Responder

Tus Relatos y experiencias - El fracasado Herramientas
Antiguo 01-feb-2018, 16:06   #51
Rivaldo10
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: sep-2017
Mensajes: 16
Gracias 125 Veces en 11 Posts
Predeterminado Aquí nadie fusila a nadie

Soy el autor de este relato, un relato muy personal que a algunos gustará y a otros no.

Se que es difícil entender al autor y ponerse en su piel pero no me apetece ser más explícito y a buen entendedor pocas palabras bastan.

¿Nunca os habéis sentido vacíos, sin ganas de nada? ¿Nunca os ha pasado algo que os destroce y os haga replantearos vuestra vida, vuestras ilusiones, vuestros sueños? Poneros en esa situación y decidme en qué queda un simple relato de Pajilleros.

Siento no escribir con la regularidad que me gustaría y espero que podáis disculparme, siento no tener la misma motivación que hace unos meses y siento que lo que escriba a partir de ahora no será lo mismo. Aún así lo intentaré, pero si algún día no lo consigo o simplemente desaparezco una temporada os pido por un segundo que penséis un poco en este que os escribe. Un saludo a todos y muchas gracias por esperar.
Rivaldo10 is offline   Citar -
Los siguientes 7 Usuarios dan las gracias a Rivaldo10 por este Post:
Antiguo 01-feb-2018, 16:16   #52
Rivaldo10
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: sep-2017
Mensajes: 16
Gracias 125 Veces en 11 Posts
Predeterminado 6-Cena de empresa-La vuelta a casa

Cuando llegué a casa las luces estaban apagadas, así que intuí que mi mujer estaría dormida, por lo que intenté, sin hacer ruido, ir al otro baño para darme una ducha. Cuando estaba debajo del agua noté que la puerta se abría, que una sombra entraba sin intención de hacer ruido, que abría la cortina y me cogía por detrás. Era Carol, mi mujer.

- Eh, ¿ qué haces aquí? Pensé que dormías – dije sorprendido mientras nos dábamos un tierno beso.

- ¿ Qué dormía? ¿ Crees que te iba a dejar dormirte así, sin más? – preguntó entre risas mientras me miraba la polla, que estaba morcillona.

Lo que vino a continunación fue el mejor polvo que habíamos pegado desde hacía meses, con muchísima diferencia. Carol, me cogió por detrás y mientras el agua caía sobre mi cuerpo empezó a hacerme una paja, lenta, suave, sin prisas, al tiempo que me besaba el cuello y la espalda. Por si no os lo he dicho, mi mujer era una belleza, rubia, ojos verdes, algo bajita y bastante delgada, con dos pechos bien puestos y una cara de niña que no había roto un plato que me ponía muy muy cachondo.

La paja seguía su curso y mi polla, necesitada después de tantos días sin eyacular, estaba al rojo vivo. Decidí que no podía correrme sin haberla follado primero. Me giré, nos besamos apasionadamente unos segundos y acto seguido la pentré, fuerte, sin miramientos. Tengo que recononer que a pesar de que la cena me había dejado preocupado, el hecho de sentir que había tenido a mi merced a la chica que todo el mundo veía como inalcanzable me hacía sentir poderoso…y en parte ese miedo o humillación que había sufrido me había servido para descagar mi furia con más rabia, para poner más fuerza en mis envestidas, para convertirme en el hijo de puta que quizás Cindy pretendía que fuese aquella noche.

Carol no podía reprimir sus gritos, ella estaba de espaldas a mí y yo la estaba empotrando.

- ¡Ah, Ah, Ahhhhh! – gritó cuando se corría, sin pensar por una vez en la pequeña ni en nada que no fuese ella, mi polla y yo.

- ¿ Te gusta cariño? ¿ te gusta que te folle? – dije en tono agresivo.

- ¡ Síiiiiii!!!!!!- gritó en plena corrida.

Seguí follándola un tiempo, pues el alcohol me había vuelto más inesensible y tenía más aguante de lo normal. Pensé en intentar un anal pero creo que habría sido demasiadas emociones en una noche.

Mi mujer se giraba de vez en cuando para ver mi cara, como si no se creyera lo que estaba pasando. Yo no era así, nunca era así, con ella ni con nadie. Por regla general era alguien muy tranquilo, con poca sangre y sin un mínimo de impulsividad, incluso para el sexo, lo cual quizás era algo malo. Pensé que eso le gustaba, sin embargo ahora Carol miraba extrañada pero al mismo tiempo me daba la sensación que lo estaba disfrutando, como si fuese otra persona distinta la que la estaba follando salvajemente.

Puede que sin algunas copas de más no lo hubiese hecho, puede que sin el encuentro con Cindy tampoco…pero lo cierto es que me lo estaba pasando bomba con aquel polvo y decidí jugármela todo a una.
- Ponte de rodillas, puta y cómeme la polla – dije mientras agarraba del pelo a Carol.

Por un momento pensé que la había cagado, que ella se cabrearía y el polvo se iría al traste. Se giró totalmente y me miró fijamente a los ojos, seria, con la boca abierta. Sin decir nada se arrodilló y comenzó a chuparme la polla mientras me miraba a los ojos. La visión de mi mujer de rodillas mientras caía el agua y me comía el rabo hizo que me corriese en pocos segundos. Mis chorros de esperma salieron con una fuerza descomunal, sin vacilaciones.

- ¡ Ooooooh!!!!!!!!!! - grité mientras me corría.

Carol no se apartó y los chorros de semen fueron a parar en su cara, tetas y cuerpo en general. El agua se encargó de limpiarnos a ambos.

Esa noche no hubo ninguna palabra más , ni buena ni mala. Cuando me corrí vino el bajón y mis inseguridades se presentaron ante mí de nuevo, bien vestidas y sin ningún pudor. ¿ La había cagado? Nunca había follado así con mi mujer, nunca pensé que pudiese sacar ese instinto animal, y menos con ella, que era un ángel en la tierra. ¿ Por qué la había tratado como una puta? Y si lo había hecho ¿ por qué ella no me paró los pies? ¿ a caso le había gustado? Y si había sido así ¿ por qué ambos nos acostamos sin decir nada?

A pesar del alcohol me costó dormir. Carol no me miraba a los ojos y yo no me atrevía tampoco a mirarla a ella. Quizá para muchos miembros del foro la situación os resulte cómica. Muchos de vosotros, por lo que leo, sois expertos en tríos, intercambios…y habéis hecho de todo. Yo, con treinta años, jamás había tenido una actitud así. Teníamos sexo oral, sexo vaginal e incluso, alguna vez aislada, sexo anal, sin que a ella le apasionara mucho la idea. ¿ Pero eso? Nunca. Todo era más tranquilo, más dulce, como dos personas civilizadas. Me sentía distinto, mal.

Alguna vez os habrá pasado, ese sentimiento mezcla de culpa y de vergüenza, por mucho que no debiese tenerla pero era así. No se, era mi esposa, mi cielo, mi todo y al mismo tiempo la había follado como una cualquiera...y me lo había pasado bien. ¿Ella también? Las dudas me invadían por dentro y por muy imbécil que pueda sonar, estaba hecho un lío.
Rivaldo10 is offline   Citar -
Los siguientes 13 Usuarios dan las gracias a Rivaldo10 por este Post:
Antiguo 01-feb-2018, 17:52   #53
pajero1970
Mega Pajillero
 
Avatar de pajero1970
 
Fecha de Ingreso: jun-2016
Mensajes: 228
Gracias 666 Veces en 139 Posts
Predeterminado

Muy bueno el relato, Rivaldo!!!
Escribe cuando quieras o puedas. Nosotros te seguimos con interés
__________________
Yo
pajero1970 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a pajero1970 por este Post:
Antiguo 01-feb-2018, 18:01   #54
vikvik44
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ene-2010
Mensajes: 224
Gracias 62 Veces en 49 Posts
Predeterminado

Muchas gracias por continuar este magnífico relato.
vikvik44 is offline   Citar -
Antiguo 02-feb-2018, 13:08   #55
AJAX
Dios Pajillero
 
Avatar de AJAX
 
Fecha de Ingreso: jul-2009
Ubicación: Al otro lado del mundo
Mensajes: 2.686
Gracias 1.417 Veces en 1.084 Posts
Predeterminado

Gracias. tu p2
__________________
We are the champions.............
AJAX is offline   Citar -
Visita nuestro sponsor
Antiguo 03-feb-2018, 17:32   #56
TALONDELPIEAQUILES
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2010
Mensajes: 342
Gracias 435 Veces en 167 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por AJAX Ver Mensaje
Gracias. tu p2
GENIAL TIO
TALONDELPIEAQUILES is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a TALONDELPIEAQUILES por este Post:
Antiguo 03-feb-2018, 17:33   #57
TALONDELPIEAQUILES
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2010
Mensajes: 342
Gracias 435 Veces en 167 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por Rivaldo10 Ver Mensaje
Cuando llegué a casa las luces estaban apagadas, así que intuí que mi mujer estaría dormida, por lo que intenté, sin hacer ruido, ir al otro baño para darme una ducha. Cuando estaba debajo del agua noté que la puerta se abría, que una sombra entraba sin intención de hacer ruido, que abría la cortina y me cogía por detrás. Era Carol, mi mujer.

- Eh, ¿ qué haces aquí? Pensé que dormías – dije sorprendido mientras nos dábamos un tierno beso.

- ¿ Qué dormía? ¿ Crees que te iba a dejar dormirte así, sin más? – preguntó entre risas mientras me miraba la polla, que estaba morcillona.

Lo que vino a continunación fue el mejor polvo que habíamos pegado desde hacía meses, con muchísima diferencia. Carol, me cogió por detrás y mientras el agua caía sobre mi cuerpo empezó a hacerme una paja, lenta, suave, sin prisas, al tiempo que me besaba el cuello y la espalda. Por si no os lo he dicho, mi mujer era una belleza, rubia, ojos verdes, algo bajita y bastante delgada, con dos pechos bien puestos y una cara de niña que no había roto un plato que me ponía muy muy cachondo.

La paja seguía su curso y mi polla, necesitada después de tantos días sin eyacular, estaba al rojo vivo. Decidí que no podía correrme sin haberla follado primero. Me giré, nos besamos apasionadamente unos segundos y acto seguido la pentré, fuerte, sin miramientos. Tengo que recononer que a pesar de que la cena me había dejado preocupado, el hecho de sentir que había tenido a mi merced a la chica que todo el mundo veía como inalcanzable me hacía sentir poderoso…y en parte ese miedo o humillación que había sufrido me había servido para descagar mi furia con más rabia, para poner más fuerza en mis envestidas, para convertirme en el hijo de puta que quizás Cindy pretendía que fuese aquella noche.

Carol no podía reprimir sus gritos, ella estaba de espaldas a mí y yo la estaba empotrando.

- ¡Ah, Ah, Ahhhhh! – gritó cuando se corría, sin pensar por una vez en la pequeña ni en nada que no fuese ella, mi polla y yo.

- ¿ Te gusta cariño? ¿ te gusta que te folle? – dije en tono agresivo.

- ¡ Síiiiiii!!!!!!- gritó en plena corrida.

Seguí follándola un tiempo, pues el alcohol me había vuelto más inesensible y tenía más aguante de lo normal. Pensé en intentar un anal pero creo que habría sido demasiadas emociones en una noche.

Mi mujer se giraba de vez en cuando para ver mi cara, como si no se creyera lo que estaba pasando. Yo no era así, nunca era así, con ella ni con nadie. Por regla general era alguien muy tranquilo, con poca sangre y sin un mínimo de impulsividad, incluso para el sexo, lo cual quizás era algo malo. Pensé que eso le gustaba, sin embargo ahora Carol miraba extrañada pero al mismo tiempo me daba la sensación que lo estaba disfrutando, como si fuese otra persona distinta la que la estaba follando salvajemente.

Puede que sin algunas copas de más no lo hubiese hecho, puede que sin el encuentro con Cindy tampoco…pero lo cierto es que me lo estaba pasando bomba con aquel polvo y decidí jugármela todo a una.
- Ponte de rodillas, puta y cómeme la polla – dije mientras agarraba del pelo a Carol.

Por un momento pensé que la había cagado, que ella se cabrearía y el polvo se iría al traste. Se giró totalmente y me miró fijamente a los ojos, seria, con la boca abierta. Sin decir nada se arrodilló y comenzó a chuparme la polla mientras me miraba a los ojos. La visión de mi mujer de rodillas mientras caía el agua y me comía el rabo hizo que me corriese en pocos segundos. Mis chorros de esperma salieron con una fuerza descomunal, sin vacilaciones.

- ¡ Ooooooh!!!!!!!!!! - grité mientras me corría.

Carol no se apartó y los chorros de semen fueron a parar en su cara, tetas y cuerpo en general. El agua se encargó de limpiarnos a ambos.

Esa noche no hubo ninguna palabra más , ni buena ni mala. Cuando me corrí vino el bajón y mis inseguridades se presentaron ante mí de nuevo, bien vestidas y sin ningún pudor. ¿ La había cagado? Nunca había follado así con mi mujer, nunca pensé que pudiese sacar ese instinto animal, y menos con ella, que era un ángel en la tierra. ¿ Por qué la había tratado como una puta? Y si lo había hecho ¿ por qué ella no me paró los pies? ¿ a caso le había gustado? Y si había sido así ¿ por qué ambos nos acostamos sin decir nada?

A pesar del alcohol me costó dormir. Carol no me miraba a los ojos y yo no me atrevía tampoco a mirarla a ella. Quizá para muchos miembros del foro la situación os resulte cómica. Muchos de vosotros, por lo que leo, sois expertos en tríos, intercambios…y habéis hecho de todo. Yo, con treinta años, jamás había tenido una actitud así. Teníamos sexo oral, sexo vaginal e incluso, alguna vez aislada, sexo anal, sin que a ella le apasionara mucho la idea. ¿ Pero eso? Nunca. Todo era más tranquilo, más dulce, como dos personas civilizadas. Me sentía distinto, mal.

Alguna vez os habrá pasado, ese sentimiento mezcla de culpa y de vergüenza, por mucho que no debiese tenerla pero era así. No se, era mi esposa, mi cielo, mi todo y al mismo tiempo la había follado como una cualquiera...y me lo había pasado bien. ¿Ella también? Las dudas me invadían por dentro y por muy imbécil que pueda sonar, estaba hecho un lío.
PERDON ERA PARA TI GENIAL TIO
TALONDELPIEAQUILES is offline   Citar -
Antiguo 04-feb-2018, 06:16   #58
agueybana
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2017
Mensajes: 209
Gracias 307 Veces en 137 Posts
Predeterminado

Segun follaste con tu esposa, con tanto esmero, sigue los capitulos con igual esmero. Ah!!! y a Becky o la becaria tienes asuntos q terminar con ella. Buen relato.
agueybana is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a agueybana por este Post:
Antiguo 05-feb-2018, 11:29   #59
Afganistan1122
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2012
Ubicación: España
Mensajes: 77
Gracias 144 Veces en 43 Posts
Predeterminado Excelente

M gusta tu relato sigue , no lo dejes y cuentanos como sigue la relación
con tu esposa seguro que la gusta que la trates como a una guarra, aprovecha y
que se trague tu polla por todos los sitios.
Afganistan1122 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Afganistan1122 por este Post:
Antiguo 20-feb-2018, 00:30   #60
Rivaldo10
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: sep-2017
Mensajes: 16
Gracias 125 Veces en 11 Posts
Predeterminado 7-Un secreto ¿a salvo?

El día siguiente era sábado, cuando me desperté Carol ya no estaba en la cama, así que me temí lo peor. ¿ Se habría enfadado? Bajé a la cocina y allí estaba. Me había preparado un desayuno completo, con tostadas, mantequilla, mermelada y zumo.

- Buenos días cariño – dije con voz temblorosa.

- Buenos días – contestó con aparente normalidad mientras untaba una tostada

– Hoy tenemos que ir a casa de Laura y José, nos llevan invitando a cenar desde que nació la pequeña y me sabe mal decirles que no otra vez.

- Sí…claro.. – dije todavía nervioso.

El fin de semana transcurrió con normalidad. Carol no me habló del “incidente” de la ducha ni yo tampoco abrí la boca. Todo seguía como siempre, con sus cosas buenas y sus cosas malas, algo que me tranquilizó enormemente porque por un instante temí que lo nuestro se pudiese romper. No me malinterpretéis, no es que sea un zoquete ni nada por el estilo, pero me doy cuenta que en ese momento mi experiencia en el sexo era más bien limitada y el carácter de Carol no alentaba demasiado. Ella era cuanto un hombre como yo pudiera desear: guapa, dulce, ordenada, atenta…etc, pero era tan perfecta que eso a veces le restaba espontaneidad. Me explico: es la típica mujer a la que le encanta tenerlo todo programado, todo a su disposición, con unas normas claras como levantarse temprano, seguir una determinada dieta, hablar sin decir tacos…toda esa clase de cosas. Había crecido en un ambiente muy pijo, al contrario que yo, y eso en algunas ocasiones se notaba. En lo que al sexo se refiere, no la catalogaría como frígida, sino más bien como “correcta”, como en todo más bien. Se mostraba abierta a follar en diversas posiciones, nunca tuvo vergüenza de ponerse a cuatro patas o intentar esto o aquello, incluso alguna vez de más jóvenes llegamos a hacerlo en un sitio público, alejados de las miradas, eso sí. No le hacía ascos al sexo oral, muy de vez en cuando sorprendía con una lencería algo más atrevida y también alguna que otra vez se dejó penetrar por el culo, sin demasiado placer tengo que aclarar. De todas formas no era la típica bomba sexual, tampoco una mojigata. Por aquel entonces la catalogaba como una chica más bien “normal”. Joven, abierta y algo monótona, sin mucha iniciativa. Como yo tampoco era el hombre más sociable del mundo ni el más fogoso, pensaba que todo estaba bien. Me conformaba.

Pasó el fin de semana y pasaron las navidades, todo sin que surgiera conversación alguna. Sí es cierto que cuando follábamos notaba que ella ejercía más presión sobre mi espalda, como si me clavara las uñas, sin embargo no me atreví a repetir la jugada porque no estaba seguro de que saliese airoso.

La vuelta de las vacaciones fue tormentosa. Casi había olvidado lo sucedido entre Cindy y Jaime en la cena de empresa. En la oficina todo seguía igual, pero ellos hablaban de vez en cuando, se sonreían y se lanzaban miradas de un extremo de la oficina a otro, miradas que seguramente pasaban desapercibidas para el resto de los compañeros pero no para mí. Eso me hacía estar tenso y no me dejaba concentrarme en mi trabajo, algo que parecía ser una bendición para mi suegro, que no dudaba en reprenderme delante de todo el mundo para que me centrase un poco más. Sí, el mismo cabrón que días antes me había invitado a comer en su casa, me había cogido por el hombro copa de champagne en mano y me había dicho que era como un hijo para él.

De vez en cuando volvía al piso de la Barceloneta y me desfogaba un poco con mi “paja deluxe”, pero toda aquella situación en la oficina y en casa me hacía sentir preso. No estaba a gusto en ninguna parte.

Paradójicamente Jaime me trataba con más condescendencia, como si se apiadase de mí.

- ¿ Qué tal vas chaval? – me preguntaba cada dos por tres desde su mesa.

- Bien, bien – respondía siempre.

De vez en cuando me invitaba a café, otras veces simplemente se plantaba a mi lado y empezaba a charlar de sus problemas: que si su hija aquello, que si su ex lo otro. Y así todos los días. Empecé a cogerle cariño al hijo puta. Después de todo era un enterado de la vida y un capullo muchas veces, pero hay que reconocer que siempre estaba ahí. Un día, después del trabajo me invitó a unas cervezas, a lo que accedí por compromiso.

Íbamos por la segunda, él hablaba y hablaba mientras yo escuchaba sin que me diese tiempo ni a contestar. Jaime es de esas personas a los que su interlocutor le dá prácticamente lo mismo, tan sólo quiere a una figura a la que hablarle de los temas que le preocupan o le divierten, quizás por sentirse mejor o quizás sólo por hacer algo. Ahí estaba yo, aguantando sus líos con el seguro y las quejas hacia otros compañeros de oficina cuando pasó por nuestro lado Cindy.

- Ey, morena. ¡ Ven, anda! Siéntate con nosotros un rato – insistió Jaime.

Cindy no opuso mucha resistencia e instantes después cogió una silla para sentarse a su lado. Estaba espléndida. Se había cortado un poco el pelo, que ahora le caía poco más abajo del hombro, iba de negro, con tacones y un lujoso bolso de una marca muy conocida, algo que me sorprendió bastante, pues ella misma me dijo un día que su situación económica era bastante caótica.

La complicidad entre ellos era evidente, ella le reía las gracias, él la invitaba a beber, ella sonreía, él le miraba como uno mira a un regalo a punto de desenvolver…y así durante una larga hora. Yo sobraba. En las pocas veces que cruzó una mirada conmigo me dio la sensación que era para burlarse, para recordarme con aquellos profundos ojos negros que ella me despreciaba. Pensé en irme, pero justo cuando me disponía a levantarme Cindy se despidió de ambos y se marchó, no sin negar a carcajadas la propuesta de Jaime de quedarse y hacerse “la última”.

- Madre mía, vaya bombón….- dijo mientras miraba el culo de Cindy alejarse.

- Ya lo creo, parece que tú también le gustas – dije inocentemente.

- ¿ Yo? Jajajaj, creo que esa no quiere a nadie ¿sabes? Es una diosa.

- ¿ Una diosa? – pregunté extrañado.

- Sí, ya sabes, una de esas mujeres a las que nunca puedes controlar. Que elige cuando te mira, cuando te besa, cuando te folla. De las que no te puedes enamorar o acabas tirado jajajaj.

- Ya. Pues yo creía que la cosa iba bien entre vosotros – admití queriendo sonsacar algo de información, más por cotilleo que por otra cosa. ¿Estaba pasándome?

- Bueno, no sé…Es muy joven, además, creo que tiene novio – dijo Jaime con cara de pocos amigos.

¿ Y quien habla de relación? – pregunté socarronamente.

- Mira por donde, pensé que no hablarías nunca, estás hoy muy preguntón eh. Ay que ver con el hiernísimo ¡jajajaj! – gritó.

- Ya bueno, sólo era por…

- ¿ Quieres saber si me la he follado no? Sí, sí me la he follado, de acuerdo. No me mires así . ¿ Quien podría resistirse a algo así?

Yo…pensé. Yo he sido capaz. No me sorprendió demasiado que hubiesen follado, la verdad, pero sí me sorpendió el tono con el que Jaime se estaba “confesando” conmigo, como si yo fuese su amigo íntimo y ella sólo una más y precisamente durante muchas semanas pensé justamente lo contrario.

- Es un escándalo, es una bomba ¿sabes? Cuando empieza a moverse encima de mí es como… - Jaime intentaba buscar las palabras.

- Como sí estuvieses con una pantera – dije.

- Exacto -me miró fijamente a los ojos, intentando buscar algo, o eso parecía- Sin embargo cuando terminamos es como si fuese un trapo para ella ¿entiendes? Se viste, no me mira y pone cualquier excusa para irse. ¡ Joder, eso lo he hecho yo con muchos ligues! Y ahora me pagan con la misma moneda. No digo que la quiera, ni mucho menos, tengo claro lo que hay, pero a veces una mínima cordialidad no está de más ¿ no? Ella sólo habla cuando quiere y folla cuando quiere. Sólo lo hemos hecho dos veces ¿sabes? Y nunca porque la haya seducido, ni la haya llevado a cenar ni nada por el estilo. Me llama a las dos o a las tres de la madrugada, una noche lo hicimos en mi coche y otra en un hotel. Ya ves, en un hotel y en un coche, como si tuviese veinte años.

La historia de Jaime seguía. A ratos hablaba de como Cindy follaba, con sus comentarios de macho ibérico típico. Que si la comía de escándalo, que le encantaba como olía y como sus caderas lo cabalgaban a él, a diferencia de muchas tías, que sólo se dejan hacer. La conversación me estaba poniendo muy cachondo, debo admitirlo. Sentía envidia de aquel hombre, de aquel cabrón que estaba follándose a una “diosa”, como él la había definido, una diosa que aunque parezca mentira lo despreciaba según él. Imaginarme sus pechos moverse rítimicamente al ritmo de sus envestidas y el sudor cayendo por ese cuerpo de chocolate hacia mi pecho se convirtió en una imagen que no pude apartar de mi mente durante varios días. Sin embargo esa tarde todavía me guardaba una fatal sorpresa.

- No sé como existiendo tías así hay gente que puede vivir de las pajas, macho…no lo entiendo. Mira el cacharro que me enseñaron el otro día – dijo Jaime risueño al tiempo que pasaba fotos con su móvil. Pasadas unas cuantas se quedó fijo en una y me la enseñó.

Me quedé de piedra. Mi piso, el de la Barceloneta, con la vagina en lata en primer plano y el lubricante a su lado, acompañándolo. Al fondo se podía ver una cama deshecha con sábanas blancas y unas braguitas tiradas. Mi cara debió de ser un poema, el sudor frío comenzó a recorrer mi cuerpo y a empaparme rápidamente. ¡ Ay, dios! Sólo me quedaba fingir que no sabía nada, reírme del pobre infeliz que se hacía pajas con eso, que en realidad era yo.

- Sabes, siempre he sido muy liberal. Con todo en general. Pero es que justo esa foto me la mandó una amiga el otro día que decía que un tipo la había rechazado en su cara. Y eso que se puso a hacerse un dedo delante de él. No me lo explico. Conmigo no ha llegado a tanto, si llego a ser yo…

Jaime actuaba como siempre, no daba señales de que supiese que yo era ese tipo. Me convencí a mí mismo en pensar que era así, que no estaba siendo humillado, al menos voluntariamente. La conversación siguió un rato, aunque acabamos hablando de trabajo, los dos con un par de cervezas de más. Al final pagué yo la cuenta y me fui a casa. Estaba deseando acostarme, descansar de una jornada más en la que las cosas se me iban complicando un poco más. Antes de dormirme la figura de Cindy sudando mientras cabalgaba a Jaime se posó en mi mente de nuevo, sin embargo al poco me vino la instantánea que Cindy le había mandado y mi erección desaparecía por completo. Quise pensar que todo se pasaría, quise pensar que la cosa no era para tanto y que Cindy jamás le confesaría la identidad del “pajero”. Quise pensar que aquel juego terminaría ahí.

Esa tarde de cervezas me dejó con una mezcla de preocupación y excitación. ¡ Y yo que pensaba que el cabrón de Jaime sólo me preguntaría por mi mujer y por la niña! No se si os lo he contado ya pero Jaime, como buen amigo de la familia de mis suegros, conoce a mi mujer y a todo su entorno desde que era bien pequeñita. Nunca imaginé que pudiese tener aquel tipo de confianza con él, ni mucho menos, pero por alguna razón parecía que me había tomado entre sus brazos y nuestra confianza había ido a más. ¿Le contaría Cindy alguna vez "nuestro incidente? Y si eso sucedía, ¿me lo contaría él a mí?
Rivaldo10 is offline   Citar -
Los siguientes 10 Usuarios dan las gracias a Rivaldo10 por este Post:
Antiguo 27-mar-2018, 13:05   #61
richard84
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: feb-2018
Mensajes: 159
Gracias 233 Veces en 120 Posts
Predeterminado

Acabo de conocer tu hilo y me pareció fantástico, estoy deseando que sigas contando. Está muy bien escrito y es muy interesante. Enhorabuena
richard84 is offline   Citar -
Antiguo 16-oct-2018, 22:48   #62
fedemisiones
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jun-2018
Mensajes: 66
Gracias 61 Veces en 46 Posts
Predeterminado muy buen relato

[quote=Rivaldo10;7352669]El día siguiente era sábado, cuando me desperté Carol ya no estaba en la cama, así que me temí lo peor. ¿ Se habría enfadado? Bajé a la cocina y allí estaba. Me había preparado un desayuno completo, con tostadas, mantequilla, mermelada y zumo.
Excelente relato , pero me quede con gusto a poco, sin saber como sigue.
Hay alguna posibilidad que lo continues ?
espero que si
saludos y pronto rrettorno.
fedemisiones is offline   Citar -
Antiguo 06-nov-2018, 04:05   #63
COSAC87
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jul-2018
Mensajes: 27
Gracias 22 Veces en 17 Posts
Predeterminado muy buen relato

felicitaciones acabo de agarrar este hilo y me ha encantado todo lo que has contado, ojala puedas seguir luego con el relato por q se ve interesante.

muy bueno.
COSAC87 is offline   Citar -

Responder

Retroceder   Inicio > Gente > Tus Relatos y experiencias


Herramientas