Responder

Tus Relatos y experiencias - Nuestros juegos de dominancia, travestismo y otras fantasías Herramientas
Antiguo 20-feb-2015, 19:01   #26
quiko222
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de quiko222
 
Fecha de Ingreso: sep-2007
Ubicación: castilla y león
Mensajes: 665
Gracias 177 Veces en 174 Posts
Predeterminado

Gracias por volver, espero que continues pronto con tu excitante experiencia,
quiko222 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a quiko222 por este Post:
Antiguo 29-nov-2017, 18:22   #27
Oloramar
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2012
Mensajes: 96
Gracias 145 Veces en 39 Posts
Predeterminado Tras una larga ausencia sin parar de foll...

Hola a todos después de tanto tiempo:
La verdad es que, antes de decidirme a compartir este nuevo capítulo de nuestras aventuras, pensé que quizá fuese mejor crear un nuevo hilo. Pero, por motivos que vais a comprender cuando leáis, la verdad es que creo que encaja mejor como continuación a las historias anteriores. Espero que os guste.
Ya conté por aquí que viajo mucho por motivos de trabajo, y en uno de estos viajes tuve ocasión de reencontrarme con un amigo de cuando era soltero y que ahora sale a menudo con mi mujer y conmigo, acompañado de su chica, cuando se acercan al lugar en el que vivimos en el que tienen un piso de la familia de ella. Sin embargo, esta vez iba a ser diferente; ni su mujer ni la mía nos acompañaban y salimos a lo que solemos hacer los viejos amigos cuando se juntan: cenar bien y beber más y mejor…
Santi siempre fue un tipo de pocas palabras que miraba a las mujeres como si las desnudase, y que llevaba con su pareja desde que éramos jóvenes. No sé por qué, pero siempre pensé tres cosas acerca de ellos:
La primera que no follaban. La segunda, que él, a pesar de sus casi cincuenta, era virgen. Y la tercera, que, a pesar de como miraba a las mujeres, y en parte debido a su salidez reprimida, debía ser bastante promiscuo, por lo que posiblemente se apuntaría a casi cualquier cosa con tal de mojar.
Esa noche fue una ocasión para mantener conversaciones atrasadas que en compañía de nuestras mujeres no podíamos mantener. Y pasaban las horas y bebíamos copas espoleados por la conversación. Por supuesto, cómo no entre hombres y copas, salió el sexo. Los dos íbamos bastante pasados y Santi empezó a confesarse. Noté que, pese a su forma de ser, normalmente reservada, aquel día quería desahogarse. Y le dejé hablar:
- Nuria tiene un problema y no disfruta del sexo. Y además, a veces siento como que no me respeta.
Yo intenté quitar un poco de hierro a lo que me estaba contando, aunque, en mi interior hacía años que sospechaba lo que él me estaba contando.
- ¡Jod…! Te voy a contar una cosa y me voy a arrepentir- dijo dándole un buen trago a su vaso- Nunca hemos follado, tío. Soy virgen. No me digas si fue por lealtad, por timidez… Ella nunca me dejó acercarme y los años fueron pasando, fueron pasando y aquí me tienes. Casi cincuenta tacos, virgen y más salido que una mona.
Intenté poner cara de póquer para que no se sintiese incómodo, aunque siempre supe que ella tenía algún problema y que él estaba más salido que un presidiario. A todo esto, debo deciros que, además de los veteranos, una de mis mayores fantasías sexuales siempre fue dar con un virgen, salido e inexperto para convertirme en la guarra que lo desvirgase. Así que, bastante excitado, le di a entender que era todo oídos.
Hablando y hablando y bebiendo y bebiendo, fue dejando atrás la vergüenza. Estaba deseando vaciarse.
- Me mato a pajas como un adolescente, tío. Y noto que miro a las mujeres con cara de pervertido. Entro en internet y se me van las noches leyendo historias de experiencias sexuales de otros y me estoy convirtiendo en un vicioso. Cada vez necesito leer cosas más raras, es como una droga.
- Yo me sigo pajeando bastante, a pesar de que no me puedo quejar con mi vida sexual- Le dije para consolarle- Conozco Pajilleros como la palma de mi mano- le dije riéndome.
Mira, confesión por confesión; aunque a lo mejor ya lo has leído y conoces la historia. Por cierto, si buscas historias raras, pocas encontrarás más extrañas- Él me miró expectante- Escribo relatos y experiencias en esa página. Algunas son verdad y otras no, pero me excito bastante compartiéndolas. Y puestos a confesar, me pongo a mil pensando que algún conocido pueda sospechar que el autor soy yo. Es como una forma de desnudarme.
- Enséñame alguna- me pidió- Te confieso - dijo, bastante borracho ya, pero no más que yo- que tu mujer me pone a mil y se ve que folláis mucho. Se os nota- confesó nervioso lo que yo ya sabía.
Abrí Pajilleros en mi móvil y le enseñé la historia anterior en este mismo hilo. Le observé divertido mientras él leía y yo me tomaba una copa. Sabía que siempre me quedaba la escapatoria de decirle que la historia era falsa si veía que me miraba con demasiada extrañeza. Observé su paquete confiado, al comprobar como la lectura le mantenía absorto. Parecía estar bastante empalmado y a veces levantaba la mirada hacia mi con cara de admiración mezclada con asombro. “Que cabró…” – parecía decir- “Con lo calladito que te lo tenías”
Al acabar pidió una ronda para los dos y se pasó un rato mirando al vacío sin decir nada. Me quedé bastante desconcertado y bebí en silencio sin saber que debía esperar.
- ¿Esta historia es cierta?- Me preguntó a bocajarro desarmándome- Si es así, posiblemente podamos seguir confesándonos- dijo enigmático.
Continuará…
__________________
Las feromonas son como la radio, solo has de encontrar tu emisora favorita.

Última edición por Oloramar fecha: 30-nov-2017 a las 11:57.
Oloramar is offline   Citar -
Antiguo 30-nov-2017, 12:02   #28
Oloramar
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2012
Mensajes: 96
Gracias 145 Veces en 39 Posts
Predeterminado La virginidad de Santi

- ¿Esta historia es cierta?- Me preguntó a bocajarro desarmándome- Si es así, posiblemente podamos seguir confesándonos- dijo enigmático.” Acabábamos ayer…
Para no liarme, y como sé que os gustará que vaya al grano, os contaré que le confirmé que la historia era real. Mi amigo –con lengua torpe por el alcohol- se soltó definitivamente y me dijo que no le importaría participar en algo tan morboso, pero que se moriría de vergüenza si tuviera que hacerlo con conocidos. Yo pensaba lo mismo, pero, al fin y al cabo, los dos sabíamos nuestros secretos y nuestras fantasías, así que, le propuse algo:
- Mira, a nosotros nos van mucho los juegos y las fantasías. Puedo intentar convencer a mi mujer y, si ella quiere hacerlo, yo me encargo de idear como lo podemos llevar a cabo para que todos lo pasemos bien.
A la mañana siguiente tenía la cabeza un poco dolorida, y el primer pensamiento que acudió a mi mente, fue que le había contado a un amigo nuestros secretos más íntimos. Al comienzo me arrepentí, luego, mi mente calenturienta empezó a imaginar cosas y acabé haciéndome una paja de lo más satisfactorio en la cama de mi hotel, no sin antes introducirme algo que encontré por allí.
Mientras conducía de vuelta a casa, iba imaginando como podía poner en práctica lo que había hablado con Santi y, aunque sabía que a mi mujer él le ponía bastante, no tenía muy claro que lograse convencerla para que convirtiésemos todo aquello en realidad.
Esa misma noche, mientras le comía su coño perfumado, pensaba en cuanto lo había echado de menos, y, mientras ella se iba “derritiendo” yo cogía fuerzas para contarle lo que rondaba mi cabeza. Después de un rato me decidí a acercar mi boca a su oído y, mientras le acariciaba el clítoris, empecé a contarle la historia que mi mente inquieta había pensado para que la pusiésemos en práctica con Santi. Le conté con pelos y señales donde lo haríamos, como, cuando… Y le dije que sería con alguien conocido sin decirle su nombre. Sólo le dije que era alguien muy morboso y muy necesitado. Ella se corrió enseguida, pues la historia le pareció muy excitante. Y al acabar, me ordenó:
- Eres una guarrilla. Dime quién es o te dejo a pan y agua una buena temporada.
Cuando se lo dije, sus ojos se iluminaron incrédulos intentando mostrar indignación.
- ¡No!- dijo- No me puedo creer que se lo contases. ¿Y qué dijo? Seguro que te pusiste toda cachonda contándoselo, ¿eh, zorrita?- Y alargando su mano por debajo de mis nalgas me metió un dedo sin avisar. Gemí suplicante convirtiéndome en su zorra. Me encantaban nuestros juegos.
Le conté mi conversación con Santi y le dije que a él le daba vergüenza llevar a cabo sus fantasías con nosotros, pero le expliqué que yo le había prometido idear una manera para que ninguno de nosotros se sintiese incómodo.
- Confío en ti, putita- Me dijo- Ponlo en marcha y avísame cuando quedes con él. Ahora, trae la vara de avellano de encima del armario y ponte a cuatro patas, que hay que ir haciendo sitio para Santi en tu culito tragón. No sé por qué me da que la va a tener bastante grande- Y ante mi expresión de sorpresa, añadió: ¿Qué crees, que yo no le miré el paquete cómo haces tú?
Al día siguiente empecé a mensajearme con Santi para ponerle al día de la conversación con mi mujer. Se mostró encantado, pero volvió a insistir en su problema con la vergüenza. Lo tranquilicé y le dije que no hiciese planes ni quedase con nadie para el sábado siguiente. Pensé que sería muy morboso dejarlo sin saber más, prometiéndole que el mismo sábado por la mañana le mandaría instrucciones. Y así lo hice.
Whatssapp:
“Santi, esta tarde tienes que estar en el Hotel (xx) de (xx) sitio a las tres. Tendrás una habitación a tu nombre y una nota en la mesilla de noche con instrucciones”
Santi:
“Jod… que bien suena esto. Estoy deseando estar allí” Y me mandó una carita de esas con una lengua que parece lasciva.
Habíamos elegido un hotel en una pequeña ciudad costera, a medio camino entre la ciudad en la que vivía Santi y el lugar en el que vivíamos nosotros. Conocíamos el hotel porque, cuando empezábamos a salir, nos habíamos pasado allí un fin de semana entero follando, saliendo a la luz sólo para comer y tomar unas cañas (Que recuerdos). Las habitaciones dobles eran grandes, tenían vistas al mar, la cama era enorme y cómoda y en el baño había una gran bañera (nos encantaba bañarnos juntos y gastar los botecitos de gel de los hoteles enjabonándonos)
Nosotros llegamos por la mañana temprano, por lo que aprovechamos para darnos un buen meneo el uno al otro. Al acabar, mi mujer se depiló enterita e hizo lo mismo conmigo.
- Ahora vamos a comprarte ropita, putón- Me dijo propinándome un buen azote en mi culo suave y recién depilado.
Calientes como primates, fuimos a unos chinos de esos que ahora hay en todas partes. Escogimos bragas para mí, una falda, una blusa, zapatos de tacón interminables y fuimos a comer para estar en el hotel temprano antes de que llegase Santi. Al llegar a recepción pedí que dejasen un sobre en la mesita de la habitación de nuestro amigo, cuyo número sabía por haberla reservado personalmente. Eran las dos y había citado a Santi a las tres y media. Subimos a la habitación, nos metimos en la bañera y disfrutamos el uno del otro. Mi mujer me puso algún enema con manguera de la ducha. “Para que estés bien limpita cuando te la meta tu amigo virgen, ¡zorra!”
Continuará...
__________________
Las feromonas son como la radio, solo has de encontrar tu emisora favorita.
Oloramar is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Oloramar por este Post:
Antiguo 30-nov-2017, 12:09   #29
Oloramar
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2012
Mensajes: 96
Gracias 145 Veces en 39 Posts
Predeterminado Santi y las ganas de cincuenta años

A las tres y cuarto le mandé un mensaje a Santi diciéndole que podía abrir la nota. Excitado, me lo imaginé leyendo las instrucciones.
“Dirígete a la habitación 308. Uno de nosotros te abrirá la puerta cuando llames, pero no le verás la cara. Déjate guiar hasta el baño, dúchate, y al acabar, ponte la bata blanca del hotel que encontrarás doblada en el lavabo. A su lado verás un antifaz negro de esos que se usan para dormir. Póntelo también. Golpea dos veces en la puerta con tus nudillos cuando estés listo para que te busquemos”
Teníamos preparada una buena sorpresa para Santi nada más entrar, y, la sensación de que estaría a punto de sonar la puerta nos excitó terriblemente. Mi mujer se sentó en un sillón enfrente de la puerta, apagué la luz, cerré las cortinas y dejé que una lámpara de pie la iluminase desde detrás de sus hombros y por debajo de su cabeza, bañando de luz sus piernas y su vestido corto; muy corto. De esta forma, Santi, al entrar, sólo vería esa parte de su cuerpo quedando el resto de ella completamente a oscuras. Sonó la puerta y la abrí dejando que la hoja me tapase de la vista de mi amigo. El entró desconfiado por la oscuridad y la situación y mi mujer se separó las piernas dejándole ver su chichi perfectamente depilado. “Jod…” oí musitar a Santi. Ella habló desde la penumbra sin juntar sus piernas para que él se recrease.
- Hola Santi. Supongo que lo que estás viendo te gusta y te excita. A nosotros también nos apetece mucho divertirnos, pero antes de nada, has de saber que debes respetar unas normas. A partir de ahora yo soy la única entre mi marido y yo, que se va a dirigir a ti. Mi voz es la única que vas a escuchar, y sólo te puedes dirigir a mí. La putita de mi marido es sólo eso, una putita. No tiene ni voz ni voto, es únicamente un juguete sexual para ti y para mi. El lo acepta y lo disfruta, sabe que es una guarra y es lo que quiere ser.
El propósito de que te pongas el antifaz en los ojos es que no puedas distinguir con quién de los dos estás en cada momento. Sólo habrá un momento en el que serás capaza de saber con cual de nosotros estás, con él o conmigo. Pero eso ya lo irás descubriendo. Ahora, entra en el baño, enjabónate bien y sigue nuestras instrucciones.
Cuando sonó la puerta, mi mujer fue a buscarlo y yo me quedé expectante sentado en el sillón que ella había ocupado antes. Ella me lo trajo y a través de su bata vi que estaba empalmado, muy empalmado. No hacía falta ser muy perspicaz para imaginar lo que estaba pasando por la cabeza de Santi. “El que me lleva cogido del brazo es él y me dirige al sillón en el que está ella abierta de piernas con ese chichi depilado de infarto”
Cuando llegaron a la altura del sillón, ella se arrimó a su espalda y, como si fuese un vestido, apartó los faldones de la bata de Santi permitiendo que su polla, no muy larga pero si muy fuerte y venosa, saliese a la libertad. Me la metí en la boca con ganas y empecé a masajearle los huevos a la vez que le hacía la primera mamada de sus cincuenta años de vida. Empezó a suspirar y mi mujer me cogió la cabeza haciéndome sepárame de aquella polla que me empezaba a llenar la boca de líquido preseminal. Ella se puso detrás de mi para dirigirse a él sin que supiese quien de los dos le había estado comiendo el rabo.
- Santi, ahora te voy a untar las manos con crema lubricante y nos vamos a poner las dos en el borde la cama frente a ti para que puedas jugar con nuestros culos mientras te la chupamos a la vez. Sólo te voy a advertir una cosa: Tienes completamente prohibido deslizar tu mano culo abajo para comprobar si lo que hay son unos huevos o un chichi. Si lo haces, se acabó el juego y tendrás que irte. ¿Entendido?
- Yo hago lo que me digáis con tal de que no paréis-dijo muy nervioso. Observé su polla y vi un gran hilo de líquido chorreando hacia el suelo. No pude evitar pasarle la lengua con ganas. Mi mujer me dio una buena nalgada y me dijo al oído “¿Cómo puedes ser tan guarrísima?”
Lo condujimos a la cama y nos colocamos de frente a él en el borde permitiendo que nuestros culos quedasen al alcance de sus manos lubricadas. Mi mujer me apartó para meterse la polla en la boca la primera echándome una mirada de loba en celo. “¡PUTA!”, me dijo vocalizando mucho sin emitir sonido alguno… Le cogimos las manos y, sin perder tiempo, me tanteó el agujerito con un dedo para metérmelo de sopetón. Miré a mi mujer, y, por su expresión de sorpresa, vi que a ella le había hecho lo mismo. Nuestro novato venía con muchas ganas acumuladas…
Continuará. ¿No?
__________________
Las feromonas son como la radio, solo has de encontrar tu emisora favorita.

Última edición por Oloramar fecha: 30-nov-2017 a las 13:20.
Oloramar is offline   Citar -
Antiguo 01-dic-2017, 11:40   #30
Oloramar
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2012
Mensajes: 96
Gracias 145 Veces en 39 Posts
Predeterminado Santi casi se gradúa ya...

Acabábamos ayer:
Miré a mi mujer, y, por su expresión de sorpresa, vi que a ella le había hecho lo mismo. Nuestro novato venía con muchas ganas acumuladas…
Hay tres cosas que a mi mujer le gustan especialmente: que le follen el culo, que le coman el chichi y hacer mamadas (Aunque desde que me conoce, me confesó que también le encanta follar culos). Dice que cuando tiene una polla en la boca se siente muy poderosa, y doy fe de que tiene razón, porque podría hacer conmigo lo que ella quisiera cuando me la está chupando. Como la conozco bien, enseguida me di cuenta de que las posibilidades de que se sacase aquella polla de la boca, eran bastante escasas. Y a la vez, también sabía que, dado lo bien que lo hace, las posibilidades de que Santi se corriese en su boca, eran inversamente proporcionales. Teniendo esto en cuenta y dado lo calentísima que el dedo de Santi en mi culito de zorra me estaba poniendo, decidí cambiar de postura colocando mi culo de frente a él para que me lo pudiese follar a gusto con sus dedos. Desconcertado, y debido a la venda en sus ojos, Santi sacó su dedo hasta que se lo cogí y me lo metí en la boca como si fuese la polla que estaba deseando chupar. Para que me entendiese de manera cristalina, cogí otro de sus dedos y le chupé los dos a la vez. Me complació comprobar que mi amigo no era tonto y entendía mi mensaje, ya que de repente tenía dos dedos entrando y saliendo de mi culo, deprisa pero con delicadeza; cosa que me encantó y que me estaba poniendo muy muy guarra.
De pronto miré a mi mujer y vi como un gran chorro de lefa le arrollaba barbilla abajo. Santi se estaba corriendo en su boca de manera muy lenta pero ininterrumpida. Me sorprendió aquella manera de correrse y envidié a mi esposa por ello. Cuando él acabó de correrse, ella le pasó la lengua despacio, desde los huevos hasta el capullo, recreándose como si fuese una golosina; y Santi me metió los dedos hasta el fondo emitiendo un sonido gutural. Recuerdo haber pensado que necesitaba correrme ya, pero sabía que podía confiar en mi mujer…
Efectivamente, tan pronto como acabó de limpiarle la polla con su lengua, le cogió la mano y le sacó los dedos de mi culo cogiéndome por la cintura y haciéndome sentarme al borde de la cama a su lado, no sin antes cambiar nuestras posiciones en la cama para desconcertar a Santi cuando se dirigiese a él.
- Bueno Santi, el siguiente paso es que por fin pierdas tu virginidad. Pero… a diferencia de lo que los hombres soléis hacer, tú no lo harás con un coño, sino con un culo, por lo que te recuerdo las normas: Prohibido tocar y saber a quién de los dos te estás follando. No obstante, como sabemos que acabaría siendo inevitable, vamos a tomar precauciones atándote las manos a la espalda. No te preocupes, no necesitarás agarrarte a nada para empujar – lo tranquilzó imprimiendo una sonrisa sensual a sus palabras- nosotras te ayudaremos.
Otra cosa, te dije al comienzo que habría un momento en el que ibas a saber con cuál de los dos estabas y ha llegado el momento de ayudarte a recuperar para que puedas follar nuestros culitos. El de la zorrita es muy tragón, el mío es un poco más estrecho pero no por ello disfruto menos. Túmbate en la cama- Y cogiéndolo de las manos le ayudó a tumbarse boca arriba en el centro de la cama. A continuación ella le puso el chichi en la boca y empezó a chupársela formando un perfecto 69.
Santi empezó a pasarle la lengua por el coño de manera bastante torpe y, aunque yo sabía que él no conocía otro coño que el de mi mujer, sonreí al comprobar cómo se quedaba prendado de su perfume único que yo no he encontrado en ninguna otra mujer. Ella, que como os dije disfruta mucho de las comiditas de coño, le dio instrucciones porqué Santi, debido a su inexperiencia, lo estaba haciendo realmente mal:
- Santi, intenta poner la lengua dura y céntrate en el clítoris. En la parte de arriba, cariño. Justo debajo del nacimiento de los labios. Ahí, ahíiiiii…. Ahhhh…. Haz círculos con la leng…. Ah….
Yo, excitado, me acerqué por detrás y empecé a comerle el culo, cosa que sé que a ella le encanta, y que además, se encontraba entre sus fantasías incumplidas (entre las pocas o a lo mejor la única ya): Hacer un 69 a la vez que le comen y follan el culo. Pasado un rato, mis ansias por eyacular me mostraron el camino claro. Y aprovechando que ella todavía tenía el culo bien lubricado por los magreos de los dedos de Santi, me acerqué por detrás y se la metí de golpe haciendo que la polla de mi amigo se le introdujese en la boca hasta los huevos…
Vosotros diréis si continúa. Veo poco éxito…
__________________
Las feromonas son como la radio, solo has de encontrar tu emisora favorita.
Oloramar is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a Oloramar por este Post:
Visita nuestro sponsor
Antiguo 01-dic-2017, 12:19   #31
quiko222
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de quiko222
 
Fecha de Ingreso: sep-2007
Ubicación: castilla y león
Mensajes: 665
Gracias 177 Veces en 174 Posts
Predeterminado

Hola Oloramar, cuanto tiempo sin tus relatos, me alegro mucho de comprobar que vuelves tan caliente y excitante como antes, un placer leerte y esperando caliente y ansioso de saber como termina esta aventura, un abrazo
quiko222 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a quiko222 por este Post:
Antiguo 03-dic-2017, 16:16   #32
Oloramar
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2012
Mensajes: 96
Gracias 145 Veces en 39 Posts
Predeterminado Un par de guarras

haciendo que la polla de mi amigo se le introdujese en la boca hasta los huevos… (Acaba el último día)

Acabé corriéndome en el culo de mi mujer, con una mezcla de lujuria, placer y envidia, pues yo también estaba deseando que me llenasen el culo de leche. Pero después de una tarde tan desenfrenada, nuestras fuerzas estaban a punto de agotarse, por lo que, en contra de lo planeado decidimos que lo mejor era salir a airearnos un poco, tomar algo y cenar para hidratarnos y recuperar fuerzas. Aunque en realidad, nadie decidió nada, sino que fue mi mujer, como maestra de ceremonias y "dueña de la llave" de nuestra fiesta, la que dijo lo que había que hacer:
- Vamos a salir, tomamos unos vinos para relajarnos, comemos algo y permitimos que la polla de Santi se recupere para todo lo que le espera. Porque Santi, no sé si te has dado cuenta- dijo sarcástica- pero tienes ante ti a un par de golfas muy ansiosas. Te diré como lo vamos a hacer. Entra en el baño, vístete y sal de la habitación si mirar atrás. En un rato te mandaremos la dirección de un bar en el centro para que nos veamos allí.
Santi se dirigió al baño obediente y mi mujer me dijo:
- Tienes el tiempo que él tarde en ducharse para conseguir que me corra, zorrita. Y procura conseguirlo porque si no me voy a follar a Santi yo solita y tu culito tragón se va a quedar sin su ración de leche, que sé que lo estás deseando. Aunque, si te portas bien, le dejaré que te lo llene de su leche caliente como a ti te gusta.
Como la conozco bien, me puse en la cama a cuatro patas dispuesto a comerle el chichi mientras ella me metía unos dedos:
- Así zorrita. Estás hecha una guarra de primera, yo creo que si Santi prueba este culito no va a querer follarse un chocho en su vida. No pares, no pares, no pares… Así, así. ASÏ…. Ah….
Nunca la había visto correrse tan rápido; tanto que nos dio tiempo a vestirnos antes de que Santi saliese de la ducha de forma que ya no estábamos en la habitación cuando el acabó de ducharse.
El resto de la historia, continuará. Si queréis, claro. Aunque parece que no tiene mucho éxito esta historia…
__________________
Las feromonas son como la radio, solo has de encontrar tu emisora favorita.
Oloramar is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a Oloramar por este Post:
Antiguo 03-dic-2017, 16:46   #33
mirinius
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: mar-2015
Mensajes: 247
Gracias 25 Veces en 23 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por Oloramar Ver Mensaje
haciendo que la polla de mi amigo se le introdujese en la boca hasta los huevos… (Acaba el último día)

Acabé corriéndome en el culo de mi mujer, con una mezcla de lujuria, placer y envidia, pues yo también estaba deseando que me llenasen el culo de leche. Pero después de una tarde tan desenfrenada, nuestras fuerzas estaban a punto de agotarse, por lo que, en contra de lo planeado decidimos que lo mejor era salir a airearnos un poco, tomar algo y cenar para hidratarnos y recuperar fuerzas. Aunque en realidad, nadie decidió nada, sino que fue mi mujer, como maestra de ceremonias y "dueña de la llave" de nuestra fiesta, la que dijo lo que había que hacer:
- Vamos a salir, tomamos unos vinos para relajarnos, comemos algo y permitimos que la polla de Santi se recupere para todo lo que le espera. Porque Santi, no sé si te has dado cuenta- dijo sarcástica- pero tienes ante ti a un par de golfas muy ansiosas. Te diré como lo vamos a hacer. Entra en el baño, vístete y sal de la habitación si mirar atrás. En un rato te mandaremos la dirección de un bar en el centro para que nos veamos allí.
Santi se dirigió al baño obediente y mi mujer me dijo:
- Tienes el tiempo que él tarde en ducharse para conseguir que me corra, zorrita. Y procura conseguirlo porque si no me voy a follar a Santi yo solita y tu culito tragón se va a quedar sin su ración de leche, que sé que lo estás deseando. Aunque, si te portas bien, le dejaré que te lo llene de su leche caliente como a ti te gusta.
Como la conozco bien, me puse en la cama a cuatro patas dispuesto a comerle el chichi mientras ella me metía unos dedos:
- Así zorrita. Estás hecha una guarra de primera, yo creo que si Santi prueba este culito no va a querer follarse un chocho en su vida. No pares, no pares, no pares… Así, así. ASÏ…. Ah….
Nunca la había visto correrse tan rápido; tanto que nos dio tiempo a vestirnos antes de que Santi saliese de la ducha de forma que ya no estábamos en la habitación cuando el acabó de ducharse.
El resto de la historia, continuará. Si queréis, claro. Aunque parece que no tiene mucho éxito esta historia…
Pues a mi me esta poniendo como una moto
mirinius is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a mirinius por este Post:
Antiguo 04-dic-2017, 11:31   #34
quiko222
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de quiko222
 
Fecha de Ingreso: sep-2007
Ubicación: castilla y león
Mensajes: 665
Gracias 177 Veces en 174 Posts
Predeterminado

Oloramar se que eres un buen tío y no nos dejaras con la miel en los labios, estoy deseando saber como acabo la sesión, muchas gracias
quiko222 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a quiko222 por este Post:
Antiguo 04-dic-2017, 12:03   #35
Oloramar
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2012
Mensajes: 96
Gracias 145 Veces en 39 Posts
Predeterminado Un respiro y vuelta a la carga

Me alegra leer que le gusta a alguien. Ahí va la continuación:

Cuando llegamos al bar que nos gustaba, decidimos reservarnos un rato para nosotros mismos durante el cual pudiésemos tomar algo tranquilamente, comentar los mejores momentos de lo que acabábamos de hacer, planear los siguientes movimientos, y de paso, cómo no, hacer esperar un poco a Santi para ponerlo nervioso y aumentar su deseo. “¿Me llamarán? ¿Se habrán cansado del juego? ¿O se enfadarían entre ellos y no quieren verme más?” A saber lo que estaba pasando por la cabeza de Santi en aquella espera interminable…
Mientras, nosotros, tomábamos un vino en una bonita y soleada terraza sobre el mar y yo, aprovechando que mi mujer llevaba una falda bastante corta y una camiseta ajustada, disfrutaba contemplándola y acariciando el interior de sus muslos cuando no nos veía nadie. Pasado un rato, conseguí deslizar un dedo por debajo de sus bragas y comprobar que seguía empapada. Me gusta mucho tocarla cuando se depila, aunque siempre me entraban unas ganas irrefrenables de chuparle su chichi maravilloso y allí tendría que contenerme por razones obvias.
Le propuse un juego para Santi y, sonriendo con cara de mala, se alejó camino del baño mientras yo le escribía un whatssapp a nuestro amigo/ amante:
- Santi: Espero que estés recuperado y con ganas de seguir pasándotelo bien. Recuerda que hoy es el día en el que has de perder eso que tú y yo sabemos. Me complace comunicarte que para nosotras, ha llegado el momento tan largamente esperado. (Me divirtió pensar en lo apropiado de las palabras “largamente” y “esperado” cuando pensé en su polla entrando en nuestros culos con suavidad, a la vez que con firmeza) Encuéntrate con nosotros en (xxx bar). Te estamos esperando. Tú pagas la botella de vino que nos vamos a tomar”
Pasados unos minutos, mi mujer volvió del baño y le enseñé el mensaje que le había enviado a Santi. “Enviado hace dos minutos”, se podía leer en la pantalla.
No acabó de leerlo cuando entró la respuesta:
- Vooooooyyyyyyyy!!! Lo del vino está hecho; lo demás, espero que también.
Sonreímos divertidos y cachondos. Mi mujer me dio un beso con lengua diciéndome a continuación guarradas al oído.
- Te van a poner el culo como una botella de leche, guarrona. De eso me encargo yo…
Mi polla saltó como un resorte y, como si hubiese estado en la puerta esperando nuestro mensaje, vimos a Santi dirigirse a nosotros con expresión de timidez. Mi mujer, que como todas, es muy intuitiva, le tranquilizó:
- No te preocupes, Santi. Actuemos como un sábado cualquiera en el que quedamos para salir y cenar algo. Cuando lleguemos al hotel, te pones el antifaz y ya nos transformamos.
Santi pareció complacido con la idea y nos bebimos una botella de vino contemplando el mar y charlando animadamente. Él la miraba con expresión de admiración rendida; como el adolescente que se pajea con el recuerdo de la madre de un amigo o con su tía deseable y madurita. Pedimos algo de cenar y cayó otra botella de vino que hizo que nos empezásemos a reír y a divertir como un grupo de amigos cualquiera; aunque la tensión sexual estoy seguro de que se podía percibirse a la legua. Al terminar nos pedimos una copa y saqué una bolsita de hierba que suelo llevar conmigo a las grandes ocasiones. No somos fumadores habituales, pero lo hacemos cuando merece la pena. Aprovechando el aire fresco que corría en la terraza, fumamos un par de ellos sin que nadie se enterase, y entre risa y risa, todos nos dimos cuenta de que necesitábamos irnos al hotel urgentemente.
- Siéntate al lado de Santi para que vea la sorpresa que le tienes preparada, anda- le dije a mi mujer con sonrisa pícara. Ella sonrió tímida y yo le asentí con gesto aprobatorio, diciéndole con la mirada un “Vamos, mujer. Si lo estás deseando”
Ella se desplazó en el sofá en el que nos encontrábamos hasta sentarse al lado de Santi mientras él nos miraba a los dos desconcertado. Esta vez fui yo el que dio las instrucciones:
- Santi, pon la palma de la mano boca arriba para que ella pueda sentarse encima.
Vi como mi mujer, disimuladamente, se desplazaba hacia él y levantaba su culito un poco para volver a sentarse. Con soltura, cogió la mano de Santi llevándosela hacia el punto exacto en el que la quería. Y yo, como sabía lo que estaba sucediendo, hice una búsqueda en mi móvil.
- Ese aro que tienes enganchado en tu dedo índice, es esto que ves en la foto- Y le acerqué mi móvil en cuya pantalla se veían unas bolas chinas de esas de silicona que terminan en un aro que permite meterlas y sacarlas a voluntad.
Santi nos miró como si viese el cielo, y de repente, oí a mi mujer:
- Devuélveme esa bolita que acabas de sacar, Santi. No seas travieso- y como la niña de aquel anuncio, adoptó un tono de golfa caprichosa para decirle: las quiero TODAS TODAS TODAS en mi culito, Santi….
- Creo que acabo de correrme en los calzoncillos- Dijo él riéndose atolondrado por lo que había fumado y lo que estaba pasando.
Decidimos irnos al hotel…

Vosotros diréis si continúa.
__________________
Las feromonas son como la radio, solo has de encontrar tu emisora favorita.
Oloramar is offline   Citar -
Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a Oloramar por este Post:
Antiguo 05-dic-2017, 12:03   #36
quiko222
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de quiko222
 
Fecha de Ingreso: sep-2007
Ubicación: castilla y león
Mensajes: 665
Gracias 177 Veces en 174 Posts
Predeterminado

Cada vez me tienes más intrigado y caliente,
quiko222 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a quiko222 por este Post:
Antiguo 05-dic-2017, 17:27   #37
Oloramar
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2012
Mensajes: 96
Gracias 145 Veces en 39 Posts
Predeterminado A cada uno lo suyo...

... Continuamos...

De camino al hotel acordamos que, para que en recepción no se mosqueasen, llegaríamos separados y que enviaríamos a Santi el consabido mensaje cuando estuviésemos listas. Para no perder tiempo, y como estábamos todos tan calientes, decidimos que lo mejor era que Santi llegase ya duchado de su habitación para que no tuviésemos que esperar los unos por los otros. Le dimos una copia de la tarjeta de apertura de la puerta para que entrase sin llamar.
Nada más entrar en la habitación no pude resistirme a comerle el chichi a mi mujer, sabiendo lo empapada que iba a estar. Al acabar nos metimos en la ducha juntas y nos enjabonamos gastando un montón de gel como nos gusta. Salimos de la ducha y mi mujer me puso un plugin "para que los pollazos que te van a meter no te duelan, guarrilla". Cuando estuvimos listas, nos pusimos sendos ligueros y unas medias de lo más sexi acompañanadas de unos zapatos de tacón. Por primera vez en la vida, mi mujer me pintó los labios de rojo y me sentí como una perra en celo. Le enviamos el mensaje a Santi:
"Te estamos esperando ansiosas. Ya sabes lo que tienes que hacer, dirígete al baño, ponte la bata y el antifaz. Al entrar, veas lo que veas, no te detengas demasiado tiempo. Echas un vistazo rápido y al baño"
Seguí poniendo mi imaginación en marcha y jugando, tanto con Santi como con mi mujer, utilizándolos para poner en marcha cosas que pudiesen excitarlos y hacerles seguir con el morbo y las ganas de más. Le conté a mi mujer lo que tenía planeado:
- Cuando entre Santi, me tiene que encontrar en el sillón en el que tú lo recibiste por la mañana. Coloca la lámpara para que sólo me pueda ver de cintura para abajo, y cuando entre, juega con mi plugin y dame unos buenos azotes.
Mi mujer sonrió con mirada de pervertida. "Como te gusta, zorrita", parecía decir...
Colocamos el sillón y la lámpara, y me agarré al respaldo poniendo el culo en pompa de espaldas a la puerta. Le indiqué que me bajase las bragas, justo por debajo de las nalgas y por encima de los huevos, y levanté un poco una pierna con mi zapato de tacón en el pie para distraer la mirada de Santi hacia donde yo quería. Casi no tuvimos tiempo de acabar cuando oímos la puerta y mi mujer empezó a follarme con el plugin y a azotarme con verdaderas ganas. Parecía que lo estaba disfrutando de verdad, porque me estaba sacudiendo de lo lindo. Oímos a Santi:
- Esa zorrita tiene muchas ganas de rabo. Habrá que complacerla.
Mi mujer, confirmándole quién era quién (Así lo había planeado yo, aunque ninguno de ellos conocía mis planes), le dijo que se dirigiese al baño sin más demora. Nada más que se cerró la puerta del baño, le dije:
- Rápido, ponme mis bolas chinas. Luego sabrás por qué. - Hace tiempo que compramos las bolas chinas que mi mujer había usado para excitar a Santi en el restaurante. Pero, como parecía pasárselo tan bien cada vez que las usábamos, decidimos pedir otro juego para mi, que se acabó revelando como el mejor juguete sexual entre los juguetes. A veces salgo a la calle con ellas puestas y tengo unas erecciones brutales.
Santi golpeó con sus nudillos en la puerta indicándonos que estaba listo. Mi mujer fue a buscarlo y lo atrajo a la cama dejándolo de pie. Se dirigió a él para darle instrucciones:
- Santi, ha llegado el momento de que pierdas tu virginidad. Como te dijimos, teníamos pensado atarte las manos para que no sufrieses la tentación de tocarnos, pero hemos decidido que sólo te vamos a atar una mano para que no te sientas inseguro. Aunque la norma sigue en pie, si intentas tocarnos por debajo del trasero, el juego se acabará.
A continuación, tomó de encima de la cama dos fundas de almohada que habíamos atado juntas y, llevándole una mano a la espalda se la ató dándole una vuelta al invento alrededor de la cintura. Después le dijo que le íbamos a embadurnar su polla con aceite corporal para lubricársela, y le explicó que mientras se estuviese follando a una, la otra estaría ayudándole separando las nalgas de "la otra zorra" o empujándole a él en la espalda para indicarle que podía penetrarla.
No hace falta explicar como nos pusimos de cerdas embadurnando el pedazo de rabo de Santi a cuatro manos. Aunque, como no queríamos que se corriese, evitábamos hacerle movimientos masturbatorios; lo cual, estaba cada vez más claro que estaba poniendo a nuestro amigo muy ansioso pues los chorros de líquido preseminal arrollaban por su polla hasta caer al suelo en un triste desperdicio.
Cuando ya estuvo listo, le dije a mi mujer algo al oído, y ella asintió con cara de complicidad. A continuación me puse a cuatro patas en el borde de la cama delante de Santi, y mi mujer le cogió la mano que le quedaba libre introduciendo su dedo índice en la argolla de mis bolas chinas. Era obvio que, en aquel momento Santi creía tener delante el culazo imponente de mi mujer y comenzó a extraerme las bolas despacio. Creí morir de placer y mi mujer se acercó a mi oído:
- Eres más manipuladora y más zorra que...- Le sonreí con cara de vicio y le indiqué con la mirada que se colocase detrás de mi para ayudar a Santi a penetrarme. "Sepárate tú las nalgas, que te la va a meter hasta los huevos, puta". Le hice caso excitada por la postura y miré hacia atrás comprobando que mis braguitas estaban a medio bajar, cosa que me excita sobre manera.
Noté como salía la última bola y me sentí ansiosa por notar el calor del capullo de Santi arrimarse a mi agujerito. Mi mujer hizo de fiel mamporrera y frotó el glande por mi culo un poco para embadurnar de aceite mi entrada. Con movimientos de experta, movió la polla un poco haciendo pequeños giros para que fuese encontrando el camino perfecto. Una vez que estuvo en su sitio, puso la mano libre de Santi en mi cadera y, colocando su mano en la espalda mi amigo, justo encima de su culo, lo empujó dentro de mi llenándome de polla. Santi, al no poder usar las dos manos, se vio impulsado hacia adelante sin poder evitar que su pene entrase en mi agujerito hasta que los huevos chocaron hicieron tope. Me mordí un dedo para evitar el gemido que mi cuerpo me pedía emitir...
Pasados unos segundos durante los cuales el uno se adaptó al otro, comencé a realizar lentamente unos movimientos rítmicos para ayudar a Santi a follarme, dado que, al tener él atada una mano, yo sabía que no se podía agarrar a nada para empujar y follarme por sí mismo. Al cabo de un minuto, los movimientos rítmicos se fueron transformando en verdaderas culadas desenfrenadas. Oí a Santi a mi espalda sin resuello:
- Joder... No cambio esto por un coño, ni loco. Me voy a correr enseguida. ¿Estás lista?
Me dio mucho morbo saber que el creía que se estaba follando el culo de mi mujer y aumenté un poco más el ritmo de las culadas haciéndole creer que estaba con una auténtica milf ninfómana, cuando empecé a notar los tremendos chorrazos de leche en mi culo. Esperé a que terminase y me complací con el calorcito de su lefa en mi interior mientras su polla se iba reblandeciendo dentro de mi...
Continuará. Si queréis...
__________________
Las feromonas son como la radio, solo has de encontrar tu emisora favorita.

Última edición por Oloramar fecha: 05-dic-2017 a las 17:51. Razón: Erratas
Oloramar is offline   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a Oloramar por este Post:
Antiguo 05-dic-2017, 18:57   #38
nudismo76
Ultra Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: feb-2016
Ubicación: madrid
Mensajes: 504
Gracias 283 Veces en 234 Posts
Predeterminado hola

Me encanta vuestro hilo y las historias continua por favor es una pasada y me ponen mucho... que suerte tienes amigo
nudismo76 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a nudismo76 por este Post:
Antiguo 06-dic-2017, 16:27   #39
Oloramar
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2012
Mensajes: 96
Gracias 145 Veces en 39 Posts
Predeterminado Primer asalto

Esperé a que terminase y me complací con el calorcito de su lefa en mi interior mientras su polla se iba reblandeciendo dentro de mi...

Santi se quedó con una cara como si hubiese sufrido un trauma y me recordó a mi mismo el día que perdí la virginidad con una novia que sabía bastante más que yo y que, ante mi indecisión a la hora de meterle el pollazo que me estaba pidiendo, fue ella la que me folló a mi.
Mi mujer, a la que les estaba divirtiendo tanto el juego que parecía nacida para ello, se sentó en mi lugar de la cama a cuatro patas y le habló girando la cabeza hacia él para seguir haciéndole creer que se la acababa de follar:
- Ufffff.... - simuló un jadeo en plan "menudos pollazos me has dado. Me tienes loca"- Santi, lo has hecho tan bien que cualquiera diría que no llevas toda tu vida penetrando culos. Pero te recuerdo que somos dos y te queda una por satisfacer. ¿Te crees capaz o necesitas un descanso?
- La verdad es que estoy un poco acelerado y necesitaría relajarme un rato antes de volver a la carga. Pero no es por falta de ganas, ¿eh? Porque me ha encantado...
- Zorrita- se dirigió a mi sabiendo que él nos estaba escuchando- vete a la bañera y llénala de agua caliente. Vamos a darle un baño a nuestro semental para que se recupere un poco. Santi, tú túmbate aquí, te pondré un whisky del mueble bar mientras nuestra guarra llena la bañera.
Me dispuse a dirigirme hacia el baño cuando ella se dirigió a mi con displicencia: --
- Ven aquí un momento, que te veo con ganas de desobedecer- Y agarrándome de la mano, y aprovechando que Santi ya se había sentado en el borde de la cama, me obligó a tumbarme en sus rodillas invitándole a él a darme una azotaina- Mira Santi - le dijo- cuando uno es un semental de primera como tú, y tiene en la cuadra a una yegua guarra como esta, has de llamarla a capítulo cada poco para que no se vaya con cualquiera a las primeras de cambio- Y desatándole la mano que tenía maniatada, se la colocó encima de mis nalgas para que me azotase- Dale hasta que se le ponga rojo. Luego ya se podrá ir a preparar la bañera para su semental...
Hacia tiempo que no me excitaba tanto con unos azotes.

Continuará (Hoy tengo poco tiempo)
__________________
Las feromonas son como la radio, solo has de encontrar tu emisora favorita.
Oloramar is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a Oloramar por este Post:
Antiguo 28-dic-2017, 18:57   #40
1977d2005
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2008
Mensajes: 29
Gracias 6 Veces en 6 Posts
Predeterminado

Gracias por volver fantástica experiencia buffff
1977d2005 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a 1977d2005 por este Post:
Antiguo 29-dic-2017, 01:08   #41
penexplorador24
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: dic-2010
Mensajes: 1
Gracias 1 Vez en 1 Post
Predeterminado

Muy buen relato, sigue por favor
penexplorador24 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a penexplorador24 por este Post:
Antiguo 04-ene-2018, 15:39   #42
Oloramar
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2012
Mensajes: 96
Gracias 145 Veces en 39 Posts
Predeterminado

Tenéis que perdonarme, con estas fiestas he estado un poco ocupado sin poder escribir. La última vez terminábamos así:

"Luego ya se podrá ir a preparar la bañera para su semental...
Hacia tiempo que no me excitaba tanto con unos azotes."

... Al entrar en el baño me sentía tan perra y tan guarra y notaba el culo tan empapado, como si realmente fuese una mujer a la que le acabasen de dejar el chichi lleno de semen mezclado con sus propios jugos.
Cerré la puerta por dentro y me metí en la cabina de ducha mientras dejaba que la bañera se fuese llenando poco a poco. Me enjaboné bien, y al acabar, sin secarme, salí de la ducha y me agaché sobre la bañera para verter sobre ella unas sales de baño. Cuando el agua alcanzó el nivel que me pareció correcto, abrí un poco la puerta y me asomé para llamar a mi mujer. La escena que apareció ante mis ojos, me la puso dura como si llevase un mes sin follar. El estaba a cuatro patas mientras ella le pasaba la lengua desde el agujero de su culo hasta los huevos, a la vez que le pajeaba la polla muy despacio como si no quisiera que se corriese. Al oír la puerta, ella se volvió hacia mi
- Nuestra putita ya está lista. ¡Vamos! ¿Has llenado la bañera, zorra?
Asentí sin poder pronunciar una palabra debido a la excitación de lo que acababa de ver. Hacía mucho tiempo que fantaseaba con mi mujer invitándola a que me comiese el culo, pero no había sido capaz de convencerla; la monjita se me empezaba a ir de las manos...
Al entrar al baño, ella se dirigió a mi ignorándome:
- Santi, ya te dije como se domina a una yegua salvaje como esta. Y, abriendo un cajón bajo el lavabo extrajo una gran jeringuilla sin aguja. Debo confesar que me pilló absolutamente fuera de juego aquello, ya que no sabía lo que estaban tramando.
Sin titubear, mi mujer me cogió las manos y me obligó a apoyarme en el lavabo separándome las piernas con sus pies como hacen los policías en las detenciones. De reojo, vi como Santi sumergía la jeringuilla en la bañera y la llenaba de agua caliente y jabonosa. Lo entendí al instante, justo antes de notar como mi culo se llenaba de líquido caliente; creí enloquecer de lujuria...
- Vete al baño pequeño y expúlsalo- me ordenó ella- Mientras, yo iré enjabonando a nuestro macho.
Me fui corriendo hacia el otro baño, por dos motivos. Uno por el apremio de expulsar lo que llevaba dentro. Y el segundo porque no quería perderme nada, ni mucho menos, dejar de participar en sus juegos...
Continuará...
__________________
Las feromonas son como la radio, solo has de encontrar tu emisora favorita.
Oloramar is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Oloramar por este Post:
Antiguo 05-ene-2018, 13:04   #43
quiko222
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de quiko222
 
Fecha de Ingreso: sep-2007
Ubicación: castilla y león
Mensajes: 665
Gracias 177 Veces en 174 Posts
Predeterminado

Hola, siempre tan caliente y sexual, una delicia volver a leerte, que tengas unos felices reyes....
quiko222 is offline   Citar -
Antiguo 09-ene-2018, 15:00   #44
Miguelbenito
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: ene-2018
Mensajes: 4
Gracias 1 Vez en 1 Post
Predeterminado Fan de travestis en Valencia

Cita:
Empezado por Oloramar Ver Mensaje
Cuando llegaron a la altura del sillón, ella se arrimó a su espalda y, como si fuese un vestido, apartó los faldones de la bata de Santi permitiendo que su polla, no muy larga pero si muy fuerte y venosa, saliese a la libertad. Me la metí en la boca con ganas y empecé a masajearle los huevos a la vez que le hacía la primera mamada de sus cincuenta años de vida. Empezó a suspirar y mi mujer me cogió la cabeza haciéndome sepárame de aquella polla que me empezaba a llenar la boca de líquido preseminal. Ella se puso detrás de mi para dirigirse a él sin que supiese quien de los dos le había estado comiendo el rabo.
- Santi, ahora te voy a untar las manos con crema lubricante y nos vamos a poner las dos en el borde la cama frente a ti para que puedas jugar con nuestros culos mientras te la chupamos a la vez. Sólo te voy a advertir una cosa: Tienes completamente prohibido deslizar tu mano culo abajo para comprobar si lo que hay son unos huevos o un chichi. Si lo haces, se acabó el juego y tendrás que irte. ¿Entendido?
- Yo hago lo que me digáis con tal de que no paréis-dijo muy nervioso. Observé su polla y vi un gran hilo de líquido chorreando hacia el suelo. No pude evitar pasarle la lengua con ganas. Mi mujer me dio una buena nalgada y me dijo al oído “¿Cómo puedes ser tan guarrísima?”
Lo condujimos a la cama y nos colocamos de frente a él en el borde permitiendo que nuestros culos quedasen al alcance de sus manos lubricadas. Mi mujer me apartó para meterse la polla en la boca la primera echándome una mirada de loba en celo. “¡PUTA!”, me dijo vocalizando mucho sin emitir sonido alguno… Le cogimos las manos y, sin perder tiempo, el travesti de me tanteó el agujerito con un dedo para metérmelo de sopetón del travesti de Valencia. Miré a mi mujer, y, por su expresión de sorpresa, vi que a ella le había hecho lo mismo. Nuestro novato venía con muchas ganas acumuladas…
Continuará. ¿No?
Como me ponen tus historias siempre tan tan tan calientes y sexuales joder, un gran placer leerte, que tengasi un feliz año todos.
Miguelbenito is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Miguelbenito por este Post:
Antiguo 14-ene-2018, 14:05   #45
Oloramar
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2012
Mensajes: 96
Gracias 145 Veces en 39 Posts
Predeterminado

Me fui corriendo hacia el otro baño, por dos motivos. Uno por el apremio de expulsar lo que llevaba dentro. Y el segundo porque no quería perderme nada, ni mucho menos, dejar de participar en sus juegos...

Continuamos. Perdonad la tardanza, pero las cosas se han complicado un poco con mis viajes últimamente.

Cuando volví a encontrarme con ellos, la verdad es que todos estábamos agotados de tanto sexo, por lo que decidimos tomarlo con un poco de calma y nos fuimos a tomar un poco el aire. Más tarde volvimos a la habitación y tuvimos otra buena sesión de sexo, pero mi mujer y yo sabemos el peligro que tienen estas relaciones y acordamos no volver a quedar con Santi por si acaso. Eso no quita de que nos acordemos de él a menudo y sintamos la tentación de mandarle un mensaje...
Como ya os he contado, viajo mucho por trabajo y no hay nada en mi (creía yo) que haga sospechar a nadie mis fantasías ni mis fetichismos, ni mucho menos el placer que me provoca convertirme en una hembra ardiente.
En uno de mis viajes tuve una reunión con un tipo al que no había conocido antes, y que, nada más verlo, o debería decir nada más que él me vio a mi, me hizo sentir absolutamente transparente. Era como si fuese capaz de ver a través de mi y conociese absolutamente todos mis secretos.
El hombre era atractivo, tendría unos 55 años, un bigote fino y bien cuidado y vestía siempre (eso lo comprobaría luego) americana y pañuelo en el cuello arrojando una imagen muy elegante que te hacía querer conocerlo. Tras las presentaciones y transcurrido un rato de conversación educada, empecé a notar en sus ojos, una mirada insinuante, unida a una media sonrisa en sus labios que parecía decir:
- Sé lo que necesitas, putita. Y yo tengo todo lo que necesitas para hacer salir de ti la golfa que llevas dentro.
Debo confesar que me incomodaba la situación, pues, como dije, estoy acostumbrado a que nadie sospeche nada, y mucho menos en un ámbito laboral. No obstante, pasado un rato, su mirada empezó a excitarme y noté como me iba provocando una erección...
El hombre sugirió que fuésemos a comer para seguir hablando de negocios y, como suele ser costumbre en mi trabajo, acepté gustoso. Aunque, de la manera en que me estaba manipulando, me había puesto tan guarra, que hubiese aceptado lo que me propusiese. Fuimos a comer y al acabar tomamos un par de whiskys, por lo que empezamos a relajar la conversación haciendo que yo bajase la guardia bastante. Cuando ya llevábamos un rato charlando, vi como sacaba del interior de su americana una agenda Moleskine y un bolígrafo Montblanc. Escribió algo que no pude ver y, arrancando la hoja, miró a su alrededor para comprobar que no había ningún camarero cerca antes de arrastrar el pedazo de papel por encima de la mesa hasta ponerlo a mi alcance. Me dispuse a desdoblarlo para leer el texto sorprendido, cuando me dijo:
- Vete al baño, lo lees allí y si estás de acuerdo, sigue las instrucciones. Creo que las seguirás- dijo sonriendo.
Excitado me levanté y me dirigí al baño notando su mirada clavada en mi culo. Me sentía tan excitada que me apeteció follármelo allí mismo, pero tuve que recordar que, al fin y al cabo, estaba trabajando y no sabía lo que contenía la nota.
Al llegar al baño me encerré con pestillo notando como mi corazón se desbocaba. Mis manos torpes desplegaron la nota.
"Tú yo sabemos la mujer tan ardiente que llevas dentro y yo estoy deseando conocerla. Tengo un piso vacío y quiero que seas mi amante. Si te apetece espérame fuera y nos vamos juntos a comprarte lencería, ropa y todos los juguetes y complementos que me pidas. El dinero no es problema. ¿Te atreves?"
Respiré hondo, las pulsaciones a mil y la polla a punto de estallar. Me sentía femenina y deseada y me apetecía mucho el ofrecimiento. "¿Por qué no?", pensé guardándome el papelito en el bolsillo y dirigiéndome a la puerta, no sin antes cerciorarme de que él me miraba para poder hacerle un gesto.
Esperé un rato en la calle bastante nervioso y cohibido. Me excitaba mucho aquel hombre que parecía ver a través de mi, pero a la vez me avergonzaba quedar así, en frío, sin un contacto previo, sin juegos, sin disfraces ni situaciones que me permitiesen meterme en el papel como había hecho anteriormente... Mi incomodidad se acabó cuando el llegó con su sonrisa amable y cautivadora.
- Vamos- me dijo- te llevaré a un par de sitios. Y caminando por el centro de su ciudad nos introdujimos en una tienda de lencería de primer nivel. Recordé lo de "el dinero no es problema" y me puse a elegir cosas pidiendo su aprobación. Escogimos unas braguitas negras transparentes por detrás, unas medias del mismo color con elegantes dibujos en los muslos y las pantorrrilas, un corsé, y, por supuesto, un liguero.
- Ahora zapatos y un vestido- dijo mientras salíamos por la puerta cargados de bolsas...

... Continuará...
__________________
Las feromonas son como la radio, solo has de encontrar tu emisora favorita.

Última edición por Oloramar fecha: 14-ene-2018 a las 18:54.
Oloramar is offline   Citar -
Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a Oloramar por este Post:
Antiguo 15-ene-2018, 10:34   #46
Oloramar
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2012
Mensajes: 96
Gracias 145 Veces en 39 Posts
Predeterminado

.... - Ahora zapatos y un vestido- dijo mientras salíamos por la puerta cargados de bolsas...

Cuando ya lo habíamos comprado todo, nos dirigimos a su coche, un vehículo de alta gama perfectamente a la altura de su propietario.
- Ahora vamos a conocer tu piso de amante- dijo sonriendo.
Recorrimos la ciudad y llegado un momento, dijo que se le olvidaba algo, por lo que paró el coche en una parking y me pidió que esperase. Al volver traía consigo un par de bolsas. "Es una sorpresa", aclaró misterioso.
Condujo durante unos diez minutos y, con un mando a distancia, abrió al puerta de una cochera privada en un edificio de lujo en la que parecía la mejor zona de la ciudad. Se bajó del coche, me abrió la puerta y me ayudó a bajarme como si fuese una dama. Aquel hombre me excitaba mucho y eché de menos tener un chichi de verdad para notarlo empapado. Me acordé de mi mujer...
Al llegar al ascensor cerró la puerta y me susurró al oído que me diese la vuelta apoyándome en la pared. A continuación me pasó las manos por el interior de los muslos, pasado de refilón por mi culo. Comprendí, una vez más, que para él yo era absolutamente transparente, pues ardía en deseos de que me metiese un buen sobeteo y, si me metía un dedo, mejor que mejor.
Entramos en el piso. Estaba decorado con muebles muy caros y elegantes, alfombras, cuadros. No parecía un piso vacío y sin uso precisamente, sino un lugar en el que uno podría vivir de manera ciertamente placentera.
Abrió un armarito lacado chino y extrajo dos vasos bajos y una botella de whisky escocés acercándome uno de los vasos para servirme una copa.
- Ven- dijo amablemente- sígueme. Y dirigiéndose al final del enorme salón le seguí hasta detrás de un biombo en el que había una camilla- Ahora desnúdate y túmbate boca abajo; voy a convertirte en mi zorrita. Le obedecí sin dudarlo y me quité la ropa nervioso. O quizás debería decir nerviosa, porque antes de que él me hiciese nada, yo ya me sentía su puta particular...
- Espera- me dijo- date una ducha rápida antes de empezar- y me señaló el baño.
Me metí en la ducha y tuve que hacerme una paja de lo excitada que estaba. Cuando estaba a media paja, apareció detrás de mi. Me cogió la mano retirándomela de mi polla y me dijo "Está prohibido correrse hasta que yo lo decida, zorrita" y cogiendo la ducha me separó las nalgas y se pasó un buen rato ejabonándome la rajita de mi culo mientras yo empujaba contra sus dedos intentando que alguno de sus dedos se introdujese dentro de mi ansiosa como estaba. Al acabar, me sacó de la mampara y me secó con paciencia como si estuviese estrenando a una adolescente. Finalmente, me llevó a la camilla, me tumbó boca abajo y vertió sobre mi espalda un buen chorro de aceite corporal.
- Luego, cuando te convierta en mi putita, le vamos a mandar una foto a tú mujer para que te vea, porque tengo ganas de conocerla. ¿Me vas a dejar conocerla, no, zorra?
- Pues claro... - respondí con voz temblorosa y arqueando la espalda para ofrecerle mi culo ligeramente en pompa mientras el me lo acariciaba con sus manos embadurnadas en aceite. Haría por él lo que me pidiese con tal de que me metiese un dedo de una vez.
Cuando ya me tuvo bien embadurnadas las piernas y las nalgas, comenzó por mis caderas, muuuuuy suavemente. Aquel hombre sabía lo que hacía, y, sobre todo, lo que yo quería que hiciese. Seguía sorprendiéndome como era capaz de ver a través de mi. Pasado un rato se colocó delante en la cabecera de la camilla y comenzó a entretenerse con mi espalda mientras yo miraba con los ojos entreabiertos su paquete abultado a apenas cinco centímetros de mi boca.
- Te la voy a dar, zorrita. Te la voy a dar y va a ser toda para ti, no te preocupes- Me dijo adivinando mis pensamientos otra vez- Sácala despacio y métetela en la boca lentamente. Muy despacio, te lo advierto. Si no, te la quito. Quiero que la chupes como si fuese una piruleta y la boca se te estuviese haciendo agua. ¿Podrás?- Y, nada más acabar la frase me pasó un dedo por el agujerito del culo introduciéndome la yema de improviso. La sensación que me provocó aquel dedo aceitoso entrando en mi culo ardiente fue de los momentos más morbosos y excitantes que recuerdo jamás.
Con las manos un poco temblorosas, palpé su pantalón y comencé a bajarle la cremallera y a desabrocharle el botón. Introduje mi mano debajo de sus calzoncillos (siempre me dio mucho morbo ese momento) y encontrando su polla, la liberé. Apareció ante mi una polla muy bonita, ni demasiado grande, ni tampoco pequeña; circuncidada, con un capullo al aire perfectamente sonrosado y, rematando la obra de arte, y como no podía ser de otra manera en un hombre tan cuidado, no encontré ni un solo pelo. Mi follador estaba completamente depilado.
Me la llevé a la boca y le pasé la lengua por el glande despacito. Tenía que hacer gala de mucho autocontrol para no engullirla de un golpe; aquel hombre me estaba volviendo loca.
- Despacio, recuerda. Levanta el culito un poco ahora- y noté como su mano se dirigía decidida hacia mi agujerito y me complací por adelantado esperando la inigualable sensación de su dedo entrando en su culo. Me acarició mi agujero durante apenas unos segundo y dijo: todavía no, guarrilla. te lo tienes que ganar. Dentro de un rato le mandamos el whatssapp a tu mujer, recuerda...

Continuará....
__________________
Las feromonas son como la radio, solo has de encontrar tu emisora favorita.
Oloramar is offline   Citar -
Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a Oloramar por este Post:
Antiguo 15-ene-2018, 11:59   #47
quiko222
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de quiko222
 
Fecha de Ingreso: sep-2007
Ubicación: castilla y león
Mensajes: 665
Gracias 177 Veces en 174 Posts
Predeterminado

deliciosamente excitante, todo un placer leerte...
quiko222 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a quiko222 por este Post:
Antiguo 16-ene-2018, 11:55   #48
Oloramar
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2012
Mensajes: 96
Gracias 145 Veces en 39 Posts
Predeterminado

- Despacio, recuerda. Levanta el culito un poco ahora- noté como su mano se dirigía decidida hacia mi agujerito y me complací por adelantado esperando la inigualable sensación de su dedo entrando en mi culo. Me acarició mi agujero durante apenas unos segundos y dijo: todavía no, guarrilla, te lo tienes que ganar. Dentro de un rato le mandamos el whatssapp a tu mujer, recuerda...

Continuamos...

... Continué chupando aquella polla que tanto había deseado mientras él jugaba a provocarme pasando sus manos aceitosas por mi espalda, por el interior de los muslos, por mis nalgas, separándomelas y dejándome el agujerito expuesto al aire, y deseoso, hasta el punto que creí percibir una sensación como si palpitase buscando que sus dedos se introdujesen en mi. Cuando ya llevábamos un rato disfrutando el uno del otro, me cogió por las caderas sin sacar su pene de mi boca, y me las levantó hasta que quedé con el culo en pompa y a su completa disposición. Fue entonces cuando, por fin, empezó a frotarme con las yemas de sus dedos sin parar mientras yo empujaba mi culo contra sus dedos intentando que se introdujesen dentro de mi. Él se reía y me decía cosas para ponerme más a tono todavía:
- Eres una putita de primera. Hay que ver como tienes ese culo de caliente ahora mismo; necesitas que te lo follen ya ¿ A que sí?- Y empujando su dedo corazón (muy largo) me lo introdujo de repente hasta topar con sus nudillos en mis nalgas. Emití un jadeo de alivio y, por primera vez me atreví a pedirle algo:
- ¡Fóllamelo por favor! No dejes de meter y sacar ese dedo...
Poco duró mi momento, pues, al cabo de un par de minutos metiendo y sacando su dedo aceitoso, cuando más loca me estaba poniendo, noté como, muy lentamente, empezó a llenarme la boca con sus chorros de leche. Primero me lanzó un chorro bastante grande, luego empezó a correrse muy despacio pero sin parar, de forma que llegué a creer que se estaba meando en mi boca. Pero pronto, volvió a lanzarme otro par de chorretones que me llenaron de leche caliente.
- Trágatela toda, zorrita. Si te portas bien, seguiré jugando contigo hasta que te corras tú.
Con lo viciosa y lo caliente que aun estaba no me costó mucho engullir toda su descarga de un solo trago. Incluso me complací dejándole la polla limpia mientras le miraba a los ojos como había visto hacer a tantas actrices porno en las sesiones de sexo con mi mujer viendo vídeos.
Al acabar, me cogió de la mano y me pidió que le acompañase, no sin antes darme un buen azote en el culo, cosa que como sabéis, me gusta mucho. Una vez más, me sentí transparente para él.
Abrió la puerta de una habitación y vi una cama grande con un bonito cabecero de forja, cubierta por una manta que me pareció muy elegante.
- Ven- me dijo tirando de mi- Trae aquella bolsa que hay allí, junto a la cómoda, y no mires lo que contiene.
Mire en la dirección que me indicaba y vi una de las bolsas que él había traído al parking cuando me pidió que le esperase en el coche. Le acerqué la bolsa sin mirar el contenido como me había ordenado, y me acerqué a él, que se encontraba sentado en el borde de la cama. Me cogió de la mano y me hizo tumbarme boca abajo sobre sus rodillas. Oí el crujido de la bolsa de papel a mis espaldas y comenzó a explicarme.
- Ahora, zorrita, voy a calmarte un poco ese culito ardiente para que a mi me de tiempo a recuperarme. Una vez que termine lo que voy a hacer, te estarán esperando afuera para convertirte en la mujer más follable que se ha visto jamás. Luego escribirás a tu mujer y la convencerás para que venga a visitarnos. Podemos enviarle un billete de avión, ya te dije que el dinero no es problema...
Me sentía excitadísma tumbada sobre sus rodillas y con el culo a su disposición. La incertidumbre de no saber lo que me iba a hacer, se mezclaba con la certeza de que, para aquel hombre, yo era absolutamente transparente, lo cual, sin que yo supiese porqué, suponía la garantía de que todo lo que me hiciese me iba a resultar placentero y excitante. Noté como sus dedos se habían vuelto un poco fríos y algo más lubricados, por lo que supuse que en la bolsa había un tubo de lubricante. Después algo parecido a un consolador con la punta redondeada, comenzó a acariciarme el agujerito de mi culo recreándose. De pronto habló y todo se precipitó en un segundo.
- Relájalo ahora para recibir tu regalo, putita.- Y no pasó un segundo desde que relajé mi agujero hasta que noté como me introducía algo bastante grande que me hizo un poco de daño al entrar. Inmediatamente, lo que quiera que fuese aquello, se volvió más estrecho, mucho más estrecho; y el dolor se convirtió en placer. Volví a oír el sonido de la bolsa de papel y él volvió a dirigirse a mi.
- Esto- y me acercó una pequeña caja de cartón con la foto de un pluggin para que pudiera verla- es lo que te acabo de introducir. Quiero que tu culito este listo para que te lo pueda follar luego. Ahora sal, dirígete a la camilla y déjate hacer. He pedido que venga una maquilladora de confianza que te convertirá en mi concubina. No sientas vergüenza ni te incomodes, ella está acostumbrada. Hará su trabajo y se irá sin mirarte siquiera a los ojos...
Siguiendo sus instrucciones, me dirigí a la camilla del salón y noté su mirada en mi culo dilatado y resbaladizo. La mujer, me ayudó a sentarme y se puso manos a la obra sin dirigirme la palabra. Pensé si se imaginaría lo que llevaba dentro de mi culo y me sentí un poco incómoda. Aunque la sensación de ser el juguete sexual de aquel hombre que sabía tanto de mi sin conocerme, se imponía sobre cualquier otra. Estaba deseosa de que la mujer acabase para ver cual era el siguiente paso que él tenía preparado para mi. Cogí el móvil y comencé a escribir a mi mujer...
- Hola. ¿Que tal? Hace tiempo que no organizamos un juego de los nuestros y quería proponerte algo. Ah, y no te puedes negar, te aviso. Esto es de lo mejorcito que hemos hecho... Le adjunté el billete de avión para el mismo día y me dediqué a disfrutar de mi maquilladora particular. Me sentía una verdadera concubina esperando por mi follador mientras me ponía bella para él...
Continuará...
__________________
Las feromonas son como la radio, solo has de encontrar tu emisora favorita.
Oloramar is offline   Citar -
Los siguientes 5 Usuarios dan las gracias a Oloramar por este Post:
Antiguo 18-ene-2018, 10:53   #49
1977d2005
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2008
Mensajes: 29
Gracias 6 Veces en 6 Posts
Predeterminado Muy fan

Enganchado y empalmado me tienes soy muy fan gracias
1977d2005 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a 1977d2005 por este Post:
Antiguo 19-ene-2018, 18:16   #50
Oloramar
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2012
Mensajes: 96
Gracias 145 Veces en 39 Posts
Predeterminado

... Le adjunté el billete de avión para el mismo día y me dediqué a disfrutar de mi maquilladora particular. Me sentía una verdadera concubina esperando por mi follador mientras me ponía bella para él...

Cuando la maquilladora acabó de pintarme, me pidió que me tumbase en la camilla y comenzó a depilarme con detalle hasta (supuse por el cuidado que ponía) no dejarme ni un solo pelo en todo mi cuerpo. Y cuando digo todo, quiero decir todo; ya me entendéis Mientras lo hacía, otra mujer sumergía mis manos en pequeños cuencos de porcelana para poder hacerme la manicura. Al acabar, me pintaron las uñas, y, trayendo las bolsas con las compras que yo misma había hecho, comenzaron a prepararme para él. Primero me pusieron las medias, con mucho cuidado para no romperlas, pues eran muy finas y delicadas. A continuación, llegó el turno del corsé, y justo antes de ponérmelo, trajeron unas cajas pequeñas de las que extrajeron unos pechos de silicona de tacto real. Me los adhirieron y justo después me pusieron el corsé para acabar poniéndome las braguitas, tan sexis y que me dejaban el culito a la vista. Me sentía excitadísima y más femenina que nunca, Por último, y demostrando que mi anfitrión me leía la mente y sabía lo que hacía, trajeron unas sandalias sin tacón de las que salían unas cintas doradas que ataron a lo largo de mis piernas hasta casi alcanzar los muslos. Un vestido ajustado a mi culo, completaba a la concubina en que me había convertido. ¿Cómo negarme a lo que él me pidiese?
La mujer sacó de una bolsa una especie de foulard de seda, y, mirándome a los ojos pareció decirme "Confía en mi". Asentí y me los dejé vendar. Con mucho cuidado me ayudó a ponerme de pie y me condujo a alguna habitación desconocida para mi- pensé, por la dirección que tomábamos- Al llegar, me quitó la venda y me indicó que me sentase en un taburete situado delante de la barra de un minibar. La mujer se fue y, tras unos minutos de desconcierto, me atreví a alargar la mano cogiendo una botella de champagne que había en la barra sirviéndome una copa. Estaba tan nerviosa que mi garganta parecía contener toda la arena del desierto...
Pasado un rato, y un par de copas, oí como se abría la puerta de la habitación y noté unos pasos acercándose.
- Tranquila, soy yo- oí la voz conocida de mi amante.
En un segundo se acercó a mi por detrás y comenzó a acariciarme la cintura y las caderas manteniéndose detrás de mi sin que yo pudiese verle la cara. Notaba su aliento cerca de mi oreja.
- Te deseo tanto que no sé si podré esperar, zorrita.
Yo me movía inquieta en el taburete, muy caliente por la situación, y sintiéndome más segura como mujer de lo que lo había estado jamás tras el tratamiento que me habían aplicado las dos mujeres. Me sentía sexy y follable, muy follable.
- Acércate a mi, sé lo que necesitas- me susurró lo evidente mientras, cogiéndome por la cintura, me hacía resbalar hacia él por el taburete. Cuando mi culo tomó contacto con él, note su polla empalmada y empecé a ponerme muy nerviosa. Después, me levantó un poco en el taburete y me pidió que me pusiese de rodillas en el mismo. Me bajó las braguitas justo por debajo de las nalgas y, con su mano, me recordó que aún llevaba puesto el dildo...
-¿ Ya tienes ese culito preparado para mi, putita?

.......Continuará....
__________________
Las feromonas son como la radio, solo has de encontrar tu emisora favorita.

Última edición por Oloramar fecha: 19-ene-2018 a las 18:48.
Oloramar is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a Oloramar por este Post:

Responder

Retroceder   Inicio > Gente > Tus Relatos y experiencias


Herramientas