Responder

Tus Relatos y experiencias - Tía de 57 años y sobrino de 36 años... Diez días de vicio y morbo sin límites. Herramientas
Antiguo 28-jul-2017, 17:24   #1
juanluismorales
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Mensajes: 13
Gracias 160 Veces en 12 Posts
Predeterminado Tía de 57 años y sobrino de 36 años... Diez días de vicio y morbo sin límites.

Buenas tardes.

Es un placer para mí aportar mi primer relato, máxime cuando lo que en él voy a describir ha sucedido hace apenas un par de semanas.

Me llamo Juan, tengo 36 años, de aspecto normal y extraordinariamente morboso.

Desde que mi vida sexual comenzó, mientras mis relaciones a dos siempre han sido con chicas de mi edad (o inferior a la misma), las veces que he tenido relaciones a tres han sido con parejas maduras. Nada me excita más que el cuerpo de una mujer madura, y cuando hablo de madura hablo de esa mujer de estatura media-baja, cuerpo voluptuoso (sin llegar a gordo), tetas grandes (caídas o no), y coño peludo (esto siempre ha sido un imaginario, pues hasta ahora no he podido disfrutar de uno así, pero mis masturbaciones con fotografías de mujeres de estas características han sido míticas).

Afortunadamente para mí, hay una mujer en mi familia que cumple con las características descritas (a las que añadiré que es una mujer morena de pelo corto). Se trata de mi tía Luisa, que el pasado mes de Junio cumplió 57 años.

Luisa es la mujer de mi tío Enrique (hermano de mi madre). Ni guapa ni fea, hace muchos años que fantaseaba con ella. Hasta que la fantasía se ha hecho realidad.

Continuaré con el relato en breve.
juanluismorales is offline   Citar -
Los siguientes 12 Usuarios dan las gracias a juanluismorales por este Post:
Antiguo 29-jul-2017, 11:34   #2
juanluismorales
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Mensajes: 13
Gracias 160 Veces en 12 Posts
Predeterminado Tía de 57 años y sobrino de 36 años... 2a parte.

Buenos días.

Como conté en la primera parte del relato, mi tía Luisa tiene 57 años. Junto con mi tío, viven en Parla (Madrid). Tienen un hijo, Iván, que reside fuera de España, con lo que ellos viven solos.

Luisa es morena, ni guapa ni fea, estatura media, y algo entrada en carnes (sin llegar a estar gorda), de tetas grandes y culo gordo.

Mi fantasía con ella comenzó hace muchos años en una piscina, la municipal de Getafe (Madrid), a la que íbamos mis padres, mis tíos, mi primo y yo a menudo en verano, a pasar todo el día.

Uno de los días en los que fuimos, y en un momento en que estábamos todos en el agua, en un movimiento para apartarse de un niño que se tiraba en modo 'bomba', a mi tía se le salió una teta del bañador.

Fue solo un instante, no más de diez segundos entre que pasó, se dio cuenta y
se colocó la teta. Pero fue tiempo suficiente para quedarme embobado con la imagen de esa teta grande, algo caída (no por la edad, mi tía debía andar por los 45 entonces, sino por el tamaño), blanca de piel y, sobre todo, con una aureola sonrosada de tamaño grande y un pezón gordo también sonrosado.

Esa misma noche, me masturbè pensando en ella y en esa teta que tanto me había gustado. Pero esto no pasó de ahí, no maquinê nada para intentar follârmela, ni nada por el estilo.

Lo que sí hice fue empezar a verla con ojos morbosos, y cada vez que volvíamos a la piscina no perdía ojo de esas tetas, disfrutando de sus pezones marcados cada vez que salía del agua y deseando que un golpe de agua provocara otro morboso descuido. Pero no sucedió.

Lo que sí ocurrió fue que, como todos los años en Septiembre, acudimos un fin de semana a una finca familiar (de mi tía y su hermano) en un pueblo de Toledo, a recoger la siembra. Como siempre que íbamos allí o al pueblo familiar (el de mi tío y mi madre), mi tía solía vestir de manera fresca, con una vestido o especie de bata de andar por casa, con botones por delante, y que le llegaba hasta la rodilla.

Como mi percepción de ella era distinta desde el día de la piscina, no le quité ojo durante los dos días, que fueron muy provechosos porque descubrí en Luisa una mujer que, o bien lo hacía de manera consciente (algo poco improbable), o bien mostraba sus encantos sin darse cuenta. No había momento en que se sentara que no dejase ver, en algún movimiento o apertura de piernas, unas bragas blancas, de mujer mayor, que a mí me encendieron al máximo todas las veces que pude vérselas (que fueron más de una). Tanto fue así que, en cuanto tuve oportunidad, me colê en su habitación para llevarme, de su maleta, un recuerdo (esto es, unas bragas, con las que me he masturbè muchas veces y durante mucho tiempo).

Mi deseo por ella iba en aumento, pero ese año no pasó nada más relevante, hasta que, varios años después (tiempo durante el cual, no dejé de disfrutar furtivamente de las miradas a sus piernas, sus tetas, su culo...en cada encuentro familiar), concretamente, el año pasado, ocurrió algo que fue el germen de lo que finalmente ha estallado este año.

Mañana continuaré con el relato.
juanluismorales is offline   Citar -
Los siguientes 16 Usuarios dan las gracias a juanluismorales por este Post:
Antiguo 29-jul-2017, 14:44   #3
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 21.976
Gracias 14.907 Veces en 7.603 Posts
Predeterminado

Interesante relato que pinta muy bien, no tardes en continuar... tu p2beer chug
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.....


visita mi hilo: http://www.pajilleros.com/showthread...ferrerid205900
CHARON is offline   Citar -
Antiguo 30-jul-2017, 00:13   #4
juanluismorales
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Mensajes: 13
Gracias 160 Veces en 12 Posts
Predeterminado Tía de 57 años y sobrino de 36... 3a parte.

Buenas noches.

Finalicè el relato anterior viajando algunos años desde que descubrí el morbo que me provocaba Luisa, mi tía, hasta el pasado 2016, donde realmente se fraguó lo ocurrido este año.

Había pasado tiempo, sí, pero mi deseo por mi tía no había disminuido. A pesar de que yo tenía pareja estable, en cada encuentro familiar no podía dejar de admirar ese cuerpo con el que tanto me había (y seguía haciéndolo) masturbado.

Vigilaba cada movimiento suyo en busca de un descuido, y excepto en los escasos encuentros familiares en verano, sobre todo cuando celebrábamos su cumpleaños (que es en Junio) o el de mi tío (en Julio), momentos en los que, dada la temperatura, podía intentar vislumbrar algo de ella bajo la falda o el vestido, poco más podía hacer respecto a dar un paso más.

Llega 2016. En Agosto del pasado año, mis padres y mis tíos viajaron a la casa familiar sita en Galicia, con la intención, como cada año, de ponerla al día y pasar unos días allí.

Yo tenía mis vacaciones planeadas en un par de destinos (al segundo de ellos iría con mi pareja), pero se me quedaban colgados cinco días entre ambos, y decidí huir del calor de Madrid y pasarlos allí.

Llegué un Lunes, y los recuerdos morbosos se agolparon de nuevo al ver a mi tía con uno de esos vestidos... Me encendí tanto solo imaginándome que en algún momento iba a verle las bragas que, en ese momento, me decidí a intentar o, al menos, buscar la oportunidad de ver algo más o, incluso, de insinuarme.

Efectivamente, nada había cambiado. Mi tía seguía sentándose (en el suelo, en las sillas...) sin pensar que, a poco que moviera o abriera las piernas, ese vestido dejaría ver (a quien se fijara en ello) su ropa interior. Así que, durante los dos primeros días, siempre que nos sentábamos, yo procuraba hacerlo frente a ella.

Así fue como definitivamente pude contemplar que seguía llevando bragas blancas como la que yo había guardado durante años, e incluso el segundo día, durante la cena, y al estar sentado frente a ella en la mesa, dejé caer al suelo un cubierto para, al agacharme a recogerlo, poder disfrutar de esa morbosa visión.

En esos dos primeros días también podría haber intentado algo más morboso, puesto que el baño disponía de un ojo de cerradura que, si te agachabas, permitía ver con bastante claridad el interior del baño. Y pensé seriamente en usar eso para espiarla cuando fuera a mear o a ducharse, pero la puerta del baño estaba al lado de la cocina/salón, con lo que la posibilidad de haber sido pillado por mis padres o mi tío eran grandes.

Dado que apenas me quedaban tres días, decidí pasar "al ataque". Así pues, al tercer día, y mientras todos descansábamos sentados en la huerta después de haberla limpiado, procuré situarme frente a Luisa con la intención, por supuesto, de verle las bragas pero, además, poder "provocarla". Y no tardó mucho en llegar ese momento, puesto que, en un momento en que mi tío y mi padre subieron a la parte alta de la casa, y mi madre hablaba con mi tía, me situé a la espalda de mi madre (y con mi tía de frente) y comencé a mirarle fijamente a la abertura del vestido, con la firme intención de que mi tía se diera cuenta.

En un momento dado, su mirada se fijó en la mía y en cómo buscaba ver sus bragas. Yo la miré, y ella cerró las piernas. Entonces yo me decidí a dar un paso más, y mientras mi madre y ella seguían hablando, yo empecé a tocarme por encima del pantalón corto que llevaba y sin dejar de volver a mirarla.

Mi tía, que enseguida se dio cuenta, comenzó a no poder aguantar la mirada a mi madre continuamente, pero disimulaba bien mientras yo ya mostraba un bulto considerable bajo el pantalón.

Y cuando yo creía que ella no iba a hacer nada más, de repente comenzó de nuevo a abrir y cerrar las piernas mientras seguía hablando con mi madre, lo que me facilitó volver a disfrutar del espectáculo de sus bragas sin dejar de tocarme.

Esto duró unos cinco minutos más, tras los cuales volvimos todos a casa a cenar. Esa noche me masturbé y me corrí como hacía meses.

Yo ya había decidido seguir con el juego hasta donde fuera posible, así que, aunque el cuarto día fue complicado dar un paso más (dado que pasamos más tiempo fuera de casa que en ella), el último día de mi estancia allí fue bastante interesante.

A primera hora de la mañana, escuché como mi tía se levantaba antes que los demás (solía hacerlo cada día), y no tardé ni cinco minutos en hacerlo yo detrás de ella, que estaba en la cocina. Antes de entrar yo en la cocina, me toqué por encima del pantalón del pijama para que mi erección matutina fuese más evidente.

Así que entré en la cocina, le di los buenos días, que ella me devolvió, y de inmediato vi cómo su mirada furtiva se iba directamente a mi paquete mientras yo le preguntaba si había dormido bien, etc. Rápidamente levantó la vista y seguimos hablando de temas banales (el tiempo, la casa...), yo haciendo todos los intentos posibles para mostrar bien mi erección y mi tía evitando cruzar mirada alguna, hasta que, aprovechando que se puso a lavar la taza y la cuchara que había usado para su desayuno, y dado que el fregadero disponía encima de una ventana que daba al campo, me acerqué por detrás de ella y, pegándome a su culo, le pregunté si sabía de quién era una de las casas del pueblo.

Ella se quedó quieta, yo también, esperando su reacción, básicamente que se alejase de mí, pero no solo no lo hizo, sino que comenzó a contestar a mi pregunta, así que yo me pegué más a ella, hasta que tuve que separarme rápidamente al escuchar una de las puertas de las habitaciones, señal de que alguien se había levantado (era mi padre).

Con un inmenso calentón me fui al baño y me pajeé recordando lo que acababa de pasar.

El resto del día no sucedió nada a excepción de que, cuando nuestras miradas se cruzaban, mientras la mía era una mezcla de desafío y morbo, la de ella era bastante enigmática.

Yo me marché de allí al día siguiente, y el resto de 2016 y el primer semestre de 2017 no fue posible seguir avanzando en lo iniciado, dado que mi tío es prejubilado y él y mi tía siempre están juntos, con lo que, hasta hace unas semanas, y a excepción hecha de los ya mencionados encuentros familiares donde no había manera de hacer nada, fue imposible tener la oportunidad de seguir probando hasta dónde llegar.

Ha sido en la primera semana de Julio de este año cuando todo ha cambiado.

Continuaré con el relato en breve. Espero os esté gustando, para mí es un recuerdo tan reciente que solo de escribirlo me pongo a cien.
juanluismorales is offline   Citar -
Los siguientes 23 Usuarios dan las gracias a juanluismorales por este Post:
Antiguo 30-jul-2017, 00:31   #5
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 21.976
Gracias 14.907 Veces en 7.603 Posts
Predeterminado

Ufffff....!!!!! esto cada vez pinta mejor... tu p2
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.....


visita mi hilo: http://www.pajilleros.com/showthread...ferrerid205900
CHARON is offline   Citar -
Visita nuestro sponsor
Antiguo 30-jul-2017, 13:03   #6
adictoaellas
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: sep-2010
Mensajes: 104
Gracias 21 Veces en 18 Posts
Predeterminado

Guauuuuuuuuuuu que morbo!!

En mi opinión una mujer de 57 años seguro que tiene unas buenas tetas.
Y con la experiencia, en la cama son, muy muy buenas.

Espero impaciente que continues!!
adictoaellas is offline   Citar -
Antiguo 30-jul-2017, 17:27   #7
docinocodes
Mega Pajillero
 
Avatar de docinocodes
 
Fecha de Ingreso: ene-2017
Ubicación: Madrid
Mensajes: 166
Gracias 62 Veces en 48 Posts
Predeterminado

Tiene mucho morbo y estoy deseando continúar leyéndola
__________________
Un cuarentón más
docinocodes is offline   Citar -
Antiguo 30-jul-2017, 17:38   #8
juanluismorales
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Mensajes: 13
Gracias 160 Veces en 12 Posts
Predeterminado Tía de 57 años y sobrino de 36 años... 4a parte.

Buenas tardes.
Continúo con el relato.
Y lo hago, recordando que el anterior lo dejé en el año pasado, durante cuyo verano tanto volví a disfrutar de la visión de la ropa interior de mi tía, como (y esto es lo más importante) hice que viera claramente cómo me tocaba (por encima del pantalón corto) mientas le miraba las piernas y, sobre todo, le hice sentir mi dureza con la excusa de hacerle una pregunta mientras ella fregaba unos platos.
Fueron apenas 30 segundos durante los cuales ella no hizo amago alguno de apartarse, la lastima fue que tuve que separarme al escuchar que alguien estaba a punto de entrar en la cocina.
Ni ese verano ni el resto del año sucedió nada más (dejando aparte las miradas directas que lo fui echando en cada encuentro familiar).
Y así llegamos hasta el pasado 3 de Julio (de este año). Como cada año durante los últimos 8 (o, lo que es lo mismo, desde que fallecieron mis abuelos y nadie habitaba ni cuidaba de su casa), mis padres planificaron su viaje a la casa de Galicia. Este año les venía mejor hacerlo en Julio (no tienen un mes fijo para ir), y así se lo hicieron saber a mis tíos (dado que éstos no tienen coche y cada vez que van a Galicia han de hacerlo con mis padres).
Mi tío Enrique, que está prejubilado, de inmediato dijo sí, añadiendo que mi tía esta vez no podría ir con ellos. Mi tía trabaja, desde hace muchos años, para una familia que vive en la zona de Arturo Soria. Esta familia siempre se va de vacaciones en Agosto, y en Julio mi tía también trabaja para ellos, con la salvedad de que en lugar de hacerlo de Lunes a Viernes (de 9 a 17 horas), lo hace Lunes, Miércoles y Viernes hasta las 15 horas.
Así pues, este año mi tía debía quedarse en Madrid trabajando.
Por mi parte, mis vacaciones iban a ser del 1 al 15 de Julio, y como este año no había hecho planes (no tengo pareja y ya me había ido unos días en Mayo), decidí que me quedaría en Madrid (decisión que ya había tomado mucho antes de conocer cuándo se irían mis padres de vacaciones).
Fue enterarme de que mi tía no iba a viajar a Galicia, o, lo que es lo mismo, que iba a estar sola en su casa de Parla, y todos los recuerdos morbosos se agolparon en mi cabeza al tiempo que comencé a convencerme a mí mismo que esta debía ser la oportunidad para, bien sucediera algo, bien no fuera posible y, de este modo, olvidar la idea para siempre.
Mis padres y mi tío decidieron que saldrían de viaje el Domingo, 2 de Julio, por la mañana, con la intención de estar de regreso antes del día 15. Pensé que intentar hacer algo el mismo día de su viaje no era muy apropiado, para no parecer (aunque lo estuviera) muy necesitado de hacer mía a mi tía.
Así pues, dado que ella trabajaba el Lunes y libraba el Martes, me autoconvenci de que algo podría pasar y qué mejor que lo hiciera una tarde-noche en la que ella no tuviera que madrugar al día siguiente.
Pensé que sería mejor presentarme sin decirle nada que llamarla para avisarla de mi visita. Con lo que el Lunes 3 de Julio, a las 20 horas, me subí a mi coche (vivo en Madrid capital) dirección Parla, vestido con ropa de deporte (mi doble excusa tanto para el hecho de que me presentara en su casa -le iba a decir que había ido a jugar al tenis con unos amigos por allí-, como, sobre todo, para poder volver a marcar paquete de forma clara y evidente -tal y como había sucedido el año pasado en Galicia-).
Aparqué el coche cerca de su casa sobre las 20.40 horas, me di un pequeño paseo por si estuviera en los alrededores paseando a su perro y, al no verla, me fui hasta su portal, llamé al portero automático, le dije que era yo cuando respondió, y me abrió.
Los dos minutos hasta llegar a su casa (un segundo sin ascensor) se me hicieron tan largos como nerviosos.
Al llegar a su puerta, estaba entreabierta (costumbre cada vez que íbamos a visitarles), y una vez dentro, entras directamente al salón (es un piso pequeño), en el que hay varias puertas que, cada una, da a la cocina, baño y habitaciones.
Entre, cerré la puerta, y vino a recibirme el perro mientas que ella estaba sentada en el sofá del salón. Se levantó, me dio dos besos, me dijo que era una sorpresa mi visita, me preguntó el motivo de la misma (le di la excusa del tenis), y acto seguido me ofreció tomar algo, aceptando yo un refresco.
Fue en ese momento (el perro no me había dado la oportunidad de prestar la atención debida), mientras ella abría la puerta de la cocina y la veía coger un vaso y el refresco mientras no dejaba de hablar conmigo, cuando me encendí sin tocarme viendo cómo iba vestida.
Era una de esas batas de las que ya he hablado, si, pero esta vez se le marcaban los pezones en ella, lo que me dio a entender que no llevaba sujetador.
Enseguida me puse muy duro, más aún cuando, trayèndome la bebida, se volvió a sentar en el sofá mientras yo lo hacía en una silla frente a ella.
Comenzamos a hablar de mis padres, mi tío, el viaje, Galicia, lo que habían hecho ese día... Mis ojos viajaban de los suyos a esos pezones marcados y hasta la parte baja de esa falda, no pudiendo adivinar nada hasta que llegó un momento en que ella cambió de postura, y cruzando las piernas, en un par de segundos me fue posible ver que no llevaba bragas, pues lo que había visto no era ropa interior, sino una pequeña parte de un coño peludo.
Mi erección se volvió tan intensa que decidí que ese era el momento.
Acariciandome sutilmente la polla por encima del pantalón, le dije%
-No hagas eso muchas veces más, que uno no es de piedra.
-¿A qué te refieres?, preguntó mi tía.
-A ese cruce de piernas que acabas de hacer, que mira cómo me ha puesto, le dije agarrándome la polla por encima del pantalón y marcando bien el bulto.
Ella, sonriendo pero echando una furtiva mirada a mi erección, dijo:
-Qué exagerado eres, si vosotros los hombres estáis siempre así.
-Sí, pero hay momentos y personas que hacen que esto se dispare, y tú eres una de ellas, le dije sin dejar de tocarme.
-Anda, anda, una vieja como yo va a ponerte así. Si podria ser tu madre, y además estoy gorda, dijo Luisa.
-No eres mi madre. 21 años no son nada cuando hay deseo, y tú sabes bien que deseo ese cuerpo al que tú llamas gordo pero que a mí me vuelve loco. ¿O ya te has olvidado del año pasado en la cocina de Galicia?. - Yo ya iba a por todas.
-Sí me acuerdo, pero no puede ser, respondió ella.
Dado que, o actuaba o aquello se podía eternizar, sin dejar de mirarle a los ojos comencé a sacarme la polla, que la tenía muy dura, del pantalón.
Mi tía cambió el rictus de la cara al tiempo que puso su mirada en mi rabo, mientras yo le decía:
-Dime que no la deseas, y me la guardo y me marcho.
-No puede ser, volvió a decir ella, siempre sin perder la mirada de mi polla.
Entonces me levantè, me quité el pantalón dejando ver mi polla en plenitud, y me acerqué a ella, poniéndole mi rabo muy cerca de la cara.
-Es toda tuya, está así por ti, le dije.
-Si soy una vieja, respondió ella.
-No vuelvas a decir eso, a mí me excitas mucho, ¿por qué no lo compruebas? Tócala.
En ese momento, mi tía, que no había dejado de mirar mi polla en todo momento, estiró su mano izquierda y tímidamente la puso sobre mi polla. Yo le dije:
-¿Ves cómo me tienes? Acariciala sin miedo, verás cómo me enciendes más aún.
Mi tía seguía sin decir nada, pero empezó a acariciarme la polla, a pajearla con lentitud. Yo estaba a mil, más aún porque estando yo de pie y ella sentada en el sofá podía admirar su escote en la bata, y solo pensar en esas tetas me volvía loco.
-Muy bien, me encanta cómo lo haces, no te detengas, hazla tuya...
Luisa aumentó la intensidad de la masturbación hasta que, sin yo esperarlo, comenzó a dar pequeños besos a mi capullo, para después sacar la punta de la lengua y empezar a lamerlo.
-Ufff, no te detengas ahora, no te vas a arrepentir de esto, le dije mientras ella continuaba masturbândome y besândome el capullo... Hasta que, en un momento dado, mi tía abrió la boca y comenzó a hacer desaparecer mi polla dentro de ella.
Creo que este es el momento de acabar aquí esta parte del relato. En cuanto pueda, seguiré con lo que sucedió a continuación y los días venideros.
juanluismorales is offline   Citar -
Los siguientes 26 Usuarios dan las gracias a juanluismorales por este Post:
Antiguo 30-jul-2017, 18:48   #9
elefant
Dios Pajillero
 
Avatar de elefant
 
Fecha de Ingreso: dic-2012
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 2.288
Gracias 3.991 Veces en 1.206 Posts
Predeterminado

Buah! Qué relato más excitante! Me encanta .
elefant is offline   Citar -
Antiguo 30-jul-2017, 23:21   #10
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 21.976
Gracias 14.907 Veces en 7.603 Posts
Predeterminado

Ufffff....!!!! Lo has dejado en el mejor momento... muy inteligente por tu parte. Un buen anzuelo para enganchar al lector... be erchugbeer chugbeerch ug
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.....


visita mi hilo: http://www.pajilleros.com/showthread...ferrerid205900
CHARON is offline   Citar -
Antiguo 31-jul-2017, 09:44   #11
lasso
Mega Pajillero
 
Avatar de lasso
 
Fecha de Ingreso: ene-2014
Mensajes: 216
Gracias 58 Veces en 43 Posts
Predeterminado

Que ganas, a la espera. Tengo un familiar que me recuerda una situación parecida pero no llego a nada, solo roces y miradas.

Puedes subir una foto para imaginar como es tu tía, si no tienes alguna de internet que se parezca.
lasso is online now   Citar -
Antiguo 02-ago-2017, 21:23   #12
juanluismorales
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Mensajes: 13
Gracias 160 Veces en 12 Posts
Predeterminado Tía de 57 años y sobrino de 36... 5a parte.

Buenas noches.

Disculpad la demora en la continuación del relato. Tener que regresar al trabajo tras las vacaciones me ha impedido disponer del tiempo suficiente para proseguir, algo que hago en estos momentos.

Dejé el inicio del relato de los diez días de morbo y vicio junto a mi tía Luisa, de 57 años, en el instante en que...

... Tras haber aparecido yo por su casa, sin avisarle, la tarde-noche del Lunes 3 de Julio; tras pasar de una conversación banal a insinuación acerca de cómo me estaba poniendo (justo después de haber podido disfrutar, fugazmente, de la visión de su coño bajo la bata tras un cruce de piernas por su parte); tras, tocándome la polla por encima del pantalón corto, decirle cuánto me excitaba; tras, finalmente, sacarme la polla, muy dura, del pantalón, ponerme de pie y acercarme a ella (que estaba sentada frente a mí, en el sofá); y tras (y esto es casi lo más importante) que todo esto pasara sin que ella, sin dejar de mirarme primero al paquete (cuando me lo tocaba por encima del pantalón) y después a la polla (cuando me la saqué sentado y cuando me acerqué a ella), en ningún momento, mostrase señal disgusto o me dijese que parara, que no quería, o que no me deseaba (lo único que repetía es que eso no estaba bien y que era vieja y gorda)...

... Finalmente, primero comenzó a acariciarme la polla, poco después pasó a darle besos sutiles y, cuando menos yo lo esperaba (y sin decirle nada), mi tía comenzó a hacer desaparecer mi rabo en su boca.


Y aquí continuo.

Cuando Luisa empezó a hacer la mamada, yo aluciné. Aquello era lo máximo. Si bien es cierto que no era la mejor mamadora del mundo (nada que ver a lo extraordinaria que es después de los diez intensos días), solo el hecho de tener a mi tía en esa situación suplía cualquier otra cosa.

Yo solo acertaba a decirle cuánto tiempo llevaba esperando eso, y que disfrutase de mi polla, que era toda suya.

Luisa seguía mamando a la vez que me pajeaba deprisa. No me preocupaba correrme, pues aunque creo tener bastante aguante, sabía que la situación y el deseo iban a conseguir que ni pudiera ni quisiera aguantar tanto como otras veces.

Aún así, era pronto para pensar en llenarla con mi leche, así que le cogí las manos, las puse en mi culo y le dije que me comiera los huevos despacio. Sin rechistar, los lamió primero y se los metió en la boca después, primero uno y después el otro, comiéndomelos.

Yo estaba en la gloria, y hubiera dejado que siguiera, pero me moría por verla desnuda.

Me separé y le dije:

- Ponte de pie, que quiero disfrutar de ese cuerpo.

- No te va a gustar, estoy gorda, respondió Luisa.

- Deja de decir eso, y sigue dejándote llevar... Desnudate para mí, pero empieza por las tetas. - Le dije eso porque, al llevar la bata, si se la hubiera quitado normal, lo habria hecho de abajo a arriba, para sacarla por la cabeza, pero yo quería dejar su coño para el final.

Mi tía se quitó las mangas de la bata, se la fue bajando y en un momento aparecieron sus tetas.

Ahí estaban, más grandes que cuando yo las había visto (una de ellas) años atrás. Caídas, sí, pero preciosas, con la aureola algo más oscura que entonces y esos pezones gordos, y ya duros.

- Son maravillosas, le dije.

- Están caídas, respondió ella.

- Te voy a demostrar cuánto me gustan así - y dicho esto, me acerqué a ella, y la besé.

Ella respondió al beso con ganas, dándonos un prolongado y morboso morreo. En ese momento me daba igual su sabor a tabaco (es fumadora), solo quería comerle la boca, algo que seguimos haciendo mientras yo llevé mis manos a sus tetas.

Las acaricie, estrujè, jugué con sus pezones, y esto comenzó a hacer efecto en mi tía, que entre los besos gemía, y más lo hacía cuando le apretaba un poco los pezones, así que insistí en ello hasta que me separé de su boca, y sin dejar de jugar con sus tetas (algo que me permitió sentir sus gemidos a pleno pulmón, lo que me encendió aún más y que más lo haría después, al follarla), con mi boca le besé el cuello, las orejas, los hombros, bajando...

Por fin, Luisa se olvidó de quejarse por su cuerpo, y entre gemidos (a veces, casi pequeños gritos), decía:

- Me gusta mucho.

- Y más que te va a gustar, respondí yo.

Y fue entonces cuando, sin dejar de acariciar todo su cuerpo (pero sin meterle mano debajo de la bata aún), llegué con mi boca a sus tetas. Y las hice totalmente mías. Las lamí, mordí, devoré... Hice perder sus pezones en mi boca tanto como deseaba, y cuanto más se los mordía (sin apretar), más me apretaba ella mi cabeza contra sus tetas, añadiendo entre gemidos:

- Cómo me gusta, sigue, sigue...

Y eso hice. No sé cuánto tiempo estuve disfrutando de esas tetazas, pero sí sé que en todo ese tiempo mi tía no dejó de gemir y de pedir que no me detuviera, pero ya era hora de disfrutar de su coño.

Hice que se volviera a sentar en el sofá, y la morreé de nuevo, volviendo a bajar por su cuerpo (pero sin detenerme en sus tetas más que darles otro buen lametón); le fui bajando la bata, besándole el ombligo, hasta que lentamente empecé a descubrir su coño, algo que fue fácil pues pronto empezaron a asomar los primeros pelos del mismo, dando paso a un morbosísimo coño bastante peludo, sin arreglar, y que ya estaba muy mojado.

Eso era el paraíso, y pensaba disfrutar de él. Coloqué cada una de sus piernas encima de dos sillas, para que estuviera, además de cómoda, bien abierta. Hecho esto, comencé a besarle los pies, los tobillos, las rodillas, los muslos... Al llegar aquí, su respiración comenzó a agitarse, y yo me fui acercando con mi boca a su coño.

Al llegar a él, hundí mi nariz en el mismo, y me deleité con su olor y me empapé con lo mojado que estaba. Le besé los labios, y saqué mi lengua a pasear, enredándola en su pelambrera, y acercando la punta a su clítoris. Mi tía respiraba cada vez más fuerte, tenía los ojos cerrados, y entonces abrí ligeramente con mis manos la entrada de su coño, donde, ahora sí, hundí mi boca y le di rienda suelta a mi lengua, que movía a un lado y otro, ahora despacio, ahora más deprisa, y deteniéndome en su ya endurecido clítoris, con el que me desaté con la intención de hacer correr a mi tía, algo que conseguí poco después entre auténticos gritos de placer de ella:

- Joder, me vas a matar de gusto. Me corroooo... - fue lo último que Luisa dijo antes de sentir sus convulsiones en mi boca.

Dejé que recuperara el aliento sin apartar mi boca de su coño, y cuando lo consideré oportuno, me incorporé para que conociera el sabor de su corrida, así que nos comimos la boca, ella abrazándome fuerte, y cuando nos separamos, me dijo:

- Ha sido increíble, nunca me habían comido el coño así.

- Esto ha sido solo un aperitivo, vamos ahora a por el plato principal - respondí yo.

Tal y como estaba situado, solo tuve que acercarme a ella más para que mi durísima polla se situara en la entrada de su coño, y volviendo a besarnos, lentamente entré en ella. Su cuerpo se estiró, y yo empecé a moverme, progresivamente, hasta llegar a follarla con energía; tuve que dejar de besarla para agarrar sus caderas y hacer que las embestidas fueran completas, metiendo mi polla hasta los huevos, mientras mi tía solo acertaba a gritar como una loca, gritos entre los que profería cosas como esta:

- Fóllame, sí, no pares de follarme.

- Cómo siento tu polla, me encanta.

- Esto es lo máximo.

- ...y cosas parecidas.

Dada la sensibilidad de sus pezones, y como yo quería que se volviera a correr, sin dejar de follarla agarré esos pezones que estaban extraordinariamente duros, y mientras los apretaba, ella volvió a chillar como una posesa al correrse por segunda vez.

Era momento de tomarse un respiro, sobre todo ella. Me acerqué para besarla mientras le daba las gracias, y ella me dijo que había sido increíble. Me senté en el sofá, e hice que ella se tumbara, poniendo sus piernas sobre las mías, para que se relajara. Hablamos de lo que había pasado, de cómo habíamos llegado hasta ahí... Le conté lo de su teta en la piscina (algo que le hizo reír), lo de sus bragas... Se sintió muy sorprendida y halagada, y al hablar de lo sucedido el año pasado en Galicia, me sorprendió a mí al decirme que le había encantado (por la sorpresa) el momento en la huerta en que yo me tocaba mientras ella hablaba con mi madre, y que lo que pasó el día después en la cocina también le había sorprendido, y que le había encendido mucho cuando me acerqué por detrás. Pero que nunca había pensado que algo como lo que acababa de ocurrir llegara a pasar, tanto por ser familia como por lo que ella ya había mencionado de la edad.

Mientras conversábamos, yo la acariciaba suavemente, y cuando vi que ya había recuperado el fuelle, le pedí que se tumbara boca abajo en el sofá, estirada. Así lo hizo, colocando su cabeza sobre un cojín; y aprovechando que era un sofá sin apoyabrazos, me situé de pie delante de ella, de su cabeza, apuntándola con mi polla, y le pedí que abriera la boca, añadiendo que no hiciera nada, que me dejara a mí.

Mi tía abrió la boca, y yo lentamente le introduje todo mi rabo en ella, provocando su arcada en el momento en que la tenía metida entera, hasta la garganta. Le dije que no se moviera, que aguantara, y sin cambiar de ritmo (lento), comencé a meter y sacar la polla de su boca, follándosela, haciendo que se acostumbrara a ella.

Aumenté el ritmo, le cogí las manos y se las puse en mi culo, para que la follada de boca fuera más intensa, deteniéndome incluso con toda la polla dentro de su boca. Le caían babas, y cada vez que se la sacaba para que se tomara un respiro, ella misma volvía a abrir la boca para que siguiera con la follada.


Así estuve hasta que me retiré, me agaché, le comí la boca babeante, y le dije:

- Buena chica, lo vamos a pasar muy bien.

- Sí, por favor, lo estoy deseando, respondió Luisa.

Me puse detrás de ella, que seguía tumbada. Y empecé a darle besos y a pasarle la lengua por la espalda, bajando, hasta llegar a su culo. Gordo, apetecible, le mordí las nalgas y se las fui abriendo poco a poco, y sin ella esperarlo, pasé la punta de mi lengua por su agujero, a lo que mi tía dio un respingo, y me dijo que por ahí no hiciera nada.

Yo le respondí que estuviera tranquila, que no iba a hacer nada (de momento, pensé yo), solo darle placer con la lengua, y que se relajase... Agachó de nuevo la cabeza, y yo seguí jugando un poco más con mi lengua en su culo, a lo que añadí dos dedos jugando en la entrada de su coño y con su clítoris, siendo entonces cuando Luisa comenzó de nuevo a gemir, así que insistí en el juego, ya sin separar la lengua de la entrada de su culo y con los dos dedos penetrando su coño...

Mi lengua pasó entonces a su clítoris, sin dejar de follarla con los dedos, y entonces mi tía puso el culo en pompa, lo que provocó que yo me pusiera de rodillas detrás de ella y, esta vez sin muchos miramientos, la penetrara de un solo golpe. Me quedé quieto unos instantes, y, cogiéndola de las tetas por debajo, empecé a follarla duro, muy duro, sintiendo sus tetas bamboleando entre mis manos y sus gemidos rebotando por toda la casa.

Cambié una de mis manos, y la llevé a su clítoris, sin dejar de follarla. Yo ya estaba muy excitado, y tenía ganas de llenarla de mi leche, así que decidí acelerar el ritmo para hacerla correr y, casi de inmediato, saqué mi polla de su coño, le pedí que se diera la vuelta, tumbada boca arriba, y al hacerlo, me puse encima de ella y le dije que le iba a llenar toda la cara de leche, así que le follé un poco la boca, y sin mucho más que aguantar, la saqué y le eché toda mi corrida en la cara, llenándosela de mi leche mientras ella abría la boca para relamer los restos.

Antes de quitarme de encima de ella, le dije que me limpiara la polla, y sin rechistar lo hizo. Cuando terminó, me bajé, pero antes le di un beso, en el que se mezcló también el sabor de mi leche.

Sentados los dos en el sofá, abrazados, disfrutamos recordando lo que había pasado. Acordamos que yo me quedaría allí esa noche para seguir disfrutando.

Lo que pasó esa noche y el resto de los días os lo contaré en los próximos relatos. Espero no demorarme mucho en hacerlo, y disculpad si me pierdo en detalles, pero es tan reciente el recuerdo que no quiero dejar nada sin contar.



Buenas noches.
juanluismorales is offline   Citar -
Los siguientes 23 Usuarios dan las gracias a juanluismorales por este Post:
Antiguo 02-ago-2017, 21:33   #13
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 21.976
Gracias 14.907 Veces en 7.603 Posts
Predeterminado

Excelente... cl ap0000thum bsupbeerch ug
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.....


visita mi hilo: http://www.pajilleros.com/showthread...ferrerid205900
CHARON is offline   Citar -
Antiguo 04-ago-2017, 14:52   #14
juanluismorales
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Mensajes: 13
Gracias 160 Veces en 12 Posts
Predeterminado Tía y sobrino.

Buenas tardes.
Dada la escasa repercusión del relato de los días de sexo con mi tía, doy por terminado el mismo. Si [email protected] desea conocer cómo continuaron, será un placer contárselo privadamente.
Saludos.
juanluismorales is offline   Citar -
Antiguo 04-ago-2017, 16:11   #15
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 21.976
Gracias 14.907 Veces en 7.603 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por juanluismorales Ver Mensaje
Buenas tardes.
Dada la escasa repercusión del relato de los días de sexo con mi tía, doy por terminado el mismo. Si [email protected] desea conocer cómo continuaron, será un placer contárselo privadamente.
Saludos.
Creo que cometes un error. Que haya pocos comentarios no significa que el relato no sea leído ni seguido, solo mira las vistas que tiene... Ese es el verdadero baremo para ver si se sigue o no... Y los comentarios son los que son y en la cantidad que son. Y si el relato es bueno, según vaya avanzando, ira ganando sus comentarios y participación... :rolle yes:beer chugbeerch ug
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.....


visita mi hilo: http://www.pajilleros.com/showthread...ferrerid205900
CHARON is offline   Citar -
Antiguo 04-ago-2017, 16:16   #16
lasso
Mega Pajillero
 
Avatar de lasso
 
Fecha de Ingreso: ene-2014
Mensajes: 216
Gracias 58 Veces en 43 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por juanluismorales Ver Mensaje
Buenas tardes.
Dada la escasa repercusión del relato de los días de sexo con mi tía, doy por terminado el mismo. Si [email protected] desea conocer cómo continuaron, será un placer contárselo privadamente.
Saludos.
Por favor continua, es genial. Si puedes subir una foto mejor, aunque sea una mujer similar
lasso is online now   Citar -
Antiguo 04-ago-2017, 16:16   #17
erotin
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ene-2015
Mensajes: 74
Gracias 33 Veces en 29 Posts
Predeterminado

no te lo tomes a la tremenda, piensa que muchos tienen la mano ocupada y no pueden escribir, tu relat es bueno e interesante continua por favor, son muchos los que les gusta aunque pocos los que escriben, vale valiente animate a continuar y gracias
erotin is offline   Citar -
Antiguo 04-ago-2017, 16:19   #18
lasso
Mega Pajillero
 
Avatar de lasso
 
Fecha de Ingreso: ene-2014
Mensajes: 216
Gracias 58 Veces en 43 Posts
Predeterminado

El relato es genial, nos tienes como los anuncios de A3. Sigue por favor
lasso is online now   Citar -
Antiguo 04-ago-2017, 16:35   #19
docinocodes
Mega Pajillero
 
Avatar de docinocodes
 
Fecha de Ingreso: ene-2017
Ubicación: Madrid
Mensajes: 166
Gracias 62 Veces en 48 Posts
Predeterminado

A mi me encanta, me gusta sería que continúases
__________________
Un cuarentón más
docinocodes is offline   Citar -
Antiguo 04-ago-2017, 16:44   #20
trust42
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2014
Ubicación: madrid
Mensajes: 43
Gracias 46 Veces en 18 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por juanluismorales Ver Mensaje
Buenas tardes.
Dada la escasa repercusión del relato de los días de sexo con mi tía, doy por terminado el mismo. Si [email protected] desea conocer cómo continuaron, será un placer contárselo privadamente.
Saludos.
Por favor sigue con el relato, es tremendamente morboso, me gustaría saber qué pasó
__________________
Soy el que soy
trust42 is offline   Citar -
Antiguo 04-ago-2017, 20:06   #21
Taranconero
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ago-2012
Mensajes: 34
Gracias 11 Veces en 6 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por juanluismorales Ver Mensaje
Buenas tardes.
Dada la escasa repercusión del relato de los días de sexo con mi tía, doy por terminado el mismo. Si [email protected] desea conocer cómo continuaron, será un placer contárselo privadamente.
Saludos.

No nos puedes dejar así sigue con él.
Taranconero is offline   Citar -
Antiguo 04-ago-2017, 21:57   #22
EseEsam121
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jun-2017
Mensajes: 31
Gracias 45 Veces en 11 Posts
Predeterminado ...no tardes

Cita:
Empezado por juanluismorales Ver Mensaje
Buenas noches.

Disculpad la demora en la continuación del relato. Tener que regresar al trabajo tras las vacaciones me ha impedido disponer del tiempo suficiente para proseguir, algo que hago en estos momentos.

Dejé el inicio del relato de los diez días de morbo y vicio junto a mi tía Luisa, de 57 años, en el instante en que...

... Tras haber aparecido yo por su casa, sin avisarle, la tarde-noche del Lunes 3 de Julio; tras pasar de una conversación banal a insinuación acerca de cómo me estaba poniendo (justo después de haber podido disfrutar, fugazmente, de la visión de su coño bajo la bata tras un cruce de piernas por su parte); tras, tocándome la polla por encima del pantalón corto, decirle cuánto me excitaba; tras, finalmente, sacarme la polla, muy dura, del pantalón, ponerme de pie y acercarme a ella (que estaba sentada frente a mí, en el sofá); y tras (y esto es casi lo más importante) que todo esto pasara sin que ella, sin dejar de mirarme primero al paquete (cuando me lo tocaba por encima del pantalón) y después a la polla (cuando me la saqué sentado y cuando me acerqué a ella), en ningún momento, mostrase señal disgusto o me dijese que parara, que no quería, o que no me deseaba (lo único que repetía es que eso no estaba bien y que era vieja y gorda)...

... Finalmente, primero comenzó a acariciarme la polla, poco después pasó a darle besos sutiles y, cuando menos yo lo esperaba (y sin decirle nada), mi tía comenzó a hacer desaparecer mi rabo en su boca.


Y aquí continuo.

Cuando Luisa empezó a hacer la mamada, yo aluciné. Aquello era lo máximo. Si bien es cierto que no era la mejor mamadora del mundo (nada que ver a lo extraordinaria que es después de los diez intensos días), solo el hecho de tener a mi tía en esa situación suplía cualquier otra cosa.

Yo solo acertaba a decirle cuánto tiempo llevaba esperando eso, y que disfrutase de mi polla, que era toda suya.

Luisa seguía mamando a la vez que me pajeaba deprisa. No me preocupaba correrme, pues aunque creo tener bastante aguante, sabía que la situación y el deseo iban a conseguir que ni pudiera ni quisiera aguantar tanto como otras veces.

Aún así, era pronto para pensar en llenarla con mi leche, así que le cogí las manos, las puse en mi culo y le dije que me comiera los huevos despacio. Sin rechistar, los lamió primero y se los metió en la boca después, primero uno y después el otro, comiéndomelos.

Yo estaba en la gloria, y hubiera dejado que siguiera, pero me moría por verla desnuda.

Me separé y le dije:

- Ponte de pie, que quiero disfrutar de ese cuerpo.

- No te va a gustar, estoy gorda, respondió Luisa.

- Deja de decir eso, y sigue dejándote llevar... Desnudate para mí, pero empieza por las tetas. - Le dije eso porque, al llevar la bata, si se la hubiera quitado normal, lo habria hecho de abajo a arriba, para sacarla por la cabeza, pero yo quería dejar su coño para el final.

Mi tía se quitó las mangas de la bata, se la fue bajando y en un momento aparecieron sus tetas.

Ahí estaban, más grandes que cuando yo las había visto (una de ellas) años atrás. Caídas, sí, pero preciosas, con la aureola algo más oscura que entonces y esos pezones gordos, y ya duros.

- Son maravillosas, le dije.

- Están caídas, respondió ella.

- Te voy a demostrar cuánto me gustan así - y dicho esto, me acerqué a ella, y la besé.

Ella respondió al beso con ganas, dándonos un prolongado y morboso morreo. En ese momento me daba igual su sabor a tabaco (es fumadora), solo quería comerle la boca, algo que seguimos haciendo mientras yo llevé mis manos a sus tetas.

Las acaricie, estrujè, jugué con sus pezones, y esto comenzó a hacer efecto en mi tía, que entre los besos gemía, y más lo hacía cuando le apretaba un poco los pezones, así que insistí en ello hasta que me separé de su boca, y sin dejar de jugar con sus tetas (algo que me permitió sentir sus gemidos a pleno pulmón, lo que me encendió aún más y que más lo haría después, al follarla), con mi boca le besé el cuello, las orejas, los hombros, bajando...

Por fin, Luisa se olvidó de quejarse por su cuerpo, y entre gemidos (a veces, casi pequeños gritos), decía:

- Me gusta mucho.

- Y más que te va a gustar, respondí yo.

Y fue entonces cuando, sin dejar de acariciar todo su cuerpo (pero sin meterle mano debajo de la bata aún), llegué con mi boca a sus tetas. Y las hice totalmente mías. Las lamí, mordí, devoré... Hice perder sus pezones en mi boca tanto como deseaba, y cuanto más se los mordía (sin apretar), más me apretaba ella mi cabeza contra sus tetas, añadiendo entre gemidos:

- Cómo me gusta, sigue, sigue...

Y eso hice. No sé cuánto tiempo estuve disfrutando de esas tetazas, pero sí sé que en todo ese tiempo mi tía no dejó de gemir y de pedir que no me detuviera, pero ya era hora de disfrutar de su coño.

Hice que se volviera a sentar en el sofá, y la morreé de nuevo, volviendo a bajar por su cuerpo (pero sin detenerme en sus tetas más que darles otro buen lametón); le fui bajando la bata, besándole el ombligo, hasta que lentamente empecé a descubrir su coño, algo que fue fácil pues pronto empezaron a asomar los primeros pelos del mismo, dando paso a un morbosísimo coño bastante peludo, sin arreglar, y que ya estaba muy mojado.

Eso era el paraíso, y pensaba disfrutar de él. Coloqué cada una de sus piernas encima de dos sillas, para que estuviera, además de cómoda, bien abierta. Hecho esto, comencé a besarle los pies, los tobillos, las rodillas, los muslos... Al llegar aquí, su respiración comenzó a agitarse, y yo me fui acercando con mi boca a su coño.

Al llegar a él, hundí mi nariz en el mismo, y me deleité con su olor y me empapé con lo mojado que estaba. Le besé los labios, y saqué mi lengua a pasear, enredándola en su pelambrera, y acercando la punta a su clítoris. Mi tía respiraba cada vez más fuerte, tenía los ojos cerrados, y entonces abrí ligeramente con mis manos la entrada de su coño, donde, ahora sí, hundí mi boca y le di rienda suelta a mi lengua, que movía a un lado y otro, ahora despacio, ahora más deprisa, y deteniéndome en su ya endurecido clítoris, con el que me desaté con la intención de hacer correr a mi tía, algo que conseguí poco después entre auténticos gritos de placer de ella:

- Joder, me vas a matar de gusto. Me corroooo... - fue lo último que Luisa dijo antes de sentir sus convulsiones en mi boca.

Dejé que recuperara el aliento sin apartar mi boca de su coño, y cuando lo consideré oportuno, me incorporé para que conociera el sabor de su corrida, así que nos comimos la boca, ella abrazándome fuerte, y cuando nos separamos, me dijo:

- Ha sido increíble, nunca me habían comido el coño así.

- Esto ha sido solo un aperitivo, vamos ahora a por el plato principal - respondí yo.

Tal y como estaba situado, solo tuve que acercarme a ella más para que mi durísima polla se situara en la entrada de su coño, y volviendo a besarnos, lentamente entré en ella. Su cuerpo se estiró, y yo empecé a moverme, progresivamente, hasta llegar a follarla con energía; tuve que dejar de besarla para agarrar sus caderas y hacer que las embestidas fueran completas, metiendo mi polla hasta los huevos, mientras mi tía solo acertaba a gritar como una loca, gritos entre los que profería cosas como esta:

- Fóllame, sí, no pares de follarme.

- Cómo siento tu polla, me encanta.

- Esto es lo máximo.

- ...y cosas parecidas.

Dada la sensibilidad de sus pezones, y como yo quería que se volviera a correr, sin dejar de follarla agarré esos pezones que estaban extraordinariamente duros, y mientras los apretaba, ella volvió a chillar como una posesa al correrse por segunda vez.

Era momento de tomarse un respiro, sobre todo ella. Me acerqué para besarla mientras le daba las gracias, y ella me dijo que había sido increíble. Me senté en el sofá, e hice que ella se tumbara, poniendo sus piernas sobre las mías, para que se relajara. Hablamos de lo que había pasado, de cómo habíamos llegado hasta ahí... Le conté lo de su teta en la piscina (algo que le hizo reír), lo de sus bragas... Se sintió muy sorprendida y halagada, y al hablar de lo sucedido el año pasado en Galicia, me sorprendió a mí al decirme que le había encantado (por la sorpresa) el momento en la huerta en que yo me tocaba mientras ella hablaba con mi madre, y que lo que pasó el día después en la cocina también le había sorprendido, y que le había encendido mucho cuando me acerqué por detrás. Pero que nunca había pensado que algo como lo que acababa de ocurrir llegara a pasar, tanto por ser familia como por lo que ella ya había mencionado de la edad.

Mientras conversábamos, yo la acariciaba suavemente, y cuando vi que ya había recuperado el fuelle, le pedí que se tumbara boca abajo en el sofá, estirada. Así lo hizo, colocando su cabeza sobre un cojín; y aprovechando que era un sofá sin apoyabrazos, me situé de pie delante de ella, de su cabeza, apuntándola con mi polla, y le pedí que abriera la boca, añadiendo que no hiciera nada, que me dejara a mí.

Mi tía abrió la boca, y yo lentamente le introduje todo mi rabo en ella, provocando su arcada en el momento en que la tenía metida entera, hasta la garganta. Le dije que no se moviera, que aguantara, y sin cambiar de ritmo (lento), comencé a meter y sacar la polla de su boca, follándosela, haciendo que se acostumbrara a ella.

Aumenté el ritmo, le cogí las manos y se las puse en mi culo, para que la follada de boca fuera más intensa, deteniéndome incluso con toda la polla dentro de su boca. Le caían babas, y cada vez que se la sacaba para que se tomara un respiro, ella misma volvía a abrir la boca para que siguiera con la follada.


Así estuve hasta que me retiré, me agaché, le comí la boca babeante, y le dije:

- Buena chica, lo vamos a pasar muy bien.

- Sí, por favor, lo estoy deseando, respondió Luisa.

Me puse detrás de ella, que seguía tumbada. Y empecé a darle besos y a pasarle la lengua por la espalda, bajando, hasta llegar a su culo. Gordo, apetecible, le mordí las nalgas y se las fui abriendo poco a poco, y sin ella esperarlo, pasé la punta de mi lengua por su agujero, a lo que mi tía dio un respingo, y me dijo que por ahí no hiciera nada.

Yo le respondí que estuviera tranquila, que no iba a hacer nada (de momento, pensé yo), solo darle placer con la lengua, y que se relajase... Agachó de nuevo la cabeza, y yo seguí jugando un poco más con mi lengua en su culo, a lo que añadí dos dedos jugando en la entrada de su coño y con su clítoris, siendo entonces cuando Luisa comenzó de nuevo a gemir, así que insistí en el juego, ya sin separar la lengua de la entrada de su culo y con los dos dedos penetrando su coño...

Mi lengua pasó entonces a su clítoris, sin dejar de follarla con los dedos, y entonces mi tía puso el culo en pompa, lo que provocó que yo me pusiera de rodillas detrás de ella y, esta vez sin muchos miramientos, la penetrara de un solo golpe. Me quedé quieto unos instantes, y, cogiéndola de las tetas por debajo, empecé a follarla duro, muy duro, sintiendo sus tetas bamboleando entre mis manos y sus gemidos rebotando por toda la casa.

Cambié una de mis manos, y la llevé a su clítoris, sin dejar de follarla. Yo ya estaba muy excitado, y tenía ganas de llenarla de mi leche, así que decidí acelerar el ritmo para hacerla correr y, casi de inmediato, saqué mi polla de su coño, le pedí que se diera la vuelta, tumbada boca arriba, y al hacerlo, me puse encima de ella y le dije que le iba a llenar toda la cara de leche, así que le follé un poco la boca, y sin mucho más que aguantar, la saqué y le eché toda mi corrida en la cara, llenándosela de mi leche mientras ella abría la boca para relamer los restos.

Antes de quitarme de encima de ella, le dije que me limpiara la polla, y sin rechistar lo hizo. Cuando terminó, me bajé, pero antes le di un beso, en el que se mezcló también el sabor de mi leche.

Sentados los dos en el sofá, abrazados, disfrutamos recordando lo que había pasado. Acordamos que yo me quedaría allí esa noche para seguir disfrutando.

Lo que pasó esa noche y el resto de los días os lo contaré en los próximos relatos. Espero no demorarme mucho en hacerlo, y disculpad si me pierdo en detalles, pero es tan reciente el recuerdo que no quiero dejar nada sin contar.



Buenas noches.
No te hagas de rogar....muy bueno
EseEsam121 is offline   Citar -
Antiguo 04-ago-2017, 22:08   #23
testosterona
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2010
Ubicación: andalucia
Mensajes: 361
Gracias 251 Veces en 141 Posts
Predeterminado

a mi me esta gustando mucho , continua pero si no quieres continuar me apunto al privado

a veces escribo en mi mejor y peor experiencia y solo me lo agradece el firmante del hilo a veces me dan ganas de no escribir mas(supongo que no lo hago bien) pero me digo vahhh y me da lo mismo
y todas son reales
fijate si tienes lectores en la cantidad de ellos que te lo agradecen y en las entradas tambien
testosterona is offline   Citar -
Antiguo 05-ago-2017, 08:43   #24
Quevedo
Mega Pajillero
 
Avatar de Quevedo
 
Fecha de Ingreso: may-2012
Ubicación: Madrid
Mensajes: 234
Gracias 183 Veces en 97 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por juanluismorales Ver Mensaje
Buenas tardes.
Dada la escasa repercusión del relato de los días de sexo con mi tía, doy por terminado el mismo. Si [email protected] desea conocer cómo continuaron, será un placer contárselo privadamente.
Saludos.
A mí me encanta!!!!, pero entiendo que es elección tuya. Mí privado es todo tuyo.
__________________
"Nadie ofrece tanto como el que no va a cumplir."
Quevedo is offline   Citar -
Antiguo 05-ago-2017, 08:50   #25
quechua69
Pajillero
 
Avatar de quechua69
 
Fecha de Ingreso: ago-2009
Mensajes: 61
Gracias 2 Veces en 2 Posts
Predeterminado es muy morboso,

a mi tambien me gustaria que siguieras, me ponen mucho las maduras .
ovbiamente es tu eleccion si sigues por aqui bien si es por pribado tambien seria de agradecer
un saludo
quechua69 is offline   Citar -

Responder

Retroceder   Inicio > Gente > Tus Relatos y experiencias


Herramientas