Antiguo 08-nov-2017, 17:10   #1
filemon
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: oct-2006
Mensajes: 9
Gracias 22 Veces en 4 Posts
Predeterminado Aprendiendo entre amigos

Soy Adrián, os voy a contar la historia de mi despertar de mi vida sexual. No fue hace tanto, esta historia pertenece a no más de 6 año atrás.

Adrián soy yo, por aquel entonces yo tenía 19 años, era un chico tímido y un poco introvertido, había llegado tarde a pubertad y también a la adolescencia. Mi primer cigarrillo, mi primer cubata mis primeras fiestas sucedieron siempre dos o tres años después que la mayoría de gente, y el sexo no sería una excepción. A los 19 años aún era virgen. Había besado a dos chicas antes pero nunca había pasado de ahí. No es que me avergonzara ni me preocupara, era simplemente lo que pasaba. Físicamente era y soy un chico normal. Buen altura, mas bien delgado aunque no fibrado, ojos marrones, pelo bastante claro, casi rubio. Nunca me he depilado, pero tampoco es que tenga mucho pelo, soy un chico totalmente normal.

Mi grupo de amigos estaba integrado por otros dos chicos y una chica. Los otros chicos eran Nacho y Gonzalo. Nacho parecido a mi, también virgen, amigo desde la infancia. Un poco más fuerte que yo pero también algo más bajito. Pelo moreno y ojos verdes. Tampoco es un chico que destacara demasiado, era más extrovertido que yo, tenía mas grupos de amigos y era más sociable, pero por lo que sea tampoco había tenido mucha suerte con las mujeres. Gonzalo había llegado al grupo mucho tiempo después de que Nacho y yo fuéramos amigos, sin duda el más triunfador de los tres. Era un chaval inteligente y respetado, sin ser un ligón ya había estado con tres o cuatro chicas, una de las cuales había sido su novia más de un año, también ayudaba que era un tío atractivo. Era el más alto de los tres, también era el más fibrado, sin ser tampoco un rambo de gimnasio, había practicado deporte y eso se notaba. El cuarto miembro del grupo era Sara, era una chica realmente especial. Mediana estatura, ojos color miel, casi siempre llevaba una coleta que recogía su pelo castaño oscuro. Sus habituales pantalones vaqueros ajustados dejaban entrever un culo muy firme, pese a que sus caderas eran anchas el culo mantenía una forma muy redondeado y prieto. Sus pechos eran grandes sin ser escandalosos. La verdad es que era una chica más bien atractiva. Pero lo más morboso de Sara era su manera de ser, era la que más experiencia tenía de todos, a sus 19 años había estado con muchos chicos, desde hacia mucho tiempo disfrutaba de su sexualidad sin ninguna vergüenza, no tenía problemas en contarnos cuando se ha tirado a dos tíos una misma noche, o cuando uno de sus amantes le sorprendía con una polla enorme, o cuando se follaba a un hombre casado en una banco de un parque por la noche. No era raro que nos presentara rollos que le duraban dos o tres meses.

Esas historias que nos contaba Sara eran recibidas con normalidad en el grupo, hablábamos de sexo con la normalidad de cualquier grupo de chicos de 19 años. Pajas, mujeres, hombres, porno...eran temas habituales de nuestras conversaciones. Por eso, aunque las historias de Sara nos gustaban, eso era evidente, tampoco pensé que llegaran a excitarme como más tarde os contaré. Siempre la había visto sólo como una amiga, es difícil de explicar la relación que teníamos, estaba claro que era una chica atractiva, pero nunca había pensado en llegar a nada con ella. De todos los lazos de amistad en el grupo, el mío con Sara era el más fuerte. Todos éramos amigos, pero Sara y yo lo éramos más que nadie.

Todo empezó a cambiar el día de su cumpleaños, ella nos invitó a su casa a Nacho, Gonzalo, a su rollete de entonces y a mi. Su casa tenía tres pisos, arriba había dos habitaciones pegadas, una con una cama de matrimonio y otra con dos camas individuales, el plan era que Sara y su noviete del momento durmieran en la cama de matrimonio y yo, Gonzalo y Nacho nos repartiéramos en las otras dos camas. Durante toda la noche estuvimos bebiendo y charlando como cualquier grupo de adolescentes, el sexo no había salido demasiado en la conversación, la mayoría eran historias de clase, de fiestas o de cualquier tema que surgiera. Ella e había puesto un vestido negro bastante ajustado, no iba demasiado pintada pero se nota que se había querido poner guapa para su rollete, el vestido marcaba muy bien la forma de sus tetas y de su culo, no era de extrañar que durante la noche siempre que ella se levantaba para ir al baño o a la cocina a recargar su cubata se llevara una caricia en el culo de parte de su chico.

Su rollete se llamaba Raúl, no era una chico demasiado guapo, la verdad es que los chicos de Sara solían ser personajes poco comunes, muchas veces chicos que no habrían imaginado estar follándose a una chica como Sara, eso sí, siempre duraba poco tiempo, Era como si Sara dejase a esos chicos conocer los placeres que normalmente no podrían conocer y luego se iba, una vez que había cumplido su función.

Pero volvamos a esa noche donde empezó todo. Una de las veces que fui a la cocina de cargar muy quinto o sexto cubata apareció Sara en la cocina, me había seguido para decirme algo, siempre que me pedía una especie de favor me apretaba los labios y ponía cara de niña buena.

-Adrián, ¿te lo estás pasando bien y todo eso?
-Sí sí, todo perfecto, no?-le respondí
-Te tengo que pedir una favor, Adrián, me da corte, pero bueno, te lo digo
-Corte dice jajja, anda dime.
-Me quiero tirar a Raúl esta noche, pero eso no pasará si dormís en la habiTación de al lado, ¿os importa dormir aquí en la planta baja, hay un sofá cama donde caben dos, y el otro puede dormir en la butaca o en el suelo.
-jajajajja vale vale, no hay problema, ya sé que a ti el sexo silencioso no te va mucho, pero lo hago porque es tu cumple eh
-Gracias Adriiiii (otra vez cara de niña buena)


Al volver al salón no tardó ni un cuarto de hora en proponer ir a dormir, tal y como habíamos pactado yo y mis amigos nos quedamos abajo y ella subió con su Raúl arriba. Mis amigos iban mucho más bebidos que yo y en cuanto abrieron el sofacama se tiraron en el y se durmieron antes de decir buenas noches. Me tocó la butaca, me estiré como pude y me tapé. Apagamos luces para dormir. Me estaba costando un poco dormir, arriba escuchaba ruidos de puertas abrirse y cerrarse, supongo que idas y venidas al lavabo o cualquier otra cosa. Pero al cabo de unos 20 o 25 minutos lo que empecé a escuchar fueron unas leves risitas acompañadas de pequeños ruidos de muelles de cama, eso ya hizo que no pudiera dormirme, seguí escuchando imaginando que estaban morreándose encima de la cama antes de pasar a la acción, sin embargo, al cabo de 2 o 3 minutos de empezar lo que escuche nítidamente fue la voz de Raul -me encanta como la chupas joder- La cosa estaba yendo más rápido de lo que pensaba, Sara no había perdido el tiempo y en ese mismo instante mi amiga tenía la polla de su rollete en la boca, tan solo un piso encima de mi cabeza. Cuando escuché eso note que empezaba a empalmarme, también empecé a escuchar pequeños gemidos de hombre. La mamada que estaba recibiendo Raul tenía que ser muy buena. Mi polla terminó de reaccionar cuando escuché claramente la voz de Sara -¿me quieres follar ya?-

Se me puso dura, muy dura, empecé a acariciarme la polla por debajo del calzoncillo, susurré el nombre de Nacho y Gonzalo para asegurarme que dormían. Arriba la fiesta se estaba poniendo interesante.

-Joder como follas, decía Sara, -no pares, no pares
-¿Te gustá mi polla?, ¿te gusta como te la meto? le preguntaba Raul
-Dame dame, sigue Raul, que polla


Abajo yo ya estaba a mil, me estaba haciendo una paja con total claridad, por debajo de la manta, me había sacado mi polla del calzoncillo y me pajeaba escuchando e imaginando, mi cuerpo vibraba, era como si las historias que siempre nos contaba Sara y que veía como lejanas ahora fueran más cercanas y yo tuviera un papel en ellas. Aunque ese papel fuese tan poco protagonista. Hacia muchos esfuerzos por no correrme, tenía que parar de pajearme para seguir disfrutando de lo que estaba esuchando, quería correrme con ellos, ya que no podía estar en esa habitación disfrutaría del mismo polvo que estaban echando ellos.

Durante un buen rato seguí escuchando gemidos, golpecitos, muelles de cama, pequeños grititos. Cuando habían pasado unos 10 minutos yo ya no podía ni tocarme la polla para no correrme, escuché como los gemidos de Sara aumentaban, más rápidos y fuertes -ah, ah, ah- Se iba a correr, estaba claro, 15 segundos más y escuché su voz entrecortada -me corro, me corro, me corroooo- Su voz se fue apagando con su tercer me corro. Yo me había cogido la polla con fuerza y con solo agarrarla eché tres o cuatro chorretones de mi corrida, la paja me había dejado exhausto, fui al baño con mucho sigilo para lavarme las manos y pasarme papel por la polla. Cuando volví ya no se escuchaba nada más. Habían acabado.

La mañana siguiente nos despertamos tarde, primero Nacho, Gonzalo y yo, los tres con bastante resaca, decidí no decirles nada de lo que había escuchado, por respeto a Sara. Más tarde bajo Sara y me volvió a dar un vuelco el corazón. Estaba claro que lo de esa noche había sido un antes y un después. Me había excitado y pajeado con ella, escuchándola follar, imaginando que era yo quien lo hacía e imaginando que sus tetas botaban delante mío.

Desayunamos, charlamos de la resaca y del sol que hacia. Después mis amigos y yo cogimos el bus y volvimos a nuestras casas, ese sábado noche había acabado, pero vendrían más y mejores.

CONTINUARÁ...
filemon is offline   Citar -
Los siguientes 14 Usuarios dan las gracias a filemon por este Post:
Antiguo 12-nov-2017, 02:05   #2
kuroneko13
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: oct-2013
Mensajes: 10
Gracias 2 Veces en 2 Posts
Predeterminado

Genial!
Muero por saber más de las aventuras de Sara.
Promete mucho.
kuroneko13 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a kuroneko13 por este Post:
Antiguo 13-nov-2017, 17:46   #3
1a9a8r8on
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: nov-2017
Mensajes: 2
Gracias 3 Veces en 2 Posts
Predeterminado

Muy bueno, a ver si sigues y nos cuentas que tal con tu amiga.
1a9a8r8on is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a 1a9a8r8on por este Post:
Antiguo Ayer, 18:31   #4
filemon
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: oct-2006
Mensajes: 9
Gracias 22 Veces en 4 Posts
Predeterminado

Perdón por el retraso, intentaré publicar más a menudo, pero ya sabéis, trabajo, vida social, etc. No es fácil

Pasaban los días y yo no me podía quitar esa noche de la cabeza. Cada vez que cerraba los ojos, sus gemidos y sus palabras de placer me venían a la cabeza. Había sido como un primer contacto con el sexo, pero si estar del todo presente, eso hizo que mi media habitual de una paja al día se multiplicara por lo menos por dos, cuando no por tres. Y no hace falta decir que la inmensa mayoría de esas pajas iban dedicadas a Sara. Al menos una o dos veces al día me encerraba en el baño, cerraba los ojos y me imaginaba las tetazas de Sara botando mientras cabalgaba a Raul.

Aunque Sara era muy amiga nuestra, era habitual que Gonzalo, Nacho y yo quedásemos muchas tardes a solas. No es que quedásemos a escondidas, simplemente, a esa edad los hombres tienen una complicidad entre ellos que es difícil que se pueda tener con una relación de amistad con una chica. Videojuegos, fútbol, cotilleos del día a día, y sexo...mucho sexo...eran nuestros temas de conversación. Aunque no era muy habitual, algunas veces nos habíamos llegado a masturbar juntos, cada uno a lo suyo eso sí. Esa tarde estábamos fumando unos canutos en casa de Gonzalo, que era el único que a sus 19 años ya vivía solo. Sus tíos tenían un piso que no ocupaban, y era nuestro campamentos base para charlas, borracheras, fiestas y cualquier cosa.

-Tíos, ¿no os parece un poco capullo ese rollete de Sara?-pregunto sin venir a cuento Gonzalo
-Bueno...no sé...uno más, no? Hombre no parece muy listo el tío-Respondió Nacho
-Supongo que se la follará de lujo, por eso debe estar con él-volvió a decir Gonzalo
-Ya te digo yo que sí-Respondí yo


En ese momento me di cuenta que no tenía que haber dicho eso, ¿cómo iba a saber yo como follaba Raul?

-¿Qué pasa? ¿te lo has follado o qué, marica? jajaja- dijo de broma Gonzalo
-jajja no no que va- respondí -pero bueno, supongo que se le nota, no?- intenté disimular
-Yo siempre la veo igual de caliente a Sara- añanadió Nacho


Entonces se produjo unos segundos de silencio, simplemente pasaron, no es que fuese un momento crucial, pero la conversación parecía acabada y todavía no había empezado la siguiente, cada uno estaba a lo suyo, excepto yo que que estaba pensando en Sara

-Si os digo que se la folla bien es por que la he escuchado, el otro día en su cumpleaños, vosotros dormiais, pero ella estaba echando un polvo de campeonato


Los dos se quedaron en blanco, me miraron como esperando a que continuara explicando la historia y eso hice

-La escuché gemir, gritar, incluso escuché como se corría, no os lo dije por vergüenza, pero me sí tíos, menuda follada
-Joder, ya nos podías haber despertado capullo-dijo Nacho
-jajajja yo también lo escuché, no sabía si contarlo, pero lo escuché-respondió Gonzalo


No lo podía creer, estaba seguro que Gonzalo dormía, igual que Nacho. De repente me entraron sudores fríos, mientras Sara follaba yo me había hecho una paja con muy poco disimulo, es verdad que por debajo de la manta, pero cualquiera que estuviese despierto me habría visto el movimiento de mi mano subiendo y bajando.

-Ah si? pensaba que dormíais- les dije yo
jajajja pues claro que lo pensabas. Sara no fue la única que se corrió, ¿eh Adrián?
jajajja no jodas que te la pelaste-bromeaba Nacho
-Se la peló como un campeón-dijo Gonzalo sin pudor ninguno. -Tío, Nacho y yo lo hemos hablado mil veces, tienes que follarte a Sara, sois colegas de siempre, y está claro que los dos queréis


No me lo podía creer. Resulta que yo no me había imaginado nunca una relación con Sara, y que mis amigos lo tenían más claro que yo. Todo se había precipitado, de repente no sólo me había empezado a poner cachondo Sara, si no que cabía la posibilidad de que yo fuera uno más de sus polvos, al menos así lo creían mis amigos.

Joder, ¿Qué dices? no sé tío...¿tu crees? está bueno sí, pero es Sara, mi amiga
-Pues la paja que te hiciste no era de amigos jajaj-replicó Gonzalo
-Hablando de pajas...esta historia me ha puesto caliente y tengo una peli porno nueva en la mochila. ¿Nos hacemos, una? dijo Nacho


Yo lógicamente accedí a hacerme la paja, pero también sentí pena porque se acabara la conversación sobre Sara. Nacho, mientras lo decía ya se estaba echando la mano al pantalón, sabiendo que los dos íbamos a acceder. Gonzalo no dijo nada, pero también se bajó los pantalones por las rodillas. Yo me quedé pensativo unos segundos, pero en seguida me dejé llevar y bajé mis pantalones de chandal.

Nacho puso la peli y los tres nos sacamos las pollas. Lo habíamos hecho varias veces y nos conocíamos perfectamente. Nacho tenía la polla más pequeña de los tres, no era ni mucho menos un micropene, pero era más bien pequeño. El mío era más grande que pequeño, 17cm y bastante gordita, una polla bonita, descapullaba sin problemas y recta, además cuando me empalmaba se me ponía muy dura. Gonzalo tenía un buen pollón, pasaba los 20cm sin duda, era una polla muy grande, supongo que de ahí le venía su confianza para ligar.

No había pasado ni cuatro minutos de paja cuando yo me di cuenta que me estaba costando mucho aguantar. No podía quitarme a Sara de la cabeza, pero esta vez, aunque solo era en mi imaginación, no era Raul quien estaba debajo suyo, era yo. Follandomela mientras le agarraba bien el culo. No pude más, me corrí en mi mano.

Joder Adrián, se ve que pensabas en Sara, eh. Espero que cuando te la folles dures más jaja.- dijo Gonzalo sin parar de pajearse


Casi siempre era Nacho el primero en correrse, a parte de tener la polla más pequeña, el pobre era un poco precoz, se corría muy pronto. Pero esta vez fui yo quien no duró ni un asalto, y Sara era la culpable. Me quedé mirando a mis dos amigos mientras seguía dándole vueltas a la cabeza. Nacho se corrió cinco minutos después y Gonzalo, como siempre, fue el último. Los tres nos guardamos las pollas y nos fumamos un canuto. No volvimos a hablar de sexo en toda la tarde, pero estaba claro que había empezado una historia. La historia mía con Sara
filemon is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a filemon por este Post: