado hacer esa noche.

¿Cómo qué?.

Como follar a pelo y sentir tu semen dentro de mí. Cuando lo hicimos en el sofá casi me corro al sentirla sin el preservativo. Todo el rato que después estuvimos follando no paraba de desear que te lo quitaras.

Cuando se la mamaba a Paco, también quería poder meterme tu polla en la boca y chupártela hasta el final.

Mira, una cosa que no te dijimos entonces, es que también tenía fantasías con el esperma. Me pone mucho restregármelo, sentirlo dentro y fuera de mí, todo caliente. Y otras cosas que aún no habíamos hablado porque no sabíamos si íbamos a pasar del primer movimiento. Pensábamos que si contábamos esto, el chico que eligiéramos iba a ir a saco y no nos respetaría, ni nos dejaría marcar los tiempos a nosotros.

Ya sabes que yo no soy así.

Por eso te lo cuento ahora.

Pero además es que queríamos ir sobre seguro. No te lo tomes a mal Luis, pero sabes que en este mundo hay de todo y no nos atrevemos a jugar con fuego.

Lola, no me enfado en absoluto. Yo confío en vosotros por mi experiencia y porque veo claro que estáis empezando, pero tampoco lo haría a pelo con cualquiera.


Así que de eso se trataba. Yo aún no podía saberlo en nuestra segunda cita, pero Lola y Paco habían hablado del tema. Una vez dado el primer paso y habiendo disfrutado, Lola quería poner la directa.

Con otro no lo hubiesen hecho, pero yo les inspiraba la máxima confianza y ella no quería dejar pasar la ocasión. No sabían si encontrarían mas adelante otra persona de su agrado y que les permitiera llevar la batuta como yo lo hacía. Incluso en una ocasión, hablando por internet del tema de las enfermedades de transmisión sexual, yo todo serio, le ofrecí mandarle a paco una analítica que demostraba que estaba limpio. Ellos declinaron riéndose la idea, pero estoy seguro que mi disposición radical a disipar cualquier duda al respecto, también influyo en su decisión.

El caso es que habían decidido, que ya que estaba vasectomizado podrían permitirse los placeres que antes relataba Lola. Todo iba tan rápido, que ellos mismos se sorprendían y se mostraban inseguros de sus propias decisiones, por lo menos hasta que las ponían en práctica.

Esa inseguridad era la que yo percibía sin saber de qué se trataba.
Lo cierto es que cuando fijamos la segunda cita, yo no estaba al corriente de nada de esto, aunque algo me olía. Pero ellos ya sabían lo que íbamos a hacer.
Esta vez podían quedarse un día y medio, con lo que disponíamos de algo más que una noche. Ya no había hielo que romper así que cuando nos vimos la duda era irnos directamente a la habitación o salir antes a cenar. La otra vez nos habían dado muy buen resultado los preliminares, así que les propuse salir a comer algo y a “Jugar”. A Paco le pareció bien y Lola me dio la impresión que se aguantaba las ganas. Aunque dijo que ok, creo que estaba muy caliente y no le hubiese importado echar un primer polvo. Pero creo que se dio cuenta de que si nos metíamos en la habitación, ya no salíamos hasta el día siguiente, así que acepto que nos fuésemos a la calle.

Tras cenar en un italiano, bien contentos después de bebernos un par de jarras de sangría, propuse repetir el jueguecito de ir a un pub y escandalizar un poco al personal. Pero esta vez ya no era necesario según Lola, esta vez eran ellos los que ya tenían algún juego previsto para sorprenderme. Prefería ir al hotel. Y Paco la secundaba, así que no era yo el que iba a poner pegas.
Nos habíamos desplazado en coche al restaurante, así que lo tomamos para volver. Yo no renunciaba a poner un poco de pique antes de meternos en la habitación, así que cuando Lola se fue a subir al lado de su marido, que era quien conducía, le dije:

Lola, ¿Por qué no te subes atrás conmigo? Apuesto lo que sea a Paco a que es incapaz de llegar al hotel conduciendo sin haber mirado ni una vez al asiento trasero.

¡! Venga ¡!

Animó su marido.

No hubo que volver a repetir la petición, ella se escurrió en el asiento trasero junto a mí.

Mi idea era ir caldeando el ambiente por el camino. Lo que pasa es que Lola ya venía a tope, así que la cosa se nos fue un poco de las manos.
Esa noche llevaba un vestido de punto muy ceñido y bastante corto. No fue problema meterle la mano por entre los muslos mientras le comía la boca. Ella los mantenía aun cerrados, como queriendo que yo me ganara el derecho a que me los abriera de par en par.

Volví mis dedos a sus pechos, metiendo la mano por el escote e introduciéndolos entre el sujetador y sus pezones, para poder acariciarlos. Ella puso la mano sobre mi paquete, intentando recorrer por encima de la tela del pantalón mi polla ya tiesa. En ese momento, comencé a recorrer su cuello con mi boca e intente de nuevo el asalto a su entrepierna, esta vez con éxito. Pude notar su sexo caliente tocando sus braguitas ya húmedas.
Separe un poco la tela de las braguitas y mis dedos acariciaron su rajita, paseándose por ella hasta concentrarse en su clítoris. Tras un rato de masaje deje deslizar hacia abajo mi dedo corazón, pasándolo por sus labios mojados, dejando que se empapara de sus flujos para lubricarlo e introduciéndolo después hasta los nudillos en su vagina.

El grito de placer de lola llego hasta su marido que pregunto:

¿Qué hacéis ahí detrás? Contádmelo.

Luis me está comiendo con la lengua. Además me está pajeando el coño ahora mismo. Que placer. Si sigue así, meneando sus dedos de esa manera, me corro antes de llegar al hotel.

Tienes que reservarte, queda mucha noche.

Pero es que me gusta mucho.


No obstante, pareció que Lola hacia caso a su marido. Me retiro la mano de su vagina y comenzó a desabrocharme el pantalón.

Quiero volver a verla

Me dijo.

Cuando pudo sacármela, vio que la punta estaba húmeda. Esta vez me lleve una sorpresa porque no dudo en metérsela en la boca sin preservativo. Algo efectivamente estaba cambiando desde la cita anterior. Su boca caliente y húmeda me la ensalivo completamente en apenas unos segundos. Se la metió hasta la campanilla.

La zona por la que íbamos estaba bastante desierta y era por la noche, pero eso no parecía importar a Lola, que igual parecía que hubiese dado circular por el centro de la ciudad. Ella solo veía esa polla que le iba a reventar en la boca de lo excitado que me tenía.

En ese momento llegamos al parking del hotel. Paco aparco en una zona discreta y tal y como detuvo el coche, Lola se subió sobre mí.
Empezó a restregar su coño contra mi verga mientras su marido se volvía y miraba ya a placer, sin tener que estar pendiente de la conducción. Se separó un poco las bragas para que su sexo contactara con el mío directamente. El frote de mi capullo contra su clítoris fue demasiado para ella, que condujo mi pene hasta su agujero y se metió la punta.

Yo no me lo creía e hice un gesto como diciéndole

¿Dónde vas loca? Que nos mira tu marido.

Y ella me dijo entonces:

No pasa nada está todo bien. Lo hemos hablado.

En ese instante, empujo hacia abajo metiéndose del todo mi polla en su coño.
Aquello era un volcán. La note muy caliente y empapada. Tanto que tuve que decirle que parara. En apenas un par de culetazos ya estaba a punto de correrme y os aseguro que yo soy de los que aguanto. Lola se la saco y comenzó a restregar sus labios vaginales y su clítoris contra mi verga, que ya estaba más que pegajosa de líquidos suyos y míos.

Entonces fue Paco quien se impacientó. Desde su posición solo veía el culo de su mujer y apenas podía intervenir.

Dejaos de jugar y subamos a la habitación que allí disfrutaremos todos mejor.

Lola metió sus bragas en el bolso y desnuda debajo del vestido se encamino a la entrada. Yo no dejaba de pensar en su coño caliente y mojado, así como en sus muslos que habían quedado también pegajosos por la follada y el restriegue con mi polla. Estaba tan empalmado y caliente que pensé que todo el mundo se daría cuenta, pero lo cierto es que nadie nos prestó atención cuando cruzamos el vestíbulo y nos dirigimos a los ascensores.

En la planta, Lola iba por delante nuestra en el pasillo, deleitándonos a Paco y a mí con sus movimientos de cadera y culo al andar. Sabía que el no llevar nada debajo le añadía morbo al asunto y que tenía a su marido y a otro semental loco por montarla.

Y hasta aqui puedo contar, como decia la presentadora del un, dos , tres.

En cuanto pueda sigo.

Salu-2
luis5acont is online now   Citar -
Los siguientes 8 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 17-oct-2014, 18:03   #9
Sexymami
Mega Pajillero
 
Avatar de Sexymami
 
Fecha de Ingreso: ene-2014
Ubicación: Oeste español
Mensajes: 138
Gracias 106 Veces en 66 Posts
Predeterminado

Me encanta como redactas todo lo ocurrido. Me están entrando ganas de hacer un trio jaja. Gracias
__________________
La mujer es como la sombra: si la huyes, sigue; si la sigues huye.
Sexymami is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Sexymami por este Post:
Antiguo 17-oct-2014, 22:58   #10
Tibasho
Ministro Pajillero
 
Avatar de Tibasho
 
Fecha de Ingreso: abr-2005
Ubicación: Zaragoza
Mensajes: 1.783
Gracias 199 Veces en 181 Posts
Predeterminado

que pasada de relatos estoy enganchado, que forma de contarlo me encanta
__________________
¿Quieres jugar?
Tibasho is offline   Citar -
Antiguo 19-oct-2014, 12:51   #11
Yoplay66
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jul-2011
Ubicación: Asturias
Mensajes: 47
Gracias 22 Veces en 14 Posts
Predeterminado Morbo total

Muy morboso tu relato Luis. Sigue contándonos porfa.
Yoplay66 is offline   Citar -
Antiguo 20-oct-2014, 04:00   #12
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 6.197
Gracias 10.196 Veces en 4.430 Posts
Predeterminado Mi mejor y peor trio

En la habitación, ellos siguieron sorprendiéndome. Aprendían a la velocidad del rayo y habían preparado su propia propuesta para esa noche.

Esta vez no fue Lola la que empezó a dirigir, sino su marido.

Quítate todo, te queremos desnuda completamente.

Ella obedeció, dejando caer el vestido a sus pies y sacándose el sujetador.

Nos miraba desnuda, desafiante, quieta en el sitio pero a la vez moviendo un poco su cintura, como si fuera necesario para atraer nuestras miradas a su sexo depilado y con los labios un poco abultados de la excitación.

Paco le dijo:

Súbete a la cama que esto no ha hecho nada más que empezar. Tiéndete y extiende las manos.

Yo no sabía de qué iba a ir la cosa, pero estaba claro que Paco no actuaba por iniciativa propia, al menos completamente. Estaba desarrollando una coreografía que previamente habían diseñado, casi seguro que inspirada por Lola.

En ese momento, saco una cadenita que paso por la barra de forja que estaba en el cabecero de la cama y unas esposas, que le puso a su mujer, a la vez que pasaba por ellas la cadena.

Lola quedaba así atada a la cama aunque con capacidad de movimiento suficiente.

El, empezó a desnudarse, así que yo hice lo propio y en unos segundos los dos estábamos en pelotas, completamente empalmados a los pies de la cama.

Ábrete de piernas que te veamos bien


Ordenó Paco.

El sexo de Lola quedo expuesto completamente a nosotros. Su rajita se entreabrió, mostrando el brillo de un poco de su flujo, lo que junto a los movimientos suaves de su pelvis, demostraba que estaba caliente y quería polla.

Nos tumbamos uno a cada lado, comenzando a acariciar su cuerpo a cuatro manos. Primero con suaves caricias, luego frotando pezones y coño más fuerte, masturbando su clítoris y después, metiendo los dedos por donde podíamos. Había momentos en que mis dedos y los de paco coincidían en su coño, uno metiendo un par de ellos y otro pajeándole el clítoris, al encontrar el agujero ocupado.

En otro momento, paco le comía un pezón mientras le trabajaba el coño y yo le trataba de meter la mano por debajo para agarrar sus glúteos y pasar mis dedos por su raja del culo, ya sudorosa. No me detuve ahí. Note ciertos espasmos de placer cuando llegue con mi dedo a la entrada de su ano, y empecé a frotársela. Poco a poco le fui introduciendo mi dedo que ella acepto sin rechistar, mientras su marido la penetraba vaginalmente con dos de sus dedos.

Lola empezó a temblar de gusto y a tratar de mover su culo para acompasar nuestras caricias para obtener mayor placer. Cuando ya parecía que se iba a correr, paco paro y sacando los dedos le pregunto

¿Te gusta eh? ¿Te gustaría aún más que sustituyéramos los dedos por nuestras pollas?

¿Quieres que esta noche empecemos fuerte o suave?

Fuerte, fuerte, ya no puedo mas, quiero correrme, llevo esperando esto muchos días.


Me quedo claro que Lola lo quería todo esa noche y de golpe además. Nos estaba pidiendo una doble penetración y en el coche me había dejado claro, que había vía libre para llenarla de leche. Quería tener el orgasmo del siglo y nosotros se lo íbamos a dar.

Paco saco de la mesita un bote con gel lubricante y girándola hacia él, le puso un poco a su mujer en el culo. Como lo tenía hacia mí, yo no me pude contener y le pase mi polla por la raja, embadurnándola entera. Luego la detuve al llegar la punta a su entrada trasera y empuje hacia dentro. Lola sofocó un grito pero me dejo que le metiera la punta.

Cuando muy despacio intente apretar hacia dentro me pidió

Tu no, la tienes más grande y no estoy preparada todavía, Paco, fóllame tu por detrás.

Luis quiero tu polla en mi coño.


Estaba claro que las esposas y la cadena solo eran parte del escenario, allí seguía mandando ella.

Me tuve que escurrir debajo suyo y ponerme bocarriba, ya que de costado era muy complicada la jugada que queríamos hacer. Lola se subió encima mía y trato de meterse mi polla, pero esta resbalaba. Como tenía las esposas le costaba llegar a ella para dirigirla, así que lo hice yo. La apunte a su agujero y ella solo tuvo que dejarse caer encima.

Mientras, Paco le soltaba las esposas.

Nos mantuvimos unos momentos quietos para que su chico pudiera penetrarla por detrás. Sentí en un par de ocasiones como su pene resbalaba y chocaba con el mío, pero a la tercera le metió la punta, y luego, poco a poco el resto.
Lola se agarró a la barra del cabecero con las dos manos, dejando colgar sus dos tetas hacia mi boca. Le dolía la penetración anal y parece que le costaba acomodarse a tener dos pollas a la vez dentro. Pero la cara de vicio que puso no tenía precio. Estaba supercachonda y poco a poco se fue lubricando aún más y empezó a moverse con cuidado para sincronizarse con paco, y que no se le saliera ninguna de las dos vergas. Yo no hacia ningún movimiento.

Al rato sus movimientos me indicaron, que más allá del morbo, era mi polla la que le procuraba placer, la que tenía en el coño. Empezó a moverse para sentirla más y su hombre, apretaba contra su culo para que no se le saliera la suya.

Cuando empezó lola a sentir que le llegaba el gusto, aumento el ritmo de la cabalgada que me estaba pegando y eso excito todavía más a Paco, que tomó la iniciativa desentendiéndose ya del placer de su mujer. Empezó a culearla y a follarle duro el culo buscando correrse. Ella se puso más cachonda pero esta desincronización hizo que no pudiera llegar al orgasmo, no podía imponer su ritmo. Cuando Paco se corrió, yo casi notaba las pulsaciones de su miembro soltando toda la leche en el culo de Lola. Ella se agarró a sus muslos y lo mantuvo pegado hasta que noto que se había vaciado por completo.

Luego, empezó a moverse sin soltar las caderas de su marido, que seguía pegado a ella. Quería correrse también con las dos pollas dentro. Como siempre, buscaba sentir al máximo mi miembro en su interior, así que con movimientos de rotación y adelante y atrás, iba cambiando el ángulo de penetración para sentir mi polla presionar sobre las paredes de su vagina. Se tocó el clítoris lo justo para llegar a punto de clímax y pidiéndole a su marido que mantuviera la presión en su culo, emprendió una serie de movimientos más rápidos que la llevaron al orgasmo. Esta vez prácticamente sin necesidad de tocarse, se corrió soltando gritos durante casi una eternidad. Quizá por no usar sus dedos y por el morbo de la situación, el orgasmo fue mucho más prolongado, sintiendo yo como se contraía una y otra vez su vagina contra mi pene.

En medio de esos espasmos me llego a mí también el momento. Había conseguido aguantar hasta ese instante, pero una vez llego, me abandone completamente. Mi verga parecía una fuente y era tanto el calor del roce, que no sabía dónde acababa mi rabo y donde empezaba su coño. Solo sentía mi semen caliente compartiendo espacio en su coñito con mi polla y mucha humedad en mis huevos, no sabría decir si de lola, de mi leche que se le salía o la de paco.
luis5acont is online now   Citar -
Los siguientes 7 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 20-oct-2014, 04:06   #13
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 6.197
Gracias 10.196 Veces en 4.430 Posts
Predeterminado Mi mejor y mi peor trio

Antes de continuar, os dejo una imagen sacada del foro de fotos de pajilleros.

Me ha llamado la atencion por su parecido fisico con lola, asi os podeis hacer una imagen aproximada de ella, aunque logicamente el rostro no se acerca demasiado al suyo.

Que la disfruteis
luis5acont is online now   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 20-oct-2014, 04:11   #14
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 6.197
Gracias 10.196 Veces en 4.430 Posts
Predeterminado Mi mejor y mi peor trio

El primero en retirarse fue su marido. Lola quedo sobre mi exhausta, llena de sudor, echándome su aliento entrecortado en el cuello.

Yo apenas podía calmar las palpitaciones de mi corazón. No sé cuánto rato paso hasta que ella se sacó mi polla y se recostó entre nosotros dos.

Tampoco sé cuánto tiempo transcurrió hasta que se intentó levantar para ir a lavarse un poco a la ducha. Yo la agarre por el brazo.

¿Dónde vas?

Pregunté

A lavarme un poco. Querréis que este limpita para seguir luego ¿No?

Quédate aquí con nosotros. Ya habrá tiempo de lavarse.


La atraje hacia mí y la bese en la boca. Después la tumbe boca arriba y le metí de nuevo la lengua entre sus labios, mientras le apretaba un pezón. Luego recorrí su barbilla, su cuello, y el canal de sus pechos dejándole un rastro de saliva. Lola me miro con cara de vicio y se llevó una mano al sexo y con la otra agarro la polla de su chico, ahora morcillona igual que la mía.

Jugueteo con sus labios vaginales y con el semen que salía de ellos, restregándoselo por el clítoris y su pubis. Todavía había leche en su interior y supongo que en su culo también.

No tengas tanta prisa por limpiarte, que nos ha costado mucho llenarte entre los dos

Le dijo Paco.

Este comentario la puso otra vez caliente y cerró la mano todavía más sobre la polla de su marido.

Habíamos empezado súper fuerte, así que yo sabía que iba a ser muy complicado mantener el listón toda la noche, y mas, una vez calmados por un primer orgasmo. Así pues, pensé que lo mejor era ir de nuevo poco a poco. Mantener un ambiente relajado, placentero y progresivamente ya iríamos recuperando el deseo.

Mantuvimos la situación media hora larga, usando caricias, masajes, recorriendo y explorando despacio nuestros cuerpos.

Fue ella quien nos demandó más acción. Se recuperó mucho antes que nosotros, y con dificultad, la calmábamos como he dicho antes. Solo la promesa de que merecía la pena esperar a que los dos estuviésemos listos, porque así la follada sería mucho más intensa, la sujetaba.

No me habéis dejado lavarme, así que ahora os toca follarme de nuevo tal y como estoy

Nos dijo humedeciéndose los labios con la lengua. Sabía lo que tenía que decir para ponernos a mil y que gestos debía hacer para acompañar sus palabras.

Te follamos pero antes tienes que comernos la polla a los dos

Le dije.

Me levante y me senté en uno de los dos butacones que había. Paco tomo asiento en el otro.

Su mujer se acercó andando a cuatro patas por la moqueta, como si fuera una gata en celo.

Miro alternativamente una polla y otra y finalmente se decidió por la de su marido.

De rodillas y entre sus piernas, comenzó a lamer sus huevos con lengüetazos muy lentos.

Luego, continuó trabajándole la base del pene. Tras un rato, Lola observó que aunque tenía una erección, no alcanzaba el nivel de dureza que ella estimaba necesario para darle placer. Busco una toallita húmeda y le limpio bien la verga (me acorde de la follada anal que le había metido y que aún no se había lavado). Luego lo intento de nuevo, pero Paco todavía no estaba al cien por cien.

Se pasó a mi lado y repitió la operación conmigo. Estuvo chupándomela un buen rato, ensalivándola por todas partes. Cuando Paco vio como se la metía hasta la campañilla y que casi le daban arcadas, empezó a ponerse de verdad a tono.

Yo por mi parte, estaba ya listo. Dándole la vuelta hice que se sentara sobre mí. Lola restregó su culo por mi polla y cuando comprobó que estaba dura como un hierro, se levantó un poquito y metiéndose la mano entre las piernas, la condujo hacia su agujero.

Mi verga encontró su vagina caliente y húmeda. Ella se empaló hasta apoyar con su culo en mis muslos. Yo los cerré para facilitar sus movimientos y equilibrio. Lola comenzó a menear su pelvis a la vez que se trabajaba el clítoris con los dedos. En esa posición la sentía toda dentro.

Su marido se levantó y de pie ante ella, le paso el pene por los labios. Ahora si estaba a tope y lola no se lo pensó dos veces. Se la trago entera y mientras continuaba su cabalgada empezó a chupársela. Debió notar las pulsaciones de su marido, porque abandono por el momento su propio placer (yo creía que iba a llegar así) y retiro su mano del coño para pajear a Paco.
Le escupió sobre la verga y le restregó la saliva con la mano masturbándolo. No lo necesitaba, y le había mojado suficiente con su boca, pero esto lo puso cachondisimo, que era el efecto que ella quería causar.

Sin dejar de pajearlo, se metió de nuevo la punta en la boca y empezó a succionar muy fuerte.

La corrida fue inevitable y Paco se corrió en su boca con un gruñido. Se tambaleó un poco mientras se vaciaba, pero ella no se perdió ni una gota. Cuando él se retiró, dejándose caer en el sillón, ella se levantó sacándose de golpe mi polla y provocando un gruñido de enfado por mi parte. Deje de sentir el peso de su cuerpo y el contacto con sus glúteos. Mi verga quedo de repente huérfana de ese coño caliente y húmedo, del cual no hubiese querido salir nunca.

Lola fue al aseo a escupir el semen, volviendo en segundos que a mí me parecieron eternos.

Se plantó frente a mí y cogiéndome de las manos me dijo

Ven. Ahora nos toca a nosotros.

Ya no quería más malabarismos ni posiciones imposibles. Solo quería follar duro y correrse de una vez.

Se tiró al suelo y se abrió se piernas, invitándome a que la tomara, esta vez hasta el final.

Me introduje entre sus muslos, calientes y pegajosos, y sin ningún preámbulo le metí el miembro hasta el fondo. Empecé a bombear y pase de un ritmo inicial lento, a otro más contundente y frenético. Con cada embestida hasta el fondo, Lola gemía clavándome las uñas en la espalda. Busque el roce de mi pelvis con su monte de venus, tratando de estimularle el clítoris. Ella de nuevo se ayudó un poco con la mano, pero estaba tan caliente que cuando noto que le llegaba el placer, la retiró y me abrazó contra ella. Yo la seguía penetrando una y otra vez mientras se corría, sin aflojar el ritmo.

Lola se deshacía de placer con cada espasmo y justo cuando ya parecía que acababa, me vacié yo. De nuevo llenaba sus entrañas con mi semen caliente. Creo que llegue a perder un momento el conocimiento. Cuando abrí los ojos, apenas debía de haber pasado un instante, pero parecía que veníamos de un pasado muy lejano de sexo y placer. Los dos pechos palpitaban juntos y nuestros pulmones trataban de insuflar oxígeno a nuestros cuerpos.

Tardamos en recuperarnos, pero no teníamos prisa. Seguíamos enganchados y yo aún apretaba hacia dentro mi polla.

Cuando trate de retirarme por fin, Lola sintió que mi pene abandonaba despacio su vagina. Durante un momento me retuvo contra ella y solo dijo una palabra a mi oído

Gracias

Gracias a ti


Le susurré, antes de sentarme en el suelo, esperando que se me pasara el mareo que aun sentía.

Esta vez sí que nos lavamos los tres. Paco fue el primero en ducharse. Cuando se dirigía al aseo, vi que por la cara interna de los muslos de Lola corrían un par de regueros de semen.

Ahora me pone mucho ese recuerdo, pero en ese instante, yo no estaba ya para nada.

Tras esperar mi turno, me duche con agua caliente, relajando mi cuerpo y sintiendo como el cansancio me invadía. Esta vez no me fui al sofá, sino que me hice un hueco en la cama y junto con ellos, me quede dormido.

Bueno, en la próxima entrega os comento como pasamos la mañana y termino la experiencia “buena”.

Espero que os haya seguido gustando y de nuevo gracias por leer.
luis5acont is online now   Citar -
Los siguientes 5 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 20-oct-2014, 16:53   #15
Observator
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: mar-2008
Mensajes: 168
Gracias 58 Veces en 30 Posts
Predeterminado

Joder tío, eres la hostia. En tus escritos tienes una cualidad acojonante. Lo leo y parece como si fuese yo el que estuviese "sufriendo" esas experiencias.
Observator is offline   Citar -
Antiguo 20-oct-2014, 18:31   #16
Tibasho
Ministro Pajillero
 
Avatar de Tibasho
 
Fecha de Ingreso: abr-2005
Ubicación: Zaragoza
Mensajes: 1.783
Gracias 199 Veces en 181 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por Observator Ver Mensaje
Joder tío, eres la hostia. En tus escritos tienes una cualidad acojonante. Lo leo y parece como si fuese yo el que estuviese "sufriendo" esas experiencias.
que pedazo de historia tio espero que haya mucho mas como la cuentas me encanta
__________________
¿Quieres jugar?
Tibasho is offline   Citar -
Antiguo 23-oct-2014, 00:55   #17
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 6.197
Gracias 10.196 Veces en 4.430 Posts
Predeterminado Mi mejor y mi peor trio

Hola de nuevo amigos/as.

Voy a ver si puedo terminar esta experiencia, relatando la mañana que pasamos juntos tras amanecer de la noche tan movidita que os he contado.

Siento no haber podido continuar antes, pero estoy teniendo una semana pelin complicada.

Esta vez no nos despertamos ni para mear. Dormimos lo que quedaba de noche de un tirón y yo fui el último en despertarme. Notaba un movimiento en la cama y oía unos gemidos justo a mi lado. Antes de abrir los ojos ya note en mi cara el aliento de Lola. A escasos centímetros de mi cara, estaba la suya, mirándome con los ojos entrecerrados. Estaba de costado y la mano de paco agarraba una de sus tetas pellizcándole el pezón. Su cuerpo se estremecía coincidiendo con los golpes de cintura de su marido, que se la estaba metiendo desde atrás.

No sé cuánto rato llevarían follando, supongo que no mucho. Debían haber comenzado y me despertaron con el movimiento.

El caso es que una vez descansado, yo me empalme de momento viendo la situación. Se habían despertado calientes y sin más se habían puesto a follar. Yo no estaba dispuesto a perderme nada, así que me arrime a Lola y le comí la boca mientras le agarraba la teta libre.

La apariencia de medio adormilada cambio al instante por otra de loba hambrienta. Mi lengua en su boca y la polla de su marido en el coño, por separado, la excitaban. Pero las dos juntas y a la vez la ponían directamente a mil. Lleve mi mano a su entrepierna y pude acariciar sus labios que se abrían una y otra vez para recibir la verga de Paco. Masajeé su clítoris hasta que se empezó a retorcer de gusto.

Pero la postura no le permitía llegar bien, así que volvió a un tema recurrente si os acordáis.

Tras sacársela, se puso a cuatro patas entre mis piernas y comenzó a chupármela mientras le ofrecía el culo a su chico. Quería que le dieran fuerte mientras tenía mi polla en la boca.

Paco acepto el regalo al instante. Como para negarse. Lola estaba agachada sobre mi miembro, de rodillas y con el culo elevado hacia él.

Cuando se la metió, ella no hizo ningún gesto que delatara que la estaban penetrando de nuevo, pero cuando su marido inició de nuevo la follada, note como los golpes secos cada vez que se la metía, se transmitían a mi verga.
La calentura de Lola iba en aumento y pronto llego a un punto de no retorno. Deseó correrse y para ello tomo la iniciativa una vez más.

Espera

Le dijo a su chico. Y sacándose la polla gateo hasta ponerse a horcajadas sobre mí.

Rozó su coñito mojado por mi polla un par de veces, y luego sin más preámbulo se la metió hasta el fondo. Así empalada, mantuvo la presión sobre mi pene, masturbándose mientras se movía pero sin sacarla y meterla. Volvió a correrse llenándome los huevos de flujo y dejándome caliente a más no poder. Cuando intente cogerla de la cintura para que me cabalgara y poder llegar, ella se levantó y para mi desesperación volvió a ponerle el culo a su hombre. Ahora era yo el que se quedaba a dos velas mientras Paco retomaba la tarea donde la había dejado.

Lola le dejo culearla a gusto hasta que estuvo a punto de orgasmo, y solo entonces, cuando ya la corrida de su marido era inevitable, volvió a meterse mi polla en la boca y se puso a chupar como si la vida le fuera en ello.

Paco se vacío completamente en su coño, mientras Lola aguantaba las acometidas a la vez que me succionaba. Daba la impresión de estar ya con el coño dolorido (muchas folladas en tan poco tiempo) pero aguanto el tipo aunque sin poder reprimir algún quejido y gesto dolorido. La situación se me antojo tan morbosa que sentí como una punzada me empezaba a recorrer desde los huevos hasta el glande. Aun no le había sacado la polla su marido cuando mi pene estalló en sus labios, que se cerraron para recibir mi semen caliente dentro de la boca.

Hubo un momento en que la teníamos emparedada entre los dos, con el esperma de cada uno dentro de dos de sus agujeros. Su chico seguía aferrado a su culo y apretando hacia dentro y yo, que me había corrido solo con media polla en su boca, empuje también y mi verga recorrió sus labios suavemente introduciéndosela hasta que mis testículos dieron en su barbilla.
Los dos estábamos tan a gusto que tuvo que ser lola la que pusiera fin al espectáculo que ofrecía, ensartada entre los dos. Al sacarse mi polla escupió el semen y la saliva acumulada directamente sobre las sabanas. Se tendió exhausta sin intentar ni limpiarse la boca ni el coño, también pringoso de la eyaculación de su marido.

Tardamos un rato en recuperarnos. Tras pasar por la ducha decidimos salir a desayunar y pasear un poco para despejarnos. Lola dijo que no aguantaría otra sesión seguida. Tenía el coño escocido e hinchado del roce y la follada que le habíamos metido.

El desayuno se acabó convirtiendo en almuerzo. No fuimos conscientes de la hora a la que nos habíamos levantado y terminado de follar hasta que no salimos a la calle. Tuvimos que dejar las habitaciones y aunque yo me ofrecí a pagar un día más para aprovechar la tarde, ellos decidieron que tenían que marcharse. No podían volver a última hora a su casa.

Eso y que Lola decidió que había tenido ya bastante por ese día. Se llevaba la experiencia que había querido y eso le bastaba por el momento. Tenía que darle descanso a su entrepierna.

Actualmente Paco y Lola han despegado totalmente como pareja liberal, y ya casi pueden darnos clases a los demás. Aunque mantenemos una buena amistad y aun de vez en cuando quedamos, lo cierto es que una vez rompieron con sus dudas y encontraron el camino, ya han puesto la directa. Han conocido gente nueva y no paran de planear experiencias buscando sensaciones un poco al límite. A veces demasiado para mí. Quizá en este hilo si procede, o en algún otro, si me lo vuelven a permitir, cuente alguna de sus aventuras.

Bueno, de nuevo gracias a todos por vuestra paciencia y llegar hasta el final de la historia.

La siguiente será la de mi peor trio. Como os podéis imaginar, no será tan excitante como esta, pero el título del hilo obliga a contar también la mala.

Intentare enfocarla para que al menos sea divertida.

Un saludo y buenas noches.
luis5acont is online now   Citar -
Los siguientes 7 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 23-oct-2014, 14:07   #18
Tibasho
Ministro Pajillero
 
Avatar de Tibasho
 
Fecha de Ingreso: abr-2005
Ubicación: Zaragoza
Mensajes: 1.783
Gracias 199 Veces en 181 Posts
Predeterminado

me ha encantado tu relato, espero con ansia el otro con la experiencia mala
__________________
¿Quieres jugar?
Tibasho is offline   Citar -
Antiguo 23-oct-2014, 15:09   #19
komokome
Pajillero
 
Avatar de komokome
 
Fecha de Ingreso: feb-2011
Mensajes: 70
Gracias 47 Veces en 36 Posts
Predeterminado Mi mejor y mi peor trio

Pues aquí estaremos esperando esa peor experiencia, que al menos nos servirá si aprenderemos algo con ella...
__________________
¡Hay que joderse...!
komokome is offline   Citar -
Antiguo 07-nov-2014, 03:18   #20
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 6.197
Gracias 10.196 Veces en 4.430 Posts
Predeterminado Mi mejor y mi peor trio.

Hola de nuevo.

Si esto fuera Bienvenido míster Marshall os diría:

“Como posteador de este foro que soy, os debo una experiencia, y esa experiencia que os debo, os la voy a pagar…”

Bueno, pues efectivamente aquí viene mi peor experiencia con un trio.
A modo de introducción, como dije al principio, es realmente muy difícil empezar para un hombre solo en el tema de los tríos. Hay muy pocas parejas realmente dispuestas y la competencia por obtener sus favores es altísima. La paciencia, la experiencia y el saber estar y desenvolverse son fundamentales para conseguir tener éxito.

A partir de ahí, una vez te introduces en el mundillo, si eres una persona capaz de satisfacer a los demás, te vas haciendo con contactos (el boca a boca en ambientes liberales y más concretamente en chat a chat). Entre las parejas se conocen, te recomiendan si están satisfechas y te van abriendo muy poquito a poco el círculo.

La mayoría de los chicos acaban hartos de intentarlo y desisten. A mí me paso algo parecido sobre todo al inicio. Solo mi cabezonería y el tener muy claro que tenía que añadir este tipo de experiencia a mi currículo, me impidió arrojar la toalla.

Pero el camino quedo jalonado de más desencuentros que encuentros y alguna que otra situación también desagradable, así que os cuento la que recuerdo con más cabreo por mi parte. Aunque hable en presente la experiencia es de hace unos tres años.

Una y media de la madrugada. Tengo que participar al día siguiente en unas jornadas formativas. Como siempre, me avisan de un día para otro. Hay que prolongar la jornada laboral y preparar temario y documentación. Es lo que tiene ser una persona reconocida como de gran potencial en tu empresa (donde pone gran potencial léase el que se come los marrones porque es el único que sabe hacer algo concreto. O simplemente algo…).

Tengo la cabeza como un globo y aunque estoy que me caigo de sueño, no soy capaz de dormirme. Solo veo datos, citas y material del curso.
Tengo que desconectar y despejarme un poco antes de meterme en la cama.
¿Veo la tele? A esa hora es un suicido ponerla, entre tele tiendas, adivinos y basura varia puedo acabar peor aún.

¿Veo las noticias en internet? Bueno, vale. Ostias, ahora que me acuerdo…
Antes de ayer envié unos 20 mensajes en el nuevo foro de tríos y parejas al que me acabo de suscribir. Se me había olvidado con el estrés de estos dos días.

¿Habrá contestado alguien? Bueno solo hay una forma de saberlo, pero solo un vistazo y me acuesto, nada de navegar que es muy tarde y dentro de un rato tengo que estar en pie (declaración de principios que todos los foreros incumplimos mínimo una vez al día).

Abro la página, voy a mi sección particular y ¡Bingo! Tres mensajes.
Lo normal es que de veinte conteste una o ninguna…

Primer mensaje:

Hola Luis. Gracias por escribirnos pero no respondes al perfil que buscamos (chicos entre 20 a 25 años).

Vaya, si les había escrito por que eran de mi edad (en la cuarentena). Bueno pues gracias por responder y mucha suerte.

Segundo mensaje:

Hola. Lo sentimos mucho pero nos han llovido las propuestas. Tenemos más de 150 mensajes y ya hemos hecho una selección. No obstante, nos ha gustado mucho tu forma de presentarte y también lo que nos cuentas acerca de ti. Nos guardamos tu contacto por si más adelante surge ocasión.

No te fastidia. Pues claro que os han llovido las propuestas. Si las fotos son verdaderas tu mujer está más buena que el pan. Lo raro es que no os haya escrito el presidente del gobierno para que la lleves a la Moncloa a conocerla. Espero que tengáis suerte y que los arboles no os impidan ver el bosque. Que ya que tenéis demasiada oferta elijáis bien y lo disfrutéis. Bueno, en fin, gracias por contestar y si más adelante hay que tirar de banquillo dadme un toque a ver si apetece.

Tercer mensaje:

Hola Luis. Nos ha gustado tu foto y tus comentarios. Somos un poco mayores que tu (rondando los cincuenta) y buscamos a alguien con experiencia y decidido. Pasamos de rollos por internet y queremos ir al grano. ¿Te atreves?

Ostras. Parece interesante. Vamos a ver su perfil.
Bueno, pues las fotos no son muy allá, a el apenas se le ve. Ella solo tiene una foto buena.

Es una mujer madura. Se le nota la edad. Esta recostada y abierta de piernas, mostrando un sexo sin depilar, aunque tampoco sobrado de pelo. Buenos muslos y caderas. Pecho caído y no muy grande. Un poco de barriguita pero no gruesa, buen tipo en apariencia…

Voy a ver si están conectados. Anda!! Pues sí.

Están online en este momento.

Hola.

Hola.

Soy Luis, me habéis mandado hoy un mensaje de respuesta.

Espera que voy a recuperarlo y a ver quién eres.


A los cinco minutos ya estamos charlando. Va directo al grano. Dice llamarse Jorge. Quiere que cerremos una cita para esa semana.
Le pregunto por su mujer. Está de viaje, pero vuelve pronto. Muy viciosa me dice. Hace de todo.

¿Pero ella tendrá que decir si le gusto no?

Seguro que está de acuerdo, la conozco muy bien.


Tras un rato charlando algo me dice que huele raro.

Queda rápido, apenas me conoce y ya quiere cerrar una cita. No consulta con su mujer.

Mi celebro me dice que hay gato encerrado.

Pero se me olvidaba. Es que no estoy pensando con el celebro sino con la polla.

Son una pareja madura, con las cosas claras y sin ganas de perder el tiempo. Dan el perfil exacto de los que pueden buscar sexo a saco y rápido (aunque escasos, los hay).

¿Y si es cierto? La mujer está bien físicamente. Puede ser que sea una oportunidad. ¿Y si de verdad es una madurita de las que te explotan entre los brazos? Y ahora voy yo y la dejo pasar.

Total no tengo nada que perder. Vamos a probar (lo dicho, es mi polla la que está pensando por mi).

Oye Jorge, vamos a hacer una cosa. Cuando llegue tú mujer os conectáis y hablamos un rato. Comprenderás que no quede con nadie sin asegurarme que no es una encerrona para una chica ni para mí. Solo me basta que ella me lo confirme y quedamos.

De acuerdo, el jueves por la noche nos conectamos, estate atento.

OK, nos vemos.


Bueno, pues así quedo la cosa.
luis5acont is online now   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 07-nov-2014, 03:24   #21
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 6.197
Gracias 10.196 Veces en 4.430 Posts
Predeterminado Mi mejor y mi peor trio

JUEVES NOCHE…

Menos mal que se han terminado las jornadas formativas. Estoy reventado, porque a veces son un añadido al trabajo habitual. Solo tengo ganas de llenarme un vaso de leche y tirarme al sofá a ver si me duermo viendo un documental de leones o algo así.

Cuantas pobres gacelas han tenido que morir a manos de leones y leopardos para que nosotros podamos echarnos la siesta viendo documentales de la 2….

Bueno en este caso para quedarnos fritos por la noche.

No obstante, tengo la impresión de que hoy me he dejado algo sin hacer y no sé lo que es…
Cada vez que cierro los ojos algo me impide dormirme. Como si se me estuviese olvidando una cosa importante.

¿Qué coño será?

¿Coño? ¿Polla?

¡¡ Ostias ¡¡ El foro.


Esta noche tenía que conectarme para hablar con mi parejita madura.
Corro hacia el PC y me enchufo. ¿Estarán todavía? Aun no es muy tarde.

Sí. Están online.

Hola soy Luis.

Hola, ya creíamos no te conectabas…

Perdonad pero es que acabo de llegar a casa. Día chungo de trabajo.

No importa. Bueno que hemos pensado quedar este viernes por la tarde si te viene bien.

Ok. ¿Qué opina tu mujer?

Espera que te la paso.


Hablo con ella y la encuentro muy mecánica y poco original. No le saco mucha conversación.
Bastantes monosílabos, me deja preguntar y parece que está de acuerdo con todo. Que está muy caliente y quiere que se la follen.

Esto sigue sin gustarme. ¿Sera el marido el que está contestando?
Mira, la prueba definitiva. Le digo que se conecte un momento con la webcam y salimos de dudas.

Oye, para dejar ya todo claro y como veo que sabéis lo que queréis, si os parece me conecto un momento por Skype para que me veáis y así ya no hay dudas sobre las fotos y demás.

Vale.

Me muestro de cuello para abajo. Les gusta lo que ven.

Ella se llama Lucia. Le pido se me dé un pequeño adelanto. Solo mostrarse un poco.

Lo hace. Esta solo en bragas y es la de la foto. La tetas con los pezones un poco tiesos, no sé si del frio o de la excitación. El monte de venus abultado sobre las braguitas muy ajustadas. Nada más encima
.
Se te marca la rajita

Le digo.

Ella se abre de piernas para que pueda verla mejor y retira un poquito la braga para que pueda ver su coño.
Está claro que no es un fake. Es real.

Bueno, ¿quedamos mañana?

OK. ¿Dónde?


Me citan a las 20:00 en unos apartamentos de alquiler muy conocidos cerca de la estación de tren de Chamartín.

Cierro sesión me voy a la cama. Mañana me espera un día muy largo, pero espero tener una compensación por la tarde más que suficiente.

Me acuesto pero no puedo dormir. Empiezo a dar vueltas en la cama.
Oigo como voces en mi cabeza. Aguzo el oído. ¿Quién está hablando?

Ahora reconozco las voces. Son otra vez mi polla y mi celebro discutiendo:

Celebro: no me gusta, esto ha ido muy rápido.

Polla: mejor ¿no? Son maduros y lo tienen muy claro para que van a dar más vueltas. Está bien que vayan al grano.

Celebro: ha sido muy fácil. Me han elegido sin apenas preguntar.

Polla: tienen diez años o más que tú. No son unos tops model. Han visto tu perfil y tus fotos y les has gustado. ¿Qué hay de malo?

Celebro: ella está lo suficientemente buena aun como para poder elegir solita, sin que su marido opine por ella. Estaba dispuesto a quedar el otro día sin contar con ella.

Polla: tiene buen tipo pero las fotos no son de alta resolución y la cam tiene mala calidad. Lo mismo vista de cerca parece mayor. Lo importante es que quiera follar. Posiblemente sea una mujer muy activa aun a la que el marido no puede satisfacer. Es una buena oportunidad.

Celebro: pues para ser tan activa podría haber parecido un poco más entusiasmada…

Polla: tienes que poner pegas a todo…


CALLAROS YA LOS DOS, MALDITA SEA, QUE ASI NO ME PUEDO DORMIR…


Polla (mascullando por lo bajo): joder qué más da, si por probar no perdemos nada…


En ese momento viene a mi cabeza la imagen de Lucia retirándose la braguita para dejarme ver su coñito, y la sangre se retira poco a poco de mi encéfalo para fluir hacia mi verga.

Celebro y yo: pues ahí le has dao, siempre podemos echarnos atrás en el último momento si no nos gusta lo que vemos…

PUES HALA, A DORMIR.

Continuara...
luis5acont is online now   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 13-nov-2014, 21:57   #22
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 6.197
Gracias 10.196 Veces en 4.430 Posts
Predeterminado Mi mejor y mi peor trio

Al día siguiente llego tarde a la cita. Mi idea era volver a casa, echar una siesta para estar despejado y descansado, arreglarme tranquilamente y llegar con tiempo al sitio.

Un problema familiar me ha fastidiado los planes. Llego a casa con el tiempo justo de darme una ducha y salir corriendo. Atasco que te cagas camino de Chamartín. Tengo que meter el coche en un parking público. Llego media hora tarde, cansado y más estresado que la Belén Esteban en un congreso de física cuántica.

Bueno, no creo que se hayan ido, al fin y al cabo han alquilado un apartamento para esta tarde.

Llego al apartamento y llamo a la puerta. Me abre un tipo en el que reconozco vagamente al de las fotos. Rubio (parece extranjero) y con el pelo cortado al estilo militar. Bajito y tripón. Me recibe en calzoncillos y camiseta. Este ya está con los preliminares pienso yo. Para que va a perder el tiempo…
No dice ni hola. Solo un

Creí que ya no venias…

No se me pasa por alto el detalle de que habla en singular…

Efectivamente, cuando paso al salón, su mujer está a su rollo, fumando un cigarrillo y viendo la tele, como si estuviese esperando una visita de sus cuñados en vez de a un amante.

Es la misma que vi por internet. Va en braguitas, con una camiseta de manga larga por encima. Buenos muslos, braguita no muy sexi pero ajustada. Me permite ver el bulto de su monte de venus y como se le marcan los labios vaginales. Los pezones se le transparentan pegados a la tela de la camiseta.
Cambia su expresión aburrida por una sonrisa que percibo un poco forzada.

Hola chavalote. Estas mejor en persona que por las fotos.

Gracias, tu igual.


El marido toma la batuta y marca la acción desde el principio, casi con prisas.

Bueno, pues si todos nos gustamos, vamos a lo que vamos.

Dice que le gusta empezar mirando, que luego él ya se incorpora.
Nos sugiere empezar en el sofá. Lucia me atrae hacia sí, y me desabrocha el pantalón.

Yo empiezo otra vez a tener la sensación de que esto no va a ir bien, pero trato de concentrarme. Ella me saca el rabo y empieza a chupetearme la punta. Como aun esta semiflaccida, me masturba a la vez que me lame el glande.

Poco a poco me va poniendo a tono y me olvido del entorno. Al final parece que voy a follar.

Su cara no es desagradable, ni su cuerpo tampoco. Pero no me transmite entusiasmo, parece poco interesada y algo artificial y mecánica en sus movimientos.

Le toco los pechos por debajo de la camisa y no sabría decir si reaccionan o no a mis caricias.

Mi polla sí que lo hace a su contacto, así que la tumbo hacia el respaldo del sofá, y le saco las braguitas, dejando al descubierto un coño totalmente depilado.

Rehúye los besos en la boca, lo que no me importa tras oler su aliento fuerte a tabaco, así que me entretengo un rato en su cuello.

Trato de comerle las tetas, pero me dice que tiene los pezones muy sensibles, que no muerda ni apriete con mis labios, solo con mi lengua. Me corta el rollo. Bajo por su vientre hasta su sexo. A ver si ahí triunfo, porque la tarde está funcionando peor que Silvester Stallone en un papel dramático.

Pues creo que no va a poder ser, porque Lucia se abre de piernas y al separarle los labios del coño me llega un olor que me desagrada. No es muy fuerte ni muy evidente, pero no huele precisamente a excitación, sino más bien a algo (sudor, flujo) rancio.

Empiezo a mosquearme y me quedo mirando la vagina de la mujer, que ya no me parece tan apetecible, igual que el Chicote miraría el plato donde le van a servir la sopa en un restaurante chino de tercera categoría. Arrugo la nariz.
No digo nada, pero me mosquea mucho la falta de higiene. Es imperdonable acudir a una cita sin haberse acicalado. Y hay una diferencia muy grande entre el olor a sudor (o lo que sea) fresco y el olor con pedigrí.

Igual que me mosquea que ni Lucia ni Jorge hayan reparado en ninguno de mis gestos. Está claro que no prestan atención a los signos que les envío. Yo sin embargo, estoy pendiente de cada uno de sus ademanes y no me gusta lo que veo.

Por cierto, ¿Qué está haciendo Jorge?

De refilón lo veo con algo en la mano. ¡Una cámara!

Oye¡¡¡ ¿Qué haces?

Pues voy a grabarnos mientras follamos ¿Te molesta?

Pues claro que me molesta. Nadie ha hablado de sacar fotos ni de grabarnos.

Perdona hombre, es que siempre filmamos nuestros encuentros.

Pues este no.

Vale, vale, ya la guardo.


Lo que me faltaba. ¿Este tío de que va? ¿Me visto y salgo corriendo ahora que estoy a tiempo?

Como si ella notara mis dudas, me coge la polla y me la vuelve a chupar a pelo, esta vez metiéndosela entera en la boca.

Esta caliente y húmeda. Hace que me olvide del aliento y el resto de sinsabores.

Cuando estoy a tono de nuevo, me pongo de rodillas frente a ella y le restriego la polla por su coñito. A la tercera vez que se la paso por ahí, aparece como por arte de magia un condón en su mano.

¿Dónde lo tenía escondido? Solo falta que aparezca el Juan Tamariz tocando el violín y diciendo ¡Tachannnnnn¡

Lo cual visto como se está desarrollando el encuentro, tampoco desentonaría mucho la verdad…

En un suspiro, lo abre y me lo coloca, con una desenvoltura que me deja boquiabierto.

Se humedece los dedos con la lengua y se los lleva al coño. Se ve que está poco mojada. Lo confirmo cuando mi pene se abre paso por entre sus labios. La punta resbala bien, pero una vez dentro, noto sequedad y tirantez.

Lucia se abre bien y me anima a follarla con palabras y frases que suenan bastante preparadas.

Como a línea erótica cutre. Sus movimientos son mecánicos y muy ensayados, con mucho oficio, pero sin pasión.

¿Con mucho oficio he dicho? Una horrible sospecha cruza por mi mente, mientras todo me empieza a cuadrar. La situación me es vagamente familiar.
Y ahora se a lo que me recuerda. A una prostituta. Y de las desencantadas del oficio.

Los ademanes, la indiferencia, los movimientos repetidos hasta la saciedad, el intento de excitarme con palabras que contradicen a sus gestos…
No soy de ir de prostitutas, pero confieso que alguna vez he caído en la tentación, especialmente en periodos continuados de sequía

(ver experiencia en Experiencias con prostitutas.).

Normalmente no suelo salir satisfecho de este tipo de encuentros, por lo que procuro evitarlos. Precisamente por lo mismo que me está pasando ahora. Demasiada coincidencia.

Pero no me cuadra. ¿Por qué iba Jorge a pagar a una prostituta para hacer un trio?

La respuesta llega mientras estoy follándome a lucia. Jorge se acerca a nosotros pero la ignora completamente a ella. Desnudo, pega su miembro a mi muslo mientras me mete mano en el culo.

Es demasiado. No soy tan exquisito que evite al 100 x 100 el contacto con un hombre. En los tríos tienes que aceptar y aprender a disfrutar con el roce mezclado de los cuerpos, igual que en una orgia. Pero para una persona básicamente heterosexual como yo, eso implica que haya magia y muy buen rollo. Que todos estemos en sintonía y sepamos interpretar las señales que nos indican los límites. Y sobre todo que haya respeto entre los implicados.

Todo eso falta aquí.

Me salgo de lucia sin echar de menos su contacto y doy un empujón su marido o lo que sea.

¿Pero tú de que vas?

¿Esto es un trio no? Yo también participo.


Ya me empiezo a enterar de que va esto y no me gusta un pelo que me tomen por gilipollas.

¡!Me voy¡¡

Me agarra del brazo y me dice

No te enfades hombre, venga fóllatela que yo solo miro y ya está. Ha sido un malentendido.

Lo miro con cara de asesino y le contesto

No me vuelvas a tocar o se lía.

Me suelta rápidamente. Le saco dos cabezas de altura y rezumo mala leche por todos mis poros. Mientras me visto apresuradamente lucia mira con interés las cortinas del apartamento. Como si no le extrañara nada de lo que está pasando. Seguro que ha visto cosas mucho peores. No hace ni el más mínimo gesto para retenerme. Joder estas cortinas no pegan con el color de la pared…

Salgo sin molestarme en cerrar la puerta.

Cuando llego a casa me pego una ducha y me doy extra de gel y colonia. Como si quisiera borrar la experiencia. No lo consigo. No hay ningún recuerdo que dentro del chasco que he sufrido me haga excitarme. En otras ocasiones sí, pero en esta no. Ni siquiera con el paso del tiempo y una vez superado el cabreo. Debí habérmelo supuesto.

Si algo es marrón, está lleno de moscas y huele a mierda, seguro que es mierda. Principio fundamental de la teología existencialista que nunca debí olvidar.

Amen hermano, contesta mi celebro.

Bueno, pero si no se intenta, no se consigue nada. El camino del éxito esta jalonado de fracasos previos, contesta mi polla.

El celebro y yo fulminamos con la mirada al pene. ¡!Cállate¡! No nos dirijas la palabra en una semana por lo menos.

Vale, vale.

Y extraño en ella, mi polla se pasa efectivamente una semana entera sin llamar la atención y haciendo como que no existe. Más le vale.

Durante todas mis experiencias con tríos ya he dicho que abundan los fracasos y sinsabores, es un tema muy difícil para un hombre solo. Pero yo me lo suelo tomar con humor y filosofía, sobre todo porque mi horizonte sexual es muy extenso, y no bebo solo de esa fuente. Pero esta experiencia me cabreo mucho porque yo ya no era inexperto y tuve sobrados indicios de que la cosa no iba a ir bien. Me metí hasta el fondo y me deje engañar por un tío que además era torpe y tenía que haberlo visto venir de lejos.

El foro no permitía postear experiencias negativas u ofensivas de sus integrantes, pero si había posibilidad de mensajes internos. Avise a los administradores sin mucho éxito. Era mi palabra contra la suya. Él era un miembro de pago igual que yo y no lo iban a Banear sin más.

Pero contacte con algunos de sus “amigos”, que salían en el perfil y como quien no quiere la cosa hice mis indagaciones. Con cuidado y sin delatarme. Me resistía a dejar el tema sin más, para que engañaran a otros.

El resultado fue sorprendente. La mayoría no me respondieron pero algunos me sacaron de dudas. Uno me conto que efectivamente fue a lo que creía que era un encuentro hetero y se encontró con una trampa igual que la mía. A él además casi lo emborrachan antes. Otro me conto que habían quedado el mismo día con tres chicos, con intervalos de tres horas. Que tenía ese tiempo para satisfacerlos y que luego tenía que irse antes que llegara el siguiente. Al final valorarían con cuál de los tres se quedaban para futuros encuentros. Los mando a la mierda, porque en este caso, si le plantearon claramente sexo bisexual desde el primer momento.

Decidimos contactar con los administradores conjuntamente y al final parece que tomaron alguna medida, porque el contacto desapareció de la web.

La conclusión que saco es que el tipo en cuestión, era aficionado a los hombres más jóvenes que él (nada que objetar, respeto todas las opciones sexuales) pero como por su físico y más bien por su carácter (un tarugo impresentable) tenía pocas posibilidades de triunfar. Así que esa era su manera de echar la red a ver quién picaba. Se garantizaba al menos el morbo de llegar a vernos desnudos y tocar algo, por no hablar de grabar imágenes.

No descarto que aun siendo tan paleto llegara a usar cámaras ocultas.
La mujer debía salirle barata (sabe el diablo que convenio tendría con ella) y la usaba de anzuelo.

No sé si esto es realmente así, pero es la respuesta que creo más posible.
Bueno, hasta aquí mi peor experiencia en tríos. Lamento que esta vez no haya sido tan excitante pero si quiero respetar el espíritu del hilo también toca contarla.

Ojala os haya divertido al menos y os animéis también a contar las vuestras.
Asimismo podéis proponer también algún tema sobre el que narrar la mejor y peor experiencia.

Ya tengo en mente las próximas que os voy a relatar y en cuanto tenga tiempo, podéis contar con un par más de historias.

Gracias por leer y un saludo a todos.
luis5acont is online now   Citar -
Los siguientes 5 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 17-dic-2014, 00:22   #23
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 6.197
Gracias 10.196 Veces en 4.430 Posts
Predeterminado Mi mejor y mi peor Gang Bang.

Hola a todos compañeros/as del foro. Disculpad el abandono pero una racha de trabajo a tope me impide dedicar el tiempo que yo quisiera a conectarme y participar en el foro.

Ya que hemos iniciado el hilo con temas muy relacionados con ambientes liberales y sexo fuerte, las siguientes experiencias van a ir de varios chicos para una sola mujer.

En este caso, yo solo contare en primera persona la experiencia mala. Para la buena prefiero relataros lo que le sucedió a un amigo y compañero de salidas liberales. Su relato es mucho mejor que cualquiera de mis experiencias en ese tema.

Empezare en esta ocasión por la mala.

Como ya sabréis si me habéis leído antes, me atraen mucho los ambientes y relaciones liberales, por lo cual, una vez tomada la decisión de intentar un trio, mi siguiente reto no pudo ser otro que participar en un Gang Bang. No tenía muy claro cómo iba a reaccionar, ni hasta qué punto me iba a resultar placentero, pero supuse que sería algo muy excitante y una experiencia que debía vivir al menos una vez.

Si entrar en el mundo de los tríos es complicado, imaginaos encontrar a una pareja o chica que quiera hacer este tipo de prácticas.

Así que decidí empezar por lo más sencillo. Hay varios pubs liberales que organizan este tipo de encuentros. No voy a dar el nombre ni la ciudad del que elegí para probar. Solo diré que se anunciaba con el día del Gang Bang, en el que en teoría acudían parejas y chicas que les gustara esta experiencia. A los chicos les cobraban una cantidad fija por entrar (40 € con dos consumiciones) y otros 40 € si eran “seleccionados” por alguna pareja y pasaban a la zona privada.

Yo no me acababa de creer demasiado este tema, ya tengo experiencia en como trataban estos asuntos los locales liberales cuando acudí con los tríos, pero era la opción más rápida, así que decidí probar.

Llame por teléfono (se requería apuntarse previamente) y me aseguraron que se trataba de parejas reales. Así que allí me plante un día entresemana dispuesto a vivir la experiencia.

Llegue puntual y tras pagar la entrada me acomode en la sala habitualmente reservada en estos sitios para los hombres solos, fuera de la zona de parejas. Estábamos unos cinco hombres, bastante diferentes entre nosotros por cierto.
Los perfiles eran variados: maduros y jóvenes, atléticos y en baja forma, lanzados y reservados.

La cosa empezó con un retraso de 45 minutos. Yo sabía que en el tema liberal, saber esperar es básico. Cuanto más improvisado más auténtico y amateur. Pero allí estaban bastante nerviosos. Daba la impresión de que el pensamiento que primaba era “me han prometido una orgia de todos para una y ya deberíamos estar follando”.

Casi todos se revolvían inquietos y la mayoría había apurado ya sus dos copas de rigor.

Durante este tiempo se incorporaron otros dos hombres más. Ya sumábamos siete y yo no veía ni siquiera una pareja aparecer por allí. La zona de parejitas estaba esa noche abandonada. Se ve que al ser entre semana y además el “día del Gang Bang” el tema no estaba muy boyante.
Finalmente apareció una pareja madura.

Pasaron directamente a una sala reservada entre nuestras miradas escrutadoras. Unos 45 años. Ella no estaba mal, con curvas aunque no muy proporcionada.

El encargado estuvo hablando con ellos un largo rato. Mientras todos los demás trataban de ver bien a la mujer y al marido, yo me fijaba en los gestos. Me dio la impresión de que no le hizo gracia a ella que fuéramos tantos. No hizo por vernos y menos aún por seleccionar entre nosotros a aquellos que le pudieran gustar más. El encargado salió y se dedicó a hacer algunas llamadas. Aun esperamos casi media hora más, para desespero e irritación de los que estaban allí. La tensión iba aumentando y no solo la sexual.

El encargado tampoco se escondía ni disimulaba mucho. Yo me acerque por la barra y le oí tratando de convencer a alguien para que viniera esa noche. Estaba buscando otra chica o pareja. 7 éramos muchos.

Finalmente, se acercó a la mujer de nuevo, y ante la indiferencia del marido (o lo que fuera) volvió a hablar con ella.

Ella hizo un gesto de asentimiento y luego él se acercó a donde estábamos. Uno a uno nos indicó que podíamos pasar y nos fue cobrando. Yo fui de los primeros.

Mi sorpresa fue en aumento cuando vi que entraban los otros seis hombres. Aquello olía fatal. No había selección alguna, allí entraba todo el mundo y la pareja no parecía tener voz ni voto en nada.

El responsable del local, nos indicó las normas de comportamiento y de higiene a seguir.

Yo le retuve cuando salía y le comente

¿No somos demasiados?

Ella puede con todos no te preocupes. Ya la conozco de otras veces.

No lo dudo, pero me da que esto no es lo que yo había pensado. Mejor me voy.

Una vez dentro no se devuelve el dinero.

Pues que bien, aún no hemos empezado.

Lo siento pero son normas de la casa.

Lo que es un timo pensé yo.


Bueno, no la vamos a liar. Espero un poco a ver qué pasa.
La espera ha sido larga y la gente se muestra impaciente y con un par de copas mínimo encima. Todos han captado que el encuentro está más que preparado y sospechan que la pareja cobra de una forma u otra por la sesión. Y como somos nosotros los que pagamos, se sienten con derecho a exigir.
Yo pensaba al menos asistir a una orgia de la que llevarme a menos imágenes excitantes por valor de 80 €, ya que no tenía claro si al final iba a participar. Pero ni eso. Se ha formado un revuelo y cuatro o cinco hombres rodean a la chica, sin dejar ni siquiera ver. Todos quieren ocupar su sitio y ser los primeros.

El hombre intenta poner orden sin mucho éxito y el resto de tipos empiezan a crear situaciones de tensión entre ellos.

Finalmente es la mujer la que toma las riendas del asunto y con mucha experiencia y oficio, pone las cosas en su lugar.

Quietos todos, separaos. Formad un circulo alrededor mía. Asi todos podréis observar. Que nadie me toque si yo no lo invito. Yo me dirigiré a vosotros, a todos. Pero si rompéis las normas me voy de aquí ahora mismo.


El mensaje causa efecto y la gente se tranquiliza.

Ella comienza una ronda acariciando uno a uno a cada chico. Les coge el pene y les va masturbando. Todos estamos ya desnudos igual que ella. Cuando se dirige al siguiente chico su mano izquierda aún se queda rezagada en el anterior, apretándole el falo o masturbándole. Estos, no se recatan en tocarle las tetas, el culo, intentar besarle el cuello o la boca. Los dedos corren por su sexo y se entretienen en la raja del culo. Ella acepta las caricias aparentemente complacida, no sé si porque empieza a sentir gusto, o por haber controlado la situación.

Lo cierto es que no está mal. Tiene unas anchas y voluptuosas caderas. Unas generosas tetas aun erguidas. Vista de perfil excita bastante. Y cuando se gira veo su pubis totalmente depilado. Sobresale como un abultamiento su monte de venus rasurado.

Me empiezo a poner a tono y pienso que tal vez la cosa no acabe tan mal como parecía.

No me fio de tanta promiscuidad (somos siete) así que cuando llega hasta mí, ya me he enfundado el capuchón. Ella me mira con gesto aprobatorio y me premia con la primera mamada que hace esa noche. Se esmera, para lanzar el mensaje de que el que cumple las normas tiene premio.

Pero somos demasiados y ella no puede detenerse demasiado tiempo en uno solo. La mamada ha sido contundente y profunda, si hubiese estado un ratito más, me habría corrido.

Pero hay que esperar otra vez turno.

Finalmente toma a dos de la mano y los lleva hacia una cama. Les enfunda la goma y de rodillas les va chupando alternativamente la polla. Cuando considera que están los suficientemente empalmados, se tiende y abriéndose de piernas, frota su coño con un poco de gel lubricante, extendiéndolo desde el clítoris, hasta la raja del culo.

El primer hombre la penetra así mismo, en la postura del misionero, mientras que el otro trata de coger una postura adecuada para que se la chupe. No hay caricias previas ni búsqueda del goce de la chica. Los tipos van a lo suyo y ella lo acepta. Cuando el que se la está follando se corre, ella se pone a cuatro patas y aumenta el ritmo de la mamada complementándola con una paja contundente. Otro hombre se acerca a indicación del marido y toma el culo que ella ofrece en esa postura tan excitante. La penetra desde atrás, pero vaginalmente.

En apenas quince minutos los despacha a los dos.
La follada ha sido tan contundente que ella se queja que le molesta un poco cuando el siguiente ocupa su lugar. Se sube encima para cabalgarlo y marcar ella el ritmo y el ángulo de penetración. Un quinto chico, le masajea las tetas desde atrás. Ella le hace gestos para chupársela pero él prefiere esperar. La mujer no se compenetra bien y no imprime el ritmo adecuado. Así que este tarda mucho en correrse.

El otro chico coge su posición y esta vez es él, el que quiere mandar la postura. La pone a cuatro patas y le pasea al pene por la entrada de su culo.
Ella no protesta. Seguramente porque tiene ya molestias en su coñito. Pone un poco más de lubricante y el chico la encula muy lentamente.

No parece dolerle, así que una vez que ha conseguido metérsela entera y moverla dentro, inicia un ritmo más fuerte. Antes de que los dos que faltamos podamos acercarnos, se corre apretándola contra él.

Pone cara como de alivio cuando él se la saca. Y nos echa una mirada a nosotros como diciendo:

Aun me quedan estos dos…

Aunque luego nos sonríe y nos invita a acercarnos, la comunicación no verbal es evidente.

Hace que me desempalme totalmente. Todo esta tan coreografiado y preparado que no hay lugar al morbo siquiera. Puede ser algo preparado, pero eso no implica al menos que todos disfrutemos en la medida de lo posible y que se cree un ambiente excitante (aunque no llegue a los niveles de algo realmente amateur).

La chica no disfruta y se ve que esta porque así lo ha acordado. El acompañante no se sabe lo que es, pero dudo que sea el marido.

El ambiente es de poco respeto y de yo voy a lo mío, si tienes dudas quítate de delante que ya me la follo yo…

Dejo pasar a mi “compañero” que se lanza como un león hambriento sobre la mujer.

Esta le para un poco los pies.

Despacito que ya estoy algo tocada…


El otro intenta el anal y ella se lo consiente. Mas lubricante y para adentro.
En un ratito acaba y ella me dirige una mirada inquisitoria.

¿Vienes?


Niego con la cabeza. Cualquier posibilidad de sacar algo útil y excitante de esto se desvanece.

Los primeros que ya pasaron se han repuesto y quieren otra ronda…
Ella dice que se va a descansar y que ya veremos. Yo me huelo que ya no vuelve. Ni de coña aguanta otra sesión con seis tíos. En el pub hay ya un par de parejas pero no quieren saber nada de hombres solos.

En fin, me siento muy incómodo y fuera de lugar así que me visto y me largo.
Salgo más enfadado de lo habitual conmigo mismo. He tirado el dinero y he picado de nuevo.

El morbo y las relaciones liberales auténticas no se compran, esa es la lección que voy a tener que aprender ya de una vez. Como mucho puedes pagar por el derecho a reunirte con gente liberal, pero si alguien te garantiza la culminación, es que te está engañando. Y se veía venir, lo sabía pero me encabezoné en probar y he tirado mi dinero y mi tiempo. Por no hablar de participar en algo que no comparto. Cada uno es mayorcito y puede hacer lo que quiera (comprar o vender sexo) pero lo de esa noche no me gustó nada.

Bueno, pues esta es la experiencia mala.

En cuanto pueda ponerme, os cuento la buena que estoy seguro que os va a gustar mucho mas.

Pero tengo que advertiros que en esta ocasión no es una experiencia mía...
luis5acont is online now   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 30-dic-2014, 03:10   #24
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 6.197
Gracias 10.196 Veces en 4.430 Posts
Predeterminado El Mejor Gang Bang

UNA EXPERIENCIA QUE NO ES LA MÍA.

Lo hice a través de una conocida web de temas de *******. Esta vez fue más auténtico y excitante, pero nada comparable a otras experiencias como los tríos. Yo sigo sin encontrar mi sitio en este tipo de prácticas, quizá porque es condenadamente difícil introducirte en este mundo y que coincida todo para que la experiencia sea redonda. Demasiadas personas y demasiadas variables para contentar a todos los participantes.

Así que cuando pensé en contaros la mejor experiencia de gang, pensé en que la mejor y más excitante no es la que yo viví, sino la que disfruto un amigo al que llamare Jaime. Cuando me la conto me puso burro burro. No dude en pedirle que me la repitiera aumentando los detalles y poco a poco, he reconstruido esos momentos haciendo que se clavaran en mi mente e imaginación como si yo mismo los hubiera vivido.

Como ya sabéis los que me leéis, me gusta recrearme y situar la historia en su contexto, así que el que quiera ir directo al turrón, que baje unos pocos renglones hasta la parte de BAILANDO EN LA OSCURIDAD.

Es la experiencia que a mí me hubiese gustado vivir.

Pero primero os contare algunas cosas de Jaime.
luis5acont is online now   Citar -
Antiguo 30-dic-2014, 03:14   #25
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 6.197
Gracias 10.196 Veces en 4.430 Posts
Predeterminado Cuando Luis Conocio A Jaime.

CUANDO LUIS CONOCIO A JAIME.


Le conocí en un pub de ambiente liberal. Como yo, obseso del placer sexual, en busca de nuevas variantes y experiencias más fuertes.
Atlético, muy alto y con cuerpo modelado a golpe de gimnasio. No es especialmente guapo, pero tampoco desentona su rostro con el cuerpo que tiene de bombero bien entrenado.

No deslumbra por una conversación profunda e incisiva, pero es muy simpático y apacible, en contraste con su fuerza bruta. Esto provoca un efecto muy atrayente en muchas chicas, que lo adoptan como si fuera un gran oso de peluche. Aunque su sed de sexo es insaciable, sabe comportarse y dejar que ellas sientan que lo manejan y llevan la iniciativa.

Nunca le falta una mujer cerca y no le gusta repetir. Le gusta demasiado variar en el sexo para sentar la cabeza. Por eso huye de las relaciones fijas y busca otras opciones y variantes. No elige, a menos que se le acumulen las opciones. Le gusta casi cualquier chica, independientemente del físico y de su personalidad.

Y hablando del físico, os diré que aunque no siempre es así, en este caso se cumple la relación de hombre grande, polla grande. El pene iba en relación a su estatura y corpulencia. Un día, hablando del tema y sin darle importancia, me comento que estaba por encima de los 20 centímetros. Conociéndolo, sabía que no me engañaba. Cuando se dio la primera ocasión que compartimos juerga y pude verlo en pelotas, pude comprobar que no mentía. Me pareció que no solo superaba con holgura esta medida, sino que además su rabo era grueso y rematado por un glande orondo.

Es un cazador de sexo puro y duro, que tras una apariencia de dejarse conquistar y no enterarse, en el fondo yo lo considero más sabio que muchos de los que se piensan más experimentados y listos.

Nos conocimos en un pub liberal, en la noche dedicada a los tríos. Cuando entro en la sala, los cinco hombres que estábamos lo miramos con mal disimulada hostilidad. Demasiado alto, fuerte y demasiado sonriente. Un caramelito para las parejas que esa noche nos iba a dejar a los demás en dique seco.

Yo suelo tener bastante confianza en mí mismo y mis posibilidades. Sé que el físico no lo es todo. Además, al mal tiempo buena cara. De nada me iba a servir poner cara de perro, así que le saque conversación. No había parejas dispuestas a tríos y la noche se prolongaba aburrida. De tratar de ver a que rival me enfrentaba, pasamos a tomar unas cervezas y a reírme con él, de algunas de las experiencias que me contaba.

Trabajaba en el ámbito de seguridad y se conocía muy bien la noche madrileña. Cuando vimos que allí no había nada que hacer, me propuso ir a un pub cercano que se animaba bastante con estudiantes entre semana.

Nos caímos bien y esa noche nos divertimos bastante juntos. A partir de ahí surgió una amistad que aun dura. Muchas noches saliendo los dos, muchas copas, algunos éxitos y también fracasos ligando. Jaime es el tío ideal para presentar a esa amiga de tu ligue / novia que se cuelga de tu pareja. Él también me ha presentado muchas chicas, algunas ex suyas incluidas.

UN FLECHAZO EN LA BARRA.

Bueno, no me enrollo más con Jaime, ahora os cuento como conoció a Mar y Miguel.

Fue una noche que andaba solo por un pub de ambiente liberal de la capital. Como he dicho, por su profesión conocía a mucha gente de la noche madrileña. Uno de sus amigos y ex compañero, trabajaba ocasionalmente en este pub, no sé si era como camarero o relaciones públicas. Le facilitaba información privilegiada. Antes de acudir, lo llamaba y él le decía si había “ambiente” o no, esa noche.

Esa noche se pasó directamente por allí a ver qué tal, y su amigo le comento que la cosa estaba un poco flojita. Varias parejas pero solo una había aparecido por la zona de tríos. Ahora uno de los chicos estaba con ellos.
Jaime estaba decidiendo si irse o pedirse algo cuando una pareja entro al local.

Apenas se fijó en el hombre, más bien delgado y bajito, bien parecido. Vestido aparentemente informal pero con clase.
Pero la chica sí que acaparo toda su atención.

Alta, le sacaba más de una cabeza al chico. Era corpulenta, con muy buenas curvas. Lo que se dice una chica jamona. Dos tetas exuberantes que parecían querer salirse de su blusa, un culo generoso que apenas tapaba su minifalda, piernas largas y con unos muslos muy potentes que se mostraban casi al completo. Caderas anchas que excitaban la imaginación, pensando en que si lo que había entre sus piernas era igual de grande que todo lo demás, debía ser todo un espectáculo.

A Jaime se le antojo guapa, aunque el rostro era más agradable a la vista que bello. Más bien cuadrado, de líneas rectas, dándole un aire como germánico. Esa sensación se reforzaba por una melena larga, pajiza y clara, que le caía por los hombros.

Los ojos también muy claros, le miraron con interés. Jaime observo que a pesar de su aspecto macizo, su mirada delataba a sus ojos de experto, a una chica insegura del terreno que pisaba.

Su marido andaba decidido y sonriente pero ella observaba todo y a todos con prevención, como si temiera un encuentro más que desearlo.
Los cinco minutos que estuvieron a su lado en la barra mientras pedían una copa, se le pasaron en un suspiro, sintiendo además un estremecimiento cuando ella le refregó su cadera por el muslo al pasar junto a él, debido a lo estrecho del lugar.

Perdona. Dijo sin mirarlo a la cara.

No importa contesto Jaime.

No pudo evitar seguirla con la mirada mientras caminaba hacia el interior del local. Caminaba un poco desgarbada, lo que no hizo sino confirmar a Jaime, que se trataba de una chica normal, que pisaba nieve virgen aun. No era la típica pareja tan fogueada que parecían profesionales, que tan habitual era encontrarse en estos locales.

¿Los conoces?


Pregunto a su amigo.

Solo los he visto una vez aquí, y fue la semana pasada. Por cierto, también el día del trio. Lo mismo tienes suerte.

¿Estuvieron con alguien?

Creo que con un chico pero no estoy seguro si al final follaron o no.

Sea como fuere, la decisión estaba ya tomada. Él no se movía de allí hasta que no volviera a ver a la chica.

Se dirigió a la sala donde esperaban los hombres solos y se sentó a esperar. Si buscaban chicos no tardarían en salir.

Transcurrió media hora lenta, muy lenta y Jaime empezó a comerse la cabeza. Sin no salían es que estaban con el resto de parejas. A lo mejor su colega se había equivocado. O a lo mejor ese día no buscaban un trio.

La imagen de esa chica, tan potente como interesante, no se le iba de la cabeza. Cuanto más tiempo sin actuar, más fácil que desaparecieran sus opciones. Había creído ver un destello de interés en la mirada de la chica, así que decidió jugársela a una carta. Jaime hace de la simpleza su bandera y la verdad es que siempre me sorprendo de lo bien que le va habitualmente.

Aunque estaba prohibido entrar a la zona de parejas si no eras invitado, él traspaso la cortina y dio solo un par de pasos dentro de la sala. Lo suficiente para entablar contacto visual con ellos.

Estaban cerca del resto de parejas, pero sentados solos. Eso animo a Jaime, que les dirigió una sonrisa de las suyas cuando por fin le miraron.

No hizo ningún gesto más. Era suficiente. Les hacía saber solo con una sonrisa que les gustaban y que quería establecer relación. Cualquier otra cosa más hubiese supuesto que se rebajaba o suplicaba, sensación que él no quería transmitir. Solo deseaba que lo vieran como alguien audaz que sabía lo que quería e iba a por ello.

Salió a la sala antes de que alguien le pudiese llamar la atención. La suerte estaba echada.

Cuando pasaron otros diez minutos ya creyó que tenía que pensar en un plan alternativo. Tenía claro que esperaría que salieran para poder dirigirse a ellos. Pero ¿Cómo los abordaría? ¿Qué les diría? Si ellos no respondían a sus señales estaba claro que no verían con buenos ojos que se les acercara.

Una sensación de felicidad le embargo cuando no obstante, se descorrió la cortina y el hombre apareció buscándole con la mirada.

Hola ¿Te apetece charlar un rato?

Claro que sí.

Pues entra y te sientas con nosotros.


Jaime lo siguió al interior y vio que la chica se había movido a otra zona más tranquila, buscando la intimidad respecto a las otras parejas, que de seguro ya habían intentado acercarse a ellos.

Bueno yo soy Miguel y esta es Mar.

Hola soy Jaime.


Él se sentó junto a ella y comenzaron una conversación de circunstancias. Miguel llevaba la voz cantante y ella hablaba poco. Pero le observaba con interés, aparentemente más allá de la charla intrascendente. Cuando pasado un rato Jaime considero que Miguel le daba el visto bueno, decidió dar un paso más y proponer a Mar que bailara un poco con él. Al hacerlo, apoyo su mano en su muslo y sintió como ella se estremecía. Mar no dijo nada, solo se levantó y se dejó llevar a la pista de baile.
luis5acont is online now   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a luis5acont por este Post: