Responder

Tus Relatos y experiencias - Mi cuñada se enteró. Herramientas
Antiguo 06-nov-2016, 15:25   #1
kachutu
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ene-2006
Mensajes: 71
Gracias 66 Veces en 5 Posts
Predeterminado Mi cuñada se enteró.

Me gusta el tema de la dominación desde hace mucho pero nunca sabia como sacar el tema a mi mujer , siempre la he comprado lenceria para ocasiones clave y siempre se las compraba estilo domina , negras simulado látex y ella casi nunca se las quiere poner , lo que me hace pensar que no la va mucho este tema , pero para nuestro ultimo aniversario compre un cinturón de castidad y una pulsera tobillera para que pusiese la llave , me encanta saber que tiene la llave y no puedo hacer nada , pues ella se reía y se lo tomaba a broma pero me lo puse y la di la llave , me fui a dar una vuelta y de vez en cuando me hacia una foto y se la mandaba paraba ver como iba la cosa , vi que este tema la gustaba y cuando volví a casa me estaba esperando con la llave en la mano se agacho y me fue a quitar el candado dicen por hoy ya esta bien , a mi eso me sonó a ya veras la que te espera , pues me lo quito y echamos un polvo increíble , el domingo me lo hizo poner para la siesta y cuando me lo puso que costo bastante pues solo con pensarlo me ponía a tope , luego se cambiaba de ropa delante me tocaba con sus pechos y se ponía unos tacones negros que me encantan y luego se iba , estuvimos una semana jugando , el domingo fuimos a ver a sus hermana y mi mujer se levanto juguetona y me dijo póntelo que hoy vamos donde mi hermana y lo vas a llevar puesto , me lo puse y cuando íbamos a salir vi que se había puesto la pulsera tobillera con la llave , uuuffff su hermana me gustaba mucho desde jóvenes y se contaban muchas cosas pero esto no se era muy personal , no se si cabria algo , la cosa es que me puso a mil el pensar en ella y en mi posición ....

Última edición por kachutu fecha: 06-nov-2016 a las 15:32. Razón: quiero mejorarlo escribirlo mejor
kachutu is offline   Citar -
Los siguientes 19 Usuarios dan las gracias a kachutu por este Post:
Antiguo 06-nov-2016, 16:11   #2
avedon
Ultra Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: feb-2012
Ubicación: al este del Edén
Mensajes: 544
Gracias 171 Veces en 118 Posts
Predeterminado buen inicio

Esto empieza muuuuy bien!
Sigue, sigue!
avedon is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a avedon por este Post:
Antiguo 06-nov-2016, 21:23   #3
junde
Ministro Pajillero
 
Avatar de junde
 
Fecha de Ingreso: sep-2012
Mensajes: 1.726
Gracias 557 Veces en 394 Posts
Predeterminado

Interesante, interesante.
junde is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a junde por este Post:
Antiguo 07-nov-2016, 08:10   #4
eldamar43
Ministro Pajillero
 
Avatar de eldamar43
 
Fecha de Ingreso: abr-2012
Mensajes: 1.603
Gracias 1.158 Veces en 737 Posts
Predeterminado

Animo ue la historia promete
eldamar43 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a eldamar43 por este Post:
Antiguo 07-nov-2016, 09:01   #5
OOAA
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de OOAA
 
Fecha de Ingreso: jun-2006
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 789
Gracias 127 Veces en 118 Posts
Predeterminado

Genial historia!!!

Sigue, queremos saber más

OOAA is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a OOAA por este Post:
Visita nuestro sponsor
Antiguo 18-dic-2016, 15:17   #6
kachutu
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ene-2006
Mensajes: 71
Gracias 66 Veces en 5 Posts
Predeterminado

Pues salimos de casa , ella llevaba una falda entre el muslo y la rodilla de cola amarilla una camisa de tirantes unas sandalias de tacón medio y en el tobillo su pulsera nueva con la llave colgando , ya al salir de casa la note como superior , subimos en el coche y yo iba a tope , llevaba la polla que me iba a reventar me dolían los huevos y siempre que podía miraba sus pies , cada semáforo cada ceda uuuffff solo pensarlo me ponía malo , se me olvidaba donde íbamos hasta que cae en la cuenta y empece a pensar en si se me notaba , si sabría algo en fin , se me pasaba de todo por la cabeza.Cuando llegamos aparcamos salimos y según íbamos para la casa mi mujer me dijo que fuera detrás de ella, yo no me lo creía la estaba empezando a gustar , pensé yo , llamamos al timbre y nos abrió mi cuñado pasamos y el se quedo mirando las tetas de mi mujer , y ella sonrió me miro y tuve una impotencia grande de saber como estaba , ahora era un ser inferior me tenia enjaulado y cualquiera la podría coger menos yo.Mi cuñada se había ido a comprar unas patatas y cocacolas para picar algo , cuando vino nos saludamos nos dimos besos y yo echaba el culo para atrás para no rozarla con mi cinturón de castidad , cuando nos sentamos mi cuñada le dijo a su hermana , oye que pija te as vuelto llevas una pulsera de tobillo y todo , y se echaron a reír jajajajaja , yo no se si lo decía en un sentido o en otro , el caso es que me puse muy nervioso , dijo , anda y llega una llave , que chulo , abre algo o es decorativa , mi mujer levanto su pie y se puso a moverlo diciendo , me lo ha regalado mi maridito.....
__________________
kachutu is offline   Citar -
Los siguientes 14 Usuarios dan las gracias a kachutu por este Post:
Antiguo 18-dic-2016, 17:43   #7
Toroastado
Pajillero Novato
 
Avatar de Toroastado
 
Fecha de Ingreso: abr-2014
Mensajes: 15
Gracias 7 Veces en 6 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por kachutu Ver Mensaje
Pues salimos de casa , ella llevaba una falda entre el muslo y la rodilla de cola amarilla una camisa de tirantes unas sandalias de tacón medio y en el tobillo su pulsera nueva con la llave colgando , ...
Sigue, por favor. Me ha puesto muy burro.
Toroastado is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Toroastado por este Post:
Antiguo 23-dic-2016, 07:37   #8
OOAA
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de OOAA
 
Fecha de Ingreso: jun-2006
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 789
Gracias 127 Veces en 118 Posts
Predeterminado

Me encanta!!!!!

Sigue pronto

OOAA is offline   Citar -
Antiguo 25-dic-2016, 01:29   #9
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 20.630
Gracias 12.527 Veces en 6.697 Posts
Predeterminado

A ver.. a ver... que me da que entre las dos hermanas van a tramar algo diabólico... :c ool: be erchug
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.....


visita mi hilo: http://www.pajilleros.com/showthread...ferrerid205900
CHARON is online now   Citar -
Antiguo 25-dic-2016, 16:13   #10
kachutu
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ene-2006
Mensajes: 71
Gracias 66 Veces en 5 Posts
Predeterminado

Estuvimos picando y bebiendo y yo ya no me acordaba estaba gusto no lo notaba hasta que me entraron ganas de mear uuuff , nunca había meado con el puesto no sabría si podría y como me limpiaba como la escurría , pensé en decírselo a mi mujer y que me dejase la llave , pero como se la iba a quitar allí delante uuu , no podía mas me levante y dije , voy al baño , puuuf , mi mujer me miro y me echo una sonrisa que me empalmo al momento ,llegue al servicio me baje mis vaqueros y mis calzoncillos y me dispuse a mear , pero de pie no podía o no sabia y decidí sentarme y cuando estaba meando vi el cubo de la ropa sucia , joooder lo primero que se me paso por la cabeza fueron las bragas de mi cuñada , termine de mear y no podía escurrir la ultima gota , fui al cesto y rebuscando salir un tanga de mi cuñada un tanga blanco con los bordes rozados , me los acerque a la nariz , madre mía me haría una paja ahora mismo pero un dolor fuerte me bajo de mis sueños estaba con la polla a reventar dentro de ese artilugio infernal , pegue otra bocanada de ese olor y pase la lengua donde mas sucio estaba madre mía me encantaba y estaba deseando pajearme , ya llevaba un rato en el baño y pensé en salir para que no pensaran mal , lo intente dejar todo como estaba y fui al salón , mi mujer me miro sonriendo y yo estaba empezando a arrepentirme de haber comprado el cinturón pues en otra ocasión me abría echo un pajote infernal y ahora estaba con el calentón y de la cabeza no se me iba esa imagen , las bragas de mi cuñada en la mano.
__________________
kachutu is offline   Citar -
Los siguientes 13 Usuarios dan las gracias a kachutu por este Post:
Antiguo 26-dic-2016, 08:52   #11
purple bird
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jun-2012
Ubicación: Cáceres
Mensajes: 117
Gracias 7 Veces en 6 Posts
Predeterminado

Fan de tu relato
Continúa por favor
__________________
experto en pajas desde el "efecto 2000"
purple bird is offline   Citar -
Antiguo 26-dic-2016, 14:02   #12
kachutu
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ene-2006
Mensajes: 71
Gracias 66 Veces en 5 Posts
Predeterminado

Encendimos la play para echar unas partiditas a la consola y estabamos jugando a la consola cuando vi que mi mujer le ponía la pulsera con la llave a su hermana en el tobillo , mi cuñada llevaba unos zapatos de tacón en negro mate uuuffff solo de ver la pulsera en sus pies me ponía a cien , mi mujer me miro y seguir a lo suyo como si nada , yo estaba esperando que se la devolviera pero eso no pasaba , eran ya las dos de la mañana y decidimos irnos , en un momento que fuimos a coger la chaqueta nos quedamos solos y la dije que le pidiera la pulsera a hermana y me contesto que la había gustado mucho y que se la iba a dejar una semana , uuu , una semana , eso parecía mucho , la dije que por lo menos cogiera la llave y me dijo que como se la iba a pedir que que la decía , ademas a ella le había gustado así , madre mía , que semana me esperaba , nos fuimos al salón nos despedimos de los dos y nos dirigimos al coche , de camino empezamos a contarnos el morbo que nos había dado , y mi mujer me dijo que estaba muy excitada que la ponía mucho el saber que su hermana tenia la llave y que estaba deseosa de llegar a casa para echar un polvo , yo la dije que si claro que sin la llave como lo íbamos hacer y ella me dijo que había otros medios para darla placer , que en casa hablaríamos .....
__________________
kachutu is offline   Citar -
Los siguientes 12 Usuarios dan las gracias a kachutu por este Post:
Antiguo 26-dic-2016, 16:08   #13
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 20.630
Gracias 12.527 Veces en 6.697 Posts
Predeterminado

Menuda semana de tortura que te espera... Ayyyyy.... estos juegos que se inician sin pensar los pros y los contras... thumb supbeerchu g
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.....


visita mi hilo: http://www.pajilleros.com/showthread...ferrerid205900
CHARON is online now   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a CHARON por este Post:
Antiguo 26-dic-2016, 22:44   #14
demoniomalo
Mega Pajillero
 
Avatar de demoniomalo
 
Fecha de Ingreso: mar-2015
Mensajes: 315
Gracias 894 Veces en 175 Posts
Predeterminado

Muy buenas sensaciones da este relato...

GRacias Kachutu
__________________
Mi hilo:
Nuestro rabo entre sus tetas
demoniomalo is offline   Citar -
Antiguo 23-ene-2017, 11:34   #15
parejilla pajer
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: sep-2013
Ubicación: centro
Mensajes: 31
Gracias 93 Veces en 21 Posts
Predeterminado me permito continuar

Antes que nada pido disculpas, pues no quiero ofender con mi relato al autor que inició este hilo. Sin embargo, me encanta su relato y, sobre todo, estoy en una situación parecida. Por ello, dado lo excelente de su relato, me tomo, modestamente, la licencia de continuarlo.

Mientras abría la puerta del coche miré a mi cuñada que se despedía de nosotros desde la puerta de su casa. En esta ocasión me parecía ver en su cara una expresión diferente a cualquier otra visita anterior, ¿sabría lo de la llave? Sólo pensarlo hizo que mi polla chocase violentamente con la pequeña cajita que la tenía prisionero.
En cuanto arrancamos, volví a preguntar a mi mujer sobre su conversación con su hermana, pero ella no hacía nada más que torturarme dándome respuestas imprecisas, con doble sentido.
- ¿Seguro que no le has dicho nada?
- Yo no le he dicho nada, pero ella me ha preguntado mucho.
- ¿Sabe de qué es la llave?
- No, bueno, un poco sí, pero no te preocupes, le he dicho que es una cajita que tengo en casa con mis juguetes favoritos y que si ella se la queda los usaré menos…
- ¡Cómooooo!. ¿Le has dicho eso?
- Que querías, no paraba de preguntarme y no se me ha ocurrido una mejor excusa.
- Encima le has contado de nuestros juguetes, ¿también del arnés?
- No hemos entrado en detalles sobre el contenido de la caja, pero hemos hablado sobre la frecuencia.
- ¿Así que le has dicho cuántas veces follamos a la semana?
- Bueno, he sumado: si nos masturbamos, si es oral o si follamos, sea con tu pollita o con el arnés.
- Como se haya creído que todas esas veces estás tú sola, tiene que estar preocupada por ti, claro. Pero, entonces, ¿Cuándo te va a devolver la llave?
- Hemos hecho una apuesta. Le he dicho que puedo estar un mes sin mis juguetes…
- Un mes!!! No creo que lo pueda soportar… Como me haces esto…
- No te preocupes, creo que podemos hacer otras cosas…
- ¿Otras cosas? Pero si me has dejado mi cosa encerrada por un MES…
Con la conversación el viaje se me hizo cortísimo y cuando me quise darme cuenta ya habíamos llegado a casa.
Al bajarme del coche volví a ser plenamente consciente del efecto que la cajita causaba en mi polla. Con la excitación de la conversación la presión que la caja ejercía sobre la erección que mi polla intentaba tener era terrible, era de dolor, pero a la vez eso me excitaba aún más. Estaba deseando que el dichoso cinturón no resistiese, se rompiera y liberara mi polla, pero eso no parecía que fuese a pasar.
Al entrar en el ascensor me toqué mi dolorida polla intentando colocar la jaula de alguna manera que redujese su presión, pero cuanto más tocaba más me excitaba.
Por si eso no fuera suficiente, mi mujer se acercó a mi oreja y empezó a susurrarme de forma dulce y sensual a la vez que me rozaba con la lengua: era una tortura, deliciosa, pero tortura.
- ¿Cómo está mi juguete preferido? Como está encerrado en una cárcel y no puede salir voy a tener que ir a visitarlo todos los días…A pesar de las verjas creo que podré besarlo y acariciarlo con mi lengua. Mis dedos podrán rozar un poquito la punta…- Decía todo esto mientras pasaba su mano sobre mi abultado paquete.

Llegamos a nuestra planta y la puerta del ascensor se abrió. A toda prisa saqué las llaves y abrí la puerta como si hubiese un fuego que apagar, bueno, en realidad sí que había un fuego que apagar: el de mi polla.

Nada más cerrar la puerta mi mujer se me echó encima besándome apasionadamente. Hacía tiempo que no lo hacíamos de una forma tan caliente. Inmediatamente su mano bajó a mi polla, pero para disgusto de los dos sólo pudo tocar la cajita. Yo, mientras tanto, aproveché para meter mis manos por debajo de su sueter, presionando decididamente las dos maravillosas tetas de mi mujer. Para facilitar mi acceso, le saqué el suter por la cabeza, bajando cariñosamente las manos por la espalda hasta llegar al cierre de su sujetador. Siempre me ha gustado ese momento en que al desechar el cierre se liberan las tetas y me golpean en la cara, chupando y disfrutando de inmediato de sus duros pezones.
- ¿Has estado así de excitada en casa de tu hermana?
- Llevo todo el día así, pero me temo que tu cinturón te ha reducido la vista, porque no me has mirado mucho las tetas hoy.
- Según estoy no puedo permitirme ese lujo. Además…
Ella me interrumpió al arrodillarse, desabrochándome el pantalón lentamente, haciendo que mi excitación siguiese en aumento y que de nuevo volviese a sentir dolor en mi polla y en mis huevos.
- Quiero ver mi juguete favorito.
Tras bajarme los pantalones empezó a chupar por encima del calzoncillo mi polla, bueno, más que mi polla era la caja de las narices, no obstante, la presión que su lengua ejercía al chupar se transmitía a toda mi zona púbica, generando a partes iguales excitación y dolor en mi aprisionada polla.
Cuando bajó el calzoncillo los dos pudimos ver mi torturada polla. Los huevos tenían un color rojo que me hizo asustarme, pero luego recordé que en muchos foros se habla de este asunto, debiéndome preocupar sólo si la tonalidad era violeta o morada.
Una sensación de escalofrío me hizo salir de mis pensamientos… mi mujer estaba pasando su lengua por las pocas zonas que la jaula dejaba accesible. Era una tortura deliciosa.
- Pobrecita esta pollita…eso te pasa por ser mala… pero no te preocupes, yo vendré todos los días a verte y a darte mis caricias.
- No me puedes hacer esto, ¿cómo has podido darle la llave a tu hermana? ¿y si pasa algo y tengo que ir al médico? ¿y si tengo que bajarme los pantalones?, ¿y si tengo que ir a un baño público? Imagina que tengo un problema y alguien se fija en mi pantalón.
Estaba en estos pensamientos cuando noté que durante unos segundos el movimiento de la lengua se hizo más lento. Miré para abajo y vi que mi mujer se estaba desnudando también. De forma desordenada y con una sola mano, pues la otra seguía agarrando mi polla, estaba subiendo la falda para luego poder bajarse las medias y su tanguita. NO podía verle el coño pero se intuía claramente por la posición y movimiento de su mano.
Pronto volví a sentir la lengua de mi mujer intentando llegar a mi polla, estando accesible sólo la punta y dos pequeñas zonas laterales por las aberturas que la cajita tiene. Luego bajó a mis huevos, que afortunadamente si estaban libres. La sensación era momentáneamente de alivio, por la sensación de frescor de la saliva, pero inmediatamente daba paso a una mayor sensación de dolor de huevos.
- Túmbate, me ordenó, vamos a hacer un 69.
Torpemente como un pingüino, ya que mis pantalones y mi calzoncillo estaban en los tobillos, me dirigí al sofá, dejándome caer. Detrás de mi llegó ella que situó sus rodillas una cada lado de mi pecho. Enseguida me llegó el olor a coño mientras percibía el brillo a la entrada de su vagina por los flujos que su excitado coño tenía. Y todo ello se convertía inmediatamente en más dolor de polla.
- Cómemelo, me dijo.
- Ahhh, grité cuando me imaginé que en torno a mi polla, tenía su boca.
Lo intuí por la presión que sentía y por su posición. Inmediatamente empecé a notar como caía la salida por mi polla y por mis huevos.
- Cariño, me estás matando, mi polla va a explotar.
Sin embargo, no me dejó decir más; hundió aún más su coño en mi boca y empecé a mover mi lengua lo más rápido que podía, haciéndola gemir, mientras yo sólo podía saborear sus flujos.
La sensación en la polla era de un terrible dolor, por la presión con que mi hinchada polla presionaba el cinturón de castidad, no pudiendo disfrutar lo más mínimo de la mamada que mi esposa me estaba dando. Cuando volvió a pasar la lengua por mis huevos la sensación fue algo menos mala, pero entonces mis problemas comenzaron por la presión que su coño hacía en mi boca. Su monte de venus me apretaba la nariz y me parecía que no iba a poder respirar.
- Sigue cabrón, méteme la lengua como tú sabes.
No podía aguanta más, sabía cuál era su punto débil, empecé a combinar pequeños mordiscos en su clítoris con profundas penetraciones de mi lengua en su vagina.
- Ahhhh, me corro, me corro, ummmmmm. Fue el premio a mi esfuerzo y dedicación.
Siguió apretando su coño contra mi lengua, buscando unas ultimas penetraciones como si de una pollita flácida se tratase tras haberse eyaculado, pero desgraciadamente no se trataba de mi polla sino de mi lengua, por lo que yo no recibía el más mínimo placer.
- Ha sido maravillo, me dijo, ¿no crees?
- Ha sido la peor experiencia. ¡Mira como tengo la polla! Ahora sí que parecía que los huevos tomaban una tonalidad violeta. Me levanté y me dirigí al baño para darme una ducha fría y poder bajar la inflamación. Lo peor, es que esto no había hecho nada más que empezar y el de la idea había sido yo.
________________________
Espero no fallar con la imagen, es mi primera vez: Esta es mi cajita:

Es un tópico, pero estoy deseando algún comentario para continuar.
parejilla pajer is offline   Citar -
Los siguientes 7 Usuarios dan las gracias a parejilla pajer por este Post:
Antiguo 23-ene-2017, 14:18   #16
Tannhauser84
Pajillero
 
Avatar de Tannhauser84
 
Fecha de Ingreso: ene-2013
Ubicación: madrid
Mensajes: 99
Gracias 32 Veces en 21 Posts
Predeterminado Continua por favor ... no te prives.

Continua por favor ...

Cita:
Empezado por parejilla pajer Ver Mensaje
Antes que nada pido disculpas, pues no quiero ofender con mi relato al autor que inició este hilo. Sin embargo, me encanta su relato y, sobre todo, estoy en una situación parecida. Por ello, dado lo excelente de su relato, me tomo, modestamente, la licencia de continuarlo.

Mientras abría la puerta del coche miré a mi cuñada que se despedía de nosotros desde la puerta de su casa. En esta ocasión me parecía ver en su cara una expresión diferente a cualquier otra visita anterior, ¿sabría lo de la llave? Sólo pensarlo hizo que mi polla chocase violentamente con la pequeña cajita que la tenía prisionero.
En cuanto arrancamos, volví a preguntar a mi mujer sobre su conversación con su hermana, pero ella no hacía nada más que torturarme dándome respuestas imprecisas, con doble sentido.
- ¿Seguro que no le has dicho nada?
- Yo no le he dicho nada, pero ella me ha preguntado mucho.
- ¿Sabe de qué es la llave?
- No, bueno, un poco sí, pero no te preocupes, le he dicho que es una cajita que tengo en casa con mis juguetes favoritos y que si ella se la queda los usaré menos…
- ¡Cómooooo!. ¿Le has dicho eso?
- Que querías, no paraba de preguntarme y no se me ha ocurrido una mejor excusa.
- Encima le has contado de nuestros juguetes, ¿también del arnés?
- No hemos entrado en detalles sobre el contenido de la caja, pero hemos hablado sobre la frecuencia.
- ¿Así que le has dicho cuántas veces follamos a la semana?
- Bueno, he sumado: si nos masturbamos, si es oral o si follamos, sea con tu pollita o con el arnés.
- Como se haya creído que todas esas veces estás tú sola, tiene que estar preocupada por ti, claro. Pero, entonces, ¿Cuándo te va a devolver la llave?
- Hemos hecho una apuesta. Le he dicho que puedo estar un mes sin mis juguetes…
- Un mes!!! No creo que lo pueda soportar… Como me haces esto…
- No te preocupes, creo que podemos hacer otras cosas…
- ¿Otras cosas? Pero si me has dejado mi cosa encerrada por un MES…
Con la conversación el viaje se me hizo cortísimo y cuando me quise darme cuenta ya habíamos llegado a casa.
Al bajarme del coche volví a ser plenamente consciente del efecto que la cajita causaba en mi polla. Con la excitación de la conversación la presión que la caja ejercía sobre la erección que mi polla intentaba tener era terrible, era de dolor, pero a la vez eso me excitaba aún más. Estaba deseando que el dichoso cinturón no resistiese, se rompiera y liberara mi polla, pero eso no parecía que fuese a pasar.
Al entrar en el ascensor me toqué mi dolorida polla intentando colocar la jaula de alguna manera que redujese su presión, pero cuanto más tocaba más me excitaba.
Por si eso no fuera suficiente, mi mujer se acercó a mi oreja y empezó a susurrarme de forma dulce y sensual a la vez que me rozaba con la lengua: era una tortura, deliciosa, pero tortura.
- ¿Cómo está mi juguete preferido? Como está encerrado en una cárcel y no puede salir voy a tener que ir a visitarlo todos los días…A pesar de las verjas creo que podré besarlo y acariciarlo con mi lengua. Mis dedos podrán rozar un poquito la punta…- Decía todo esto mientras pasaba su mano sobre mi abultado paquete.

Llegamos a nuestra planta y la puerta del ascensor se abrió. A toda prisa saqué las llaves y abrí la puerta como si hubiese un fuego que apagar, bueno, en realidad sí que había un fuego que apagar: el de mi polla.

Nada más cerrar la puerta mi mujer se me echó encima besándome apasionadamente. Hacía tiempo que no lo hacíamos de una forma tan caliente. Inmediatamente su mano bajó a mi polla, pero para disgusto de los dos sólo pudo tocar la cajita. Yo, mientras tanto, aproveché para meter mis manos por debajo de su sueter, presionando decididamente las dos maravillosas tetas de mi mujer. Para facilitar mi acceso, le saqué el suter por la cabeza, bajando cariñosamente las manos por la espalda hasta llegar al cierre de su sujetador. Siempre me ha gustado ese momento en que al desechar el cierre se liberan las tetas y me golpean en la cara, chupando y disfrutando de inmediato de sus duros pezones.
- ¿Has estado así de excitada en casa de tu hermana?
- Llevo todo el día así, pero me temo que tu cinturón te ha reducido la vista, porque no me has mirado mucho las tetas hoy.
- Según estoy no puedo permitirme ese lujo. Además…
Ella me interrumpió al arrodillarse, desabrochándome el pantalón lentamente, haciendo que mi excitación siguiese en aumento y que de nuevo volviese a sentir dolor en mi polla y en mis huevos.
- Quiero ver mi juguete favorito.
Tras bajarme los pantalones empezó a chupar por encima del calzoncillo mi polla, bueno, más que mi polla era la caja de las narices, no obstante, la presión que su lengua ejercía al chupar se transmitía a toda mi zona púbica, generando a partes iguales excitación y dolor en mi aprisionada polla.
Cuando bajó el calzoncillo los dos pudimos ver mi torturada polla. Los huevos tenían un color rojo que me hizo asustarme, pero luego recordé que en muchos foros se habla de este asunto, debiéndome preocupar sólo si la tonalidad era violeta o morada.
Una sensación de escalofrío me hizo salir de mis pensamientos… mi mujer estaba pasando su lengua por las pocas zonas que la jaula dejaba accesible. Era una tortura deliciosa.
- Pobrecita esta pollita…eso te pasa por ser mala… pero no te preocupes, yo vendré todos los días a verte y a darte mis caricias.
- No me puedes hacer esto, ¿cómo has podido darle la llave a tu hermana? ¿y si pasa algo y tengo que ir al médico? ¿y si tengo que bajarme los pantalones?, ¿y si tengo que ir a un baño público? Imagina que tengo un problema y alguien se fija en mi pantalón.
Estaba en estos pensamientos cuando noté que durante unos segundos el movimiento de la lengua se hizo más lento. Miré para abajo y vi que mi mujer se estaba desnudando también. De forma desordenada y con una sola mano, pues la otra seguía agarrando mi polla, estaba subiendo la falda para luego poder bajarse las medias y su tanguita. NO podía verle el coño pero se intuía claramente por la posición y movimiento de su mano.
Pronto volví a sentir la lengua de mi mujer intentando llegar a mi polla, estando accesible sólo la punta y dos pequeñas zonas laterales por las aberturas que la cajita tiene. Luego bajó a mis huevos, que afortunadamente si estaban libres. La sensación era momentáneamente de alivio, por la sensación de frescor de la saliva, pero inmediatamente daba paso a una mayor sensación de dolor de huevos.
- Túmbate, me ordenó, vamos a hacer un 69.
Torpemente como un pingüino, ya que mis pantalones y mi calzoncillo estaban en los tobillos, me dirigí al sofá, dejándome caer. Detrás de mi llegó ella que situó sus rodillas una cada lado de mi pecho. Enseguida me llegó el olor a coño mientras percibía el brillo a la entrada de su vagina por los flujos que su excitado coño tenía. Y todo ello se convertía inmediatamente en más dolor de polla.
- Cómemelo, me dijo.
- Ahhh, grité cuando me imaginé que en torno a mi polla, tenía su boca.
Lo intuí por la presión que sentía y por su posición. Inmediatamente empecé a notar como caía la salida por mi polla y por mis huevos.
- Cariño, me estás matando, mi polla va a explotar.
Sin embargo, no me dejó decir más; hundió aún más su coño en mi boca y empecé a mover mi lengua lo más rápido que podía, haciéndola gemir, mientras yo sólo podía saborear sus flujos.
La sensación en la polla era de un terrible dolor, por la presión con que mi hinchada polla presionaba el cinturón de castidad, no pudiendo disfrutar lo más mínimo de la mamada que mi esposa me estaba dando. Cuando volvió a pasar la lengua por mis huevos la sensación fue algo menos mala, pero entonces mis problemas comenzaron por la presión que su coño hacía en mi boca. Su monte de venus me apretaba la nariz y me parecía que no iba a poder respirar.
- Sigue cabrón, méteme la lengua como tú sabes.
No podía aguanta más, sabía cuál era su punto débil, empecé a combinar pequeños mordiscos en su clítoris con profundas penetraciones de mi lengua en su vagina.
- Ahhhh, me corro, me corro, ummmmmm. Fue el premio a mi esfuerzo y dedicación.
Siguió apretando su coño contra mi lengua, buscando unas ultimas penetraciones como si de una pollita flácida se tratase tras haberse eyaculado, pero desgraciadamente no se trataba de mi polla sino de mi lengua, por lo que yo no recibía el más mínimo placer.
- Ha sido maravillo, me dijo, ¿no crees?
- Ha sido la peor experiencia. ¡Mira como tengo la polla! Ahora sí que parecía que los huevos tomaban una tonalidad violeta. Me levanté y me dirigí al baño para darme una ducha fría y poder bajar la inflamación. Lo peor, es que esto no había hecho nada más que empezar y el de la idea había sido yo.
________________________
Espero no fallar con la imagen, es mi primera vez: Esta es mi cajita:

Es un tópico, pero estoy deseando algún comentario para continuar.
Tannhauser84 is offline   Citar -
Antiguo 24-ene-2017, 18:03   #17
parejilla pajer
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: sep-2013
Ubicación: centro
Mensajes: 31
Gracias 93 Veces en 21 Posts
Predeterminado Unas fotos

Cuando me levanté por la mañana mi mujer ya se había ido a trabajar. La ducha que me había dado tras la corrida de mi mujer me había relajado, pero la noche fue terrible: a cada movimiento la caja se clavaba en mis huevos o en la polla. Y en cuanto tenía la más mínima erección la presión de la cajita me despertaba inmediatamente. Así que cuando empezaba a amanecer, por puro agotamiento, me quedé dormido y así no me enteré cuando mi mujer se levantó.

Intenté seguir mi rutina, pero a cada instante mi polla se levantaba llamando mi atención. La elección de la ropa fue otra prueba, pues no quería que bajo ningún concepto se me notase en el trabajo. Afortunadamente mi polla, en estado de reposo, sujetada por el aparatito no resultaba llamativa bajo el pantalón del traje. A pesar de ello, me notaba más nervioso de lo normal, incluso me parecía estar sudando.

En cuanto me metí en el coche de camino a la oficina llamé a mi mujer:
- Buenos días, cari, ¿qué tal ha pasado su primera noche el soldadito en la cárcel? jejeje
- Mira esto no tiene ninguna gracia, respondí muy serio. Ayer tenía la polla morada, eso no puede ser bueno y encima esta noche no he podido pegar ojo…
- Pues que sepas que lo de ayer estuvo genial. Qué calentón. Vaya mes que me espera…me dijo manteniendo el tono sensual y juguetón.
- No, no, no… Tenemos que acabar con esto. Me enfadé ante la dirección que estaba tomando la conversación.
- Pero cariño, ¿no querrás que me plante en casa de mi hermana y le diga que necesito mis juguetes urgentemente…? ¿Qué va a pensar de ti, qué no me das caña?, jejeje.
- ¡Encima!, ¿joder!, ¿cómo se te ocurre darle la llave a tu hermana!, le grité.
- Bueno, bueno, que la idea de la cajita fue tuya, no mía, yo sólo te he seguido el juego…
- Ya el juego, ¡joder!, quedarte sin la llave no es ningún juego y meter a tu hermana no tiene ni puta gracias, respondí ya fuera de mis casillas y colgué.

Afortunadamente el trabajo se encargó de mantener mi mente ocupada y mi polla con un bajo riego sanguíneo que evitó cualquier erección. Pasaban las horas y parecía que el castigo no era tan duro como había pensado anteriormente, o ¿no? ¡Me entraron ganas de mear! Bueno, no pasa nada, habrá que entrar en un reservado en vez de utilizar los urinarios de la pared. Dicho y hecho. ¿Cómo apuntar? Mejor me siento. Observé con curiosidad el interior de la jaula, allí al fondo estaba mi polla escondida. Toqué, pero no aprecié ningún líquido viscoso que pudiera demostrar excitación. Era lógico, pues durante la mañana el soldado había estado en posición de descanso.

Salí con la satisfacción de haber superado una prueba, pequeña, pero al fin y al cabo era un progreso. ¿Demostraba eso que era un machote que podía aguantar con cualquier prueba? O, por el contrario, ¿era que el cinturón empezar a hacer su efecto y mi polla empezar a estar bajo su control, limitando mis erecciones? Al salir de los servicios rápidamente todas estas preguntas se desvanecieron y yo volví a mí trabajo.

- ¡Vamos, vamos!, me llamó una compañera; nos están esperando para la reunión, ¿dónde estabas?

Ah si tú supieras donde estaba…, pensé yo.

La reunión resultó una tortura. Después de mear no me debía haber colocado bien la polla o la caja o las dos cosas y no hacía más que clavárseme. Cuanto más me movía, más me pellizcaba la polla, más me rozaba y más excitado empezaba a estar, lo cual hacía que mi polla creciera, haciendo que notase cada vez con más detalle las reducidas dimensiones de la jaula…Mi compañera me miró un par de veces y yo creo que me pilló tocándome el paquete. No sé qué pensaría, pera imposible estarme quieto. En cuanto acabé la reunión salí disparado al servicio para intentar recolocar el aparato y relajar mi dolorida zona. En ello estaba cuando me llamó mi mujer.

- Hola cariño, ¿qué haces?
- Estoy en el baño intentado colocar el aparato de los cojones porque me está martirizando, tengo todas las marcas en la ingle y en vientre y varios pellizcos en la polla y en los huevos.
- Oye, ¿puedo verlo?

Estuve a punto de mandarle a tomar por culo. Pero en cuanto miré hacia abajo mi rabia dio paso a la excitación. La verdad es que tal y como yo mismo había estado deseando desde el primer momento en el que se me ocurrió comprar el juguetito, era la situación de sumisión y dominación que había estado buscando.

- Mándame una foto por WhatsApp, cariño, como el primer día que te lo pusiste…estabas muy sexy.
- Ahí va. La verdad es que la foto era un poco mala, desde arriba, pero muy lejos y un poco oscura.
- No se ve mucho, me dijo, ¿por qué no la haces desde delante o tal vez mejor desde abajo? Enséñame como tienes los huevecillos esta mañana.
- Yo seguía sus órdenes guiado por la excitación del momento, sin pensar. De hecho, mi polla empezó a llenar el cinturón de castidad por completo.
- Ahora se ve mejor, me gustaría lamerte los huevos, como anoche…
- No me digas eso, se me está empezando a empalmar y la caja me está martirizando.
- A ver, pásame otra foto ahora, ¿Cómo se te pone la polla?, ¿se puede salir?
Al rozar la polla con mi mano, pude apreciar el líquido preseminal que estaba rodeando el capullo. Le mandé varias fotos, por arriba, por abajo y por los lados, intentando que ella viese mi grado excitación, mientras mi polla se iba poniendo cada vez más roja.
- Me encanta ver tu polla así. ¿eso es liquidillo?, ¿tan excitado estás? En esas estábamos cuando de repente me dijo: Perdona, tengo que colgar, me llama mi hermana, luego hablamos. Y me colgó.

Fue tan repentino que no me dio tiempo a decir nada. Pero eso me devolvió a la realidad: estaba en el baño, con el cinturón de castidad, sujetándome la polla, bueno, el cinturón de castidad con una mano mientras que con la otra tenía mi teléfono haciéndome fotos de lo más humillantes, que a su vez estaba enviándole a mi mujer, siguiendo todas sus instrucciones, pero a la vez, cuanto más lo pensaba, mas crecía mi excitación. Claramente estaba empezando a ser dominado por mi mujer…

Y, por otro lado: ¡su hermana!, ¡no podía ser!, y ¡las fotos! ¿Cómo había sido tan tonto de enviarle todas esas fotos?, ¿se me veía la cara?, ¿se me podía distinguir?, ¿se reconocían los baños de mi oficina? Y, además, ¿si le pasaba alguna foto a su hermana?...

Para entretener dejo alguna de las fotos que le envié.
parejilla pajer is offline   Citar -
Los siguientes 10 Usuarios dan las gracias a parejilla pajer por este Post:
Antiguo 24-ene-2017, 18:47   #18
Tannhauser84
Pajillero
 
Avatar de Tannhauser84
 
Fecha de Ingreso: ene-2013
Ubicación: madrid
Mensajes: 99
Gracias 32 Veces en 21 Posts
Predeterminado Sigue...

Es muy morboso ...
Tannhauser84 is offline   Citar -
Antiguo 31-ene-2017, 13:52   #19
parejilla pajer
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: sep-2013
Ubicación: centro
Mensajes: 31
Gracias 93 Veces en 21 Posts
Predeterminado

Como os podéis imaginar, ella no me llamó inmediatamente, sino que se hizo de rogar y esperó a que nos viéramos en casa.

El resto del día fue una tortura para mí en parte por el cinturón de castidad, que seguía pellizcándome, clavándose, apretando… y en parte por todas las vueltas que en mi cabeza daba a las fotos, el cinturón de castidad, su hermana y a las ideas que pudieran empezar a rondar por la cabeza de mi mujer.

No os he presentado a mi mujer ni a mi cuñada. De mi mujer os puedo decir que es un bombón de 40, como yo, aunque se conserva mucho mejor que yo. No hace mucho me dijeron ¿es tu hija mayor? A ella le hizo mucha gracia, ya sabéis cómo son las mujeres para esto de la edad, pero a mí me puso muy excitado, ¿a quién no se le pone dura follándose a una jovencita? De hecho, es algo que hemos recordado en más de una ocasión mientras estamos dándonos un revolcón.

Lo que más me gusta de mi mujer, bueno de todas las tías, pero sobre todo de mi mujer, son sus tetas, no me puedo quejar de la talla 95 que gasta, aunque ella desearía dejarlas en una 80-85. Es alta y delgada y mantiene muy buen tipo a pesar de los tres hijos que tenemos. Su melena rubia me vuelve loco desde el primer día que la vi. Nuestras relaciones son normales, aunque como todos, siempre nos imaginamos situaciones morbosas.

Además de lo de follarme a una jovencita, como ya os he comentado antes, hay otras ideas que nos vienen a la cabeza mientras follamos, la fantasía más recurrente últimamente es la de contratar una puta y acostarnos los tres juntos. Es la versión de un trío que encontramos menos peligrosa, por lo de los conocidos. Mi mujer se desata imaginando que pudiera frotar su coño con el de ella en una sesión lésbica. Por mi parte, le pongo celosa diciendo que, si los dos coños están ocupados, yo tendría que ocuparme de los culos. Sabe que me gustaría, como a muchos pajilleros, follarme su culito, pero es algo que le asusta y donde yo no tengo experiencia por lo que el más mínimo intento ha sido siempre imposible. A ella si te dejaría que la dieses por detrás, me dice en esas situaciones. Ya veremos…

Mi cuñada es un par de años más pequeña que mi mujer. Ella es otra cosa, físicamente diría que no es mi tipo, pero a cambio es muy extrovertida. Mantiene una relación un poco extraña con su marido. Es un tipo guaperas, de esos que parecen que se ha criogenizado y se mantienen en los perfectos ventitantos. La verdad es que es un poco rarete, yo no acabo de tener una conversación fluida con él y mucho menos de sexo, suele ser más bien reservado, pero es muy juerguista y no falla nunca por la noche en los fines de semana, normalmente con mi cuñada, pero también sin ella, por lo que a veces creo que no les va tan bien, de hecho, no tienen hijos, pero ese es un tema delicado como saber si no los quieres por ahora, si las cosas van mal o si alguno de los dos no funciona…

Mi cuñada es más bajita que mi mujer, pero tiene también muy buenas tetas, en algo se tiene que notar que son hermanas. Yo creo que le gusto, porque más de una vez las conversaciones son demasiado personales y con tinte morbosos, con referencias permanentes al sexo y con doble juego de palabras, que a mi me ponen burrísimo, pero no hemos llegado nunca a más. Quizás si pasásemos más tiempo juntos pudiera pasar algo, pero el trabajo de su marido, con turnos, no es el mejor para compatibilizar la vida social. Por otro lado, mi trabajo tampoco deja demasiado margen para ello, especialmente por los viajes.

Las dos hermanas mantienen una relación bastante estrecha. En parte por la pequeña diferencia de edad, pero sobre todo porque mantienen una comunicación muy frecuente y a pesar de sus distintos caracteres compatibilizan muy bien. Incluso, a pesar de estar las dos casadas, con los cambios que ello implica y las rarezas de mi cuñado, su compenetración se ha mantenido inquebrantable.

Tras colgar conmigo, esta es la conversación que tuvieron ellas dos. Recordad, cuando estaba en el baño ella recibió la llamada de mi cuñada.
- ¿qué tal?, ¿cómo estás?
- Bien, mira, estaba hablando con mi marido.
- Ah, qué estaba en el trabajo, ¿no?
- Si, anda como siempre muy ocupado, si no le llamo yo, no hablamos en todo día.
- Oye, y tú ¿qué tal andas? ¿Crees que ganarás la apuesta? Estaba pensando que para confirmar que no tocas nada me debería traer la caja. ¿no tendrás otra llave?
- Eso es lo malo, que sólo tengo una llave. Pero no te preocupes, que no la abriré, a ver si se va a romper…
- Me ha sorprendido mucho lo de la caja, ¿no lo sabe tu marido?
- Lo de los juguetes sí, es algo que compartimos, pero se me ocurrió que podía guardarlos en una caja para evitar que la chica que va a casa, mientras limpia, pudiera encontrarlos. Y quien sabe en el futuro, ya sabes que los niños también son unos enredas y cada vez me fío menos.
- Oye, el otro día no me contaste que hay en la caja, ¿es muy grande?
- Lo normal, ¿vosotros no tenéis juguetes?, trató de desviar la atención mi mujer.
- Ella se sinceró. La verdad es que las cosas no andan muy bien. No sé qué nos pasa últimamente. Ya te he contado, pero cada vez tengo más dudas, no sé si no andará intentando ponerme los cuernos.
- No creo, será una mala racha nada más. ¿por qué no le propones comprar algún juguete? A nosotros nos dio un empujón en nuestra relación. Los hay de todo tipo, no te creas que son sólo de autosatisfacción femenina, de hecho, mis juguetes se disfrutan sobre todo en pareja.
- Ves, si me dejas la caja, podría coger alguno…
- Eso ni lo sueñes, mis juguetes son míos y de mi marido. Pero te puedo recomendar alguno.
- Y me podías también explicar cómo se usan, ¿no?
- Anda, envidiosa. Lo que sí puedo es pasarte alguna foto.
- Qué pasa, ¿qué os hacéis fotos mientras los usáis?
- No, guarrona, me refería a que te pasase la imagen de alguna página web donde los hemos comparado. (Cuando me lo contó mi mujer, no pude saber si esta era la verdad o si por un momento se le pasó por la cabeza enviar a mi cuñada alguna de las fotos que yo le había enviado con el cinturón de castidad, pero creo que no, según siguió la conversación, y según ella me contó luego)
- Mira, mejor. Te propongo un trato: el próximo fin de semana podíamos comer juntos en vuestra casa, durante la comida, te dejo llave con la condición de que me la devuelvas antes de que nos vayamos junto con tu juguete preferido…
- Oye no suena mal la idea. Voy a hablar con mi marido para confirmar que no tenemos ningún otro compromiso el fin de semana y os esperamos a comer el domingo.
- Vale, un beso.

...
parejilla pajer is offline   Citar -
Los siguientes 11 Usuarios dan las gracias a parejilla pajer por este Post:
Antiguo 01-feb-2017, 08:42   #20
revoltoso36
Pajillero
 
Avatar de revoltoso36
 
Fecha de Ingreso: feb-2009
Mensajes: 82
Gracias 57 Veces en 18 Posts
Predeterminado

Esto promete y mucho. Sigue xd
revoltoso36 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a revoltoso36 por este Post:
Antiguo 03-feb-2017, 14:26   #21
parejilla pajer
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: sep-2013
Ubicación: centro
Mensajes: 31
Gracias 93 Veces en 21 Posts
Predeterminado Por qué estamos por aquí?

Cita:
Empezado por revoltoso36 Ver Mensaje
Esto promete y mucho. Sigue xd
Me alegro que el relato este resultando interesante y que genere esta expectacion.

Como la mayoría de los pajilleros, comencé leyendo algunas historias muy excitantes y memorables, como "los tíos miran a mi novia y me encanta", de lsanz7721 o "mi nuevo vecino de 55 años", de economista, y un largo etc. Destacó estas por su duración, pero todos los relatos son fantásticos.

Eso me animo a continuar el relato de "mi cuñada se enteró", aunque no es tan fácil como parece.

A la pregunta de si es real o ficticio, bueno, pues cada uno que decida. Tal vez hay algo de verdad y mucho de ficción o tal vez casi todo es real, con algún toque de ficción, porque las cosas no son siempre como uno desea...

Sigo trabajando en las siguientes partes, recuperando experiencias, fantasías, deseos y decepciones. Espero que los siguientes capítulos estén a la altura.
parejilla pajer is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a parejilla pajer por este Post:
Antiguo 05-feb-2017, 15:08   #22
kachutu
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ene-2006
Mensajes: 71
Gracias 66 Veces en 5 Posts
Predeterminado

Pues llegamos a casa , en el coche no habíamos hablado nada nada , yo iba pensando nada mas en mi situación en el trabajo el gimnasio como lo iba hacer pero yo lo había empezado y no podía rajarme ahora , llegue a casa y lo primero que hice fue ir al baño para hacer pis pero de pie vi que me iba a poner perdido jajajaj me quite los pantalones y me puse a mear , era una sensación muy rara , termine y me fui a dar una ducha , cuando estaba duchando entro mi mujer al baño a cambiarse y se puso hacer el bobo como simulando strip-tease , empezó vacilando pero lo fue haciendo mas seria y a mi me empezó a poner y la polla no sabia en la jaula madre mía ella me miro se rió y me dijo te espero en la cama , uuuffff me seque enseguida mientras pensaba , sacara la llave de repuesto y terminaremos con esto , pero cuando llegue estaba tumbada desnuda , me tumbe encima de ella y me puse a besarla la boca , baje hacia sus pechos y luego su ingle para terminar en el chocho mmmmmm ella estaba super mojada y yo estaba mas excitado de lo normal no para de comérselo y ella hasta me agarraba del pelo que no suele hacerlo , se corrio dos veces y luego empezó a jugar con mi polla metiendo un dedo por las rendijas de la jaula y acariciando los huevos hasta que se canso y me dijo que mañana iba a ser un día muy largo , que era mejor dormir .....
__________________
kachutu is offline   Citar -
Los siguientes 8 Usuarios dan las gracias a kachutu por este Post:
Antiguo 18-feb-2017, 16:56   #23
parejilla pajer
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: sep-2013
Ubicación: centro
Mensajes: 31
Gracias 93 Veces en 21 Posts
Predeterminado la conversación por teléfono

Acabamos de cenar y yo le pregunté por la conversación con su hermana, muy temeroso por lo que pudieran haber hablado o por si le había pasado alguna de nuestras fotos.

Ella me contó todo lo que os relaté en el capítulo anterior. Durante todo el relato la interrumpía y la volvía a preguntar, intentando confirmar que en ningún momento mi cuñada se había enterado de la verdad.

Al final, una vez más bajo su poder le pregunté, entonces, ¿qué tienes pensado?

- Bueno, no te puedes quejar, si vienen a comer, puedo pedirle la llave a mi hermana. Creo que el mejor momento puede ser justo antes de comer, si les dejamos en el salón con un aperitivo y con los últimos preparativos de la comida, podemos subir arriba, yo con la excusa de cambiarme de ropa después de haber cocinado y tu para cambiarte, porque, sin querer, yo te habré manchado con el vino.

- Ah, y entonces ¿me quitas el cinturón de castidad?
- ¡De eso nada! Me dijo mirándome a los ojos directamente y con una expresión muy seria, diría que de ama. Si lo que queda de semana te portas bien y cumples todas mis órdenes, como premio, te liberaré por unos minutos, pero te volveré a poner la jaula en cuanto me hayas echado un buen polvo.
- Pero, ¿por qué hay que volver a poner la jaula?, pregunté un poco atemorizado…
- Porque yo soy la dueña. Sólo abro la caja si prometes que te la volverás a poner y que ganaremos la apuesta. Si no mantengo el control, olvídate de abrir el cinturón hasta dentro de un mes.
- Bueno, ya no sería un mes, habría pasado una semana.
- De eso nada, volveríamos a empezar a contar de nuevo el mes.
- Pero ¿cómo me puedes hacer esto?

En ese momento se acercó a mí y me apretó levemente la jaula, lo justo para que mi polla percibiera la mano de mi mujer y la presión de mi ama. Así estábamos, mi mujer se estaba convirtiendo en mi ama y yo sólo podía intentar contener mi excitación y soportar mi dolor, mientras veía como ella aumentaba su dominación y su poder.

- La idea fue tuya, tú compraste el juguete y tú me entregaste la llave, no sé por qué ahora te echas atrás, ¿no es eso lo que tú querías? Yo sólo estoy haciendo realidad tu sueño, que era poner tu polla a buen recaudo y que yo fuese su Ama. Además, rozando mi excitada polla por encima del pantalón y los huevos que estaban a punto de explotar bajo la caja, me dijo susurrando de forma muy sensual: me gusta saber que esta polla es solo mía, que esta gorda como nunca y deseando entrar en mi coño y correrse, pero sólo en mi coño y sólo cuando yo lo diga…

Yo estaba totalmente bajo su control. La polla y los huevos a punto de explotar, pero a la vez deseando que mi excitación, por sus palabras y sus roces, siguiese en aumento.

Como había hecho el día anterior, empezó a desabrocharme el pantalón, llegando a mi calzoncillo que yo creo que debía estar mojado por el líquido preseminal, fruto de la enorme y perpetua excitación. Al igual que ayer, acarició mi polla, o más bien, la caja, por encima de mi calzoncillo hasta que en uno de los movimientos metió su mano dentro, bajándome a continuación el calzoncillo hasta liberar mi polla, bueno, el bulto que formaban el aparato, mi polla y mis huevos. Mientras, su lengua había estado penetrando mi boca, buscando mi lengua que se dejaba hacer, al igual que el resto de mi cuerpo.

Al igual que el día anterior, se arrodilló y recorrió con su lengua por toda mi zona genital, aunque mi disfrute fuese mínimo, pues la mayoría del tiempo su lengua pasaba sobre la caja, no sobre mi piel.
- ¿vas a seguir con el cinturón de castidad un mes?
- Si, lo que tú me digas cariño
- ¿vas a darme placer cuando yo te lo pida, como ahora?
- Sí, pero al menos chúpame los huevos, por favor…
- Te chuparé los huevos cuando me apetezca, ¿me vas a chupar el coño cuando te lo diga?
- Si, cuando tú quieras, hasta que te corras, pero chúpame los huevos, por favor.
Yo notaba su aliento cerca mi polla. Estaba desenado que ella hiciese algo más conmigo, pero para mi decepción, cambió el tema de la conversación:
- Estoy pensando en el juguete que le voy a prestar a mi hermana, ¿qué te parece el vibrador pequeño? Algo discreto para empezar, no vaya a escandalizarse.

Mi imaginación empezó a volar pensando en el coñito de mi cuñada con el vibrador que tantas veces he manejado yo sobre el coño de mi mujer. Me veía a mí mismo pasando el vibrador por el clítoris de mi cuñada, mientras ella empezaba a gemir. Me imaginaba dándoselo para que lo chupara, metiéndoselo en la boca para que lo llenase de babas, justo antes de dirigirlo de nuevo hacia su coño, comenzando un suave mete y saca del vibrador en su vagina mientras sus gemidos iban en aumento.

- Aunque mi hermana tampoco es una adolescente, ¿qué te parece si les dejamos el arnés?

Cuando oí la nueva propuesta mi polla dio un bote hacia arriba a pesar de la sujeción que me imponía la caja. Mi mujer se dio cuenta del movimiento de la polla. Se levantó para cambiar de postura, mientras me lanzó hacia el sillón. En ese momento no me di cuenta que en el cambio hacia la nueva postura ella había alargado la mano hasta la mesa y había cogido su móvil.

Tumbado en el sillón boca arriba, levantó mis piernas y las apoyó en sus hombros, pudiendo acceder mejor a mi polla, dejando también mi culo a su alcance.

Mientras, su mano derecha había bajado a su clítoris y se estaba masturbando.

A pesar del mínimo placer que era capaz de percibir con cada una de sus lametadas, mi polla era capaz de responder y aumentar la excitación. Aunque el dolor en la polla y en los huevos iba en aumento, como lo hacía mi excitación, todo por culpa del cinturón de castidad.

- ¿Sabes cuál te digo?, ese de la polla de silicona, ese que tanto te gusta. En ese momento su lengua descendió aún más y empezó a lamerme el culo.

Cada vez su voz era más entrecortada. De hecho mis piernas, apoyadas sobre sus hombros, percibían el movimiento cada vez más rápido de su brazo, que era síntoma de brutal masturbación que mi mujer se estaba haciendo.

- Por cierto, que hace mucho que no lo usamos. Me pone a cien romperte el culo, me decía entre gemidos a la vez que su lengua comenzaba a penetrarme el ano.

Pero mi imaginación empezó a recrear una situación ligeramente distinta, pues, aunque yo me encontraba en la misma posición, como estaba ahora, tumbado en el sillón oca arriba, quien llevaba puesto el arnés era mi cuñada, y era ella la que decía eso de “me pone a cien romperte el culo”. Me la imaginaba desnuda, de pie, y con sus tetas bamboleándose a cada embestida que me daba con el arnés.

En el punto máximo de mi excitación, con la lengua haciendo círculos en la entrada de mi culo, imaginando la penetración de mi cuñada con el arnés, oí el clic de la foto, abrí los ojos y ví la luz del flash y el móvil en la mano de mi mujer. Inmediatamente exploté en un tremendo orgasmo. No sé cómo fui capaz de correrme, pues con cada espasmo de la corrida, mi polla se apretaba contra la jaula y el dolor se sobreponía al placer, pero aun así solté varios chorros. La pequeña abertura delantera del cinturón impidió que el semen saliera disparado, de forma que casi todo se quedó dentro de la caja del cinturón de castidad, empezando a chorrear por la abertura delantera de la caja, escurriendo por fuera de la jaula hacia mis huevos. La imagen era bastante humillante con mi polla encerrada en un cinturón de castidad que estaba salpicado de semen como si un macho se hubiese corrido sobre él. Ella aprovechó a tomar más fotos, dejando constancia de mi humillación y demostrando una vez más mi sumisión absoluta a ella, que también finalizaba su masturbación en un sonoro orgasmo.
parejilla pajer is offline   Citar -
Los siguientes 8 Usuarios dan las gracias a parejilla pajer por este Post:
Antiguo 27-feb-2017, 00:33   #24
parejilla pajer
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: sep-2013
Ubicación: centro
Mensajes: 31
Gracias 93 Veces en 21 Posts
Predeterminado llegó el día

Ya eran más de las 9 cuando el ruido de la ducha me despertó. Mi mujer, como siempre, se había levantado antes que yo y ya estaba en el baño. Como era domingo, los horarios iban algo más retrasado que el resto de la semana.

Cualquier otro domingo me habría levantado y me habría acercado al baño para ver a mi mujer en la ducha o tal vez incluso me hubiese metido con ella, pero las cosas habían cambiado, y de qué manera, en las dos últimas semanas. Por lo que no tenía sentido someterme a esa tortura una vez más mientras mi polla siguiese prisionera.

Recordaba lo que había comenzado hacía ya más de dos semanas. Tras muchas dudas, yo me había animado a comprar por internet un cinturón de castidad. Me había llegado el viernes y ese mismo día, sin que lo supiese mi mujer, había estado haciendo pruebas. Tras superar todos los test, volví a guardarlo en su caja hasta la mañana del sábado en que me lo puse y empecé a mandar las primeras fotos a mi mujer. Seguimos poniéndolo y quitándolo, provocando unos orgasmos explosivos. Luego llegó el domingo pasado en que mi mujer acabó por darle la llave a su hermana, pasando el cinturón de castidad a un estado de colocación permanente. Si todo salía según lo previsto, esa mañana tendría un respiro y podría liberarme, aunque solo fuese durante unos minutos, de mi castigo y podría tener una corrida como dios manda.

Mi mujer estaba espectacular, aunque su cuerpo estaba cubierto por el albornoz y su pelo estaba envuelto por una toalla, era delicioso verla recién salida de la ducha. Para evitar a sentir dolor en mi polla desde tan temprano, me fui hacia el baño, momento que ella aprovechó para rozarme el cinturón.
- ¿hoy no se ha levantado el soldadito? Me dijo en tono burlón.
Yo no respondí al envite y me fui al baño, cambiando de tema.
- ¿a qué hora vendrá tu hermana y su marido?
- Me dijeron que a las 2.
- Podías decirles que vinieran un poco antes, ¿no?
- Aunque vengan antes no vas a estar más tiempo sin el cinturón…
- Eso ya lo sabía, pero al menos llegaría antes la libertad condicional.
- No acabamos la conversación el otro día sobre el juguete que le voy a prestar.
- Creo que el vibrador está bien. Es una buena polla, muy realista. ¿crees que tu cuñado la tendrá así? Somos pocos los que podemos presumir de tamaño…
- Menos lobos. Pero creo que tampoco anda mal dotado. De hecho, mi hermana se queja a veces de ese rumor que le hace tan popular entre sus amigas…

Acabamos de vestirnos. Salimos a comprar algunos últimos detalles para la comida y volvimos a casa pronto para dejarlo todo listo. El plan estaba claro: en cuanto llegasen mi mujer le pediría la llave a su hermana con la excusa de subir a cambiarse y bajarle su regalo. Yo me quedaría con ellos, sirviendo un aperitivo, pero me mancharía y subiría a cambiarme.

Llegaron a casa puntuales. Tras saludos y demás protocolo, rápidamente se acomodaron en el salón. Era evidente que ellos no tenían ninguna prisa, pero yo sí. Miraba a mi mujer ansioso, para ver cuando hablaba con hermana a solas.

- Ven un momento a la cocina y me ayudas a traer los aperitivos, le dijo mi mujer a su hermana.
Yo intenté dar cobertura a las chicas, hablando de lo que sabía que distraía a mi cuñado: la play. Yo estaba más pendiente de los cuchicheos de la cocina que de lo que me contaba mi cuñado. Creo que se debió de dar cuenta de mi poco interés porque enseguida nos quedamos en silencio. Para evitar que fuese a la cocina o llegase a oír la conversación de las chicas, traté de sacar más conversación
- ¿sabes que ha abierto un sitio nuevo, cerca de la plaza antigua?
- Si, salí el otro día con los compañeros de curro. La verdad es que estaba a tope y había unas pedazo…
Juraría que me iba a decir tías, pero era raro, pues normalmente no hablaba conmigo ese tipo de cosas. Me dio la sensación que había pinchado en hueso y que había algo más, pero él también se dio cuenta que se había ido de la lengua y enseguida intentó disculparse
- … unas pedazo lámparas en el techo, de esos nuevos estilos, de cristalitos y tal…muy chulo, tenéis que ir.
En ese momento las chicas volvieron de la cocina con los aperitivos y unas cervezas. Yo miraba a mi mujer, intentando saber si había conseguido ya la llave o no. Ella me miraba, pero no me decía nada. Yo estaba con el corazón que se me iba a salir: no podía ser que fuese tan difícil pedirle la llave. Parecía que todo estaba perdido. ¿Por alguna razón mi cuñada no querría devolverle la llave a mi mujer? Mi mente empezó a pensar cómo conseguirla, cuando mi cuñada, sentada en el sillón, se levantó ligeramente el pantalón y dejó al descubierto la pulsera en su tobillo. Jamás pensé que los reflejos de la luz que se producían en la llave me pudieran producir esa emoción. Qué tensión…
- Toma, la llave, pero devuélvemela luego.
- Y ¿eso?, preguntó mi cuñado.
- Nada, cosas nuestras respondió mi mujer, tratando de evitar más comentarios. Me subo a cambiar que me huele toda la ropa a comida. Enseguida bajo. Mientras decía eso, me dirigió una mirada de esas que te dejan helado, por la sensualidad y por la insinuación que llevan.
- Nos tomamos unas cervezas, dije yo, mientras te duchas y te cambias. Le di unos minutos de ventaja a mi mujer, mientras mi mente estaba ya desnudando a mi mujer y bajándome los pantalones para que, por fin, me liberase.

Aproveché para ir a la cocina para ir sacando los platos y demás preparativos de la mesa, para que luego mis cuñados tuviesen algo más en que entretenerse.

Volví al salón, con la cerveza en la mano. Me agaché a coger el mando de la televisión, dejando caer intencionadamente algo de cerveza sobre mi pantalón.

- Joder, dije a modo de excusa, ¡que torpe soy!

Enseguida mi cuñada se levantó, cogió una servilletas y se acercó para limpiarme el pantalón. Me pilló totalmente desprevenido. Lo malo fue que al intentar secarme las manchas de la cerveza, a la fuerza tuvo que pasar las servilletas muy cerca de la jaula de castidad. ¡Dios mío! ¿se habría dado cuenta. Me estaba poniendo rojo y a la vez el nerviosismo hizo me volviese aún más torpe, rozando con mi mano su teta al intentar retirar su mano de mi pantalón…

- Déjalo, no hace falta que lo seques, mejor subo a cambiarme. Si queréis, id poniendo la mesa, les recordé.

Salí disparado hacia la planta de arriba. La puerta de nuestro dormitorio estaba cerrada. Llamé a la puerta levemente, para que no se asustase mi mujer, mientras, para asegurarme que me oían mis cuñados dije: soy yo, cariño, se me ha caído la cerveza en el pantalón. Dicho, cerré de nuevo la puerta detrás de mi, intentando mantener la calma, aunque mi corazón estaba ya mil. Pero eso era poco para mi corazón. Mi mujer estaba tumbada en la cama, boca arriba, sólo con la ropa interior, con un conjunto de color negro; abajo un tanguita de encaje precioso y arriba un sujetador de copa baja que apenas cubría medio pecho, dejando intuir la aureola y marcando el pezón.

Eso no era todo, movía ligeramente sus manos. En una de ellas tenía el vibrador que después de comer le iba a dejar a su hermana. Pero lo mejor es que en la otra mano pude ver la LLAVE.

Con el vibrador me hizo señas para que me acercase. Como un corderito manso, nunca mejor dicho lo de manso por cómo estaba mi polla, me acerqué hasta el borde de la cama. Ella dejó el vibrador, se incorporó ligeramente y sin soltar la llave, me desabrochó el pantalón, empujando ligeramente hacia abajo para dirigirse inmediatamente hacia el calzoncillo que también hábilmente bajó muy por debajo de mis huevos para poder acceder a la jaulita. Con la mano libre se apoderó de mi polla y mis huevos, bueno, realmente era el cinturón lo que tenía en su mano. La otra mano, lenta, muy lentamente, llevaba la llave hacia el candado. Iba a meter la llave cuando oímos a mi cuñada subiendo las escaleras…

- Echa el pantalón a lavar para que no deje mancha. ¿me lo das y lo bajo a la lavadora?

Los dos nos quedamos paralizados. Mi mujer se tapó la boca para que su risa nerviosa no se oyese. Yo, por mi parte, sólo pensaba en matar a mi cuñada. Como pude le contesté:

- No te preocupes, ahora lo bajo yo, que lo junto con más ropa sucia y ya pongo la lavadora. Id poniendo la mesa, que ya bajo.

El susto vino bien para rebajar un poco la tensión de mi polla. En cuanto oí los pasos que indicaban que mi cuñada se iba, volví a la carga. Intenté recuperar el tiempo perdido quitándole la llave a mi mujer, abriendo rápidamente el candado. La sensación de liberación según iba liberando mi polla era deliciosa. Disfruté el momento deslizando lentamente la caja sobre mi polla,

- Ves cómo se pone tu polla después de haber estado encerrada, dijo mi mujer, mientras con una mano la agarraba para llevársela a su boca. Me encanta verla así de dura, está espléndida.

Literalmente se lanzó a por ella. Su lengua recorría mi capullo dando vueltas lentamente al glande. Era como si fuese mi primera mamada, como si de alguna manera mi polla se hubiese olvidado de lo que era sentir una lengua sobre ella. Estaba en el paraíso, pero no podíamos entretenernos.

Me tumbé en la cama, junto a mi mujer. Juntamos nuestros cuerpos. Nuestras lenguas se acariciaban dentro de nuestras bocas como cuando éramos dos adolescentes. Sus manos recorrían mi espalda mientras las mías acariciaban sus tetas. Metí las manos por dentro del sujetador; al ser de copa baja no me fue difícil sacarlos. Deslicé mis manos hacia su espalda sintiendo cómo su piel se erizaba antes mis caricias. Desabroché sujetador, aprovechando a voltearla para dejarla boca arriba mientras yo me ponía encima de ella.

Pasaba mis dedos por los dos pezones que en ese momento se encontraba ya muy duros. Pasé la lengua apretando un poco las tetas a la vez que empezaba a deslizarme hacia abajo para poder llegar a su coño.

Mientras mis manos seguían acariciando sus pechos, mi lengua empezó a pasar sobre su tanguita haciendo presión sobre su clítoris. Su coño estaba tan excitado como lo estaban el resto de nuestros cuerpos. Me encanta ese olor.

Metí la lengua por un lateral, acariciando así los labios del coño de mi mujer, que ya estaban chorreando por su excitación.

Bajé las manos, acariciando con mis dedos cada centímetro de la piel de mi mujer. Ella empezó a gemir, mientras notaba como su todo su cuerpo se estremecía al paso de las yemas de mis dedos.

Intenté retirar el tanga de la forma más sensual posible, pero mi cuerpo pedía guerra. Y aunque el primer contacto de mis manos con el tanga fue delicado, al instante siguiente estaba arrancándoselo. Y lo lancé como si con ello fue a dejar su coño accesible para siempre.

Volví a caer sobre ella, metiendo ahora la lengua en su coño, liberado ya del tanga.

Sus gemidos eran cada vez más sonoros. Creo que tenían que haberla oído. Pero no me importaba; sólo quería poder liberar mi polla, meterla en su coño y correrme.

Apoyado sobre los codos fui subiendo hasta situar mis labios a la altura de los de mi mujer. Mientras nos fundimos en un apasionado beso, mi mano agarró mi polla para dirigir la a su coño.

-Mmmummmm, gemimos simultáneamente según mi polla se iba penetrando el coñito de mi mujer.
- Tienes el coño encharcado, como nunca
- Y tu tienes la polla más gorda y dura que otras veces
- Me voy a correr enseguida.
- Aguanta. Yo también echaba de menos tu polla.
- No sé como he podido aguantar estos días sin follar.
- Pero merece la pena esperar. Quiero la polla siempre así de dura y así de gorda…
- Te voy a dejar el coño inundado, tengo los huevos a reventar…
- Tengo que tenerte a raya. Si cualquiera viera esta polla seguro que me la quitaba…
- Sabes que es sólo tuya.
- Lo sé, por eso me encanta tener encerrada para mi. Sólo para mi.
- Me voy a correr… Ahhhhhhhh…..

No pude acabar la frase. Mi polla empezó a expulsar chorros de semen como nunca. Notaba cómo el coño apretaba mi polla en cada uno de los espasmos. Era el mejor orgasmo de mi vida. Y creo que el más largo. Seguí moviéndome sobre mi mujer, intentando hacer que el orgasmo no se detuviera. Sus gemidos ayudaban a mantener la excitación. Seguía moviéndome sobre mi mujer. En cada embestida volvía a sentir como mi polla volvía a expulsar semen. No sé cuantas palpitaciones tuve, pero era el mejor polvo de mi vida.

- Cabrón, ¡sigue!, ¡sigue!, que yo no me he corrido.

Con el calentón que tenía, parecía como si no me hubiese corrido, intenté seguir follando a mi mujer, pero mi polla no me respondía a mi sino que respondía sólo las normas de la naturaleza y la dureza que había tenido hacía unos minutos estaba, por segundos, volviéndose más blanda y pequeña. Y cuanto más pensaba en ello y más me movía sobre mi mujer, más rápidamente conseguía que mi polla estuviese flácida.

Mi mujer, bruscamente, puso sus dos manos sobre mi cabeza, me agarró de los pelos y con todas sus fuerzas me arrastró la cabeza hacia su coño.

- Cómemelo, cabrón, cómemelo!

Sus palabras retumbaron en mis oídos, obedeciendo ciegamente a sus órdenes. Por primera vez en mi vida, estaba chupando el coño de mi mujer justo después de haberme corrido. Pasé la lengua por los labios de la vagina y por el clítoris, sin penetrarla.

- Méteme la lengua, cabrón. Y me apretó la cabeza con todas sus fuerzas contra su coño. Mi lengua entró en su vagina y sentí el líquido caliente y espeso de mi corrida en la punta de mi lengua. Al sacar la lengua, el semen había quedado pegado y enseguida boca empezó a notar un sabor nuevo que nunca había percibido: tenía que ser mi ser mi propio semen, pero el conocido sabor del coño de mi mujer enmascaraba el sabor de mi corrida. La excitación del momento, las órdenes de mi mujer, la sujeción de las manos, todo ello creaba las condiciones perfectas para ella me dominase e hiciese conmigo con lo que quisiera.

- Chúpame el coño, joder, métemela la lengua…yo era un pelele en sus manos, que movía la cabeza y la lengua al ritmo que ella marcaba... estaba fuera de si, yo… yo también.

- ¡Cómete tu semen, maricón!, ¿no eres capaz de hacer que me corra? Límpiame el coño y haz que me corra de una puta vez…

Sus palabras, me humillaron, pero a la vez me volvían loco. Metía la lengua en su vagina todo lo dentro que podía y la sacaba con la máxima rapidez que me permitía el movimiento de mi cabeza. Con ello no hacía más que arrastrar más y más semen hacia mi boca, el sabor ahora era totalmente perceptible y, por la novedad, ya no me quedaba duda que estaba saboreando mi corrida. Mi boca estaba cada vez más pringosa y pegajosa. Cuando más estaba disfrutando del sabor de mi semen ella estalló:

- Ahhhh, me corro, cabron, sigue, joder, cómelo, marica, chúpamelo, hijo de puta, trágate el semen, pervertido, méteme la lengua, picha floja…No sé cuántos insultos y tacos pudo decir mientras se corría, pero os aseguro que yo estaba disfrutando tanto como ella…

(como está quedando muy largo lo parto por aquí)
parejilla pajer is offline   Citar -
Los siguientes 13 Usuarios dan las gracias a parejilla pajer por este Post:
Antiguo 07-mar-2017, 00:09   #25
parejilla pajer
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: sep-2013
Ubicación: centro
Mensajes: 31
Gracias 93 Veces en 21 Posts
Predeterminado las fotos

Al final la he convencido y subo una de las fotos que me hizo en el sillón, cuando me hizo correrme a pesar de tener el cinturón de castidad.

Con los cuñados ha empezado la guerra por al final el ha caído y todo está siendo un lio.

Espero poder volver pronto a contaros hasta donde llegamos antes de lo que tiene pinta de ser un divorcio.
parejilla pajer is offline   Citar -
Los siguientes 5 Usuarios dan las gracias a parejilla pajer por este Post:

Responder

Retroceder   Inicio > Gente > Tus Relatos y experiencias


Herramientas