Responder

Tus Relatos y experiencias - Mi marido, mi cuñado y mi suegro Herramientas
Antiguo 14-abr-2016, 20:36   #1
elefant
Dios Pajillero
 
Avatar de elefant
 
Fecha de Ingreso: dic-2012
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 2.545
Gracias 4.512 Veces en 1.389 Posts
Predeterminado Mi marido, mi cuñado y mi suegro

Soy una mujer confiada y optimista, siempre lo he sido, quizás sea por eso que vinieron los problemas, que no sospeché nunca lo que se me venía encima, solo por tomar aquella simple decisión. Además no podíamos tomar otra…

La dichosa crisis. Mi marido era autónomo y su negocio se fue a pique. La pequeña ferretería que regentábamos los dos dejó de tener clientes y con los clientes se nos fue todo, hasta nuestro pequeño pisito requetehipotecado.

Nos vimos en la calle casi a punto de cumplir los cuarenta y la única solución a corto plazo que pudimos tomar fue irnos a vivir al pueblo, a casa de mi suegro y mi cuñado.

En realidad el pueblo no estaba muy lejos de la capital donde habíamos naufragado, pensamos que serían unos meses y que podríamos volver, a empezar de nuevo…

Mi suegro enviudó hace años. Y mi cuñado sigue soltero. Aquello era una leonera y estuvieron encantados de que llegara una mujer. Sí, ya sé que suena machista, pero fue así. Y yo estaba dispuesta a hacer de todo, joder, que nos estaban dando un techo…

Mi marido Juan y yo no hemos tenido hijos. Si algún día me animo ya explicaré cual fue el problema… Duele.

Así que llegamos al pueblo, a una casa de las afueras, con huerto, un bosquecillo al lado. Casi parecía idílico… Si es que siempre he sido una tonta…

Mi suegro nos cedió su habitación, que era la única que tenía cama de matrimonio. A mí no me hacía mucha gracia, pero…

Las primeras noches me negué a follar con Juan, tenía miedo de que los otros dos nos oyeran.

Debo decir que siempre he sido una mujer llamativa. Con unos cuantos quilos de más, que se me acumulan sobre todo en los pechos y el culo. Una melena larga y ondulada, que ya me tengo que teñir, pero que sigue siendo bonita. Y me había dado cuenta de las miradas de mi cuñado Matías y de mi suegro Abelardo. Pero hacía de tripas corazón. Además eran solo miradas, no decían nada inapropiado.

Aún así, se me había metido en la cabeza que aquellos dos estaban esperando a que folláramos para escucharlo, porque era una novedad, porque eran dos hombres hambrientos solos…

Cuando ya hacía una semana que vivíamos en la casa, al cerrar la puerta del dormitorio por la noche, mi marido se me abalanzó, dijo que ya estaba hasta los cojones y que me iba a follar allí mismo de pie. Y mientras hablaba me quitaba la blusa, el sujetador, la falda, las bragas…

Y yo allí de pie, dejándome hacer, apoyada en la pared, roja de vergüenza pensando en los otros. Mi marido se agachó, metió la cabeza entre mis piernas y empezó a comerme el coño. Ufffffffff yo no quería gemir, ni mucho menos gritar, pero el cabrón sabía lo que hacía. Sentía su lengua recorriendo mi raja depilada, arriba y abajo, parándose en el clítoris, dándole lametones, bajando a mi agujero, metiendo la punta de la lengua. Y yo, guarra, pellizcándome los pezones mientras cada vez me abría más de piernas. Al final le cogí la cabeza y lo amorré bien a mi coño ardiente y mojado. Me corrí, me olvidé de los otros dos (error) y grité de gusto.

Y grité después, cuando Juan me puso a cuatro patas sobre la cama y me folló como si se acabara el mundo. No duró mucho, el pobre, pero me volví a correr, me bajaba la humedad por los muslos y mi marido me decía bajito lo puta que era…

Al día siguiente, en el desayuno, pasado el calentón, yo sentía vergüenza. Tanto mi cuñado como mi suegro me miraban más de lo habitual, incluso me pareció ver que Matías le guiñaba fugazmente el ojo a mi marido. Joder, que apuro…

Yo llevaba solo el albornoz, bien abrochado, eso sí. Pero se me marcaban un poco los pezones y mi suegro parecía relamerse cada vez que mis pechos se movían bajo la tela. Yo estaba ruborizada pero, inexplicablemente, los pezones se me ponían cada vez más duros…
elefant is offline   Citar -
Los siguientes 43 Usuarios dan las gracias a elefant por este Post:
Antiguo 14-abr-2016, 22:08   #2
newrook
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: nov-2007
Mensajes: 44
Gracias 12 Veces en 12 Posts
Predeterminado

sigue contando!
newrook is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a newrook por este Post:
Antiguo 14-abr-2016, 23:00   #3
Par-Cord
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2007
Mensajes: 27
Gracias 4 Veces en 4 Posts
Predeterminado Uhmmm

Continua por favor, tiene muy buena pinta el relato.
Par-Cord is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Par-Cord por este Post:
Antiguo 14-abr-2016, 23:36   #4
Madoz
Mega Pajillero
 
Avatar de Madoz
 
Fecha de Ingreso: abr-2016
Mensajes: 194
Gracias 155 Veces en 106 Posts
Predeterminado

No tardes en continuar .
Madoz is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Madoz por este Post:
Antiguo 14-abr-2016, 23:44   #5
ENCOFRADOR
Ministro Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2007
Ubicación: ESPAÑA
Mensajes: 1.239
Gracias 563 Veces en 299 Posts
Predeterminado

Muy interesante este relato, continua por favor
__________________
Pasate por mis relatos y deja tu oponion:

Morbo en Tenerife

Me puedes echar crema
ENCOFRADOR is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a ENCOFRADOR por este Post:
Visita nuestro sponsor
Antiguo 14-abr-2016, 23:50   #6
DURACELL XL
Ministro Pajillero
 
Avatar de DURACELL XL
 
Fecha de Ingreso: dic-2015
Mensajes: 1.292
Gracias 2.376 Veces en 802 Posts
Predeterminado

Muy bueno! Que no pare, que estamos impacientes por saber más...
DURACELL XL is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a DURACELL XL por este Post:
Antiguo 15-abr-2016, 13:47   #7
elefant
Dios Pajillero
 
Avatar de elefant
 
Fecha de Ingreso: dic-2012
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 2.545
Gracias 4.512 Veces en 1.389 Posts
Predeterminado

Después de desayunar mi cuñado que sí que tenía trabajo, se fue para la fábrica. Y mi suegro dijo que se iba al huerto a cavar unas cuantas hierbas. Mientras yo recogía los platos del desayuno, mi marido se acercó por detrás, él también llevaba albornoz, y se lo debía haber abierto porque notaba su polla dura frotándose contra la raja de mi culo.

- Vamos, nena, deja los platos… Estoy caliente, lo de ayer por la noche me ha puesto aún más burro.

Y arrimado a mi espalda, sus manos me desabrochaban el albornoz y buscaban mis tetas bamboleantes.

- Hazme una mamada, putita, me la debes…

Me giré, los dos con los albornoces abiertos, su polla enhiesta, mi coño mojándose más a cada segundo. Juan puso sus manos en mis hombros y me empujó hacia abajo. Me agaché y su polla quedó a la altura de mi boca.

Olía a semen y a mi coño, aún no se había duchado. Acerqué mis labios y empecé a dar lametones juguetones, hasta que Juan me cogió por el pelo y me la clavó entera hasta que su polla chocó con mi garganta. Reprimí una arcada y empecé a chupar con gusto, porque me encanta chuparle la polla. Alternaba chupadas largas y cortas, suaves y más fuertes, notaba su glande inflado y a punto de reventar, su agujerito rezumaba líquido preseminal.

Él gemía y yo jadeaba. Agachada delante de él, con mis piernas dobladas, tenía el coño abierto y no me hubiera extrañado que cayera alguna gotita al suelo, de mi excitación… Pensé un momento en mi suegro, pero Juan había dicho que estaba en el huerto. Chupé su polla deleitándome, notando el calor de la sangre que llevaba dentro, percibiendo como palpitaba sobre mi lengua. Me caía la saliva por las comisuras de los labios, mis tetas chocaban con sus piernas peludas y mis pezones se erizaban de deseo.

Hasta que las manos de Juan, guiando mi cabeza, aceleraron los movimientos y se corrió en mi boca. No salió mucho semen, la noche anterior sí que había tenido una buena corrida. Pero era sabroso y ardía. Me lo tragué. Era de mi Juan.

Me incorporé con dificultad, porque casi se me habían dormido las piernas, y porque notaba el agujero del coño dilatado y me resistía a cerrarlo. Pero Juan, una vez tuvo su corrida, se fue a duchar. Pasó de mí.

Dejé caer el albornoz al suelo y completamente desnuda empecé a masturbarme de pie, en la cocina. Lo hice para que Juan lo viera, para que se sintiera mal de dejarme a medias. Pero se oía correr el agua de la ducha…

Bajé mi mano a mi coño. Me pasé los dedos por toda la raja. Resbalaban. Se deslizaban como en aceite. Al llegar a mi clítoris duro dejé que mi índice diera unas cuantas vueltas sobre él, tuve un espasmo de gusto que me endureció los pezones hasta el dolor. Gemí. Me metí un par de dedos en la vagina, lo más hondo que pude. Saqué la mano reluciente de flujo. Volví al clítoris y empecé a masajearlo rápido hasta que noté que venía el orgasmo, imparable, eléctrico. Todo mi cuerpo se tensó y se relajó, se tensó y se relajó. Me agité como si me estuvieran dando un electroshock. Y volví a gritar.

A pesar de estar en pleno orgasmo, pude oír el sonido de una puerta, al abrirse o cerrarse, no lo sé… Y rápidamente cogí el albornoz del suelo, me lo puse y me asomé por la ventana de atrás de la casa, para comprobar que mi suegro estuviera ahí con sus hierbas. Y vaya si estaba… Lo que pasa que mi suegro Abelardo, de sesenta años, no estaba arrancando hierbas, estaba a dos metros de la ventana por la que yo miraba, de cara a mí, con los pantalones en los tobillos y masajeando el pene más grande que he visto en mi vida (pene real, no de Internet). Jooooder, mi Juan la tenía normal, a mí ya me gustaba, pero lo de mi suegro era tremendo. Y se la estaba pelando delante de la ventana. No sé si él llegó a verme. Fuera había mucha luz y dentro estaba más oscuro. Creo que no me vio mirando por la ventana. Lo que ya no tengo tan claro es que no me viera en la cocina, tocándome el coño como una putita…

Me fui corriendo al dormitorio, a vestirme. Me pasé todo el día entre avergonzada y excitada. Avergonzada por si Abelardo me había visto y excitada de pensar en esa polla enorme tan desaprovechada. Y avergonzada otra vez por pensar en su polla…
elefant is offline   Citar -
Los siguientes 36 Usuarios dan las gracias a elefant por este Post:
Antiguo 15-abr-2016, 14:15   #8
erotin
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ene-2015
Mensajes: 80
Gracias 35 Veces en 31 Posts
Predeterminado

es un buen relato, con aditivos morbosos, espero con ansiedadlos siguientes capitulos, te animamos para que continues
erotin is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a erotin por este Post:
Antiguo 15-abr-2016, 18:58   #9
masajes1969
Pajillero
 
Avatar de masajes1969
 
Fecha de Ingreso: feb-2016
Mensajes: 88
Gracias 34 Veces en 31 Posts
Smile mmmm

maravilloso relato sigue, por favor.
masajes1969 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a masajes1969 por este Post:
Antiguo 15-abr-2016, 19:41   #10
llara
Dios Pajillero
 
Avatar de llara
 
Fecha de Ingreso: sep-2014
Mensajes: 2.834
Gracias 4.110 Veces en 1.841 Posts
Predeterminado

De momento, la cosa promete, tu suegro pajeándose a tu salud Un maido salido y con ganas de follar, un viudo joven y un solterón fisgoneando por los alrrededores ¡Veremos como acaba acaba todo este embrollo!

__________________
La felicidad es amor, no otra cosa. El que sabe amar es feliz.

El mejor día de mi vida. http://www.pajilleros.com/relatos-ex...xualmente.html
llara is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a llara por este Post:
Antiguo 16-abr-2016, 13:46   #11
Rabicop
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de Rabicop
 
Fecha de Ingreso: dic-2007
Ubicación: Rias Baixas
Mensajes: 846
Gracias 5 Veces en 4 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por llara Ver Mensaje
De momento, la cosa promete, tu suegro pajeándose a tu salud Un maido salido y con ganas de follar, un viudo joven y un solterón fisgoneando por los alrrededores ¡Veremos como acaba acaba todo este embrollo!

digno de un guión de Trueba o Julio Medem

A ver si continúa
Rabicop is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Rabicop por este Post:
Antiguo 16-abr-2016, 14:53   #12
Loom of fate
Pajillero
 
Avatar de Loom of fate
 
Fecha de Ingreso: abr-2016
Mensajes: 33
Gracias 48 Veces en 23 Posts
Predeterminado

Gracias por tu tiempo y explicitud exquisita.

__________________
El telar del destino
Loom of fate is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Loom of fate por este Post:
Antiguo 16-abr-2016, 23:32   #13
istoriador
Mega Pajillero
 
Avatar de istoriador
 
Fecha de Ingreso: jun-2007
Ubicación: Zaragoza
Mensajes: 471
Gracias 28 Veces en 28 Posts
Predeterminado

suena genial, sigue cielo.
__________________
Ogni giorno senza d´i te e una spina n´ell mio cuore.
istoriador is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a istoriador por este Post:
Antiguo 17-abr-2016, 09:27   #14
tony1409
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2008
Mensajes: 84
Gracias 13 Veces en 10 Posts
Thumbs up Buen y morboso relato

Mi mujer también fue follada por su ex suegro. Me gustaba que me contase cosas morbosas de sus relaciones mientras follabamos. Y esta me ponia mucho. El jubilado, ella en paro, tenia que pasar muchas horas juntos.

El viejo morboso cuando la tubo la chantajeo con contarlo a su hijo. Lo que la convirtio en su sumisa. Iniciandola en todo tipo de prácticas. No se conformaba con ponerle los cuernos al hijo. Llegando a ofrecerla a otro viejo
Gordo y sudoroso, pero con pasta. Y como colmo llegar a hacer un trio con ella y su hijo. El cual pensaba que era la primera vez que la tocaba.

Sigue muy buen relato
tony1409 is offline   Citar -
Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a tony1409 por este Post:
Antiguo 17-abr-2016, 12:20   #15
erotin
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ene-2015
Mensajes: 80
Gracias 35 Veces en 31 Posts
Predeterminado

a toni 1409 cuentanos esa historia tiene un argumento de lo mas interesate, digma de un gran relato,
erotin is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a erotin por este Post:
Antiguo 17-abr-2016, 12:48   #16
soxsox
Dios Pajillero
 
Avatar de soxsox
 
Fecha de Ingreso: abr-2012
Ubicación: Castellon
Mensajes: 4.031
Gracias 1.161 Veces en 1.125 Posts
Predeterminado

Sigue, sigue
soxsox is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a soxsox por este Post:
Antiguo 17-abr-2016, 14:27   #17
elefant
Dios Pajillero
 
Avatar de elefant
 
Fecha de Ingreso: dic-2012
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 2.545
Gracias 4.512 Veces en 1.389 Posts
Predeterminado

A pesar de mis pensamientos y preocupaciones, los días empezaron a desfilar con cierta placidez. Yo procuraba no quedarme nunca sola en casa con mi cuñado o mi suegro. Si Juan salía a hacer algún recado o a una entrevista de trabajo, yo también le acompañaba. Y a veces salía yo sola, a hacer la compra, también a alguna entrevista para tratar de conseguir un empleo…

Las cosas estaban difíciles para un par de cuarentones que en los últimos quince años se habían dedicado a vender tornillos… Pero vivíamos bien en la casa. Mi cuñado tenía su buen sueldo, trabajando de soldador en una fábrica de neveras industriales. Y mi suegro se sacaba una buena pasta vendiendo las verduras del huerto a las tiendas del pueblo. Mi Juan le ayudaba en todo lo que podía y yo me ocupaba de la casa.

El único problema, si se puede llamar así, es que con tanto tiempo libre, cuando llegaba la noche, mi marido estaba descansado y quería follar casi cada día. Y a veces me perseguía por la casa incluso durante el día, manoseándome, calentándome… Y yo me negaba, porque no podía olvidar las miradas de Abelardo y Matías, y no quería que pensaran que era una perra en celo que se pasaba el día follando con Juan.

No sé si Juan se había dado cuenta de que su padre y su hermano me miraban más de la cuenta, pero también es verdad que solo había eso, miradas, y su trato hacia mí era correcto, educado… Lo de la masturbación en el huerto no se volvió a repetir, o al menos yo no lo vi más…

Una noche, quizás llevábamos ya seis meses en casa de mi suegro, cuando cerré la puerta del dormitorio para acostarnos, Juan me enseñó una cosa que había comprado. Era una especie de bolita de plástico, como de ping-pong, que llevaba unas correas y que se metía en la boca y se ataba por detrás de la cabeza. Yo ya lo había visto en Internet y Juan me dijo que como yo siempre tenía tanto miedo a chillar y a que me oyeran, pues había pensado que me podía poner eso…

No me hizo mucha gracia, si yo no quería gritar, podía apretar bien los dientes. Creo que lo compró porque le excitó imaginarse mi boca abierta, rellena con esa bola, mi cara de zorra…

Empecé a desnudarme, mientras el no me quitaba ojo de encima. Yo tenía chupetones en el cuello y en los pechos, de noches anteriores. Juan vino por detrás de mí y me pidió que abriera la boca. No estaba segura de aquello, pero obedecí. Abrí la boca y el me introdujo la bola asquerosa, que sabía a plástico, que me impedía cerrar los labios, que me hacía salivar. Quizás no gritaría, pero mi respiración era bien sonora con ese impedimento…

Me dispuse a tumbarme en la cama, pero él me pidió que me pusiera a cuatro patas. Así que me puse sobre el colchón, con el culo en pompa, la cabeza baja, mis pezones rozando las sábanas. La ardiente lengua de Juan en mi ojete me hizo dar un respingo. Después se dedicó a lamerme como un perro durante varios minutos. También paseó sus dientes por mis nalgas y mis muslos, clavó sus uñas en mis caderas, succionó el flujo que mi coño expulsaba alegremente, esperando una polla que ya me estaba dando cuenta que no se iba a meter allí…

Yo nunca había accedido a tener sexo anal con Juan, pero su dedicación esa noche, lo de la bolita, los últimos meses de intensa vida sexual… Por un momento pensé en quitarme la puta bola de la boca y recordarle que el ojete lo dejara tranquilo, pero para quitarme la bola necesitaba las dos manos, manos que tenía puestas sobre la cama para aguantarme en la posición y de momento todo estaba siendo placentero. El hombre se estaba dejando la lengua y los labios en calentarme bien. Me estaba rechupeteando toda la raja, lubricándome toda, haciendo que mis agujeros se dilataran.

Cuando Juan notó que ya estaba a punto de correrme, paró. Me pidió que me tocara yo. Así que aguantándome como pude, deslicé una mano entre mis muslos, encontré mi clítoris hinchado y empecé a presionarlo. La polla de Juan entró en mi coño sin previo aviso, hasta el fondo, salió, volvió a entrar y volvió a salir. Me la imaginé completamente brillante, mojada de mí…

Y al cabo de unos segundos sentí el glande haciendo presión sobre mi ojete. Protesté, dije que no con la bola en la boca, o sea que la cosa se quedó en una especie de gemido que además hizo que mi saliva cayera sobre las sábanas, delante de mis ojos. Y el glande empujó un poquito más. Yo me tocaba el clítoris porque, joder, me estaba gustando, la verdad. Juan empujó un poquito más y el glande entró. Me dolió. Grité pero mi grito murió antes de salir de mi boca. Aceleré los movimientos de mis dedos a medida que la polla iba entrando en mi culo. No dolía tanto como había pensado. Escocía un poquito…

Juan no llegó a meterme la polla entera, se conformó con la mitad, o al menos eso es lo que yo percibía. La movía adelante y atrás, sin acabar de sacarla, pequeños movimientos que me provocaban grandes sensaciones. Juan jadeaba, me agarraba fuerte de las caderas, yo me ahogaba en mi saliva, apreté mi clítoris y empecé a correrme. Mi coño se contraía y mi culo también. Espasmos rítmicos y que parecía que no tuvieran fin. Un orgasmo larguísimo, se me empezaron a saltar las lágrimas, me dolía la mano que aguantaba mi cuerpo, y la otra la tenía empapada de mi flujo. Y las paredes de mi culo apretando la polla de Juan, que también se estaba corriendo y él sí que gritaba sin ningún impedimento.

Giré la cabeza a un lado, hacia la pared. Sobre el tocador había un cuadro abstracto en el que no me había fijado antes. Me pareció que algo se movía en él. No podía ser. ¿Alguien espiando? Pero al mismo tiempo que esa idea entraba en mi cabeza, haciendo que deseara levantarme y apagar la luz, otro orgasmo me estalló entre las piernas, más fuerte que el anterior… Y dejé que mi cara deformada por la bola y por el placer más absoluto fuera bien visible para quienquiera que estuviera mirando, si es que había alguien… Quizás todo fuera efecto de las lágrimas… Pero la idea de que alguien me estuviera viendo completamente entregada, a la vez que me repelía, amplificaba mi placer. Era como si mi cerebro fuera por un lado y mi cuerpo de puta por otro. Venga a agitarme, a sudar, a echar flujo por el coño, a electrizarme y a babear casi a punto de perder el sentido.

Toda yo temblaba y me volví a aguantar con las dos manos, porque Juan estaba medio derrumbado sobre mí. Al final sacó su polla. Me volvió a doler, a escocer… Después me desató las correas, sacó la bola de mi boca. Uffff me dolían las mandíbulas y las lágrimas caían por mis mejillas. Él me abrazó unos instantes y después se tumbó agotado. Yo pensé en ir al lavabo a limpiarme, pero no tenía fuerzas, apagué la luz…
elefant is offline   Citar -
Los siguientes 30 Usuarios dan las gracias a elefant por este Post:
Antiguo 17-abr-2016, 15:59   #18
tony1409
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2008
Mensajes: 84
Gracias 13 Veces en 10 Posts
Predeterminado Sigue asi

Muy buen relato y muy bien escrito, hace que vivas la acción sigue así
Gracias.
tony1409 is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a tony1409 por este Post:
Antiguo 17-abr-2016, 20:53   #19
obsesion
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de obsesion
 
Fecha de Ingreso: may-2005
Ubicación: Andalucía
Mensajes: 524
Gracias 122 Veces en 49 Posts
Predeterminado

Da gusto leer un relato de alguien que sabe escribir. Genial.
obsesion is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a obsesion por este Post:
Antiguo 18-abr-2016, 10:18   #20
Madoz
Mega Pajillero
 
Avatar de Madoz
 
Fecha de Ingreso: abr-2016
Mensajes: 194
Gracias 155 Veces en 106 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por elefant Ver Mensaje
A pesar de mis pensamientos y preocupaciones, los días empezaron a desfilar con cierta placidez. Yo procuraba no quedarme nunca sola en casa con mi cuñado o mi suegro. Si Juan salía a hacer algún recado o a una entrevista de trabajo, yo también le acompañaba. Y a veces salía yo sola, a hacer la compra, también a alguna entrevista para tratar de conseguir un empleo…


Yo nunca había accedido a tener sexo anal con Juan, pero su dedicación esa noche, lo de la bolita, los últimos meses de intensa vida sexual… Por un momento pensé en quitarme la puta bola de la boca y recordarle que el ojete lo dejara tranquilo, pero para quitarme la bola necesitaba las dos manos, manos que tenía puestas sobre la cama para aguantarme en la posición y de momento todo estaba siendo placentero. El hombre se estaba dejando la lengua y los labios en calentarme bien. Me estaba rechupeteando toda la raja, lubricándome toda, haciendo que mis agujeros se dilataran.


Giré la cabeza a un lado, hacia la pared. Sobre el tocador había un cuadro abstracto en el que no me había fijado antes. Me pareció que algo se movía en él. No podía ser. ¿Alguien espiando? Pero al mismo tiempo que esa idea entraba en mi cabeza, haciendo que deseara levantarme y apagar la luz, otro orgasmo me estalló entre las piernas, más fuerte que el anterior… Y dejé que mi cara deformada por la bola y por el placer más absoluto fuera bien visible para quienquiera que estuviera mirando, si es que había alguien… Quizás todo fuera efecto de las lágrimas… Pero la idea de que alguien me estuviera viendo completamente entregada, a la vez que me repelía, amplificaba mi placer. Era como si mi cerebro fuera por un lado y mi cuerpo de puta por otro. Venga a agitarme, a sudar, a echar flujo por el coño, a electrizarme y a babear casi a punto de perder el sentido.

Toda yo temblaba y me volví a aguantar con las dos manos, porque Juan estaba medio derrumbado sobre mí. Al final sacó su polla. Me volvió a doler, a escocer… Después me desató las correas, sacó la bola de mi boca. Uffff me dolían las mandíbulas y las lágrimas caían por mis mejillas. Él me abrazó unos instantes y después se tumbó agotado. Yo pensé en ir al lavabo a limpiarme, pero no tenía fuerzas, apagué la luz…
¡¡¡Me gusta que seas obediente y complaciente..¡¡¡
Continua
Madoz is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a Madoz por este Post:
Antiguo 18-abr-2016, 12:13   #21
Contranatura
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de Contranatura
 
Fecha de Ingreso: ene-2013
Ubicación: Valencia
Mensajes: 628
Gracias 261 Veces en 176 Posts
Predeterminado

Me esta encantando este relato, muy muy morboso
__________________
"Solo se, que no se nada"
Contranatura is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Contranatura por este Post:
Antiguo 18-abr-2016, 13:23   #22
Juan59x
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: feb-2014
Ubicación: coslada
Mensajes: 31
Gracias 9 Veces en 8 Posts
Predeterminado

Gracias por este buen relato, bien escrito y muy muy morboso. Seguimos ansiosos esperando su continuidad.
Juan59x is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Juan59x por este Post:
Antiguo 18-abr-2016, 17:04   #23
soxsox
Dios Pajillero
 
Avatar de soxsox
 
Fecha de Ingreso: abr-2012
Ubicación: Castellon
Mensajes: 4.031
Gracias 1.161 Veces en 1.125 Posts
Predeterminado

Espectacular, esto promete
soxsox is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a soxsox por este Post:
Antiguo 19-abr-2016, 02:18   #24
lucerodelalba
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ene-2011
Mensajes: 422
Gracias 48 Veces en 47 Posts
Predeterminado

lucerodelalba is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a lucerodelalba por este Post:
Antiguo 19-abr-2016, 08:43   #25
elefant
Dios Pajillero
 
Avatar de elefant
 
Fecha de Ingreso: dic-2012
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 2.545
Gracias 4.512 Veces en 1.389 Posts
Predeterminado

A la mañana siguiente me despertó el ruido del agua. Juan se estaba duchando. Cuando él salió me hice la dormida. Se vistió y salió de la habitación. Entonces me levanté y me fui para el baño. Me dolía todo, pero principalmente la cara y el culo. Estuve un buen rato bajo el agua caliente y cuando salí me puse el albornoz y lo primero que hice fue ir a examinar el cuadro de la pared. Sí, había un agujero. Salí de la habitación y entré en la sala de al lado. Era un cuarto pequeñito, dedicado a despensa y plancha. Busqué en la pared, descolgué una pequeña lámina enmarcada de la Torre de Pisa y allí estaba el agujerito. Miré. Una vista preciosa de nuestra cama. Estaba furiosa. Avergonzada, humillada y muy cabreada.

El agujero no parecía nuevo, tenía los bordes muy desgastados y amarillentos, como si ya hiciera años que estuviera allí. No se me ocurría que uso podía haber tenido. ¿Quién podía querer espiar a mis suegros follando? No creo que sus propios hijos… Y en la casa no había nadie más, aunque yo tampoco había seguido la historia familiar de mi marido muy de cerca.

Así que alguien nos espiaba, vete a saber las veces que lo había hecho y, sobre todo, había visto lo de la noche anterior. Lo que Juan me había hecho y la respuesta de mi cuerpo… O Abelardo, o Matías…

Me fui para el comedor. Yo era la que preparaba el desayuno cada mañana y lo tomábamos todos juntos. Pero ese día Juan ya se había adelantado y había puesto la mesa, con sus tostadas, el café, el zumo. Todo. Se ve que se sentía culpable.

Yo no dije ni buenos días. Me senté en mi sitio y di un sorbo de zumo de naranja. Joder, como me dolían las mandíbulas, incluso la lengua… La madre que parió a todos. Cada vez estaba más cabreada por dentro y apagada por fuera. Los tres hombres intentaron sacarme alguna palabra. Me preguntaba si los tres estaban compinchados, si a Juan le parecía bien que aquellos dos me espiaran, incluso si le parecería bien que pasara alguna cosa más…

Pero a lo mejor Matías no tenía nada que ver, o al revés, quizás Abelardo no era el que miraba por el agujerito. Estaba a punto de ponerme a llorar. Entonces mi suegro me acercó un vasito de los del café con un poquito de agua y una pastillita que burbujeaba sonoramente.

- Toma, Elenita, que te veo pachucha hoy, un poquito de paracetamol te hará comenzar mejor el día.

Mi suegro me llamaba Elenita (porque me llamo Elena, perdón por no haberlo dicho antes). Dijo las palabras con cariño. En otro momento me podrían haber parecido normales pero no aquel día. Lo miré con recelo, no toqué el vaso. Entonces habló Juan.

- Joder, Elena, como te pones de malhumorada cuando te tiene que venir la cosa.

Y los tres hombres se rieron socarronamente.

En aquel momento decidí que me iría de esa casa y de esa vida. Que los iba a dejar a los tres, con su huerto, su paro y sus agujeros en las paredes… Pero soy muy tonta, al mismo tiempo que lo decidía ya dejaba una pequeña posibilidad abierta a olvidarlo todo en pocas horas. Me bebí el agua con el paracetamol que me había servido mi suegro. Me levanté en silencio y me fui a mi habitación. Me tumbé en la cama, cara abajo, me ardía el culo.

Me estaba entrando sueño otra vez. Oí como mi cuñado se iba. También Juan cogió su coche, me pareció que decía que iba a la oficina del Inem. Al final iba a tener razón Abelardo, la pastillita me estaba sentando bien, me sentía relajada…

Yo estaba tumbada de espaldas a la puerta pero oí como se abría. Solo podía ser mi suegro, porque los otros dos se habían ido. Sus palabras me helaron la sangre y a la vez hicieron que mis mejillas ardieran, aunque él no las podía ver.

- Elenita, mira niña, que tengo una pomada, esto… que te va a ir bien… ya sabes… para el culito.

¡¡Jo-der!!

O mi suegro había mirado por el agujero o Juan se lo había contado, o las dos cosas a la vez. Cualquiera de las posibilidades era horrible y se me llenaron los ojos de lágrimas. Pero no me moví, ni hablé. Continué tumbada en mi lado de la cama, de espaldas a él, con el albornoz que a duras penas tapaba mi culazo. Querría haberme levantado, pero no tenía fuerzas… Me pregunté qué clase de paracetamol me había dado Abelardo. Le oí hablar de nuevo.

- Tú no te muevas, tranquila, que yo te la pongo en un momentito.

Y se acercó por mi lado, se sentó a los pies de la cama, me separó las piernas y subió el albornoz hasta mi cintura. Yo no tenía fuerzas, me dejé hacer…

El hombre separó mis nalgas con una mano y con la otra me aplicó la crema con cuidado. Estaba fría y era agradable. Sentía su dedo dando vueltas en mi ojete. Mi suegro tenía un pollón y también sus manos tenían unos dedos gruesos y fuertes, ásperos de su trabajo en el huerto. Sin querer, de verdad, empecé a excitarme, imaginando lo que él estaría viendo, mi ojete oscuro, mi coño asomando en parte…

- Te voy a poner un poquito de cremita dentro, mi niña, no te va a doler, ya verás.

Ufffff yo no dije ni mu. En mi cabeza veía esos dedos grandes, moviéndose, lubricándose con la pomada, deleitándose con la idea de penetrarme…

Abelardo presionó y su dedo empezó a entrar en mi culo. A pesar del escozor, yo misma le facilité el movimiento, abriéndome un poquito más, ofreciéndome. Todo aquello me parecía un sueño, no era yo…

Mi suegro empezó a follarme el culo con su dedo, ya no me escocía, solo me gustaba. Su dedo entraba y salía entero y me imaginé su polla dura bajo los pantalones.

Empecé a gemir. ¿Me iba a correr en las narices de mi suegro y solo porque me estaba metiendo el dedo en el culo? Bff pues parecía que sí. Empecé a mover las caderas, no pude remediarlo. Y él me decía:

- Así, así mi niña, que la pomada se esparza bien, que no te duela más, eso, muévete, ábrete un poco más, vaya coñito mojado que tienes…

Y empezó a follarme el culo con dos dedos y yo ya no podía más…

En ese momento se oyó un coche en el patio y mi suegro salió de mí y del dormitorio en un segundo.
elefant is offline   Citar -
Los siguientes 30 Usuarios dan las gracias a elefant por este Post: