Responder

Tus Relatos y experiencias - DOBLE PENETRACÏON. Los gemelos pelirrojos. Herramientas
Antiguo 31-oct-2017, 18:23   #26
LustySatyr
Mega Pajillero
 
Avatar de LustySatyr
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Ubicación: Mi patria es el mundo; mi familia la humanidad
Mensajes: 432
Gracias 233 Veces en 178 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por marilia Ver Mensaje
Si llegas al convencimiento de que aceptas y te gusta lo que te sucede, de algún modo, estás abriendo una puerta para que te suceda gran parte de lo que te gusta, y es a partir de ese momento cuando tu vida empieza a llenarse de coincidencias escalofriantes. Eso fue justamente lo que me sucedió con los gemelos pelirrojos.

Casualidad o no, aquella semana me cambiaron el horario en mi puesto laboral (pasé a turno partido), con lo cual, regresaba a casa a una hora en la que la mayoría de tiendas y supermercados estaban cerrando o a punto de cerrar. Opté por la solución de hacer la compra semanal on line y recibir el encargo un viernes a las nueve y media de la noche. Apenas me dio tiempo a desvestirme antes de entrar a la ducha y colocarme una camisera de tirantas que me cubría solo la parte superior de los muslos, cuando sonó el telefonillo del portal
- ¿Sí...?
- Mercadona. Para entregar un pedido.
- Ah, sí.. un momento que le abro.

Me hubiese gustado tener una cámara y haber podido grabar la expresión de mi cara cuando abrí la puerta y le vi, la que puso él tampoco la he olvidado. Me desnudó con la mirada observándome de arriba a abajo. Visiblemente cortada, empecé a poner las tontas excusas de que acababa de llegar, que siempre me veía apurada de tiempo, el trabajo, que me disponía a ducharme, el maldito calor, qué vaya tela el/la calor está haciendo este verano...
- ¿Donde coloco todo esto? ¿Lo dejo aquí mismo?
- No, no...perdona. Pasa. Ahí está la cocina..

Se le veía alto y fuerte. Contemplar su espalda bien formada sosteniendo en sus brazos los artículos del pedido y apilándolos en el suelo, me turbó. Crucé los brazos por delante de mi pecho apoyando las manos sobre los hombros para sostener mis tetas y no me delatasen los turgentes pezones que empezaban a rabiar de deseo. Es fascinante comprobar cuando un hombre - sin apenas hablar y sin necesidad de alardes de ningún tipo - se adueña de un territorio y lo hace suyo bastándole su sola presencia, su mirada. Aquel chico tenía un peligro que me atemorizaba y, al mismo tiempo, me atraía irremediablemente.
- ¿Está ya todo?
- Eso iba a decirte - dijo, mostrándome la hoja del pedido - faltan las dos cajas de Puleva que contienen seis litros cada y que aparecen en la lista, están en la furgo de un compañero que en principio era él quien iba a entregarte todo esto. Como ya vamos a cerrar y estamos tan cerquita de aquí, en cuanto llegue mi colega te las traigo yo personalmente. ¿No te vas a mover de aquí, no?
- No, no, claro... iba a ducharme, pero no pasa nada. ¿Cuanto vas a tardar?
- Ná y menos. Calcula unos quince minutos. Te da tiempo de sobras a darte una duchita.. jeje
Realmente era algo que necesitaba. Estar todo el día fuera de casa desde por la mañana, el estrés del trabajo, el calor y la contaminación... cuando regreso a casa, es lo primero que hago: relajarme durante unos minutos bajo el agua tibia y vivificante de la ducha. Me despojé de la camiseta y las braguitas arrojándolas al interior del tambor de la lavadora. Desnuda, nerviosa, excitada por el olor embriagante que aquel joven macho había dejado en la cocina, me dio por prepararme un Martini rojo con una rodaja de limón y mucho hielo... Dos o tres sorbitos bastaron para entonarme, entrar en la ducha y accionar el grifo. Qué gustoso era reencontrame con mi cuerpo bajo el agua, acariciarme los pechos, sobar mis pezones hambrientos, abrir los muslos y dejar que el potente chorro estimulase mi coño suave y gelatinoso. Le di dos o tres sorbitos más a la copa de Martini y no pude resistirme a masajearme el clítoris y el rosado agujerito de mi culo con uno de mis dedos. Me sentía gustosa, sensible, ávida de besos y abrazos, hembra en celo, deseosa y hambrienta de macho...maldita sea! ¿Por qué motivo seca su cauce el río cuando precisamente aumenta esa sed tan devoradora? Me disponía a apurar la copa cuando sonó de nuevo el telefonillo..
- Pasa, por favor....
Apenas me había dado tiempo a secarme ligeramente el pelo y a cubrirme con un albornoz blanco. Y de nuevo, el mismo olor masculino de momentos antes, ahora potenciado por el sudor y el esfuerzo de traer a pulso las cajas desde el supermercado. Al depositarlas sobre el suelo, la camisa se le salió del pantalón y dejó ver la hermosa línea del principio de sus nalgas. En contraste con su amplia y bien formada espalda, tenía un culito pequeño, redondito y masculino. Ese tipo de glúteos que siempre están prietos cuando un tío sitúa el centro de gravedad de su persona en el área de su polla y camina seguro de sí mismo empujando un poco las caderas hacia adelante.
Cuando se incorporó tenía la frente perlada de sudor y volvió a meterse la camisa por dentro al tiempo que reajustaba su pantalón. Ese simple gesto de recomponer su figura mirándome a los ojos me excitó sobremanera por lo que tenía de espontáneo y natural y, sobre todo, porque me permitió adivinar el hermoso cuerpo que se ocultaba bajo su ropa.

- Oye ¿te apetece beber algo? no sé, un vaso de agua fría.. mira, cerveza no tengo porque no me gustan las de lata... zumos y batidos sí que tengo y están fríos..
- No pasa nada. Mi novia y unos colegas del merca me están esperando en el bar para tomarnos unas cervecitas, ya les he avisado de que voy a tardar un poco. Una cocacola me vendría bien.
- Lo siento, no me ha dado tiempo a meterlas en el congelador para que se enfriasen - abrí la puerta del frigorífico y sentí cómo él se pegaba a mí por la espalda. "A ti si que te metía yo ahora algo bien duro y caliente" me susurró en un tono apenas inaudible al oído. Aunque, fugazmente, desde que entró, me había parado a pensar cual de los dos hermanos podía ser, el timbre de voz que empleó me sacó de dudas de inmediato. Se trataba del mismo gemelo pelirrojo que me asaltó aquel día en el autobús. Estaba temblando de excitación.
- Si le echas unos cuantos cubitos de hielo, me apaño. Buahhh... qué fresquito con la puerta del frigo abierta. Tu, en cambio, estás ardiendo, nena. Puro fuego en el body, no?

Sin despegarse de mi espalda, rodeó mi cintura con sus brazos apoyando el mentón sobre mi cuello. Volví a sentir el mismo grado de dureza y volumen de erección de nuestro primer acercamiento. El mismo instinto animal de macho hambriento y dominante...
- Tú no te muevas ni te despegues, déjate conducir por mi. - siguió susurrándome al oído - vas a ser una chica buena y obediente ¿verdad que sí? a ver, búscame un vaso, lo llenas de hielo, echas la coca-cola... por cierto, he visto que en el frigo tienes una botella de Legendario que es lo que yo tomo, lo aliñas un poco y me lo ofreces, de acuerdo?
Al inclinarme a coger la botella de ron, mis pechos se desbordaron y acabaron por salirse del albornoz, momento que él aprovechó para tomarlas en sus manos y apretarlas suave y firmemente
- Cómo me ponen tus tetas, niña. Son perfectas, te lo juro. Aquel día en el autobús cuando te miré el escote con los pezones duros y empitonaos me pusiste muy burraco, lo sabías? fuiste una chica mala dejándome así tan desconsolao.. la de pajas que me he hecho y la de leche que he soltao pensando en esas tetas que tienes, ¿Hoy vas a ser buena? respóndeme ...
- Sí
- No te oigo.
- Sí, por favor, por favor...
- Así me gusta. Toma, bebe un poco de mi vaso.

Mordisqueó el lóbulo de mi oreja y pasó la lengua por mi cuello al tiempo que me subía el albornoz hasta la cintura para dejar al descubierto mis nalgas. Me estremecí de gusto al sentir sus dedos palpando mi vulva un poco hinchada por la excitación. Cuando sus dedos se introdujeron en mi coño y comenzaron a vibrar dentro de él no pude evitar gemir de placer. Estaba claro que este chico, a pesar de su juventud, sabía cómo calentar a una hembra y volverla completamente 'receptiva'. Los dedos, la mano entera, pronto de se impregnaron de mis fluidos...

- Chupa mis dedos mojados de tu coño. Pero chúpalos bien como lo haría una perrita golosa, que yo oiga bien claro los sonidos del chupeteo. Eso es. Cómo me pone que seas tan zorrita. A ti te voy a 'emputecer' a unos límites que ni te imaginas. Eres perfecta para un tío tan morboso y viciosillo como yo. Te juro que ni en sueños has imaginado las cosas que te voy a obligar a hacer conmigo o con quien yo decida. Ahora repite tú lo mismo, tócate ese coñito tan rico que tienes...

Estaba tan embriagada de su voz, tan sumamente excitada por la manera de hablarme, que al llevar mi mano ami coño y empezar a tocarme aparecieron los primero estertores de uno de mis múltiples orgasmos...
- Ehhhh, ni se te ocurra correrte ¿Te he dado yo permiso para hacerlo? -
- No puedo..
- Sí que puedes! no me obligues a cabrearme, vale? - Se llevó a la boca mi mano empapada de flujo - Mira y escucha cómo lo hago yo, siente cómo saboreo y mosdisqueó tus deditos impregnados de tu coño. ¿Te gustaría ahora que te comiera y mordisqueara de este modo la almejita rebosante de tus jugos?
Tomó mi otra mano y la condujo directamente a su entrepierna. Tenía una erección descomunal. Separó un poco las piernas para que yo pudiese palpar la longitud y grosor de semejante pollón que luchaba rabioso por liberarse del pantalón. Mi deseo iba en aumento, un deseo desesperado por entregarme a este joven macho y derretirme de gusto complaciéndole.
- Mmmm.. que bien sabes sobarle la polla a un tío. Se nota que lo vives y lo llevas en la sangre, putita. A ver, pajéame un poco...pero gira la cabecita y mírame, demuestráme lo zorra que eres - yo continuaba aún de espaldas a él y pegada a su cuerpo - suave, nena, despacito, así despacito, disfruta.. quiero ver en tu mirada cómo disfrutas cogiéndole la polla a un tío. ¿Te mueres por verme la polla, verdad?
- Sí
- Pídemelo.
- Por favor, dame tu polla. Me muero por ver y tener en mi mano ese pollón tan grande y grueso que tienes ahí escondido, Por favor...
- Ah, si? ¿te parece que tengo una polla grande y gorda? pero si todavía no la has visto ni tocado del todo jejeje.. De momento, te voy a castigar sin poder hacerlo, pero te juro que lo vas a flipar cuando la veas entera. Bueno, te voy a dejar que me toques sólo la punta.

Tenía el corazón que se me salía por la boca cuando tras desabrocharse la bragueta condujo mi mano derecha a su capullo. Cubierto por la piel del prepucio, noté un glande grande y muy grueso, extraordinariamente suave y caliente. Mi mano guiada por la suya, desenfundó el sedoso capuchón que lo cubría y se me impregnaron los dedos de abundante de fluido preseminal. En un acto reflejo de tan hambrienta como estaba, me llevé la mano a los labios para saborear aquel sabroso néctar de macho.
- Ehhhh..eso no! ¿te he pedido yo que lo hagas?
- Por favor, por favor... necesito probarlo, me muero por saborearlo- le suplicaba con la lengua afuera como una perra en celo. - sólo un poquito, te lo suplico!
- Abre bien esa boquita

Dejó caer en ella un hilo de saliva que bebí y tragué con tal desesperación como si llevase una semana sedienta. Bebió un poco de Legendario- cola, y el siguiente sorbo lo fue vertiendo sobre mi boca. A continuación, me obligó a girarme y apoyar la espalda sobre la superficie del frigorífico. Ahora estábamos cara a cara y sin apartar la vista el uno del otro. Agarró con firmeza uno de mis pechos y empezó a lamerlo y mordisquearlo hasta que tuvo el pezón aprisionado entre sus dientes. No dejaba de mirarme para controlar el grado de dolor que yo era capaz de soportar durante la mordida; alternó los dos pezones por un tiempo hasta detenerse en el izquierdo. Cuando empecé a gemir y a gritar, introdujo su mano derecha en mi coño y empezó a follarme con uno, dos, tres dedos... justo cuando el dolor se hizo demasiado intenso llevó mi mano derecha a su entrepierna aferrándome con fuerza a ese grueso cilindro carnoso que aún continuaba dentro del pantalón. De morder mis pezones, pasó chuparlos y succionarlos abarcando toda la areola con sus labios de un modo tan suave y tierno, que me condujo inevitablemente al borde del orgasmo. No podía dejar de apretar con fuerza esa polla que ansiaba con desesperación en mi coño o en mi boca, pero cada vez que intentaba desabrocharle el cinturón o la bragueta, él me apartaba la mano.
- Me muero por comerte la polla. Me voy a correr..
- Pídemelo
- Te quiero, te deseo con locura. Dame tu polla,por favor. Azótame, muérdeme, me arrodillaré a tus pies, pero fóllame, te lo suplico, ... quiero que seas mi macho y convertirme en tu puta - me derramé tan profusamente en su mano hasta el punto de oír un goteo incesante de flujo sobre el suelo y dejar chorreando mis muslos.
- Por supuesto que te voy a montar como la buena yegua que eres. La follada que te voy a dar no la vas a olvidar en mucho tiempo. Agárrate a mi cuello y salta. Móntate en mí. Vamos sin miedo...
Me llevó a horcajadas entre sus brazos con mis piernas rodeando su cintura hasta el salón. Me excité de nuevo cuando mi vulva entró en contacto con sus abdominales; aquel trenzado de músculos de su abdomen tensándose y contrayéndose al caminar provocaba un delicioso frotamiento sobre mi excitado clítoris. Esto no había hecho más que empezar...

Continúa...


-
Tus relatos son poesia ...pero si además los acompañas con fotos de ese cuerpo tuyo que es una invitación al pecado constante...no tienen precio!
__________________
Si te despierto el más mínimo interés: http://www.pajilleros.com/chicos/126...venir-sur.html
LustySatyr is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a LustySatyr por este Post:
Antiguo 31-oct-2017, 19:40   #27
Quela
Mega Pajillero
 
Avatar de Quela
 
Fecha de Ingreso: abr-2014
Mensajes: 410
Gracias 1.388 Veces en 298 Posts
Predeterminado

Excelente, paisana...
Quela is offline   Citar -
Antiguo 01-nov-2017, 08:06   #28
marilia
Mega Pajillero
 
Avatar de marilia
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Ubicación: sevilla
Mensajes: 480
Gracias 493 Veces en 266 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por LustySatyr Ver Mensaje
Tus relatos son poesia ...pero si además los acompañas con fotos de ese cuerpo tuyo que es una invitación al pecado constante...no tienen precio!
Con alguien como tú (eres un buen motor de inspiración) se me ocurrirían hacer tantas diabluras lujuriosas!... y más que escribirlas las haría realidad. Ponerlas en práctica, estoy completamente segura que se me da mucho mejor que bien lo otro
marilia is online now   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a marilia por este Post:
Antiguo 01-nov-2017, 08:07   #29
marilia
Mega Pajillero
 
Avatar de marilia
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Ubicación: sevilla
Mensajes: 480
Gracias 493 Veces en 266 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por Quela Ver Mensaje
Excelente, paisana...
Muchas gracias, Quela. Se agradece el estímulo.
marilia is online now   Citar -
Antiguo 06-nov-2017, 00:25   #30
mariogilloti
Dios Pajillero
 
Avatar de mariogilloti
 
Fecha de Ingreso: nov-2008
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 3.694
Gracias 1.551 Veces en 1.367 Posts
Predeterminado

maravilloso...casi tanto como tu
mariogilloti is offline   Citar -
Visita nuestro sponsor
Antiguo 06-nov-2017, 21:22   #31
marilia
Mega Pajillero
 
Avatar de marilia
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Ubicación: sevilla
Mensajes: 480
Gracias 493 Veces en 266 Posts
Predeterminado

Me vuelven loca las pollas. Confieso estar hambrienta de un buen rabo a todas horas. Me basta ponerme ante el espejo, bajarme las bragas y rendirme a la evidencia: Soy una puta esclava de los hombres, me gustan a rabiar. No puedo vivir sin ellos, los necesito, me digo y convenzo. Y bien poco me importa saber donde empieza y acaba el misterio de esta fuerte atracción que siento por el sexo masculino. ¿Tiene su inicio en la misma punta de la polla de quien me la ofrece - vamos, una polla pegada a un tío - o, si por el contrario, es la propia personalidad del tío que tengo delante quien en verdad se encarga de conducirme, como una prolongación de sí mismo, hasta el extremo de su grueso y pletórico vergajo? No sabría dilucidar tan profunda e interesante cuestión jajjajja... lo único que tengo claro es que me muero por gozar y complacer al duelño de esa polla que me hipnotiza. Entregarme a él por entero avivando todos mis sentidos.

En cualquier caso, estoy convencida de que en el fondo de cada uno de nosotros, existe una tierra misteriosa y húmeda, un bosque aún sin explorar, donde habita nuestra fiera más salvaje, invencible, dispuesta siempre a un asalto repentino. Sergio, el más lanzado de los gemelos y, más tarde, su hermano, supieron cómo descubrir en mí a la víctima propicia con quien medir el alcance de sus majestades.

A la salida de mi jornada laboral y mientras me despedía de mis compañeros del turno de tarde, vi a Sergio hacerme señas desde la zona de los aparcamiento. No estaba solo. Recocí a su hermano Ales en el interior del vehículo.

- Bueno, Marilia... Ya sabes, el lunes a las diez en el aeropuerto ¿de acuerdo? Oye, ¿Te parece bien vernos alli tres cuartos de hora antes del embarque? desayunamos con calma y organizamos los últimos detalles.
- Sí, me parece bien, Rubén. A mí también me gusta llegar con suficiente tiempo de antelación cuando viajo.
- Genial, entonces. Disfruta todo lo que puedas durante este finde.
- Tú también, Rubén. Gracias.
- Si tienes alguna duda o te surge algún problema, no dudes en llamarnos..

Stela, su mujer, al escuchar el final de la frase y darse por aludida, dejó de disimular y se reunió con nosotros. Rubén, visiblemente molesto, no cesaba de mirar hacia donde estaban los gemelos. Yo sabía que 'el problema' al que se refería concernía a los gemelos. Al menos, a uno de ellos.

- Marilia - intervino Stela - quiero que sepas que además de valorar muy positivamente el trabajo que has realizado, en lo personal, ha sido un verdadero placer tenerte en mi campaña. Te haces querer, Marilia. De verdad, me va a dar mucha pena perderte.
- Stela, por Dios, que no me voy a Australia. Tan sólo me cambiam de planta y de equipo. Seguimos perteneciendo a la misma empresa, no?
- Sí, claro... pero ya verás como la cúpula se encarga de marcar las distancias y de que nada vuelva a ser lo mismo. Lo intuyo. Eso sí, cuenta conmigo para lo que necesites.
- Lo mismo digo. Gracias.
- Ah... como la relación laboral con Rubén, a partir de ahora, va a ser más estrecha y colaborativa - lógico y natural - siéntete como parte de nuestra familia. ¿No conoces nuestra casa, verdad? Nosotros estaríamos encantados de que vinieses una noche a cenar. De verdad, Marilia, te lo digo de corazón: Me encantaría tenerte como amiga...

Qué mujer más retorcida y manipuladora. No le contesté porque su proposición de amistad me resultó tan fuera de lugar, tan vil e interesada, que hasta me provocó náuseas. ¿Qué coño te te propones conmigo, víbora? - pensé - Ahora que ya no eres mi jefa, no puedes soportar la idea que me haya librado de ti ¿no es eso?

Dos días enteros por delante para descansar y desconectar de todo. Dos días para dedicármelos a mí en cuerpo y alma. Vi aproximarse el autobús y estuve tentada de salir corriendo hacia la parada, subirme y desaparecer de improviso. Pero los gemelos seguían estando allí, esperándome, ofreciéndome sus exhuberantes y masculinos cuerpos en el calor pegajoso de aquel viernes. Bajo los árboles, y en penumbra, parecían dos plantas carnívoras impregnando con su aroma letal el relente de la noche.

¿Cómo no desearles y sucumbir ante ellos? Pura admiración hacia la plenitud, hacia la fuerza, hacia la supremacía masculina. Aquellos dos seres poseedores de una carne puramente animal, sin que el intelecto la hubiera manchado en absoluto, me resultaban irresistibles.

A medida que me fui acercando al aparcamiento, mi cerebro seguía aún dispersos en mil asuntos, en cambio, mi cuerpo de perra en celo no tardó en reconocer a su dueño. Como sonánbula me abracé a Sergio buscando la ferocidad de sus besos, la avidez de su lengua, y ese abultamiento de su entrepierna que tan perfecta y gustosamente encajaba entre mis muslos. Sergio entró como un huracán en mis labios. De soslayo, distinguí el perfil de su gemelo recortarse en la oscuridad, iluminado por la brasa de su cigarrillo.

- Buah, nena...qué larga se me ha hecho la tarde. Te he mandado un mogollón de guasaps que seguramente no habrás podido leer. Vale, no pasa nada. Preciosa ¿todo bien? ¿te ha dado mucho la vara ese cabronazo?
- ¿Te refieres a Rubén?
- Sí, el nota ése con quien entraste al restaurante mientras yo me torraba afuera con toda la calor que hacía. Te juro que me entraron ganas de entrar y raptarte jejeje..
- Rubén es un buen tío. Estuvimos todo el tiempo hablando de asuntos laborales. Se han producido unos cambios que ya te contaré... Pero durante el almuerzo, Rubén tuvo el detalle de no hacer ninguna referencia a 'lo sucedido'.
- Estaba completamente seguro de que no se atrevería a decirte nada jejeje..
- Pues ¿sabes una cosa? Cuando entramos y nos enrollamos en el servicio, él estaba dentro y no se movió de allí hasta el final. Así que lo oyó todo.
- ¡Hombre, claro! porque le va el morbo tela. Y te digo una cosa más: a ése le mola tanto una cosa como la otra. Para que me entiendas: si se le presenta la ocasión, no duda ni un segundo en hacérselo con otro tío.
- Qué sabrás tú!
- Sé mucho más de lo que supones. No te equivoques. El que yo tenga 21 años no significa que sea ningún gilipollas. Tengo mucha calle a mis espaldas, vale? ¿Crees que no me he percatado de la manera que he ha estado mirando ese tipo todos estos días atrás? Con todo ese orgullo y aire de superioridad del que presume, le he pillado mogollón de veces mirándome el paquete.
- ¿No será que estás resentido por la forma en que te habló? Yo también creo que se pasó un poco, pero, snceramente, no me cuadra Rubén con todo eso que estás diciendo.
- Ahora soy yo quien te dice: ¿Y tú qué sabes?
- De acuerdo, tienes razón, no sé nada de Rubén. No me importa lo más más mínimo lo que haga en su vida privada.
- ¿Y crees que a mí me importa? Me la trae floja respecto a si le van los coños o las pollas. Me la suda. Lo que no soporto es el postureo hipócrita de gente como él.
- No te entiendo.
- A ver, entonces, cómo te lo explico: Mira, a morboso y viciosillo muy pocos tíos me ganan, vale? Soy un chaval que pasa de todo y ya no me sorprendo de casi nada. Cada cual que le de gusto al cuerpo como le venga en gana. Pero lo que me cabrea es la hipocresía y falta de honestidad de algunos tipejos como el Rubén ése. Si estás que te mueres por comerte un rabo o deseando de que te den por el culo, ¡coño, pí-de-lo! con todas las letras y a la cara. Sé claro y valiente. Pero no te guardes ases en la manga poniendo mil excusas, inventando mil historias y teorías rocambolescas con tal de hacerte con 'el botín', y tratando después de haberlo conseguido, justificar lo injutifiscable. ¿Justificarse ante quién? pero si esos rollos y teorías que te largan para justificarse no se las creen ni ellos mismos..
- Estoy flipando contigo, Sergio.
- Ah, ¿no me crees?
- Me refiero a que no entiendo el motivo de toda esa rabia que proyectas contra Rubén. No le conoces, no os conocéis. A mí, desde luego, tampoco me gustó cuando te llamó "repartidor de comida", fue una humillación innecesaria, pero también entendí que en su papel de jefe actuase de ese modo. Sergio, meternos a follar en los servicios privados de los altos cargos va contra las normas. De habernos pillado otra persona, me hubiese buscado un gran lío.
- Lo sé. Si me callé fue precisamente por no causarte problemas ahí dentro. Pero para nada me sentí humillado por ese desgraciado ¿Sabes por qué? Pues porque a ese tío lo tengo bien caladito. Estoy completamente seguro de que si yo le hubiera propuesto entrar conmigo al servicio, me hubiese seguido como un corderito sin importarle un carajo las normas.
- jajajjaja
- ¿De qué te ríes?
- Me ha hecho gracia lo de corderito.

(Continúa en breves minutos...)
marilia is online now   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a marilia por este Post:
Antiguo 06-nov-2017, 21:29   #32
marilia
Mega Pajillero
 
Avatar de marilia
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Ubicación: sevilla
Mensajes: 480
Gracias 493 Veces en 266 Posts
Predeterminado

- ¿Sigues sin creerme, verdad?
- No se trata de creerte o no creerte. Los gustos y apetencias sexuales de Rubén son asunto suyo. Es un tema muy personal y privado que no me corresponde a mí cuestionar. No tengo ningún interés en ello, vaya. No se puede ser tan radical ni extremista cuando analizas a una persona y, menos aún, en lo que concierne a su sexualidad. Es un tema muy amplio, y a veces, el deseo sexual de una persona no tiene siempre que ver con el género ni con la orientación sexual que los demás le presuponen, o con aquello que las normas de 'lo establecido' asigna a cada cual.

- No te me vayas a poner ahora tú en plan intelectual y políticamente correcta. Ya sabes que eso me da tela de coraje. Por supuesto que la sexualidad es un tema personal que le concierne a cada cual como dices tú, pero siempre y cuando me respeten el mío y no traten de uitlizarme en su propio beneficio ¿vale, guapa?. Además, yo no estoy hablando de sexualidad, sino de esa manera tan falsa y retorcida que emplean algunos a la hora de buscar sexo. ¿Todo vale con tal de llevarse un buen trozo de carne a la boca? Pues no, a mí no me gusta que me hagan trampas ni sentirme 'utilizado'.

- Bueno, tendrás tus motivos para pensar así. En cualquier caso, como te dije antes, me cuesta bastante asociar a Rubén con el retrato que has hecho de él. Y cuando dices 'algunos' no sé a quienes te refieres.

- O sea, que no me crees -dirigiéndose a su hermano- Ales, hazme el favor, sal del coche. Explícale a Marilia lo que tú y yo sabemos de esta gente.

- ¿De qué gente hablas ahora?

- De tu puto jefe y su mujer.

La visión del otro hermano reuniéndose con su gemelo me sobrecogió. Dos partes idénticas de un mismo hombre, semejantes pero al mismo tiempo, independientes y con respiraciones diferentes. Fascinante.

- Hola
- Hola, Ales

El timbre de voz también era muy parecido al de Sergio. Les observé embelesada por unos instantes sin decir nada. Ellos ya estaban acostumbrados a esa reacción de sorpresa y admiraxión por parte de los demás cuando descubrían su semejanza. Aprovecharon este espacio de silencio por mi parte, para encender sendos cigarrillos, y expeler las primeras bocanadas de humo.

- Todo lo que te ha dicho mi hermano Sergio es cierto. Tiene motivos, mejor dicho, 'tenemos' motivos los dos, para pensar y hablar de ese modo.

- ¿Respecto a Rubén?

- Sí. Y te voy a contar por qué.

Al parecer, meses atrás, los pelirrojos se acercaron a comprar un bote de lubricante a un sex shop ubicado en la zona de Nervión. Quien entró fue Ales; su hermano prefirió esperarle en el asiento del coche aparcado a escasos metros. "No tardes mucho y elige uno que sea bueno" - le dijo reposando los brazos al volante. En el interior del local poco concurrido a esas horas, además del dependiente, había un hombre sosteniendo en las manos un artilugio con correas, y una pareja de chicas al fondo observando las prendas de lencería. Mientras Ales se decidía con cual de aquellos productos quedarse, el hombre del artilugio en la mano, le abordó

- Sí, tío, ése que has escogido dicen que es uno de los mejores de toda la vitrina.
- Ya, lo que pasa es que es un poco caro.
- Bueno, ya sabes... la calidad siempre tiene su precio. Me acabo de dar cuenta de que yo también necesito comprar lubricante. ¿Tú cual sueles usar con tu novia, machote?
- El que usa mi hermano - al ver la expresión que puso el recién agregado, Ales aclaró - lo compra en la farmacia pero además de caro no es tan bueno. Su novia le aconsejó que consultase otras marcas en un sex-shop.
- ¿Y tú tienes novia?
- No, pero... la he tenido.
- Lo digo porque un chavalote como tú seguro que no para follar a todas horas.Tendrás un montón de chicas detrás de ti.
- No me quejo, la verdad.
- ¿Qué edad tienes?
- Veintiuno recién cumplidos
- Ya te digo, jajajaja... con las hormonas a tope y con ganas de meterla en caliente todo el día ¿verdad que sí, machote?

Aquellas preguntas tan insidiosas hicieron sospechar a Ales de las intenciones de su acompañante. Sin embargo, aquel hombre que debía rondar los treinta y cinco años, de aspecto agradable y bien parecido, no parecía un mal tipo.

- Oye, tío... si me hago con un buen lubricante, este cacharro entrará facilmente, no? Es que fíjate el tamaño y grosor que tiene. Estos son más de veinte centímetros, fijo. ¿Tú qué crees?
- Es que no sé muy bien lo que es. Parece un consolador pero ¿y esas correas?
- Se trata de un strap-on, es el nombre que le han puesto. Pero, vamos... no es más que un consolador con unas correas a modo de arnés. Metes las piernas por cada una de las aperturas, lo ajustas a la cintura -y ya está, ¿lo ves? - queda perfectamente colocado. Menudo pollón, eh? jajajaj..
- Pues sí, parece algo impresionante. Bueno, para quien le impresionen estas cosas.
- Nos ha jodido jajajaja.. Esa respuesta la da siempre alguien que está seguro de tener una buena tranca entre las piernas. ¿Me equivoco?
- No sé...Como dije antes, estoy contento con lo mío. Yo diría que normal...
- ¿Normal? ¡Y un carajo! Nunca mejor dicho. Yo sé que tienes un pollón de escándalo.
- ¿Que lo sabes?
- Coño, no hay más que ver el pedazo de bulto que tienes en el chándal. No lo puedes disimular ni con la sudadera. Yo es que soy muy morboso y, para colmo, como esta tarde hemos estado de cervecitas... tengo ahora un calentón del mil- ciento- quince. Mira.

Ales se apartó del desconocido. Echó en falta la presencia de su hermano. A diferencia de él, su gemelo con total seguridad, hubiera sabido cómo resolver la situación y salir airoso. Ales siempre se sintió sexual y emocionalmente 'dependiente' de Sergio.

- Esta conversación me está rallando un poco - le dijo al desconocido.
- ¿Por qué, tío? no te ralles.. estamos entre colegas. ¿Qué pasa, machote? ¿Acaso los tíos no podemos hablar con normalidad de cuanto nos miden las pollas y otras cosas?
- Tío ¿Eres gay?
- No, soy hetero. Lo que pasa es me puede mucho el morbo y me gusta probar cosas diferentes.

Pausa. Silencio. Tras unos breves segundos...

- Ah, coño... lo dices por este artilugio que tengo en las manos, no? jajaja.. En realidad, es para mi mujer. Lo ha elegido ella según su gusto, y pensando en un tamaño que le rellene bien el coño. - Hizo una señal con la mano a las chicas que estaban al fondo. Una de ellas, respondió con una sonrisa - Ésa es mi mujer, la morena de melena corta y camiseta blanca. Tienes buenas tetas ¿No te parece? Le va el morbo tanto o más que a mí, que ya es decir jajaja... Lo que pasa es que a la cabrona lo que le gusta es mandar, dominar, llevar ella el control. Le ponen mucho los chavalitos de tu edad que tengan una polla grande como la tuya.

- ¿Y la otra chica?
- Es una compañera de trabajo. Es su sumisa. Mi mujer se la folla cuando le viene en gana y, algunas veces, me deja que yo participe.
- Pero.. entonces, ¿este aparato para quien es? ¿quién se lo pone?
- ¿Has oído hablar del pegging? - Ales negó con la cabeza - Bueno, da igual. Ahora te lo explico. Por cierto, me llamo Rubén...
- Yo, Ales.
- Genial, Ales. Nos decidimos por este lubricante, no? Espera un segundo. No te muevas.

(Continúa en unos minutos..)
marilia is online now   Citar -
Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a marilia por este Post:
Antiguo 06-nov-2017, 23:22   #33
marilia
Mega Pajillero
 
Avatar de marilia
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Ubicación: sevilla
Mensajes: 480
Gracias 493 Veces en 266 Posts
Predeterminado

El hasta ahora desconocido se dirigió al lugar donde estaba la pareja de chicas y entregó a una de ellas, los dos botes de lubricante que llevaba en la mano junto al strap-on. Regresó de inmediato junto al pelirrojo que seguía desconcertado.

- Le he dicho a mi mujer que pague ella, que para eso es la jefa jajajja..
- No entiendo nada.
- Joder, tío... no te ralles. A tu edad, es normal ir cortito de pasta.
- Yo curro en el taller de mi padre y me gano un sueldo. Me puedo permitir ciertos caprichos.
- Bueno, pues tómalo como un simple regalo. Me ha dado ese punto de manera espontánea. Ah, que las chicas me han insistido en que te diga que les resultas un chaval muy atractivo y con cuerpazo. Que estás para comerte enterito.
- Pues, gracias. - Ales les agradeció el halago con una tímida sonrisa, sintiéndose un poco cortado.
- Y por supuesto, han hecho incapié en el paquetón que te hace el chándal. Tío, ya te lo dije antes: Tienes un pollón que no pasa desapercibido.
- No sé qué decir...Gracias, de nuevo. Pero dime una cosa: ¿El artilugio lo utiliza tu mujer porque tú tienes la polla pequeña? Te juro que estoy hecho un lío y no me ha quedado claro.
- La mía me mide unos trece centímetros o algo así. La verdad, no es grande. El strap-on lo utilizamos tanto mi mujer como yo. A ella le excitan los jovencitos con pollas grandes. Le pone abrirse de piernas y ver cómo los tíos tienen una fuerte erección cuando les enseña el agujero del coño repleto de flujo, mientras ella se pajea con tres o cuatros dedos dentro. A veces, le entra la mano y el puño entero cuando está muy excitada y húmeda. A mí me mata de morbo ver a un chaval bien dotado intentando follarse a mi mujer.

- ¿Y ella?
- A ella le pone a cien verme humillado ante otro macho. Disfruta como loca viendo cómo yo me pajeo furioso mientras ella se hace con el control de la situación.
- Joder, tío..
- Te lo juro, Ales. Se vuelve una fiera. Pero lo más alucinante es ver cómo el clítoris sale del capuchón y le crece unos tres o cuatro centímetros.. No te exagero.

Ales apenas podía controlar la fuerte erección que estaba teniendo. Sintió su polla llenarse de sangre, volverse dura y gruesa, caliente, luchar contra el elástico del chándal, hasta finalmente rozar su ombligo. Sobre la tela gris claro de algodón, podía verse, claramente, el rastro húmedo que su capullo había dejado durante la ascensión. Rubén no perdía detalle de todo aquello.

- Cuando mi mujer está ya tela de caliente y desbocada, es cuando se coloca el arnés y necesita follarse a alguien. Por lo visto, el rozamiento del aparato sobre su dilatado clítoris, le provoca un placer inmenso. Pero, sobre todo, es la sensación de penetrar a alguien, de dominarlo y someterlo, lo que más le enciende y excita. Tendrías que ver el chorro que suelta por el coño cuando se corre. Brutal.

- Y entonces es cuando te la mete a ti, no?

- Sí, tío. Yo al verla tan salida, con las tetas hinchadas y los pezones en punta, el pollón entre los muslos y chorreándole el coño de flujo...me da un morbazo tremendo. Me pongo a cuatro patas y le abro el culo para ofrecerle mi ojete. Le pido que me folle, que me parta bien el culo. - girándose de espaldas - Tengo un buen culo ¿sabes?

- ¿Y sientes gusto?

- Duele, pero sólo al principio. Tú ya sabes, - vamos, lo supongo - que los tíos tenemos próstata, y cuando se estimula convenientemente esa zona, da un gustazo que te mueres. Te lo juro, cuando me corro suelto unos lechazos impresionantes.

- ¿Y ella también disfruta, no?

- Joder, macho, que si disfruta. Tendrías que escuchar cómo gime y las burradas que suelta por esa boca. Cuando saca el pollón de mi culo y ve mi agujero bien dilatado y abierto, comienza a refregar su clítoris hinchado y bien duro sobre mi ojete hasta correrse en mi culo. Justo en ese momento, es cuando necesito a rabiar la polla de un tío entrando en mí, sentir un buen trozo de carne dura y caliente rellenando mi agujero.

- Uff.. pues sí que sois una pareja tela de morbosa.

- Jajajaj... Ya te lo dije. Oye, Ales, no quiero ser pesado, pero... ¿Has visto el pedazo de erección que tienes? Has mojado el chándal hasta el punto que puedo distinguir perfectamente el grosor que tiene tu capullo.

- Es que con las cosas que me cuentas...

- Yo también estoy empalmado a tope. Machote, te voy a pedir una cosa: me muero de ganas por verte la polla. Se me va a salir el corazón por la boca, te lo juro. Sólo te pido que te bajes el chándal y me la enseñes, yo haré lo mismo. Tómalo como un simple juego entre colegas que se divierten comparando el tamaño de sus rabos. Sin más.

- Pero ¿aquí?

- Nooooooo... Ahí detrás están las cabinas.

Ales se sobresaltó al oír sonar su móvil. En ese estado de excitación y nerviosismo sólo consiguió decir: "Sí, ya voy. Salgo enseguida". Rubén le arrastró de una mano.

- Ven, coño. Si sólo va a ser un minuto, te lo prometo.

( Continúa en breve...)
marilia is online now   Citar -
Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a marilia por este Post:
Antiguo 07-nov-2017, 01:06   #34
marilia
Mega Pajillero
 
Avatar de marilia
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Ubicación: sevilla
Mensajes: 480
Gracias 493 Veces en 266 Posts
Predeterminado

Una vez dentro de la cabina, el chaval pelirrojo se bajó del tirón los pantalones del chándal hasta dejarlos caer a los tobillos. Aquellos muslos perfectamente contorneados y de una palidez marmórea custodiaban a modo de columnas un vergajo de considerables proporciones. A Rubén le costaba controlar la respiración ante aquella juvenil hermosura.

- Joder, macho.. es aún más impresionante de cómo me la había imaginado. En comparación, la mía es una puta mierda. Ales, no me queda más remedio que babear de admiración viendo lo que tienes entre las piernas. ¿Te importaría subirte la sudadera para vértela mejor?

Ales accedió a la petición de Rubén mostrando gran parte de aquel talle esbelto, en armonía con unos abdominales hermosamente dibujados en un vientre plano y unas caderas gráciles y estrechas. El hecho de mantener remangada con las manos la sudadera a la altura del cuello, puso el móvil ante su vista. Un impulso repentino le hizo activar la cámara de vídeo.

- Menuda herramienta gastas, machote. Es perfecta. Me voy a agachar para verte mejor los huevos. Seguro que son igual de impresionantes que el resto.

En la pantalla del móvil, podía distinguirse con total nitidez descender la cabeza de Rubén en busca de los genitales del pelirrojo. Aquella situación le provocaba al muchacho un conjunto de emociones contradictorias. Dos brazos de una misma balanza. En el extremo de mayor peso, sentía incomodidad, miedo y total rechazo hacia Rubén. Pero en el otro extremo... El contemplar cómo otro hombre le mostraba admiración hasta el punto de arrodillarse ante él y percibir el aliento cálido de Rubén envolver la superficie húmeda de su glande, le provocaba morbo y curiosidad. Le hacía sentir poderoso.

- Si las chicas entrasen ahora y vieran lo que yo estoy contemplando, te aseguro que no dudaban ni un segundo en abalanzarse hacia esta maravilla.

- Pues si me pajeo un poco, se me pone aún más grande y gorda.

Lo que en verdad excitaba a Ales en esos momentos, era su orgullo narcisista. Contemplar en la pantalla de su móvil la potente erección que su hermoso falo iba adquiriendo cada vez que su mano enfundaba y desenfundaba, pausada y lentamente, la suave y fina piel del prepucio. Enfocó con la cámara el rostro ávido de deseo de aquel desconocido que luchaba por contener el aliento.. Rubén esta fuera de sí.

- Oye, machote.. hace unos momentos, cuando hablábamos de lubricantes, dijiste que tu hermano te prestaba el suyo. ¿Os masturbáis juntos, uno al otro? ¿Os hacéis unas pajas o llegáis a algo más?

- A eso no te voy a responder.

- No hay nada raro en ello. La mayoría de los tíos lo hemos hecho alguna vez por puro morbo y diversión cuando hemos sido más jóvenes. Incluso nos hemos atrevido a 'otras cosas' para experimentar lo que se siente.

- Mi hermano y yo follamos juntos sólo cuando hay una tía por medio. Nos da un morbazo que te cagas compartir una chica entre nosotros.

- Pues vamos a mi casa y te follas a mi mujer mientras yo te miro.

- No me mola nada tu mujer. Lo siento. Bueno tío, ya has visto lo que querías. Tengo que irme.

Cuando Ales soltó su polla para limpiarse en el chándal el abundante precum que impregnaba su mano, Rubén aprovechó el descuido del pelirrojo para meterse aquel apetitoso manjar en la boca. Ales retrocedió como si le hubiese mordido una serpiente.

- ¡Qué coño haces,tío! Dijiste que sólo querías verme la polla. ¡No me toques!
- Ales, por favor... Deja que te haga una mamada. Te juro que vas a alucinar con el gustazo que te voy a dar. La chupo de puta madre.
- ¿Estás loco tío o qué te pasa? Toda la movida que me has soltado ¿Era para esto? No tío, no me va este rollo.

Se subió de un solo golpe los pantalones del chándal, dirigiéndose a toda prisa hacia la salida. Activó de nuevo la cámara de vídeo. En la pantalla del móvil, aparecieron Stela y su amiga recostadas sobre el mostrador del local en actitud de espera.

- Oye, ricura.. ¿No te olvidas algo? Esto es tuyo.

En un acto reflejo, Ales cogió el bote de lubricante y salió del local. "Muchas gracias de nada, eh? - se oyó gritar a Stela - vaya modales tiene el niñato".
Pocas palabras bastaron para que Sergio empatizara con el estado de ánimo de su hermano gemelo y entendiese qué había sucedido dentro de aquel local.

- Quítate la sudadera y ponte mi camisa. Vamos a cambiarnos de ropa.
- Sergio, pasa del tema. No merece la pena, de verdad.
- Tú hazme caso. Te juro que mientras estaba guasapeando con Lucía, y viendo que tardabas, tuve el presentimiento de que te ocurría un rollo chungo con un tío. Incluso, se lo puse a Julia en un mensaje. ¿Hay mucha gente ahí dentro?
- No, aparte del dependiente, sólo él y dos tías. Sergio..
- Tú espérame aquí, ¿de acuerdo? Dame el puto bote de lubricante.

Tras abrir la puerta, y de un rápida ojeada, Sergio no tardó en divisar su objetivo. Allí estaban los tres inmersos en una amena charla mientras el dependiente embalaba los artículos que habían adquirido. Rubén giró la cabeza endirecciónal recién llegado.

- Hombre, Ales. Has vuelt....

No pudo acabar la frase. La expresión enfurecida del rostro de Sergio, le heló la sangre.

- Esto, pedazo de cabrón - señalando el bote de lubricante - te lo metes por donde te quepa. Ay, perdón, me olvido que por ahí no, por ahí te gusta demasiado. De buena gana, te lo haría tragar, a ver si con suerte te asfixias.

( Continúa...)
marilia is online now   Citar -
Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a marilia por este Post:
Antiguo 07-nov-2017, 01:09   #35
marilia
Mega Pajillero
 
Avatar de marilia
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Ubicación: sevilla
Mensajes: 480
Gracias 493 Veces en 266 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por mariogilloti Ver Mensaje
maravilloso...casi tanto como tu
Muchas gracias
marilia is online now   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a marilia por este Post:
Antiguo 08-nov-2017, 09:43   #36
marilia
Mega Pajillero
 
Avatar de marilia
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Ubicación: sevilla
Mensajes: 480
Gracias 493 Veces en 266 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por LustySatyr Ver Mensaje
Tus relatos son poesia ...pero si además los acompañas con fotos de ese cuerpo tuyo que es una invitación al pecado constante...no tienen precio!
Bueno, bueno... no sé yo, eh? Tengo mis dudas acerca de si continuar o no. Me han propuesto un cambio de 'lugar y espacio' para desarrollar todo esto.
Te tengo a ti y eso me hace feliz.
Siento especial debilidad por ti y por tu hilo que no me canso de visitar y recomendar.
Gracias por pasarte, cielo. Un besazo.

Última edición por marilia fecha: 08-nov-2017 a las 09:53.
marilia is online now   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a marilia por este Post:
Antiguo 08-nov-2017, 11:13   #37
elefant
Dios Pajillero
 
Avatar de elefant
 
Fecha de Ingreso: dic-2012
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 2.545
Gracias 4.512 Veces en 1.389 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por marilia Ver Mensaje
En cualquier caso, estoy convencida de que en el fondo de cada uno de nosotros, existe una tierra misteriosa y húmeda, un bosque aún sin explorar, donde habita nuestra fiera más salvaje, invencible, dispuesta siempre a un asalto repentino.
Sí, yo también lo creo. Y también creo que hay muchas personas que viven y acaban su vida sin explorar ese bosque, la mayoría porque ni siquiera han sido conscientes de que existía, y unos cuantos por cobardía, por miedo a andar esos caminos... Por mi experiencia, yo diría que hace falta un hecho traumático para llegar a él, un "reset", algo que nos rompa los esquemas, que nos destroce por completo, un hecho que nos obligue a reconstruirnos, a rehacernos, y que haga que miremos en esa dirección, hacia esa "tierra misteriosa y húmeda" que dices tú .
__________________
Acaríciame las palabras
elefant is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a elefant por este Post:
Antiguo 08-nov-2017, 11:55   #38
marilia
Mega Pajillero
 
Avatar de marilia
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Ubicación: sevilla
Mensajes: 480
Gracias 493 Veces en 266 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por elefant Ver Mensaje
Sí, yo también lo creo. Y también creo que hay muchas personas que viven y acaban su vida sin explorar ese bosque, la mayoría porque ni siquiera han sido conscientes de que existía, y unos cuantos por cobardía, por miedo a andar esos caminos... Por mi experiencia, yo diría que hace falta un hecho traumático para llegar a él, un "reset", algo que nos rompa los esquemas, que nos destroce por completo, un hecho que nos obligue a reconstruirnos, a rehacernos, y que haga que miremos en esa dirección, hacia esa "tierra misteriosa y húmeda" que dices tú .
Qué bien sabes apartar la hojarasca y descubrir los claros del bosque, joía!
No en vano, te debo a ti - después de leerte - esta aventurilla de escribir más allá de dos o tres páginas seguidas. Espero no desfallecer en el intento.
¿Para cuando un nuevo relato tuyo? me muero de ganas.
Un beso, guapa.
marilia is online now   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a marilia por este Post:
Antiguo 08-nov-2017, 14:30   #39
elefant
Dios Pajillero
 
Avatar de elefant
 
Fecha de Ingreso: dic-2012
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 2.545
Gracias 4.512 Veces en 1.389 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por marilia Ver Mensaje
Qué bien sabes apartar la hojarasca y descubrir los claros del bosque, joía!
No en vano, te debo a ti - después de leerte - esta aventurilla de escribir más allá de dos o tres páginas seguidas. Espero no desfallecer en el intento.
¿Para cuando un nuevo relato tuyo? me muero de ganas.
Un beso, guapa.
No son buenos tiempos para esta web en lo que a visitantes se refiere. Supongo que, como con todo, el paso del tiempo erosiona el interés y aparecen otras cosas que se llevan a los visitantes. Pero todo y así tienes un buen número de lecturas de tu relato, y eso quiere decir que lo haces bien, que transmites, que es lo más importante, en mi opinión. Así que no desfallezcas .
Yo estoy un poco agotaíta de escribir y al final todo me suena igual, pero voy a abrir un hilo con relatos cortos que ya estuvieron publicados aquí. Para ti.
__________________
Acaríciame las palabras
elefant is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a elefant por este Post:
Antiguo 08-nov-2017, 19:17   #40
LustySatyr
Mega Pajillero
 
Avatar de LustySatyr
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Ubicación: Mi patria es el mundo; mi familia la humanidad
Mensajes: 432
Gracias 233 Veces en 178 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por marilia Ver Mensaje
Bueno, bueno... no sé yo, eh? Tengo mis dudas acerca de si continuar o no. Me han propuesto un cambio de 'lugar y espacio' para desarrollar todo esto.
Te tengo a ti y eso me hace feliz.
Siento especial debilidad por ti y por tu hilo que no me canso de visitar y recomendar.
Gracias por pasarte, cielo. Un besazo.
Hagas lo que hagas será bienvenido. Te tengo grabada en mi cabeza y será imposible olvidar ese delicado cuerpo con bonitas curvas, de piel blanca como la nieve que hace resaltar tu pelirrojo pubis.

Seguiré leyendo e imaginando que soy el protagonista de alguna de alguna de tus fantasias.

Besos!
__________________
Si te despierto el más mínimo interés: http://www.pajilleros.com/chicos/126...venir-sur.html
LustySatyr is offline   Citar -
Antiguo 09-nov-2017, 00:24   #41
mariogilloti
Dios Pajillero
 
Avatar de mariogilloti
 
Fecha de Ingreso: nov-2008
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 3.694
Gracias 1.551 Veces en 1.367 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por marilia Ver Mensaje
Muchas gracias
Cita:
Empezado por marilia Ver Mensaje
Bueno, bueno... no sé yo, eh? Tengo mis dudas acerca de si continuar o no. Me han propuesto un cambio de 'lugar y espacio' para desarrollar todo esto.
Te tengo a ti y eso me hace feliz.
Siento especial debilidad por ti y por tu hilo que no me canso de visitar y recomendar.
Gracias por pasarte, cielo. Un besazo.
no nos abandones, eres demasiado buena para dejarnos huérfanos...de ti
mariogilloti is offline   Citar -
Antiguo 09-nov-2017, 11:13   #42
lok1
Mega Pajillero
 
Avatar de lok1
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Mensajes: 127
Gracias 33 Veces en 20 Posts
Predeterminado

Somos unos dejados!!!

Solo por no logarme en la web no me había molestado en escribir un comentario... y me temo que eso le pasará a mucha gente por uno u otro motivo, somos demasiado perezosos para agradecer el esfuerzo que hacéis unos pocos.

Hace tiempo a mi me pasó como a ti, comencé a escribir un relato y se quedó sin acabar porque perdí la motivación, me abandonaron las musas... y en cierto modo es porque el foro está muy bien para recibir fedback y animarnos a seguir escribiendo, pero como ha pasado en hilos de otros compañeros, también supone una presión porque mucha gente, que no escribe para agradecer o animar, si lo hace para criticar los plazos de escritura o que no les ha gustado un capítulo porque no hay folleteo, el término que se utiliza es, capítulo de transición

En fin, al final creo que todo eso es porque el público de este foro son de paja fácil, están acostumbrados a llegar, leer algo con pocos preámbulos y directos al tema, por eso cuando algún relato se convierte en algo más, al principio genera mucho revuelo, pero pronto la gente quiere más.

Simplemente me gustaría animarte a seguir escribiendo, sea en este lugar o en otro (si es en otro dinos dónde xD) porque tienes un estilo muy particular y diferente que me encanta.
__________________
Si te apetece leer un relato escrito por mi..
/relatos-experiencias/46605-escapada-montana.html
lok1 is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a lok1 por este Post:
Antiguo 09-nov-2017, 11:52   #43
mikeloliva
Mega Dios Pajillero
 
Avatar de mikeloliva
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: Dentro de un tic-tac
Mensajes: 6.591
Gracias 4.745 Veces en 2.276 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por lok1 Ver Mensaje
Somos unos dejados!!!

Solo por no logarme en la web no me había molestado en escribir un comentario... y me temo que eso le pasará a mucha gente por uno u otro motivo, somos demasiado perezosos para agradecer el esfuerzo que hacéis unos pocos.

Hace tiempo a mi me pasó como a ti, comencé a escribir un relato y se quedó sin acabar porque perdí la motivación, me abandonaron las musas... y en cierto modo es porque el foro está muy bien para recibir fedback y animarnos a seguir escribiendo, pero como ha pasado en hilos de otros compañeros, también supone una presión porque mucha gente, que no escribe para agradecer o animar, si lo hace para criticar los plazos de escritura o que no les ha gustado un capítulo porque no hay folleteo, el término que se utiliza es, capítulo de transición

En fin, al final creo que todo eso es porque el público de este foro son de paja fácil, están acostumbrados a llegar, leer algo con pocos preámbulos y directos al tema, por eso cuando algún relato se convierte en algo más, al principio genera mucho revuelo, pero pronto la gente quiere más.

Simplemente me gustaría animarte a seguir escribiendo, sea en este lugar o en otro (si es en otro dinos dónde xD) porque tienes un estilo muy particular y diferente que me encanta.
Amen
Suscribo
__________________
Si votar sirviera para cambiar algo, ya estaría prohibido. E. Galeano
mikeloliva is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a mikeloliva por este Post:
Antiguo 11-nov-2017, 00:39   #44
lokko007
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2017
Mensajes: 155
Gracias 55 Veces en 48 Posts
Predeterminado

holas, ante nada siento la demora en comentar tu relato y recien me lo he leido casi todos los capitulos, es muy excitante y morboso y me tienes en una estado de como no tienes idea

espero puedas continuarlo pronto

saludos
lokko007 is offline   Citar -
Antiguo 13-nov-2017, 13:25   #45
marilia
Mega Pajillero
 
Avatar de marilia
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Ubicación: sevilla
Mensajes: 480
Gracias 493 Veces en 266 Posts
Predeterminado

Muchas gracias, de corazón, a todos y cada uno, por vuestros comentarios y por vuestros ánimos. No cabe duda, de que es gratificante recibir respuestas a lo que haces. Se agradecen y mucho.
No tengo hábito ni costumbre en esto de escribir y es la primera vez que me atrevo con un relato largo. Así que poco sitio me queda para el autoengaño. Sí es verdad, que al no tener réplica ni referencias, llegué a plantearme: ¿Merece la pena toda esta movida? ¿Le interesa a alguien? Por suerte, me llegó la invitación a participar en otro espacio un tanto 'privado' pero más colaborativo, donde desarrollar ésta y otras historias.

No abandono este lugar, le tengo mucho cariño. Me comprometo a continuar con el relato, al menos, hasta acabar la parte que justifica el título del mismo. Sé que extiendo demasiado en esas partes intermedias y de transición. Pero considero que son necesarias para entender el carácter de los personajes que intervienen y, sobre todo, para comprender el tipo de relaciones sexuales que mantuve con cada uno de ellos. Luego, irá todo más fluido y a ritmo trepidante

Por último, me da mucho pudor y un corte tremendo presionar - de un modo u otro - a la gente a hacer algo que no siente de manera espontánea. Tanto en mi otro hilo como en éste, prefiero que nadie se sienta obligado a nada.
Besos y abrazos a todos.
marilia is online now   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a marilia por este Post:
Antiguo 13-nov-2017, 13:26   #46
marilia
Mega Pajillero
 
Avatar de marilia
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Ubicación: sevilla
Mensajes: 480
Gracias 493 Veces en 266 Posts
Predeterminado

La tarde había sido tan intensa, en cuanto a emociones y noticias imprevistas, que me sentía casi al borde del colapso. ¿Quien era, en verdad, este hombre que horas antes me resultó tan interesante y atractivo durante el almuerzo y con el que iba a viajar el lunes próximo?. Estaba segura de que los gemelos - en especial Sergio - no me mentían. Pertenecen a ese ese tipo de chicos de barrio acostumbrados a decir lo que piensan, tal como lo sienten, y duela a quien le duela. Y sí, me dolía. Imaginarme a Rubén, hambriento y desbocado, en la situación en la que Ales lo describió, me produjo una mezcla de desazón y ternura. Contra todo lo previsible, Rubén me resultó una persona aún más interesante y seductora. Alguien de mi especie.Tuve la certeza después de escuchar lo ocurrido, de que entre Rubén y yo, se creaba un vínculo, sexual o no, - sensual, sí, desde luego - pero por el cual, la simpatía puede más que la pasión carnal.

Algunos seres, poseemos un significado que incluso nosotros mismos desconocemos. Un secreto enterrado en lo más profundo secreto de la existencia. La vida nos empuja a la vida, a los otros, pero paradójicamente es la vida quien se encarga de apartarlos y destruirlos. Un círculo de fuego con un escorpión dentro.

- ¿Sorprendida? - Dijo Sergio - Pues todavía hay mucho más...
- ¿Qué me queda por saber?
- Sobre ellla. Esa tiparraca - la mujer de tu jefe - es de las que no paran de enredar y hacer daño hasta conseguir lo que se proponen. Está obsesionada contigo. Lo que nunca imaginó, fue que se toparía por el camino con alguien más chulo que ellla. Conmigo lo lleva claro je jeje..
- ¿Has llegado a hablar con ellla?
- Por supuesto que hemos hablado. Aquella noche - creyendo que yo era Ales - me llegó a ofrecer dinero para que me calmase y cerrase el pico. Y lo ha vuelto a hacer cada vez que me ha visto para alejarme de ti. No soporta que tú estés conmigo ¿comprendes? De algún modo, piensa que tú le perteneces. Pero la voy a 'cornear' de lo lindo, tanto a ella como al calzonazos que tiene por marido. Reconozco que como rival, es fuerte, la muy cabrona. Pero el reto me pone, me da un morbo que te cagas.

Imaginarme a Stela, desnuda, ataviada únicamente con un arnés de cuero, y ajustándose un enorme pollón de látex en el coño, me turbó y excitó a partes iguales. En cuanto oí esas dos palabras "Oye, ricura..." en la narración de Ales, enseguida la identifiqué. Supe que era ella.

- Bueno, ya vale con este tema - continuó Sergio - Tenemos todo el finde para nosotros ¿verdad, mi vida? Además, te he traído un regalo muy especial.
- ¿Y si yo tengo hechos otros planes?
- Tu mejor plan soy yo, preciosa. Mejor dicho, 'nosotros' (señalando a su hermano gemelo). Ahora, vamos a tomar algo de camino a casa. Entra.

De espaldas a él, mientras me disponía a abrir la puerta trasera del coche, sentí su mano aferrarse a mis culo y, acto seguido, aquellos dedos largos y peninsulares, encontrar su camino sobre mi columna vertebral como un insecto reptando sobre mi epidermis. Me estremecí. A una hembra fogosa como yo, le excitan esas muestras de afecto maculino, sin previo aviso. Así, de la nada, de su todo.

- Deja el drama, nena. Tócame la polla y nota lo dura que la tengo para ti. Eso te calmará.

En efecto, tenía la polla bien dura y gruesa. Y era toda para mí. Me apretujé contra él para besarle en el cuello e invitándole a estrecharme entre sus brazos. Por la apertura del cuello de su camisa ascendió un aroma a pan recién sacado del horno. Mis tetas aplastadas sobre aquel torso juvenil, percibieron con claridad los latidos de su pulso, el calor de su sangre, el oleaje de su respiración y, un poco más abajo, el volumen de sus hinchados testículos. Me sentí como un títere al que le cortan los hilos. Lo más fascinante de un hombre es que alguien que a simple vista no te llamó la atención - te asustó, te desagradó, incluso - al conocerle, escucharle, olerle, sentirle, tocarle... acabe por resultarte la persona más hermosa del mundo.

- Mmmmm...que mimosita está mi gatita esta noche, no? Entre mi hermano y yo te vamos a dar un meneo que nunca olvidarás. Follar como fieras salvajes, tal y como le gusta a mi niña ¿verdad que sí?

Busqué su boca. Lamí la comisura de sus labios.

- Jeje.. Sí, mi vida- continuó- También tendrás tus momentos de ternura, con caricias y mimitos. De todo eso se encargará Ales, a él se le da muy bien estas cosas. Él es más 'femenino'.

Miré en dirección al otro gemelo quien no pareció inmutarse por tal calificativo. Tras cruzar el puente de La Barqueta, Sergio, decidió tomar un trayecto de circunvalación mucho más largo y alejado del centro urbano. Desde mi asiento, podía recrearme contemplando esas dos cabecitas pelirrojas con sus respectivas nucas rasuradas, dejando a la vista, sendos cuellos tersos y juveniles.
marilia is online now   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a marilia por este Post:
Antiguo 13-nov-2017, 13:33   #47
marilia
Mega Pajillero
 
Avatar de marilia
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Ubicación: sevilla
Mensajes: 480
Gracias 493 Veces en 266 Posts
Predeterminado

- ¿Por qué has dicho eso de tu hermano? me resultó un poco sexista por tu parte. Yo os veo iguales. Hasta el punto de que aún me cuesta diferenciaros. ¿Crees que la ternura sólo le corresponde sentirla y expresarla a la chicas?

- A ver, yo sé lo que me digo. ¿Qué le pasan a los tíos que hablan de sentimientos, emociones y esas cosas?

- Nada. Que se curan. - sentencié.

- Anda, anda.. pero si yo tengo una salud del carajo y estoy buenísimo jajajja.. No, ahora en serio: Ales y tú sois bastante parecidos. Tenéis ese 'algo' que yo llamo femenino porque no sé explicarlo de otro modo. Sois personas especiales. Tenéis 'esa cosa' no sé, un chispazo eléctrico que a mí me falta pero que necesito sentirlo como el respirar. Sabéis cómo complacer del todo a un tío, relajarlo y hacer que se sienta seguro de sí mismo. Es como ese objeto-talismán que tenemos en nuestra habitación, que cuando lo cambian de sitio y no lo encuentras, parece que se te desmorona el mundo? Pues algo así.

Miré a Ales que seguía sin inmutarse.

- Mi hermano - continuó, Sergio, acariciando la cabeza de su gemelo - es la persona que más quiero y querré en toda mi vida. Nada ni nadie podrá reemplazarlo, porque siempre hemos sido inseparables. ¿Verdad, nene?

- Yo también te quiero, hermano - Añadió Ales.

- Yo sé que a mucha le cuesta entenderlo. A mí no me atraen los tíos en absoluto. Si me gustasen, te lo juro por mi madre, que lo diría sin miedo alguno; pero no siento deseo sexual por otro tío. Sin embargo, con mi hermano, todo es distinto. Yo se lo he confesado abiertamente a mi novia y a todo el mundo que se sorprende al vernos tan unidos: Yo estoy enamorado de mi hermano Ales.

- Sí, pero dile a Marilia la verdad: Que lo que más te pone es discutir conmigo y controlar mi vida todo el tiempo. - Intervino, Ales.

- jajajaja... Eso es cierto. Me vuelvo muy dominante y posesivo con las personas que quiero. ¿Sabes una cosa, Mar? Si Ales fuese una tía, fijo que ya me la habría follado.

- Qué cabronazo estás hecho, hermano. (Ales, estaba visiblemente ruborizado) ¿Por qué dices estas cosas?

- No te ralles, Ales, ¡coño! ya sabes cómo soy. Ven, anda...Acércate y dame un beso.

- No

Sergio despegó su brazo derecho del volante y agarranndo a Ales suavemente del cuello, le atrajo contra sí. "¿No le vas a dar un beso a tu hermano?" insistió. Ales, se resistió durante unos segundos, pero al final, cedió. Se besaron cariñosamente en las mejillas.

- ¿Y tú, Ales? - intervine - ¿Sientes lo mismo que ha contado Sergio en relación a él?

- ¿Éste? buah... - se adelantó Sergio ante la respuesta de su gemelo - Te aseguro que este capullo es mucho más morboso y viciosillo que yo. Y además, que no se corta con nadie ni con nada, eh? Si no fuera porque estoy pendiente de él todo el rato, hace tiempo que ya me lo habrían pervertido del todo.- Sin duda, Sergio, me había lanzado una larga cambiada para variar magistralmente de tema y eludir la respuesta de su hermano.

- Pues yo le veo bastante tímido y comedido- Añadí.

- Sí, sí, comedido ...jajajja (Ales, también sólto una carcajada) Te digo que a éste le pasa como a ti. En cuanto os ponéis cachondos, no límites ni freno. Os convertís en autenticas fieras sexuales. A mí, en cambio, me da más morbo dominar, hacerme con el control del placer de la otra persona. Someterla para mi disfrute y no dejar que se corra hasta que yo se lo ordene. Ufff... eso me da un morbazo!.

- Pero, Ales - proseguí indagando - supongo que tú también tendrás tus propios gustos y apetencias ¿no? o ¿prefieres que sea siempre tu hermano quien decida por ti?

- A ver, por supuesto que he tenido mis propios rollos e historias con chicas. Y he disfrutado mucho con ellas. Pero no sé por qué razón, necesito tener a mi hermano cerca cuando mantengo relaciones sexuales. Me da morbo que él este presente mirándome. - Buscó la mirada de complicidad y aprobación de Sergio - Me pasa lo mismo que a él: a mí tampoco me atraen los tíos, pero me excita muchísimo verle desnudo y participando conmigo. En fin, ése es 'nuestro rollo'.

Sergio aparcó el coche en la parte Este de la ciudad, una zona plagada de pubs y bares con terracita. Aunque corría algo de fresco, seguía haciendo un calor sofocante. No encontramos una mesa libre.

- Nena, vaya marcaje que se pegan los tíos contigo. Y los muy cabrones no se cortan un pelo a la hora de comerte con los ojos. Ya te lo he dicho otras veces: me encanta la manera que tienes de entrar y salir de los sitios - me confesó, Sergio.

- ¿Yo? A lo mejor, la expectación es por vosotros. Dos chicos guapos, con cuerpazo, y por partda 'doble'.

- Sí, claro, ahora toca dártelas de chica modesta. Eres un pivonazo de tía, y lo sabes. Es tu modo de estar, nena. Consigues no pasar desapercibida pero sin querer llamar la atención. Eso mola mucho ¿Verdad, Ales?

- Estoy de acuerdo con mi hermano. Desprendes una luz especial, Mar. Eso es algo que se tiene o no se tiene. Y además, con esas curvas, esas tetas y culazo - sin olvidarme de esa cara con esos ojazos - imposible que los tíos no te coman con la mirada.

- Pues, gracias, por todos vuestros halagos.

- Bueno, chicos - dijo sergio - no os mováis de aquí mientras voy a por las cervecitas. Estad al loro por si se queda alguna mesa libre.

Cuando Sergio se alejó, su hermano gemelo pareció cobrar vida propia. Le cambió la gestualidad, la actitud corporal, la expresión del rostro, el timbre de voz... todo. Fue algo mágico; semejante a revelar el negativo de una fotografía y despejarla de sus sombras. No me cabía la menor duda de que Ales guardaba su propio 'secreto', una parte oculta que le hacía aún más misterioso y atractivo.

- Parecemos dos desamparados- Dije.

- Jajajaja... Qué ocurrencias tienes. - Pausa - Oye, Mar...¿Tú nunca has estado enamorada?

- Claro que sí. De un poco de ese todo de los hombres con los que he follado.

- Pero ¿de todos?

. A ver si vas a pensar que colecciono pollas y tíos jajjaja... Un poco de uno y de otro, hacen un todo. Digamos que 'ese todo' que me gusta de un hombre, se bebe al otro como una esponja que absorbe el agua. ¿Te vale así? jajjaj.. Me vuelven loca, los tíos , Ales. ¿Y tú? ¿Has estado enamorado de alguien?

- No, aún no. Pero me encantaría.

- Creí oírte decir que lo estabas de tu hermano Sergio.

- jajajaja... Sí, pero 'lo nuestro' es un amor que resulta difícil de explicar y, más difícil aún, que lo entiendan los demás. Ahí donde nos ves tan unidos y cómplices, luego, no paramos nunca de discutir y competir por todo. Es una especie de amor odio. Por supuesto que amo a mi hermano con locura, pero también te digo una cosa: No habría nada que me diede más morbo que arrebartarle a mi gemelo alguien que él considerase 'suyo', alguien exclusivamente de su propiedad. Em una palabra: hacerle "cornudo" sin que él lo supiese.

- Él tiene novia. ¿Te refieres a ella?

- ¿Lucía? no, no... es buena tía, pero no me sirve. Llevan tres años juntos, mi hermano la quiere y está a gusto con ella. Sí, es su novia. Una chica agradable, simpática, buena gente.. pero bastante 'cortita' en cuanto a tema sexo. No hace mucho, le confesó a mi hermano que siempre había fantaseado con probar a hacerlo con otra chica. Sergio cree que eso es una excusa que pone ella para negarse a hacerle mamadas, corridas en la cara, en las tetas, y follarle el culo, entre otras cosas.

- ¿Una excusa?

- Sí, porque cada vez que mi hermano le ha propuesto hacer un trío con otra chica para que ella experimente, al final, siempre se echa para atrás.

- ¿Sabes una cosa, Ales?

- Dime.

- No quiero parecer presuntuosa ni sabionda. Pero creo entender lparte del rollo que teneís tu hermano y tú. Sois dos partes iguales de 'ese mismo todo' del que te hablado antes. Me resultáis fascinantes.

- Vale. Y yo ahora te hago una pregunta muy directa: ¿Te atreverías a hacer de puente de unión entre Sergio y yo? ¿Me ayudarías a follar con mi hermano?

- ¿Eso te gustaría?

- Es lo que más deseo en este mundo, Mar. (Al ver a su hermano acercarse ) Ahí viene. Por favor, no le cuentes nada de esto último que hemos hablado.

Tuve la impresión de estar asistiendo a un viaje astral, el regreso de un cuerpo introduciéndose en su réplica. A medida que Sergio se iba acercando a nosotros sosteniendo los vasos de cerveza en las manos, percibí claramente el magnetismo de su presencia. Sergio es del tipo de chicos que no sólo de dejan ver, sino además, a los que ves venir y no te dejan otra opción que permitirles llegar a ti. Tanto Ales como yo, no tuvimos más remedio que admirar embelesados el poderío de aquel porte masculino, la seguridad en sí mismo, la belleza de un cuerpo grácil y bien modelado, la cadencia que imprimía a sus piernas y caderas al caminar, haciendo desplazay y balancear sus genitales de macho a izquierda y derecha a cada paso que daba.

- ¿Sabéis una cosa? - dijo al reunirse con nosotros - Hacéis los dos una pareja tela de guapa. Coño, os estaba miranto mientras venía hacia aquí, y hasta me he puesto celoso. Os lo juro. ¿De qué habéis estado hablando cuando yo no estaba? No digáis que no, porque os he estado quincando desde la barra.

- De todo un poco y de nada en particular - respondí - De cosas de mi trabajo, mis compañeros, del barrio...

- Ales, ¿Le has contado a Marilia los planes para esta noche?

- No, prefero que lo hagas tú.

- Ah, no... por favor! no más sorpresas. Ya he tenido una tarde bastante movidita.

- Tranquí, preciosa. A partir de ahora, sólo te debes preocupar por disfrutar y gozar al máximo con nosotros dos. Te cuento: Mi padre y 'La Mari' se han ido este finde a Conil, a la casita que mi family tiene en la playa desde hace ya varios años. Te va a gustar cuando vayamos. Nos han pedido que nos quedemos estos dos días en el piso para echarle un vistazo y saquemos al perro. Tenemos el frigo a tope de pizzas, comidita rica, birras, refrescos, alcohol a mogollón... y todo lo que se nos antoje.

- Pero yo tendría que pasarme antes por la mi casa. lLevo todo el día en la calle desde esta mañana.

- ¿Para qué quieres ir a tu casa? vas a tener a tu entera disposicióntodo lo que necesites. Hazte a la idea de que oficialmente estás secuestrada por estos canallas jajjaj..Así que no te queda otra más que claudicar y no oponer resistencia. Ales, saca las cuerdas y la tela para vendarle los ojos jajjaj

- No, en serio. Necesito darme una ducha y cambiarme de ropa.

- Ya improvisaremos algo. Nos han explicado cómo funciona la lavadora, así que no hay ningún problema. Por cierto, he visto en el cesto de la ropa usada unos calzoncillos de mi padre. ¿Te quieres creer que aún conservan la forma que han dejado los huevos en la tela? jajjajja.. ¡qué cabrón, mi padre! Es bestial lo que le cuelga entre las piernas ¿verdad Ales? (El hermano asintió sonriendo) Dime, guapísima... ¿No te daría morbo meter la naricita en esos calzoncillos húmedos y saber cómo le huele la polla a mi padre?

Última edición por marilia fecha: 13-nov-2017 a las 15:29.
marilia is online now   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a marilia por este Post:
Antiguo 13-nov-2017, 13:46   #48
marilia
Mega Pajillero
 
Avatar de marilia
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Ubicación: sevilla
Mensajes: 480
Gracias 493 Veces en 266 Posts
Predeterminado

Durante el trayecto en dirección a nuestro barrio, les insistí varias veces, en que necesitaba pasarme por mi casa para ducharme y recomponerme un poco.

- Por favor, sólo pido una hora. Luego, me reúno con vosotros. Os lo prometo.

- Estás perfecta tal y como estás. - Dijo Sergio - Mmmm.. Así, usadita, oliendo todavía a mí. Me excita verte nerviosa, caliente, desubicada, raptada. Además, te lo advierto: Cuanto más me supliques, más cachondo y rabioso me pones. Y por lo que veo, a mi hermano le pasa lo mismo que a mí. Mira, asómate.

Me incorporé un poco y apoyé los brazos sobre el respaldo de los asientos delanteros. Efectivamente, Ales al igual que su hermano, mostraba una potente erección. Qué excitante visión la que ofrecían esos dos pares de muslos sobre los asientos, luchando por liberarse de la presión que ejercían sus bultos bajo la tela de los vaqueros. Me acerqué a Sergio para besarle en el cuello y hacerle cosquillas con la nariz.

- Sergio, porfi, no seas malo. Me acompañas a casa y un poco más tarde, vienes a recogerme.

- Que no, coño. Que se pierde toda la magia. Como sigas hablándome al oído con ese tono de voz, me va a reventar la polla ahí dentro. (Dirigiéndose a Ales) Hermano, hazme el favor: Bájame la cremallera de los vaqueros y sácame la polla fuera. Me duele de lo estrangulada que la tengo.

Como impulsada por el muelle de un resorte, el rabo de Sergio salió disparado por el hueco de la bragueta.

- Joder, tío - dijo Ales - se me ha quedado pegajosa la mano con todo lo que estás soltando...

- Dáselo a ella para que lo chupe y saboree.

Lamí como una perra aquel fluido untuoso y ligeramente salado. Me supo delicioso.

- ¿Te gusta, Mar? - preguntó Ales

- Sí, dame más. Me encanta.

Ales comenzó a pajear a su hermano suave y delicadamente. Con mi barbilla apoyada sobre el hombro de Sergio, podía percibir su respiración agitada, cómo aquella piel tan pálida iba enrojeciéndose, poco a poco, bajo los efectos de la excitación y el gustoso placer que aquella fraternal y cómplice mano le proporcionaba. Aquella porción de vello pelirrojo asomando por la bragueta, se asemejaba a un rescoldo de brasas encendidas, en cuyo centro, y grueso y palpitante tronco comenzaba a arder de deseo. Le susurré al oído.

- Me vuelve loca tu polla, Sergio. Es preciosa.

El aludido, se incorporó del asiento empujando sus sus caderas hacia adelante. Orgulloso de su masculinidad, disfrutaba mostrando sus atributos.

- Ales, coño, sácate también la polla que vas a reventar los pantalones.

Al instante, tuve ante mi vista, dos hermosas vergas de igual tamaño y grosor. La de Ales, lucía espléndida, protegida y al resguardo del exterior, bajo su capuchón de piel sonrosada.

- ¿Te gusta lo que ves, nena? Esta noche vas a tener ración doble para cenar jeje... Estoy viendo por el retrovisor, que te mueres de ganas por cogerle la polla a mi hermano y sentir lo gura y gorda que es. Venga, coño, hazlo...

Ales se bajó un poco los vaqueros dejando al descubierto unos muslos deliciosamente contorneados, y un par de abultados testículos, que parecieron aún más voluminosos cuando se liberaron de la presión del asiento. A continuación, con la ayuda de su índice y pulgar a modo de pinza, deslizó hacia abajo la final piel que le cubría el capullo. Una buena cantidad de líquido preseminal contenida en el interior de su prepucio, se derramó a lo largo de aquel hermoso mástil.

- ¿Quieres probar cómo sabe el mío? - dijo acercando sus dedos a mi boca.- A ver si encuentras diferencia con el precum de mi hermano.

No tardé en distinguir el grado de consistencia y lubricación. Me relamí los labios.

- Tiene un sabor delicioso, Ales. Es menos salado y viscoso que el de Sergio, un poco más meloso quizá, pero igual de sabroso que el de tu hermano.

- Jeje ¿recuerdas, nena - intervino Sergio - aquella tarde en tu casa cuando te aseguré de que te harías adicta a mi polla? Me faltó decirte que mi hermano también entraba en el lote. En realidad, lo serás de 'toda' la familia. Tiempo al tiempo.

Supe que hacía alusión al padre pero preferí no hacer ningún comentario. ¡Qué obsesión la suya por incluir de vez en cuando a su progenitor en momentos puntuales! ¿Se trataba de una estrategia o, tal vez, tenía una extraña fijación con el padre? Lo cierto es que esas referencias a la figura paterna que Sergio tan astutamente sabía introducir en la conversación, surtían efecto: mi libido se excitaba por el bombardeo de esos flashes representando la figura omnipresente de "Willy, el colorao" sobándose el paquete.

- Fíjate la manera que tiene mi hermano de pajearme, es un maestro - continuó, Sergio - Mira cómo agarra y presiona suavemente mi polla desde la base y desliza su mano, arriba y a abajo, haciéndola girar, como si me ordeñara. El cabrón tiene buena técnica. Sabe perfectamente qué ritmo aplicar para darme un gusto tremendo al descapullarla y masajear la punta con el pulgar. Para en el momento justo para que no me corra ¿Lo ves? y después, continúa aplicando otro ritmo... Mmmmmm... Él te enseñará cómo hacerlo.

- ¿Y tú no no se lo haces a él? - Pregunté.

- ¿Hacerle una paja a mi hermano? Lo he probado. Pero no lo hago muy bien ¿verdad, Ales? Es que no me nace, no me mola mucho, la verdad. En cambio, a él sí le gusta. Noto cómo disfruta.

- Podrías también aprender a hacérselo a él. Es simple técnica como has dicho. No se trata de una ciencia infusa.

- jajajjaja.. qué cabrona! ¿me estás acusando de pasar de mi hermano? Lo que sí hago muchas veces, cuando veo que está a punto de correrse, agarrársela y ayudarle a sacarle la leche. Por cierto, menudos chorros suelta por ese surtidor jeje... ¿Por qué me has hecho esa pregunta? ¿Te pondría cachonda ver como le agarro la polla a mi hermano y le pajeo?

- Pues sí, mucho.

- Buah, sin problema. Ales, acércate. ¿Ves? le toco y acaricio el rabo lo mismo que haría con otra parte de su cuerpo. No sé hacerlo de otra manera. En cambio, él sí sabe cómo darle gusto a otro tío. Noto la pasión y delicadeza que pone en su mano suave y caliente...

No pude resistirme al impulso de introducir mi mano por entre los respaldos de los asientos, apartar la mano de Ales, y agarrar con la mía esa descomunal y húmeda verga que palpitaba bajo el volante.

- ¿Así es como te gusta? - dije.

- Mmmmm... Sí, preciosa. Qué gustazo sabe darme también esa manita tuya. ¿Hostia puta! Me siento el tío más afortunado del mundo... conduciendo, las manos al volante, y con vosotros dos a mi lado. Para, para, nena... no quiero correrme todavía. Queda mucha noche todavía.

Llevé mi mano derecha a mi rostro para olerla y empezar a chupetear cada uno de mis dedos embadurnados de ese néctar pegajoso. Mi clítoris hacía tiempo que estaba duro y excitado. Introduje mi otra mano por dentro de mi ropa para retirar a un lado de mi ingle, la tela húmeda del tanga, que al estar tan mojado, se había convertido en una especie de cuerda presionando sobre la raja de mi coño. Mi vulva estaba hinchada y hambrienta de macho.

- Ahora es el turno de Ales - continuó diciendo Sergio - El pobre tiene la polla un poco desatendida. Venga, Mar... demuéstrale lo bien que sabes complacer a un tío.

- No sé. No me atrevo. Aún no hay mucha confianza entre nosotros.

- ¿Que no hay suficiente confianza? ¡Pero si tenéis entre vosotros un rollo tela de guapo! ya dije antes que me pone celoso perdío esa complicidad, pero también me da mucho morbo. Un momento, esto lo soluciono yo más rápido que ofú. Os vais a conocer 'a fondo'.

Sergio no tardó en encontrar un lugar idóneo donde aparcar el coche. Lo hizo en una de las calles desiertas y semioscuras del polígono industrial cercano a nuestro barrio.

- Ales, pásate al asiento trasero y bájate los vaqueros. Y tú, preciosa, enséñame esas tetitas tan hermosas que tienes. Me muero por olerlas y mordisquear tus pezones.

(Continúa en breve...)

Última edición por marilia fecha: 13-nov-2017 a las 19:46.
marilia is online now   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a marilia por este Post:
Antiguo 13-nov-2017, 19:11   #49
LustySatyr
Mega Pajillero
 
Avatar de LustySatyr
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Ubicación: Mi patria es el mundo; mi familia la humanidad
Mensajes: 432
Gracias 233 Veces en 178 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por marilia Ver Mensaje
Muchas gracias, de corazón, a todos y cada uno, por vuestros comentarios y por vuestros ánimos. No cabe duda, de que es gratificante recibir respuestas a lo que haces. Se agradecen y mucho.
No tengo hábito ni costumbre en esto de escribir y es la primera vez que me atrevo con un relato largo. Así que poco sitio me queda para el autoengaño. Sí es verdad, que al no tener réplica ni referencias, llegué a plantearme: ¿Merece la pena toda esta movida? ¿Le interesa a alguien? Por suerte, me llegó la invitación a participar en otro espacio un tanto 'privado' pero más colaborativo, donde desarrollar ésta y otras historias.

No abandono este lugar, le tengo mucho cariño. Me comprometo a continuar con el relato, al menos, hasta acabar la parte que justifica el título del mismo. Sé que extiendo demasiado en esas partes intermedias y de transición. Pero considero que son necesarias para entender el carácter de los personajes que intervienen y, sobre todo, para comprender el tipo de relaciones sexuales que mantuve con cada uno de ellos. Luego, irá todo más fluido y a ritmo trepidante

Por último, me da mucho pudor y un corte tremendo presionar - de un modo u otro - a la gente a hacer algo que no siente de manera espontánea. Tanto en mi otro hilo como en éste, prefiero que nadie se sienta obligado a nada.
Besos y abrazos a todos.
Tienes talento y mucho para la literatura erótica. De eso no hay ninguna duda. Creo que la descripción de carácteres y física muy minuciosa de tus personajes es lo que ayuda al lector a ponerse en su lugar, a poseerlos, a sentir sus experiencias. De no hacerlo así, las experiencias más explicitas quedan impersonificadas, desnaturalizadas...y sería una pena porque tal y como detallas estas vivencias sexuales en tus relatos merecen ser imaginadas, soñadas... y vividas.

Siendo algo más directo, como esos chicos de barrio protagonistas de tus relatos, que dicen lo que piensan, duela a quien duela, te digo que no hay nada como sentir que tu polla se erecta, sin estimularla físicamente, sólo mentalmente con la sola lectura de uno de tus relatos...para saber que estas ante una poderosísima arma de seducción!!!!!

__________________
Si te despierto el más mínimo interés: http://www.pajilleros.com/chicos/126...venir-sur.html
LustySatyr is offline   Citar -
Antiguo 14-nov-2017, 16:44   #50
marilia
Mega Pajillero
 
Avatar de marilia
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Ubicación: sevilla
Mensajes: 480
Gracias 493 Veces en 266 Posts
Predeterminado

Hacía un poco de calor en el interior del auto a pesar de que el aire refrigerado estaba puesto en marcha. Allí dentro, la atmósfera enseguida se saturó del olor de nuestros sexos. Superficies y volúmenes carnosos abriéndose para mostrar sus pliegues y redondeces. Áreas duras y vibrantes, zonas blandas y voluptuosas. Agujeros gelatinosos y hambrientos esperando ser saciados, glándulas dilatadas y palpitantes, bolas repletas de leche. Olía a pura lujuria.

Ya comenté en alguna ocasión, (en mi otro hilo) que suelo ponerme muy nerviosa y alterada si alguien entra en contacto físico conmigo en un lugar público. Siento verdadero pavor cuando alguien me toca o, peor aún, si me mete mano disimuladamente estando yo rodeada de gente. Me quedo absolutamente bloqueada y paralizada por unos minutos. Sólo con maginar que la mano de mi chico se abre camino entre mis nalgas para acariciar mi coño y estimular mi clítoris, se me corta la respiración. Si pienso que alguien nos ve, entonces, mi estado de ansiedad llegar a ser extremo. Pero, curiosamente, - no sé el motivo - una vez que supero el bloqueo y le cedo el control de mi voluntad a mi acompañante, todo ese nerviosismo inicial se convierte en puro goce. Los orgasmos más brutales e intensos, me los han provocado en lugares públicos.

Sentirme atrapada en el interior de aquel coche, rodeada de aquellos veinteañeros pelirrojos, casi desconocidos, en aquel paraje sórdido y abandonado, apenas iluminado por la tenue luz de alguna que otra farola sobre la naves industriales, me prudujo estrés y ansiedad. Sentí miedo.

- Necesito orinar.- Dije

- Pues hazlo, nena. ¿Qué problema ves en ello?

- ¿Pero, donde?

- Joder, ahí mismo - exclamó Sergio - ¿Te da corte hacerlo delante de nosotros? Pues a mí me da tela de morbazo mirar a una tía agachada como una perrita mientras mea... y sobre todo, ver como le sale el chorrito disparado por el coño. Ahora que que hablamos de esto, me han entrado ganas de mear a mi también.

Me bajé las bragas, y justo cuando los músculos de mi vejiga se relajaban para empezar a miccionar, ví los faros de un coche aproximarse a cierta distancia. Demasiado tarde. Aunque cerré las piernas cuanto pude, mis nalgas se iluminaron y mi coño quedó expuesto en primer plano, húmedo y chorreante. Los gemelos se acercaron a mí para protegerme y crear un parapeto con sus cuerpos. Instintivamente, me aferré avergonzada a sus piernas, escondiendo mi cabeza entre sus muslos. Cuando sentí la manos de Sergio acariciarme el cabello y presionando mi rostro en su entrepierna... la tensión desapareció. La angustia dio paso al placer... mientras orinaba, vi alejarse el coche por el fondo de la calle.

- No tengas miedo, mi vida. Estando con nosotros nunca te va a pasar nada malo ¿de acuerdo? Espera, no te muevas. Ahora nos toca a nosotros.

Desde la posición en la que me encontraba, mi ángulo de visión me ofreció una panorámica espectacular: De la punta de aquellos hermosos vergajos, brotaron dos potentes chorros de orina creando sendos arcos perfectos en el aire. Seguro que se corren de igual manera, pensé. Qué excitante fue observar cómo tensaban los músculos del abdomen mientras meaban,al tiempo que apretaban los glúteos y encogían sus testículos dentro de la bolsa del escroto. Sostuve, durante unos instantes, aquellas hermosas bolas sobre las palmas de las manos para olerlas y, acto seguido, las besé como muestra de admiración y agradecimiento. Tenían los huevos duros y calientes. Deliciosamente perfumados con ese almizcle que producen los jóvenes machos en estado de excitación.

Regresamos al interior del coche. Sergio en los asientos delanteros, Ales y yo en la parte de atrás. Los tres llevábamos la ropa desabrochada y los pantalones a media altura, así pues, no tardamos en bajárnosla hasta los tobillos.

- Mi hermano Ales tiene la polla dura como una piedra. Le has dejado a medias y está más salido que un mono. Hazle disfrutar mientras yo os miro.

Probé los labios de Ales pasando mi lengua por el bisel de sus labios. Se los mordisqueé suavemente. No tardó en reaccionar. Enseguida, introdujo se lengua para enrroscarla con la mía. Sus labios abarcando los míos, presionado lo justo, succionando, adueñándose de mi respiración. Besaba muy bien.

Disfruto desnudando a un tío. Es un ritual que me enciende y me pone muy cachonda. Despojé a Ales de su camiseta para admirar su torno de hermosas proporciones. Me prodigué dándole besos en el cuello y mordisquitos en el lóbulo de la oreja, acariciando sus pectorales, hombros y bíceps, todo esto, sin dejar de mirarle a los ojos. Me detuve unos instantes. El no saber cual iba ser mi siguiente caricia ni en qué lugar de su anatomía iba a posar mis labios y manos, le excitó sobremanera. Le pellizque con fuerza las tetillas hasta que emitió un pequeño gemido. Hice círculos con la punta de mi lengua alrededor de sus pequeñas areolas. Suspiró. Le ofrecí mis pechos carnosos con mis pezones duros y en punta. Enseguida, los tomó en sus manos introduciéndose uno de mis gruesos pezones en la boca. Ales chupaba, mamaba como un niño. Sentir sobre mis tetas ese movimiento de succión que imprimía a su mandíbula, la caricia de su lengua sobre mi pezón esperando recibir alimento... me estremeció de gusto. Moví las caderas, froté un muslo contra el otro para darle placer a mi coño con el roce. Mis labios vaginales ardían de deseo. Una corriente eléctrica recorría mi columna vertebral desde la nuca hasta mi culo, inflamando mi vulva y haciéndola gotear de flujo.

- Ufff.. esta perrita está entrando en celo - Dijo Sergio.

Tenía la polla de Ales en mis manos. Idéntica a la de su hermano. Introduje primero la punta de mi lengua dentro del pequeño hueco del capuchón que custodiaba el capullo. Hice giros con la lengua sobre la superficie del glande en el interior de su cobertura, lamiendo y sorbiendo el delicioso fluido preseminal. A continuación, suave y delicadamente, retiré poco a poco con la ayuda de mis labios, la fina piel que cubría la cabeza de aquel pollón espectacular. El glande quedó ahora expuesto en todo su esplendor. Con mi pulgar e índice, abrí el agujetito del capullo e introduje la punta de mi lengua en él imprimiendo suaves golpecitos, pasando después, a estimular el frenillo con movimientos rápidos y envolventes. De un golpe, engullí todo lo que pude aquel descomunal falo abriendo al máximo las mandíbulas. Ales se retorcía de gusto en el asiento viendo como su verga se hundía, centímetro a centímetro, en mi garganta hasta desaparecer por entero. No dejé de mirarle a los ojos. Sonriente y gustosa, mi vista puesta en él, necesitaba comunicarle mi deseo de hembra. dándole a entender que mi coño estaba igual de caliente y hambriento que mi boca...

- Dijiste que no tenías suficiente confianza con mi hermano. Pues vas a conocerle bien a fondo. Ve diciendo el abecedario, letra a letra, mientras le haces una mamada.

Giré la cabeza hacia Sergio, sorprendida por la propuesta.

- ¿No has oído lo que te he dicho? - recibí un par de azotes en las nalgas - El abecedario completo pronunciando alto y claro, con la polla de mi hermano dentro de tu boca.

Sé cuando un macho dominante habla en serio, su tono de voz y expresión facial no dejan lugar a dudas. Y Sergio, a pesar de su juventud, sabía cómo adueñarse de la situación y hacerse con el control; conducirme como una buena sumisa... Agarró mi coño con una de sus manos y apretó con fuerza."Eres mía, y haces lo que yo te pida" me dijo al oído. Emití un quejido cuando comenzó a pellizcarme los labios vaginales y a dar pequeños azotes sobre mi vulva. Mis muslos se mojaron con las salpicaduras de mi flujo vaginal. "Quiero escuchar cómo mi perrita ladra... Vamos, ¿a qué estás esperando?

A...apertura total de boca y garganta. B... labial perfecta. La polla de Ales resbalando sobre mis mullidos y carnosos labios. C... el glande vibrando con el arco superior de los dientes. D... la lengua presiona el cilindro carnoso contra el paladar. F... cientos de mariposas aleteando sobre el capullo, libando de ese néctar sabroso...

- Lo estás haciendo muy bien putita. Ahora, ve más rápido. Di todas las letras que te faltan lo más rápido que puedas, hasta el final.

Imprimí un ritmo más rápido y frenético a la mamada. Sin utilizar las manos, empleando únicamente mi boca y realizando giros envolventes con la cabeza sobre aquel eje carnoso, desde la base a la punta, la polla de Ales se hundía por entero en mi garganta, para volver a aparecer instantes después, pletórica y húmeda. Me encanta comer pollas. Disfruto como loca con una polla en mi boca.

- Qué gustazo me estás dando, Mar - dijo Ales.

- Pues esto, no es ni la cuarta parte de lo que es capaz de hacer esta zorrita - añadió Sergio - Hermanito, esto es sólo un anticipo de lo que va a ocurrir esta noche y las siguientes.

El gemelo Alfa, presionó con su mano mi columna vertebral hundiendo mi espalda hacia abajo. Con mi culo empinado, las nalgas levantadas y los muslos separados, Sergio tuvo fácil acceso a mi coño. Di un respingo cuando mordisqueó por unos instantes mi clítoris para, acto seguido, lamerlo, e introducir su lengua en mi vagina. Estuve a punto de correrme. Ales, sintió sobre su polla, a modo de pequeñas descargas eléctricas desde mi coño a la punta de mi lengua, el intenso placer al que su hermano me estaba sometiendo.

- Enséñame el coño, Mar. Necesito verlo. - Pidió Ales

Sujetándome de las caderas, Sergio, me acercó a su hermano. Abrió mis piernas y separó mis labios vaginales a escasa distancia de los ojos de su gemelo. El agujerito de mi coño, se abría y contraía como si tuviese respiración propia... suplicaba desesperadamente un macho que me penetrara. El pelirrojo Alfa, separó con más fuerza las dos mitades de mi vulva para que el agujero de mi coño se abriese del todo y mostrase su interior húmedo y palpitante.

- ¿Has visto que coñito tiene mi putita, Ales?

El gemelo Beta, se moría de ganas por probarlo y hundir su polla en su interior. Lo veía en sus ojos, lo leía en su mirada.

- Por favor, metedme la polla alguno de los dos - supliqué - no puedo más.

Sergio, haciendo caso a mis ruegos, se limitó a masajear mis labios vaginales con la punta de su verga, imprimiendo a sus caderas un movimiento de vaivén suave y cadencioso...su cuerpo pegado al mío, la respiración en mi oído, los dientes mordisqueando el lóbulo de mi oreja.

- Por favor, por favor... entra en mí. Fóllame. - Cogí su polla con intención de introducirmela bien dentro, pero él la apartó de un manotazo.

- Nada me excita más que verte hambrienta y desatada. Sentir cómo la piel te arde, el corazón latiendo a tope, las tetas hinchadas con los pezones duros, oliendo a hembra caliente y con el coño chorreando... ufff, esto no tiene precio, nena. Me gusta verte así, siempre con ganas de macho. Continúa con lo que estabas haciendo. Sé buena chica, y sigue comiéndole la polla a mi hermano.

Cogí la verga de Ales y empecé a mamar como una loca. Los dedos, índice y corazón, del gemelo Alfa entrando y saliendo de mi vagina, contribuyeron a que la succión fuese más profunda e intensa. Ales comenzó a follarme la garganta de una manera salvaje y desenfrenada....

- Voy a correrme. No aguanto más. - Dije con la boca llena de saliva.

- Ni se te ocurra. Yo decido cuando debes hacerlo. Continúa...

Sergio agarró mi coño con su mano y apretó con fuerza como quien cierra un grifo. Con la otra mano, me sujetó del pelo para forzarme a chupar con más pasión y entrega la polla de su hermano. Apoyando las manos en el asiento y haciendo palanca con sus brazos, Ales, levantó las caderas en alto separando las piernas. Estaba fuera ya de sí.

- Ahí la tienes toda para ti. Haz con ella lo que quieras, puta. Qué gustazo me da tu boca hambrienta.

Un torrente de babas brotó de mi garganta.

- Eso es, nena - dijo Sergio - córrete por la boca. Has nacido para esto, sabes cómo complacer a un tío en todo lo que le gusta.

Aquella abundante saliva, fruto de mi garganta, y mucho más espesa y viscosa de lo normal, poseía un extraordinario grado de lubricación. A escasos centímetros de mis ojos, los hinchados huevos de Ales recubiertos de mis babas, se me antojaron como un par de higos maduros y repletos de miel. No dudé en engullirlos y saborearlos a conciencia. Uno a uno, los dos, cupieron en mi boca. Con la lengua afuera, lamí la zona de perineo.

- Me voy a correr de un momento a otro- acertó a decir entre suspiros, el gemelo beta

Mi lengua se deslizó un poco más abajo... Tenía el agujerito repleto de mi saliva. Lo tenía bien cerrado, virgen aún, rosado y sin vello alguno. Apliqué, en primer lugar, la punta de mi lengua en su ojete realizando movimientos en círculo. Después, continué con pequeños golpeteos de percusión en el centro presionando... intentando entrar. Vi cómo reaccionaba aquel hermoso ojete al estímulo, y decidí incorporar a la acción, el índice de mi mano derecha.

Un silencio espeso se extendió por el interior del auto. Tan sólo se escuchaba nuestras respiraciones llenar el espacio, invadir el cuerpo del otro, como el oleaje de un acantilado.

A Ales le temblaron las piernas cuando, por fin, uno de mis dedos, venciendo la inicial resistencia, le penetró. Pronto, hubo espacio para otro dedo más. El gemelo Beta, gemía y se retorcía de gusto cuando su joven próstata respondió gustosa al movimiento de mi mano. Aumenté el ritmo de la penetración,y cuando empezó a convulsionar, me metí su polla en la boca.

- Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhh...

Momento de gozo supremo cuando un tío se deslecha en mi boca y sus disparos de semen caliente se estrellan contra el paladar, y se derraman sobre mi lengua. Como mis dedos seguían aún dentro de su ojete, pude sentir cada una de sus contracciones y espasmos placenteros. Mis labios abarcando por completo el grueso perímetro de su polla, percibieron igualmente, cómo los músculos del abdomen se tensaban proyectando las caderas hacia delante para vaciar el contenido íntegro de sus huevos. Tragué un poco de todo ese delicioso semen espeso y caliente. Me encanta ordeñar a un tío y saborear su leche.

Me incorporé hacia Ales aplastando mis tetas sobre su torso. Los dos, ahora frente a frente. Tenía mi boca llena de su esperma y dos dedos de mis dedos en el interior de su culito estrecho. Le miré a los ojos y supo descifrar el mensaje. Abrió la boca al tiempo que yo aumentaba el ritmo de mi mano... Un hilo continuo de leche mezclada con mi saliva, fue derramándose, poco a poco,en el interior de su boca hasta inundarle la garganta. Noté sobre mi coño cómo su polla volvía a tener una potente erección. Gemía, suspiraba... y aunque el tono de su voz era apenas inaudible, pude leer en sus labios lo que balbuceaba: "Sergio, Sergio...Ven, hermano..."

- Vamos a casa que me estoy poniendo malo. - Interrumpió, Sergio - Sólo con imaginarme que la noche no ha hecho más que empezar, me pongo tela de nervioso.

( Continuará... )

Última edición por marilia fecha: 15-nov-2017 a las 11:30.
marilia is online now   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a marilia por este Post:

Responder

Retroceder   Inicio > Gente > Tus Relatos y experiencias


Herramientas