Responder

Tus Relatos y experiencias - La coleccionista de semen Herramientas
Antiguo 15-feb-2017, 18:00   #1
elefant
Ministro Pajillero
 
Avatar de elefant
 
Fecha de Ingreso: dic-2012
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 1.895
Gracias 3.434 Veces en 938 Posts
Predeterminado La coleccionista de semen

La voz del comandante anunciando que en pocos minutos van a aterrizar despierta a Neferet que rápidamente incorpora el respaldo de su asiento, se abrocha el cinturón de seguridad y ahoga en su boca un bostezo. Mira a través de la ventanilla y ve la ciudad, Hacinada, reluciendo como un gigantesco insecto bajo el sol de mediodía. Aún no la ha pisado y ya está deseando volver a su casa en el campo.

Mientras espera que su maleta aparezca en la cinta de equipajes, Neferet no es ajena a las miradas de algunos hombres. Debería estar acostumbrada pero es un hecho que la sigue excitando y poniendo nerviosa a la vez. Tiene cuarenta años, se sabe atractiva, más allá de sus formas rotundas y sensuales, hay un no sé qué en ella que atrae a las personas… Ella saca una goma del bolsillo de la chaqueta y se recoge los largos y rizados cabellos negros en una cola de caballo. Tiene calor, las puntas de sus dedos rozan la nuca que está húmeda y no puede evitar estremecerse. El hombre de negocios que está a su lado la mira y sonríe. Ella lo descarta. No, ése no…

Arrastrando su maleta, abandona la terminal de llegadas y se sumerge en el aire húmedo y pestilente de Hacinada, que parece abrazarla con el aliento de tantos otros que, como ella, intentan sacar oxígeno de aquella mezcla de polución y desesperanza.

Antes ha pasado por los baños y se ha retocado el maquillaje. Se ha mirado en el espejo. Alta, los cabellos tirantes, casi achinándole los grandes ojos negros. Los labios abriéndose como una flor que se ofrece y a la vez fruncidos como la que está punto de enviar un beso. Los senos grandes, marcando los pezones bajo la camisa de seda, a pesar del sujetador. Y las caderas anchas. Buenas para parir, le había dicho su abuela, pero eso no pasaría nunca… Ha desviado los ojos y ha salido rápidamente cuando se ha dado cuenta de que otra mujer, de edad parecida, también la estaba admirando a través del reflejo. Ha olido su deseo y a Neferet se le ha llenado la boca de saliva. No, ella tampoco.

Se dirige al primer taxi de la fila. “Al hotel Real”, le dice. Y el taxista se apresura a cogerle la maleta, repasándola de arriba abajo. Neferet lo evalúa. Unos treinta años, en buena forma física, seguramente hace deporte, limpio, educado, no demasiado atractivo de cara, pero parece fuerte…

Una vez en el taxi, Neferet se sienta en el asiento de atrás con las piernas ligeramente abiertas bajo la falda negra que lleva abrazada a sus caderas. El taxista mira por el retrovisor, ve el desfiladero entre los muslos… Neferet hace una nueva evaluación. Sí, éste sí.

Separa un poco más las piernas. Nota como los labios mayores se desenganchan, los menores se abren ligeramente. Le llega el suave aroma de su coño ofreciéndose. Ve como el joven taxista traga saliva, mira más al retrovisor que a la carretera, van despacio…

“¿Puedo sentarme delante contigo?”, le pide Neferet. Y el taxista para el coche en el arcén para que ella se coloque en el asiento del acompañante. El hombre tiene la frente brillando de sudor y se agarra con fuerza al volante cuando vuelven a la carretera.

Ninguno de los dos encuentra la manera de empezar una conversación, así que Neferet decide pasar a la acción. No puede perder demasiado tiempo. Sabe que los tentáculos de Hacinada son largos y fuertes y que si permanece demasiados días allí ya no podrá irse.

Ella extiende una mano y con movimientos expertos desabrocha los tejanos del hombre, que mira al frente y se deja hacer. Una vez abierta la bragueta, extrae el pene erecto de debajo de los calzoncillos y acerca su cuerpo, su cara sobre la polla dura.
elefant is offline   Citar -
Los siguientes 22 Usuarios dan las gracias a elefant por este Post:
Antiguo 15-feb-2017, 19:25   #2
Gamberrilla
Ultra Mega Dios Pajillero
 
Avatar de Gamberrilla
 
Fecha de Ingreso: ago-2008
Ubicación: Piezoencendiendo el caldero
Mensajes: 17.485
Gracias 10.383 Veces en 5.579 Posts
Predeterminado

Si que empiezas bien el relato...

La protagonista ha cogido la directa, en ese taxi, la lleva enfilada a su destino,

Elefant

Gmbr.

Última edición por Gamberrilla fecha: 15-feb-2017 a las 19:33.
Gamberrilla is offline   Citar -
Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a Gamberrilla por este Post:
Antiguo 15-feb-2017, 19:29   #3
mikeloliva
Mega Dios Pajillero
 
Avatar de mikeloliva
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: Dentro de un tic-tac
Mensajes: 6.482
Gracias 4.430 Veces en 2.173 Posts
Predeterminado

"La coleccionista de semen"

Si es coleccionista..., mucho me temo que habrá más relatos. ¡Más trabajo para mi persona!
¡Es broma!

Bueno, me alegra montonazo que de nuevo nos deleites con tan buena prosa y nos excites con excelentes y palpitantes imágenes.

Gracias mil por compartir.
Mikelo

__________________
Si votar sirviera para cambiar algo, ya estaría prohibido. E. Galeano

Última edición por mikeloliva fecha: 15-feb-2017 a las 19:41. Razón: ainss, cole, coleccionista!
mikeloliva is offline   Citar -
Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a mikeloliva por este Post:
Antiguo 15-feb-2017, 20:22   #4
elefant
Ministro Pajillero
 
Avatar de elefant
 
Fecha de Ingreso: dic-2012
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 1.895
Gracias 3.434 Veces en 938 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por Gamberrilla Ver Mensaje
Si que empiezas bien el relato...

La protagonista ha cogido la directa, en ese taxi, la lleva enfilada a su destino,

Elefant

Gmbr.
Sí, para que nos vamos a andar con rodeos, que esto de las colecciones es muy laborioso .


Cita:
Empezado por mikeloliva Ver Mensaje
"La coleccionista de semen"

Si es coleccionista..., mucho me temo que habrá más relatos. ¡Más trabajo para mi persona!
¡Es broma!

Bueno, me alegra montonazo que de nuevo nos deleites con tan buena prosa y nos excites con excelentes y palpitantes imágenes.

Gracias mil por compartir.
Mikelo

Ayyy sí, que me he olvidado de poner que continúa jajaja. Pero ya se ve venir, como tú dices.
¡Gracias a vosotros por leerme!
elefant is offline   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a elefant por este Post:
Antiguo 15-feb-2017, 22:54   #5
Angel y Diablo
Ministro Pajillero
 
Avatar de Angel y Diablo
 
Fecha de Ingreso: oct-2007
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 1.180
Gracias 73 Veces en 69 Posts
Predeterminado

Muy interesante "el inicio", espero la continuación para seguir disfrutando contigo.
__________________
Alegrame el dia
Angel y Diablo is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a Angel y Diablo por este Post:
Visita nuestro sponsor
Antiguo 16-feb-2017, 07:41   #6
HachaX
Ministro Pajillero
 
Avatar de HachaX
 
Fecha de Ingreso: may-2012
Ubicación: Mis sueños.
Mensajes: 1.634
Gracias 912 Veces en 505 Posts
Predeterminado

Ha dejado mudo al taxista, pero seguro que ella le "sacara" lo mejor de el.

__________________
"Respira, ama y se feliz".
HachaX is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a HachaX por este Post:
Antiguo 17-feb-2017, 18:00   #7
LUDICO
Ministro Pajillero
 
Avatar de LUDICO
 
Fecha de Ingreso: nov-2009
Ubicación: Tartessos
Mensajes: 1.209
Gracias 482 Veces en 281 Posts
Predeterminado

Espectante ante este nuevo relato tuyo, espero con ganas las siguientes entregas .

__________________
"Por favor, no me pongas etiquetas sin conocerme"
LUDICO is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a LUDICO por este Post:
Antiguo 17-feb-2017, 18:17   #8
vishnu22
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ago-2009
Ubicación: Liverpool
Mensajes: 87
Gracias 17 Veces en 14 Posts
Predeterminado

Solo el título ya me ha puesto malo!
vishnu22 is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a vishnu22 por este Post:
Antiguo 17-feb-2017, 21:04   #9
elefant
Ministro Pajillero
 
Avatar de elefant
 
Fecha de Ingreso: dic-2012
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 1.895
Gracias 3.434 Veces en 938 Posts
Predeterminado

Neferet observa a través de la ventana de la habitación del hotel como la noche va cayendo sobre el mar. El agua de un gris plomizo le recuerda al mercurio que una vez, siendo niña, vio salirse de dentro de un termómetro. El cielo se tiñe de un rosa descolorido y sucio durante unos momentos y después la negra noche se precipita sobre Hacinada. No hay luna.

Se ha duchado y se ha puesto un vestido negro de manga larga, cuello alto y largo hasta las rodillas, sin nada debajo. La prenda, elástica, se pega a su cuerpo resaltando cada una de las curvas. Unas botas negras de altísimo tacón completan el conjunto. El cabello suelto, aún un poco húmedo de la ducha, despide un suave olor a canela cada vez que ella mueve la cabeza. No se pone ni una joya. Coge un bolsito negro de piel.

Baja a cenar al comedor del hotel. Es el primer día y aún no se siente con ánimos de pisar la ciudad y merodear por otros antros. El hotel debe estar medio lleno. Neferet hecha un rápido vistazo y calcula que habrá unos treinta huéspedes cenando en ese momento. La mayoría hombres de negocios que comen solos y algunos que ya se conocen de otros viajes y comparten mesa. Tres mujeres aparte de ella. Las tres parecen amantes que acompañan a los jefes.

Neferet mastica despacio y deja que los hombres de otras mesas la miren, no los turba con su mirada. Bebe un poco de vino y echa la cabeza para atrás para que ellos vean como su cuello se ondula al paso del líquido, su melena balanceándose sedosamente. Se siente ridícula pero es la coreografía necesaria para sus fines.

No solo escogió el hotel por estar en las afueras, también porqué tiene un pequeño pub/discoteca frecuentado casi exclusivamente por los huéspedes. Íntimo y discreto, sin aglomeraciones, como a ella le gusta…

Es de las primeras en entrar. Se para unos segundos cerca de la barra para dejar que sus ojos se acostumbren a la penumbra. Suena Shivaree y no puede evitar que sus pies la lleven a la pequeña pista de baile donde su cuerpo se ondula en solitario durante unos pocos segundos, el tiempo en que tardan en llegar casi todos los hombres que había en el comedor.

De golpe se ve rodeada de trajes caros y corbatas regaladas en Navidad, perfumes franceses rociados demasiado generosamente, sonrisas que son anzuelos ignorantes de que es ella la que está pescando…

Neferet los mira, esta vez sí, a los ojos, uno a uno, mientras la música sigue sonando.

Una mano le roza la cadera. Un zapato se frota con su bota. Unos dedos en su espalda. Cada vez están todos más cerca y Neferet mueve su culo, sus pechos, lascivamente.

Pero su cerebro no para de trabajar y evaluar. Le apetece conquistar un poquito. No lo quiere todo hecho. Y a su alrededor están todos entregados. Así que se va a la barra y pide un refresco. Rápidamente llega uno de ellos. De unos cuarenta años, bien parecido, educado… Neferet lo fulmina con la mirada y el hombre se va. Y llega otro. Y otro…

Ella mira hacia la pista. Hay unos sofás a los lados, entre las sombras. Allí hay un hombre que no estaba en el restaurante. De unos cuarenta y pocos años. Va vestido con tejanos y una camisa azul. También la mira. Pero no ha dado ni un paso hacia ella.

Neferet camina hacia él, con su refresco en la mano. Ha dejado de lado su caminar de pantera e intenta mostrarse normal.

—¡Hola! ¿Te importa si me siento?
—¡Hombre, qué honor! No te enfades pero tenías muchos hombres donde elegir…

Neferet interpreta las palabras como una afirmación y se sienta a su lado, sin rozarlo aún. Sonríe mientras se pregunta por qué coño es tan complicada, teniendo a tantos a sus pies… Pero ya sabemos que nos gusta lo más difícil de tener…

—Tienes pinta de dar buena conversación y palabras son, precisamente, lo que necesito ahora —le dice ella mirándolo de reojo.

Y sí, empiezan a hablar y, después de una hora de amena charla, Neferet casi siente lástima de él, pero ya es tarde para buscar a otro, los demás hombres han ido abandonando la sala en vista de que ella ya ha elegido.

—Bueno, la compañía es muy grata pero yo tengo que irme —dice él, levantándose.
—¿No te hospedas en el hotel?
—No, vivo aquí cerca y algunas noches me paso a tomar una copa. Esto está casi más tranquilo que mi casa —dice él riéndose.

Ella no sabe quién le espera en su casa, no han hablado de eso, pero no va a dejarle escapar, con el del taxista no es suficiente para un día…

Salen los dos a la negra noche. Van hacia el parquing. Él no dice nada ni ella tampoco. Ha empezado a caer la niebla como si alguien estuviera desmenuzando algodón de azúcar, pequeños jirones blancos se mueven entre los coches y otros más grandes se abrazan a la débil luz de una farola. El suelo está mojado como si hubiera llovido y desprende un olor a humedad antigua, de pisadas unas sobre otras, día tras día…

—Bueno, ha sido un placer —dice él, deteniéndose al lado de un coche negro.
—Podría serlo aún más —dice ella.
—Pues ya que lo dices, voy a hacer algo que he estado deseando hacer desde el primer momento en que te he visto entrar en el pub.

Y agachándose el hombre le coge el vestido por los lados de la falta y se lo va enrollando rápidamente hasta encima de los pechos.

La luna, que ya ha salido, consigue meter su luz entre los hilos de niebla y resbalar por la blanca piel de Neferet. Sus senos que casi parecen hinchados, con los pezones reducidos a garbanzos negros por efecto del frío y la excitación. La cintura estrecha y agitada por la respiración y el deseo de ella. Su coño ligeramente enrojecido por la acumulación de sangre en los labios mayores, casi como si fuera un animal vivo y hambriento entre sus piernas.

—¿Qué quieres? —le pregunta él, que no ha sido ajeno a las maniobras de caza de ella.
—Fóllame —es la respuesta de ella mientras desliza su culo sobre el capó del coche, separando las piernas y haciendo que sus taconazos rechinen sobre la carrocería.

Él la mira. Casi desnuda, si no fuera por la tela bajo sus sobacos y las botas. El coño que ha separado sus labios y le deja ver la humedad y la rojez de su interior. Las tetas que se balancean ligeramente a un lado y a otro mientras ella sigue haciendo resbalar sus tacones sobre el relente del coche.

Neferet se da cuenta de que él sospecha, duda… Pero también ve el bulto en su bragueta. Lo tiene. Es suyo…

El hombre se decide. Se baja los pantalones y los calzoncillos. De su pene erecto cuelga un fino hilo de líquido preseminal que atrapa un vacilante rayo de luna. Ella se relame y se abre más. Acerca su coño al borde, él acerca su polla y se sitúa entre las piernas. Ella se deja agarrar por las caderas. Su culo resbala sobre la líquida suciedad del capó.

La penetra de golpe, mirándola a los ojos, haciendo chocar sus pubis, provocando un chasquido de aire y flujo cuando la vagina se llena de él. Ella se aguanta con las manos y se deja acercar y alejar por la fuerza de él. Piensa que está hermoso y de nuevo los remordimientos le oscurecen la mirada.

La niebla se va dejando caer a su alrededor, ocultando la luna, la luz de la farola, emblanqueciendo todo como una gasa rota que les cae encima. Pero ellos arden. Neferet siente como la polla de él se mueve cada vez más dura, más ardiente. Los movimientos cada vez son más salvajes y ella se arquea sobre el frío metal como una ola de magma. Grita. Su vagina se agita en violentos espasmos que aprisionan la polla del hombre, que eyacula apretando los dientes, entre temblores.

Después él se retira rápidamente. Parpadeando, subiéndose los pantalones rápidamente. Mirándola incrédulo, como si despertara de un sueño.

—Tengo que irme… Mi mujer, los niños… —balbucea avergonzado, mientras la ayuda a incorporarse.

Ella no dice nada, aprieta las piernas, se hace a un lado, deja que el coche salga rápido. Después recoge el bolso del suelo, saca uno de los frascos de cristal, se pone en cuclillas y deja que su blanco botín caiga dentro del envase. Su vagina aún se agita. La leche sale al ritmo de sus estremecimientos y le moja los dedos. Ella se los relame.

Después se levanta, se baja el vestido hasta las rodillas y se dirige al hotel. Está cansada, necesita dormir, no pensar. Lleva en la boca el sabor de ese hombre que ya no verá amanecer…
elefant is offline   Citar -
Los siguientes 19 Usuarios dan las gracias a elefant por este Post:
Antiguo 18-feb-2017, 11:45   #10
LUDICO
Ministro Pajillero
 
Avatar de LUDICO
 
Fecha de Ingreso: nov-2009
Ubicación: Tartessos
Mensajes: 1.209
Gracias 482 Veces en 281 Posts
Predeterminado

Sencillamente genial!! El calor de la escena ha traspasado la pantalla de mi pec y me ha hecho sudar....

__________________
"Por favor, no me pongas etiquetas sin conocerme"
LUDICO is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a LUDICO por este Post:
Antiguo 21-feb-2017, 07:36   #11
HachaX
Ministro Pajillero
 
Avatar de HachaX
 
Fecha de Ingreso: may-2012
Ubicación: Mis sueños.
Mensajes: 1.634
Gracias 912 Veces en 505 Posts
Predeterminado

Erotismo de altos quilates. Historias cortas e intensas. Personajes, marco escenico, accion y desenlace....tu te dedicas a esto profesionalmente claro . Aunque tu destreza literaria ya la conociamos.

__________________
"Respira, ama y se feliz".
HachaX is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a HachaX por este Post:
Antiguo 21-feb-2017, 09:45   #12
elefant
Ministro Pajillero
 
Avatar de elefant
 
Fecha de Ingreso: dic-2012
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 1.895
Gracias 3.434 Veces en 938 Posts
Predeterminado

Neferet se levanta temprano y después de desayunar pide un taxi para ir al centro. En el coche siente una vez más la mirada del taxista repasándole las formas. Se ha vestido con tejanos y una camisa blanca de manga larga, nada llamativo. En la radio se escuchan las noticias de las nueve de la mañana. Un taxista que tuvo un infarto sentado en su coche mientras esperaba turno en el aeropuerto. Un hombre que se durmió al volante cuando volvía a su casa de noche. Ninguno de los dos sobrevivió.

Los ojos de Neferet se llenan de lágrimas y se pone las gafas de sol para ocultarlos. Nunca, nunca, se podrá acostumbrar a esto.

Su marido le ha hecho algunos encargos. Su colonia preferida, un par de libros, algunos dvd’s… Neferet paga el taxi y se dirige a los almacenes más grandes de Hacinada.

Va recorriendo las diferentes plantas y adquiriendo lo que necesita. A la vez, su mirada experta, evalúa a los diferentes hombres con los que se va cruzando.

Ve a un vendedor jovencito, guapísimo y tímido con su traje y corbata. Debe hacer poco que está trabajando. Neferet se pregunta si llegará siquiera a los veinte años. Se muerde el labio inferior en un gesto inconsciente de deseo. Pero no puede hacerle eso…

En la perfumería, buscando la colonia para su esposo, se le acerca un hombre de unos cincuenta años.

—Si me permites que te aconseje, coge ésta de Armani —le dice el tipo tuteándola.
—Gracias, pero ya he elegido —Neferet se fija en la sonrisa, pretendidamente seductora de él, en su mirada de deseo, en el anillo que lleva en el dedo…
—Voy a subir a la cafetería a tomar un café, si te apetece te invito —dice él, no muy seguro de tener éxito.
—Umm sí, me apetece —le dice ella. Ya está, ya tiene su ración de semen, va a ser ese.

Toman el café muy juntos, el hombre cada vez más osado, primero rozándole una mano, después acariciándole la melena rizada. Él le explica su vida. “Miente”, piensa Neferet. Y ella no dice nada. Se limita a mirarlo, a sonreír, a pasar la punta de su lengua por sus labios rojos, a tirar los hombros para atrás para que se le marquen los pechos bajo la camisa.

—Tengo el coche en el parquing subterráneo. Si no te importa bajar conmigo, allí tengo unas fotos del caballo que te he mencionado. Es precioso.
—Venga, vamos, tengo curiosidad —Y Neferet se levanta, pensando que ni a él ni a ella les importa lo más mínimo el supuesto caballo. Va a ser en el coche, en la semi oscuridad del parquing, muy bien…

En el ascensor, bajando con cuatro o cinco personas más, él la agarra por la cintura, con suavidad, y ella se deja hacer…

El coche está aparcado en una esquina, con una pared a un lado y un coche al otro, en la zona menos iluminada del parquing. Neferet se pregunta cuántas veces habrá hecho aquello ese hombre. Aparcar así pensando que podrá volver con una presa. Seguramente la mayoría de las veces se habrá ido solo con un ticket de varias horas y sin haber ligado…

Se sientan directamente en el asiento de atrás y empiezan a besarse. No han vuelto a mencionar las fotos ni falta que hace, ya tienen claro a lo que van.

Se desabrochan mutuamente las camisas, ella se quita el sujetador, el hunde su cara entre los cálidos pechos de ella, los lame, mordisquea con cuidado los pezones, que crecen, que brillan mojados de saliva.

Neferet se quita hábilmente los zapatos, los tejanos, las bragas… Completamente desnuda, de rodillas en el asiento le pide a él que se tumbe. El hombre, se acaba de desnudar rápidamente y obedece. Se tumba a lo largo del asiento, flexionando las piernas para caber. Ella pone una rodilla a cada lado de la cabeza de él, le mira desde arriba y va bajando lentamente el cuerpo, acercando su coño y su culo a la cara de él, que jadea y le pone las manos en las caderas.

El coño completamente depilado de Neferet se va abriendo a medida que ella se agacha, hasta que se lo pone entero sobre la boca, ahogándolo casi. Ella gime y él mueve su lengua entre los labios mayores y los menores, busca sus agujeros, primero uno, después el otro. Neferet empieza a frotarse en él, puede ver como le brilla la cara, como si un caracol gigante hubiera pasado por allí.

Después ella se da la vuelta y quedan en la posición del sesenta y nueve. A cada uno le cuelga una pierna del asiento, pero ya están tan calientes que les parece perfecto el sitio. Ni una sola vez han mirado si había alguien cerca.

Él hombre utiliza su cara entera para darle placer. Le chupetea el clítoris, mordisquea los labios mayores, lame el flujo que su coño expulsa sin parar. Y Neferet se abre todo lo que puede, ofreciéndose. Observa la polla que tiene ante sus ojos. Quién lo iba a decir… Enorme, preciosa, dura. Sin tocarla con las manos, acerca sus labios y la besa. Siente la sangre acumulándose bajo la delicada piel. Saca la lengua y lame el glande, que está ligeramente salado. Lame después el tronco, los huevos… Y finalmente la engulle, no le entra entera en la boca. En ese momento él le presiona el clítoris con los labios y Neferet estalla en su primer orgasmo, sin dejar que la polla se salga de su boca, gimiendo sobre ella, llenándola de saliva.

Por unos segundos Neferet se convierte en una muñeca de goma, sin fuerzas, deshecha sobre el cuerpo del hombre, con su polla metida en la boca, una mujer hecha placer, agua, sangre, calor… Hasta que recupera el aliento y se pone a chupar de nuevo. Sigue mamando sin manos, le cuesta un poco, porque la verga aún ha crecido un poquito más, pero le encanta, sentir el glande chocando con su paladar, resbalando hasta la garganta, encajándose ahí, sentir nacer la arcada, retirarse un poquito y volver a empezar. El hombre sigue lamiéndola y ella intenta concentrarse. Sus labios suben y bajan por el miembro, que brilla inflamado, con las venas como si fueran un hermoso bordado.

Lo lame con fruición, de vez en cuando expulsa líquido preseminal que ella se traga golosa. Al final pone una mano en sus huevos, que están empapados de saliva, los masajea con sus hábiles dedos, después la mano va a la base del pene, se cierra allí y empieza a subir y bajar al ritmo que marca la boca. Ella oye al hombre gemir cada vez más fuerte y le aprieta el coño dilatado y encharcado en la cara. Su boca sigue comiéndole la polla, su cabeza subiendo y bajando, su mano haciendo resbalar el prepucio sobre la carne endurecida.

Neferet siente que se va a correr de nuevo, quiere aguantar, desea que primero se corra él, aumenta el ritmo de la succión, la polla le entra entera, sale casi toda, resbala sobre su lengua, la barbilla llena de babas. Hasta que él le clava las uñas en las caderas y grita. Y la leche irrumpe en su boca, quemando, abundante, en varias expulsiones. Y por fin se deja ir de nuevo, dejando que su coño se contraiga, que palpite como si fuera un corazón, que los espasmos de placer le recorran todo el cuerpo. Pero ella no grita, cierra la boca, retiene el semen. Y a ciegas, con una mano temblorosa, busca en el bolso que está en el suelo junto al asiento, extrae un frasquito, que acerca a su boca y en el que deposita el semen, que le sabe dulce y que le hubiera encantado tragarse.

El hombre no se da cuenta de la maniobra, permanece aprisionado bajo el cuerpo de ella, respirando pesadamente entre sus muslos. Hasta que ella, no sin esfuerzo, consigue moverse y dejar que él se siente, con ella al lado, temblando los dos, cubiertos sus cuerpos de sudor. Los cristales del automóvil se han empañado y Neferet empieza a vestirse en silencio. También él. Se despiden con unos besos en las mejillas. Después Neferet baja del coche, sale a la calle, pide un taxi y vuelve a su hotel.
elefant is offline   Citar -
Los siguientes 15 Usuarios dan las gracias a elefant por este Post:
Antiguo 21-feb-2017, 09:59   #13
color70
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de color70
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: otra vez aqui.
Mensajes: 912
Gracias 17 Veces en 12 Posts
Predeterminado

"Neferet siente que se va a correr de nuevo, quiere aguantar, desea que primero se corra él, aumenta el ritmo de la succión, la polla le entra entera, sale casi toda,"

color70 is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a color70 por este Post:
Antiguo 21-feb-2017, 11:46   #14
vishnu22
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ago-2009
Ubicación: Liverpool
Mensajes: 87
Gracias 17 Veces en 14 Posts
Predeterminado

Qué manera tan bonita de describir un orgasmo...
vishnu22 is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a vishnu22 por este Post:
Antiguo 22-feb-2017, 07:48   #15
HachaX
Ministro Pajillero
 
Avatar de HachaX
 
Fecha de Ingreso: may-2012
Ubicación: Mis sueños.
Mensajes: 1.634
Gracias 912 Veces en 505 Posts
Predeterminado

Me fijo en los taxis por la Castellana, te imagino y te busco....Neferet.



__________________
"Respira, ama y se feliz".
HachaX is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a HachaX por este Post:
Antiguo 22-feb-2017, 13:18   #16
elefant
Ministro Pajillero
 
Avatar de elefant
 
Fecha de Ingreso: dic-2012
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 1.895
Gracias 3.434 Veces en 938 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por HachaX Ver Mensaje
Me fijo en los taxis por la Castellana, te imagino y te busco....Neferet.



¿Pero tú has leído bien? Ten cuidado, porque el placer tiene su precio, un alto precio...

elefant is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a elefant por este Post:
Antiguo 22-feb-2017, 15:24   #17
HachaX
Ministro Pajillero
 
Avatar de HachaX
 
Fecha de Ingreso: may-2012
Ubicación: Mis sueños.
Mensajes: 1.634
Gracias 912 Veces en 505 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por elefant Ver Mensaje
¿Pero tú has leído bien? Ten cuidado, porque el placer tiene su precio, un alto precio...

Dos de tres empiezan en un taxi.........

Alto no, altisimo!!!!!! Y no hablo de lo estrictamente monetario

__________________
"Respira, ama y se feliz".
HachaX is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a HachaX por este Post:
Antiguo 22-feb-2017, 20:03   #18
mikeloliva
Mega Dios Pajillero
 
Avatar de mikeloliva
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: Dentro de un tic-tac
Mensajes: 6.482
Gracias 4.430 Veces en 2.173 Posts
Predeterminado

Cita:
...Después recoge el bolso del suelo, saca uno de los frascos de cristal, se pone en cuclillas y deja que su blanco botín caiga dentro del envase. Su vagina aún se agita. La leche sale al ritmo de sus estremecimientos y le moja los dedos. Ella se los relame”
Cita:
...Y a ciegas, con una mano temblorosa, busca en el bolso que está en el suelo junto al asiento, extrae un frasquito, que acerca a su boca y en el que deposita el semen, que le sabe dulce y que le hubiera encantado tragarse.”
Aunque todavía es demasiado pronto para efectuar el recuento…

Aunque todavía es demasiado pronto para efectuar el recuento…
__________________
Si votar sirviera para cambiar algo, ya estaría prohibido. E. Galeano
mikeloliva is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a mikeloliva por este Post:
Antiguo 22-feb-2017, 21:39   #19
cybertec23
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: feb-2017
Mensajes: 1
Gracias 2 Veces en 1 Post
Predeterminado Relato muy interesante

Me a gustado este relato, me recuerda mucho a las historias de hentay xxx donde si hay algo que exageran es el semen.
cybertec23 is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a cybertec23 por este Post:
Antiguo 24-feb-2017, 18:26   #20
elefant
Ministro Pajillero
 
Avatar de elefant
 
Fecha de Ingreso: dic-2012
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 1.895
Gracias 3.434 Veces en 938 Posts
Predeterminado

Allí, Neferet se ducha, se cambia de ropa y guarda el pequeño frasco junto a los otros dos. No son suficientes, tendría que salir por la tarde a por más, pero no se ve con fuerzas y tampoco quiere levantar sospechas. Después de comer sale a andar un rato por los alrededores.

Hacendada es como un agujero negro que absorbe todo lo que hay a su alrededor. La zona en la que se encuentra el hotel pasó de ser un pequeño pueblo con encanto a un polígono industrial y de servicios, sin residentes fijos.

Anda por la acera sumida en sus pensamientos y no es hasta al cabo de media hora que vuelve a la realidad y se da cuenta de que la acera ya hace minutos que ha desaparecido, está andando un camino estrecho entre hierbajos, ha dejado atrás todas las modernas construcciones y ante su vista hay solo solares abandonados, hierba rala, algún árbol que crece enfermo.

Sobre su cabeza las nubes se han ido pegando unas a otras, mezclando sus grises de hastío y desesperanza. Al final, ni ellas mismas se aguantan y van soltando poco a poco sucias lágrimas sin sal.

Neferet se pasa una mano por el brazo. Ha empezado a llover. Pero no da la vuelta, quiere ver dónde acaba ese caminito que cada vez es más estrecho, con alguna mata de hinojo a los lados, bolsas de plástico entremezcladas con la tierra dura, excrementos de perro y piedras sueltas que la hacen ir más despacio.

El agua cae como en cámara lenta. Las gotas son tan pequeñas que no pesan, se deslizan como dudando de que en el suelo vayan a estar mejor que en el aire. Planean y se pegan a la rizada cabellera de Neferet, perlando de humedad los sedosos caracolillos.

Al tacto del agua, la tierra y la hierba empiezan a oler y ella aspira con fuerza, esos olores le recuerdan a su casa, no la de ahora, la que tenía cuando era una niña, antes de que todo empezara…

El camino muere, precisamente, en una casa. Seguramente en sus tiempos de esplendor sería una casona orgullosa, llena de vida y prosperidad. Pero Hacinada los absorbió, como a todos. Solo quedan unas paredes a medio derruir, el tejado hundido casi todo, cascotes alrededor, pintadas que no dicen nada, la hiedra encaramada a uno de los muros…

Neferet se acerca a una de las ventanas que, desnuda de portezuelas y cristales, la invita a mirar dentro. Ella se asoma y ve más ruinas, ladrillos, piedras, polvo… Unas matas de verdolagas mojadas por la lluvia, la zona de la cocina, en la que aún se adivina dónde estaba la pica, la chimenea… Un par de ratas salen corriendo cuando ella pisa una lata de refresco vacía y hace ruido.

Neferet siente entonces el frío de la lluvia, se estremece, se abraza ella misma y decide dar la vuelta.

Un hombre alto y robusto la está mirando, plantado en medio del camino, un perro de raza indefinida salta a su alrededor y husmea los pasos de Neferet hasta llegar a sus deportivas, sucias y mojadas…

—¡Pam, ven aquí! No se preocupe, no hace nada —le dice el hombre sonriendo.
—¡Vaya, como se ha puesto la tarde! —dice ella y pasa al lado de él, que tampoco lleva paraguas.
—Hasta el hotel tiene usted media hora, se va a empapar, si quiere conozco un sitio aquí cerca donde nos podemos guarecer hasta que escampe.
—¿Cómo sabe que estoy en el hotel?
—Soy camarero, en el turno de mañana, hoy le he servido el desayuno. Me llamo Milos.

Le tiende una mano grande, mojada, que ella estrecha.

—Me temo que ya estamos empapados —dice ella, sin decir su nombre, intentando marcharse de ahí. Pero él no le suelta la mano.
—Vamos, es detrás de la casa, aquí mismo. Usted es una clienta, no tema.

Pero Neferet teme, porque intuye que va a pasar algo y, sea lo que sea, no va a ser bueno para los dos, al menos el final…

Él le suelta la mano y caminan los dos con el perro alegremente saltando delante de ellos. Detrás de las ruinas crece una higuera enorme pero de tronco corto, las hojas tocan el suelo y el hombre aparta unas ramas.

—Venga, entre aquí, ya verá…

Neferet da unos pasos y es como si entrara en una casa. Bajo el follaje del árbol no llueve y hay espacio suficiente para estar de pie varias personas. Lo malo es que de la misma forma que no pasa el agua tampoco entra demasiada luz. El hombre se sienta en un rudimentario banco, hecho con ladrillos y un tablón.

—Puede mear aquí tranquilamente, si quiere —dice él.
—¿Qué? —responde Neferet que no entiende nada.
—Mear, ¿no era para eso por lo que se había acercado a la casa? A veces los clientes salen de paseo después de comer, se alejan demasiado del hotel y cuando todo lo que han tomado en la comida quiere salir de sus cuerpos, se alivian por estos alrededores.

Neferet lo mira detenidamente. No debe llegar a los cuarenta. Es casi un gigante. No entiende como a la hora del desayuno no se ha dado cuenta de su presencia, es imponente. Y su imaginación le dice que Milos se dedica a espiar a las clientas que salen a pasear y tienen que orinar urgentemente.

—Pero no se crea, muy poca gente sale a caminar por estos andurriales… —añade Milos como con pena.

“Vaya, que no se come una rosca”, piensa ella.

—Bueno… Quizás sí, con tanta humedad, le vienen a una ganas de hacer pipí.

Neferet se sorprende de ella misma. Las palabras le han salido sin pensar. Ha hablado la puta que vive en ella, la que tiene ganas de jugar sin importarle el precio. Mira al hombre aterrorizada, le gustaría salir corriendo, pero sus dedos empiezan a jugar con los botones de los tejanos…

Y Milos la mira sin poderse creer la suerte que ha tenido…

La casi etérea lluvia no hace ruido al caer sobre las grandes y fragantes hojas de la higuera. Bajo el ramaje el silencio es casi absoluto cuando Neferet se aleja un poco de Milos, para simular un poco de decoro, y se empieza a bajar los tejanos y el tanga. Después se agacha, separando las piernas, dejando que un chorro fuerte y abundante resuene dentro de esa vegetal intimidad.

Milos sigue sentado, la mira, hay poca luz, pero distingue bien el sexo gordezuelo y abierto. Se levanta, va hacia ella, la erección casi no le deja andar con naturalidad.

—Yo te limpio —dice, masticando cada sílaba y pasando a tutearla sin saber aún su nombre…
elefant is offline   Citar -
Los siguientes 11 Usuarios dan las gracias a elefant por este Post:
Antiguo 24-feb-2017, 22:19   #21
Jukiro
Dios Pajillero
 
Avatar de Jukiro
 
Fecha de Ingreso: dic-2016
Ubicación: 暗闇の中に潜んでいます
Mensajes: 3.014
Gracias 2.953 Veces en 1.760 Posts
Predeterminado



Me encanta el nombre de la chica, "Neferet", me evoca mucho misticismo, perfecta union de cuerpo y destino así como una enorme sensualidad.
"Hacinada", me trae a la mente una oscura ciudad despersonalizada.

Relato muy bien redactado y fluido en los detalles, sin estancamientos.

Me abono a este relato, largo se nos vá a hacer la espera entre capítulos, pero sin duda valdrá la pena.

Gracias Elefant por regalarnos estos relatos.

Elefant.

__________________
Bajo el sol naciente....................seré tu Samurái y.......................moriré con honor si te deshonro.
Tu amor será mi patria.............tu palabra sera mi ley..............y tu desprecio sera mi castigo
Jukiro is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a Jukiro por este Post:
Antiguo 25-feb-2017, 00:18   #22
Crisalida
Mega Dios Pajillero
 
Avatar de Crisalida
 
Fecha de Ingreso: jun-2014
Ubicación: Madrid
Mensajes: 5.679
Gracias 3.080 Veces en 2.260 Posts
Predeterminado

Enganchado con Neferet, pero... Llevará suficientes botes en el bolso?????
Crisalida is offline   Citar -
Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a Crisalida por este Post:
Antiguo 25-feb-2017, 17:02   #23
mikeloliva
Mega Dios Pajillero
 
Avatar de mikeloliva
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: Dentro de un tic-tac
Mensajes: 6.482
Gracias 4.430 Veces en 2.173 Posts
Predeterminado

Cita:
“El agua de un gris plomizo le recuerda al mercurio que una vez, siendo niña, vio salirse de dentro de un termómetro. El cielo se tiñe de un rosa descolorido y sucio durante unos momentos y después la negra noche se precipita sobre Hacinada. No hay luna.”
Cita:
“Ha empezado a caer la niebla como si alguien estuviera desmenuzando algodón de azúcar, pequeños jirones blancos se mueven entre los coches y otros más grandes se abrazan a la débil luz de una farola. El suelo está mojado como si hubiera llovido y desprende un olor a humedad antigua, de pisadas unas sobre otras, día tras día…”
Cita:
“El camino muere, precisamente, en una casa. Seguramente en sus tiempos de esplendor sería una casona orgullosa, llena de vida y prosperidad. Pero Hacinada los absorbió, como a todos. Solo quedan unas paredes a medio derruir, el tejado hundido casi todo, cascotes alrededor, pintadas que no dicen nada, la hiedra encaramada a uno de los muros…”


__________________
Si votar sirviera para cambiar algo, ya estaría prohibido. E. Galeano
mikeloliva is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a mikeloliva por este Post:
Antiguo 26-feb-2017, 13:52   #24
mikeloliva
Mega Dios Pajillero
 
Avatar de mikeloliva
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: Dentro de un tic-tac
Mensajes: 6.482
Gracias 4.430 Veces en 2.173 Posts
Predeterminado

Me olvidé lo más importante. ¡Perdón!

Si tu relato fuese una película cinematográfica, la prosa que he señalado –a modo de ejemplo- sería su banda sonora.
Y me suena de maravilla…

__________________
Si votar sirviera para cambiar algo, ya estaría prohibido. E. Galeano
mikeloliva is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a mikeloliva por este Post:
Antiguo 27-feb-2017, 15:15   #25
HachaX
Ministro Pajillero
 
Avatar de HachaX
 
Fecha de Ingreso: may-2012
Ubicación: Mis sueños.
Mensajes: 1.634
Gracias 912 Veces en 505 Posts
Predeterminado

Como lo ambientas todo de bien. No haras de negr@ para alguien????. No seria de extrañar.

__________________
"Respira, ama y se feliz".
HachaX is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a HachaX por este Post:

Responder

Retroceder   Inicio > Gente > Tus Relatos y experiencias


Herramientas