Antiguo 23-abr-2018, 16:20   #401
vishnu22
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ago-2009
Ubicación: Liverpool
Mensajes: 91
Gracias 20 Veces en 17 Posts
Predeterminado

No sé qué tendría en la cabeza y cuáles eran sus sentimientos, pero en el fondo también era normal que te tuviera esas ganas y que no pudiera contenerse
vishnu22 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a vishnu22 por este Post:
Antiguo 25-abr-2018, 15:53   #402
Quela
Mega Pajillero
 
Avatar de Quela
 
Fecha de Ingreso: abr-2014
Mensajes: 466
Gracias 1.602 Veces en 350 Posts
Predeterminado

Me lavanté a escupir lo que quedaba a pesar de haber tragado casi todo, pero su forma de empezar me descolocó un poco. Quería sexo, pero más de pareja y no que el se aliviara aprovechándose de mi entrega y sin permiso. Lo peor es que yo estaba empapada y lista para él pues al fin y al cabo era sexo lo que acabábamos de tener y a pesar de los modos su olor a macho sudado y su polla tiesa me habían excitado bastante.

Entró al baño tras de mí diciendo: "Quela, que ganas tenía de pillarte. Ahora que estoy más relajado me ducho y te vas a enterar". Mi desconcierto-enfado me duró el tiempo de verlo salir de la ducha mojado. Somos así de tontas. Sin llegar a secarse me acerqué a él y nos besamos. Su piel estaba ahora fría y húmeda. Yo caliente pero también húmeda. Lo comprobó rápidamente. Su dedo se coló en mi braga entre mis nalgas y por su longitud alacanzó mi humedad delatando mi excitación y obligándome a aferrarme más a su lengua.

Repitiendo encuentros nuestros anteriores me llevó a la cama de la mano. Me tumbó y me sacó las bragas de las piernas. No me dejó cerrarla. Venía muy cerdo y quería verme le coño. Su polla se había recuperado extraordinariamente a pesar de estar recien corrido. Pensé que me la clavaría sin piedad. Sus intenciones eran otras. Besó mi pie y me chupó el dedo gordo. Lo lamía y succionaba como yo hacía otras veces con su polla. Estaba muy sexy aun mojado de rodillas en la cama con mi pierna levantada hasta su boca y sus manos acariciando mi muslo. Pocas veces he tenido una palpitación previa tan intensa. Sentía latir mi corazón en mi clítorix.

Por fin soltó mi dedo y lamió mis pantorrillas besándolas de vez en cuando. Yo instintivamente abrí mas las piernas dándole paso fácil a mi coño. Y por fin cuando creía que buscaba mis muslos se lanzó de lleno apretando su cara oliéndome profundamente y haciéndome dar un respingo. La primera lamida casi me hace correrme. De la segunda gemí callada. De la tercera mis manos hicieron con su cabeza lo que las suyas habían hecho con las mías apenas unos minutos antes. Y cuando sus labios atraparon mi clítorix no pude evitar correrme con fuertes gemidos que seguro que oyeron los inquilinos de las habitaciones contiguas. Mis manos soltaron su cabeza a la vez que mis piernas la apretaban pero ni así dejó de lamer mientras mi espalda se arqueaba y mi gemido se hacía sordo.

Sin tiempo a recuperarme me volteó elevando mi culo. Yo me dejaba hacer y sin miramientos se colocó detrás y con pericia encontró la entrada de mi vagina y me la metió con facilidad haciendome temblar y prolongando las sensaciones del orgasmo. Como venía mi macho. Me gustaba también cuando no era romántico. Doblé las rodillas para facilitarle el movimiento y empezó a bombear. Acababa de correrse, iba a durarme. Y me iba a reventar. Yo me mordía el labio con los brazos apoyados en la cama mientras sentía sus golpes de cadera en mis nalgas y sus manos sujetar las mías para clavarmela sin piedad. En un instante volví a correrme. Esta vez se enteraron hasta en la planta de arriba. Y me quedé rígida un instante ensartada en su miembro que me clavó hasta el fondo en cuanto sintió la primera contracción.

Me tenía sin aliento. Me derrumbé y el se dejó caer conmigo dejando su polla dentro. Con sus manos cerró mis piernas y quedé atrapda bajo el peso se su cuerpo. Apretaba sus nalgas para poder mover su berga dentro de mí, que me limitaba a cerrar los ojos y dejarle hacer pues temía que en breve me llegara un tercero tan seguido. Y así ocurrió. Y habrían llegado más si no le hubiese pedido que parara ante el intenso latir de mi corazón que se repetía en mis entrañas y mis bajos. Quedé derrumbada en la cama mientras José Luis se salía de mí y se recostaba a mi lado acariciando mi espalda y mi culo. De haber sabido la caña que me iba a dar yo misma me habría tirado a exprimirle la polla en cuanto llegó.

Que agusto me quedé en la cama casi dormida hasta que me metió prisa para vestirnos para cenar...
Quela is offline   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a Quela por este Post:
Antiguo 30-abr-2018, 12:06   #403
Quela
Mega Pajillero
 
Avatar de Quela
 
Fecha de Ingreso: abr-2014
Mensajes: 466
Gracias 1.602 Veces en 350 Posts
Predeterminado

Llegamos al albergue y me presentó al resto de monitores. Todos muy jóvenes excepto el que coordinaba que deberái tener más de 30. Los chicos eran de 15-16 años, muy ruidosos. Me observaban y hacían comentarios on risitas de fondo. Las chicas repetían el modelo pero escrutándome de arriba a abajo. Seguramente alguna me odiaba ya, jajaja.Había aparecido al novia de uno de los monitores guapos de veintipocos años. Recordando mis pensamientos con esa edad imagino que no se imaginaban lo que José Luis y yo acabábamos de hacer aquella tarde pues ellas seguirían pensando en príncipes azules y falso romanticismo.O no, pues en pocos años la película ha cambiado mucho.

De hecho, entendí la fogosidad de José Luis al día siguiente al ver como lo "acosaban" las chicas en la pista de esquí. Si cda vez que lo ponían así se iba a comportar como aquella tarde tenía su parte positiva pero en mi mente aspiraba a tener con él aquellos días algo más que un par de polvazos. Las mujeres somos así...

Tras la cena, con la típica conversación con gente que no conoces sobre estudios, viajes y tal, José Luis me acompañó al hotel porque el tenía que vigilar por la noche para evitar que hubiera "fiesta" en las habitaciones.

Subimos a la habitación y antes de despedirse le dije:

-Que niñas tan guapas.
-¿Las monitoras?- preguntó.
-No, las niñas del grupo.
-Quela, son niñas....No pensaras que yo...- dijo extrañado.
-Yo no, pero como venías tan caliete...-dije acariciandole el pecho sobre la ropa.
-Pero son muy chicas. Venía caliente por tí...- dijo justificándose.-¿No estarás celosa?
-Jajaja- reí falsamente-. Celosa, no. Pero no me gusta compartir...

Sé que después de lo mío con Víctor suena cínico, pero me salió así en aquel momento. Me salió la parte acaparadora e incluso egoísta. La cuestión es que según decía aquello mi mano sobó su paquete y dió un respingo, pero no lo solté pues además reaccionaba.

-¿Y si te dejo satisfecho para evitar tentaciones?- le susurré al oído sin dejar su paquete.
-Ya me has dejado muy stisfecho esta tarde...y además tengo que irme, Quela.
-Será rápido ya verás- insistí abriendo su cremallera- te vas descargadito. Le dije guiñándole el ojo.
-¿Y qué vas a hacer?
-Lo que más te gusta...

En cuanto solté el botón del pantalón me arrodillé bajándolo quedando frente al bulto que marcaba su polla ya dura en el calzoncillo. No dijo nada más. Se los bajó liberando su miembro y yo lo agarré pajeándolo mirándolo a los ojos.

-Ahora vas a ser bueno y me lo vas a dar todo...

Lamí su punta y sin más preámbulos me metí el glande hinchado en la boca saboreándolo. Y con prisas empecé a chupar y pajear a la vez succionando con fuerza. No la introducía muy dentro pero sí me cuidaba de rozar bien us glande. A pesar de haberse corrido pocas horas antes mi mamada surtía efecto pues me empujó hacia la cama y flexionó las piernas para ser él quien marcara el ritmo y profundidad de sus pollazos liberando mis manos que pudieron jugar libremente con sus pelotas, nalgas y ano.

Fue rápido. Pero esta vez no se corrió en mi boca. En el instante justo la sacó y sin tiempo de reacción empezó a correrse con fuertes gemidos en mi cara alcanzando con sus lefazos mi pelo y mi ropa. Me sorprendió pues además tuve que cerrar los ojos para evitar un inoportuno lechazo en los ojos, pues ecueca bastante. Cuando terminó me la acercó a la boca y yo obedientemente se la limpié. Me ayudó a levantarme y fuí a limpiarme al baño. Cuando salí me besó y se despidió hasta el día siguiente.

Fue una noche terrible. Me pasé toda la noche pensando por qué me había entregado de esa manera, sin nisiquiera dormir juntos y sólo por un ataque de celos. ¿Qué me estaba pasando otra vez? Yo no quería tener una relación basada en el sexo. Yo quería una relación en la que disfrutara con mi chico del sexo...
Quela is offline   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a Quela por este Post:
Antiguo 04-may-2018, 09:28   #404
kikote53
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jun-2009
Mensajes: 215
Gracias 30 Veces en 30 Posts
Predeterminado hola

--muy interesante,pausado para ir calentando y subiendo la intensidad...

me has puesto en el disparadero...
kikote53 is offline   Citar -
Antiguo 04-may-2018, 09:31   #405
Quela
Mega Pajillero
 
Avatar de Quela
 
Fecha de Ingreso: abr-2014
Mensajes: 466
Gracias 1.602 Veces en 350 Posts
Predeterminado

Pasé mala noche y peor fue la mañana. Todas las dudas en cuanto al sexo y mi relación con chicos que tenía antes de mi despertar volvieron de golpe. Pasé de ser una persona segura a dudar de la utilidad del sexo en mi relación, en volver a pedir a mi novio el "sacrificio" de tenerme sin sexo como hacía con los novietes del instituto hasta que conocí a Miguel. Hasta escuchaba los sermones de mi madre: "Ten cuidado Quela, los hombres no te quieren a tí sólo quieren aprovecharse de tu cuerpo". ¿Y yo? ¿Disfrutaba de mi cuerpo? ¿Me aprovechaba del suyo? Evidentemente que sí. Entonces, ¿por qué tenía remordimientos?

Toda la noche sin dormir dándole vueltas. El problema se agravó cuando pasé de intentar conocer mi reacción con el sexo a intentar profundizar en mis sentimientos hacia José Luis. Lo quería, de eso estaba segura. Pero nuestra relación no había sido fácil. El principio precioso se torció cuando se fue a Escocia. Ninguno supimos respetarnos la fidelidad y rompimos de mala forma. En menos de dos semanas me estaba follando a otro en la playa. Era libre, pero era extraño. Él tuvo el accidente con otra chica. Después nuestro encuentro forzado, su supuesta "impotencia". La facilidad con la que "caí". Mi miedo a su posible chantaje. Como usó a Susana para acabar metiéndose en mi cama. Y cuando parecíamos haber vuelto a la normalidad vuelvo en Navidad y me como dos pollas aparte de la suya...Vaya lío.

Mi comedura de coco transformó mi actitud y aquella tarde estuve distante, callada y algo seca, pero no se atrevió a preguntarme y volvió a ser ese José Luis cariñoso y afable que te hacía sentir mal si no le correspondías en amabilidad. Tras la cena me volvió a dejar en el hotel, pero no me preguntó que me pasaba. Tampoco yo habría sabido explicarselo.

El viernes después de comer me hicieron un hueco en el autobus que nos dejó en la ciudad antes de volver tras la semana de esquí. Llegamos a mi piso y aun estaba Jorge recogiendo sus cosas. Se presentaron y me sorprendió la frialdad de José Luis. Sabía que teníamos compañero de piso pues yo se lo había contado. Jorge se marchó y nos quedamos solos en el piso hasta el domingo que José Luis se fuera. Mi cabeza era una pura contradicción. A la vez me castigaba por sentirme "fácil" y creer que José Luis sólo me quería por el sexo pero por otra parte deseaba estar con él, tener abrazos, arrumacos, cariciar y palabras bonitas que no tenían por qué terminar en sexo fuerte. Para no estropearlo le propuse salir a pasear y así pasar tiempo juntos sin riesgos...Hacía frío y estaba cansado pero no puso objeción. Se cambió de ropa y salimos a pasear por la zona turística de la ciudad mucho más tranquila en invierno. Su actitud y su mano me devolvieron el deseo de tener una relación normal. Pero mi mente maquinó comprobar si su entrega era como la mía...
Quela is offline   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a Quela por este Post:
Visita nuestro sponsor
Antiguo 04-may-2018, 09:36   #406
kikote53
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jun-2009
Mensajes: 215
Gracias 30 Veces en 30 Posts
Predeterminado hola

--uf.. tus dudas, contradicciones, remordimientos, deseos.... hacen aumentar mi excitación...

..lo resistire?
kikote53 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a kikote53 por este Post:
Antiguo 07-may-2018, 10:35   #407
Quela
Mega Pajillero
 
Avatar de Quela
 
Fecha de Ingreso: abr-2014
Mensajes: 466
Gracias 1.602 Veces en 350 Posts
Predeterminado

Aquella noche aduciendo cansancio nos acostamos pronto y sin sexo, La verdad es que lo dejé bastante claro poniéndome el pijama más gordo que tenía. Él se acostó en calzoncillos por lo que yo no renuncié a disfrutar del contacto con su piel. Aquella noche, a pesar de las vueltas que le daba a mi cabeza pude dormir bien y amanecí ccon uno de aquellos gestos que me habían hecho enamorarme de José Luis. Había bajado a la calle a por churros y había hecho chocolate para desayunar.

Me desperecé me abracé a su cuerpo y lo besé en la mejilla antes de ir al baño. El desayuno fue muy agradable. Hacía bastante frío y estaba nublado. De hecho amenazaba nieve así que decidimos ir a la estación de ferrocarril a comprar su billete de vuelta pus sería más seuro el tren que el autobus en casa de nevada.

Con el frío que hacía no apetecía estar en la calle, así que compramos algo de comer y nos lo llevamos a casa. La mañana tan agradebla y sus atenciones de nuevo estaban reblandeciéndome y devolviendome una actitud más abierta hacia él. Sabía que tendríamos sexo, pero yo estaba dispuesta a que no terminase con la misma sensación que las veces anteriores de que yo daba más de mí que él.

Tumbados en el sofá después de comer llegó la ocasión. Él estaba tumbado al fondo y yo delante de él con la cabeza echada en el cojín pegada a suc uerpo. Sus cambios de postura me indicaron que estaba incómodo, pero no por la posición. Evidentemente algo le apretaba dentro del pantalón de chandal. Yo me hacía la loca como si no sintiera nada pero la proximidad de nuestros cuerpos le habían provocado la erección que lejos de tratar de ocultar buscaba que yo notara para iniciar el juego.

Ante mi falta de atención su mano apretó mi vientre acercandome más cotra su cuerpo. Yo tuve que controlarme para no rozar mi culo contra su dueza pues ni su pantalón contenía su polla y mi pijama me permitiía sentirla totalmente. Insistió. Su mano ya estaba dentro del pijama acariciando mi piel. Si subía un poco más se encontraría mi pecho desnudo y ya no podría reprimir el calor que enrojecía mis mejillas. Ninguno decía nada pero su cuerpo se apretaba al mío y mi respiración cada vez era más difícil de contener. Mi cuerpo engañaba a mi mente.

Al fin su mano alcanzo mi pezón y lo descubrió duro. Ya no había engaño. Los dos sabíamos que el otro estaba caliente. Giré la cara y nustros labios se encontraron mientras su mano agarraba mi pecho, lo amasaba y rozaba mi pezón y mi culo ya liberado de disimulos se apretaba contra su polla dura. Pero los pensamientos de las noches antweriores volvieron a mi mente y una sonrisa maliciosa asomó en mi rostro.

Me levanté del sofá acomodñandome el pijama y lo tomé de la mano para llevarlo al dormitorio. Bajé la persiana y encendí la luz.

-Has sido malo- le dije de pie delante de la cama- así que ahora te voy a castigar.

Una sonrisa de picardía asomó en su cara mientras yo me mordía el labio. Me puse seria y le ordené:

-Desnúdate.

Sin poner objeción se quedó en calzoncillos. Era gracioso verle la cara quemada por la nieve y el sol y el cuerpo blanco. Estaba expectante cuando de nuevo ordené:

-Todo. ¿O te da vergüenza?

Se sonrió y se sacó los boxers negros dejando una erección que hacía que su polla señalara el cielo asomando el glande con fuerza. Me tuve que controlar para no lanzarme a por su cuerpo y agarrar ese trozo de carne caliente. Pero de nuevo le ordené que se tumbara en la cama y lo hizo obedientemente y expectante a mi juego.

Saqué unos pañuelos del cajón de la mesilla y empecé a amarrarle las muñecas al cabecero de la cama.

-¿Recordando viejos tiempos, nena?- fue su pregunta al verme repetir la acción que había hecho con él exactamente un año antes. No contesté y continué amarrando sus tobillos. Su pecho se hinchaba y desinchaba mientras su polla palpitaba de expectación.

Imitando el juego del año anterior vendé sus ojos:

-Si hablas o intentas soltarte de haré daño- susurré a su oído mientras se sonreía. Entonces para hacerme más creíble agarré sus huevos con cuidado de no rozarle la polla y acercándome a su oído dije: "Sé donde te duele más". apretando ligeramente mi mano en sus pelotas hasta hacerlo estremecer. Esperaba no haberme pasado.

Ahora venía lo bueno. Había llegado hasta allí sin saber aun que iba a hacerle, pero se me encendió la bombilla y saqué del armario el gel y el dildo que habíamos usado en año nuevo. José Luis tragaba saliba sin saber lo que se le venía encima...
Quela is offline   Citar -
Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a Quela por este Post:
Antiguo 08-may-2018, 21:50   #408
morboval
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: ago-2012
Mensajes: 1
Gracias 1 Vez en 1 Post
Predeterminado

Cita:
Empezado por Quela Ver Mensaje
Aquella noche aduciendo cansancio nos acostamos pronto y sin sexo, La verdad es que lo dejé bastante claro poniéndome el pijama más gordo que tenía. Él se acostó en calzoncillos por lo que yo no renuncié a disfrutar del contacto con su piel. Aquella noche, a pesar de las vueltas que le daba a mi cabeza pude dormir bien y amanecí ccon uno de aquellos gestos que me habían hecho enamorarme de José Luis. Había bajado a la calle a por churros y había hecho chocolate para desayunar.

Me desperecé me abracé a su cuerpo y lo besé en la mejilla antes de ir al baño. El desayuno fue muy agradable. Hacía bastante frío y estaba nublado. De hecho amenazaba nieve así que decidimos ir a la estación de ferrocarril a comprar su billete de vuelta pus sería más seuro el tren que el autobus en casa de nevada.

Con el frío que hacía no apetecía estar en la calle, así que compramos algo de comer y nos lo llevamos a casa. La mañana tan agradebla y sus atenciones de nuevo estaban reblandeciéndome y devolviendome una actitud más abierta hacia él. Sabía que tendríamos sexo, pero yo estaba dispuesta a que no terminase con la misma sensación que las veces anteriores de que yo daba más de mí que él.

Tumbados en el sofá después de comer llegó la ocasión. Él estaba tumbado al fondo y yo delante de él con la cabeza echada en el cojín pegada a suc uerpo. Sus cambios de postura me indicaron que estaba incómodo, pero no por la posición. Evidentemente algo le apretaba dentro del pantalón de chandal. Yo me hacía la loca como si no sintiera nada pero la proximidad de nuestros cuerpos le habían provocado la erección que lejos de tratar de ocultar buscaba que yo notara para iniciar el juego.

Ante mi falta de atención su mano apretó mi vientre acercandome más cotra su cuerpo. Yo tuve que controlarme para no rozar mi culo contra su dueza pues ni su pantalón contenía su polla y mi pijama me permitiía sentirla totalmente. Insistió. Su mano ya estaba dentro del pijama acariciando mi piel. Si subía un poco más se encontraría mi pecho desnudo y ya no podría reprimir el calor que enrojecía mis mejillas. Ninguno decía nada pero su cuerpo se apretaba al mío y mi respiración cada vez era más difícil de contener. Mi cuerpo engañaba a mi mente.

Al fin su mano alcanzo mi pezón y lo descubrió duro. Ya no había engaño. Los dos sabíamos que el otro estaba caliente. Giré la cara y nustros labios se encontraron mientras su mano agarraba mi pecho, lo amasaba y rozaba mi pezón y mi culo ya liberado de disimulos se apretaba contra su polla dura. Pero los pensamientos de las noches antweriores volvieron a mi mente y una sonrisa maliciosa asomó en mi rostro.

Me levanté del sofá acomodñandome el pijama y lo tomé de la mano para llevarlo al dormitorio. Bajé la persiana y encendí la luz.

-Has sido malo- le dije de pie delante de la cama- así que ahora te voy a castigar.

Una sonrisa de picardía asomó en su cara mientras yo me mordía el labio. Me puse seria y le ordené:

-Desnúdate.

Sin poner objeción se quedó en calzoncillos. Era gracioso verle la cara quemada por la nieve y el sol y el cuerpo blanco. Estaba expectante cuando de nuevo ordené:

-Todo. ¿O te da vergüenza?

Se sonrió y se sacó los boxers negros dejando una erección que hacía que su polla señalara el cielo asomando el glande con fuerza. Me tuve que controlar para no lanzarme a por su cuerpo y agarrar ese trozo de carne caliente. Pero de nuevo le ordené que se tumbara en la cama y lo hizo obedientemente y expectante a mi juego.

Saqué unos pañuelos del cajón de la mesilla y empecé a amarrarle las muñecas al cabecero de la cama.

-¿Recordando viejos tiempos, nena?- fue su pregunta al verme repetir la acción que había hecho con él exactamente un año antes. No contesté y continué amarrando sus tobillos. Su pecho se hinchaba y desinchaba mientras su polla palpitaba de expectación.

Imitando el juego del año anterior vendé sus ojos:

-Si hablas o intentas soltarte de haré daño- susurré a su oído mientras se sonreía. Entonces para hacerme más creíble agarré sus huevos con cuidado de no rozarle la polla y acercándome a su oído dije: "Sé donde te duele más". apretando ligeramente mi mano en sus pelotas hasta hacerlo estremecer. Esperaba no haberme pasado.

Ahora venía lo bueno. Había llegado hasta allí sin saber aun que iba a hacerle, pero se me encendió la bombilla y saqué del armario el gel y el dildo que habíamos usado en año nuevo. José Luis tragaba saliba sin saber lo que se le venía encima...
Lo que todo chco desea!!! que su chica lo folle bien follado con su consolador!!!
morboval is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a morboval por este Post:
Antiguo 09-may-2018, 15:56   #409
Quela
Mega Pajillero
 
Avatar de Quela
 
Fecha de Ingreso: abr-2014
Mensajes: 466
Gracias 1.602 Veces en 350 Posts
Predeterminado

Mi chico formando en la cama una equis abierto de piernas y brazos y con los ojos vendados mientras su pola no dejaba de apuntar al cielo a pesar de mi tardanza en atenderla. Así era su nivel de excitación. Encontré la caja y saqué el bote de gel. Me eché un poco en el dedo y se lo acerqué a la nariz. No sé si reconoció el olor pero se sonrió.

Pasado aquello extendí el que le había dado a oler por sus pezones. No se si servía de algo, pero la habitación se llenó de olor y su polla palpitaba no se si sóla o por la contracción de sus músculos pélvicos. JUgué con sus pezones rozándolos y embadurnándolos en el gel mientras comprobaban como se endurecián al contacto.

-¿Qué sientes?- pregunté curiosa.
-Calor, me arden las tetillas y tus dedos me ponen loco.- respondió tras chuparse los labios.

Leí el bote. Era comestible. Los lamí mientras gemía. Me eché un poco m´s de gel en la mano. Empecé a acariciar su polla. Movía instintivamente las caderas. La visión de su cuerpo, el juego y su excitación me estaban calentando a mí también. Tenía que controlarme, pero la humedad en mis bragas casi se olía. Solté su polla y me quité el pantalón del pijama y las bragas. Rocé mis labios con el gel. No debería haberlo hecho. La humedad creció. Me puse en la cam junto aél a la altura de sus caderas juntando mis piernas para evitar tocarme dejando que la vista, mis manos y los efectos del gel fuesen mi único contacto. Acaricié de nuevo su pecho y su abdomen hasta llegar de nuevo a su polla. Estaba muy hinchada pero no era por el gel. Cogí un poco más y empecé a repartirlo por el tronco y la base de su miembro y redeé sus pelotas con mis manos sosteniéndolas para repartir el gel y el masaje al rededor de ellas. Inconscientemente flexionó las piernas lo que las ligaduras le dejaban dejándome más expedito el acceso a su ano.

Para disimular lo pajeaba despacio mientras extendía al gel por debajo de sus pelotas. La primera vez que llegué a su ano, no dijo nada. Cuando se hizo evidente que extendía gel por allí preguntó descocertado:

-¿A dónde vas, Quela?
-Shhhh, tu disfruta...- susurré mientras no dejaba de extender el gel por toda la zona incluidas sus pelotas. Empujé con el dedo. No era la primera vez que lo hacía pero nunca sin tener su polla en mi boca. De vez en cuando acariciaba su pecho y masturbaba suave su polla para tranquilizarlo. Cuando metí la punta de mi dedo corazón le pregunté si le dolía y con media sonrisa me respondió que no. Yo me sonreí maliciosamente y cogí el dildo. Estuve tentada de pasarmelo por el coño pero sabía que si hacía eso no me trevería a seguir.

Me senté sobre su vientre de espaldas a su cara. Cuando notó mi peso y la desnudez de mi culo se relajó. Llené el dildo de gel y lo acerqué a su ano. Se había calentado algo con mi mano pero debía estar frío porque se sobresaltó al sentir su contacto.

-¿Qué es eso, Quela? ¿Qué haces?
-Tú déjate, que lo vas a disfrutar.- respondí acariciando de nuevo su polla.

Empujé el dildo. Entró la punta. Se contrajo. Quería soltarse. Le di una palmada en el muslo. Se detuvo. Empujé otro poco.

-Quela, por favor... me vas a hacer daño.
-Calla, que verás como te va a gustar como me gustó a mí.- empecé a pajearlo más rápido mientras yo empujaba más el dildo.

Entró más fácil de lo que imaginaba a pesar de que en el último instante sus músculos se habían contraído. No era tan grande como su polla pero el dildo llenaba entero su ano dilatándolo. Empecé a pajearlo más fuerte.

-Ahn, Quela, ¿Qué me haces?- casi suplicaba sin respuesta por mi parte- Para, me vas a matar.
-De placer... respondí mientras notaba como mi coño chorreaba sobre su barriga.

Solté su polla y me levanté sentándome de nuevo pero esta vez dejándo que su verga me atravesara. Entró sin dificultad obligándome a soltar todo el aire de mis pulmones. Mi plan no había resultado por no poder contener mi deseo. Al final me lo estaba follando con mi coño, pero al menos estaba invadiendole su culo. Empujé más el dildo. Sentí como su pollareaccionaba a la intromisión y empecé a cabalgarla. De vez en cuando le daba una palmda en el muslo para que abriera más las piernas. Casi le doy en las pelotas. Le habría hecho daño. Seguí cabalgando conteniendo mis gemidos con una respiración artificial. Su polla se hinchaba. Se ba a correr. Acelerè mientras apretaba sus pelotas. Se contrajo un poco pero ya era inevitable y empezó a lanzar chorros de semen dentro de mi coño acompañados de gemidos roncos. Yo no paraba. Notaba su leche caliente repartirse detro de mi vagina empujada con los saltos de mi cabalgada hasta que por fin exploté arqueando la espalda y quedándome rígida mientras sentía las palpitaciones dobles de su polla y mi útero desacompasadas en ritmo pero acompasadas en placer. Cuando el último latigazo terminó me eché hacia adelante apoyándome en sus muslos hasta que recuperé el ritmo cardiaco y la respiración. Me levanté y su polla morcillona salió de mí con su leche batida como nata con burbujas.

Me fuí al baño a limpiarme mientras me pedía que lo soltara diciéndome lo increible que había sido. Lo dejé esperando desnudo, amarrado y con el dildo en el culo mientras me duchaba y arreglaba para salir esa tarde...
Quela is offline   Citar -
Los siguientes 5 Usuarios dan las gracias a Quela por este Post:
Antiguo 16-may-2018, 16:24   #410
Quela
Mega Pajillero
 
Avatar de Quela
 
Fecha de Ingreso: abr-2014
Mensajes: 466
Gracias 1.602 Veces en 350 Posts
Predeterminado

Tardé un buen rato en ducharme, vestirme y maquillarme. Durante unos minutos me llamaba pidiendome que lo soltara, incluso tiró de los pañuelos, no muy fuerte, para intentar soltarse. Cuando me oyó entrar al dormitorio me preguntó si ya lo soltaba. Le contesté que había sido malo mientras observaba su cuerpo tenso, abierto sobre la cama y el dildo casi fuera de su culo probablemente porque había intentado soltarlo con su esfinter. Tenía la polla caída hacia un lado aún llena de su corrida batida.

Le quité el pañuelo de los ojos y se sorprendió al verme vestida y arreglada.

-¿Dónde vas? -preguntó con los oos desorbitados.
-Me voy de paseo.- respondí tranquila.
-¿Y yo?...



No contesté y me fuí de nuevo al salón. Por fin regresé al dormitorio y sin decir nada me senté en la cama y lo besé. Estaba entregado a mi castigo y seguramente sin saber por qué. Al fin me decidí y solté su mano y sus pies.

-Anda duchate, que nos vamos...

Se sacó el dildo y fue a dármelo.

-No, no. Eso lo limpias tú o no lo uso nunca jamás.

Me sonrió y ya depie me besó de nuevo y me dijo mientras se encaminaba al baño: "Perversa también me gustas"

Fue rápido en ducharse y vestirse y salimos pronto. Cenamos y después nos tomamos una copa en un pub pero cuando subieron mucho la música nos fuimos de regreso a casa con arrumacos y besos furtivos de vez en cuando. Parecía ir todo bien. Ya en casa me reconoció que le molestaba estar sentado porque el dildo le había estirado la piel del ano. En vez de disculparme le acaricie el paquete y le recordé que su polla era más gorda. Sorprendentemente nos fuimos a dormir pronto y sin más contacto que nuestras caricias en los brazos y el beso de buenas noches. Esa noche me puse el pijama por frío pero yo sí disfrutaba de su piel caliente junto a mí pues se acostó en boxers.

Así durmimos hasta que me desperté ya de día con mi espalda pegada a su pecho y un brazo suyo sobre mi cuerpo. Me gustaba sentir su respiración en mi pelo y su olor tan cerca de mí, pero no alcanzaba su piel. Con cuidado de no despertarlo me saqué el pantalón del pijama y me pegué más a él. Sentía la de sus piernas en las mías y al notarlo él también me rodeó con una atrpándome y pegando su erección matutina a mis bragas. Me quedé quieta junto a él. No sé cuando se despertó pero su respiración en mi pelo se transformó en un beso en mi cuello y su cuerpo se apretó más aun al mío. El brazo sobre mí sin cortarse se coló bajo mi pijama acariciando mi piel. Primero ombligo, vientre, pecho. Me chupaba los labios y mi culo presionaba su erección.

Durante unos minutos sus manos acariciaron mis pechos jugando con sus pezones mientras sus labios besaban mi cuello y sus dientes mordían el lóbulo de mi oreja. Mis piernas se rozaban con las suyas y todo me provocaba un intenso calor en la entrepierna. Su mano descendió por mi vientre hasta mis bragas apretadas entre mis piernas. Despacio como con miedo de romper la situación entró entre mis piernas. Yo las separé los justo hastaque pudo comprobar el calor de mi coño. Introdujo la mano en mi bragas y tras acariciar el vello púbico alcanzó mis labios mayores y comprobó la humedd que salía de entre ellos. Los rozó y jugó a presionar con su dedo mientras yo cerraba de nuevo las piernas aprisionando su mano sin dejar de morderme los labios.

De golpe sacó la mano y se separó de mí. Sin tiempo a girarme comprobé que había bajado su calzoncillo y liberado su polla. Se pegó de nuevo a mí encajando su trozo de carne caliente entre mis nalgas apretando mis bragas. Su mano regresó a mis pechos. Yo bajé mi mano libre y acaricié su polla entre mis piernas, justo antes de que su mano abandonara mis tetas para apartar mi braga y apuntar con su falo entre mis labios mayores. Entro fácil por mi humedad pero lento por la postura. Era la polla de siempre pero me sentía más llena que nunca. Cerré las piernas atrapandolo. Se acomodó pegado a mi cuerpo y empezó un leve movimiento de caderas, lento pero constante rozando su verga con las paredes de mi coño que la apretaba como una segunda piel sintiendo cada roce, cada palpitación y cada suave intromisión. No sé cuanto tiempo estuvimos así hasta que me giró son sacarla dejándome boca abajo con las piernas cerradas y dejando caer todo su peso sobre mí inició una penetración más acompasada. Sus piernas apretaban las mías cerrándolas más mientras su polla rozaba todo mi ser. Como no podía ser de otra manera me corrí apretndo aún más mis piernas y mordiendo el colchón para reprimir un gemido agudo, casi un grito mientras mis entrañas se contraían apretando más su polla si cabía. Cuando se detuvieron mis contracciones la sacó y de retiro de encima mía tapándome con la colcha...
Quela is offline   Citar -
Los siguientes 5 Usuarios dan las gracias a Quela por este Post:
Antiguo 21-may-2018, 15:35   #411
Quela
Mega Pajillero
 
Avatar de Quela
 
Fecha de Ingreso: abr-2014
Mensajes: 466
Gracias 1.602 Veces en 350 Posts
Predeterminado

No sé cuanto tardó en el baño porque creo que me quedé dormida de nuevo tragando saliba y con la cara aun clavada en la almohada. No cambié ni de postura cuando lo sentí de nuevo. Se había puesto una sudadera pero seguía en calzoncillos. Me giré y me dió los buenos días. Ni nos habíamos hablado follando.

-¿Estás bien?
-Estupendamente, aunque algoescocidillo- me dijo guiñandome un ojo.
-No te has corrido...
-No me hacía falta...te he sentido a tí y eso ya me sirve.
-¿Y no te va a doler después?- pregunté.
-No, ajajaja. No me van a doler después, me los tienes vacíos- dijo sentándose a mi lado.
-Pero tú me has dado placer y yo...- me tapó la boca.
-Tu placer es mi placer.
-Pero el otro día viniste a verme y lo primero que hiciste fue correrte...
-¿Era eso? ¿Por eso estabas tan rara?

Bajé la mirada.

-A ver, Quela- me dijo cogiéndome de la barbilla- Esas niñatas de instituto están más calientes que el palo de un churrero. Costaba trabajo quitárselas de encima. Cuando te ví me puse como una moto y me salió así. ¿Enfadada?
-No- mentí.-Extrañada.
-Sólo tenías que haber dicho que parara.
-Ya. Pero quería complacerte- respondí.
-Y bien que lo hiciste. Ojalá pudiera contarle a mis amigos como me gusta correrme en esa boquita...

Vió mi cara de terror y continuó:

-...pero no puedo y me lo tengo que guardar para mí. Aparte creo que te tomaste venganza...- terminó pasándse la mano por el cachete del culo.
-Habías siso malo y te castigué...- dije desafiante.
-Pues voy a tener que ser malo mucas veces porque tu castigo fue brutal...
-De malo?- pregunté.
-De intenso. Cuando te pone así en el sexo me enloqueces, aunque me hagas hasta un poquito de daño.
-¿Te duele el culito?- pregunté bajando la mirada.
-No. Pero la corrida que me pegué no se me olvida, y contigo encima menos.- y me besó.

Yo busqué su paquete con la mano pero me la retiró y se levantó diciendo:

-Levántate y vámonos a desayunar que tengo un autobus que coger.

Al salir de la cama la braga seguía descolocada con la nalga fuera y uno de mis labios a la vista. Al pasar a su lado me dió una palmada.

-Que se te sale....
-Como si no lo tuvieras visto... - y me fuí al baño recolocándome la braga.

La despedida fue triste para que engañarnos. Y nos repetimos las palabras de Navidad. Juntos pero libres para evitar los malos rollos del año anterior. Para mí el juramento era innecesario pues no pensaba liarme con nadie sabiendo que en pocas semanas nos veríamos.

Regresé a la casa evitando cualquier rastro de su paso pero no me acordaba de Jorge. Aquella noche me preguntó por mi novio y tuve que reconocerle a Susana que había vuelto con José Luis. Su respuesta al menos no fue desagradable:

-Hija, está como un queso, normal.

Jorge se cortó un poco, se tendría que acostumbrar a Susana. Y nosotras a él. Su presencia en casa limitaba la libertad que habíamos tenido antes en las costumbres y el vestir pero la necesidad de compartir piso es lo que tenía.

Pasaron los días y todo parecía normal hasta que una noche escuché pasos en en salón y susurros. Supuse que Susana venía con alguien pero reconocí la voz de Jorge. Me dió curiosidad pero no me atreví a moverme de la cama intentando oir, pero nada.

A la mañana siguiente Susana me abordó antes de irme a clase.

-Tía, nuestro compañero es virgen...
-¿Qué dices? ¿Y cómo sabes eso?
-Me lo ha reconocido. Fijo que se mata a pajas.
-Tía- dije molesta- eso no es nuestro problema. Y a todo esto, ¿cómo fue que te dijo eso?
-Se lo saqué. Le pregunté por novias, royos y tal y me dijo que él no era mucho de eso. Y cuando le dije que follar es bueno...
-Pero que bestia eres, Susanita- dije ofendida.
-...nada. Pues eso, que bajó la cabeza y me reconoció que es virgen.
-No sé para que me lo cuentas. Eso es algo privado de él.
-Ya, pero así sabemos que no va a estar aquí metindo tías todo el día- respondió.
-Mira que eres. Déjalo tranquilo que te conozco...

Nos despedimos y no volvimos a hablar del tema, pero...
Quela is offline   Citar -
Los siguientes 6 Usuarios dan las gracias a Quela por este Post:
Antiguo Ayer, 16:20   #412
Quela
Mega Pajillero
 
Avatar de Quela
 
Fecha de Ingreso: abr-2014
Mensajes: 466
Gracias 1.602 Veces en 350 Posts
Predeterminado

Pasaron los días con normalidad pero un fin de semana al volver sa salir con compañeros de marcha escuché risitas en la habitación de Susana. Pensé que estaba con un amigo y me fuí al dormitorio a cambiarme para acostarme. Mi sorpresa fué cuando al salir al baño ya en pijama me encuentro a Jorge en calzoncillos saliendo de la habitación de Susana.

No le dije nada y me metí al baño. Cuando salí estaba esperando en la puerta. Era más delgado aun de como me lo imaginaba, con muy poco vello casi rubio y muchas pecas por el cuerpo. Usaba calzoncillos boxers sueltos que con la delgadez le quedaban bastante anchos. Le dí las buens noches y me encerré en el domitorio.

Al poco volví a escuchar las risitas. No había duda Susana y Jorge tenían tema. Esta Susana no tenía arreglo así que ya hablaría con ella.

El lunes la pillé a solas por fin.

-¿Qué haces loca? ¿Es nuestro compañero de piso?- le recriminé.
-Oye tú te tiras a quien quieres y yo también. Pero vamos que no me lo he tirado.- respondió.
-¿Y qué hacía en calzoncillos en tu cuarto?
-Dando clases...
-¿Cómo?- pregunté extrañada.
-Niña, es un primor de niño. Es supertierno y muy inicente. Todavía cree en las princesas de cuento y el amor romántico y esas cosas. No se acostaría conmigo nunca. Se reserva para su princesa...
-No lo entiendo.
-Pues hija, que me he convertido en su amiga íntima y me he ofrecido a darle consejos. Y el otro día iba la cosa de la ropa. Le explicaba que una ropa interior chula dan ganas para...
-Tía, cortate- le dije- lo que querías es verlo desnudo.
-Pero si es un tirillas. Que va... tu sabes que me van los tíos grandes, pero éste es un desastre. Los calzoncillos se los compra su madre. Le he dicho lo que tiene que hacer. Ahn y sentirse más seguro.
-Y tanto- respondí- no se cortó un pelo delante mía. Y eran feos de verdad, ajajaja.
-También te fijaste, mamona, jajajaja.
-Bueno, ten cuidado no se nos vaya del piso que no quiero tener que empezar a buscar otra vez.
-Que va, si el niño está entregado con mis "clases"...

A los pocos días casi se repite la escena, pero esta vez Jorge llevaba unos boxers ajustados y la verdad es con su delgadez el paquete ganaba en proporción. Le pregunté si tenía calor y me preguntó si me molestaba que fuera así. Mi respuesta fue un lacónico "Estás en tu casa, mientras no vayas en bolas". Pareció cortarse pero no dejó de desafiar con un "Gracias, así se está más cómodo". "Y frío, en invierno" pensé yéndome, aunque con Susana y sus "clases" debía estas más bien caliente...

Lo peor de aquellos días vino en vísperas del puente de la fiesta de la comunidad autónoma cuando regresando en autobus tuvimos un accidente y por no llevar el cinturón puesto me tuvieron que ingresar dos semanas en el hospital de las cuales casi una entera la pasé en la UCI. No llegaron a extirparme el bazo, pero la cicatriz en mi estómago se quedó para siempre...
Quela is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a Quela por este Post:
Antiguo Ayer, 20:09   #413
vishnu22
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ago-2009
Ubicación: Liverpool
Mensajes: 91
Gracias 20 Veces en 17 Posts
Predeterminado

Jo, iba a decir que cómo molaba la subtrama del compañero de piso... pero qué mal lo del final. Menos mal que sabemos que no fue nada supergrave.
vishnu22 is offline   Citar -

Responder

Retroceder   Inicio > Gente > Tus Relatos y experiencias


Herramientas