Antiguo 16-ene-2015, 07:54   #26
Six
Mega Pajillero
 
Avatar de Six
 
Fecha de Ingreso: ene-2015
Mensajes: 271
Gracias 1.200 Veces en 165 Posts
Predeterminado

En capítulos anteriores...
Cita:
-Anda saca tus tetas de aquí y déjame dormir.- Le dije como si me importara una mierda.
-Definitivamente no se si eres maricón, tonto, o un gilipollas de campeonato!- Dijo largándose de la habitación.

En cuanto cerró la puerta de un portazo, me dije a mi mismo que había sido un imbécil, me llevé las manos a la cara, dios... no tenía ni idea de que me había pasado por la cabeza, podría estar follándomela ahora mismo, joder, con lo buena que estaba, y la había rechazado... Imbécil, imbécil, imbécil, me decía una y otra vez dándome golpecitos en la cara.

Pensé incluso en levantarme e ir yo a su habitación, de hecho un par de veces incluso me levante de la cama, pero el orgullo no me permitió salir de mi habitación.

Arrepentido, me acabé durmiendo.
Al día siguiente, de camino al evento, casi ni nos dirigimos la palabra, Ana se había puesto un conjuntito espectacular, faldita cortita y un escote que no te dejaba mirarla a la cara, creo que lo hizo a posta para decirme “mira lo que te has perdido niñato”, o por lo menos eso es lo que pensé al verla, y su manera de pasearse cada dos por tres por delante.

Y es que Ana se estuvo pavoneando todo el día en el evento, era el centro de atención del stand, aunque básicamente era para lo que había venido, y funcionó.

Mucho tío al verla se paraba en el stand solo por mantener una mínima conversación con ella, y le soltábamos el rollo comercial.

Yo no podía quitarle los ojos de encima, y no podía olvidar la noche anterior, Ana me pilló más de una vez mirándola, sobre todo cuando se inclinaba en el mostrador que teníamos, admirando como levantaba su culito, o se apoyaba en el pupitre donde yo lanzaba la demo en el portátil una y otra vez mostrándome su escote. Uufff...

Al principio la miraba con disimulo, lo típico, la miras, ves que te mira, y te haces el tonto mirando a otro lado. Pero poco a poco me fui convenciendo de que no tenía por qué disimular, para qué? La muy guarra lo hacía aposta, eso estaba claro, porque tenía que reprimirme y dejar de disfrutar del espectáculo que me ofrecía? Así que cada vez la miraba con más descaro. Y ella cada vez que me pillaba, me devolvía la mirada con asco, luego, se insinuaba más, no solo para los clientes, sino para que yo la viera bien. Ese fue todo el contacto y comunicación que tuvimos, prácticamente no hablamos en todo el día. Ni siquiera para comer cuando Ana salió del stand y trajo unos bocadillos.

-Toma.- Soltó dejando un bocadillo enfrente de mi.

Fue lo único que me dijo casi en todo el día. Por lo menos no gritaba, ni me insultaba. Algo era algo.

Se tiró todo el día rondando por el stand, en un cubículo de 4 por 4 metros, en minifaldita, con aquellas tetas de un lado para otro, pavoneándose rodeada de tíos que babeaban por ella, y encima ella jugaba a ser sensual, divertida y simpática con todos, estaba en su salsa. Y yo no paraba de recordar que la noche anterior se me había tirado encima con esas tetas, casi desnuda, y le había dicho que no, me tenía cardíaco.

Tenía que hacer algo, entre lo que ocurrió por la noche, y estar todo el día junto a ella, me tenía cachondo perdido, negarme a tirármela había sido un error, o ahora me lo parecía.

Pero es que fantasear con ella era una cosa, Ana estaba muy buena, mucho. Era fácil imaginármela follando, más ahora que la había visto en acción, y en un video que no me quitaba de la cabeza.

Pero otra cosa era seguirle el juego, caer en sus redes y ceder a sus deseos sería un error, si ocurría estaba perdido. Me convertiría en su marioneta, estaba convencido de eso.

Ana estaba acostumbrada a pavonearse y que todo el mundo le siguiera el juego, yo no estaba dispuesto a ser otra marioneta más. Seguramente fue mi orgullo el que actuó la noche pasada, no lo sé. Pero ahora era mi polla la que hablaba, y me decía que me la tenia que follar, y no sabía como hacerlo.

Le tenía ganas? Y quien no después de lo que había visto!

Estaba hecho un lio, por una parte algo dentro de mi me decía que era una pija malcriada, y que era un error pensar si quiera en metérsela, que me lo tenía que quitar de la cabeza. Pero, por otra parte, la miraba, y estaba deseando hacerlo a cualquier precio. Ana me estaba volviendo loco.

Así me tiré todo el día, tomando una decisión, y al minuto tomando otra, y el día fue pasando.

Llego el momento de recoger, parece mentira, pero estar todo el día en un stand atendiendo preguntas y cargando demostraciones cansaba lo suyo. O por lo menos hartaba. Estaba tremendamente agotado mentalmente.

Por lo menos agradecí el silencio incomodo entre los dos de ese día, y no tener que aguantar las interminables quejas e insultos de Ana, había estado calladita, dedicada a sonreír a todo aquel que se pasaba por el stand, ignorándome y dirigiéndose a mi solo por temas de trabajo.

Era curioso, porque precisamente ese silencio me estaba volviendo loco, todos estos días deseando que me dejara en paz, y ahora que lo hacía estaba pendiente de ella.

Se le notaban las horas de pie, pero no dejó de sonreír ni un momento. Tan solo dejó de hacerlo al plegar y quedarnos a solas ella y yo, que entonces cambió radicalmente, convirtiéndose en la fría y calculadora Ana que yo conocía.

El hotel estaba a una parada de tranvía, aunque esos días lo habíamos hecho a pie. El Tranvía tenía una parada justo a las puertas del recinto, y paraba a una manzana del hotel, por no decir en la puerta casi.

-Podemos coger el tranvía hoy.- Me soltó justo en frente de la parada, al ver el tranvía llegar.
-Como quieras...
-Tengo los pies reventados, me están matando estos tacones.

No me extrañaba nada, Ana llevaba todo el día unos taconazos negros de infarto, de los que tienen hasta un poco de plataforma delante, que le hacían un culo espectacular, las cosas como son.

Por primera vez sentí compasión por ella, no se si es porque me tenía embaucado ya, o que. Reconozco que ese día se lo había currado, es cierto que se había tirado todo el día pavoneándose, que era lo suyo, pero estar de pie todas esas horas sonriendo y atendiendo al público. Debía estar tan cansada, o más que yo.

-Por mi bien, yo también estoy reventado.

Lo primero que hizo Ana al entrar fue quitarse los tacones y mover un poco los pies, yo me había sentado justo en frente, y al agacharse, me estaba mostrando un buen ángulo para ver su escote, y como este se bamboleaba mientras Ana recolocaba sus zapatos. No me corté ni un pelo y la miré con descaro. Cuando se incorporó me pillo mirándola sin disimular.

-Joder, no te cortas ni un pelo. No has tenido suficiente hoy?- Se quejó.
-Porque debería hacerlo? Te has vestido para eso, no?- Le dije.

Ana hizo una mueca de asco, pero estaba agotada, así que se puso a mirar por la ventana sin molestarse en taparse ni nada.

Y es que estaba buenísima, me tenía cardiaco perdido ya, pero abría la boca y no podía evitar contestarle.

Llegó nuestra parada, y bajamos, la dejé pasar solo por admirar de nuevo esos andares sobre los tacones, y su manera de mover el culo. Caminaba justo un par de pasos por delante de mi, uff, que culo, y como se movía aquella minifalda. Su culo iba de un lado a otro y yo hipnotizado detrás.

No se que me pasó, pero a unos pocos metros de entrar en el hotel, la alcancé, y sin saber muy bien porqué, la agarré de una nalga apretándola contra mi.

Pude notar bien su culo, seguro que llevaba tanga, porque no llegué a notar nada, ningún perfil elástico.

Ana me apartó de un empujón.

-Pero que coño haces??- Se quejó.

A punto estuvo de abofetearme.

-Meterte mano, no es obvio?- Dije como si no tuviera importancia.
-Pero tu de que vas?? Te has creído que soy un juguete? Ayer no me quisiste ni tocar, y hoy me metes mano??- Se quejó.

Nos habíamos parado en medio de la calle, uno frente al otro.

-Umm... Pues si. Por lo menos estos dos últimos días que quedan, lo vas a ser.- Dije con total tranquilidad.

Ana se rió en mi cara.

-Quien coño te has creído que eres, niñato de mierda! Esa oportunidad la perdiste ayer, ya no te acuerdas?- Volvió a soltarme de malas maneras.
-Eso fue antes de ver lo espectacular que estas hoy.- Le solté mirándola de arriba a abajo.
-En serio?? Esa mierda te funciona para follar?? Yo es que lo flipo contigo...- Soltó enfadada.

Se giró y continuó caminando hacía el hotel.

Ya no dije nada, solo la seguí hasta ponerme a su altura, la verdad es que no se porque reaccioné así, supongo que me dejé llevar por lo tremendamente cachondo que estaba.

Al llegar a la recepción del hotel, tuvimos que esperar el ascensor los dos, se notaba la tensión entre ambos, si alguien se hubiera acercado fumando, o con una cerilla, creo que habríamos explotado con una de esas setas nucleares.

Entramos en el ascensor, que me pareció muy pequeño para estar los dos solos, y Ana le dio a nuestra planta, luego se cruzó de brazos mirando hacia la puerta. Empecé a sentir esos nervios que le dan a uno cuando le pasan ciertas cosas por la cabeza, cosas que puede que no salgan bien, pero es que no pude controlarme.

Me abalancé sobre Ana, empujándola y arrinconándola contra la pared, quedando ella atrapada entre mis brazos y su cara a pocos centímetros de la mía.

-Que haces?? No se te ocurra tocarme!- Se quejó alarmada.

Permanecí mirándola, realmente no sabía lo que hacía, pero me daba igual.

-Entonces tócame tu, comprueba lo dura que me la has puesto todo el santo día zorra!- Solté.
-Zorra?? Hijo de puta! Suéltame!!- Gritó forcejeando.

Pero no me moví, mis brazos la atrapaban contra la pared del ascensor, aunque si se hubiera agachado se hubiera liberado sin demasiada dificultad.

-Crees que no se que has estado todo el día jugando conmigo?- Le dije sin dejar de mirarla a los ojos.
-Suéltame o te juro que gritaré!- Me amenazó.
-Hazlo! Grita, me da igual! Me tienes tan cachondo que ahora mismo me estoy controlando por no hacer una tontería.- Le dije entre dientes.

Notaba como Ana respiraba con fuerza en mi cara, me miraba fijamente con esos ojos cargados de rabia. Y de repente sentí su mano apretar mi polla. La tenía durísima, me dolía en los pantalones, Y Ana no se anduvo con chiquitas, me la agarró bien agarrada sobre el pantalón, apretando para notarla mejor.

Sonrió con desdén.

-Pues me imagino la paja que te vas a tener que hacer, porque mi coño no lo vas a probar niñato.

Pero no apartó su mano, al contrario, empezó a amasar mi polla sobre el pantalón.

-Me encanta que te hagas la dura, cuando ambos sabemos que te voy a follar dentro de un rato...- Le solté.
-Jajajaja! Ni en tus sueños más húmedos...- Susurró apretándome más la polla.

El ascensor sonó, y las puertas se abrieron. Miré de reojo la planta, y dejé que Ana saliera de mi encerrona. Ella no dejó de tocármela hasta que no salió de entre mis brazos. Yo la seguí.

Caminó hasta la puerta de nuestra habitación bamboleando su culo como nunca, y cuando llegó a la puerta, justo antes de abrir me miró de reojo haciéndose la interesante.

Si de algo sabía es de zorrear, lo hacía con una maestría tremenda.
Entré en la habitación después de que ella se pavoneara entrando.

-Ya te puedes meter en la ducha para hacerte una buena paja chaval... Que es lo tuyo.- Se burló con aire de superioridad quitándose los tacones.
-Por que? Es algún tipo de fantasía tuya? Te mola que un tío se haga una paja pensando en ti?? Si es así solo tienes que pedírmelo, no hace falta que me meta en el baño...- Dije vacilándole.

Ana levantó una ceja mirándome, luego se le dibujo una sonrisa en los labios.

-Te lo tienes muy creído, no?- Me dijo al fin.
-Jajajaja! Tiene gracia que eso me lo digas tu! Jajajaja!- Me reí.
-Pero tio, tu de que vas? Eres tonto, o simplemente gilipollas.- dijo poniendo los brazos en jarras.

Se ponía de nuevo a la defensiva, y yo empecé a pensar que era un bocazas, pero es que Ana tenía algo que me hacía rebotarme, no lo podía remediar, quizás era ya mucho tiempo aguantando sus aires de grandeza y su pijería.

-Quizás sea un poco de las dos cosas, no se... Pero… me da que a ti te gusta este tira y afloja... te propongo algo...- Dije con la esperanza de picarle la curiosidad.
-El que? Porque si es follar, lo tienes crudo.- Soltó aun a la defensiva.

Si embargo, le noté cierto aire de curiosidad, perfecto, pensé, volvía a tenerla interesada. Sonreí.

Mire el reloj, aun daba tiempo.

-Por que no salimos tu y yo a cenar? Total paga la empresa, no? Así ninguno de los dos tiene que preparar nada, a mi por lo menos me da un palo tremendo, y supongo que a ti también... -Alcé los brazos en un gesto de paz- pero…

Ana me miró interesada en ese "pero", como si esperara alguna trampa.

-…enterrando el hacha de guerra por un rato, como una tregua, si quieres... Porque yo estoy harto ya de tanta pelea.- continué diciéndole con sinceridad.

Ana alzó la cabeza un poco y abrió un poco más los ojos, como si no se creyera lo que le acababa de decir, le había sorprendido, y romperle el juego jugaba a mi favor.

Ladeó la cabeza y entrecerró un poco los ojos.

-Cuál es el truco?- Dijo desconfiada.
-No lo hay...

Volvió a mirarme desconfiando, esta vez más exagerada.

-En serio, no lo hay... No estas harta de tanta guerra? Porque yo si...- Le dije sinceramente.

Lo decía muy en serio.

-Está bien, pero a la mínima me vuelvo al hotel.- Dijo al fin.
-Me parece bien.- Dije encogiéndome de hombros.
-Déjame que me cambie y bajamos...- Dijo dirigiéndose a su habitación.
-Que? No, donde vas?- Me quejé.

Ana se detuvo en la puerta de su habitación y me miró.

-Si te cambias no tiene gracia, así estas espectacular, preferiría que no lo hicieras.

Ana sonrió. Fue la primera vez que la vi sonreír con ganas, o por lo menos lo interpretó muy bien.

-Así que en realidad, lo que quieres es salir conmigo así, porque te pone?- Preguntó.
-Si te lo quieres tomar así- Me encogí de hombros.
-Esta bien…- dijo al fin.

Yo tampoco iba tan mal, me había puesto una camisa que me costó horrores llevar en la maleta para que no se arrugara, y unos pantalones de vestir, la idea era dar una buena apariencia en el stand, total, estábamos para vender, así que ambos íbamos bien vestidos, aunque reconozco que aquí Ana tenía las de ganar, claro.

Continuara...
Six is offline   Citar -
Los siguientes 12 Usuarios dan las gracias a Six por este Post:
Antiguo 16-ene-2015, 08:32   #27
anarquia99
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: sep-2008
Mensajes: 412
Gracias 62 Veces en 52 Posts
Predeterminado

estas poniendo en tela de juicio la maestría de Escritodorzuelo y a Economista (que creo que serán los mismos con distinto nick) con tu relato!!!!!!!!!!!!

es sencillamente genial, te felicito y te pido una vez más que ni se te ocurra dejarnos a medias

y te rogaría una foto, discreta pero una foto

Última edición por anarquia99 fecha: 16-ene-2015 a las 08:33. Razón: fdf
anarquia99 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a anarquia99 por este Post:
Antiguo 16-ene-2015, 13:13   #28
trust42
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2014
Ubicación: madrid
Mensajes: 48
Gracias 51 Veces en 21 Posts
Predeterminado

Veras tu al final si voy a tener razón ella se va a vengar y comera de su mano
__________________
Soy el que soy
trust42 is offline   Citar -
Antiguo 16-ene-2015, 13:31   #29
kuko022
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ene-2006
Mensajes: 30
Gracias 9 Veces en 6 Posts
Predeterminado

grande six muy grande continua ..............
kuko022 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a kuko022 por este Post:
Antiguo 16-ene-2015, 14:03   #30
XtremSeX
Mega Pajillero
 
Avatar de XtremSeX
 
Fecha de Ingreso: may-2008
Ubicación: A ratos por aki
Mensajes: 138
Gracias 35 Veces en 32 Posts
Predeterminado

Six, me lo has puesto a huevo, como se dice....

"la que estas liando, [email protected]", ,jajajajajajaja, como se te ocurra dejarmos a medio, mueres.
XtremSeX is offline   Citar -
Visita nuestro sponsor
Antiguo 16-ene-2015, 16:52   #31
Six
Mega Pajillero
 
Avatar de Six
 
Fecha de Ingreso: ene-2015
Mensajes: 271
Gracias 1.200 Veces en 165 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por anarquia99 Ver Mensaje
estas poniendo en tela de juicio la maestría de Escritodorzuelo y a Economista (que creo que serán los mismos con distinto nick) con tu relato!!!!!!!!!!!!

es sencillamente genial, te felicito y te pido una vez más que ni se te ocurra dejarnos a medias

y te rogaría una foto, discreta pero una foto
Ostras! compararme con ellos creo que es demasiado! Gracias es lo único que se me ocurre decirte!! (aunque también se me ha pasado por la cabeza llamarte blasfemo por lo que has dicho, pero... )

Con respecto a las fotos, no adelantemos acontecimientos, ya se verá lo que ocurre con ellas.

Gracias a todos por los comentarios... La verdad es que animan mucho a seguir!

Un saludo a todos!
Six is offline   Citar -
Antiguo 16-ene-2015, 18:25   #32
Six
Mega Pajillero
 
Avatar de Six
 
Fecha de Ingreso: ene-2015
Mensajes: 271
Gracias 1.200 Veces en 165 Posts
Predeterminado

En Capítulos anteriores...
Cita:
Ana se detuvo en la puerta de su habitación y me miró.

-Si te cambias no tiene gracia, así estas espectacular, preferiría que no lo hicieras.

Ana sonrió. Fue la primera vez que la vi sonreír con ganas, o por lo menos lo interpretó muy bien.

-Así que en realidad, lo que quieres es salir conmigo así, porque te pone?- Preguntó.
-Si te lo quieres tomar así- Me encogí de hombros.
-Esta bien…- dijo al fin.

Yo tampoco iba tan mal, me había puesto una camisa que me costó horrores llevar en la maleta para que no se arrugara, y unos pantalones de vestir, la idea era dar una buena apariencia en el stand, total, estábamos para vender, así que ambos íbamos bien vestidos, aunque reconozco que aquí Ana tenía las de ganar, claro.
Acabamos cenando en un italiano, yo no hablaba mucho francés, por no decir nada, me defendía en inglés, era Ana la que sabía hablar francés, la dije que pidiera una mesa apartada, Ana me miró extrañada, intentando adivinar si tramaba algo, yo le dije que era por estar más tranquilos, me acabó haciendo caso.

Nos pusieron en una mesa de un lateral, al otro lado de una especie de murito con plantas artificiales, era de esos asientos que son como unos silloncitos anchos, tipo las hamburgueserías, sin sillas, la verdad es que el sitio estaba muy bien, muy romántico por así decirlo, y el metre supongo que se pensaría que éramos pareja y buscábamos intimidad.

Ana comenzó a reírse de mi cuando miré la carta como si estuviera escrita en chino.

-Que pringado eres, debajo sale todo en inglés, a no ser que tampoco sepas lo que pone, que no me extrañaría nada.- Se burló de mi.

Bajé la carta algo mosqueado.

-Creo que habíamos dicho que no nos atacaríamos.- Dije mirándola con toda la calma que pude reunir.

Ana me miró y miró su carta.

-Joder, no te lo había dicho con esa intención, solo bromeaba, si te ha sentado mal, lo siento.- Dijo mirándome de nuevo.

Suspiré.

Al final acabamos pidiendo un plato de pasta diferente cada uno, por no pedir otra pizza, un carpazzio a compartir, y de beber lambrusco.

La bebida fue lo primero que trajeron, todo en plan muy pijo, con el camarero descorchando la botella y dejándonosla probar primero. Como si yo supiera diferenciar un vino de esos. La verdad es que no estaba malo, quizás fuera lo que necesitábamos, alcohol para los dos.

Cuando trajeron la comida la botella había casi desaparecido, por lo que le hice señas al camarero para que trajera otra. Hablábamos de tonterías, nos costó empezar, así que empezamos a comentar algunas anécdotas del día en la feria, de preguntas raras que nos habían hecho, y de tipos raros que se habían acercado al stand, hasta que dije:

-Tengo que reconocer que hoy he flipado contigo.- le dije.

Ana se sorprendió.

-Por?
-Porque no se si yo aguantaría todo el día sonriendo a todo el mundo como lo has hecho tu, no te han dado ganas de mandar a mas de uno a la mierda?

No quería hacerle la pelota, hablaba en serio, aunque reconozco que intentaba allanar el terreno, no la quería a la defensiva.

-Uh... Gracias! Se me hace raro que me digas algo así, la verdad.- Dijo antes de meterse un trozo de pasta en la boca.
-Por? Se que no nos llevamos bien, pero eso no quita que sepa apreciar que hoy te lo has currado.

Ana sonrió de nuevo, le gustaba que la adularan, era algo que había aprendido hoy en la feria, la conversación fue transcurriendo con temas banales, y reconozco que el lambrusco empezó a hacer efecto, en todo el día llevábamos en el estomago un café, malísimo por cierto, y un bocadillo y eso se notaba a la hora de estar bebiendo algo, la pasta estaba entrando ahora en nuestro estomago, y le faltaría un buen rato para asentar el alcohol que estábamos bebiendo. Así que la conversación se fue animando sin apenas darnos cuenta.

-Aun no se con que intenciones has querido salir a cenar conmigo.- Me soltó Ana en un momento dado.
-Por? No es obvio?
-El que?
-Estas tremenda, y vestida así... ufff... Podría decirte que quería disfrutar un rato más de -Señale a sus tetas- tu escote, que me tiene empalmado desde esta mañana.

El alcohol ya estaba haciendo su trabajo en ambos.

-Estas fatal. En serio, no se de que vas.- Dijo.
-Por? Tampoco puedo decir que estas buena? Mirate! Es la verdad!
-Ayer me dejaste flipando, y por cierto muy cabreada.- Dijo.
-Por qué? A qué viene eso ahora?
-Nunca me habían rechazado, y menos estando ya en la cama. Joder... es que no te entiendo... Creía que eras marica, pero no paras de mirarme las tetas... no lo entiendo.
-Jajaja!
-Te ríes?
-Si te soy sincero, no sé por qué te rechacé… - Mentí notando que me subía un poco el alcohol.

Tenía que controlarme o Ana tomaría el control, y eso no me interesaba, Agarré la botella y rellené las copas, la mía estaba casi llena, así que lo que en realidad hice fue llenar más la de Ana, A partir de ese momento, cada vez que ella bebía un par de tragos volvía a llenar las copas, estando la mía casi llena, pero con la conversación Ana no se daba cuenta.

-Entonces simplemente eres imbécil.- Dijo.
-Eh! Sin atacar- Le señalé bromeando con un dedo.- Pero si, debo serlo, porque si no, no me lo explico.

A Ana le hizo gracia la broma, perfecto, ella sonreía mientras yo jugaba mi papel. De repente se puso sería.

-Necesito que me prometas que no hablaras de lo que viste en las fotos.- Soltó de repente.

Pobre tonta, creía que me tenía en su terreno, pero era al revés.

-Eso depende de lo que pasé estos dos días...- Dejé caer.
-Eres un cabronazo... lo sabes? Así que me estas haciendo chantaje? Es eso? Tengo que follar contigo para que tengas la boca cerrada? Es así?- Preguntó.
Directa al grano, me gusta.
-Creo que fuiste tu la que ayer se me ofreció, y creo que me hice una idea muy clara de lo que querías conseguir. No me culpes a mi si has sido tú la que ha abierto esa puerta.- Dije.

Tenía que ir con cuidado, la tregua de paz podía romperse en cualquier momento, ambos teníamos mucho carácter, y la delgada línea del equilibrio que había ahora era muy frágil.

Ana volvió a beber, un largo trago, luego me miró.

-Eso es lo que quieres? Es lo que buscas?- Me soltó.

Suspiré.

-Mira, no me gusta ser hipócrita, no te voy a negar que estas buenísima, ya te lo he dicho antes. Ni te voy a decir que no esté deseando follarte, es lo que hay y lo sabes. Estas jugando con eso desde ayer.
-Perdona?
-No te hagas la tonta, seamos sinceros, dejémonos de mierdas y hablemos claro. Es precisamente la intención con la que entraste ayer a mi habitación...- No hablaba atacándola, sino exponiendo la pura verdad.
-Tu ayer me rechazaste.- Me interrumpió.
-Estaba cabreado, y yo cabreado no follo. Es simple.- Expliqué.
-Joder, pues debes ser el único tío con ese nivel de autocontrol que conozco.

Me encogí de hombros, y volví a rellenar su copa, la mía seguía llena.

-Y ya que estamos sincerándonos, no me niegues que a ti no te va el juego, porque estás jugando conmigo desde que vi esas fotos...- Solté.
-Yo no estoy jugando a nada.
-Venga Ana, niégame que no te has puesto un poco cachonda con todo esto, ayer me devorabas con la mirada cuando salí de la ducha.- Bromeé por quitarle hierro al asunto.
-No entiendo a donde quieres llegar.- Dijo poniéndose a la defensiva antes de dar otro trago a su copa.

Se le notaba ya un poco afectada por el alcohol. Y ese era el momento que estaba esperando.

-Digo que te gusta jugar tanto como a mi. Porque te faltó tiempo para meterte en mi cama… Hasta donde estabas dispuesta a llegar ayer? Estoy seguro de que si hubiéramos follado, quizás, y digo quizás, ahora me estarías pidiendo que no dijera nada, o poniéndome condiciones, o vete tu a saber.- Noté que Ana se ponía a la defensiva, le había cambiado un poco la cara, la noté un poco mosqueada, y suavicé su reacción haciéndole un gesto de que me dejara acabar. -…Lo cierto es que no confiamos el uno el en otro, eso es evidente. Pero ayer estabas dispuesta a hacer lo que fuera necesario para que yo guardara silencio…

Ana fue a decir algo, pero levanté una mano haciéndole entender que quería seguir explicándome.

-...Déjame acabar. Te propongo un juego.
-Que juego?- Preguntó mirándome con cautela, desconfiando de lo que le pudiera proponer.
-Es evidente que me atraes, ni siquiera puedo apartar la vista de tus tetas, y eso lo sabes, así que tienes algo que me interesa, y ahora yo algo que tu quieres. Ayer estabas dispuesta a echar un polvo, pero yo no quiero eso…- Estaba siendo directo.

Para que darle más vueltas? En el momento en el que Ana entró en mi habitación, lo cambió todo.

-A no?- Soltó insinuándose.

Movió su copa y se acercó a la mesa para que pudiera verle mejor las tetas, sonreía.

-No, no quiero solo un polvo… quiero divertirme.
-Divertirte?

Ahí la pillé, me miró descolocada, pero luego volvió a su actitud defensiva, como diciendo “de que vas?”, y le dio otro trago a su copa.

-...Quiero que seas mía estos dos días, haciendo lo que yo te pida, cuando yo te lo pida, tranquila que no te voy a pedir nada que te ponga en un compromiso con los demás, solo tu y yo.
-Ja! Quieres que sea tu esclava sexual? Tu lo flipas!- Soltó riendo.
-Y si te portas bien…- Continué ignorando su ultimo comentario. -…el ultimo día delante de ti borraré la carpeta que ya sabes.

Ana cambió de actitud en cuanto dije lo último, me miró fijamente en silencio.

-Y si me niego?- dijo sin pestañear.
-No lo se... Ni siquiera he contemplado esa opción.- Me encogí de hombros.

Se hizo el silencio entre los dos, nos mirábamos a los ojos.

-Y que me pedirías?- Preguntó de golpe.

Ahora fui yo quien le dio un trago a su copa. La verdad es que no había llegado hasta allí, todo era fruto de la improvisación, y del alcohol, eso último tenía mucha culpa.

-No lo sé, supongo que ya lo iríamos viendo sobre la marcha…- Me encogí de hombros.
-Y si te dijera que si? Que me pedirías ahora?- Insistió.

La miré durante unos segundos.

-Por ejemplo, ahora te pediría que fueras al baño y me trajeras tus braguitas...- Deje caer.
-Jajaja! Eres un friki!- Soltó burlándose.

Ana se me quedó mirando, no dijo nada más, se puso a comer de nuevo como si nunca hubiéramos tenido esta conversación. Al final lo dejé correr, supuse que era estirar mucho de la cuerda, así que me puse a comer también.

Ya estaba todo dicho, desde el momento en que Ana se me tiró encima, ya no lo veía como un chantaje, y menos después de que todo el santo día hubiera estado jugando conmigo, si quería jugar, serían con mis reglas, había sido ese puntillo de alcohol que ahora tenía el que me había desinhibido y me permitió reunir el valor de soltárselo todo así.

Estaba pensando en todo eso, mientras comíamos en silencio cuando Ana dejó sus cubiertos sobre la mesa y se levantó.

-Disculpa, ahora vengo.- Dijo.

Me puse nervioso. La seguí con la mirada. Ana me descolocaba, no sabía que esperar de ella, quizás solo había ido al baño por necesidad, No sabía que esperar.

Continué con mi comida, la verdad es que con tanto parloteo habíamos comido poco, así que me dediqué de lleno al plato.

Ana apareció por entre las mesas del restaurante, y se sentó sin decirme nada. Yo no podía dejar de mirarla, aunque intentaba disimular mi excitación, no sabía cómo continuar, ni que decirle.

Cogió su copa y le dio otro trago con naturalidad, luego continuó comiendo. Por lo que intuí que mis ilusiones habían sido en vano.

Me dediqué a mi plato, y por un instante solo se escucharon los sonidos de los cubiertos chocar contra los platos. Entonces ella extendió su mano hacía mi. Cerrada, como tendiéndome algo.

Alargue mi mano para recibir lo que me iba a dar, y me pasó un diminuto trozo de tela azul.

-Aquí tienes, “mi amo”- Me dijo burlándose.

No me lo podía creer.

Continuará...
Six is offline   Citar -
Los siguientes 35 Usuarios dan las gracias a Six por este Post:
Antiguo 16-ene-2015, 20:00   #33
copo2006
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: may-2011
Mensajes: 48
Gracias 19 Veces en 8 Posts
Predeterminado

Impresionante six
copo2006 is offline   Citar -
Antiguo 16-ene-2015, 21:35   #34
sergio1958
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: mar-2013
Mensajes: 98
Gracias 24 Veces en 23 Posts
Predeterminado buenisimo !!!!!!

Un relaro distinto pero muy bueno
sergio1958 is offline   Citar -
Antiguo 16-ene-2015, 22:19   #35
AKAlpa
Mega Pajillero
 
Avatar de AKAlpa
 
Fecha de Ingreso: ene-2015
Ubicación: Las Palmas de GC
Mensajes: 346
Gracias 607 Veces en 194 Posts
Predeterminado

Me tiene enganchado este relato, enhorabuena Six.
AKAlpa is offline   Citar -
Antiguo 17-ene-2015, 02:27   #36
Icaro y Sumisa
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de Icaro y Sumisa
 
Fecha de Ingreso: ago-2014
Ubicación: Jaula del placer
Mensajes: 940
Gracias 814 Veces en 369 Posts
Predeterminado

Ahora sí que está interesante la cosa...
__________________
Visita nuestro hilo y comenta: http://www.pajilleros.com/chicas-par...hibe-foro.html
Icaro y Sumisa is offline   Citar -
Antiguo 17-ene-2015, 08:43   #37
anarquia99
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: sep-2008
Mensajes: 412
Gracias 62 Veces en 52 Posts
Predeterminado

y no seas modesto Six!!!

estas bordando el relato y nos tienes a todos enganchados, eso no admite discusión!!!

vivaaaa!!!!!!!!!! otro gran escritor en el hilo de relatos...nueva savia para el foro!!!!!!!!!!
anarquia99 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a anarquia99 por este Post:
Antiguo 17-ene-2015, 16:55   #38
Six
Mega Pajillero
 
Avatar de Six
 
Fecha de Ingreso: ene-2015
Mensajes: 271
Gracias 1.200 Veces en 165 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por anarquia99 Ver Mensaje
y no seas modesto Six!!!

estas bordando el relato y nos tienes a todos enganchados, eso no admite discusión!!!

vivaaaa!!!!!!!!!! otro gran escritor en el hilo de relatos...nueva savia para el foro!!!!!!!!!!
Joder Gracias!! jajaja! con respuestas así uno acaba motivado para seguir! No iba a actualizar hoy, pero como te pones así!!
Six is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Six por este Post:
Antiguo 17-ene-2015, 17:12   #39
Six
Mega Pajillero
 
Avatar de Six
 
Fecha de Ingreso: ene-2015
Mensajes: 271
Gracias 1.200 Veces en 165 Posts
Predeterminado

En capítulos anteriores...
Cita:
Cogió su copa y le dio otro trago con naturalidad, luego continuó comiendo. Por lo que intuí que mis ilusiones habían sido en vano.

Me dediqué a mi plato, y por un instante solo se escucharon los sonidos de los cubiertos chocar contra los platos. Entonces ella extendió su mano hacía mi. Cerrada, como tendiéndome algo.

Alargue mi mano para recibir lo que me iba a dar, y me pasó un diminuto trozo de tela azul.

-Aquí tienes, “mi amo”- Me dijo burlándose.

No me lo podía creer.
Sonreí, aquello era más que un trofeo para mí, era la prueba de rendición de Ana, ahora era mía.

Me lo llevé a la nariz sin ni siquiera abrir mi mano. Me llegó un olor dulzón e intenso que me la puso durísima al instante. Cerré los ojos para disfrutar de ese olor con más intensidad.

-Hueles de maravilla.- Solté.

Ana me miró sin apenas levantar la cabeza del plato. Estaba avergonzada, empezó aponerse colorada. Me relamí.

-Estas enfermo. En serio.- Soltó con un hilo de voz.
-Si hueles así, me imagino que debes saber de maravilla, ya estoy deseando tomarme el postre.- Dije justo antes de meterme un trozo de pasta en la boca.

Ana me miró, seguía colorada, me miraba con cierto temor, y a mi me dio un subidón de adrenalina ver que aquello tomaba forma. Tenía la polla ardiendo.

-Has dicho dos días, ni uno más... y me darás las fotos.- Soltó como si necesitara confirmarlo.
-Si, siempre que te portes bien.- Dije con calma.

Me miraba desconfiada. Me llevé de nuevo el tanga que aun guardaba en mi puño a la nariz.

-Mmmmhh... Este olor me la está poniendo muy dura...- insití.
-Y… Me darás tu palabra de que nunca dirás nada a nadie.- Continuó ignorándome.
-Nunca. Lo prometo.

Ana me miraba como si esperara que le pidiera alguna otra cosa, temiendo ese momento, la notaba nerviosa, respiraba un poco acelerada.

Sonreí, había empezado el juego.

-Creo que necesito otra copa.- Dijo sin dejar de mirarme.

Agarró su copa y le dio otro trago largo, aun quedaba en la botella, así que le serví.

-Pero come, que se te va a enfriar el plato.- Le dije.

Entonces se dio cuenta de que no había comido apenas, y se dedicó a ir comiendo sin dejar de mirarme de reojo.

Me hacía gracia, yo casi había acabado el plato, suelo comer deprisa por costumbre, así que me dediqué a jugar con los cubiertos. Mientras ella con cada bocado que se llevaba a la boca me miraba con cierta incertidumbre, como si ahora le diera miedo mirarme.

Como habían cambiado las cosas, Ana, la pija irascible, creída y prepotente, ahora parecía un pajarillo sumiso y delicado, y lo más importante, estaría a mi disposición.

No sentía prejuicios ahora, porque había sido ella la que se había tirado encima de mí con la intención de convencerme. Si estaba dispuesta a venderse tan barato, yo iba a aprovecharme de la situación. Se acabaron los remordimientos.

Además algo me decía que a la pijita le gustaba el rollo, no sé, era una sensación, o una corazonada. Y para que quede claro, en ningún momento tuve intención de delatar a Ana a nadie, no solo porque lo consideraba una cabronada, sino porque podría montar un escándalo tremendo en mi empresa, y no quería estar involucrado en algo así. Pero eso ella no lo sabía, y mi papel era convencerla de que era capaz de hacerlo, y ese era precisamente el encanto del juego.

Era mi oportunidad de demostrarle un poco de humildad, aunque fuera por el camino de la sumisión. Ufff, Solo de pensar en una Ana sumisa se me ponía durísima.

Había llegado el momento de ponerla a prueba.

-Sabes?- Dije.
-Que?
-Que me acabo de dar cuenta de que puedes estar engañándome.
-Engañándote? Con que?- Pregunto sorprendida y confusa.
-Ummhh... Quien sabe, quizás lleves puestas unas braguitas de repuesto y no me hayas dicho la verdad.- Decía usando un tono juguetón.
-Si claro! Suelo llevar dos bragas por el mundo...- Dijo con cierto tono airado.

Volvía a salir la Ana respondona de siempre.

-Y eso sería hacer trampas… Creo que debo comprobarlo.- Seguí usando ese tono juguetón ignorando su respuesta.

Ana me miraba algo asustada, había dejado de comer, mirándome con el tenedor en la mano y un trozo de pasta pinchado en el.

-Si hombre…- Soltó.
-Porque no te acercas?

Me miró sopesando si se lo decía en serio.

-Levanta, y ven aquí a mi lado.- Ordené moviéndome un poco a un lado.
-Que? Ahora?- Preguntó algo nerviosa mirando alrededor.
-Si, claro.

Ana volvió a mirar alrededor del restaurante, habían otros comiendo, pero estaban lo suficiente apartados como para no enterarse de nada, y el muro de plantas artificiales que nos rodeaba, no solo adornaba, sino que nos cobijaba de miradas indiscretas.

-Joder... Va en serio?- Se quejó.
-Si. Quiero que vengas aquí.- dije señalando el sitio del asiento a mi lado.

Vi como Ana se tragaba el orgullo, y suspiró. Luego movió su plato hacia el sitio que le indicaba, y se levantó dando saltitos hacia el lateral de aquel sillón.

Sus tetas botaban en aquel escote con cada saltito que daba para salir, y mi polla palpitaba al mismo ritmo. Necesitaba calmarme.

Dio la vuelta a la mesa y empezó a entrar en el asiento junto a mi, la verdad es que el sitio era cómodo, pero para entrar y salir era un show, acabó sentándose a mi izquierda. En cuanto lo hizo me llegó su perfume.

-No te lo he dicho antes, pero hueles muy bien.- Le dije acercando mi cara a su cuello.

Ana se puso algo tensa.

-Gr… Gracias.- Dijo ruborizándose nerviosa.

No conocía a esa Ana capaz de demostrar ese nivel de fragilidad, pero ahora parecía débil, no había ni rastro de la leona a la que estaba acostumbrado.

Aunque no me fiaba, porque podía ser pura fachada, con Ana nada era seguro.

-Hoy estas tremenda, creo que es la vez que mas sexy te he visto…- Le susurré al oído despacio mientras seguía disfrutando de su olor.

Mi mano desapareció bajo la mesa, y la coloqué sobre su pierna, acariciando su muslo despacio y suavemente.

Ana en cuanto la toqué contuvo el aliento y empezó a mirar alrededor del restaurante, nerviosa.

Subí mi mano lentamente entre sus muslos disimuladamente, y cuanto más alto llegaba, Ana más aceleraba su respiración. Se agachó un poco disimulando, y se apartó un mechón de pelo que le cayó hacía la cara, y justo cuando se lo estaba recogiendo tras la oreja llegué a su coño.

Ana contuvo la respiración, hinchando su pecho, sus tetas subieron agrandando su escote en un gesto que no me perdí. Miró al restaurante nerviosa, luego me miró a mi, clavando sus ojos en los míos.

Me encontré con un coñito caliente y muy húmedo, rocé sus labios con las yemas de mis dedos, y a Ana se le abrió un poco la boca escapándosele un suspiro.

Sonreí.

-No me engañabas.- Murmuré.

Pero Ana no contestó, le temblaban los labios de la boca, su pecho se hinchaba y deshinchaba despacio, pero exageradamente.

Continué acariciando los labios de su coño suavemente, notando el calor y la viscosidad de sus flujos.

Ana miraba de un lado a otro al restaurante, nerviosa, asegurándose de que nadie era consciente de lo que hacíamos.

-Si abres un poquito las piernas estarás mas cómoda, no crees?- Murmuré.

Me miró al oír mi voz de repente, no me contestó, podía leer el morbo en su cara. Suspiró, volvió a mirar hacía el restaurante, y noté como lentamente abrió un poco sus piernas.

Estaba excitadísimo, mi polla se clavaba en el pantalón, me dolía, pero hasta ese dolor me proporcionaba un ligero placer.

Comencé a jugar con su coño, despacio, hundiendo ligeramente mi dedo en el, lo justo para introducir las yemas. Estaba caliente y cada vez más mojado. Mis dedos resbalaban entre sus pliegues.

Desde donde yo estaba controlaba todo el local, y el murito de plantas y el banco de enfrente tapaba todo movimiento que nos pudiera delatar, era perfecto.

Ana respiraba de manera entrecortada, alargó su mano para coger la copa y cuando le fue a dar un trago se le escapó un pequeño gemido justo antes de posar sus labios en el cristal.

-Más.- Suspiró.
-Más que?- Pregunté con doble intención.
-Lléname la copa, por favor.- Murmuró con un hilillo de voz.

Con la otra mano alcancé la botella, pero me fue imposible de hacer las dos cosas a la vez sin riesgo a derramar la bebida fuera de su copa. Así que dejé de masturbarla un segundo, y fui a sacar mi mano de allí, pero Ana me cogió la muñeca de la mano que tenía entre sus piernas.

-Sigue...- Dijo mirándome.

La miré sorprendido, y sonreí.

-Por... favor...- dijo con un hilillo de voz más sumiso.

Ana abrió más sus piernas, se mordió el labio y me miró esperando alguna respuesta por mi parte.

Volví a mover mis dedos, acariciándole de nuevo el coñito mojadísimo ya. Y Ana cerró sus ojos y suspiró.

-Bebe de mi vaso, si quieres…- Le dije.

Ana pareció volver a la realidad al escuchar mi voz, abrió los ojos y miró hacía mi vaso. Alargó su mano para cogerlo justo en el instante en el que alcancé a encontrar su clítoris, frotándolo con suavidad.

Volvió a cerrar sus ojos y se apoyó en la mesa.

-Mmmmhh…- Gimió mordiéndose los labios.

Nunca había escuchado gemir a Ana, me puso los pelos de punta. Comencé a masturbar su clítoris de manera muy suave, lo notaba entre las yemas de mis dedos, duro, y resbaladizo. Jugaba a cogerlo entre mis dedos y se me escapaba para volverlo a coger.

Ana empezó a gemir.

-Ooh… MMmhh… Oohh…- Emitía unos gemidos muy suaves e inaudibles.
-SSshhh…- Le hice para que se controlara.

Apretaba la mesa con sus manos. Me miraba de reojo y se mordía los labios.

Miré hacía el restaurante, por un segundo me había concentrado en Ana, y había olvidado que no estábamos solos, todo seguía con normalidad, por suerte nadie nos había descubierto, de hecho nadie reparaba en nosotros, supongo que nos tomaban por una parejita que se habían sentado más cerca para acurrucarse y darse mimos, lo que no sabían era de qué manera!

Mi dedo se deslizó hacía la entrada de su coño, lo hundí un poco, y Ana arqueó su espalda aupándose ligeramente en la mesa.

Me miró, y comencé a mover mi dedo. Ana abría la boca dejando que el aire se escapara entre sus labios.

-Uummhh... Estas... loco...- acertó a decir.
-Seguramente… pero creo que eso no te molesta mucho ahora…- Susurré.
-Que ca... brón ereeessh... Uuh...- Hablaba entre suspiros, cortando sus palabras por mis movimientos.

De repente algo me llamó la atención en el restaurante, el camarero se acercaba a nosotros, así que saqué las manos de entre las piernas de Ana, y me hice el disimulado toqueteando mi plato, Ana por su parte hizo lo mismo, cruzando sus piernas,disimulando, aunque sus mejillas coloradas decían otra cosa.

Continuara...
Six is offline   Citar -
Los siguientes 17 Usuarios dan las gracias a Six por este Post:
Antiguo 17-ene-2015, 17:15   #40
Six
Mega Pajillero
 
Avatar de Six
 
Fecha de Ingreso: ene-2015
Mensajes: 271
Gracias 1.200 Veces en 165 Posts
Predeterminado

Ale! Ahí lo tenéis Anarquia99 y para los demás, disfrutadlo y comentad si queréis! Que la cosa empieza a subir de temperatura!

Un saludo!
Six is offline   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a Six por este Post:
Antiguo 17-ene-2015, 18:33   #41
nodoiuna
Dios Pajillero
 
Avatar de nodoiuna
 
Fecha de Ingreso: mar-2012
Ubicación: En un sitio muy verde
Mensajes: 2.659
Gracias 999 Veces en 857 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por Six Ver Mensaje
Ale! Ahí lo tenéis Anarquia99 y para los demás, disfrutadlo y comentad si queréis! Que la cosa empieza a subir de temperatura!

Un saludo!
Entro a diario ansioso de encontrar un nuevo capítulo...

Eres un crack!
nodoiuna is offline   Citar -
Antiguo 17-ene-2015, 19:05   #42
Johnny34
Ultra Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ene-2009
Mensajes: 871
Gracias 90 Veces en 85 Posts
Predeterminado

Joer,el relato es la caña y está muy bien escrito.Bufff,con unas fotitos de la protagonista todo sería perfecto pero aún así yo me la estoy inaginando y me estoy poniendo cachondo perdido.

Enhorabuena Six,q sepas q nos tienes impacientes por seguir leyendo a unos cuantos
Johnny34 is offline   Citar -
Antiguo 17-ene-2015, 23:17   #43
OOAA
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de OOAA
 
Fecha de Ingreso: jun-2006
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 865
Gracias 153 Veces en 139 Posts
Predeterminado

BRUTAL Six!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Me encanta el relato, escribes de miedo!!!

OOAA is offline   Citar -
Antiguo 18-ene-2015, 01:10   #44
annuvion
Dios Pajillero
 
Avatar de annuvion
 
Fecha de Ingreso: ago-2004
Ubicación: En el mundo mundial
Mensajes: 3.052
Gracias 679 Veces en 470 Posts
Predeterminado geniales

Hola
unos relatos geniales
__________________
Existen otros mundos, pero están en este
Mis historias...
Actualizado relato el despertador

http://www.pajilleros.com/showthread...=1#post6757881
y
http://www.pajilleros.com/showthread...80#post6780980
annuvion is offline   Citar -
Antiguo 18-ene-2015, 08:32   #45
anarquia99
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: sep-2008
Mensajes: 412
Gracias 62 Veces en 52 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por Six Ver Mensaje
Ale! Ahí lo tenéis Anarquia99 y para los demás, disfrutadlo y comentad si queréis! Que la cosa empieza a subir de temperatura!

Un saludo!


muchas gracias Six!!!!!!!


te vas dando cuenta eh??????? tienes una legión de seguidores deseando leerte!!!


sigue así máquina!!!!!!!!!!!!
anarquia99 is offline   Citar -
Antiguo 18-ene-2015, 08:57   #46
Six
Mega Pajillero
 
Avatar de Six
 
Fecha de Ingreso: ene-2015
Mensajes: 271
Gracias 1.200 Veces en 165 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por anarquia99 Ver Mensaje
muchas gracias Six!!!!!!!


te vas dando cuenta eh??????? tienes una legión de seguidores deseando leerte!!!


sigue así máquina!!!!!!!!!!!!
Jajaja!! A ver si al final me voy a asustar!!

Gracias a todos por los comentarios, animan mucho a seguir, intentaré estar a la altura, espero no defraudar.

Un saludo! Y sexo del bueno para todos!
Six is offline   Citar -
Antiguo 18-ene-2015, 09:31   #47
Six
Mega Pajillero
 
Avatar de Six
 
Fecha de Ingreso: ene-2015
Mensajes: 271
Gracias 1.200 Veces en 165 Posts
Predeterminado

En capitulos anteriores...
Cita:
Mi dedo se deslizó hacía la entrada de su coño, lo hundí un poco, y Ana arqueó su espalda aupándose ligeramente en la mesa.

Me miró, y comencé a mover mi dedo. Ana abría la boca dejando que el aire se escapara entre sus labios.

-Uummhh... Estas... loco...- acertó a decir.
-Seguramente… pero creo que eso no te molesta mucho ahora…- Susurré.
-Que ca... brón ereeessh... Uuh...- Hablaba entre suspiros, cortando sus palabras por mis movimientos.

De repente algo me llamó la atención en el restaurante, el camarero se acercaba a nosotros, así que saqué las manos de entre las piernas de Ana, y me hice el disimulado toqueteando mi plato, Ana por su parte hizo lo mismo, cruzando sus piernas,disimulando, aunque sus mejillas coloradas decían otra cosa.
El camarero habló con Ana, pese a no entender nada de francés, sabía que hablaba nerviosa y acelerada. De repente se giró hacía mi.

-Pregunta si queremos postre.
-Hombre, yo me lo voy a tomar aquí o luego en el hotel, depende de lo que tu decidas.- Le dije bromeando.

Ana me miró con los ojos muy abiertos, roja como un tomate.

-Que?- Pregunté encogiéndome de hombros.- No me entiende, no habla español, no?

Ana me miraba como si no supiera donde meterse, pero yo estaba ya bastante desinhibido por el alcohol y el subidón que llevaba encima.

-Yo prefiero irme al hotel, ahora.- Sentenció, haciendo hincapié en ese “ahora”.

Pero yo prefería hacer sufrir un rato más a Ana.

-Naah… Dile que traiga la carta de postres.- Le dije.

Ana me miró como diciéndome “para qué? Vamonos!”, pero yo le aguanté la mirada y ella se giró hacia el camarero para pedir la carta.

El camarero se largo, y Ana se giró hacia mi como un relámpago.

-Pero a ti que te pasa?- Me regañó.
-Jajaja! Si te hubieras visto la cara.
-Imbécil, puede llegar a entenderte! No sabes si no habla español, además, hay cosas que no hace falta decir.- Se quejó.
-Y que? Aun así, no te va a volver a ver en la vida... Que mas te dá?

Ana suspiró, se acercó un poco más a mi, apartándose unos mechones de pelo que le quedaban sobre la cara.

-Vámonos al hotel, y allí si quieres… seguimos jugando.- Susurró juguetona muy pegada a mi.

Estaba tan cerca que me estaba clavando las tetas en el brazo. Volví a deslizar mi mano entre sus piernas, sonriendo.

-Desde luego que seguiremos jugando allí, pero de momento aquí me estoy divirtiendo mucho.- Le dije.

Ana había cruzado sus piernas, y recolocado su faldita, pero no me costó deslizar mi mano por debajo y llegar donde sus piernas se cruzaban.

Me miró, y se dio por vencida descruzando sus piernas mientras miraba hacía el local, nerviosa, como si pudieran verla.

-Joder… Nos van a pillar.- Se quejó.

Dejó sus piernas lo suficientemente abiertas como para que mi mano volviera a encontrar su coño con facilidad. Me lo encontré mucho más caliente que antes, muy mojado.

Ana en cuanto notó mis dedos rozar su coño, abrió más sus piernas, y suspiró.

Volví a acariciar sus pliegues con la punta de mi dedo, hasta que hundí parte de el dentro, esta vez casi sin dificultad. Ana volvió a auparse en la mesa, conteniendo el aliento. Se mordió los labios.

Continué masturbándola despacio, cerraba los ojos hasta que llegó un punto en el que ya no miraba hacía el restaurante, sino hacía mi, estaba totalmente colorada.

Era yo el que vigilaba, mirando cada movimiento de la gente en aquel lugar, buscando con la miraba la entrada a la cocina para ver cuando volvía a aparecer el camarero, que sabe dios a donde había ido a por la carta.

Mientras, seguía moviendo mis dedos dentro de Ana.

Empezó a mover sus caderas como si buscara mis dedos cada vez que los sacaba.

-No te muevas tanto o nos van a pillar.- La recriminé.
-Nno puedo evitarlo... Ooh...

Se me escapó una ligera risa, Ana ya era mía.

-Serías capaz de correrte aquí. Ahora?- Pregunté flojito.
-Nno lo se... Uff... Es la primera vez que hago algo assí... Mmmhh.- Me iba diciendo mientras se contorneaba.
-Con lo zorra que eres me extraña que no hayas hecho algo así antes.- Le solté con cuidado tanteándola.

Ana me miró como si quisiera replicar, abriendo ligeramente la boca, respirando deprisa y profundamente, pero le clavé los dedos hasta el fondo, y ella contuvo la respiración cerrando los ojos durante un instante largo.

-No tienes pinta de angelito, no me creo que no hayas zorreado por ahí con alguien haciendo locuras, y menos después de ver como te tragas una polla.- Susurré, estaba lanzado, borracho de morbo.
-Puede que no te... Oooh... Lo creas, pero no soy tan puta como crees...- Hablaba entre gemidos.

Ana abría la boca y me ponía una carita de morbo que me estaba matando.

-Que decepción...- Le dije.

Volvió a mirarme, se le cerraban los ojos cada vez que mis dedos tocaban fondo, los volvió a abrir mirándome con una cara de deseo tremenda.

-Vámonos al hotel, te lo suplico, no aguanto más.- Susurró.
-Pues tendrás que hacerlo... Ahora eres mi juguete. Y esas cosas las voy a decidir yo… Creo me voy a pedir un helado, no te apetece un helado?- dije con cierto tono burlón.

Ana se acercó a mi oído.

-Me apetece tu polla...- Me siseó en el oído poniéndome los pelos de punta.

La miré sonriendo.

-Eso luego.- dije mirándola.

Vi salir al camarero con una bandeja de cafés y bebidas que dejó en una mesa del fondo, luego se giró hacia nosotros, yo volví a disimular sacando mi mano de por ahí abajo, Y Ana cruzó sus piernas como un relámpago.

Le di el último trago a mi copa sin dejar de sonreír, no podía evitarlo.

Trajo un par de cartas de postres, y las dejó en la mesa, y esperó.

Fui directamente a los helados, me pedí una bola de limón, Ana no se pidió nada. El camarero desapareció de nuevo.

Ana me miró, y yo me llevé los dedos con los que la había estado masturbando a los labios, y los chupé despacio, para que me viera disfrutar de su sabor.

-Como sospechaba... deliciosa... No solo estas muy buena, zorra, sino que además, sabes de maravilla.- Dije.

Se mordió los labios, en un gesto que me encantaba, los torcía y mordía un lateral, despacio, viendo como un colmillito pellizcaba su labio inferior.

-Luego pienso darme un festín de esto…- Susurré lamiendo las puntas de mis dedos.

Ana abrió su boca, pero no dijo nada, se notaba que estaba acalorada.

Le hice señas de que volvía de nuevo el camarero, y Ana se recolocó en la mesa. Cuando llegó hasta la mesa dejó una copa de cristal con una bola blanca.

En cuanto se fue, sonriendo y muy cordial, arrastré la copa hasta Ana, y le di la cucharilla.

-No, Ahora no me apetece.- Negó con la cabeza mirándome.
-No es para ti, es para que me vayas dando el helado.
-Quieres que te dé de comer?- Preguntó un poco descolocada.
-Si, despacio, porque yo voy a tener las manos ocupadas.- Le dije metiendo de nuevo la mano entre sus piernas.

Ana aspiró aire como si le hubieran tirado agua fría en cuanto toqué de nuevo su piel, me miró, sonrió como si no se creyera lo que le estaba pasando, y cogió la cucharilla.

Deslicé mi mano acariciando la piel de su pierna, y conforme llegué a donde se juntaban, Ana descruzó las piernas mirándome.

Sonreí.

-Ya no te resistes?- Solté.
-Para que? Harás lo que quieras, no?- Dijo intentando parecer que conservaba el control.

Volví a sonreír.

Ana estaba jugando con la cucharilla y el helado, pero en cuanto volví a tocar su coño, se quedó congelada, aguantando la respiración unos segundos.

Sonreí e nuevo.

Su coño, estaba chorreando y ardiendo, así que sabía que sus aires de orgullo y resistencia, eran todo fachada, por lo menos los que intentaba aparentar. Acaricié con las yemas de mis dedos su coño buscando su clítoris, y comencé a pellizcarlo con suavidad.

A Ana se le escapó la cucharilla al notarlo, y esta dio con el platito que tenía la copa y se escuchó un tintineo fuerte.

Los dos miramos al restaurante, pero nadie se había percatado, posiblemente solo lo escucháramos nosotros, pero como teníamos la copa pegada, nos había sobresaltado el ruido.

-Ten más cuidado.- La recriminé en un susurro.

Ana me agarró de la muñeca de la mano que tenía sobre la mesa. Apretándomela mientras yo seguía jugando a pellizcar su clítoris despacio y con suavidad. Era una bolita que se me escurría entre los dedos.

-Oohh!- Soltó arrugando la nariz.
-SSShh!- Calla zorra.

Me miró como si la estuviera torturando, y era precisamente lo que estaba haciendo, Ana empezó a respirar de manera irregular.

-Nno me llames zorra!- Se quejó con un tono que casi me da risa.
-Ahora eres mía, te llamaré como quiera.- Solté.

Me miró con algo de rabia, pero se esfumó toda la posible replica cuando volví a pellizcar su clítoris, abrió la boca, cerró sus ojos, y se mordió el labio.

-El helado, que se te olvida!- Le recriminé.

De repente fue como si volviera de un sueño, miró la mesa, y agarró la cucharilla, temblando.

Dio una pequeña cucharada al helado y me lo acercó a la boca, yo cambié el ritmo de mis dedos y empecé a frotar su coño de arriba abajo, dedicándome especialmente a hundir mis dedos entre sus labios.

Ana contuvo el aliento al notarlo, y casi me tira el helado por encima.

-Ten cuidado! No tengo otro traje!- La regañe.

Ana suspiró de nuevo. Y al final pudo darme una cucharada en la boca.

Así me estuvo dando el helado, con cada cucharadita, yo cambiaba el ritmo, o le metía los dedos, o jugaba con su clitoris, según veía que le afectaba más o menos a la hora de darme de comer, la tuve todo el rato en vilo, sin darle un segundo de descanso.

De vez en cuando se mordía los labios apagando un gemido, y miraba alrededor del restaurante para ver si lo había notado alguien, me di cuenta de que estábamos prácticamente solos, estos franceses se recogen muy pronto, quedaban un par de parejas en la misma mesa al otro lado del local, y nosotros. Perfecto.

Sin dejar de masturbar a Ana por debajo de la mesa, hundí un dedo en el helado, y se lo acerqué a la boca.

-Chupa.- Le ordené.

Ana abrió lentamente su boca, deslizando despacio su lengua hacia mi dedo. Primero probó un poco de helado con la punta de su lengua, luego, sin dejar de mirarme, se metió mi dedo en la boca chupándolo con fuerza y limpiándolo de helado.

-Uuh... y eso que no tenías más hambre.- Bromeé.

Ella sonrió, pero la sonrisa le duró muy poco, cambiando su carita por un gesto morboso de placer cuando volví a pellizcarle con ternura su clítoris.

-Joder... Joder... Joder...- Comenzó a susurrar.
-Ana...
-Sssii?- Siseó suspirando.
-Quiero acabarme el helado, dame más.

Abrió los ojos, y volvió a coger la cucharilla, dándome poco a poco lo que quedaba de helado, de vez en cuando se detenía para cerrar los ojos, como si necesitara concentrarse, para seguir rebañando la copa.

Entre gemidos ahogados y suspiros, Ana terminó de darme el helado, Yo estaba cachondísimo viendo como intentaba disimular, o ahogar gemiditos.

Oir a Ana gemir era una delicia, me ponía los pelos de punta, y mi polla palpitaba durísima dentro del pantalón.

-Joder…- Me soltó en un suspiro desesperado.- Me tienes cachondísima! Te juro que esto no me lo esperaba...

No pude hacer otra cosa que reírme.

-Vámonos al hotel, quiero que me folles.- Soltó casi en mi oído apretando de nuevo mi muñeca.

-De eso nada, follaras cuando yo te lo diga.- Sentencié.

Ana me miró asombrada, con la boca abierta, no daba crédito a que yo le hablara así.

Retiré mi mano de su coño, y me la llevé a la boca, lamiendo los dedos para que ella me viera. No podía evitar sonreír.

-Llama al camarero y paga.- Le dije sonriendo.

Seguía mirándome, como si yo le hubiera hablado en otro idioma y no entendiera una palabra.

-Venga!- La animé haciéndole una seña con la mano hacia el restaurante.

Ana se recompuso la ropa, estaba totalmente colorada, y en cuanto vio al camarero le hizo señas para que nos trajera la cuenta. Al parecer el gesto de levantar el brazo y hacer como que firmas en el aire es universal, porque el camarero lo entendió a la primera.

Cuando vino, aquel pobre metre, no paraba de sonreír, los franceses son muy pijos y estirados, o por lo menos eso me pareció a mí. Con todos mis respetos a los franceses, claro. Ana le dijo algo en francés que no entendí para nada.

-He pedido unos chupitos, te importa?- Me dijo.
-Para nada.

Continuará...
Six is offline   Citar -
Los siguientes 15 Usuarios dan las gracias a Six por este Post:
Antiguo 18-ene-2015, 10:53   #48
alternative11
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: nov-2013
Mensajes: 8
Gracias 22 Veces en 3 Posts
Predeterminado

Excelente relato!
Tiene de todo, un buen argumento, dosis de tensión y morbo, y cada capítulo te deja con ganas de mas
alternative11 is offline   Citar -
Antiguo 18-ene-2015, 11:49   #49
librealbedrio
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: mar-2014
Mensajes: 46
Gracias 23 Veces en 21 Posts
Predeterminado

Buenisimo relato
librealbedrio is offline   Citar -
Antiguo 18-ene-2015, 15:35   #50
JoseDotado
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: feb-2006
Mensajes: 14
Gracias 4 Veces en 3 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por Six Ver Mensaje
En capitulos anteriores...


El camarero habló con Ana, pese a no entender nada de francés, sabía que hablaba nerviosa y acelerada. De repente se giró hacía mi.



Continuará...
Excelentisimo relato! Y muy cachondo, nos tienes en vilo!
JoseDotado is offline   Citar -