Responder

Tus Relatos y experiencias - En el club swinger Herramientas
Antiguo 07-ene-2018, 17:09   #26
miron134
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2012
Mensajes: 459
Gracias 555 Veces en 218 Posts
Predeterminado En un club liberal, con una pareja de amigos, cuarta parte y última

Aunque este relato ha tenido poco interés, como ya lo tengo escrito desde hace días, paso a enviar la finalización del mismo

Continuación y final

Nos levantamos y fuimos hacia allí, mi amigo y yo en pelotas, con las toallas en el brazo y ellas dos con la toalla tapándose desde el ombligo hasta las rodillas, pero sin nada debajo. ¡Al fin mi esposa lucía sus tetas al ir de un lado a otro!. No comprendo muy bien porque tiene tanta vergüenza de lucirlas, tiene unos pechos grandes, con una fenomenal aureola que se le pone turgente cuando está excitada, es verdad que los años y la gravedad hacen que no los tenga tan tiesos como en su juventud, pero todas las de su edad y muchas de más jóvenes que he visto, los tienen más caídos que ella. En resumen que es un gustazo el vérselas y mas cuando está excitada.

Y nos dirigimos a la mencionada sala.

Oímos ruido dentro y entramos los tres, mi esposa decidió quedarse a la puerta. No se veía absolutamente nada, había unos pasillos en zic-zac que hacían que la poca luz del exterior no penetrara. Entramos hasta el final, tanteando las paredes y de pronto el tanteo fue a unos cuerpos que no habíamos visto. Era un grupo de personas, de 8 a 10, que en grupo y en total oscuridad estaban tocándose entre sí de forma anónima. Nos incorporamos al grupo y tocamos y fuimos tocados por varias manos, la verdad es que estoy casi seguro de que alguna de las manos que me tocaron la polla y los huevos eran de hombres, pero poco importaba en aquel momento, pues yo tocaba tetas y plumeros. Aunque el toqueteo era interesante salimos muy pronto pues mi esposa había quedado fuera.

Como estábamos en día de experimentación de allí pasamos a la sala oscura con música, la que hay en la planta baja. Bailamos un rato, o mejor dicho nos movíamos un poco, haciendo ver que lo hacíamos, pero más bien intentando pegarnos a nuestra partener. Primero bailamos con nuestra esposa y luego intercambiamos las parejas. Nosotros enseguida nos quitamos las toallas, pero ellas tardaron un poco en hacerlo. Naturalmente los hombres intentábamos pegarnos a las tetas de la pareja, yo lo tuve muy bien pues Carmen no opuso ninguna resistencia, pero mi esposa se lo ponía más difícil a mi amigo. Además, Carmen se quitó la toalla por lo que el baile era mucho más excitante pues al bailar pegados las tetas de ella se pegaban a mi pecho y mi polla notaba el calorcillo de su chocho. Ramón no lo tuvo tan bien pues mi esposa solo aceptó dejar libre las tetas aunque ello ya le compensó. Mientras bailábamos o lo hacíamos ver, de cuando en cuando, se notaba alguna mano extra que nos tocaba lo cual a nosotros tres nos encantaba, pero no a mi esposa. También es verdad que las manos de nosotros tres, en ocasiones, tocaban lo que podían de otras parejas.

Al cabo de un rato Carmen tuvo otro deseo y dijo

- Ya toqué el otro día vuestras dos pollas a la vez, pero me encantaría tocar tres pollas a la vez, podríamos ir a la sala del glory-hole para hacerlo.

Mi esposa se negó a intervenir, pero aceptó acompañarnos.

Los cuatro entramos en dicha sala, que está casi enfrente de donde estábamos, mi esposa en retaguardia, con la toalla tapándola totalmente, nosotros tres nos quitamos las toallas y enseguida aparecieron por los agujeros tres pollas en estado de reposo. Carmen estaba encantada, nos iba tocando nuestras dos pollas y alternando con las tres de la pared, cinco para ella sola. También aparecieron dos manos por sendos agujeros por encima de los otros. Carmen puso sus tetas junto a una de las manos y luego a la otra y como un resorte, dos de las pollas se pusieron empalmadas. Mi esposa se mantenía a distancia de la pared en cuestión, mi amigo y yo estábamos detrás de ellas y les íbamos sobando el culo y las tetas, mi amigo tenía que hacerlo por debajo de la toalla pues mi esposa no se la había quitado. En un momento dado le desenganchó la toalla y como no protestó siguió sobándola en cueros.

Carmen preguntó a los dueños de las pollas si querían que les hiciera correrse y le dijeron que sí. Entonces ella empezó a dedicarse íntegramente a las tres pollas de la pared, poniendo sus tetas en lugar apropiado para que se las fueran tocando.

Mientras tanto

- Me encantaría que te dejaras tocar una teta por una de las manos de la pared y que masturbaras una polla hasta que se corriera – dije yo a mi esposa.

Ella primero dijo que no, pero al cabo de unos segundos, de mala gana asintió, se acercó a la pared, puso una teta junto a una de las manos y esta empezó a sobarla, instantáneamente una de las pollas de la pared, que estaba en semierección se puso rígida y ella empezó a masturbarla.

El espectáculo era supermorboso Carmen masturbando dos pollas y de cuando en cuando la mía, y dejándose tocar las tetas, mi esposa masturbando una polla de la pared y de cuando en cuando la de Ramón, y dejándose tocar las tetas y nosotros dos tocando el culo y lo que podíamos de la mujer del amigo y de la nuestra.

En aquellos momentos, mi esposa ya se había quitado la toalla totalmente, mientras tocaba la polla de la pared y una mano le tocaba las tetas y mi amigo Ramón le iba acariciando las nalgas llegando al plumero, chocho y clítoris.

Por el magreo de sus pollas dados por nuestras dos esposas y notando la calentura que llevábamos nosotros, las tres pollas de la pared se corrieron con gran fuerza y regaron las tetas, las barrigas y los plumeros de nuestras mujeres.

Naturalmente mientras lo anterior ocurría, de cuando en cuando, una pareja entraba en la sala, nos miraba durante unos minutos, y se iba lo cual aún nos calentaba más.

Cuando la excitación del momento pasó y al estar ellas dos con esperma por su cuerpo

- Tenemos que darnos una ducha – dijo Carmen y mi esposa asintió.

Ellas se taparon un poco con las toallas, más que por pudor para disimular la corrida, y nos fuimos a las duchas.

Esta vez las que se ducharon juntas fueron ellas dos, tocándose entre ellas las tetas y el chocho mientras nosotros dos lo veíamos desde poca distancia, estando en el vestuario, que como ya expliqué tiene mucha luz.

Al salir de la ducha

- Vosotras ya os habéis corrido anteriormente, pero nosotros dos estamos aún con toda la carga, tenemos que descargarla – dijo mi amigo.

- De acuerdo – dijo Carmen, vamos a la sala grande y algo haremos.

Al llegar había varias parejas, pero por la urgencia nuestra casi no nos fijamos en lo que estaban haciendo, solo sé que iban desnudas y que no estaban precisamente rezando.

Mas o menos el inicio fue el mismo, poner las toallas, acostarse ellas en las mismas, nosotros a cada uno de los lados de ellas, ahora ya sin pérdida de tiempo, no con nuestra esposa sino con la del amigo, magreo de piernas, barriga, tetas, pubis, tanto de una como de otra por parte de los dos para finalizar tocándoles el coño, que ambas tenían chorreando, acariciándoles el clítoris y metiendo primero un dedo y luego dos en la vagina. Y naturalmente en muy poco tiempo nuestras pollas recuperaron su tamaño y dureza.

- ¿Por qué perdéis el tiempo con los dedos pudiéndolo hacer con la tiesa polla que tenéis? – dijo Carmen en voz baja para que el resto de la sala no lo oyeran.
- Ni pensarlo, yo no te dejo metérmela sin preservativo – dijo rápidamente mi esposa a mi amigo
- Lo siento no llevo preservativos – dijo él.

Parecía que esto era definitivo y que no habría jodida pero mi esposa añadió

- En el pasillo hay una máquina expendedora, ves a buscarlos.
Carmen intervino diciéndome
- Tú me dijiste que te habían hecho la vasectomía si es verdad no es necesario que te lo pongas pues los dos estamos sin problemas.
Mi esposa y yo asentimos por lo que no me moví
Mi amigo tuvo que ir a la taquilla a buscar el dinero y luego a sacar los preservativos por lo que tardó unos cinco minutos.
En este rato yo me puse entre las dos mujeres tocándoles las tetas, el plumero y los chochos que me iban apeteciendo, para que no se parara la erección ni su lubricación. Naturalmente mirando lo que hacían las otras parejas, pero nada era relevante respecto a lo ya visto.

Cuando mi amigo regresó, como era de esperar, su polla polla se había deshinchado y necesitó un poco de ayuda para que se recuperase.

Una vez los dos otra vez con la polla tiesa y y mi amigo con el preservativo puesto, se la restregamos en el coño, cada uno a la de la esposa del amigo. Como era previsible, con la cantidad de flujo derramado, la verga no tardó ni un minuto en introducirse totalmente en el coño de la mujer del amigo. Después de un magreo de tetas, y de clítoris, con la polla dentro de la vagina, empezamos una profunda jodida. Esta no duró mucho pues con la calentura que los cuatro llevábamos los dos tardamos muy poco en corrernos, con escasos segundos de diferencia, y ellas, a pesar de haber notado poco antes un orgasmo, también llegaron a él, pocos segundos después, aun estando nuestras pollas en su interior y antes de que estas se deshincharan. El cuádruple orgasmo fué brutal, con gran sonoridad de las mujeres y bufidos de los hombres, y con algo de expectación de los asistentes.

Por mi parte era la primera vez que me corría dentro del chocho de otra mujer y además sin preservativo. También mi esposa hizo inauguración, aunque fuera con preservativo. Y todo ello a la vista de varias parejas lo cual le daba un morbo extra.

Descansamos un poco, mirando a quienes habían sido los espectadores del show, ellos estaban bien calientes jugando entre sí, una pareja follando en la posición clásica, otra ella sentada sobre él entrando y saliendo la polla de su coño, otra chupándosela ella a él mientras él le iba acariciando el chocho y parecía que le metía el dedo dentro de la vagina y la otra, en estado inicial, solo mirando. No hay duda de que se calentaron con nuestro espectáculo y no debían saber que era con intercambio de esposas o de maridos, según se mire, que aún es más excitante.

Una vez recuperados, nos fuimos al vestuario y allí mientras nos vestíamos hicimos los últimos toqueteos tanto a nuestras respectivas esposas como a la del amigo, naturalmente sin dejar de mirar a las parejas que entraban para desnudarse o vestirse, pero sin pretender nada mas.

Salimos del local alrededor de dos horas después de la entrada, pero esta vez sin preparar una cuarta salida, al menos por el momento.
miron134 is offline   Citar -
Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a miron134 por este Post:
Antiguo 25-ene-2018, 18:33   #27
miron134
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2012
Mensajes: 459
Gracias 555 Veces en 218 Posts
Predeterminado Relato real de una visita a un club liberal

Esto es una historia real, creo que muy interesante para las parejas que tengan en mente ir a un club liberal pero que aun no se hayan atrevido y para las que, como yo, se excitan con estas visitas. Describo, con bastante detalle, todo lo visto y en el relato se ve claramente la posibilidad de mirar y calentarse, sin ser molestados en ningún momento.

Esta primera semana de año mi esposa y yo hemos estado nuevamente en Barcelona. Como en ocasiones anteriores he intentado ir al mismo club liberal, al cual habíamos ido en algunas ocasiones anteriores, y cuyas visitas ya relaté, en este hilo y en algún otro.

Al principio no aceptaba, pero tuve suerte. Ella se había comprado un body muy sugerente, de cintura para arriba es totalmente transparente, por lo que se le ven perfectamente los pezones, las aureolas y la forma de las tetas pues no tiene los refuerzos de los sujetadores. Con la excusa de poderlo lucir delante de otras personas, la convencí para ir, aunque solo fuera para mirar a las otras parejas y para lucir el body. Ella, bastante reacia a ir a estos locales, pero que en algunas ocasiones acepta, aceptó, se ve que le gusto la idea de lucir el body.

Fuimos el jueves por la tarde, alrededor de las seis. Yo tenía mucho miedo de que no hubiese casi nadie, como una vez nos ocurrió, pero fue todo lo contrario. Solo al entrar y dejar las chaquetas en el perchero me di cuenta, creo que ella no se dio cuenta, de que había muchos abrigos y chaquetas en el mismo, por lo que se veía claramente que, afortunadamente para mí, había mucha gente en el local.

Entramos en el bar, pedimos una copa cada uno y dimos la primera ojeada alrededor del mismo. Había, como de costumbre, tres hombres esperando que alguna pareja les dejara entrar con ellos o bien para ir al glory-hole o a la zona de barrotes, que ya explicaré para los que no la conozcan ya que creo que no es tan popular como el glory-hole.

Y pocos minutos después entramos en la primera sala del local.

Solo entrar en ella, noté que había unos cambios. En la misma anteriormente había una sala glory-hole, una sala oscura con música para bailar, una sala con barrotes, para los que no sepan de que se trata diré que tiene una función análoga al glory-hole, pero en vez de haber agujeros para introducir la polla, son barras verticales separadas de manera que se pueda introducir además de la polla el brazo y que se ven perfectamente las personas, aunque naturalmente hay poca luz. Estas tres salas estaban exactamente igual.

Finalmente, antes, había otras tres pequeñas salas, con sofás alrededor y que constituían una sola unidad pues estaban sin tabiques de separación. Pues bien, en esta ocasión, una de ellas, la que está junto al glory-hole, tenía una separación de las otras dos y dentro también tenía los barrotes, con la ventaja de que, en ésta, las parejas podían sentarse o tumbarse mientras que en la otra tenían que estar de pié.

Nos sentamos en uno de los sofás a ver el ambiente. Delante nuestra una pareja, el en pelotas y ella con algo de ropa en la cintura, pero con las tetas y el chocho al aire, le estaba haciendo una mamada. Detrás de ella otra pareja, ambos en pelotas, estaban jodiendo con todas sus fuerzas. ¡No estaba mal cómo empezaba la tarde!, y aun estábamos en la planta baja, la menos liberal del local. Había dos parejas mas, y que, como nosotros, o mejor dicho yo, disfrutaban del espectáculo de las otras dos. Estas dos empezaron muy vestidas pero, poco a poco, lo que veían les hizo subir la temperatura y se fueron despojando de la ropa, quedando todos en cueros pero sin dar mas espectáculo.

Mientras mirábamos a las dos parejas primeramente mencionadas, desde la sala del glory-hole se oían ruidos, mejor dicho jadeos, que se fueron intensificando. Aunque mi esposa no quiso acompañarme a verlo, yo fui y había una pareja jodiendo mientras ella tocaba la polla de uno de los agujeros. Estos jadeos se fueron intensificando cada vez mas y duraron bastante, tal vez mas de 10 minutos. Yo me levanté varias veces para ver lo que hacían, y de cuando en cuando comentábamos la calentura que tenían.

También me tenía intrigado la nueva sala que había y me levanté varias veces para ver su interior. En una de las ocasiones había dos parejas una en cada extremo de la misma, en pelotas, acostadas, magreándose, mejor dicho, magreando él a ella, pues ella simplemente disfrutaba siendo magreada, mientras unas manos pertenecientes a hombres de detrás de los barrotes completaban el trío. o cuarteto. La verdad es que lo encuentro un sitio perfecto para que dos hombres, o mas, acaricien a una mujer, sin el peligro de que el intruso quiera llegar a más. Asimismo, esta sala respecto a la otra antigua de barrotes tiene la ventaja de que la pareja de dentro no forzosamente tiene que estar de pié.

Con todo lo relatado al cabo de unos minutos de verlo y oírlo, mi polla empezó a dar señales de vida y mis manos a tener ganas de tocarle las tetas a mi esposa. Al principio lo hice por encima del jersey y al cabo de poco tiempo conseguí que se lo quitara. Aquí mi polla dio un brinco, pues como ya he mencionado, ella llevaba un body con la parte superior totalmente transparente y ello hacía que, al pasar las parejas, ya he mencionado que había mucha gente en el local y, como siempre pasa, hay parejas que van de un lado para otro, desde vestidas a desnudas, pasando por todas las graduaciones, la mayoría de hombres pusieran sus ojos en la delantera de mi esposa, pues aunque no se viera explícitamente mucha cosa y había tetas más jóvenes y desnudas que ver, daban una maravillosa visión

Naturalmente no pude menos que sacármela del pantalón y acariciármela, aunque mi esposa no estaba para la labor.

Debimos estar unos veinte minutos en este sofá. Una de las parejas mencionadas, la que estaba jodiendo, acabó, ella con orgasmos final, y el me quedé con la duda de si se había corrido, y se fueron. La otra pareja, la que estaba con la mamada, al cabo de un rato, el pasó a chuparle el chocho llegando ella al orgasmo, entonces el se la metió dentro y en poco mas de un minuto el se corrió. Las otras dos pareja, como nosotros, pero al final en pelotas, no pasaron de magrearse mutuamente. Naturalmente en estos veinte minutos llegaron otras parejas sentándose en los sofás, vestidos o medio desnudos, magreándose entre ellos pero sin nada más relevante que contar. También otras parejas, con diferentes vestimentas, entraron y salieron pues la sala es de paso para ir al piso superior. Las que entran y las que se van naturalmente van con la ropa de calle, las que pasean o van de un lado para otro mirando cosas van como les da la gana, normalmente ellas con las tetas al aire y ellos con la polla al descubierto

La pareja del glory-hole, después de varias veces de ruidos intensos salieron de la sala, ella sin duda tuvo varios orgasmos y el seguramente no llegó a correrse pues, al salir, aún tenía una perfecta erección, naturalmente ambos iban en pelotas.

Como el ambiente se relajó decidimos ir al piso superior donde hay los vestuarios.

continuará
miron134 is offline   Citar -
Los siguientes 6 Usuarios dan las gracias a miron134 por este Post:
Antiguo 01-feb-2018, 17:57   #28
miron134
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2012
Mensajes: 459
Gracias 555 Veces en 218 Posts
Predeterminado Relato real de una visita a un club liberal, segunda parte

Como decía en la primera parte del relato, la visita a este local fue a primeros de año, unos días después, cuando mi memoria aún estaba fresca, escribí la totalidad del relato y ahora mando la segunda parte del mismo.

Después del "aperitivo" realizado en la planta baja del local, subimos al piso superior, del cual ya relaté, en ocasiones anteriores, su distribución y que estaba totalmente igual.

Fuimos al vestuario para desnudarnos. Cuando entramos, una pareja estaba haciéndolo, ella estaba en ropa interior y el en calzoncillos, la verdad es que, como es natural, no corrieron mucho ni se taparon, mas bien observaron nuestros movimientos. Yo me fui quitando la ropa hasta quedar en pelotas y mi esposa se quedó con el body el cual, como ya he dicho, era muy sugerente y allí mucho más, pues en el vestuario la luz es muy blanca e intensa.

Ellos finalmente se quedaron totalmente desnudos y salieron del vestuario con la toalla en el brazo, cuando yo ya estaba en pelotas y mi esposa empezaba a estar sugerente. Mientras estábamos los cuatro “medio en pelotas” entró otra pareja, con la correspondiente toalla, se la quitaron quedando totalmente desnudos y se fueron vistiendo a la vez que nosotros nos desnudábamos. Es curioso, pero me sigue encantando ver desnudarse y vestirse a otras parejas, y y que lo haga mi esposa y yo delante de ellas, aunque, por las veces que hemos ido a este local, ya debería serme indiferente.

Con la correspondiente toalla nos fuimos a la sala principal, yo en pelotas y ella con el body debajo de la toalla. Al llegar allí había 6 parejas, sin tríos ni agrupaciones, cada pastor con su oveja, todas prácticamente desnudas y haciendo lo normal en este lugar: mirar, tocar, magrear, joder, chupar la polla, masturbar, etc.

Nos pusimos en un rincón, nos sentamos en la cama comunitaria, de manera que yo pudiera ver el resto de la sala, y las parejas, especialmente ellos, pudieran ver el body de mi esposa, pues esta era la excusa de la visita. Nos quitamos la toalla, yo me quedé totalmente desnudo y ella con el body con la transparencia mencionada.

El ambiente que veía era de lo mas excitante. De las seis mujeres solo una llevaba bragas, todas las otras iban desnudas y también ellos. Dos parejas estaban haciendo lo mismo, ellos estaban acostados y ellas les chupaban las pollas. Otra pareja era él el que le chupaba el coño. En otra, ella estaba acostaba y el le iba haciendo un mete saca superexcitante. Y finalmente las otras dos, entre ellas la de las bragas, estaban en plan visual solo magreándose las tetas y la polla.

Y como no podía ser menos, la fabulosa visión hizo que me pusiera a magrearle las tetas a mi esposa y ella a tocarme la pililla que poco después ya era polla. Le bajé el body hasta la cintura y con gran placer por mi parte le magreé las tetas y ella mi polla. Me encanta tocarle las tetas y que ella me acaricie la polla delante de otras parejas aunque, en la mayoría de los casos, ellas pasan del espectáculo. Al escribirlo me da nuevamente una sensación morbosa muy agradable.

Estuvimos en esta sala más de tres cuartos de hora y como es natural, las parejas fueron cambiando de posiciones, la de las bragas se las quitó y se pusieron a joder felizmente, algunas se fueron y llegaron otras, pero la tónica general fue siempre de desnudo total y gran desinhibición, manteniéndose siempre seis o mas parejas a la vez en la sala, totalmente desnudas, excepto alguna pequeña excepción, de unas bragas o tanga, que al cabo de un rato se quitaban. En ningún momento hubo ningún trío ni dos parejas que se agruparan, como había ocurrido en ocasiones anteriores.

También, de cuando en cuando, alguna pareja se ponía en la puerta y solo miraba el ambiente, esto me calentaba especialmente pues la pareja más cercana que veían éramos nosotros.

Habíamos estado varias veces en este local, y no sé si fue por el estado de la luna o por cualquier otro motivo, pero nunca habíamos oído tantos orgasmos seguimos como este día, naturalmente no de la misma mujer, sino que prácticamente todas ellas y las que a veces se iban acomodando cuando quedaba algún sitio libre, llegaban al orgasmo incluso más de una vez.

En un momento dado, un pie de una de las mujeres que estaba chupando la polla a su pareja, tocó accidentalmente el culo de mi esposa y ella decidió salir de la sala. Desde siempre ha tenido recelo a que alguien la tocara, solo una vez, por error, creyendo que era yo, otro hombre le magreó las tetas y cuando se dio cuenta del error, no se atrevió a decir nada. Lo relaté poco después de pasar en este mismo hilo. Fue uno de los episodios más morbosos vividos. Al notar el contacto dejó mi polla, se subió el body y decidió salir de esta sala.

Salimos de la misma y nos instalamos en un sofá, sin nadie alrededor, en el pasillo enfrente de la escalera de subida. Allí no veíamos a ninguna pareja, pero tenía también un morbo especial, pues todas las parejas que subían nos veían totalmente de frente y como no había nada más que mirar, éramos centro de sus miradas, además la luz era mas fuerte que en la sala principal aunque no tanto como en el vestuario.

Allí ella se encontraba mas segura y no se opuso a que le bajara nuevamente el body hasta la cintura,

Por ello le podía magrear totalmente las tetas y ella mi polla, mientras tanto, pasaban bastantes parejas que nos miraban con detalle, pues, como ya he dicho, en esta zona, no había nada más que mirar. Algunas parejas, las veteranas o las que ya llevaban un rato en el local, nos miraban, pero sin gran expectación, pero pasaron un par de parejas, recién llegadas pues iban totalmente vestidas y que seguramente era su primera experiencia en un local análogo, que no perdieron detalle. Quedaba claro que les asombraba ver como magreaba las grandes tetas de mi esposa y ella me tocaba la polla en erección. Al cabo de un rato debieron ver que ello era de lo más corriente.

Se cansó de ser objeto de las miradas y a la media hora aproximadamente, se subió el body y la toalla y recorrimos nuevamente el local. Yo estuve un corto espacio de tiempo con la toalla en el brazo pero estaba empalmado y me daba algo de pudor pasearme con ella tiesa, por lo que la tapé con la toalla . Ella se tapó desde el primer momento con la toalla pero solo la parte inferior y luciendo por lo tanto las transparencias del body.

continuará

Se agradecen los thanks y los comentarios, también contesto preguntas en el privado.
miron134 is offline   Citar -
Los siguientes 8 Usuarios dan las gracias a miron134 por este Post:
Antiguo 08-feb-2018, 20:30   #29
miron134
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2012
Mensajes: 459
Gracias 555 Veces en 218 Posts
Predeterminado Relato real de una visita a un club liberal, tercera parte

En primer lugar agradecer a todos los que me han dado thanks y a los que me han escrito en privado.

Acabé la segunda parte después de una "exhibición" de sus tetas y cambiamos de lugar.

Continuación

Le pedí ir a una sala oscura que hay en el mismo piso y en la cual nunca había entrado totalmente. Ella decidió no entrar, para que nadie la tocara, y entré yo. En la misma la oscuridad es casi total, dentro no hay luces y la poca luz que se ve es debido a una pared de tablas que apenas dejan pasar la poca luz que hay en el pasillo. Al fondo de la sala encontré un trio de pié, una mujer chupando la polla a un hombre mientras tocaba la polla a otro y los dos le iban magreando las tetas, el culo y el chocho. A mi pesar salí pronto pues ella estaba fuera.

Después de contarle lo que había visto, decidimos ir nuevamente a la planta baja, la que relaté en la primera parte del relato.

Tampoco en esta ocasión conseguí entrar en la sala de baile. Esta es una sala, no muy grande, con mucha oscuridad, donde se oye música suave y las parejas bailan. Algunas vestidas, otras con las toallas y algunas en pelotas frotando las tetas con el pecho y la polla con el coño. Su negativa se fundaba en que hay manos extrañas que intentan tocar lo que pueden, y es verdad, pues en ocasiones anteriores habíamos estado en ella alguna vez y, de cuando en cuando, se notaba alguna mano que se desviaba de la pareja de baile.

Nos sentamos en uno de los sofás, cerca de la nueva sala de barrotes, la cual, por la novedad, me tenía intrigado.

En aquel momento la tranquilidad era grande, en la sala había solo dos parejas ambas vestidas y a veces algún ruido de la sala de los barrotes.

Esta sala me tenía intrigado y me levanté varias veces para ver su interior y, como antes, ella no se interesó por verlo.

Una de las veces que fui a verlo, había una pareja, ella estaba acostada sobre un sofá, mientras su acompañante la acariciaba, y dos hombres de detrás de los barrotes le iban magreando las tetas y el chocho mientras ella iba tocando las pollas de su acompañante y de los otros dos hombres. El espectáculo era muy interesante, pero los miré poco tiempo ya que mi esposa estaba fuera sentada en el sofá. Cuando ya estaba al lado de mi esposa oímos que ella llegó a un fenomenal y sonoro orgasmo. Desde luego el lugar es apropiadísimo para tener la experiencia de ser magreada por otro u otros hombres y de tocarles la polla, sin que haya el peligro de que quieran llegar a más. Durante el rato que estuvimos en esta sala, la pareja salió y entraron dos más, aunque no fui a verlas. Al menos una llegó al orgasmo pues también fue sonoro.

Mientras ello ocurría, llegó una pareja muy joven, al menos en comparación a nosotros, tal vez tuvieran algo mas de 30 años. Ambos iban con la toalla, se sentaron relativamente cera de nosotros y se la quitaron. Ella llevaba bragas, tenía unas magníficas tetas, grandes pero tersas, con una gran aureola y con un buen pezón.. El acompañante empezó a magrearle las tetas y a darle largos y profundos morreos, al principio su polla estaba relajada pero pronto empezó a animarse y mas aun cuando ella empezó a meneársela. Las dos parejas mencionadas antes y nosotros, mejor dicho yo, no perdíamos detalle y la impresión que daban es que esto les excitaba. Al cabo de poco tiempo, cuando la polla ya estaba a punto ella se quitó las bragas. Estaba claro que deseaba exhibir su cuerpo pues tenía el chocho totalmente depilado.

Se acostó en el sofá, con las piernas bastante abiertas y dirigidas hacia nosotros, éramos la pareja mas cercana, por lo que se le veía perfectamente el coño, el cual al estar depilado se le veía su excitación en forma de flujo.

El efecto de lo que estaba ocurriendo fue inmediato, mi polla se puso dura y empecé a magrear las tetas a mi esposa, primero por encima del body y luego bajando este hasta la cintura. Entonces, seguramente al ver que nosotros seguíamos un poco su juego exhibicionista, el se puso encima de ella y la penetró tocándole las tetas y jugando a entrar y salir de ella. En algunas ocasiones estaba unos segundos fuera de ella por lo que le veíamos perfectamente el agujero de la vagina, la cual estaba totalmente lubricada.

Mi calentura fue aumentando y acaricié el chocho a mi esposa por debajo del body mientras ella me acariciaba la polla. En las otras dos parejas, las que estaban vestidas, las reacciones fueron muy diferentes. Una de ellas, al ver el espectáculo, se desnudó y ella le hizo una mamada, la otra se fue al cabo de poco rato sin quitarse nada de ropa.

La pareja principal, siguió con el mete-saca hasta que ella llegó al orgasmo y el se corrió dentro de ella, estaba claro que fue así pues al sacarla la tenía pequeñita y ella tenía el chocho lleno de flujos, se puso las bragas y se fueron.

La de la mamada siguió un poco mas pero no llegó a finalizar y se fueron. Pocos minutos después, oímos otro orgasmo de la sala de barrotes y como mi esposa no me dejaba hacer nada mas, por mi gusto yo le hubiese quitado el body y masturbado hasta llegar al orgasmo, decidimos subir nuevamente al piso superior

Continuará

Me encantan los thanks y los comentarios, también contesto a los privados que me mandéis.

Última edición por miron134 fecha: 08-feb-2018 a las 23:42. Razón: Ponerle título, se me olvidó
miron134 is offline   Citar -
Los siguientes 8 Usuarios dan las gracias a miron134 por este Post:
Antiguo 09-feb-2018, 11:52   #30
Mikel45
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: jun-2016
Mensajes: 2
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado

Muy buen relato. Estas descripciones de estos locales me ponen mucho. Animo y si necesitais mi ayudita mas encantado todabia.
Mikel45 is offline   Citar -
Visita nuestro sponsor
Antiguo 15-feb-2018, 18:55   #31
miron134
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2012
Mensajes: 459
Gracias 555 Veces en 218 Posts
Predeterminado Relato real de la visita a un club liberal, cuarta y última parte

Con este relato finaliza nuestra visita al club liberal de Barcelona que realizamos a primeros de año. Doy nuevamente las gracias a todos los que han apretado thanks, al que escribió en el hilo, solo uno pero algo es algo, y a los que me han mandado un privado.

Continuación

Y decidimos subir nuevamente al piso superior para ver cómo estaba el ambiente.

En la sala principal, había un grupo en forma de círculo, que aparentemente se había allí formado. Desde la puerta nos quedamos mirando y en el centro había dos mujeres, una chupándole el chocho a la otra, mientras el resto de las personas, hombres y mujeres, en total unas 8 personas iban mirando el espectáculo y participaban, tocando las tetas y el culo de ellas mientras se iban magreando entre sí. A mí me encantó el espectáculo, pero mi esposa prefirió sentarse en el banco del pasillo, estuve pocos minutos mirándolo y fui a sentarme a su lado. Se oían murmullos y de cuando en cuando algún orgasmo por lo que yo a veces iba a mirar cómo estaba el círculo.

En una de las ocasiones, había cambiado la escena principal, ahora una mujer estaba acostada, no sé si la misma de antes u otra, y un hombre la estaba penetrando, entrando y saliendo de ella continuamente mientras las otras personas se tocaban entre sí y a ellos, en particular recuerdo unas manos de un hombre que le acariciaban el clítoris mientras el otro la iba penetrando. Estando mirándolo oí un orgasmo, la verdad es que no se de quien, y estando sentados en el pasillo, oímos varios mas. No sé quiénes ni cuantos llegaron al orgasmo, pero desde nuestra posición, se oyeron muchos. Realmente parecía que era el día mundial del orgasmo pues, durante todo el rato que estuvimos en el local, a cada momento se oía uno de ellos en una u otra sala.

En otro momento en que yo fui a ver como estaba el grupo, en la misma sala, al lado de ellos, había una mujer de rodillas sobre la cama, con el culo en dirección a la puerta, y el de pié pegado a su culo, los dos en pelotas, le metía la polla, no pude saber si se la metía por el coño o por el culo, pero era superexcitante verlos en esta posición, con las tetas libres, que el acariciaba de cuando en cuando, mientras le daba fuertes bombazos y las tetas realizaban un excitante baile. Ella llegó al orgasmo y el, aparentemente, se corrió dentro de ella. Y esto mientras el grupo antes mencionado seguía formado con magreos indistintos.

Mi esposa estaba ya cansada por lo que decidió que prefería irse, aunque me concedió ir nuevamente a la sala oscura, de la cual antes hablé.

Como antes, mi esposa se quedó nuevamente al lado de la puerta. Dentro de la sala, con la poca luz que llegaba del pasillo, vi una pareja él apoyado en la pared y ella, de cuclillas, se la chupaba. Me quedé a un metro de ellos, colgué la toalla y empecé a tocármela, como vi que no les importaba, más bien les excitaba., empecé una clara masturbación y naturalmente enseguida se me puso tiesa. Los dos me miraron, parecía que les gustaba el verlo, la mujer dejó de chupársela y se puso a su lado masturbándole la polla mientras yo seguía con lo mio y ambos me miraban tan excitados como yo, y él magreaba las tetas a ella. La escena calentó mucho a él pues empezó a decir ¡que me corro! ¡que me corro! y se corrió. La verdad es que, recordando el trío que había visto, tenía la esperanza de que ella me tocara mi polla, pero no fue así. Al estar allí yo solo, sin mi esposa, no me atreví a toca a la mujer, aunque me hubiese encantado hacerlo. Salí de la sala y comenté con mi esposa lo visto, sin mencionar que visualmente había participado en el desarrollo de la masturbación.

Nos sentamos en el banco del pasillo, donde había más luz, mi intención era verles las caras y sus cuerpos desnudos, pero no fue así. Ellos tardaron mucho en salir, no se si por pudor o porque él se dedicó a masturbar a ella y nosotros nos fuimos sin haberlos podido ver.

Como estaba claro que mi esposa no aceptaría hacer nada mas y ella estaba ya cansada de ver “cosas”, decidimos partir y dejar nuestra descarga para una sesión posterior, mejor dicho, la mía, pues ella en esta ocasión no llegó a calentarse demasiado como había ocurrido en otras ocasiones en las que había llegado al orgasmo, pero sin penetración. A mi me hubiese encantado chuparle el chocho, como había hecho en dos ocasiones anteriores, hasta llevarla al orgasmo pero me tuve que aguantar.

Como parecía el "día del club”, por la cantidad de gente que había en el local,
además de "el día del orgasmo", continuamente pasaban personas, que le daban un morbo especial a las miradas que hacían a la delantera de mi esposa, aveces con el body transparente y a veces con las tetas al aire.

En el vestuario tuve nuevamente el placer de ver a otros vistiéndose y desvistiéndose, mientras mi esposa y yo también lo hacíamos, aunque nada de ello se salió de lo ya mencionado

Salimos del local cuando hacía unas dos horas de la entrada. Realmente el precio de 36 euros es una ganga cuando a alguien, como es mi caso, le gusta ver, enseñar o las dos cosas.
miron134 is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a miron134 por este Post:
Antiguo 16-feb-2018, 23:40   #32
testosterona
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2010
Ubicación: andalucia
Mensajes: 420
Gracias 301 Veces en 167 Posts
Predeterminado

se ve que a tu pareja le cuesta ,,,,y eso es algo que cuesta bastante cambiar aunque nunca se sabe
testosterona is online now   Citar -

Responder

Retroceder   Inicio > Gente > Tus Relatos y experiencias


Herramientas