Responder

Tus Relatos y experiencias - Mi cuñada se enteró. Herramientas
Antiguo 15-mar-2017, 20:18   #26
parejilla pajer
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: sep-2013
Ubicación: centro
Mensajes: 31
Gracias 93 Veces en 21 Posts
Predeterminado Ahora viene lo peor

Tras su brutal corrida, los dos quedamos tumbados exhaustos sobre la cama, ella estaba no sé muy bien si suspirando o gimiendo mientras yo respiraba sofocadamente. La experiencia había sido estupenda. La verdad es que en los últimos días nuestra actividad sexual había alcanzado un punto que no conocíamos: más sexo y mucho más fuerte.

Pero por otro lado, en mi cabeza todo daba vueltas: seguía oyendo todos sus gritos e insultos: me corro, cabrón, sigue, joder, cómelo, marica, chúpamelo, hijo de puta, trágate el semen, pervertido, picha floja … ¿hacia dónde íbamos? Bueno, todo había sido un juego, ¿no? Al menos eso pensaba yo.

Mientras estaba con mis cavilaciones, ella se incorporó en la cama y enseguida volvió a la carga conmigo:

- ¿Dónde está el cinturón? Póntelo rápido que tenemos que bajar…
- No podemos dejar lo del cinturón, por favor, creo que ya ha sido suficiente, supliqué.
- Que va. Si ha sido genial. Tener tu polla encerrada hace que luego sea mucho mejor.
- Pues como no te des prisa, no va a entrar. Ya sabes que mi soldadito se repone enseguida, intenté usar como excusa.

Pero esta vez no era así. Mi polla no reaccionaba. Después de mi corrida se había desinflado rápidamente y a pesar de lo excitante que había sido la continuación del polvo, mi polla no se recobraba. ¿Sería que el cinturón me estaba haciendo efecto y controlaba cada vez más mis erecciones? Ella cogió el cinturón de castidad. Al ver el estado en que se encontraba mi polla, el cinturón me pareció mucho más grande que antes. Con la otra mano cogió mi polla y comenzó meterla en la jaula, pero no era fácil. Sin dudarlo, soltó mi polla, ¿qué iba a hacer?, ¿habría desistido? Dirigió su mano a su coño. No puede ser, pensé. Pero era lo que ella había pensado antes que yo. Metiendo los dedos en su coño los sacó totalmente brillantes, recubiertos de una mezcla de semen y flujo. Lo extendió sobe mi polla a modo de lubricante. En sus ojos podía ver esa cara de poder, de dominación, sintiéndose ama de mi polla y de mi. A continuación, agarró de nuevo mi polla que seguía sin reaccionar y presionando una vez más comenzó a introducir mi polla en la jaula. La mezcla de mi corrida y la suya cumplió su cometido y enseguida mi polla estaba otra vez dentro de la jaula. Es brutal la sensación a medida que tu polla va quedando introduciéndose milímetro a milímetro en el cinturón de castidad.

Después, cogió el anillo que debía encerrar mis huevos, pasándolo delicadamente por mis testículos. Cuando estaba colocado, volvió a presionar mi polla hasta que la jaula encajó con el anillo. Sujetando firmemente con una mano, la otra trajo el candado. Parecía imposible la habilidad con la que mi mujer podía manejar el anillo, la jaula y el candado. Finalmente se oyó el clic que sonó en mi cabeza como el cierre de la celda debe ser para un preso.

Pensé que con la presión del anillo mi polla respondería, como me había ocurrido a mi en los primeros intentos que había hecho el día que recibí el paquete, cuando estuve haciendo las primeras pruebas antes de enseñárselo a mi mujer, pero asombrosamente no fue así. Parecía mentira lo que habían cambiado las cosas en una semana. El clic final al cerrar el candado me trajo de nuevo a la realidad. Con la cabeza agachada, mirando mi polla, me sentía totalmente bajo las órdenes de mi mujer.

- Tápate el cinturón y recoge todo esto mientras termino de arreglarme. Ah, también coge el vibrador para mi hermana.

Me acerqué a la caja negra donde tenemos nuestros juguetes. Revolví hasta llegar al vibrador. Al ver el arnés me acordé de la propuesta de mi mujer del día anterior. Volvía a imaginarme siendo follado por mi cuñada con el arnés.

- ¿Qué te pasa?, me dijo mi mujer, te has quedado embobado después del polvo.

No me atreví a decirle la verdad, pero ciertamente mi cara debía haber mostrado con total transparencia que mi imaginación me había llevado lejos a una situación muy placentera. Mi mujer me quitó el vibrador de las manos. Con una sonrisa pícara lo puso al lado de mi polla.

- ¿Qué pasa mariquita?, ¿te gustaría jugar con esta polla? Esa que está ahí dentro parece que ya no funciona…

A pesar del roce del vibrador alrededor de mi polla, mi polla no respondía. Tal vez las humillantes palabras de mi mujer ayudaban a ello. Empezaba a estar preocupado. ¿podrías ser tal el poder del cinturón de castidad?, ¿puede ser tan fuerte el poder de mi ama?

Continuará...

Para que veáis cómo era la situación:
parejilla pajer is offline   Citar -
Los siguientes 9 Usuarios dan las gracias a parejilla pajer por este Post:
Antiguo 25-mar-2017, 18:09   #27
parejilla pajer
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: sep-2013
Ubicación: centro
Mensajes: 31
Gracias 93 Veces en 21 Posts
Predeterminado El final

Continuo:

- ¿por qué no la chupas un poquito, mariquita?

Mi primera reacción fue resistirme, pero en seguida mi mujer pasó su mano libre por detrás de mi cuello, empujando mi cabeza hacia el falo de plástico.

- Mira que dura está, no como la tuya…

Empezó a mover el vibrador metiéndolo y sacándolo de mi boca.

- Cómo chupas las pollas, ni que lo hubieses hecho más veces…

Como ya había conseguido el objetivo de meterme el vibrador en la boca, la mano que empujaba mi cuello se dirigió hacia mi polla, envolviendo mis huevos y dando golpecitos sobre el cinturón de castidad.

Ahora sí; mi polla empezó a reaccionar y empezó a levantarse, pero con el cinturón de castidad puesto, también empezaba el dolor…

- Sabía que eras un mariquita. Mira cómo se te está poniendo la polla en cuanto has empezado a chupar una polla…

Las voces de abajo me salvaron de más humillaciones. Mi cuñada preguntaba burlonamente porqué tardábamos tanto…

La comida pasó amena, con la confianza que teníamos las dos parejas y con algún comentario sugerente, aunque sin ser demasiado subido de tono. Mi mujer parecía haber dejado en nuestro dormitorio toda la tensión sexual así como su sarcasmo y sus humillaciones hacia mi.

Tras finalizar la comida, las mujeres se encargaron de recoger y en la cocina tuvieron sus confidencias, como luego me contaría mi mujer.

Después de eso, relajados tomamos café. Pero para mí fue toda una tortura. Mi cuñada se sentó junto a mí y no dejaba escapar ninguna oportunidad para mirar hacia mi entrepierna. Estaba claro que ella sabía algo de mi cinturón. Para mi la situación se volvió cada vez más difícil; por un lado, y aferrándome a la remota esperanza de que mi mujer no le hubiese contado lo del cinturón, yo intentaba que bajo ningún concepto ella notase el bulto en mi pantalón, y trababa de poner alguna de mis manos sobre mi polla. Por otro lado, su acoso no hacía más que ponérmela más dura, lo cual, ya sabéis, se vuelve terriblemente morboso: más riesgo, más dura, más dolor, más excitación…

Me tuve que levantar un par de veces al baño a intentar colocar el cinturón y a masajear un poco la polla y los huevos porque la presión del cinturón era terrible.

Parecía imposible, pero finalmente llegó el momento de las despedidas. Pensé que mi tortura había acabado, pero no fue así. Justo cuando fui a levantarme mi cuñada lo hizo algo después, con el tiempo justo para que al levantarse su brazo se balancease lo suficiente como para tocar mi entrepierna y notar el cinturón.

Me quedé helado, sin saber como reaccionar. Fue mi cara la primera en reaccionar, volviéndose roja, mientras yo sentía que me estaba ardiendo.

- ¿Qué te pasa? ¿te mareas?, me dijo mi mujer.
- Si al levantarme tan rápido…Pude balbucear.
- Espera que te ayudo, dijo mi cuñada abalanzándose sobre mi.

Yo eché los dos brazos hacia atrás para apoyarme en el sillón mientras intentaba volver a sentar. Mientras mi cuñada, me ayudó pasando un brazo por mi espalda facilitando mi movimiento, pero su otra mano se lanzó inmisericorde sobre mi polla. Ahora palpó con toda claridad mi cinturón de castidad.

Fue una sensación única, volvía a estar a merced de los demás, en este caso mi cuñada y tenía toda la pinta de haberse producido bajo el conocimiento y muy probablemente auspiciado por mi mujer.

Cuando por fin estaba sentado, no sé de donde saqué fuerzas para mirar primero a mi mujer, que me devolvió una mirada de dominación como la que había visto en sus ojos por la mañana, cuando volvía a colocarme el cinturón. Después, dirigí la mirada hacia mi cuñada que respondió con una sonrisa burlona a la vez que guiñaba un ojo: mi cuñada se enteró…

FIN
parejilla pajer is offline   Citar -
Los siguientes 10 Usuarios dan las gracias a parejilla pajer por este Post:
Antiguo 26-mar-2017, 07:28   #28
OOAA
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de OOAA
 
Fecha de Ingreso: jun-2006
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 789
Gracias 127 Veces en 118 Posts
Predeterminado

EXCELENTE RELATO!!!!!!!!!



De verdad que ha acabado?

Sería genial si pudiera seguir........
OOAA is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a OOAA por este Post:
Antiguo 26-mar-2017, 23:19   #29
chico40
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jul-2008
Ubicación: cerca de valencia
Mensajes: 117
Gracias 40 Veces en 37 Posts
Predeterminado

Sigue el relato? Como quedas con tu cuñada?
chico40 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a chico40 por este Post:
Antiguo 27-mar-2017, 03:10   #30
grandad46
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: feb-2014
Ubicación: Granada
Mensajes: 6
Gracias 6 Veces en 6 Posts
Predeterminado

Una historia de lo más morboso. Un juego de lo más caliente hasta ahora, que en principio cumple con lo anunciado en su título. Pero que deja abierta una situación que me pone mucho más cachondo si cabe, con la participación de la cuñada en el juego por el deseo de tu domina para aumentar un poco más tu humillación. Sigue contandonos, por favor... esto pinta genial.

grandad46 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a grandad46 por este Post:
Visita nuestro sponsor
Antiguo 27-mar-2017, 23:59   #31
parejilla pajer
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: sep-2013
Ubicación: centro
Mensajes: 31
Gracias 93 Veces en 21 Posts
Predeterminado mi cuñada se enteró 2?

Muchas gracias por los cometarios. La verdad es que no sabíamos que habíamos despertado tanto interés.

Bueno, nos animamos por el título del hilo, pues ya veis lo que nos había pasado y el morbo del contarlo fue irrefrenable.

El relato combina realidad y ficción, aunque la ficción que ha estado en nuestras cabecitas es como si hubiese pasado.

Poco a poco nos fuimos metiendo en este mundillo y la verdad es que hay cosillas que contar, pero parece mentira lo difícil que es escribirlo con lo fácil que es disfrutarlo, tanto como leerlo.

También es cierto que al escribirlo todo se revive y resulta nuevamente excitante...¿Cómo para compartirlo?

Nos leemos...
parejilla pajer is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a parejilla pajer por este Post:

Responder

Retroceder   Inicio > Gente > Tus Relatos y experiencias


Herramientas