Responder

Tus Relatos y experiencias - El fracasado Herramientas
Antiguo 01-feb-2018, 16:06   #51
Rivaldo10
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: sep-2017
Mensajes: 15
Gracias 110 Veces en 10 Posts
Predeterminado Aquí nadie fusila a nadie

Soy el autor de este relato, un relato muy personal que a algunos gustará y a otros no.

Se que es difícil entender al autor y ponerse en su piel pero no me apetece ser más explícito y a buen entendedor pocas palabras bastan.

¿Nunca os habéis sentido vacíos, sin ganas de nada? ¿Nunca os ha pasado algo que os destroce y os haga replantearos vuestra vida, vuestras ilusiones, vuestros sueños? Poneros en esa situación y decidme en qué queda un simple relato de Pajilleros.

Siento no escribir con la regularidad que me gustaría y espero que podáis disculparme, siento no tener la misma motivación que hace unos meses y siento que lo que escriba a partir de ahora no será lo mismo. Aún así lo intentaré, pero si algún día no lo consigo o simplemente desaparezco una temporada os pido por un segundo que penséis un poco en este que os escribe. Un saludo a todos y muchas gracias por esperar.
Rivaldo10 is offline   Citar -
Los siguientes 5 Usuarios dan las gracias a Rivaldo10 por este Post:
Antiguo 01-feb-2018, 16:16   #52
Rivaldo10
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: sep-2017
Mensajes: 15
Gracias 110 Veces en 10 Posts
Predeterminado 6-Cena de empresa-La vuelta a casa

Cuando llegué a casa las luces estaban apagadas, así que intuí que mi mujer estaría dormida, por lo que intenté, sin hacer ruido, ir al otro baño para darme una ducha. Cuando estaba debajo del agua noté que la puerta se abría, que una sombra entraba sin intención de hacer ruido, que abría la cortina y me cogía por detrás. Era Carol, mi mujer.

- Eh, ¿ qué haces aquí? Pensé que dormías – dije sorprendido mientras nos dábamos un tierno beso.

- ¿ Qué dormía? ¿ Crees que te iba a dejar dormirte así, sin más? – preguntó entre risas mientras me miraba la polla, que estaba morcillona.

Lo que vino a continunación fue el mejor polvo que habíamos pegado desde hacía meses, con muchísima diferencia. Carol, me cogió por detrás y mientras el agua caía sobre mi cuerpo empezó a hacerme una paja, lenta, suave, sin prisas, al tiempo que me besaba el cuello y la espalda. Por si no os lo he dicho, mi mujer era una belleza, rubia, ojos verdes, algo bajita y bastante delgada, con dos pechos bien puestos y una cara de niña que no había roto un plato que me ponía muy muy cachondo.

La paja seguía su curso y mi polla, necesitada después de tantos días sin eyacular, estaba al rojo vivo. Decidí que no podía correrme sin haberla follado primero. Me giré, nos besamos apasionadamente unos segundos y acto seguido la pentré, fuerte, sin miramientos. Tengo que recononer que a pesar de que la cena me había dejado preocupado, el hecho de sentir que había tenido a mi merced a la chica que todo el mundo veía como inalcanzable me hacía sentir poderoso…y en parte ese miedo o humillación que había sufrido me había servido para descagar mi furia con más rabia, para poner más fuerza en mis envestidas, para convertirme en el hijo de puta que quizás Cindy pretendía que fuese aquella noche.

Carol no podía reprimir sus gritos, ella estaba de espaldas a mí y yo la estaba empotrando.

- ¡Ah, Ah, Ahhhhh! – gritó cuando se corría, sin pensar por una vez en la pequeña ni en nada que no fuese ella, mi polla y yo.

- ¿ Te gusta cariño? ¿ te gusta que te folle? – dije en tono agresivo.

- ¡ Síiiiiii!!!!!!- gritó en plena corrida.

Seguí follándola un tiempo, pues el alcohol me había vuelto más inesensible y tenía más aguante de lo normal. Pensé en intentar un anal pero creo que habría sido demasiadas emociones en una noche.

Mi mujer se giraba de vez en cuando para ver mi cara, como si no se creyera lo que estaba pasando. Yo no era así, nunca era así, con ella ni con nadie. Por regla general era alguien muy tranquilo, con poca sangre y sin un mínimo de impulsividad, incluso para el sexo, lo cual quizás era algo malo. Pensé que eso le gustaba, sin embargo ahora Carol miraba extrañada pero al mismo tiempo me daba la sensación que lo estaba disfrutando, como si fuese otra persona distinta la que la estaba follando salvajemente.

Puede que sin algunas copas de más no lo hubiese hecho, puede que sin el encuentro con Cindy tampoco…pero lo cierto es que me lo estaba pasando bomba con aquel polvo y decidí jugármela todo a una.
- Ponte de rodillas, puta y cómeme la polla – dije mientras agarraba del pelo a Carol.

Por un momento pensé que la había cagado, que ella se cabrearía y el polvo se iría al traste. Se giró totalmente y me miró fijamente a los ojos, seria, con la boca abierta. Sin decir nada se arrodilló y comenzó a chuparme la polla mientras me miraba a los ojos. La visión de mi mujer de rodillas mientras caía el agua y me comía el rabo hizo que me corriese en pocos segundos. Mis chorros de esperma salieron con una fuerza descomunal, sin vacilaciones.

- ¡ Ooooooh!!!!!!!!!! - grité mientras me corría.

Carol no se apartó y los chorros de semen fueron a parar en su cara, tetas y cuerpo en general. El agua se encargó de limpiarnos a ambos.

Esa noche no hubo ninguna palabra más , ni buena ni mala. Cuando me corrí vino el bajón y mis inseguridades se presentaron ante mí de nuevo, bien vestidas y sin ningún pudor. ¿ La había cagado? Nunca había follado así con mi mujer, nunca pensé que pudiese sacar ese instinto animal, y menos con ella, que era un ángel en la tierra. ¿ Por qué la había tratado como una puta? Y si lo había hecho ¿ por qué ella no me paró los pies? ¿ a caso le había gustado? Y si había sido así ¿ por qué ambos nos acostamos sin decir nada?

A pesar del alcohol me costó dormir. Carol no me miraba a los ojos y yo no me atrevía tampoco a mirarla a ella. Quizá para muchos miembros del foro la situación os resulte cómica. Muchos de vosotros, por lo que leo, sois expertos en tríos, intercambios…y habéis hecho de todo. Yo, con treinta años, jamás había tenido una actitud así. Teníamos sexo oral, sexo vaginal e incluso, alguna vez aislada, sexo anal, sin que a ella le apasionara mucho la idea. ¿ Pero eso? Nunca. Todo era más tranquilo, más dulce, como dos personas civilizadas. Me sentía distinto, mal.

Alguna vez os habrá pasado, ese sentimiento mezcla de culpa y de vergüenza, por mucho que no debiese tenerla pero era así. No se, era mi esposa, mi cielo, mi todo y al mismo tiempo la había follado como una cualquiera...y me lo había pasado bien. ¿Ella también? Las dudas me invadían por dentro y por muy imbécil que pueda sonar, estaba hecho un lío.
Rivaldo10 is offline   Citar -
Los siguientes 11 Usuarios dan las gracias a Rivaldo10 por este Post:
Antiguo 01-feb-2018, 17:52   #53
pajero1970
Mega Pajillero
 
Avatar de pajero1970
 
Fecha de Ingreso: jun-2016
Mensajes: 192
Gracias 536 Veces en 111 Posts
Predeterminado

Muy bueno el relato, Rivaldo!!!
Escribe cuando quieras o puedas. Nosotros te seguimos con interés
__________________
Yo
pajero1970 is offline   Citar -
Antiguo 01-feb-2018, 18:01   #54
vikvik44
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ene-2010
Mensajes: 207
Gracias 49 Veces en 40 Posts
Predeterminado

Muchas gracias por continuar este magnífico relato.
vikvik44 is offline   Citar -
Antiguo 02-feb-2018, 13:08   #55
AJAX
Dios Pajillero
 
Avatar de AJAX
 
Fecha de Ingreso: jul-2009
Ubicación: Al otro lado del mundo
Mensajes: 2.404
Gracias 1.102 Veces en 860 Posts
Predeterminado

Gracias. tu p2
__________________
We are the champions.............
AJAX is offline   Citar -
Visita nuestro sponsor
Antiguo 03-feb-2018, 17:32   #56
TALONDELPIEAQUILES
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2010
Mensajes: 161
Gracias 87 Veces en 46 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por AJAX Ver Mensaje
Gracias. tu p2
GENIAL TIO
TALONDELPIEAQUILES is offline   Citar -
Antiguo 03-feb-2018, 17:33   #57
TALONDELPIEAQUILES
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2010
Mensajes: 161
Gracias 87 Veces en 46 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por Rivaldo10 Ver Mensaje
Cuando llegué a casa las luces estaban apagadas, así que intuí que mi mujer estaría dormida, por lo que intenté, sin hacer ruido, ir al otro baño para darme una ducha. Cuando estaba debajo del agua noté que la puerta se abría, que una sombra entraba sin intención de hacer ruido, que abría la cortina y me cogía por detrás. Era Carol, mi mujer.

- Eh, ¿ qué haces aquí? Pensé que dormías – dije sorprendido mientras nos dábamos un tierno beso.

- ¿ Qué dormía? ¿ Crees que te iba a dejar dormirte así, sin más? – preguntó entre risas mientras me miraba la polla, que estaba morcillona.

Lo que vino a continunación fue el mejor polvo que habíamos pegado desde hacía meses, con muchísima diferencia. Carol, me cogió por detrás y mientras el agua caía sobre mi cuerpo empezó a hacerme una paja, lenta, suave, sin prisas, al tiempo que me besaba el cuello y la espalda. Por si no os lo he dicho, mi mujer era una belleza, rubia, ojos verdes, algo bajita y bastante delgada, con dos pechos bien puestos y una cara de niña que no había roto un plato que me ponía muy muy cachondo.

La paja seguía su curso y mi polla, necesitada después de tantos días sin eyacular, estaba al rojo vivo. Decidí que no podía correrme sin haberla follado primero. Me giré, nos besamos apasionadamente unos segundos y acto seguido la pentré, fuerte, sin miramientos. Tengo que recononer que a pesar de que la cena me había dejado preocupado, el hecho de sentir que había tenido a mi merced a la chica que todo el mundo veía como inalcanzable me hacía sentir poderoso…y en parte ese miedo o humillación que había sufrido me había servido para descagar mi furia con más rabia, para poner más fuerza en mis envestidas, para convertirme en el hijo de puta que quizás Cindy pretendía que fuese aquella noche.

Carol no podía reprimir sus gritos, ella estaba de espaldas a mí y yo la estaba empotrando.

- ¡Ah, Ah, Ahhhhh! – gritó cuando se corría, sin pensar por una vez en la pequeña ni en nada que no fuese ella, mi polla y yo.

- ¿ Te gusta cariño? ¿ te gusta que te folle? – dije en tono agresivo.

- ¡ Síiiiiii!!!!!!- gritó en plena corrida.

Seguí follándola un tiempo, pues el alcohol me había vuelto más inesensible y tenía más aguante de lo normal. Pensé en intentar un anal pero creo que habría sido demasiadas emociones en una noche.

Mi mujer se giraba de vez en cuando para ver mi cara, como si no se creyera lo que estaba pasando. Yo no era así, nunca era así, con ella ni con nadie. Por regla general era alguien muy tranquilo, con poca sangre y sin un mínimo de impulsividad, incluso para el sexo, lo cual quizás era algo malo. Pensé que eso le gustaba, sin embargo ahora Carol miraba extrañada pero al mismo tiempo me daba la sensación que lo estaba disfrutando, como si fuese otra persona distinta la que la estaba follando salvajemente.

Puede que sin algunas copas de más no lo hubiese hecho, puede que sin el encuentro con Cindy tampoco…pero lo cierto es que me lo estaba pasando bomba con aquel polvo y decidí jugármela todo a una.
- Ponte de rodillas, puta y cómeme la polla – dije mientras agarraba del pelo a Carol.

Por un momento pensé que la había cagado, que ella se cabrearía y el polvo se iría al traste. Se giró totalmente y me miró fijamente a los ojos, seria, con la boca abierta. Sin decir nada se arrodilló y comenzó a chuparme la polla mientras me miraba a los ojos. La visión de mi mujer de rodillas mientras caía el agua y me comía el rabo hizo que me corriese en pocos segundos. Mis chorros de esperma salieron con una fuerza descomunal, sin vacilaciones.

- ¡ Ooooooh!!!!!!!!!! - grité mientras me corría.

Carol no se apartó y los chorros de semen fueron a parar en su cara, tetas y cuerpo en general. El agua se encargó de limpiarnos a ambos.

Esa noche no hubo ninguna palabra más , ni buena ni mala. Cuando me corrí vino el bajón y mis inseguridades se presentaron ante mí de nuevo, bien vestidas y sin ningún pudor. ¿ La había cagado? Nunca había follado así con mi mujer, nunca pensé que pudiese sacar ese instinto animal, y menos con ella, que era un ángel en la tierra. ¿ Por qué la había tratado como una puta? Y si lo había hecho ¿ por qué ella no me paró los pies? ¿ a caso le había gustado? Y si había sido así ¿ por qué ambos nos acostamos sin decir nada?

A pesar del alcohol me costó dormir. Carol no me miraba a los ojos y yo no me atrevía tampoco a mirarla a ella. Quizá para muchos miembros del foro la situación os resulte cómica. Muchos de vosotros, por lo que leo, sois expertos en tríos, intercambios…y habéis hecho de todo. Yo, con treinta años, jamás había tenido una actitud así. Teníamos sexo oral, sexo vaginal e incluso, alguna vez aislada, sexo anal, sin que a ella le apasionara mucho la idea. ¿ Pero eso? Nunca. Todo era más tranquilo, más dulce, como dos personas civilizadas. Me sentía distinto, mal.

Alguna vez os habrá pasado, ese sentimiento mezcla de culpa y de vergüenza, por mucho que no debiese tenerla pero era así. No se, era mi esposa, mi cielo, mi todo y al mismo tiempo la había follado como una cualquiera...y me lo había pasado bien. ¿Ella también? Las dudas me invadían por dentro y por muy imbécil que pueda sonar, estaba hecho un lío.
PERDON ERA PARA TI GENIAL TIO
TALONDELPIEAQUILES is offline   Citar -
Antiguo 04-feb-2018, 06:16   #58
agueybana
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: dic-2017
Mensajes: 20
Gracias 20 Veces en 16 Posts
Predeterminado

Segun follaste con tu esposa, con tanto esmero, sigue los capitulos con igual esmero. Ah!!! y a Becky o la becaria tienes asuntos q terminar con ella. Buen relato.
agueybana is offline   Citar -
Antiguo 05-feb-2018, 11:29   #59
Afganistan1122
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2012
Mensajes: 71
Gracias 139 Veces en 40 Posts
Predeterminado Excelente

M gusta tu relato sigue , no lo dejes y cuentanos como sigue la relación
con tu esposa seguro que la gusta que la trates como a una guarra, aprovecha y
que se trague tu polla por todos los sitios.
Afganistan1122 is offline   Citar -

Responder

Retroceder   Inicio > Gente > Tus Relatos y experiencias


Herramientas