Antiguo 01-nov-2017, 00:26   #51
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 22.370
Gracias 15.719 Veces en 7.907 Posts
Predeterminado

Genial hasta ahora todo lo que has relatado. Pero eso si; muchas gracias por este resumen aclaratorio, porque resulta un poco galimatías... be erchugbeer chugbeerch ug
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.....


visita mi hilo: http://www.pajilleros.com/showthread...ferrerid205900
CHARON is offline   Citar -
Antiguo 01-nov-2017, 08:14   #52
pajero1970
Mega Pajillero
 
Avatar de pajero1970
 
Fecha de Ingreso: jun-2016
Mensajes: 147
Gracias 449 Veces en 82 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por economista Ver Mensaje
Sé que de momento es un poco dificil de seguir el relato y parece que hay muchos personajes, por eso estoy en formato pdf todo para que se siga mejor al final de cada capitulo.

Por hacer un breve resumen:

- Está el protagonista David que es el que relata en primera persona y su mujer Claudia, profesora de instituto y una pija de buena familia.
- La familia de Claudia, el hermano que se llama Pablo y su mujer Marina y luego la otra hermana Carlota casada con Gonzalo el jefe de David.
- Mario y Lucas, dos alumnos de Claudia que se pajean con ella.
- Antonio, es un ciberamigo de David, sale con una morena llamada Marta.
- Mariola, aunque todavía no ha salido, es amiga de Claudia, compañera de pádel, se habla de ella en el relato que acabo de publicar.

Y por último Victor, del que de momento sabemos que es médico y le gusta a follarse a casadas, tiene una aventura con una enfermera llamada Judith.

Esos son de momento los personajes, lo del cameo no es un relato individual, iba a hacer que Victor se follara a una casada, en vez de inventarme un personaje me gustaría que se follara a una mujer de verdad de algún paji, o alguna novia, pero el personaje de Eva ya no va a volver a salir mas. Solo era una muestra de la facilidad que tiene para ligar Victor...

Espero ir aclarando un poco por donde va el relato.
Un saludo
Gracias por la aclaración!!!
__________________
Yo
pajero1970 is online now   Citar -
Antiguo 02-nov-2017, 13:36   #53
robidevil
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: feb-2015
Mensajes: 136
Gracias 168 Veces en 67 Posts
Predeterminado

interesante relato y ya despejados los protagonistas aunk tengo una duda en el ultimo relato decias k era david el k hablaba con lucas aunk no se pork kreo k era mario k era el amigo de lucas o es k david los conoce nose ya lo resolveremos
__________________
quien quiera seguir mis relatos este es mi hilo http://www.pajilleros.com/relatos-ex...lada-jefe.html
robidevil is offline   Citar -
Antiguo 02-nov-2017, 15:49   #54
economista
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2011
Mensajes: 223
Gracias 2.883 Veces en 172 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por robidevil Ver Mensaje
interesante relato y ya despejados los protagonistas aunk tengo una duda en el ultimo relato decias k era david el k hablaba con lucas aunk no se pork kreo k era mario k era el amigo de lucas o es k david los conoce nose ya lo resolveremos
Si, efectivamente, en el post 49 era Mario el q hablaba con Lucas y no David, me he confundido con los nombres. Gracias por avisar y ya pedí al moderador q borre el post para volverlo a publicar bien.

Mañana público de nuevo y ya pongo los tres primeros capítulos en Pdf.
Espero q lo estéis disfrutando. Un saludo
economista is offline   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a economista por este Post:
Antiguo 03-nov-2017, 11:31   #55
economista
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2011
Mensajes: 223
Gracias 2.883 Veces en 172 Posts
Predeterminado

Mario y Lucas terminaron haciendo buenas migas, tenían dos cosas en común, el pádel y su profesora Claudia. Los dos eran muy buenos jugadores de pádel, sobre todo Mario que jugaba en la selección de su comunidad autónoma, Lucas no jugaba nada mal, pero no tenía el nivel de su compañero de clase.

Por primera vez Mario había invitado a casa a su amigo, entraron en la habitación y se pusieron a hablar.

- No ha venido nada mal Claudia de las vacaciones navideñas, ¿eh?, yo la he visto hasta mas guapa, no ha cogido ningún kilito en navidad, dijo Lucas.
- Si, estaba guapa, pero yo la he visto como siempre.
- Oyes, ¿nunca has coincidido con ella jugando al pádel?, dijo Lucas.
- No, la verdad que no.
- Pues con los bien que juegas podrías impresionarla, va a jugar mucho por el club padel8club, allí la he visto varias veces, va con una morena así de su edad que tampoco está nada mal.
- ¿Y que tal juega Claudia?.
- Bueno, no se le da mal, pero tampoco creas que me he fijado mucho, y mas con los conjuntitos que lleva, jejeje, la amiga también está bastante buena, es de estas maduritas con cara aniñada y buen culo, es que me pongo a ver a las dos y te juro que me sacaría la polla allí mismo mientras las veo jugar.
- Joder, y Claudia, ¿ella te ha visto a ti?.
- Si me ha visto, pero la verdad es que guarda muy bien las distancia, un simple saludo y que tal y vale...
- Nada Lucas, esa tía es inaccesible para nosotros, no tenemos nada que hacer.
- Bueno, podemos intentar acercarnos un poco ella fuera de lo que es digamos el instituto, por ejemplo este fin de semana hay un torneo de 48 horas en el padel8club, podríamos apuntarnos a ver si la vemos por allí...
- Si te apetece jugamos el torneo, pero de hacerte amiguito de Claudia olvídate...
- ¡¡Que capullo eres!!, dijo Lucas, eres muy negativo, oyes eso nunca se sabe, lo mismo ella juega también y la vemos en mallas o en conjuntito, se me pone dura de pensarlo, jajaja.
- ¡¡Que salido estás cabrón!!
- Y tu no, jajaja

Mario abrió un cajón enorme que tenía y sacó sus libros de dibujo, tenía muchos cuadernos y comenzó a enseñarle sus obras a Lucas, a muy poca gente le enseñaba sus dibujos y eso era señal de que estaba cogiendo confianza con su nuevo amigo. Cuando llevaban un rato cogió uno de los cuadernos donde tenía los dibujos que había ido haciendo de su profesora, luego se lo pasó a Lucas que en cuanto abrió la primera página exclamó.

- ¡Joder tío!, ¿pero que coño es esto?

Entusiasmado comenzó a pasar todos los dibujos, hasta que llegó en los que Claudia tenía menos ropa.

- ¡¡Me cago en la puta!!, ¡¡¡se me ha puesto dura!!!, dijo Lucas.
- ¿Entonces te gustan?
- Vaya pregunta, ¡pues claro que me gustan!, oyes tío me tienes que dejar este cuaderno para hacerme unas cuantas pajas...
- No Lucas, no le dejo a nadie mis dibujos.
- Venga tío, no seas cabrón, sabes que te los voy a devolver.
- Mira, sabía que me los ibas a pedir, jajajaja, te voy a hacer un regalo, eso si, ni se te ocurra enseñárselo a nadie, si me entero que le enseñas este dibujo a nadie tu y yo nunca volveremos a hablar, éste le he hecho especial para ti.
- Me estás poniendo nervioso, te prometo que esconderé este dibujo y no lo va a ver nadie nunca, pero venga date prisa, enséñamelo.

Mario sacó un folio y le enseñó su nuevo dibujo a Lucas, en él Claudia estaba de pies hacia la pizarra con las piernas ligeramente abiertas y miraba hacia un lado por lo que su cara de veía de perfil. La había dibujado desnuda de cintura para abajo, tan solo llevaba unos zapatos de tacón azules y mostraba su culo desde su posición al resto de la clase. En la parte de arriba llevaba una mini camiseta de tirantes también de color azul y para hacer el dibujo mas morboso Claudia se agarraba un glúteo y tiraba de él hacia fuera para enseñar lascivamente el ano.

- ¡¡Dios mío tío!!, ¡ni te imaginas la de pajas que me voy a hacer con esto! Y voy a empezar ahora mismo en el baño de tu casa...
- No seas pajillero, espérate a llegar a casa.
- ¡¡Es que es la hostia!!, es que cada vez que la veo me entran ganas de pajearme, no me había pasado eso con ninguna tía, es más incluso llevo tiempo pensando en hacerlo en clase.
- ¿Como que hacerlo en clase?.
- Si Mario, hacerme una paja en clase, ¿te imaginas?, sacarnos la polla bajo los pupitres, ella ni se enteraría que estamos así y cuando se gire meneárnosla con mucho cuidado, no nos puede pillar.
- ¡¡Estás loco!!, no pienso hacer eso...
- ¿Porqué?, es súper morboso, tu piénsalo bien, nos taparíamos la erección con la camiseta, incluso nos podría preguntar y nosotros contestaríamos, ella ni se imaginaría que estamos con la polla fuera, podríamos bajar la mano por debajo y pajearnos despacito, no me digas que no te pone la idea...
- Haber, si por ponerme, pero me parece una locura, incluso nos pueden ver el resto de los de la clase.
- Que va, pero si en la clase de tutoría solo vamos 5, nos pondremos detrás de todos, en la segunda fila, solo tendremos que preocuparnos por Claudia.
- Ya y si por ejemplo te corres y te hace salir a la pizarra...
- Eso también lo tengo pensado, tendríamos que corrernos justo cuando queden un par de minutos para que termine la clase, por ejemplo mientras hacemos uno de los ejercicios escritos que nos manda al final.
- Estás fatal Lucas, pensar esas cosas.
- En la siguiente clase voy a probar, de momento voy a empezar por sacarme la polla bajo el pupitre...
- ¿De veras lo vas a hacer?.
- Por supuesto que si, dijo Lucas cogiendo el dibujo y poniéndose de pies, y ahora dime donde está el baño de tu casa que me voy a hacer una buena paja...
economista is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a economista por este Post:
Visita nuestro sponsor
Antiguo 03-nov-2017, 11:32   #56
economista
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2011
Mensajes: 223
Gracias 2.883 Veces en 172 Posts
Predeterminado

Este es el relato corregido, ahora publico la última parte del tercer capitulo y en cuanto pueda lo subo en PDF. Que tengais buen finde
economista is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a economista por este Post:
Antiguo 03-nov-2017, 11:41   #57
economista
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2011
Mensajes: 223
Gracias 2.883 Veces en 172 Posts
Predeterminado

Pasamos por casa de mis suegros y dejamos a los niñas, Claudia y yo habíamos reservado para cenar en uno de los mejores restaurantes de la ciudad. Nos habíamos tomado la noche del sábado para nosotros como solíamos hacer una o dos veces al mes, a mis suegros no les importaba quedarse con nuestras hijas y nosotros encantados.

Claudia se había puesto espectacular con un vestido negro de tirantes y buen escote, medias de rejilla y zapatos con tacón alto. Ese vestido realzaba especialmente su culo y se notaba que llevaba un tanguita puesto. Reservamos en un restaurante caro y cenamos muy bien en una velada muy tranquila en la que desconectamos y pudimos hablar de todo. Cuando terminamos mi mujer se quería ir a casa, pero yo la convencí para irnos a tomar una copa antes, pasamos por una zona de marcha que suele tener ambiente universitario y entramos en uno de los garitos.

- David, ya sabes que no me gustan mucho estos sitios, yo creo que ya somos un poco mayores...
- Claudia aquí hay gente de todas las edades, además nos conservamos muy bien, nadie diría que tenemos 37 años.
- Si, pero es que aquí no me extrañaría incluso encontrarme con algún alumno mio y sabes que eso me incomoda bastante.

Cuando entramos dentro mi mujer tenía razón, la mayoría de chicos estarían entre 18-22 años, pero aun así nos terminamos tomando una copa. Me imagino que para la mayoría de esos chicos mi mujer sería una madurita muy atractiva y follable y no me hubiera importado que viniera algún descarado para decirle algo a Claudia e incluso que nos encontráramos a alguno de sus alumnos y vieran a mi mujer vestida tan provocativamente.

Ya terminando la copa me marché al baño y dejé sola a Claudia unos minutos para ver si la entraba algún chico, eso es algo que me pone mucho y que solía suceder con mucha frecuencia cuando salíamos siendo mas jóvenes, pero aquella noche no pasó nada. Al regresar del baño ya nos íbamos a ir a casa, intenté besar a mi mujer pero ella enseguida me apartó de su lado.

- David, estate quieto, aquí no...
- Venga Claudia, desconecta un poco, aquí no eres la profesora de nadie, solo estás con tu marido tomando una copa.
- Vámonos ya a casa, dijo mi mujer enfadada.

De camino a casa mi mujer me montó una buena bronca en el coche.

- Es la última vez que vamos a un sitio de esos a tomar una copa, no tengo ninguna gana de encontrarme con algún alumno, hay que saber estar y tu no piensas que soy su profesora y la jefa de estudios, ¿que crees que pensarían si me vieran así vestida en un bar de universitarios dándome el lote con mi marido?, ¿lo verías normal?, que comentarían luego por el instituto...
- Bueno, visto así...
- Claro es que tu no piensas esas cosas...si quieres tomar una copa, vamos a un bar mas adecuado o mas de nuestra edad, sabes que por eso no pasa nada, pero en la zona universitaria no.
- Lo siento Claudia, es que estás tan tremenda con ese vestido, dije poniéndola una mano en el muslo, me has puesto cachondo.

Ella me retiró la mano sin entrar en el juego.

- Espérate a que lleguemos a casa.

Como siempre mi mujer era toda una experta en cortarme el rollo, pero cumplió su promesa en cuanto entramos en nuestro dormitorio, Claudia se quedó en ropa interior y se puso los zapatos de tacón, luego de pies y con los brazos en jarra se me quedó mirando desafiante.

- ¿Que tal me ves?, dijo.
- Joder Claudia, estás buenísima, dije sentado desde la cama.

Vino andando muy despacio hacia mi mientras los tacones retumbaban en el suelo de la habitación, muy despacio se sentó encima mio como hacía tiempo que no se ponía, me besó y yo le correspondí abriendo la boca para dejar que me metiera la lengua. Puse las dos manos sobre sus pechos amasando sus tetas y luego las bajé para estrujar su culo.

- Buffff Claudia, ya me vuelves a tener empalmado como el otro día.
- Mmmmmmm, ya lo noto, dijo ella moviéndose sobre mi para notar la dureza de mi pene bajo su cuerpo.

Pero no tardó en quitarse de encima, dejándome totalmente excitado a la par que un poco perdido, pues no sabía que es lo que pretendía, pero no tardé en darme cuenta de sus intenciones. Abrió el armario y rebuscó en la caja donde tenemos guardados los “juguetitos”, en cuanto la ví trastear ahí si que se me puso dura de verdad. Cogió el arnés que la había regalado para reyes una semana antes junto con un gel lubricante anal.

Se lo fue poniendo muy despacio, sin decirme nada y unos segundos mas tarde se plantó delante de mi con aquella enorme polla de juguete colgando entre sus piernas. La imagen era la hostia, Claudia con zapatos de tacón, un conjunto de ropa interior negra con su tanguita se sujetaba el pollón de goma de 20 cms acariciándolo como si lo fuera a poner mas duro.

En esos momentos no era Claudia Álvarez, la jefa de estudios en el instituto o madre de dos hijas, aunque ya se los había puesto varias veces los arneses uno no se acostumbra del todo en ver a su mujer así y menos a Claudia, me imaginé que pensarían sus alumnos o su familia si la vieran así vestida dispuesta a encular a su maridito.

- Te has pasado de grande, dijo echando el gel lubricante sobre el juguete, creo que te va a doler...vamos desnúdate que te voy a follar...

Yo comencé a desvestirme y cuando lo hice lucía una erección tremenda como si tuviera 20 años que no pasó desapercibida para Claudia.

- Oyes, siento mucho lo que paso el otro día, dije yo, - no sé que me pasó, por supuesto que tu no tuviste la culpa de nada.
- No te preocupes, que ahora me voy a vengar, jajaja.
- Te lo digo en serio Claudia, quiero pedirte perdón, me hubiera gustado follarte, pero...
- Shhhhhh, ¡¡cállate!!, ponte aquí de pies.

Me coloqué de pies frente al espejo de la habitación apoyando las manos en la cómoda, en esa postura le ofrecí el culo a mi mujer para ser follado. Claudia se puso detrás de mi mientras me restregaba la polla de juguete por el ano. Luego cruzamos la mirada a través del espejo de la habitación.

- Si tu no puedes follarme a mi tendremos que hacerlo al revés, ¿hoy si que se te pone dura, verdad?, dijo pasando la mano hacia delante para agarrarme la polla que estaba como una piedra.
- Lo siento mucho Claudia.
- Deja de pedirme perdón, eres patético maricón, no eres capaz ni de follarte a tu mujer, te mereces que te dé bien por el culo.

En cuanto Claudia comenzaba a usar ese lenguaje ya me sacaba de mis casillas, no le pegaba para nada hablar así y solo lo utilizaba para nuestros juegos. Abrí un poco las piernas cuando noté que ella ejercía presión para penetrarme.

- Ábrete de piernas que sino te va a doler, ¿quieres que te folle el culito, maricón?
- Si Claudia por favor, hazlo, por favor, ¡¡fóllame el culo!!
- Pero un buen maricón tiene que chuparla antes, ¿no?
- Si, lo que tu me digas.
- ¡Agáchate y chúpamela!

Me puse de cuclillas y me humillé todavía mas ante mi mujercita metiéndome la polla de juguete en la boca y simulando que le hacía una mamada, estaba embadurnada del gel lubricante y era bastante grande, apenas me entraba un cuarto en la boca, Claudia movía sus caderas follándome y luego la sacaba y sujetándola con la mano me daba golpecitos con ella por toda la cara.

- Eso es, chupa bien, ¡¡casi no te cabe ni en la boca!!

Yo seguía esforzándome en hacer una buena mamada, me daba mucho morbo ser tan sumiso de Claudia, para humillarme todavía un poco más la miré a los ojos con aquel falo de juguete en la boca, ella puso cara de asco.

- ¡¡Que maricona eres!!, ponte ya de pies y ábreme el culito para que te pueda follar.

Volví a ponerme de pies frente al espejo y cogí el bote de lubricante anal, me unté los dedos y yo mismo me los metí en el culo para abrírmelo todo lo que pude. Estuve unos segundos con tres dedos dentro de mi recto hasta que consideré que ya estaba preparado para que Claudia pudiera metérmela.

Ella, de nuevo puso una buena cantidad de lubricante en la cabeza de la polla y ahora sí, se pegó a mi dispuesto a penetrarme. Comenzó a empujar y yo eché las caderas hacia atrás buscando que me la metiera.

- ¡¡Empuja Claudia, empuja!!
- Ya lo hago, ¡¡es que es muy grande!!, ¡¡no entra joder!!

Pero vaya si entraba, poco a poco el juguete fue desapareciendo dentro de mi recto, mientras un tremendo dolor me desgarraba por dentro. Nunca me había dolido así. Pero era un dolor tan sumamente placentero que casi al momento me dieron ganas de mearme encima.

- ¡Está toda dentro!, dijo Claudia sorprendida.

Yo apenas podía sostenerme de pies, me temblaban las piernas y seguía con la cabeza agachada. Cuando mi mujer se echó hacia atrás para volver a penetrarme sentí un dolor como si me rompieran el culo y ya no pude aguantarme.

- Diossss, que dolor...mmmmmmmmmmmmmmm.....
- ¿Te duele maricón?, dijo Claudia embistiéndome de nuevo.
- Ahhhhhhhhh...
- Ya veo que si, pero no pienso parar...

Y siguió follándome despacio, sin prisa pero sin pausa, una follada lenta y deliciosa sujetándome por la cintura, creo que en ningún momento dejé de sentir dolor, sin embargo mi polla había recuperado la erección de antes de penetrarme. Cuando pude levantar la vista me encontré con la mirada de Claudia en el espejo, se le notaba mucho en la cara que estaba disfrutando con todo aquello y comencé a masturbarme lentamente mientras mi mujer me seguía sodomizando el ano.

- ¿Vas a correrte cerdito?
- Ahhhh, siii, voy a correrme Claudia, voy a correrme...

No pude aguantarme más y eyaculé sobre la cómoda de nuestro dormitorio, sintiendo un tremendo placer intensificado por el dolor que me producía la penetración de Claudia. En cuanto me corrí le pedí por favor que parara y ella sacó la polla de goma de mi recto.

- Se te ha quedado muy abierto, ¿esto es lo que querías, no?, dijo golpeando con el juguete sobre mis nalgas y con una sonrisa en la cara.

Después se quitó el arnés tirándole al suelo y se dirigió a la cama, se sentó en ella y se quedó descalza antes de tumbarse boca arriba abierta de piernas con la espalda apoyada en el cabecero de la cama.

- Me da igual que te hayas corrido y se te haya pasado el calentón, te puedo asegurar que a mi no se me ha pasado, ven aquí y chúpame hasta que me corra, dijo acariciándose el clítoris por encima de la tela de su tanguita.

Tapándome el culo como haciendo el gesto de que me dolía andé hasta la cama y luego me subí sobre ella para satisfacer a mi mujer. Metí la cabeza entre las piernas y al momento noté la humedad que ya traspasaba su ropa interior, estaba literalmente empapada. Estuve un rato chupando sobre la tela y Claudia se puso a gemir apretando mi cabeza contra su cuerpo.

- ¡Apártame el tanguita y cómeme!, ¡¡quiero correrme!!

Así lo hice y ahora puse la lengua directamente contra su coño para comenzar a lamer por la rajita, Claudia cada vez gemía mas alto y sus caderas ya se movían descontroladas, supe que era el momento de meterme el clítoris en la boca, fue como una descarga eléctrica para mi mujer que enloqueció de placer.

- Ahhhhhhhh, méteme los dedos, ¡méteme los dedos!

Me sorprendió que Claudia buscara que la penetrara para sentir mas placer, hacía tiempo que no la veía tan cachonda , pero no tuve que decírmelo dos veces, sin dejar de comérmela metí un par de dedos dentro de su vagina que debido a la humedad que tenía entraron con mucha facilidad. Miré hacia arriba y Claudia se amasaba las tetas mientras mantenía los ojos cerrados concentrándose en el placer. Pero no era eso lo que ella quería, llevaba tanto tiempo sin sentir algo dentro que mis dedos no le dieron lo que ella buscaba.

- Espera un momento, dijo inclinándose hacia la mesilla.

Encima de ella estaba abierta la caja donde guardamos los arneses, Claudia cogió el mas grande de los tres que había y después me lo dió.

- Toma, ¡méteme esto mientras me comes!, estoy a punto de correrme, dijo quitándose el tanguita y ahora sí abriéndose de piernas sin tela que la dificultara hacerlo.

Volvió a apoyar la espalda en el respaldo de la cama, yo cogí la polla de plástico con la mano y lo puse a la entrada de su coño.

- ¡¡Vamos métemela!!, ¡necesito que me penetres con algo!

Empujé los 18 cms de juguete hasta que estuvieron dentro del cuerpo de mi mujer que gimió como si la estuvieran pegando el mejor polvo de su vida. Luego empecé un mete saca a la vez que lamía su pequeño e hinchado botoncito del placer. No tardó un minuto en correrse aplastándome la cara contra su coño mientras yo no dejaba de follármela con la polla del arnés.

Luego me ví allí sumiso, a cuatro patas, con el culo todavía abierto, la cara empapada y sujetando uno de los juguetes que yo había comprado a Claudia para que me follara. Eché la vista 8 años atrás, desde la noche de la boda de Pablo y Marina y me puse a recordar que es lo que había ido pasando con mi mujer hasta llegar a aquella situación...
economista is offline   Citar -
Los siguientes 5 Usuarios dan las gracias a economista por este Post:
Antiguo 03-nov-2017, 11:50   #58
economista
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2011
Mensajes: 223
Gracias 2.883 Veces en 172 Posts
Predeterminado

Aqui os dejo los tres primeros capítulos en formato Pdf, la semana que viene un poco mas.
economista is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a economista por este Post:
Antiguo 03-nov-2017, 12:32   #59
viciosinfin1973
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jun-2017
Mensajes: 191
Gracias 182 Veces en 114 Posts
Predeterminado

Muchas gracias Economista
Me gusta mucho el relato
viciosinfin1973 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a viciosinfin1973 por este Post:
Antiguo 03-nov-2017, 14:06   #60
karitolove
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: ago-2017
Mensajes: 3
Gracias 8 Veces en 2 Posts
Predeterminado Excelente relato erótico

Excelente relato, al punto que me has dejado mojadito



__________________________________________________ ___
El sexo y la pasión son la mejor combinación
karitolove is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a karitolove por este Post:
Antiguo 06-nov-2017, 16:34   #61
salvadorsg62
Ultra Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jun-2013
Ubicación: castellon
Mensajes: 638
Gracias 370 Veces en 241 Posts
Predeterminado Cada vez mas morboso

Sin duda tus relatos son de los mas morbosos que podemos encotnrar en la red.
Los necesitabamos y por fin podemos leerlos.
Gracias.
salvadorsg62 is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a salvadorsg62 por este Post:
Antiguo 08-nov-2017, 09:47   #62
economista
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2011
Mensajes: 223
Gracias 2.883 Veces en 172 Posts
Predeterminado Capítulo 4. Recuerdos del pasado.

Como ya he dicho, 8 años atrás en la noche de la boda de Pablo con Marina, fue cuando empezó a cambiar todo. Antes era ya mas que evidente que era Claudia la que llevaba las riendas de lo que pasaba en nuestra relación y la que tomaba todas las decisiones, pero en el ámbito sexual la noche en que me penetró con la funda del puro fue como el pistoletazo de salida.

Durante todo ese año hasta nuestra boda por supuesto que seguimos follando, pero ya se hacía lo que quería Claudia, lo normal es que ella llevara el control poniéndose encima de mi, luego se corría mientras chupaba su coño y terminaba masturbándome mientras me metía un dedo por el culo.

Cada vez con mas frecuencia fuimos incluyendo los juegos donde ella me penetraba analmente, empezamos con la funda del puro, con los dedos, lo típico, yo lo disfrutaba mucho y mi por entonces novia también. Era evidente que le proporcionaba gran satisfacción el hacer y deshacer a su antojo con mi ano, se reafirmaba el dominio que tenía sobre mi y a los dos nos gustaba. También su lenguaje se fue volviendo mas soez y a Claudia cada vez le importaba menos llamarme maricón, cerdo, cornudo, putita o cualquier tipo de insulto mientras me sodomizaba.

Pero yo quería mas y a pesar del miedo que me daba hacerlo decidí regalarle a Claudia, un mes antes de nuestro boda, su primer arnés para que lo utilizara conmigo. Era algo muy básico, un cinturón del que colgaba un cilindro rosa de silicona de unos 14 o 15 cms y un grosor de unos 3 cms.

La noche que se lo dí estaba bastante nervioso, no sabía como podía reaccionar Claudia, no quedaba mucho para nuestra boda e incluso temí que pensara que era algún tipo de degenerado sexual o algo por el estilo e incluso llegara a cancelar el enlace matrimonial. Aunque en un principio quedó algo sorprendida por el regalo lo terminamos estrenando esa misma noche.

Recuerdo a Claudia que a sus 29 años, con un señor cuerpazo y totalmente desnuda poniéndose aquel arnés. Yo temblaba preso de los nervios, el morbo y la excitación de ver a así a mi futura mujer. Aquella noche terminé a cuatro patas mientras Claudia me estuvo follando por el culo mas de media hora. Me corrí cuando ella se apoyó en mi espalda y me agarró la polla para masturbarme unos pocos segundos.

Cuando eyaculé ella se quitó el arnés y me confesó que nunca había estado tan excitada como en ese momento. Puedo dar fe de ello cuando inmediatamente después me mandó tumbar boca arriba y puso el coño sobre mi boca para que se lo comiera. Estaba tan húmeda que fluía como un manantial, tenía mojada hasta la parte interna de los muslos. Se pegó una corrida tremenda con mi lengua.


Después llegó nuestra boda, no fue tan numerosa como la de su hermano y Marina pero tampoco estuvo mal, se casaba la pequeña de los “Álvarez” y tuvimos casi 300 invitados. No os voy a aburrir con detalles de la celebración, solo decir que ese día fue otro punto de inflexión en nuestra vida sexual, ya me di cuenta desde la noche de bodas que Claudia solo buscaba el embarazo, así que misionero, corrida dentro y al momento las piernas de Claudia en alto.

Pero el embarazo no llegaba y para colmo nuestra vida sexual se había vuelto aburrida y monótona, solo follábamos en busca de un fin y parecía que el recibir placer era algo totalmente secundario. Cuando ya llevábamos un año casados sin éxito empezamos a realizarnos pruebas de porqué Claudia no se quedaba en estado. Al parecer mis espermatozoides eran de poca movilidad y lentos y aunque había probabilidad de dejarla preñada, ésta era mas bien baja. Comencé a tomar todo tipo de pastillas y suplementos que me recomendó el médico y así estuvimos otro año mas hasta que Claudia, en contra de mi opinión, pensó que era el momento de hacerse la fecundación in vitro.

Resultado, un año mas tarde nació nuestra hija Paula y cuando ésta ya tenía el añito nos pusimos en busca del segundo hijo. Nuestra vida sexual no varió ni un ápice y seguimos igual con el misionero y corrida dentro, hasta que 4 o 5 meses mas tarde como Claudia no se quedaba embarazada volvió a insistir de nuevo en la fecundación in vitro. Yo la dije que esperara unos meses mas, que lo teníamos que seguir intentando, que me gustaría que se quedara embarazada de forma natural y todas esas cosas. Al fin y al cabo tenía mi orgullo y quería demostrar a mi mujer que podía dejarla preñada. Aquella noche me la follé con ganas y descargué dentro todo mi semen. Ni remotamente podía imaginarme que iba a ser la última vez en años que me iba a follar a Claudia.

La presión pudo conmigo y aquello terminó bastante mal, no hacía mas que darle vueltas a la cabeza por mi incapacidad de poder dar un hijo a Claudia y la siguiente vez que fui a penetrarla tuve mi primer gatillazo. La verdad es que ella fue bastante comprensiva y lo seguimos intentando los siguientes días, pero al quinto o sexto intento yo supe que ya tenía un bloqueo de cojones.

Incluso intenté culpar a Claudia de que no disfrutábamos del sexo y que éste era muy monótono por eso no me excitaba. Ella una noche se puso el arnés y me folló el culo mientras me llamaba maricón chupa-pollas y todas esas cosas. Mi rabo volvió a ponerse duro como hacía tiempo que no recordaba, pero al momento que fui a metérsela a Claudia, después de que ella me follara el culo, mi pene volvió a quedarse flácido y fue imposible penetrarla.

Lo ideal en estos casos hubiera sido buscar ayuda en algún especialista, bien de tipo médico o algún psicólogo, pero yo no estaba de humor para eso, así que al final desistí y dejé a Claudia que volviera a hacerse otra fecundación in vitro, de la que nació nuestra segunda hija Blanca. Durante éste segundo embarazo volvimos a retomar el tema del sexo, aunque sin penetración, ella siguió follándome con el arnés y yo chupándola el coño hasta hacer que se corriera.

Tengo que reconocer que me daba bastante morbo ver a Claudia embarazada con el arnés puesto. Cuando llevaba 7 meses de gestación la regalé el segundo arnés del que colgaba una polla realística de 17 cms y con mas grosor que la primera. La imagen era para foto, ver a la pija de mi mujer con toda el tripón del embarazo y aquella polla de goma colgando.

Me empalmo solo de pensarlo.

Cuando nació Blanca, ya teníamos 34 años y Claudia decidió que ya no quería tener mas hijos. A pesar de que era muy difícil, por el tipo de esperma que yo tenía, dejarla embarazada ella me hizo pasar otro trago ciertamente delicado para todo hombre, me sugirió que estaría bien que me hiciera una vasectomia. Y yo por supuesto lo hice. Aunque dicen que no tiene nada que ver, puede que sea psicológico, pero desde el día de la operación todavía tuve mas problemas para hacer que mi polla se pusiera dura.

Alguna vez quería demostrar a Claudia mi hombría e intentaba penetrarla, pero cada vez que lo hacía perdía por completo la erección y me frustraba cada vez mas y mas. Incluso mi mujer viendo que aquel era un tema que me afectaba dijo que estaría bien pensar en visitar un especialista. Recuerdo aquel día en el que yo estaba tumbado en la cama con mi polla flácida mirando al techo con la mirada perdida y Claudia se mantenía con las piernas abiertas después de que hubiera intentando sin éxito follármela. Ella trataba de levantarme el ánimo.

- Venga que no pasa nada cariño, esto desde luego que tiene solución, si quieres llamamos a un especialista.
- No me apetece hablar de esto ahora Claudia, siento haberte dejado así, dije yo.
- No tienes porque dejarme así, dijo ella juguetona pasando sus dedos por mi estómago.
- Claudia de verdad que no...

Pero ella se levantó y sin dejarme terminar la frase sentó su coño directamente sobre mi cara.

- Ahora vas a ser bueno y vas a hacer que me corra...

Y por arte de magia mi polla se puso dura al instante mientras mi mujer se restregaba sobre mi cara buscando el orgasmo con mi lengua. Yo sumiso hice que se corriera y después cayó exhausta y jadeante a mi lado.

- Mmmmmmm, que bueno, si hasta se te ha puesto dura y todo...

Yo me agarré la polla y comencé a masturbarme frenéticamente sin dejar de mirar a Claudia, que se apoyó sobre el codo y se puso de lado tumbada hacia donde yo estaba.

- ¿Quieres correrte mirándome?, está bien, si es lo que quieres a mi me parece perfecto
- Estás muy buena Claudia, tienes un cuerpazo. Date la vuelta quiero verte el culo.

Ella no dijo nada y se puso como yo la había mandado, seguí masturbándome mirando las curvas de su cuerpo.

- Estoy a punto, por favor, ponte a cuatro patas, me gustaría verte a cuatro patas antes de correrme.

De nuevo Claudia lo hizo y aquello fue el detonante de que yo me corriera. Totalmente desnuda se puso en posición de perrito con el culo en pompa hacia mi, tenía las piernas abiertas y se acarició el coño de forma lasciva mientras me decía.

- ¿Vas a correrte maricón?, ¿vas a correrte viendo así a tu mujercita?.


En los tres años siguientes nuestra relación siguió la evolución lógica y así hasta llegar a la actualidad en la noche en que estrenamos el último arnés que yo había regalado por reyes a Claudia.

Sin embargo de joven yo no era así, había cambiado mucho de cuando iba al instituto hasta el momento actual. Por supuesto que me gustaban las chicas y mucho y me siguen gustando, pero yo no era así, ahora me gustaba que mi mujer fuera dominante y que me tratara como un buen sumiso, hasta me excitaba la humillación, pero tiene que cambiarte algo en la cabeza para empezar a actuar de ese modo. En mi caso está claro porqué empezó a gustarme todo este mundo de imaginarme a mi mujer con otros, de la sumisión y demás.

Mi ex novia Cristina.

Era una compañera del instituto con la que empecé a salir en nuestro último año antes de empezar la universidad. Cristina me cambió por completo. Ni os imagináis lo zorras morbosas que pueden llegar a ser algunas tías y en ese aspecto Cristina no solo era buena. Era la mejor. Menudo vicio que tenía. Se merece un capítulo para ella sola.
economista is offline   Citar -
Los siguientes 5 Usuarios dan las gracias a economista por este Post:
Antiguo 08-nov-2017, 17:43   #63
pajero1970
Mega Pajillero
 
Avatar de pajero1970
 
Fecha de Ingreso: jun-2016
Mensajes: 147
Gracias 449 Veces en 82 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por economista Ver Mensaje
Como ya he dicho, 8 años atrás en la noche de la boda de Pablo con Marina, fue cuando empezó a cambiar todo. Antes era ya mas que evidente que era Claudia la que llevaba las riendas de lo que pasaba en nuestra relación y la que tomaba todas las decisiones, pero en el ámbito sexual la noche en que me penetró con la funda del puro fue como el pistoletazo de salida.

Durante todo ese año hasta nuestra boda por supuesto que seguimos follando, pero ya se hacía lo que quería Claudia, lo normal es que ella llevara el control poniéndose encima de mi, luego se corría mientras chupaba su coño y terminaba masturbándome mientras me metía un dedo por el culo.

Cada vez con mas frecuencia fuimos incluyendo los juegos donde ella me penetraba analmente, empezamos con la funda del puro, con los dedos, lo típico, yo lo disfrutaba mucho y mi por entonces novia también. Era evidente que le proporcionaba gran satisfacción el hacer y deshacer a su antojo con mi ano, se reafirmaba el dominio que tenía sobre mi y a los dos nos gustaba. También su lenguaje se fue volviendo mas soez y a Claudia cada vez le importaba menos llamarme maricón, cerdo, cornudo, putita o cualquier tipo de insulto mientras me sodomizaba.

Pero yo quería mas y a pesar del miedo que me daba hacerlo decidí regalarle a Claudia, un mes antes de nuestro boda, su primer arnés para que lo utilizara conmigo. Era algo muy básico, un cinturón del que colgaba un cilindro rosa de silicona de unos 14 o 15 cms y un grosor de unos 3 cms.

La noche que se lo dí estaba bastante nervioso, no sabía como podía reaccionar Claudia, no quedaba mucho para nuestra boda e incluso temí que pensara que era algún tipo de degenerado sexual o algo por el estilo e incluso llegara a cancelar el enlace matrimonial. Aunque en un principio quedó algo sorprendida por el regalo lo terminamos estrenando esa misma noche.

Recuerdo a Claudia que a sus 29 años, con un señor cuerpazo y totalmente desnuda poniéndose aquel arnés. Yo temblaba preso de los nervios, el morbo y la excitación de ver a así a mi futura mujer. Aquella noche terminé a cuatro patas mientras Claudia me estuvo follando por el culo mas de media hora. Me corrí cuando ella se apoyó en mi espalda y me agarró la polla para masturbarme unos pocos segundos.

Cuando eyaculé ella se quitó el arnés y me confesó que nunca había estado tan excitada como en ese momento. Puedo dar fe de ello cuando inmediatamente después me mandó tumbar boca arriba y puso el coño sobre mi boca para que se lo comiera. Estaba tan húmeda que fluía como un manantial, tenía mojada hasta la parte interna de los muslos. Se pegó una corrida tremenda con mi lengua.


Después llegó nuestra boda, no fue tan numerosa como la de su hermano y Marina pero tampoco estuvo mal, se casaba la pequeña de los “Álvarez” y tuvimos casi 300 invitados. No os voy a aburrir con detalles de la celebración, solo decir que ese día fue otro punto de inflexión en nuestra vida sexual, ya me di cuenta desde la noche de bodas que Claudia solo buscaba el embarazo, así que misionero, corrida dentro y al momento las piernas de Claudia en alto.

Pero el embarazo no llegaba y para colmo nuestra vida sexual se había vuelto aburrida y monótona, solo follábamos en busca de un fin y parecía que el recibir placer era algo totalmente secundario. Cuando ya llevábamos un año casados sin éxito empezamos a realizarnos pruebas de porqué Claudia no se quedaba en estado. Al parecer mis espermatozoides eran de poca movilidad y lentos y aunque había probabilidad de dejarla preñada, ésta era mas bien baja. Comencé a tomar todo tipo de pastillas y suplementos que me recomendó el médico y así estuvimos otro año mas hasta que Claudia, en contra de mi opinión, pensó que era el momento de hacerse la fecundación in vitro.

Resultado, un año mas tarde nació nuestra hija Paula y cuando ésta ya tenía el añito nos pusimos en busca del segundo hijo. Nuestra vida sexual no varió ni un ápice y seguimos igual con el misionero y corrida dentro, hasta que 4 o 5 meses mas tarde como Claudia no se quedaba embarazada volvió a insistir de nuevo en la fecundación in vitro. Yo la dije que esperara unos meses mas, que lo teníamos que seguir intentando, que me gustaría que se quedara embarazada de forma natural y todas esas cosas. Al fin y al cabo tenía mi orgullo y quería demostrar a mi mujer que podía dejarla preñada. Aquella noche me la follé con ganas y descargué dentro todo mi semen. Ni remotamente podía imaginarme que iba a ser la última vez en años que me iba a follar a Claudia.

La presión pudo conmigo y aquello terminó bastante mal, no hacía mas que darle vueltas a la cabeza por mi incapacidad de poder dar un hijo a Claudia y la siguiente vez que fui a penetrarla tuve mi primer gatillazo. La verdad es que ella fue bastante comprensiva y lo seguimos intentando los siguientes días, pero al quinto o sexto intento yo supe que ya tenía un bloqueo de cojones.

Incluso intenté culpar a Claudia de que no disfrutábamos del sexo y que éste era muy monótono por eso no me excitaba. Ella una noche se puso el arnés y me folló el culo mientras me llamaba maricón chupa-pollas y todas esas cosas. Mi rabo volvió a ponerse duro como hacía tiempo que no recordaba, pero al momento que fui a metérsela a Claudia, después de que ella me follara el culo, mi pene volvió a quedarse flácido y fue imposible penetrarla.

Lo ideal en estos casos hubiera sido buscar ayuda en algún especialista, bien de tipo médico o algún psicólogo, pero yo no estaba de humor para eso, así que al final desistí y dejé a Claudia que volviera a hacerse otra fecundación in vitro, de la que nació nuestra segunda hija Blanca. Durante éste segundo embarazo volvimos a retomar el tema del sexo, aunque sin penetración, ella siguió follándome con el arnés y yo chupándola el coño hasta hacer que se corriera.

Tengo que reconocer que me daba bastante morbo ver a Claudia embarazada con el arnés puesto. Cuando llevaba 7 meses de gestación la regalé el segundo arnés del que colgaba una polla realística de 17 cms y con mas grosor que la primera. La imagen era para foto, ver a la pija de mi mujer con toda el tripón del embarazo y aquella polla de goma colgando.

Me empalmo solo de pensarlo.

Cuando nació Blanca, ya teníamos 34 años y Claudia decidió que ya no quería tener mas hijos. A pesar de que era muy difícil, por el tipo de esperma que yo tenía, dejarla embarazada ella me hizo pasar otro trago ciertamente delicado para todo hombre, me sugirió que estaría bien que me hiciera una vasectomia. Y yo por supuesto lo hice. Aunque dicen que no tiene nada que ver, puede que sea psicológico, pero desde el día de la operación todavía tuve mas problemas para hacer que mi polla se pusiera dura.

Alguna vez quería demostrar a Claudia mi hombría e intentaba penetrarla, pero cada vez que lo hacía perdía por completo la erección y me frustraba cada vez mas y mas. Incluso mi mujer viendo que aquel era un tema que me afectaba dijo que estaría bien pensar en visitar un especialista. Recuerdo aquel día en el que yo estaba tumbado en la cama con mi polla flácida mirando al techo con la mirada perdida y Claudia se mantenía con las piernas abiertas después de que hubiera intentando sin éxito follármela. Ella trataba de levantarme el ánimo.

- Venga que no pasa nada cariño, esto desde luego que tiene solución, si quieres llamamos a un especialista.
- No me apetece hablar de esto ahora Claudia, siento haberte dejado así, dije yo.
- No tienes porque dejarme así, dijo ella juguetona pasando sus dedos por mi estómago.
- Claudia de verdad que no...

Pero ella se levantó y sin dejarme terminar la frase sentó su coño directamente sobre mi cara.

- Ahora vas a ser bueno y vas a hacer que me corra...

Y por arte de magia mi polla se puso dura al instante mientras mi mujer se restregaba sobre mi cara buscando el orgasmo con mi lengua. Yo sumiso hice que se corriera y después cayó exhausta y jadeante a mi lado.

- Mmmmmmm, que bueno, si hasta se te ha puesto dura y todo...

Yo me agarré la polla y comencé a masturbarme frenéticamente sin dejar de mirar a Claudia, que se apoyó sobre el codo y se puso de lado tumbada hacia donde yo estaba.

- ¿Quieres correrte mirándome?, está bien, si es lo que quieres a mi me parece perfecto
- Estás muy buena Claudia, tienes un cuerpazo. Date la vuelta quiero verte el culo.

Ella no dijo nada y se puso como yo la había mandado, seguí masturbándome mirando las curvas de su cuerpo.

- Estoy a punto, por favor, ponte a cuatro patas, me gustaría verte a cuatro patas antes de correrme.

De nuevo Claudia lo hizo y aquello fue el detonante de que yo me corriera. Totalmente desnuda se puso en posición de perrito con el culo en pompa hacia mi, tenía las piernas abiertas y se acarició el coño de forma lasciva mientras me decía.

- ¿Vas a correrte maricón?, ¿vas a correrte viendo así a tu mujercita?.


En los tres años siguientes nuestra relación siguió la evolución lógica y así hasta llegar a la actualidad en la noche en que estrenamos el último arnés que yo había regalado por reyes a Claudia.

Sin embargo de joven yo no era así, había cambiado mucho de cuando iba al instituto hasta el momento actual. Por supuesto que me gustaban las chicas y mucho y me siguen gustando, pero yo no era así, ahora me gustaba que mi mujer fuera dominante y que me tratara como un buen sumiso, hasta me excitaba la humillación, pero tiene que cambiarte algo en la cabeza para empezar a actuar de ese modo. En mi caso está claro porqué empezó a gustarme todo este mundo de imaginarme a mi mujer con otros, de la sumisión y demás.

Mi ex novia Cristina.

Era una compañera del instituto con la que empecé a salir en nuestro último año antes de empezar la universidad. Cristina me cambió por completo. Ni os imagináis lo zorras morbosas que pueden llegar a ser algunas tías y en ese aspecto Cristina no solo era buena. Era la mejor. Menudo vicio que tenía. Se merece un capítulo para ella sola.
Muy excitante para mí, ya que, además, encuentro algunos puntos en común con mis circunstancias presentes y pretéritas...
__________________
Yo
pajero1970 is online now   Citar -
Antiguo 09-nov-2017, 16:20   #64
salvadorsg62
Ultra Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jun-2013
Ubicación: castellon
Mensajes: 638
Gracias 370 Veces en 241 Posts
Predeterminado Muy interesante

Realmente creo que sera superior a tu anterior relato.
Aunque paarecia imposible el morbo que se avecina puedfe ser mucho mas que en el nuevo vecino de 55 años que ya fue excepcional-.
salvadorsg62 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a salvadorsg62 por este Post:

Responder

Retroceder   Inicio > Gente > Tus Relatos y experiencias


Herramientas