Responder

Tus Relatos y experiencias - En el club swinger Herramientas
Antiguo 29-jul-2015, 07:37   #1
allceus
Mega Pajillero
 
Avatar de allceus
 
Fecha de Ingreso: abr-2007
Mensajes: 460
Gracias 138 Veces en 49 Posts
Predeterminado En el club swinger

Si gusta lo suficiente, publicaré el resto del relato...

-------------------------------

Como siempre, me has hecho esperar bastante. Vienes hacia mí caminando con paso decidido... Eres femeninamente inquieta, y tu paso lo refleja. Te espero de pie, en una acera, a la luz. Y a la luz te beso la boca, a la luz te tomo por la cintura, a la luz siento que tu pecho se aprieta contra el mío en un abrazo...

Es tu forma de decirme que sí, que quieres hacer lo que vamos a hacer. Que estás dispuesta y reiteras tu deseo de vivir de nuevo, por segunda vez, esta experiencia transgresora.

Vistes con una falda y una blusa. Es obsesión lo mío con las faldas. No sé por qué tus piernas desnudas me recuerdan aquella foto que me enviaste una vez, una foto que tú misma tomaste de tu cuerpo extendido sobre una cama, reflejado en un espejo. En aquella foto tu pierna derecha, doblada, se inclina ligeramente hacia dentro, en un gesto, que parece pudoroso, para tapar tu sexo en la imagen.

Siempre que quiero recordar tus piernas viene también a mi memoria aquella foto... y el tacto de tus muslos cuando los recorro con mis manos...

No hay demasiados preámbulos... poco después de entrar y acomodarnos en un sofá, estamos delante de dos tragos largos de una bebida muy nuestra, amparados por una oscuridad casi completa... Estamos semidesnudos. Tú con la falda, sandalias y un corsé (sé que te sientes mucho más atrevida cuando lo llevas, me lo has dicho muchas veces, y que te gustas más en la semidesnudez que en la total exhibición de tu bello cuerpo), pero sin nada más... Las prendas que llevas no son para vestir, son para mostrar mucho más tu desnudez...

Te acaricio lentamente... me gusta oírte suspirar y si cierro los ojos puedo sentir tu respiración perdiendo poco a poco el sosiego.

Te beso. Tu boca tiene sobre mí un poder absoluto. El contacto con tus labios me agita y me calma al mismo tiempo. Me excita y me enternece. Me vuelve a un tiempo macho enérgico y amante dulce. Puedo sentirme, con tus besos, urgido por el deseo de poseerte de inmediato y simultáneamente invadido por una extraña y beatífica calma...

Cuando más excitada estás, cuando mis dedos se han aventurado ya en tu interior y la humedad de tu sexo hace evidente que pronto tu vientre se sacudirá entre explosiones de placer, una mano distinta, una mano femenina, acaricia tus pechos...

Es una mujer normal, de difícil descripción más allá de esa normalidad, una mujer que es morena como tú, pero que podría ser rubia o tener el pelo corto; que tiene las curvas como tú, femeninas y suaves, pero que podría ser andrógina, de pecho muy pequeño, piernas y brazos delgados y fibrosos; que te acaricia muy suavemente, pero que podría tomar con firmeza y energía tus pezones en sus labios... Que podría ser otra cualquiera, porque nada más que tu placer y el mío cuentan hoy.

Su pareja se ha sentado junto a nosotros pero no hace intención de acercarse más. Nos contempla, si es que puede llamarse contemplar a ver algo en la penumbra.

Has notado que esas manos y esa piel son distintas a las mías, tu respiración se agita más si cabe y tu cuerpo se arquea para acercarlo más a la intrusa... poco a poco me separo, dejo que su cuerpo, su boca y sus dedos me sustituyan en todo lo que estaba haciendo y me distancio para contemplar el resultado.

Después de dejarte hacer unos minutos te vuelves más activa. Te has dejado besar en la boca, con labios golosos y tan húmedos como los tuyos, uniendo lenguas y buscando en el interior de las bocas la frescura de vuestro deseo. Te ha besado los pezones, tomándolos entre sus labios y apretándolos, un gesto de potencia y suavidad unidas, presionando con fuerza para endurecerlos pero con un instrumento, sus labios, inválidos para dañarlos. Te ha recorrido los muslos con sus manos, tan suave y lentamente que no he podido evitar dirigir mi propia mano a mi sexo y acariciarlo, como si no pudiera contemplar esa caricia sin sentir yo mismo una, aunque fuera mía... Cuando con un gesto suave y firme ha abierto tus piernas, cuando su mano ha llegado a tu pubis para frotarlo directamente, la humedad, incluso en lo oscuro del lugar, brillaba en la entrada del ardiente coño…

Sí, te has vuelto más activa. Me has mirado para verme en el sofá, recostado, algo distanciado de vosotras dos, acariciándome yo mismo mientras os contemplo. Sonríes... Diría que es la sonrisa de placer que te conozco, pero añadiendo al deseo y al placer un nuevo ingrediente de travesura, de reto o de ganas de demostrarme lo que eres capaz de hacer... La misma sonrisa que adornaba tu cara cuando en un gesto de decisión, aquel día en que entramos por primera vez en este club me llevaste a la inmensa cama en la que otros hombres y mujeres se ofrecían placer, para hacer que nunca más pueda olvidar aquel momento.

Ahora vuestras caricias son mutuas y son sus pezones los que endureces con tu boca, sus pechos los que sostienen tus manos... piel con piel y saliva, dedos que comienzan a buscar rincones húmedos... Veo tus dedos hundirse en su boca... los moja bien de saliva justo antes de que los lleves a su sexo y en él los sumerjas... puedo entonces ver que los suyos ya estaban dentro de ti, y que vuestros cuerpos se agitan cada vez más aceleradamente, hasta descontrolarse entre gemidos que se convierten en gritos ahogados...
__________________
Búscame aquí, me encantará recibirte.

http://pajilleros.com/showthread.php?t=28376
______________________________

Léeme aquí:

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...y-cornudo.html
allceus is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a allceus por este Post:
Antiguo 30-jul-2015, 08:07   #2
allceus
Mega Pajillero
 
Avatar de allceus
 
Fecha de Ingreso: abr-2007
Mensajes: 460
Gracias 138 Veces en 49 Posts
Predeterminado ¿No hay comentarios?

Más de 500 visitas en 24 horas, pero ningún comentario...

No sé si ha despertado algún interés.
__________________
Búscame aquí, me encantará recibirte.

http://pajilleros.com/showthread.php?t=28376
______________________________

Léeme aquí:

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...y-cornudo.html
allceus is offline   Citar -
Antiguo 30-jul-2015, 12:16   #3
parejasexy69
Mega Pajillero
 
Avatar de parejasexy69
 
Fecha de Ingreso: ene-2009
Mensajes: 407
Gracias 99 Veces en 70 Posts
Predeterminado

Buenísimo el relato!!! Por nosotros continúa...
Làstima que en estos locales la gente no siempre se te acerca así....
__________________
Qué calor!!! Sin bragas voy todo el dia
parejasexy69 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a parejasexy69 por este Post:
Antiguo 30-jul-2015, 19:40   #4
sevillanoswing
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jun-2015
Mensajes: 26
Gracias 122 Veces en 20 Posts
Predeterminado

Nosotros la primera vez que fuimos hace ya unos años, nos dio sensación , de ser un lugar muy cutre.
Era un sitio donde se llamaba a una puerta de acero y desde una mirilla te abrían, luego un guardarropa o algo similar y el acceso a la barra y un bar de copas como otro cualquiera.
Todas las parejas expectantes por ver quien entra y si te conocen saludos, besos y abrazos y sino haber si alguien hace de anfitrión/a ( normalmente la relaciones publicas ) .
La primera vez, nuestra primera vez fue con una parejita que conocimos en el antiguo messenger y la verdad fuimos a ver y a esperar que pasaba. Nos gustaron pero estábamos muy parados. Quizá la falta de confianza.
Nos pedimos unas copas y el resto fue jacuzzi y la chica de la otra pareja venirse a hacia mí y la mía hacia él...
Unas caricias, unos besos y a follar como si el mundo se fuese a acabar y ahora siete años después seguimos conociendo parejas y sin parar de tener sexo con otras parejas.
Aunque con aquella primera pareja seguimos viéndonos asiduamente y manteniendo relaciones al menos una vez o dos al mes desde entonces.
Sitios cutres en general pero buenas experiencias en lo fundamental.
Saludos a todos.
sevillanoswing is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a sevillanoswing por este Post:
Antiguo 30-jul-2015, 20:16   #5
allceus
Mega Pajillero
 
Avatar de allceus
 
Fecha de Ingreso: abr-2007
Mensajes: 460
Gracias 138 Veces en 49 Posts
Predeterminado Seguirá

El relato no es de la primera vez. Seguramente la novedad, en la primera ocasión que se visita un club, impide disfrutar todo lo que en ocasiones posteriores se disfruta.

En cuanto a las características del club supongo que cada uno de ellos es diferente. Esta aventura sucedió en uno con instalaciones bastante nuevas, limpias y cómodas.

Cita:
Empezado por sevillanoswing Ver Mensaje
Nosotros la primera vez que fuimos hace ya unos años, nos dio sensación , de ser un lugar muy cutre.
Era un sitio donde se llamaba a una puerta de acero y desde una mirilla te abrían, luego un guardarropa o algo similar y el acceso a la barra y un bar de copas como otro cualquiera.
Todas las parejas expectantes por ver quien entra y si te conocen saludos, besos y abrazos y sino haber si alguien hace de anfitrión/a ( normalmente la relaciones publicas ) .
La primera vez, nuestra primera vez fue con una parejita que conocimos en el antiguo messenger y la verdad fuimos a ver y a esperar que pasaba. Nos gustaron pero estábamos muy parados. Quizá la falta de confianza.
Nos pedimos unas copas y el resto fue jacuzzi y la chica de la otra pareja venirse a hacia mí y la mía hacia él...
Unas caricias, unos besos y a follar como si el mundo se fuese a acabar y ahora siete años después seguimos conociendo parejas y sin parar de tener sexo con otras parejas.
Aunque con aquella primera pareja seguimos viéndonos asiduamente y manteniendo relaciones al menos una vez o dos al mes desde entonces.
Sitios cutres en general pero buenas experiencias en lo fundamental.
Saludos a todos.
__________________
Búscame aquí, me encantará recibirte.

http://pajilleros.com/showthread.php?t=28376
______________________________

Léeme aquí:

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...y-cornudo.html
allceus is offline   Citar -
Visita nuestro sponsor
Antiguo 30-jul-2015, 20:27   #6
allceus
Mega Pajillero
 
Avatar de allceus
 
Fecha de Ingreso: abr-2007
Mensajes: 460
Gracias 138 Veces en 49 Posts
Predeterminado continuación

Ahora vuestras caricias son mutuas y son sus pezones los que endureces con tu boca, sus pechos los que sostienen tus manos... piel con piel y saliva, dedos que comienzan a buscar rincones húmedos... Veo tus dedos hundirse en su boca... los moja bien de saliva justo antes de que los lleves a su sexo y en él los sumerjas... puedo entonces ver que los suyos ya estaban dentro de ti, y que vuestros cuerpos se agitan cada vez más aceleradamente, hasta descontrolarse entre gemidos que se convierten en gritos ahogados...

Seguís abrazadas, ahora quietas, recuperando la respiración y el pulso... me acerco a ti y sujeto tus pechos por encima del corsé. Desde detrás tuyo te abarco con los brazos, levanto la falda y te aprieto en las nalgas mi sexo, crecido y caliente, deseoso de ti... Giras la cabeza para que pueda alcanzar tus labios y nos besamos... Noto que tu cuerpo vuelve a agitarse... los dedos que no han salido todavía de tu cuerpo vuelven a sacudirte, en un movimiento sabio, de esos que una mujer puede conocer en otra mujer...

También los tuyos se mueven, reproduciendo el compás, al mismo ritmo, y de nuevo volvéis a agitaros sin control... abandonas el beso para girarte hacia delante y hundir tu cara entre sus pechos, ahogando de nuevo tus gemidos...

Ella (no sé cómo se llama) se incorpora ligeramente y saca despacio sus dedos de tu interior. Con gesto coqueto, y morboso al mismo tiempo, se acerca a mi y los hunde en mi boca. Sus dedos están llenos de tu sabor, del sabor de tu sexo, y me enciende instantáneamente recibirlo... Me arrodillo entre tus piernas... busco con mi boca tu botón endurecido y tú abres bien las piernas para facilitar que lo encuentre. De tanto en tanto levanto la vista y puedo ver como vuestras bocas se devoran o como recorréis con ellas vuestros pechos... Me aplico a la labor hasta notar que tu cuerpo se tensa entre espasmos, y no dejo que huyas de mis caricias cuando parece que ya no puedes soportar más placer...

Un momento de descanso...

Bebemos. Recuperamos el aliento y el líquido perdido. Te contemplo a mi lado, mientras tu brazo rodea su cintura y ella, sin dejarte demasiado descanso, sigue jugando con tus pezones, jugando a hacerlos resbalar entre sus dedos. Te brilla la mirada. Un breve reflejo de luz lejana hace brillar tus ojos intensamente. El brillo del deseo y del placer, digo para mí, en un murmullo que no oyes.

Tomo un cubito de hielo y te acomodo sobre mi, sentada de espaldas a mi pecho, rodeándote el cuerpo con los brazos, levanto tu falda para que las nalgas se peguen a mi vientre, para ser tu sillón de piel humana sudorosa. Paseo el hielo por tus pezones, en el canal apretado entre tus pechos, por tu vientre, allí donde se acaba el corsé que te envuelve por la cintura, bajando hasta la entrada de tu sexo. Sin entretenerme lo meto dentro, bien dentro... Ella permanece inmóvil mientras yo te congelo trocitos de piel pero, al ver que te encoges al notar el frío en tu interior, se acomoda en el suelo con presteza y lleva la boca a sorber en tu sexo el agua de ese deshielo, lamiendo la carne tórrida y el líquido frío que emana de dentro, mezcla de agua y flujo de hembra en celo.

Mientras ella posee tu sexo con su boca, yo poseo tu alma con la voz, susurrándote al oído mi excitación, el deseo que me provocas cuando te dejas llevar por tu deseo, el placer que me procuras cuando dejas que el placer te invada, la locura que explota en mi vientre cuando siento explotar el tuyo, pidiéndote que seas tú y nada más que tú y tu placer, que me hagas sentir el hombre más potente de la tierra, capaz de ofrecer el mayor placer que mujer ninguna haya sentido... Te pido, y tú lo haces, que tus manos se sumen a las caricias sobre tu cuerpo, que recorras tú misma tus pechos con ellas, para que sólo tu placer sea el centro de todo lo que los tres hagamos en ese instante...
__________________
Búscame aquí, me encantará recibirte.

http://pajilleros.com/showthread.php?t=28376
______________________________

Léeme aquí:

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...y-cornudo.html
allceus is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a allceus por este Post:
Antiguo 07-ago-2015, 19:36   #7
allceus
Mega Pajillero
 
Avatar de allceus
 
Fecha de Ingreso: abr-2007
Mensajes: 460
Gracias 138 Veces en 49 Posts
Predeterminado tercera parte

Mientras ella posee tu sexo con su boca, yo poseo tu alma con la voz, susurrándote al oído mi excitación, el deseo que me provocas cuando te dejas llevar por tu deseo, el placer que me procuras cuando dejas que el placer te invada, la locura que explota en mi vientre cuando siento explotar el tuyo, pidiéndote que seas tú y nada más que tú y tu placer, que me hagas sentir el hombre más potente de la tierra, capaz de ofrecer el mayor placer que mujer ninguna haya sentido... Te pido, y tú lo haces, que tus manos se sumen a las caricias sobre tu cuerpo, que recorras tú misma tus pechos con ellas, para que sólo tu placer sea el centro de todo lo que los tres hagamos en ese instante...

Mi sexo, apretado contra tus nalgas, se endurece. Está muy cerca de la boca que te lame, pero no importa. No es mi objetivo esa boca... Te agitas, cerca de un nuevo orgasmo, y en ese momento vuelvo a dejaros solas, bajándote de mi vientre y separándome para contemplaros. Una escena de belleza inigualable. Dos cuerpos de hembras bellas, multiplicando su belleza para que pueda abrasarme gozando de la visión.

Hasta ahora, en este nuevo envite, has estado pasiva, dejándote hacer.

Un gesto decidido anuncia que algo ha cambiado. Colocas la mano en su pecho y empujas suave y firme hacia atrás, hasta hacer que se tumbe sobre el sofá, dejando los pies en el suelo. Su sexo, así, exhibido, aparece prominente, un ligero montículo redondeado al final del vientre... Eres tú quien lame ahora, arrodillada frente a ella, y es ella quien abre bien las piernas para que puedas hacerlo sin dificultad. Lames con toda la lengua, en grandes recorridos, de abajo arriba, humedeciendo la piel depilada y arrastrando en las lamidas los labios sonrosados que rematan su sexo.

Se arquea y gime. Para que puedas hacerlo mejor baja sus manos y se abre el sexo, estirando hacia los lados la piel del pubis, dejando al aire y al roce de tu boca una abertura rosada y palpitante...

La llevas a un orgasmo sonoro y húmedo... Una sonoridad en la que se mezclan sus gemidos y los chasquidos de tu lengua en la humedad de su sexo...

Permanece quieta, jadeante... pero yo no puedo estar inmóvil. La escena me ha vuelto a enloquecer. Contemplarte mientras la llevabas al cielo con tu lengua me hace perder el control y, desesperado, me coloco detrás tuyo, te levanto las caderas y te penetro por detrás, arrodillados en el suelo frente a su sexo abierto y chorreante, ese sexo que has hecho reventar de placer...

Te embisto con fuerza, a golpes arrítmicos, como si quisiera en alguno de ellos atravesarte, alcanzarte tan dentro como me sea posible... Al poco tiempo ella, repuesta ya, se ha colocado de tal manera que puede unir su boca a la tuya, tumbada sobre el sofá pero unida a ti por un beso profundo y cálido, morboso, de labios llenos de saliva, un beso de lenguas lamedoras... Gimes de placer cuando acompañas mis golpes con tus convulsiones, aunque ella sigue buscando con su lengua la tuya, sin dejarte abandonar el beso que os une...

Nueva pausa... necesaria, para que mi corazón no avance hacia una catástrofe inmediata... Nuevos tragos para calmar la sed... y nueva contemplación de tu cuerpo desmadejado junto a ella, con los ojos cerrados ambas, los cuerpos muy juntos, sus manos abandonadas sobre tus pechos...

Tengo el sexo dolorido, una evidente congestión, fruto del agolpamiento de la sangre durante tanto tiempo... sé que necesito descargar de inmediato, antes de que el dolor avance y sea imposible cualquier roce sin que se convierta en una tortura...
__________________
Búscame aquí, me encantará recibirte.

http://pajilleros.com/showthread.php?t=28376
______________________________

Léeme aquí:

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...y-cornudo.html
allceus is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a allceus por este Post:
Antiguo 08-ago-2015, 18:42   #8
Glauca
Mega Dios Pajillero
 
Avatar de Glauca
 
Fecha de Ingreso: feb-2014
Mensajes: 5.708
Gracias 4.364 Veces en 2.285 Posts
Predeterminado

Me encanta leer lo que puede sentir y pensar un hombre en esta situación. Me ayuda mucho... Y me excita

Muchas gracias!
Glauca is offline   Citar -
Antiguo 21-ago-2015, 17:32   #9
allceus
Mega Pajillero
 
Avatar de allceus
 
Fecha de Ingreso: abr-2007
Mensajes: 460
Gracias 138 Veces en 49 Posts
Predeterminado final

Cita:
Empezado por Glauca Ver Mensaje
Me encanta leer lo que puede sentir y pensar un hombre en esta situación. Me ayuda mucho... Y me excita

Muchas gracias!
Pues en honor a Glauca, el final...

Tengo el sexo dolorido, una evidente congestión, fruto del agolpamiento de la sangre durante tanto tiempo... sé que necesito descargar de inmediato, antes de que el dolor avance y sea imposible cualquier roce sin que se convierta en una tortura...

Acerco mi sexo a tu boca. Lo hago con dulzura, suavemente, en un gesto que puede parecerte un ruego, una llamada a la piedad, a tu colaboración para calmar mi estado de necesidad imperiosa...

Abres los ojos y sonríes. No hay picardía en la mirada. Creo que tampoco deseo, satisfecho ya en las varías ascensiones que has experimentado, en los varios asaltos que has librado en ese confuso cuerpo a cuerpo de brazos, piernas, vientres y sexos... Hay en tu sonrisa una expresión de comprensión casi maternal, de entendimiento y complicidad simple, de femenina y natural aceptación de una función conocida...

Entro en ti para que juegues con labios y lengua, para que empapes con tu saliva mi sexo... Me atraes sujetándome por los testículos, como si los sopesaras suavemente pero con una leve presión para acercarlos a tu cara, y con ellos mi verga y el resto de mi cuerpo... De tanto en tanto levantas tu mirada, de tanto en tanto abro los ojos para mirarte... cuando coinciden, cuando se cruzan, me parece recibir una sacudida eléctrica en todo el cuerpo...

No tardo mucho... apenas unos minutos de tu hábil manejo son suficientes para que los espasmos del vientre y las sacudidas del sexo acompañen los chorros de semen y el bramido grave de mi garganta... Pronuncio tu nombre, pero es inaudible, convertida mi voz en un mugido animal...

Sólo entonces observo la mirada de ella (todavía no sé su nombre y ya no lo voy a saber jamás)... Sonríe también, mientras contempla con expresión de vicio en la cara cómo sigues albergando mi sexo en tu boca, jugando con él mientras va quedando flácido, deslizando tu lengua en la viscosidad de mi semen y provocándome con ello nuevos espasmos y sacudidas de placer... Cuando abandonas mi sexo ella toma tu boca, te besa los labios todavía llenos de mis restos blanquecinos... Busca con su lengua en el interior de tus labios compartir el líquido que has recibido... Vuelve también a buscar tu sexo con los dedos mientras me mira, desafiante, como si reclamara el derecho a poseerte...

Cierro los ojos y me desentiendo de la escena. Al poco rato vuelvo a escuchar tus gemidos de hembra a la que asalta el placer...
__________________
Búscame aquí, me encantará recibirte.

http://pajilleros.com/showthread.php?t=28376
______________________________

Léeme aquí:

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...y-cornudo.html
allceus is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a allceus por este Post:
Antiguo 09-sep-2015, 22:28   #10
Glauca
Mega Dios Pajillero
 
Avatar de Glauca
 
Fecha de Ingreso: feb-2014
Mensajes: 5.708
Gracias 4.364 Veces en 2.285 Posts
Predeterminado

Pensaba que había contestado a tu último post, pero acabo de ver que no.

Muchas, muchas gracias. Me ha encantado

Solo espero que no se quede aquí y que sigas escribiendo
Glauca is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Glauca por este Post:
Antiguo 11-sep-2015, 17:09   #11
miron134
Ultra Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2012
Mensajes: 504
Gracias 660 Veces en 245 Posts
Predeterminado Una día inesperado

Somos una pareja mayor que hemos acudido tres veces a un club liberal.

A mi me encanta hacerlo pero no a mi esposa que simplemente me da el capricho.

Nunca hemos hecho nada espectacular pero para mi han sido unas experiencias muy morbosas y las tengo relatadas en otro hilo.

En esta ocasión lo que ocurrió fué mas morboso que en las otras ocasiones y sin mas preámbulos paso a relatarlo.

Era el mismo club de las otras veces pues el conocimiento del lugar le daba mas confianza.

No había muchas parejas, entre 8 y 10, pero el ambiente era muy relajado y todas ellas iban en pelotas y con mucha actividad en cada pareja.

Al entrar nos quedamos en la barra del bar pidiendo la consumición y desde allí empezamos a oír los estertores de un orgasmo lo cual ya empezó a calentarme.

Entramos en la sala y nos colocamos delante de la habitación en que hay los glory-hole y desde donde se oían los ruidos

Al lado nuestro, a un metro de distancia, había una pareja, bastante joven, sentados y tapados ambos con una toalla.

Al poco rato la pareja de al lado se desenganchó la toalla quedando ambos en pelotas aunque por la posición en que estábamos solo se veían bien las tetas de ella y el cuerpo de él pues el tapaba la visión de ella.

Nosotros estábamos totalmente vestidos y empezamos a oír estertores de la habitación, la de los glory-hole, yo me levanté y fui a mirar pero ella no quiso acompañarme por lo que yo solo me quedé mirando un minuto; por la oscuridad no se sabía muy bien lo que se veía pero al menos había tres parejas, todas juntas y seguramente algún pene colgando de la pared pero esto no lo puedo asegurar.

Cuando regresé a mi asiento la pareja de al lado estaba ya tocándose, el le tocaba las tetas y ella la polla y al cabo de poco rato el empezó a tocarle con la mano el chocho. Desde mi posición se veía muy bien lo que hacían, pues había algo de luz, pero no se le veía el chocho pues estaba en otra dirección. Y el pasó a lamerle el coño.

Aunque en pocas ocasiones ha ocurrido, el ver como le chupan el coño a una mujer es una cosa que calienta mucho a mi esposa y enseguida me dijo “Sácame una teta del sostén”, cosa inusual en ella, y que naturalmente hice. Mientras yo le acariciaba la teta la pareja se levantó y cuando yo pensaba que se acababa el espectáculo, este mejoró. Ella se acostó en el sofá con las piernas abiertas en dirección a mí, estaba claro que deseaba que le viera el chocho. El al principio se puso al lado tocándole los labios vaginales y el clítoris y luego a sus pies chupándoselo todo. Desde luego el espectáculo que veía era maravilloso.

El hecho de que ella se exhibiera de esta forma nos puso a mil, y mi esposa me pidió que sacara la polla del pantalón. Después de hacer lo que me pedía le saqué la otra teta del sostén y en muy poco tiempo le había abierto la blusa y desbrochado el sostén quedando las tetas de mi esposa al aire, acariciándolas, masajeándoselas y chupándole los pezones, mientras ella me acariciaba la polla.

Desde luego era toda una novedad que delante de otra pareja, en una habitación con bastante luz y por donde podían pasar otras personas, incluso vernos los hombres que de cuando en cuando se asoman desde el bar, ella estuviera con las tetas al aire y yo con la polla fuera del pantalón, tocándonos mutuamente.

Desde la habitación del glory-hole se oían a veces ruidos de placer, con incluso algún orgasmo y yo me levanté tres veces para ver si se veía algo mas pero no fue así, solo se veían varios cuerpos entrelazados y magreándose indistintamente. Estuve muy poco tiempo viéndolo pues al no querer ella venir me daba corte el mirarlo yo solo.

Seguramente el instinto exhibicionista de la pareja de al lado, al ver como los mirábamos y como nos magreábamos viéndoles a ellos, el vernos medio desnudos y el oír los estertores que salían del cuarto de delante, unido a que nuestro vecino continuaba con su boca en el chocho de ella hizo que a ella le viniera un profundo y largo orgasmo.

Naturalmente entonces se incorporaron y se sentaron nuevamente; también salió una pareja de la habitación de enfrente, los dos en pelotas, que se sentó detrás de ellos y nosotros fuimos ralentizando nuestro magreo hasta que decidimos subir al vestuario.

Continuará
miron134 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a miron134 por este Post:
Antiguo 13-sep-2015, 16:22   #12
allceus
Mega Pajillero
 
Avatar de allceus
 
Fecha de Ingreso: abr-2007
Mensajes: 460
Gracias 138 Veces en 49 Posts
Predeterminado Gracias

Cita:
Empezado por Glauca Ver Mensaje
Pensaba que había contestado a tu último post, pero acabo de ver que no.

Muchas, muchas gracias. Me ha encantado

Solo espero que no se quede aquí y que sigas escribiendo
Gracias, Glauca.

Es todo un honor, y un placer, leerte.

La verdad es que me he desanimado bastante, porque prácticamente no han hecho ningún comentario.

Tengo otro relato bastante extenso, pero me da un cierto reparo publicarlo, a la vista de la experiencia...
__________________
Búscame aquí, me encantará recibirte.

http://pajilleros.com/showthread.php?t=28376
______________________________

Léeme aquí:

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...y-cornudo.html
allceus is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a allceus por este Post:
Antiguo 13-sep-2015, 22:07   #13
Glauca
Mega Dios Pajillero
 
Avatar de Glauca
 
Fecha de Ingreso: feb-2014
Mensajes: 5.708
Gracias 4.364 Veces en 2.285 Posts
Predeterminado

No te desanimes; es que la gente no suele escribir. Pero lectores tienes, y muchos. 6.351 en este momento. Y subiendo.

Eso ya es más alentador, ¿verdad? Sigue deleitándonos, por favor
Glauca is offline   Citar -
Antiguo 14-sep-2015, 09:10   #14
miron134
Ultra Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2012
Mensajes: 504
Gracias 660 Veces en 245 Posts
Predeterminado Un día inesperado, segunda parte.

Parece que la primera parte del relato no tuvo éxito, seguramente pues es demasiado light como todas mis vivencias. De todas formas voy a continuar el relato a ver si hay mas suerte y calienta a alguien.

Allí nos desvestimos, yo naturalmente como siempre me puse en cueros y mi esposa esta vez, cosa rara, se quedó solo con las bragas, se quitó el sujetador aunque mas bien ya lo tenía quitado del rato anterior. Nos tapamos con la toalla y nos fuimos a la sala principal. Dicha sala tiene una zona con mas luz y otra mas oscura aunque cuando la vista se ha acostumbrado se ve perfectamente en ambas zonas.

En la parte mas iluminada había dos parejas, ambos desnudos y que estaban charlando cada uno con su pareja. Nosotros nos fuimos a la mas oscura, lejos de las otras parejas, pusimos la toalla y ella se acostó dejando las tetas al aire y yo su lado, también acostado, acariciándoselas. Mientras tanto las dos parejas mencionadas estaban ya magreándose y como yo estaba de espaldas a ellas y no podía verlas, me puse al otro lado de mi esposa para que mientras le tocaba las tetas yo pudiera ver a las otras dos parejas aunque a la vez ellas podían vernos mejor.

Mientras la estaba besando, chupándole los pezones, acariciándole la aureola y sobando sus tetas se demostró que la exhibición anterior de la pareja la había calentado muchísimo pues me dijo:

- Chúpame el chocho como lo hacían la otra pareja

Cosa inusual en ella, en un lugar público, y a todas luces producto de la sangría y de la copa de alcohol.

Entretanto entró otra pareja que se puso a un metro de nosotros, se quitaron las toallas, estaban ambos desnudos y empezaron a acariciarse. Al poco rato noté que una mano de ella empezaba a recorrer mi pierna, me incorporé un poco y le dije que no, a lo cual ella no insistió. Realmente me hubiese encantado que me acariciara la pierna, muslo y todo lo que quisiera pero dije que no pues ello hubiese dado pié a que el empezara a tocar a mi esposa y yo sabía, por haberlo hablado, que no quería que nadie la tocase, aunque la negativa no sirvió para pararlo, como se verá mas adelante.

Las dos parejas mencionadas ya estaban en pleno apogeo, en ambas ella estaba de espalda y en la mas cercana el hacía un mete-saca y en la otra el le chupaba el chocho, ambas cosas desde nuestra posición se veían perfectamente, ello naturalmente volvió a excitarnos.

Yo empecé a acariciarla por encima de las bragas, a besarle la barriga y el chocho con las bragas puestas, a pasar un dedo por debajo de las mismas y finalmente se las quité de una pierna, quedando ellas en la otra, a lo cual no opuso resistencia alguna como en otras ocasiones había hecho.

Me puse de rodillas a sus pies y empecé a chuparle los labios vaginales y el clítoris metiendo de cuando en cuando la lengua en el chocho. Es curioso que cuando se está caliente se pierde todo el pudor pues si bien las dos parejas primeras no creo que nos miraran, pues estaban entusiasmadas entre ellas, aunque estaban en posición de vernos perfectamente, estoy seguro que la recién llegada no perdía detalle de la que hacíamos y en aquel momento no me importaba nada, mas bien me calentaba que miraran las tetas de mi esposa y mi lamida de chocho.

Al cabo de un pequeño rato de chuparle el coño, tuve una inesperada sorpresa, vi como una de las manos del hombre de la pareja de al lado tocaba una de las tetas de mi mujer. Enseguida pensé que ella diría que no y que aquí se acabaría la historia pero no fue así, ella no dijo nada y el le acarició la aureola y el pezón y luego con la otra mano empezó a tocarle la otra teta sin que ella se opusiera. Mi polla se puso muy alegre al verlo pero mi mente no comprendía muy bien que estaba pasando pues ella siempre se había negado a que otro hombre la tocara aunque yo, como un juego, le había pedido que se dejara tocar en algunas ocasiones, sin conseguirlo nunca.

En mi cabeza había dos posibilidades:

1ª Había tomado sangría hacía un par de horas y luego al entrar en el local una copa de licor, aquello tal vez había inhibido su rechazo al juego erótico.

2ª Había decidido participar en un juego erótico con otra pareja, tal como le había pedido yo alguna vez.

Para ver mejor las tetas y las manos que la acariciaban dejé de chuparle el chocho y pasé a acariciárselo con la mano mientras, al estar un poco incorporado, veía mejor el magreo que el le daba a sus tetas. Ya en casa me dijo que lo hacía muy suavemente como lo hacía yo por lo que se confundió, creyendo que eran las mías y luego al darse cuenta no se atrevió a decir nada.

La situación era pues la siguiente, ¡¡¡ yo estaba de rodillas a sus pies acariciándole el chocho mientras otro hombre, mas joven que yo, le iba tocando las tetas y se las chupaba.

Luego intentó besarla, y según me dijo ella posteriormente, introduciendo la lengua y fue cuando ella se dio cuenta que el del magreo no era yo y simplemente cerró la boca firmemente y al cabo de poco tiempo dejó de intentarlo aunque solo fue momentáneamente.

Mientras esto ocurría el tenía su polla a la altura de mis ojos y accidentalmente se la rocé con el brazo, me di cuenta que estaba totalmente empalmado, se ve que le gustaban las tetas de mi esposa y el magreo de las mismas y se la había puesto a reventar. La tenia algo mas larga que yo y mas gruesa con una punta muy brillante y no pude resistir la tentación de tocársela, ¡¡¡ era la primera vez que tocaba una polla que no fuera la mía !!!, pero pronto dejé de hacerlo para no darle alas.

Continuó acariciándole los pechos, las aureolas, los pezones y luego intentó bajar la mano para acariciarle el chocho pero yo ya empezaba a notar algo raro y no le dejé sitio para hacerlo aprovechando que yo estaba magreándoselo con la mano.

Este tira y afloja duró un rato, el intentó besarla varias veces e intentaba tocarle el chocho pero ambas cosas eran rechazadas por nosotros, solo le permitíamos tocar y chupar las tetas.

Al cabo de un rato, como los intentos de besarla y de tocarle el chocho eran cada vez mas continuados, para cortar el proceso, me puse encima de mi esposa para obligarle a quitar las manos de ella, lo cual conseguí y a continuación bajé quedando yo entre ambos por lo que el desistió un poco de su magreo.

continuará
miron134 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a miron134 por este Post:
Antiguo 14-sep-2015, 23:00   #15
allceus
Mega Pajillero
 
Avatar de allceus
 
Fecha de Ingreso: abr-2007
Mensajes: 460
Gracias 138 Veces en 49 Posts
Predeterminado Bien

Cita:
Empezado por miron134 Ver Mensaje
Parece que la primera parte del relato no tuvo éxito, seguramente pues es demasiado light como todas mis vivencias. De todas formas voy a continuar el relato a ver si hay mas suerte y calienta a alguien.

Allí nos desvestimos, yo naturalmente como siempre me puse en cueros y mi esposa esta vez, cosa rara, se quedó solo con las bragas, se quitó el sujetador aunque mas bien ya lo tenía quitado del rato anterior. Nos tapamos con la toalla y nos fuimos a la sala principal. Dicha sala tiene una zona con mas luz y otra mas oscura aunque cuando la vista se ha acostumbrado se ve perfectamente en ambas zonas.

En la parte mas iluminada había dos parejas, ambos desnudos y que estaban charlando cada uno con su pareja. Nosotros nos fuimos a la mas oscura, lejos de las otras parejas, pusimos la toalla y ella se acostó dejando las tetas al aire y yo su lado, también acostado, acariciándoselas. Mientras tanto las dos parejas mencionadas estaban ya magreándose y como yo estaba de espaldas a ellas y no podía verlas, me puse al otro lado de mi esposa para que mientras le tocaba las tetas yo pudiera ver a las otras dos parejas aunque a la vez ellas podían vernos mejor.

Mientras la estaba besando, chupándole los pezones, acariciándole la aureola y sobando sus tetas se demostró que la exhibición anterior de la pareja la había calentado muchísimo pues me dijo:

- Chúpame el chocho como lo hacían la otra pareja

Cosa inusual en ella, en un lugar público, y a todas luces producto de la sangría y de la copa de alcohol.

Entretanto entró otra pareja que se puso a un metro de nosotros, se quitaron las toallas, estaban ambos desnudos y empezaron a acariciarse. Al poco rato noté que una mano de ella empezaba a recorrer mi pierna, me incorporé un poco y le dije que no, a lo cual ella no insistió. Realmente me hubiese encantado que me acariciara la pierna, muslo y todo lo que quisiera pero dije que no pues ello hubiese dado pié a que el empezara a tocar a mi esposa y yo sabía, por haberlo hablado, que no quería que nadie la tocase, aunque la negativa no sirvió para pararlo, como se verá mas adelante.

Las dos parejas mencionadas ya estaban en pleno apogeo, en ambas ella estaba de espalda y en la mas cercana el hacía un mete-saca y en la otra el le chupaba el chocho, ambas cosas desde nuestra posición se veían perfectamente, ello naturalmente volvió a excitarnos.

Yo empecé a acariciarla por encima de las bragas, a besarle la barriga y el chocho con las bragas puestas, a pasar un dedo por debajo de las mismas y finalmente se las quité de una pierna, quedando ellas en la otra, a lo cual no opuso resistencia alguna como en otras ocasiones había hecho.

Me puse de rodillas a sus pies y empecé a chuparle los labios vaginales y el clítoris metiendo de cuando en cuando la lengua en el chocho. Es curioso que cuando se está caliente se pierde todo el pudor pues si bien las dos parejas primeras no creo que nos miraran, pues estaban entusiasmadas entre ellas, aunque estaban en posición de vernos perfectamente, estoy seguro que la recién llegada no perdía detalle de la que hacíamos y en aquel momento no me importaba nada, mas bien me calentaba que miraran las tetas de mi esposa y mi lamida de chocho.

Al cabo de un pequeño rato de chuparle el coño, tuve una inesperada sorpresa, vi como una de las manos del hombre de la pareja de al lado tocaba una de las tetas de mi mujer. Enseguida pensé que ella diría que no y que aquí se acabaría la historia pero no fue así, ella no dijo nada y el le acarició la aureola y el pezón y luego con la otra mano empezó a tocarle la otra teta sin que ella se opusiera. Mi polla se puso muy alegre al verlo pero mi mente no comprendía muy bien que estaba pasando pues ella siempre se había negado a que otro hombre la tocara aunque yo, como un juego, le había pedido que se dejara tocar en algunas ocasiones, sin conseguirlo nunca.

En mi cabeza había dos posibilidades:

1ª Había tomado sangría hacía un par de horas y luego al entrar en el local una copa de licor, aquello tal vez había inhibido su rechazo al juego erótico.

2ª Había decidido participar en un juego erótico con otra pareja, tal como le había pedido yo alguna vez.

Para ver mejor las tetas y las manos que la acariciaban dejé de chuparle el chocho y pasé a acariciárselo con la mano mientras, al estar un poco incorporado, veía mejor el magreo que el le daba a sus tetas. Ya en casa me dijo que lo hacía muy suavemente como lo hacía yo por lo que se confundió, creyendo que eran las mías y luego al darse cuenta no se atrevió a decir nada.

La situación era pues la siguiente, ¡¡¡ yo estaba de rodillas a sus pies acariciándole el chocho mientras otro hombre, mas joven que yo, le iba tocando las tetas y se las chupaba.

Luego intentó besarla, y según me dijo ella posteriormente, introduciendo la lengua y fue cuando ella se dio cuenta que el del magreo no era yo y simplemente cerró la boca firmemente y al cabo de poco tiempo dejó de intentarlo aunque solo fue momentáneamente.

Mientras esto ocurría el tenía su polla a la altura de mis ojos y accidentalmente se la rocé con el brazo, me di cuenta que estaba totalmente empalmado, se ve que le gustaban las tetas de mi esposa y el magreo de las mismas y se la había puesto a reventar. La tenia algo mas larga que yo y mas gruesa con una punta muy brillante y no pude resistir la tentación de tocársela, ¡¡¡ era la primera vez que tocaba una polla que no fuera la mía !!!, pero pronto dejé de hacerlo para no darle alas.

Continuó acariciándole los pechos, las aureolas, los pezones y luego intentó bajar la mano para acariciarle el chocho pero yo ya empezaba a notar algo raro y no le dejé sitio para hacerlo aprovechando que yo estaba magreándoselo con la mano.

Este tira y afloja duró un rato, el intentó besarla varias veces e intentaba tocarle el chocho pero ambas cosas eran rechazadas por nosotros, solo le permitíamos tocar y chupar las tetas.

Al cabo de un rato, como los intentos de besarla y de tocarle el chocho eran cada vez mas continuados, para cortar el proceso, me puse encima de mi esposa para obligarle a quitar las manos de ella, lo cual conseguí y a continuación bajé quedando yo entre ambos por lo que el desistió un poco de su magreo.

continuará
Yo ya espero la continuación
__________________
Búscame aquí, me encantará recibirte.

http://pajilleros.com/showthread.php?t=28376
______________________________

Léeme aquí:

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...y-cornudo.html
allceus is offline   Citar -
Antiguo 17-sep-2015, 16:08   #16
miron134
Ultra Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2012
Mensajes: 504
Gracias 660 Veces en 245 Posts
Predeterminado Un dia inesperado, final

Cita:
Empezado por allceus Ver Mensaje
Yo ya espero la continuación
Ya veo que mi experiencia solo te interesa a ti pero, en tu honor, la voy a acabar.

La escribí entera unos días después de que ocurriera, para que no se me olvidara nada y ahora, cuando la copio y la releo, me pongo igual de burro que cuando ocurrió.


Estaba pues yo al lado de mi esposa entre ella y el, tocándole yo las tetas y con la rodilla sobre su chocho, como protección, cuando noté una mano que se deslizaba por dentro de mis muslos llegando a tocarme los huevos. En aquel momento dudé si era la mujer, la cual había estado inactiva todo el rato, o era el hombre el que intentaba que apartara mi rodilla para llegar al chocho de mi esposa. Sin preocuparme de quien era pero vigilando el chocho de ella, aparté un poco la pierna poniéndome de espalda y vi que era la otra mujer la que estaba tocándome la polla.

Aproveché para tocarle, con una mano, las tetas, mientras con la otra tocaba el chocho de mi esposa.

La verdad es que era mas joven que ella pero esta tenía las tetas mucho mejor y le toqué también un poco el plumero.

Al cabo de muy poco tiempo me dediqué íntegramente al chocho de mi esposa pues tenía miedo que el intentara nuevamente meterle mano a la entrepierna.

No es que me hubiese disgustado que lo hiciera, pues mi calentura era muy alta, pero me temía que ella luego se enfadara conmigo por haberlo permitido.

Cuando estaba con las dos manos acariciándole los labios vaginales y el clítoris noté como por encima de mi espalda salían los dos brazos de el y se dirigían a las tetas de mi esposa lo cual me calentó enormemente y no hice nada para impedirlo. Mi esposa tampoco hizo nada para evitarlo, creo que estaba en el séptimo cielo y era incapaz de contar cuantas manos la estaban acariciando.

La situación era pues la siguiente yo estaba entre mi esposa y el otro hombre tocándole yo el chocho y el las tetas, la mujer pegada a mi con sus tetas en mi espalda y tocándome la polla, la verdad es que la calentura que yo tenia era mucha pero el nerviosismo del momento también era grande y si bien se me puso morcillona no llegué a empalmarme totalmente. Seguí acariciándole el chocho y el clítoris con una mano y con la otra le tocaba las tetas a la otra mujer mientras su acompañante le tocaba las tetas a la mía.

Con el magreo que le daba yo de su clítoris y el de los pechos del otro hombre mi esposa llegó a un fabuloso orgasmo, largo y ruidoso, la verdad es que intentó disimularlo, seguramente por pudor, pero no lo consiguió, sin lugar a dudas fue muy agradable. Yo no me corrí pues el nerviosismo del momento me lo impidió.

Acabado el orgasmo mi esposa se relajó y el se levantó, con la polla tiesa, yéndose a los pies de ella desde donde el le veía perfectamente el chocho pues tenía la piernas totalmente abiertas. Debió vérselo totalmente abierto pues yo le había introducido los dedos en varias ocasiones. No se cuales eran sus intenciones, si acariciárselo, chupárselo o follársela, pero como yo estaba seguro que ella no lo iba a aceptar, y a mi me daba cierto reparo el que lo hiciera, le dije que no y el se apartó enseguida. Posteriormente he pensado que el que se la metiera dentro, por motivos de higiene, no me hubiese gustado, pero que con la mano le hubiese dado un buen magreo a su chocho y clítoris, llevándola incluso a un orgasmo, creo que me hubiese gustado.

Ante mi negativa se fue al lado de su acompañante y haciéndole esta una buena mamada.

Unos minutos después cuando los vapores del sexo se disiparon, mi esposa se subió las bragas quedándonos un rato mas acostados. Mientras tanto ellos se levantaron y se fueron, no se si se fue con toda la carga o el ya la había descargado. Curiosamente al irse ella nos dio las gracias, supongo que fue pensando en el lote que se iban a dar al llegar a casa.

Durante todo el tiempo que duró lo relatado, un poco mas de media hora, una hora en total desde la entrada al local, apenas me enteré de lo que hacían las otras dos parejas o si se había asomado alguien a la habitación, solo noté algunas respiraciones agitadas y con uno o dos orgasmos pero, al acabar nosotros, estaban las dos parejas sentadas mirándonos, yo creo que no se perdieron nada de nuestra sesión de sexo, lo cual me calienta al recordarlo.

Cuando mi esposa se recuperó de la sesión recibida, magreo a cuatro manos con orgasmo incluido, le empezaron a venir las prisas y tuve que irme sin desahogarme.

Yo temía que se enfadara conmigo por la sesión realizada pero lo comentamos un poco, especialmente los inicios de la misma, y por la noche tuvimos otra sesión de sexo, esta vez los dos.

Realmente, cuando menos me lo esperaba, y aunque fuera un poco diferente de lo imaginado, realicé una de mis fantasías, “ver como otro hombre acariciaba las tetas a mi esposa”. Yo me lo imaginaba como un acuerdo en el juego, con conocimiento de ella desde el principio, pero no fue así, primero fue una confusión y luego no se atrevió a decir que no. De todas formas me encantó el encuentro y me encantaría el repetirlo o algo parecido.
miron134 is offline   Citar -
Los siguientes 5 Usuarios dan las gracias a miron134 por este Post:
Antiguo 17-sep-2015, 17:06   #17
gatbaire
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: feb-2009
Mensajes: 7
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado Agradecido

Enhorabuena por los avances, ya nos contarás alguna nueva situación o otras experiencias morbosas.
Muchas gracias por compartirlas.
gatbaire is offline   Citar -
Antiguo 17-sep-2015, 23:43   #18
ENCOFRADOR
Ministro Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2007
Ubicación: ESPAÑA
Mensajes: 1.266
Gracias 580 Veces en 311 Posts
Predeterminado

Me ha gustado mucho este relato.
Nos identificamos bastante con vosotros en lo que os gusta hacer o en lo que de momento estais dispuestos ha hacer......
ENCOFRADOR is offline   Citar -
Antiguo 18-sep-2015, 18:01   #19
cosetes
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: abr-2015
Mensajes: 17
Gracias 3 Veces en 3 Posts
Predeterminado

[quote=miron134;6811376]Ya veo que mi experiencia solo te interesa a ti pero, en tu honor, la voy a acabar.

Pues a mi tambien me ha interesado, nosotros estamos en ello.
Gracias y enhorabuena.
cosetes is offline   Citar -
Antiguo 11-dic-2016, 19:40   #20
miron134
Ultra Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2012
Mensajes: 504
Gracias 660 Veces en 245 Posts
Predeterminado Otra experiencia, un año después

Después del anterior relato, escrito en este mismo hilo, estuvimos mas de un año sin pasar nuevamente por Barcelona. Hace un par de meses fuimos nuevamente a Barcelona y conseguí ir al mismo local. Si bien no fue tan excitante como en la anterior ocasión me encantaría volver a repetirlo.

Al llegar nos dimos cuenta de que había mucha gente pues el armario donde se dejan algunas prendas de vestir, especialmente chaquetas, estaba muy lleno.

Estando en el bar de la entrada empezamos a oír mucho ruido en el interior aunque no hubiese ninguno especialmente interesante.

Al entrar dentro, en la sala, o tal vez debería decir en las salas de la primera planta pues hay tres salas sin paredes de separación, nos quedamos boquiabiertos. En estas salas, en otras ocasiones, siempre había tres, cuatro o cinco parejas, la mayoría de las veces medio vestidas con algunas cosas al aire, alguna teta, alguna polla, algún culo pero donde se veía más ropa que piel.

Pues bien, al entrar nos encontramos con 10 o 12 parejas casi todas en pelotas aunque algunas tapadas con la correspondiente toalla la cual a menudo se aligeraba de su cometido. La ropa, a excepción de las toallas, brillaba por su ausencia, realmente nosotros éramos los únicos que aun íbamos totalmente vestidos pues no habíamos subido a cambiarnos.

En mi primer relato, en otro hilo, hice una descripción detallada de este local.

A mi me encantó el espectáculo pues ya podéis imaginaros que ninguna de las parejas estaba rezando el rosario. Naturalmente a ella no le gustó y por ello estuvimos poco rato en esta sala, tal vez 15 o 20 minutos.

En este tiempo, en esta sala no vimos a nadie follando pero vimos muchas otras cosas interesantes. La mas corriente era que una mujer se la chupara a la vista de todos, en unas ocasiones ella iba ligeramente tapada y en otras en pelota viva, con las tetas al aire, a veces colgando, según fuera su edad. También vimos magreos de tetas, de pollas, de culos e incluso algún inicio de agrupamiento de dos parejas aunque no llegó a mayores.

Me encantaba el espectáculo, pero estábamos muy desfasados pues aun llevábamos la ropa de calle y, como ya he dicho, casi todos iban en pelotas o con una toalla. Por ello decidimos subir al piso superior a desvestirnos y a ver si estaba algo mas calmado.

Al subir nos dimos cuenta de que de calmado nada, de la sala principal salían algunos gemidos y en el pasillo que conduce a la misma había también varias parejas en pelotas magreándose y con las pollas tiesas.

Entramos en el vestuario, donde ya había otra pareja desvistiéndose, y yo naturalmente me quedé enseguida en bolas. Me encantaba mirar como se desvestía la otra mujer pues en esta sala, contrariamente a las otras, hay una espléndida luz blanca que da emoción al espectáculo.

Como ya hizo en ocasiones anteriores, mi esposa, ayudándose de la talla, se quedó en ropa interior y con grandes esfuerzos para que ni siquiera se le viera esta.

Nos fuimos a la sala principal, la sala en que en algunas ocasiones anteriores me había corrido y ella llegado al orgasmo, y nuestra sorpresa fue mayúscula, ¡¡¡¡no cabía nadie mas!!!!. Las veces que habíamos estado en esta sala, había cuatro o cinco parejas y esta vez eran mas de doce, una verdadera aglomeración.

Estuvimos un rato de pie a la entrada de esta, mirando el espectáculo, pero ni siquiera nos sentamos en un pequeño hueco que había y desde luego mucho menos acostarnos.

Ya podéis imaginaros como era el espectáculo, ¡¡¡ mas de 20 personas en pelotas, sobre una gran cama tocándose, masturbándose y algunas JODIENDO, con unos impresionantes mete-saca!!! Yo me puse a punto pero no hubo manera que ella se quitara la ropa ni que me tocara la polla, me la tuve que alegrar yo mismo, el recuerdo de la última vez, relatado en este mismo hilo un par de posts antes le cohibía mientras a mi me excitaba.

Lo mas espectacular y que precisamente estaba muy cerca de nosotros, donde había mas luz, fue un trío de dos mujeres y un hombre. Mientras el hombre se la metía a una de ellas, esta magreaba las tetas de la otra e incluso llegó a chuparle el chocho.

Naturalmente se oían muy a menudo orgasmos y, en particular las mujeres de este trío, al menos notaron cuatro o cinco mientras nosotros estuvimos mirando.

No estuvimos todo el rato de pie mirando sino que de cuando en cuando salíamos y nos sentábamos en un banco que hay en el pasillo y desde donde no veíamos nada de la sala pero si oíamos todos los gemidos. También veíamos las parejas que por el pasillo hacían de las suyas.

Además de lo relatado hubo una cosa que nunca había ocurrido.

Hay una sala totalmente oscura, en la cual nunca habíamos visto a nadie. En esta ocasión oíamos ruidos en la misma y yo entré, ella quedó en la puerta. Al fondo de la misma, donde la visión era casi nula, había varias personas, no puedo decir cuantas pues solo se veía un poco el culo de la mas cercana. Desde luego era claro que era un magreo indiscriminado entre ellas y ellos.

Me hubiese encantado entrar para tocar algo y que me tocaran pero no pude hacerlo pues mi esposa estaba muy incómoda a la puerta de esta sala ya que continuamente llegaban parejas y, según me dijo después, alguna mano era muy larga.

El vestirnos fué, como siempre, interesante. Como la luz del vestuario es muy clara, el ver como se viste una mujer o como se desnuda otra es siempre un espectáculo mas aun estando yo en pelotas y mi esposa en ropa interior pues aquí ya no tuvo tanto repaso en que se la viera en bragas y sostenes. Mientras me vestía, muy lentamente para disfrutar del espectáculo, una pareja se estaba duchando, ya mencioné en un relato anterior, que en el vestuario hay tres duchas las cuales se ven perfectamente desde el mismo y que el vestuario es mixto.

El ver como los dos estaban en la misma ducha, aunque no se supiera exactamente lo que hacían era muy morboso.

La verdad es que aunque mi esposa se hubiese quedado con las tetas al aire, incluso totalmente en pelotas, no hubiese llamado nada la atención pues prácticamente todas las mujeres las tenían sueltas y la mayoría iban en pelotas. Había muchas que las tenían tan buenas como ella y además mas tersas, por la ventaja de ser mucho mas jóvenes.

No conseguí ni masturbarla, ni que me masturbase, ni que le vieran las tetas ni el chocho como en otras ocasiones y mucho menos que otro hombre le magreara las tetas como en la ocasión anterior pero igualmente la visita fue, para mí, muy positiva por los espectáculos que vi.
miron134 is offline   Citar -
Los siguientes 8 Usuarios dan las gracias a miron134 por este Post:
Antiguo 11-dic-2016, 23:45   #21
testosterona
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2010
Ubicación: andalucia
Mensajes: 474
Gracias 340 Veces en 193 Posts
Predeterminado

miron no te he dado las gracias en los otros post porque el sistema no me ha dejado
gracias gracias
testosterona is offline   Citar -
Antiguo 06-dic-2017, 17:58   #22
miron134
Ultra Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2012
Mensajes: 504
Gracias 660 Veces en 245 Posts
Predeterminado Una historia con partes reales

Prologo

En el hilo “Nuestra vida sexual”, hace poco, escribí en varias partes, dos historias eróticas con dos amigos, Ramón y Carmen, mi esposa, y yo. Las mismas eran inventadas, pero los comentarios eran reales, no lo era lo ocurrido entre nuestros amigos y nosotros, pues nunca he tenido el placer de gozar de una experiencia análoga, aunque me gustaría.

Acabé la segunda historia con el deseo de asistir, los cuatro, a un club liberal. Ellos no habían estado nunca y nosotros 8 veces, pero nunca con intercambio. Paso a escribir pues una historia entre los cuatro, también inventada, que ocurre en un club liberal. La descripción del local y las cosas vistas en él, son reales, ocurrieron algún día en que fui con mi esposa a este local, pero nunca participamos nosotros con otras parejas y mucho menos con unos amigos.

En estas 8 visitas, lo más espectacular que nos ocurrió, y fue por error inicial de mi esposa, un hombre magreó las tetas de mi esposa mientras yo le chupaba el clítoris y ella llegaba al orgasmo. Esto ocurrió en la sala común, delante de otras parejas, aunque ellas también estaban por la labor. Lo relaté con detalle hace tiempo en este mismo hilo, así como la siguiente y última visita realizada . Después del magreo de las tetas y de ella llegar al orgasmo, el intentó la penetración, pero ante nuestras negativas no insistió y se dedicó a su acompañante. La jodió con muchas ganas y se corrió al cabo de poco tiempo dentro de ella, seguramente recordando el magreo de las tetas de mi esposa.

Pongo este relato en este hilo pues creo que es mas apropiado para la temática del mismo.

Recuerdo como acabó la segunda historia, para los que no la hayan leído, para que así enlacen con esta.

- ¿Habéis estado alguna vez en un club liberal? – dije yo dirigiéndome a Carmen

- Nunca – Carmen y mi amigo respondieron a la vez, añadiendo el a continuación – pero me encantaría ir.

- Yo también tengo curiosidad – añadió Carmen

- Nosotros hemos estado una pocas veces, sin intervenir otras parejas ni follar entre nosotros, solo mirando y llegando a masturbarnos mutuamente, para mí es superexcitante – dije yo y continué

- La verdad es que para mi esposa no lo es tanto y a menudo se siente incómoda viendo a las otras parejas teniendo sexo, pero, a pesar de esta incomodidad, en algunas ocasiones ha llegado al orgasmo, delante de otras parejas y estando incluso algunas veces en pelotas.

- Es verdad, pero a mí no me gusta demasiado, aunque hemos estado unas ocho veces para satisfacerle – corroboró mi esposa.

Hablamos un rato del tema, de los locales a los que habíamos ido, 4 en total, de la limpieza, de la seguridad de estos lugares, de que todo el mundo acepta un no por respuesta, del precio, 30 euros por pareja y 6 más para la taquilla para la ropa, aunque en algunas sesiones es más barato, de las cosas que habíamos visto … y decidimos, en otra ocasión, ir los cuatro a uno de ellos.

Este será el tema de una tercera historia si decido escribirla, con trozos reales ocurridos con las visitas a un club liberal con mi esposa.

Y aquí empieza la tercera historia

Dos semanas después les llamé para que vinieran a cenar a nuestra casa y así podríamos hablar tranquilamente de una futura visita a un club liberal.

La cena fue transcurriendo con toda normalidad sin entrar en el tema principal, la visita a un club liberal. Al acabar de cenar fuimos a la sala de estar y allí empezó la charla.

Un poco por el vino y también por algo de calor, Carmen, la esposa de mi amigo, dijo que si no nos importaba se quitaría ropa y así lo hizo, se quedó con bragas, que eran un tanga, y sostenes, naturalmente a mí me encantó la idea. Nosotros sin dudarlo nos adherimos a la propuesta y nos quedamos en calzoncillos, mi esposa fue más recatada y solo se quitó la camisa, quedándose con el pantalón largo, pero llevaba un sujetador muy sugestivo y los ojos de Ramón parecía que querían salirse de sus órbitas mirándole lo que se veía de las tetas, seguramente recordando que se las había visto sin sujetador e incluso magreado y chupado su pezón.

Empezamos la charla hablando de nuestras pequeñas experiencias en clubs liberales, nunca con intervención de terceros, bueno en una ocasión la pequeña escaramuza ya relatada, de un magreo de sus tetas por un extraño. En total unas ocho veces, 2 en Madrid y el resto en Barcelona. Todas en el mismo local excepto la primera de ellas.

Como estábamos en Barcelona nos centramos únicamente en este local.

Comentamos que los ambientes eran muy distintos, al menos por nuestra experiencia, entre la tarde y la noche. Por la tarde el ambiente era más variado, con gente desinhibida y con gente vestida totalmente. Por la noche había más parejas desnudas que vestidas y parecía que casi todas sabían a lo que iban.

Asimismo, el domingo por la tarde, el precio era más bajo y la mayoría eran parejas que iban de inspección.

Decidimos pues que iríamos por la tarde a lo que tuve que añadir que había visto en la página web que el lunes y martes por la tarde se dedicaban a los tríos y el sábado era obligatorio el desnudo total, como ambas cosas no fueron del agrado de las mujeres, tomamos como fechas posibles del miércoles al viernes.

Durante este rato de charla mi esposa, seguramente por la temática de la conversación, por vernos a los tres medio desnudos y, como no, por el efecto del vino, empezó a tener calor y, decidió adherirse a los seminudistas y se quitó los pantalones, quedándose con los sostenes y las bragas que eran transparentes, sobre todo por la parte de atrás, motivo por el cual no se los había quitado antes. Ni que decir tengo que Ramón volvió a ponerse cardíaco al verle el culo y recordar que, unas dos semanas antes, había magreado.

Durante este tiempo no estuvimos siempre sentados, sino que, de cuando en cuando, nos levantábamos para ir a beber o al servicio y era un pequeño espectáculo, Carmen en tanga enseñaba totalmente sus nalgas, mi esposa con las bragas transparentes enseñando su culo y nosotros dos en calzoncillos, slips, y empalmados lo cual se nos notaba desde lejos.

Quedamos para ir el jueves por la tarde y acordamos hora y lugar de encuentro.

Llegó el jueves, nos encontramos cerca del local y fuimos hasta él. Entramos en el mismo, dejamos las chaquetas en un perchero y nos fuimos hacia la barra del bar.

Allí había cuatro hombres tomando algo, estos hombres solos, en este local no pueden entrar a menos que una pareja les invite a hacerlo para estar con ellos. En algunos locales hay algún día y en algunas horas que ellos pueden deambular por el local sin ser invitados por una pareja. El camarero nos pidió que queríamos tomar y a continuación nos preguntó si conocíamos el mismo para enseñárnoslo, como yo dijo que si, no insistió. Pedimos unas copas, exactamente Bayleys para las mujeres, un wiski para mi amigo y una copa de menta con hielo para mí. El camarero nos dio las dos llaves de dos taquillas del vestuario y entramos en las salas, con las correspondientes bebidas.

Al entrar, en la planta baja hay una sala con muchos sofás que recubren todas las paredes, realmente son dos salas sin separación, además hay la sala oscura de baile, la del glory-hole y otra análoga, pero en vez de agujero para introducir la polla, hay barrotes de separación que permiten un magreo más amplio y también visual.

Nos sentamos en uno de los sofás, las dos mujeres en el centro y nosotros a cada lado de nuestras respectivas esposas, los cuatro estábamos más bien cohibidos, vestidos, y mirando alrededor. En la planta baja la indumentaria es voluntaria, se puede ir desde totalmente vestido a totalmente desnudo. En la planta superior es condición imprescindible ir desnudos, aunque se ven a menudo personas con ropa interior, especialmente mujeres, entre ellas mi esposa, o con la correspondiente toalla, tapándose totalmente o solo la parte inferior.

Continuará
miron134 is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a miron134 por este Post:
Antiguo 15-dic-2017, 21:01   #23
miron134
Ultra Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2012
Mensajes: 504
Gracias 660 Veces en 245 Posts
Predeterminado En un club liberal con una pareja de amigos, segunda parte

Continuación

En aquel momento en esta sala había cuatro parejas, además de nosotros, una pareja en pelotas magreándose, otra vestida, pero con la polla al aire y chupándosela, y las otras dos, como nosotros, en grupo, pero ya más adelantado, pues estaban casi desnudos metiéndose mano los cuatro. Naturalmente, durante el rato que estuvimos en esta sala, una media hora, las parejas no fueron fijas, sino que fueron cambiando. La indumentaria de las mismas también era variable, unas iban vestidas, otras medio vestidas o sea con la ropa pero con las tetas o el pene al aire, otras en ropa interior, otras con la correspondiente toalla, con o sin las tetas al aire, y otras totalmente en pelotas, naturalmente la indumentaria de la pareja no siempre coincidía.

El ver el espectáculo de estas cuatro parejas nos calentó, especialmente a mi amigo y a mí y empezamos a tocar las tetas de nuestras respectivas esposas, primero por encima de la ropa y luego por debajo de ella. Ellas, especialmente mi esposa, se negó a quedarse son las tetas al aire. Es curioso en este mismo local mi esposa ha enseñado varias veces las tetas, pero ahora, con mis amigos delante, aún no se atrevía a hacerlo.

Viene a mi memoria un recuerdo y les explico, que una vez, en este mismo sofá, vimos joder a una pareja a unos dos metros de nosotros, realmente eran dos exhibicionistas pues se ponían de forma que se le veía perfectamente el chocho y luego la penetración. Fué tal la calentura que llegamos a tener que mi esposa me sacó la polla del pantalón y ella se quedó solo con las bragas. Nos estuvimos magreando un buen rato hasta que ellos se corrieron y se fueron al poco rato.

Este recuerdo me produce calentura y, sin consultarlo, le saco, a mi esposa, una teta de la blusa y del sujetador y me pongo a magreársela, metiéndole mano a su entrepierna. Si bien es algo reticente a dejarse, al final no opone resistencia. Ramón hace lo mismo con Carmen y empezamos a animarnos con la visión de las dos mujeres en semi pelotas, realmente con el sujetador, pero con una teta al aire y los pantalones algo bajados. Realmente es muy excitante ver a otras parejas magrearse y cuando se ha pasado el primer pudor también lo es mucho magrearse viendo como otras parejas te observan.

Carmen saca el pene del pantalón de mi amigo y empieza a tocárselo, yo al verlo me saco el mío y mi esposa también me lo toca mientras los dos tocamos las tetas y la entrepierna a nuestras respectivas esposas.

- Me gustaría tocaros las dos pollas a la vez – dijo Carmen
- Ningún problema por parte nuestra – dijimos nosotros dos y mi esposa se adhirió.

Mi esposa y yo cambiamos nuestras posiciones y así la esposa de mi amigo podía tocar las dos pollas a la vez, la verdad es que la nueva posición me gustaba mucho, las dos mujeres me podían tocar mi polla y yo podía magrear las tetas de ambas, aunque fuera por encima del sujetador.

Como era de esperar al cabo de poco tiempo mi amigo solicitó cambio de posiciones y mi esposa pasó a su lado siendo él el que podía tocar las tetas de ambas.

En este tiempo nosotros dos aun íbamos vestidos, pero con la polla al aire, y ellas solo se habían quitado la blusa quedando con el pantalón, algo bajado, y el sujetador, aunque de cuando en cuando salía una teta del mismo.

Alrededor nuestro seguía habiendo desnudos interesantes, con magreos incluso entre varias personas.

Ellas, mejor dicho, mi esposa, como ve que nos estamos entusiasmando demasiado, y no desea quedar allí en cueros, propone subir al piso superior. En este piso hay unos servicios, con dos lavabos y dos váteres con bidé y toallas adicionales, naturalmente bisex, un pasillo con sofás, una habitación grande para unas 10 parejas todas acostadas en una misma cama que ocupa casi la totalidad de la habitación. También hay dos habitaciones que solo se abren en caso de haber mucha gente, que estaban cerradas, una sala totalmente oscura y finalmente el vestuario.

En el vestuario, que naturalmente es mixto, hay taquillas para la ropa y tres duchas, cuyas puertas son de cristal transparente.

Entramos en el vestuario. Encontramos una pareja desnudándose, y otra pareja en las duchas, los dos en la misma, se veía perfectamente cómo se estaban magreando, a la vez que se lavaban.

Mi amigo y yo nos quedamos contemplando a la pareja de la ducha, mejor dicho, a la mujer de la misma, y a la mujer que se estaba desvistiendo, esta tenía unos 40 años, unas buenas tetas y un precioso culo.

Mientras nos íbamos desvistiendo, sin prisas, salió la pareja de la ducha, naturalmente en pelotas, y mientras se estaban secando, en algunos momentos estuvimos las cuatro parejas en pelotas, bueno mi esposa, como de costumbre se quedó con bragas y sujetador. Hay que añadir aquí que, en todo el local, la luz es muy tenue pero que en los servicios y en el vestuario la luz es blanca y muy fuerte, lo que da un morbo especial al espectáculo.

- Hace calor ¿nos duchamos? – dijo mi amigo.

- Cada uno con la pareja del otro, - sugirió Carmen.
- Pero no a la vez, sino uno después del otro, para que podamos ver como lo hace la otra pareja - dije yo.

Todos aceptamos las tres propuestas y empezó la sesión, digamos de “limpieza”.

Decidimos que los primeros en ducharnos fuéramos Carmen y yo., pues ya estábamos desnudos. Los dos entramos en una ducha, nosotros veíamos perfectamente a través de la puerta transparente, y naturalmente al revés y también veíamos a otra pareja que había entrado en pelotas para vestirse, las dos parejas anteriores ya se habían ido.

Yo puse jabón a la espalda de Carmen y acabé poniéndoselo en las nalgas, ella hizo lo mismo conmigo y acabó poniéndomelo en los huevos y la polla por lo que yo le correspondí tocándole las tetas y el chocho. Ramón, al vernos, se fué calentado e intentó magrear a mi esposa la cual se lo puso difícil, como de costumbre.

Al acabar nosotros dos de ducharnos, mi esposa no tuvo más remedio que quitarse la ropa interior que aun llevaba, quedándose con todo al aire, a pesar de que había otra pareja en el vestuario, y ellos entraron en la ducha. Desde luego el ver como se enjabonaban incluso las partes íntimas era muy excitante y mi polla empezó a estar en estado de merecer. Mi amigo seguía prestando especial atención a las tetas de mi esposa y esto, al verlo perfectamente, me daba un morbo especial. Mientras mi esposa y mi amigo se duchaban, su esposa y yo estábamos mirándolos y nosotros nos íbamos tocando para mantener la cosa viva. Entró otra pareja a desvestirse y ellos no dejaban de mirar a la ducha y de mirarnos, y naturalmente no sabían que éramos parejas cruzadas, lo que les hubiese calentado aún más. El espectáculo debió gustarle a él pues al quitarse la ropa ya la tenía casi empalmada y las tetas de ella parecían estar turgentes con unas aureolas y unos pezones que pedían guerra.

En estos momentos, Ramón y yo ya la teníamos totalmente dura y nos exhibimos un poco delante de nuestras esposas, como ya conté en otro relato, nuestras pollas eran muy parecidas en grosor y en tamaño, entre 16 y 17 cm en estado de excitación, y como el sitio era poco apropiado, eran los vestuarios

Vamos a la sala principal - dijo Carmen

Y los tres aceptamos.

Continuará
miron134 is offline   Citar -
Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a miron134 por este Post:
Antiguo 19-dic-2017, 16:48   #24
ENCOFRADOR
Ministro Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2007
Ubicación: ESPAÑA
Mensajes: 1.266
Gracias 580 Veces en 311 Posts
Predeterminado

Me esta encantando tu relato, me dejas con la intriga de lo que ocurrio despues......
__________________
Pasate por mis relatos y deja tu oponion:

Morbo en Tenerife

Me puedes echar crema
ENCOFRADOR is offline   Citar -
Antiguo 22-dic-2017, 17:13   #25
miron134
Ultra Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2012
Mensajes: 504
Gracias 660 Veces en 245 Posts
Predeterminado En un club liberal, con una pareja de amigos, tercera parte

Aunque ya lo he comentado en otra ocasión quiero insistir en que, en esta narración, hay partes verídicas y otras inventadas.

Son verídicas:
La descripción del local.
Los comentarios que realizo.
Todo lo relatado como visto, aunque estas cosas no ocurrieron el mismo día sino en varias visitas al local.

Es imaginación:
El haber ido con una pareja de amigos, siempre fuimos solos.
El haber interactuado con otras parejas, realmente vimos como otras parejas lo hacían, pero nosotros nunca llegamos a hacerlo, excepto un pequeño episodio en que un hombre le tocó las tetas durante un rato y ella, por error, se dejó. La verdad es que el que ella tocara alguna otra polla o un pequeño intercambio, sin penetración, me hubiese encantado, pero no lo conseguí.

Si os gusta la historia ruego algún comentario y desde luego aprecio mucho los thanks.

Continuación.

Dispuestos pues a ir a la sala principal, mi esposa quiso ponerse las bragas y una toalla alrededor tapándose incluso las tetas y naturalmente Carmen proponía ir directamente los cuatro en pelotas, pues estábamos en el piso superior donde la mayoría de las personas van desnudas. Conseguimos convencerla para que las dejara en la taquilla y solo se tapara con la toalla, aunque se tapó con ella incluso las tetas. A la vista de ello la esposa de mi amigo también usó la toalla para taparse, pero con las tetas al aire y nosotros dos desnudos, ya empalmados, apenas nos tapamos y nos fuimos los cuatro a recorrer el piso superior del local antes de ir a la sala principal.

Dos de las habitaciones estaban cerradas, las que solo se abren para casos de overbooking. Por visitas anteriores se lo que hay en las mismas. En una de ellas no hay cama alguna, el centro de la habitación queda para las parejas y alrededor, en todas las paredes hay bancos para disfrutar del espectáculo, para descansar o para empezar a calentarse mirando lo que se ve. En la otra sala hay una cama grande, 2x2 m también con bancos alrededor y una habitación contigua con lavabo y váter. No las vimos abiertas en ningún momento.

En los sofás del pasillo había varias parejas prácticamente todas en pelotas magreándose entre si, en la sala oscura no había ninguna señal de que hubiese gente y nos fuimos a la sala grande. En el pasillo había un grupo de 5 parejas formando un pegote, todos en pelotas, tocándose indistintamente entre ellos y ellas.

- ¿Nos adherimos al grupo? – propuse yo.
- Ni pensarlo – contestó tajante mi esposa.

Con lo que me hubiese gustado tocar carne indiscriminadamente, y también ver como la magreaban a ella, pero desistí y entramos en la sala grande.

En esta sala hay dos zonas muy diferenciadas, una con algo de luz y la otra casi totalmente a oscuras, bueno cuando se lleva un rato en ella se vislumbran las figuras y poco más.

Había en aquel momento 3 parejas, separadas entre sí, todos desnudos. En la parte iluminada había una pareja follando en la postura clásica y otra pareja chupándosela ella a él. En la zona más oscura había otra pareja que estaban tocándose, pero mirando más a los otros que magreándose, estaban aun en fase de precalentamiento.

Nosotros cuatro nos pusimos en una esquina de la habitación, era sin lugar a duda la menos iluminada, pusimos las toallas y nos acostamos encima de las mismas, los cuatro en pelotas. Nosotros dos, los hombres, elegimos posiciones en que pudiésemos ver a las otras parejas mientras magreábamos a nuestras esposas. Ellas en medio y nosotros uno a cada lado, con su correspondiente esposa. Hicimos como las otras veces, tetas, culo y plumero, pero sin llegar a nada más.

- ¿Te gustaría un masaje a 4 manos? – dijo Ramón a mi esposa.
- O mejor a 6, pues yo quiero participar – añadió Carmen
- A mí los masajes siempre me gustan – contestó mi esposa

Y los tres nos pusimos a su disposición. Mi esposa se puso de barriga sobre la toalla y los tres empezamos a masajearle la espalda, piernas … siempre suavemente siendo más caricias que masaje. Mis manos, de cuando en cuando, le dedicaban unas caricias a sus nalgas lo cual hizo que al cabo de poco rato fuera Ramón el que le tocara el culo y luego también se animó Carmen, realmente siempre había manos en sus nalgas fueran de uno o de otro, pero nunca se quejó, el masaje le gustaba sin pensar en quien se lo estaba dando.

Después se dio la vuelta y las caricias eran a la barriga, piernas, tetas, etc. Mientras ello ocurría una pareja se había acercado a nosotros, sin darnos cuenta, y el hombre alargó la mano tocando a Carmen en el hombro. Como ella no rehuyó el contacto el pasó a tocarle la espalda pasando a las nalgas y las tetas. Al cabo de poco tiempo Carmen estaba formando un trio con la nueva pareja, casi pegados a nosotros. Mi amigo y yo seguíamos masajeando a mi esposa y ya eran totalmente magreos, a sus tetas, sus caderas y nalgas, su pubis y de cuando en cuando nuestras manos iban a su chocho. Era muy emocionante meterle mano a su chocho y encontrarse con una mano del amigo. Mi esposa ya había perdido todo vestigio de pudor y disfrutaba del “masaje”.

En el otro grupo, las dos mujeres se dedicaban a tocarle la polla y los huevos mientras las manos de él recorrían el culo y las tetas de ambas. Estaban junto a mí y yo, de cuando en cuando, tocaba el culo y las tetas tanto de Carmen como de la otra mujer. También noté en varias ocasiones que me tocaban los huevos y la polla, no sé si fue la esposa de mi amigo o la otra mujer, pero la verdad es que no me importaba cual fuera, simplemente me encantaba que lo hiciera, incluso en algún momento llegué a pensar que eran las manos de él, pero no le di más importancia.

Al cabo de un rato de dar los masajes a mi esposa me puse a sus pies, le abrí un poco las piernas dejando ver su vagina, a lo que ella ya no se opuso. Empecé una fenomenal mamada de su chocho y de su clítoris mientras mi amigo iba chupando sus pezones y acariciando sus aureolas que estaban ya turgentes. Al cabo de unos minutos, cambiamos nuestras posiciones y era él el que le masturbaba el clítoris con su lengua y se la introducía en su coño, lo cual yo no veía, pero intuía por los movimientos de ella y porque suspiraba de forma inequívoca.

Mientras esto ocurría Carmen y la otra pareja se iban tocando, no veíamos muy bien lo que estaban haciendo, pero al cabo de un rato oímos un orgasmo, luego otro y finalmente él se corrió. Creo que en ningún momento hubo penetración, pero si masturbaciones mutuas con el final feliz.

Una vez notados los orgasmos, la pareja se fue enseguida y Carmen regresó a nuestro grupo. Seguimos con el masaje, perdón, magreo a 6 manos sobre mi esposa. Con la lengua de mi amigo en la vagina de mi esposa, una de mis manos en el clítoris, la otra en una de sus tetas y las manos de Carmen tocando lo que quedaba, mi esposa no tardó en llegar a un sonoro y fenomenal orgasmo.

Después del mismo nos incorporamos y, como si viniéramos de otro planeta, empezamos a mirar alrededor para ver cuántas personas habían presenciado nuestro espectáculo. La verdad es que en aquel momento nos importaba muy poco a quienes habíamos dado el espectáculo. Había cuatro parejas y media o más concretamente tres parejas y un trio formado por dos hombres y una mujer. Todas estaban calentísimas, seguramente ayudadas por el espectáculo dado por nosotros seis. La mujer del trio estaba de espalda, uno de los hombres la penetraba y el otro le iba acariciando el clítoris y las tetas, que por cierto eran grandes y duras. Otra de las parejas era él el que estaba de espalda y ella estaba sentada sobre su polla, entrando y saliendo esta de su coño. Las otras dos parejas estaban aún magreándose, pero con la vista en nosotros, sobre todo ellos que miraban especialmente las tetas de nuestras mujeres y sus coños abiertos y chorreando que más de una vez pudieron ver en todo su esplendor.

Nuestras dos mujeres se habían ya corrido, pero nosotros dos conseguíamos aguantar para mas tarde.

Al cabo de unos minutos de descanso y mirando nosotros el espectáculo de los otros a los que habíamos calentado

-- Me gustaría ir a la sala oscura – dijo Carmen.

Continuará

Última edición por miron134 fecha: 22-dic-2017 a las 17:25.
miron134 is offline   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a miron134 por este Post:

Responder

Retroceder   Inicio > Gente > Tus Relatos y experiencias


Herramientas