Responder

Tus Relatos y experiencias - Mi marido, mi cuñado y mi suegro Herramientas
Antiguo 19-abr-2016, 09:54   #26
nosotrosyotro
Pajillero
 
Avatar de nosotrosyotro
 
Fecha de Ingreso: nov-2015
Mensajes: 32
Gracias 171 Veces en 23 Posts
Predeterminado

Me gusta mucho tu forma de relatar, seguiré con mucho placer el desarrollo de esta historia tan llena de morbo y placer.

Te vas a hacer la reina de la casa.

nosotrosyotro is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a nosotrosyotro por este Post:
Antiguo 19-abr-2016, 09:59   #27
Contranatura
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de Contranatura
 
Fecha de Ingreso: ene-2013
Ubicación: Valencia
Mensajes: 628
Gracias 261 Veces en 176 Posts
Predeterminado

Ufffff a ti Elena lo que te pierde es el pollón que viste de tu suegro.....
__________________
"Solo se, que no se nada"
Contranatura is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a Contranatura por este Post:
Antiguo 19-abr-2016, 10:11   #28
Madoz
Mega Pajillero
 
Avatar de Madoz
 
Fecha de Ingreso: abr-2016
Mensajes: 194
Gracias 155 Veces en 106 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por elefant Ver Mensaje





- Te voy a poner un poquito de cremita dentro, mi niña, no te va a doler, ya verás.

Ufffff yo no dije ni mu. En mi cabeza veía esos dedos grandes, moviéndose, lubricándose con la pomada, deleitándose con la idea de penetrarme…

Abelardo presionó y su dedo empezó a entrar en mi culo. A pesar del escozor, yo misma le facilité el movimiento, abriéndome un poquito más, ofreciéndome. Todo aquello me parecía un sueño, no era yo…

Mi suegro empezó a follarme el culo con su dedo, ya no me escocía, solo me gustaba. Su dedo entraba y salía entero y me imaginé su polla dura bajo los pantalones.

Empecé a gemir. ¿Me iba a correr en las narices de mi suegro y solo porque me estaba metiendo el dedo en el culo? Bff pues parecía que sí. Empecé a mover las caderas, no pude remediarlo. Y él me decía:

- Así, así mi niña, que la pomada se esparza bien, que no te duela más, eso, muévete, ábrete un poco más, vaya coñito mojado que tienes…

Y empezó a follarme el culo con dos dedos y yo ya no podía más…

En ese momento se oyó un coche en el patio y mi suegro salió de mí y del dormitorio en un segundo.
Me gusta como se me endurece mientras te leo.
Espero que continues y seas obediente y buena con ellos...que lo seras.
Madoz is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Madoz por este Post:
Antiguo 19-abr-2016, 11:21   #29
soxsox
Dios Pajillero
 
Avatar de soxsox
 
Fecha de Ingreso: abr-2012
Ubicación: Castellon
Mensajes: 4.031
Gracias 1.161 Veces en 1.125 Posts
Predeterminado

Que buena pinta tiene todo esto, sigue, sigue
soxsox is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a soxsox por este Post:
Antiguo 19-abr-2016, 17:00   #30
robidevil
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: feb-2015
Mensajes: 136
Gracias 168 Veces en 67 Posts
Predeterminado

muy morboso tu relato
__________________
quien quiera seguir mis relatos este es mi hilo http://www.pajilleros.com/relatos-ex...lada-jefe.html
robidevil is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a robidevil por este Post:
Visita nuestro sponsor
Antiguo 19-abr-2016, 19:18   #31
defraudado
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: nov-2015
Mensajes: 35
Gracias 27 Veces en 24 Posts
Thumbs up que calentón

lo cuentas muy bien, enhoabuena y gracias por tu tiempo
defraudado is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a defraudado por este Post:
Antiguo 19-abr-2016, 23:33   #32
ENCOFRADOR
Ministro Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2007
Ubicación: ESPAÑA
Mensajes: 1.239
Gracias 563 Veces en 299 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por elefant Ver Mensaje
A la mañana siguiente me despertó el ruido del agua. Juan se estaba duchando. Cuando él salió me hice la dormida. Se vistió y salió de la habitación. Entonces me levanté y me fui para el baño. Me dolía todo, pero principalmente la cara y el culo. Estuve un buen rato bajo el agua caliente y cuando salí me puse el albornoz y lo primero que hice fue ir a examinar el cuadro de la pared. Sí, había un agujero. Salí de la habitación y entré en la sala de al lado. Era un cuarto pequeñito, dedicado a despensa y plancha. Busqué en la pared, descolgué una pequeña lámina enmarcada de la Torre de Pisa y allí estaba el agujerito. Miré. Una vista preciosa de nuestra cama. Estaba furiosa. Avergonzada, humillada y muy cabreada.

El agujero no parecía nuevo, tenía los bordes muy desgastados y amarillentos, como si ya hiciera años que estuviera allí. No se me ocurría que uso podía haber tenido. ¿Quién podía querer espiar a mis suegros follando? No creo que sus propios hijos… Y en la casa no había nadie más, aunque yo tampoco había seguido la historia familiar de mi marido muy de cerca.

Así que alguien nos espiaba, vete a saber las veces que lo había hecho y, sobre todo, había visto lo de la noche anterior. Lo que Juan me había hecho y la respuesta de mi cuerpo… O Abelardo, o Matías…

Me fui para el comedor. Yo era la que preparaba el desayuno cada mañana y lo tomábamos todos juntos. Pero ese día Juan ya se había adelantado y había puesto la mesa, con sus tostadas, el café, el zumo. Todo. Se ve que se sentía culpable.

Yo no dije ni buenos días. Me senté en mi sitio y di un sorbo de zumo de naranja. Joder, como me dolían las mandíbulas, incluso la lengua… La madre que parió a todos. Cada vez estaba más cabreada por dentro y apagada por fuera. Los tres hombres intentaron sacarme alguna palabra. Me preguntaba si los tres estaban compinchados, si a Juan le parecía bien que aquellos dos me espiaran, incluso si le parecería bien que pasara alguna cosa más…

Pero a lo mejor Matías no tenía nada que ver, o al revés, quizás Abelardo no era el que miraba por el agujerito. Estaba a punto de ponerme a llorar. Entonces mi suegro me acercó un vasito de los del café con un poquito de agua y una pastillita que burbujeaba sonoramente.

- Toma, Elenita, que te veo pachucha hoy, un poquito de paracetamol te hará comenzar mejor el día.

Mi suegro me llamaba Elenita (porque me llamo Elena, perdón por no haberlo dicho antes). Dijo las palabras con cariño. En otro momento me podrían haber parecido normales pero no aquel día. Lo miré con recelo, no toqué el vaso. Entonces habló Juan.

- Joder, Elena, como te pones de malhumorada cuando te tiene que venir la cosa.

Y los tres hombres se rieron socarronamente.

En aquel momento decidí que me iría de esa casa y de esa vida. Que los iba a dejar a los tres, con su huerto, su paro y sus agujeros en las paredes… Pero soy muy tonta, al mismo tiempo que lo decidía ya dejaba una pequeña posibilidad abierta a olvidarlo todo en pocas horas. Me bebí el agua con el paracetamol que me había servido mi suegro. Me levanté en silencio y me fui a mi habitación. Me tumbé en la cama, cara abajo, me ardía el culo.

Me estaba entrando sueño otra vez. Oí como mi cuñado se iba. También Juan cogió su coche, me pareció que decía que iba a la oficina del Inem. Al final iba a tener razón Abelardo, la pastillita me estaba sentando bien, me sentía relajada…

Yo estaba tumbada de espaldas a la puerta pero oí como se abría. Solo podía ser mi suegro, porque los otros dos se habían ido. Sus palabras me helaron la sangre y a la vez hicieron que mis mejillas ardieran, aunque él no las podía ver.

- Elenita, mira niña, que tengo una pomada, esto… que te va a ir bien… ya sabes… para el culito.

¡¡Jo-der!!

O mi suegro había mirado por el agujero o Juan se lo había contado, o las dos cosas a la vez. Cualquiera de las posibilidades era horrible y se me llenaron los ojos de lágrimas. Pero no me moví, ni hablé. Continué tumbada en mi lado de la cama, de espaldas a él, con el albornoz que a duras penas tapaba mi culazo. Querría haberme levantado, pero no tenía fuerzas… Me pregunté qué clase de paracetamol me había dado Abelardo. Le oí hablar de nuevo.

- Tú no te muevas, tranquila, que yo te la pongo en un momentito.

Y se acercó por mi lado, se sentó a los pies de la cama, me separó las piernas y subió el albornoz hasta mi cintura. Yo no tenía fuerzas, me dejé hacer…

El hombre separó mis nalgas con una mano y con la otra me aplicó la crema con cuidado. Estaba fría y era agradable. Sentía su dedo dando vueltas en mi ojete. Mi suegro tenía un pollón y también sus manos tenían unos dedos gruesos y fuertes, ásperos de su trabajo en el huerto. Sin querer, de verdad, empecé a excitarme, imaginando lo que él estaría viendo, mi ojete oscuro, mi coño asomando en parte…

- Te voy a poner un poquito de cremita dentro, mi niña, no te va a doler, ya verás.

Ufffff yo no dije ni mu. En mi cabeza veía esos dedos grandes, moviéndose, lubricándose con la pomada, deleitándose con la idea de penetrarme…

Abelardo presionó y su dedo empezó a entrar en mi culo. A pesar del escozor, yo misma le facilité el movimiento, abriéndome un poquito más, ofreciéndome. Todo aquello me parecía un sueño, no era yo…

Mi suegro empezó a follarme el culo con su dedo, ya no me escocía, solo me gustaba. Su dedo entraba y salía entero y me imaginé su polla dura bajo los pantalones.

Empecé a gemir. ¿Me iba a correr en las narices de mi suegro y solo porque me estaba metiendo el dedo en el culo? Bff pues parecía que sí. Empecé a mover las caderas, no pude remediarlo. Y él me decía:

- Así, así mi niña, que la pomada se esparza bien, que no te duela más, eso, muévete, ábrete un poco más, vaya coñito mojado que tienes…

Y empezó a follarme el culo con dos dedos y yo ya no podía más…

En ese momento se oyó un coche en el patio y mi suegro salió de mí y del dormitorio en un segundo.
como se pone la cosa.........

Sigue por favor ahora no dejes de contarnos..
__________________
Pasate por mis relatos y deja tu oponion:

Morbo en Tenerife

Me puedes echar crema
ENCOFRADOR is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a ENCOFRADOR por este Post:
Antiguo 20-abr-2016, 09:17   #33
tony1409
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2008
Mensajes: 84
Gracias 13 Veces en 10 Posts
Predeterminado Como son los suegros!!

Vaya con tu suegro. Se ve venir que no te vas a aburrir con esa peña.
tony1409 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a tony1409 por este Post:
Antiguo 20-abr-2016, 11:44   #34
disfrutoN100
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2013
Ubicación: Málaga
Mensajes: 49
Gracias 48 Veces en 27 Posts
Predeterminado

Se está poniendo la cosa super interesante !!!
sigue por favor!!
disfrutoN100 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a disfrutoN100 por este Post:
Antiguo 20-abr-2016, 14:14   #35
elefant
Dios Pajillero
 
Avatar de elefant
 
Fecha de Ingreso: dic-2012
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 2.545
Gracias 4.512 Veces en 1.389 Posts
Predeterminado

Me quedé en la cama durmiendo toda la mañana. Al mediodía, cuando desperté, pensé si no habría soñado lo de mi suegro, pero me toqué el culo y se me pringaron los dedos de pomada… Y no me dolía. Me quedaba el dolorcillo de la cara y un ligero dolor de cabeza que se me fue pasando a medida que iba haciendo cosas.

Estuve examinando todo el dormitorio por si había más agujeros, pero no encontré ninguno más. El que había lo tapé desplazando un poco para arriba el cuadro.

La bola de plástico la encontré debajo de la cama y la tiré a la basura.

Me presenté en la cocina dispuesta a hacer la comida pero mi suegro ya había preparado unos macarrones que olían de maravilla.

Juan me pidió perdón por su frasecita del desayuno y yo le perdoné de corazón, me dio un beso en la boca y luego vino mi suegro y me dio otro en la frente. Dijo que se alegraba de ver que ya estaba mejor.

Mi cuñado comía en la fábrica. Así que los tres empezamos a dar buena cuenta de los macarrones en silencio.

Después de comer, cuando mi suegro dijo que se iba a hacer la siesta, yo estuve tentada de explicarle a Juan lo que había pasado. Lo del agujero, lo de la pomada… Pero no tenía claro que él ya estuviera al corriente de todo aquello y lo de la pomada era difícil de explicar como me había dejado penetrar el culo por mi suegro, porque si me parecía mal, cómo coño podía haberle dejado que me masajeara el ojete… Así que callé y me puse a recoger la cocina.

Juan me dijo que por la mañana había vuelto poco después de irse porque se había olvidado unos documentos, pero que yo me había dormido otra vez. Aquello me hizo pensar que quizás Juan no estaba en el ajo, porque mi suegro había salido como una flecha de la habitación.

Así que con la cabeza como un bombo empecé a retomar mi rutina en la casa. Porque, aparte del “tema sexual”, la vida allí era plácida. Me gustaba.

Por la noche Juan intentó follar pero le dije que no, aún me duraba un poquito el enfado, pero de lo de dejarlos a los tres ya ni me acordaba.

El fin de semana siguiente, el domingo, pensé en preparar pollo al horno con patatas, pero no había patatas en la despensa, así que tuve que bajar a un subterráneo que tenía mi suegro, donde almacenaba productos de la huerta. Era un lugar fresco y seco, que olía a tierra y fruta madura, pero también era un sitio completamente oscuro, que dependía de una bombillita que colgaba de un cable en el techo y que se apagaba y se encendía sin ton ni son, como en las pelis americanas jajaja.

Así que abrí la trampilla, vi que la bombilla ya estaba encendida y empecé a bajar los escalones con cuidado. Las patatas estaban al fondo de todo. Cuando bajaba allí me sentía como una chiquilla, iba corriendo, como si hubiera un monstruo agazapado detrás de los sacos, esperándome.

Empecé a llenar el capazo que llevaba y en ese momento se apagó la bombilla. Di un gritito, más de sorpresa que de miedo, pero se me puso la piel de gallina y empecé a andar hacia donde creía que estaba la escalera.

Entonces alguien me cogió por detrás. Ahí sí que me asusté. Solté el capazo y pegué un grito que un poco más y me quedo sin cuerdas vocales.

Quienquiera que fuese, estaba claro que era un hombre, porque su polla dura se refregaba en mi culo mientras sus manos se agarraban de mis tetas, intentando abarcarlas todas, sin éxito…

Yo quería decir algo, pero no me salían las palabras, como en los sueños. Y él tampoco hablaba, solo jadeaba y me toqueteaba toda por encima de la ropa.

Tuve la suficiente lucidez de pensar que solo había tres posibilidades. O Juan, o Matías, o Abelardo.

Su boca se acercó a mi cuello, me lamió y después mordió un poquito. Yo temblaba. Sentí su olor. Pero los tres hombres olían igual, joder. Ninguno de los tres se ponía colonia. Se duchaban con el gel que yo compraba y se ponían el desodorante que yo traía del super. Igual para los tres…

Pensé que mi suegro no era, porque la polla no parecía tan grande como la que había visto aquel día. Pero había mucha ropa de por medio. Sus calzoncillos, sus pantalones, mi vestido, las bragas…

En el silencio negro se oían mis jadeos y los suyos, el roce de sus manos sobre el algodón de mi vestido, su bragueta apretando mis nalgas…

- ¿Juan? – dije, sin mucha convicción.

Él no respondió, cogió mi vestido y me lo sacó por la cabeza, sus manos eran ágiles y me desabrocharon el sujetador en un momento, las bragas también volaron y me quedé desnuda, temblando, con el coño mojado, claro, si es que esos tres ya me tenían calada y nunca mejor dicho jajaja.

Continué de espaldas a él y deje que mientras su lengua me lamía la nuca, sus manos pasaran de pellizcarme los pezones a manosearme el coño, pasando los dedos por mi raja y yo abriéndome de piernas para facilitarle el camino. Pensé que era Juan, seguro que era Juan…

Y en ese momento otro hombre vino por delante de mí. No lo sentí hasta que no lo tuve pegado a mi cuerpo. Su boca en mi boca. Iba vestido y el de detrás de mí también seguía vestido. Y los dos olían igual. Y yo estaba en pelotas, entre ellos, caliente, con el coño chorreando, oliendo a deseo, a hembra y a la vez asustada de nuevo.

En medio de los dos me dejé hacer, no podía escapar, estaba oscuro y ellos dos me aprisionaban con sus cuerpos. Sus manos y sus bocas se paseaban por mí, por mi cara, mi boca, mi cuello, mis tetas, mi cintura, mi coño, mi culo, mis muslos, incluso mis rodillas. Era como si estuvieran hambrientos y se estuvieran dando un festín, pero la que se llevaba la mejor parte era yo.

Ellos respiraban fuerte, pero no decían nada, en cambio yo alteraba gemidos con gritos, dependiendo de la caricia. Y cuando uno de ellos me metió el dedo en el culo a la vez que el otro me penetraba el coño con dos dedos, empecé a babear y a emitir un sonido parecido a un aullido. El de delante de mí, a la vez que me follaba el coño, me mordisqueaba los pezones y el de atrás me estaba comiendo la oreja, llenándomela de saliva ardiente.

Sentía que las fuerzas me abandonaban, ya no pensaba ni en quiénes eran, solo quería que aquello no acabara nunca, estaba entregada una vez más, facilitándoles sus maniobras.

Cuando yo intentaba acariciarlos o tocarles la cara, se apartaban, así que les dejé hacer. Oía el sonido húmedo de sus dedos entrando y saliendo de mí. Me parecía que tenía fiebre. Me quemaba la piel y mi coño y mi culo eran focos de placer que me estaban llevando al éxtasis más absoluto. Sentí que me iba a mear. Que me iba a correr y me iba a mear, o lo que fuera eso.

Ellos lo notaron, aceleraron sus movimientos de penetración y por un momento se hizo el silencio en el sótano, la calma que precede a la tormenta, cogí aire porque aquello que venía me iba a arrastrar completamente. Como una ola enorme que me cogió y me llevó a lo más alto para después dejarme caer y volverme a levantar. Y sí, aullaba como una perra, con cada espasmo, con cada contracción de mi coño y mi culo, con la meada que salía a presión y se oía que estaba formando un charco en el suelo.

Aullé, grité, gemí, jadeé y al final, intentando coger aire para no perder el conocimiento, caí de rodillas, con todo el placer corriéndome aún por la piel, haciéndome salivar, estremecerme, llorar.

Pasaron unos segundos y me di cuenta de que estaba sola. Se habían ido. Me vestí a tientas, encontré las escaleras en la oscuridad y en ese momento se volvió a encender la bombilla. Salí a la luz parpadeando. Llevaba el vestido manchado, las rodillas sucias y sentía como el flujo de mi corrida mojaba la parte alta de mis muslos.

Me fui a duchar y me puse ropa limpia. No vi a nadie por la casa. Las patatas se habían quedado en el suelo del subterráneo. Así que hice pollo al horno con cebollitas y zanahorias y esperé la hora de comer. En la que vendrían los tres. Me moría de vergüenza. Me preguntaba quiénes habían estado conmigo ahí abajo.

Y llegaron los tres, tan tranquilos, hablando con normalidad. Dijeron que habían salido a buscar espárragos (y traían un buen manojo). Yo los miraba, pasmada. ¿Cómo podían disimular tan bien? Aunque había uno que no había estado allí abajo, suponía yo.

Alabaron mi comida, me dedicaron las habituales miradas lascivas, pero no más de lo normal, ni menos, lo de siempre. ¿Y si no había sido ninguno de los tres? ¿Pero y si habían sido ellos y sabían lo puta que yo podía llegar a ser? Joder.
elefant is offline   Citar -
Los siguientes 28 Usuarios dan las gracias a elefant por este Post:
Antiguo 20-abr-2016, 16:59   #36
nose
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ene-2005
Mensajes: 59
Gracias 6 Veces en 5 Posts
Predeterminado Morbazo

Vaya morbazo de relato. Eres increible relatando y describiendo las situaciones y sensaciones. No tardes. Queremos mas.
nose is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a nose por este Post:
Antiguo 20-abr-2016, 17:44   #37
tony1409
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2008
Mensajes: 84
Gracias 13 Veces en 10 Posts
Predeterminado

Sigue, sigue! Me da que vas acabar follada a saco por estos. Ya te tienen calada de que eres una cachonda. Dudo que te dejen Escapar.
tony1409 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a tony1409 por este Post:
Antiguo 20-abr-2016, 17:53   #38
brisacaliente
Pajillero
 
Avatar de brisacaliente
 
Fecha de Ingreso: mar-2016
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 27
Gracias 28 Veces en 15 Posts
Predeterminado

Que bueno por favor¡¡¡ Morbazo por todo lo alto y con un punto gótico..... Adelante y gracias por el relato
__________________
De mientras
brisacaliente is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a brisacaliente por este Post:
Antiguo 20-abr-2016, 18:06   #39
defraudado
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: nov-2015
Mensajes: 35
Gracias 27 Veces en 24 Posts
Predeterminado fantastico

Esto está que arde, vaya morbo!!!!!! lo describes con increible incertidumbre, muy bueno, aunque creo que están los tres compinchados, prefiero no pensar y dejar que nos lo cuentes tu. ¡ Que suerte tienes, tres para ti sola!!!!
defraudado is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a defraudado por este Post:
Antiguo 20-abr-2016, 19:45   #40
picarotormes
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de picarotormes
 
Fecha de Ingreso: feb-2008
Ubicación: en las nubes.... del placer
Mensajes: 590
Gracias 10 Veces en 8 Posts
Predeterminado Maravilloso

Q Maravilla Y Q Morbazo De Relato. Muchas Gracias Xx Compartir Esas Experiencias.
Ya Solo Haria Falta Fotos Tuyas Para Ver Q Es Lo Q Disfrutan En Ese Pueblo Xd.
Fijate Comoome Tienes En Cuanto Empiezo A Leer
__________________
ola visitarme en la casa del placer , el picaro

/chicos/43418-cimbrel-charro-tod-s-pajis.html
picarotormes is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a picarotormes por este Post:
Antiguo 21-abr-2016, 05:13   #41
Etsunonari
Pajillero
 
Avatar de Etsunonari
 
Fecha de Ingreso: ene-2015
Ubicación: Llanfairpwllgwyngyll...
Mensajes: 47
Gracias 59 Veces en 41 Posts
Predeterminado

Muy bien escrito y excitante. Enhorabuena.
Etsunonari is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Etsunonari por este Post:
Antiguo 21-abr-2016, 10:02   #42
Madoz
Mega Pajillero
 
Avatar de Madoz
 
Fecha de Ingreso: abr-2016
Mensajes: 194
Gracias 155 Veces en 106 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por elefant Ver Mensaje


Allabaron mi comida, me dedicaron las habituales miradas lascivas, pero no más de lo normal, ni menos, lo de siempre. ¿Y si no había sido ninguno de los tres? ¿Pero y si habían sido ellos y sabían lo puta que yo podía llegar a ser? Joder.
Cada vez mas puta. Aceptando el juego y gozando en silencio.
Empiezo a querer que seas mia.
Madoz is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Madoz por este Post:
Antiguo 21-abr-2016, 17:33   #43
obsesion
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de obsesion
 
Fecha de Ingreso: may-2005
Ubicación: Andalucía
Mensajes: 524
Gracias 122 Veces en 49 Posts
Predeterminado

Me pongo burro cada vez que leo las nuevas partes de este relato. De lo mejorcito que he leído por aquí en años.
obsesion is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a obsesion por este Post:
Antiguo 22-abr-2016, 13:12   #44
elefant
Dios Pajillero
 
Avatar de elefant
 
Fecha de Ingreso: dic-2012
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 2.545
Gracias 4.512 Veces en 1.389 Posts
Predeterminado

Quizás fuera porque yo quería llevar una vida tranquila a cualquier precio, o puede que fuera porque en el fondo me gustaba la situación, o todo a la vez. A veces es difícil entenderse uno mismo… Yo no tenía a nadie a quien contar lo que estaba pasando. Claro que estaba mi familia, que vivía a muchos quilómetros de distancia, pero no le iba a contar eso a mi madre o a mi cuñada… Y mis amigas se habían quedado en la ciudad. Nos llamábamos de vez en cuando. Pero no les podía explicar eso.

El caso es que, una vez más, hice como si nada hubiera pasado y continué con mi vida normal. Ellos, fueran quienes fueran, debían estar riéndose de mí, o pajeándose a mi costa. O, simplemente, dejaban que yo me fuera cociendo a fuego lento…

Llegó el día de mi cumpleaños y solo despertar ya vi a Juan que me ponía un paquetito delante de los morros. Recé para que no fuera nada parecido a lo de la bolita porque, sin estar excitada, se me podía despertar la mala leche.

Me incorporé en la cama, me dio un beso, me felicitó, quité el envoltorio a la cajita, la abrí, era un colgante precioso, de oro, con una aguamarina tallada en forma de lágrima, parecía antiguo.

Le dije que estando los dos en paro no tendría que haberse gastado el dinero, pero me sorprendió aclarando que no lo había comprado, que había pertenecido a su madre y que Abelardo se lo había dado para mí.

Ufffff aquello no me hizo mucha gracia, pero dejé que me lo pusiera. La verdad es que era muy bonito.

Entonces Juan me dio el regalo que me había comprado él. Era un vestido de verano, de lycra, color negro, sin tirantes, corto, vamos que aquello no me lo podía poner yo ni loca en aquella casa jajaja.

Pero él me lo rogó, que solo un ratito, para ver como me quedaba, que sería una cosa entre los dos, que no lo tenía que ver nadie más.

Así que me levanté, me quité el camisón y me puse aquella especie de cinturón ancho que llegaba justo a cubrirme las tetas y el coño. Me iba muy apretado. Según Juan me quedaba de maravilla. Vaya regalo… Parecía más para él que para mí.

Cuando ya iba a quitármelo llamaron al timbre de la casa. Me extrañó, porque era temprano. Esperé que alguien fuera a abrir pero el timbre seguía sonando. Juan se acababa de meter en la ducha, así que fui con mi mini vestido y sin ropa interior debajo a abrir la puerta.

Era mi suegro. Que había salido al huerto por la puerta de atrás y se le había cerrado. No llevaba llaves… En ese momento apareció Matías, recién levantado, que también venía a ver quien había llamado a aquellas horas de la mañana.

Los dos se me quedaron mirando. El vestido me tapaba justo por encima de los pezones, me asomaban casi todas las tetas, gordas, a punto de escaparse. Y por la parte de la falda la cosa no era mejor, si la falda subía un poco más se me iba a ver el coño…

Enrojecí y para salir del paso le dije a Abelardo que muchas gracias por el colgante, que debía tener un gran valor sentimental para él y que era para mí un honor llevarlo.

Mi suegro alargó la mano y tocó la piedra azul, pero sus dedos rozaron también mi piel, el inicio de los pechos. Estaban calientes. Se me endurecieron los pezones. Los dos hombres se dieron cuenta.

Me dijo que me quedaba muy bien y que el vestido también era… moderno. Esa fue la palabra que utilizó. Yo tragué saliva. Quería volver al dormitorio a cambiarme pero mi suegro preguntó que si ya estaba puesto el desayuno y no tuve más remedio que ir a la cocina a prepararlo. Abelardo y Matías me siguieron y mi cuñado dijo que como era mi cumple ellos me ayudarían.

Fui a coger las servilletas y se me cayó una. Me agaché sin pensar. En ese momento pareció que el vestido tenía vida, se oyó un suave “fuuuuuff” y se deslizó tanto de arriba como de abajo. De tal forma que en menos de un segundo se me subió por el culo y se bajó de mis tetas.

Agachada, las tetas colgando libres y el coño expuesto por detrás. Me incorporé tan rápido como pude, rezando para que aquellos dos no estuvieran mirando. Subiéndome el puto vestido con una mano y bajándolo con la otra. La lycra es goma y la goma tiende a recogerse, yo la estiraba pero me costaba mucho que volviera a tapar mis tetas una vez liberadas, y menos mi culo, parecía que se quería recoger todo alrededor de mi cintura.

Me giré, dispuesta a salir corriendo hacia el dormitorio y allí estaban ellos dos mirándome. Como paralizados. Uno estaba extendiendo el mantel en la mesa y el otro llevaba los cubiertos. Pero no se movían, sus ojos en mí, sus sonrisas bobas, sus pollas que se les notaban duras bajo la ropa y yo avergonzada, tirando de la ropa inútilmente.

- Vaya regalo que me ha hecho Juan – dije bobamente.
- Pues es… original –dijo Matías mientras bajaba una mano sobre su bragueta y se acariciaba la polla por encima.
- Te queda bien Elenita, es solo que tienes la piel tan suave que se te resbala –dijo mi suegro poniendo cara de santo.

Yo me moría. Me ardía la cara. Pero también me ardía el coño. Para salir de la cocina tenía que pasar por delante de ellos dos. Empecé a andar. Las tetas me botaban sobre el vestido coronadas por los pezones oscuros y endurecidos.

Cuando ya iba a pasar por el lado de mi suegro, éste se puso en medio, cortándome el camino. Nos miramos a los ojos. Pensé en Juan que seguramente estaba a punto de entrar en la cocina.

Sin dejar de mirarme a la cara, Abelardo extendió su mano y la dirigió a mi entrepierna. Yo no me moví. No esperaba aquello, no allí, delante de Matías. Sus dedos acariciaron mi raja que estaba mojada y que se mojó mucho más al sentir ese contacto áspero y cálido. Un dedo se aventuró entre mis labios hacia mi agujero.

Yo no le facilité el trabajo, no separé más las piernas, no podía dejar de pensar en Juan, pero mi coño se abrió igualmente y el enorme dedo corazón de Abelardo me penetró, resbalando con facilidad. Se me escapó un gemido. Miré su bragueta. Madre mía, que pollón tenía ese hombre. Me lo imaginé dentro de mí, en lugar de su dedo. Y mi coño tuvo un espasmo de placer que Abelardo notó.

- Elenaaaaaaa – llamó Juan desde el dormitorio.

Fue como despertar de un sueño. Abelardo se apartó y yo salí corriendo.

Cuando llegué a la habitación Juan estaba de espaldas a mí, desnudo, con el armario abierto, no encontraba una de sus camisas.

Yo estaba más caliente que una perra en celo, me quité el vestido y me tumbé sobre la cama.

- ¿Por qué no me das un regalito más? – le dije, abriendo las piernas tanto como pude.

Juan se dio la vuelta y no tuve que decirle nada más. Se vino encima de mí.

- Joder, que buena estás, que tetas tienes, que coño – decía mientras me iba lamiendo toda.
- ¡Fóllame, ya! – le dije.

No podía esperar. Necesitaba que me follara y que me diera duro.

Juan puso su cara sobre la mía, sus piernas entre mis muslos, su polla a la entrada de mi coño. Y entró. Lo enlacé con mis piernas para hacerle llevar un ritmo rápido y que me penetrara a fondo en cada envestida.

Me besó, nuestras lenguas chocaban y se relamían. Le mordí en el cuello. Y su cuerpo se movía veloz, su polla entrando y saliendo de mi coño que parecía de mantequilla. Separé las piernas y puse mis manos en su culo.

- Venga, cabrón, dale fuerte – grité.

Pensé en que todo aquello lo tenían que estar oyendo los otros dos, y me dio más gusto. Pensé que quien me penetraba era Abelardo y aún me dio más gusto.

Juan me mordía los pezones al tiempo que trataba de mantener el ritmo acelerado que yo le marcaba. Cuando sus huevos chocaban en mi perineo se oía un chasquido húmedo, resbalaban en el flujo que mi coño soltaba sin cesar.

Por un momento volví la cabeza hacia la pared. Alguien había vuelto a poner el cuadro en su sitio. O sea, que el agujerito estaba operativo otra vez…

Y ya no pude más. Pensar que me estaban viendo, desatada, entregada completamente, liberó en mi el orgasmo que había empezado a nacer cuando Abelardo me había metido el dedo. Mi coño se contrajo, se dilató, se volvió a contraer. Juan chilló, se corría. Y yo me ondulaba toda, como un trocito de mar con sus olas, solo que yo ardía, y gritaba, y soltaba babas, y arañaba la espalda de Juan que chilló aún más.

Joder, que orgasmo. Lo peor fue que no me sirvió de nada, porque cuando recuperé la respiración me di cuenta de que seguía tan caliente como antes.
elefant is offline   Citar -
Los siguientes 30 Usuarios dan las gracias a elefant por este Post:
Antiguo 22-abr-2016, 20:07   #45
JHomer
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jun-2009
Ubicación: Castellón
Mensajes: 30
Gracias 11 Veces en 10 Posts
Predeterminado



solo nos hace falta una foto para verte...
JHomer is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a JHomer por este Post:
Antiguo 22-abr-2016, 20:15   #46
SuperCurioso
Mega Pajillero
 
Avatar de SuperCurioso
 
Fecha de Ingreso: mar-2012
Ubicación: Ande estoy????
Mensajes: 287
Gracias 103 Veces en 63 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por JHomer Ver Mensaje


solo nos hace falta una foto para verte...
Secundo la mocion
SuperCurioso is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a SuperCurioso por este Post:
Antiguo 22-abr-2016, 20:59   #47
GRINZA
Mega Pajillero
 
Avatar de GRINZA
 
Fecha de Ingreso: sep-2011
Mensajes: 338
Gracias 125 Veces en 76 Posts
Predeterminado

Vaya morbo me esta produciendo tu relato.
Enhorabuena Elefant está tan bien escrito que se vive, se toca, se huele....

GRINZA is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a GRINZA por este Post:
Antiguo 23-abr-2016, 04:47   #48
Etsunonari
Pajillero
 
Avatar de Etsunonari
 
Fecha de Ingreso: ene-2015
Ubicación: Llanfairpwllgwyngyll...
Mensajes: 47
Gracias 59 Veces en 41 Posts
Predeterminado

El incendio se va propagando a través del cuerpo por lo que veo.

Y en el mío también.
__________________

.

Estamos aquí para reírnos del destino
y vivir tan bien nuestra vida
que la muerte tiemble al recibirnos.

Sex-Subconciente

.
Etsunonari is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Etsunonari por este Post:
Antiguo 23-abr-2016, 10:09   #49
Rock-oso
Pajillero
 
Avatar de Rock-oso
 
Fecha de Ingreso: jun-2005
Mensajes: 25
Gracias 5 Veces en 3 Posts
Predeterminado Me encanta

Pedazo de historia y que bien narrada, me ha enganchado por completo.

Gracias por compartir.
__________________
El punto que le da uno ...
Rock-oso is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Rock-oso por este Post:
Antiguo 23-abr-2016, 11:04   #50
darthwunck
Mega Pajillero
 
Avatar de darthwunck
 
Fecha de Ingreso: oct-2015
Mensajes: 122
Gracias 75 Veces en 66 Posts
Predeterminado Genial

Genial historia muy bien escrita muy morbosa
Menuda familia....
darthwunck is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a darthwunck por este Post: