Responder

Tus Relatos y experiencias - Antes de ser tu Natalia (-precuela-) Herramientas
Antiguo 01-feb-2018, 17:18   #76
cornidox30
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de cornidox30
 
Fecha de Ingreso: oct-2015
Mensajes: 584
Gracias 2.155 Veces en 436 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por Danielito23 Ver Mensaje
Quise poner que en estos hilos solo iba a dar GRACIAS y no comentar para no afectar el buen rollo que tienen. Gracias

Danielito de argentina
Bueno, puedes comentar cuando quieras, faltaría más. Cada uno puede comentar lo que estime. No se tiene porque romper el buen rollo.

__________________
Sigue mi relato en el hilo:
http://www.pajilleros.com/relatos-ex...tos-chica.html
cornidox30 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a cornidox30 por este Post:
Antiguo 01-feb-2018, 18:44   #77
joven85
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: feb-2006
Mensajes: 289
Gracias 102 Veces en 82 Posts
Predeterminado Cada vez igual

Cada vez que entro en Pajilleros y veo que el ultimo de escribir en un foro es Cornidox me emociono!

Que lastima que no siempre sea para el siguiente capitulo! Pero comprendo que no puede ser siempre asi.

Animo que nos tienes en vilo
joven85 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a joven85 por este Post:
Antiguo 01-feb-2018, 19:00   #78
cornidox30
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de cornidox30
 
Fecha de Ingreso: oct-2015
Mensajes: 584
Gracias 2.155 Veces en 436 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por joven85 Ver Mensaje
Cada vez que entro en Pajilleros y veo que el ultimo de escribir en un foro es Cornidox me emociono!

Que lastima que no siempre sea para el siguiente capitulo! Pero comprendo que no puede ser siempre asi.

Animo que nos tienes en vilo
Ya lo sé... jejeje A veces, yo mismo me pienso si contestar a algún comentario por eso, por no haceros creer que puede ser un nuevo episodio. Pero bueno, entiendo que también os gusta que conteste a vuestros post, cuando puedo.

Saludos.

Este hilo está a espensas de que Lok1 pueda continuar escribiendo la historia, Yo estoy ahora centrado en seguir con el principal. En unos días subiré la siguiente parte. No puedo concretar el día porque estas partes son bastante importantes y no quiero precipitarme, quiero rematarlas y redactarlas bien bien.

__________________
Sigue mi relato en el hilo:
http://www.pajilleros.com/relatos-ex...tos-chica.html
cornidox30 is offline   Citar -
Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a cornidox30 por este Post:
Antiguo 22-jun-2018, 19:27   #79
lokko007
Mega Pajillero
 
Avatar de lokko007
 
Fecha de Ingreso: abr-2017
Mensajes: 373
Gracias 244 Veces en 188 Posts
Predeterminado

Espero que esta precuela puedas también continuarla pronto

Saludos
lokko007 is online now   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a lokko007 por este Post:
Antiguo 22-jun-2018, 23:01   #80
cornidox30
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de cornidox30
 
Fecha de Ingreso: oct-2015
Mensajes: 584
Gracias 2.155 Veces en 436 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por lokko007 Ver Mensaje
Espero que esta precuela puedas también continuarla pronto

Saludos
Bueno, se continuará, pero por este hilo quizas se deba esperar un poco.
__________________
Sigue mi relato en el hilo:
http://www.pajilleros.com/relatos-ex...tos-chica.html
cornidox30 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a cornidox30 por este Post:
Visita nuestro sponsor
Antiguo 09-ago-2018, 01:49   #81
cornidox30
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de cornidox30
 
Fecha de Ingreso: oct-2015
Mensajes: 584
Gracias 2.155 Veces en 436 Posts
Predeterminado

Creo que traigo frescas y buenas noticias para muchos de vosotros: ¡VUELVE LA PRECUELA DE NATALIA!

Mi compi lok1 ha sacado tiempo, y entre los dos hemos ido dado forma a algunos capítulos nuevos. Mañana o pasado supongo que publicaré ya algo.

Así se podrá saber algo más de la personalidad y andanzas de Natalia bastante antes de conocer a Luis.

Si alguno quiere refrescar la memoria, puede leerse alguna de las últimas partes de la precuela y ponerse al día con el hilo.

Un saludo.
__________________
Sigue mi relato en el hilo:
http://www.pajilleros.com/relatos-ex...tos-chica.html
cornidox30 is offline   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a cornidox30 por este Post:
Antiguo 09-ago-2018, 14:38   #82
lok1
Mega Pajillero
 
Avatar de lok1
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Mensajes: 170
Gracias 109 Veces en 57 Posts
Predeterminado

Ya tenía yo ganas de volver a contar cosas sobre la joven Natalia y más ahora que el hilo principal está tan al rojo vivo.

Esperemos que tenga buena acogida
__________________
Si te apetece leer un relato escrito por mi..
/relatos-experiencias/46605-escapada-montana.html
lok1 is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a lok1 por este Post:
Antiguo 09-ago-2018, 15:53   #83
TENDENCIOSO
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2017
Mensajes: 307
Gracias 573 Veces en 271 Posts
Predeterminado

Gran noticia , por lo menos [email protected] tenemos muchas ganas de seguir leyendo este magnifico relato de las vivencias de nuestra amiga Natalia.....

Muchas gracias tanto a loki1 , como a cornidox........sois geniales.....

Un saludo de Tenden y de Natacha
TENDENCIOSO is online now   Citar -
Antiguo 10-ago-2018, 01:14   #84
cornidox30
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de cornidox30
 
Fecha de Ingreso: oct-2015
Mensajes: 584
Gracias 2.155 Veces en 436 Posts
Predeterminado

PARTE 4
Tonteando en los probadores

por lok1 & cornidox30
__________________
Sigue mi relato en el hilo:
http://www.pajilleros.com/relatos-ex...tos-chica.html
cornidox30 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a cornidox30 por este Post:
Antiguo 10-ago-2018, 01:14   #85
cornidox30
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de cornidox30
 
Fecha de Ingreso: oct-2015
Mensajes: 584
Gracias 2.155 Veces en 436 Posts
Predeterminado

1



Ese verano lleno de emociones tornaba a su fin. Aquellas últimas dos semanas de vacaciones no estaban siendo las más divertidas ni mejores para mí. Después del “incidente” anal con Alberto en la playa, me distancié de él durante varios días. No volví a tener sexo desde esa vez. Ni con él... ni con nadie.

Pero ahora debía reconocer que las ganas me corroían de nuevo. Necesitaba volver a follar antes de regresar a mi casa, a mi ciudad. Aunque, en verdad, no sabía si quería estar de nuevo con él. Me ponía, sí, y mucho, pero las formas que utilizó conmigo en la playa no eran las que yo deseaba ver en él. Estaba dudando si darle una nueva oportunidad o buscarme otro ligue pasajero. Seguro que en el pueblo no me faltarían candidatos para un polvo de despedida estival.

Y unos día después... se presentó ante mí una ocasión propicia para ello: entre la pandillas de amigos y amigas de mi prima, se comentó de hacer una gran fiesta de despedida. Pronto volveríamos todos a nuestras ciudades, a nuestras vidas; cada uno a sus obligaciones, estudios, responsabilidades… Teníamos claro que la celebración tenía que ser por todo lo alto.

Los chicos, como no, fueron los primeros en ofrecerse a planificar lo básico para gozar de una fiesta inolvidable. Buscaron una casa lo suficientemente grande para que pudiéramos estar todos juntos y que además, por supuesto, tuviera piscina. La fiesta empezaría de día y acabaría «cuando el cuerpo ya no pudiera más». Eso fue lo acordado. Ellos también se erigieron en encargados de la comida y, sobretodo, de la bebida, que era lo único que de ningún modo podría faltar.

Nosotras, por nuestra parte, teníamos la misión de invitar a la gente, de preparar la música y a la vez de elegir una temática graciosa y original para convertir la velada en algo aún más divertido.

Mi prima Erika y yo, junto con otras dos chicas de la pandilla, nos acercamos hasta el pueblo de al lado donde hay un centro comercial bastante grande, para comprar algunas cosas que en el nuestro no encontraríamos. Todo era muy excitante y divertido, iba a ser nuestra primera gran fiesta. O al menos la mía, con Erika y todas sus amigas. Había estado en otras en varias ocasiones, pero eran las típicas: cuando el pueblo se vestía de gala para las fiestas en honor a su patrón y traían orquestas, montaban barras y todo eso... Bueno, más o menos, había vivido con ellas lo que eran las fiestas del pueblo y sus alrededores, pero ésta sería la primera vez que organizábamos algo por nuestra cuenta, de forma privada, y queríamos que fuese inolvidable, algo que recordásemos hasta el año próximo.

Según llegamos al centro comercial, todo eran risas y diversión, parecíamos como crías cogiendo cosas por los pasillos, poniéndonos cosas encima de la ropa y haciendo el tonto. Después de un buen rato de risas y tonterías varias, decidimos dividirnos; cada una debería buscar una opción que le gustase para la temática de la fiesta y luego mostrarla a las demás, proponiendo un vestuario.

Yo iba desde el principio con una idea muy clara en mi cabeza: me apetecía mucho una fiesta ibicenca; todos de blanco, con ropa suelta y fresca... Me dirigí a la sección de ropa y estuve rebuscando hasta que di con varias propuestas que me gustaron; cogí un par de ellas, envueltas en mis brazos, y fui directa a los probadores a decidir cuál me convencía más.

Las demás fueron haciendo lo mismo que yo, trayendo sus propuestas, y de golpe, junto a los probadores, se organizó una mini reunión en la que cada una proponía sus distintos modelitos. La primera en mostrarnos su idea fue Lucía; ella, siempre acomplejada por estar algo gordita, propuso hacer una fiesta de pijamas. Traía un camisón para nosotras y un pantalón corto con camiseta de tirantes a juego para los chicos. Nuestra negativa fue inmediata. Pero ella insistió en defender su propuesta: entró al probador para intentar demostrarnos que así iríamos muy monas y fresquitas.

Mientras Lucía se cambiaba, probándose aquel camisón, ese fue el momento de mi prima. Erika que, cómo no, propuso hacer la fiesta del tanga. Su idea consistía simplemente en llevar esa prenda a la vista, sin nada más, tanto nosotras como ellos. Entre risas, nos decía que la parte de arriba sí que sería opcional, que cada una podría llevar lo que le diera la gana. Y a modo de muestra, ilustrando su propuesta, se trajo un minúsculo tanga de hilo de alguna estantería. No hizo falta ni que pasase a los probadores, ninguna estábamos dispuestas a llevar semejante modelito, por lo menos, a la vista. Y así se lo hizo saber Isa:

—¡Anda, tía, estas loca! ¡Cómo vamos a ir con esas pintas! ¡Menudos zorrones!

—Ya, sí... ¿Pero no me digas que no sería gracioso ver a los tíos con esto puesto? —replicó Erika, estirando el fino tanga que traía en su mano—. Éstos son capaces de aceptar llevarlo, con tal de vernos a nosotras pasearnos así. Ja ja ja ja... —mi prima dio varios pasos, contoneando su trasero de forma graciosa y sensual, como si fingiese caminar luciendo ese tanga puesto.

Isa y yo nos miramos, y reímos al unísono al verla; esa mirada mutua delataba lo que las dos pensábamos de Erika: «¡joder, valla lo que le gusta a ésta lucir su culo ante los tíos!»

Y fue precisamente Isa la siguiente en hablar: nos mostraba una propuesta de fiesta hawaiana. Se había acercado a la sección de disfraces y traía una faldita de tiras de colores con un rudimentario sujetador a juego, hecho con cocos. Era una idea que nos gustó mucho desde un principio; los chicos podrían llevar sólo la faldita, junto con algún que otro adorno hecho con tiras de cuerda, por los brazos, la frente… lo que cada uno quisiera. Isa pasó a los probadores para enseñarnos cómo le quedaría aquello puesto, pero la cosa pintaba muy bien. Además, su idea nos permitiría tematizar toda la fiesta con el mismo rollo. Podría quedar algo muy chulo.

Por último, sólo faltaba yo, así que presenté mi propuesta: consistía en un vestido blanco ibicenco; la parte superior ceñida, la inferior con algo de vuelo hasta mitad de pierna. La principal ventaja de aquello era que casi cualquier prenda que ya tuviésemos por el armario nos podría servir: un pantalón blanco con una camiseta, un vestido de ese mismo color o una falda con la parte superior del bikini… casi cualquier cosa veraniega de color blanco. Expuse con la mayor vehemencia que supe mi propuesta, pues me sentía muy cómoda con ella. Además, el vestido que había elegido me parecía muy mono. Me lo iba a comprar de todas formas.

Cada vez que alguna de nosotras proponíamos algo nuevo, las chicas que en ese momento estuviesen en los probadores, asomaban la cabeza para verlas; cada una sacaba sus pros y sus contras. Cuando me dirigía yo al probador para ponerme el vestido, salía ya Lucía con «su camisón» puesto.

Si bien es cierto que no era tan dramático como esperábamos, había elegido un camisón por encima de las rodillas que, debido a su tamaño, se le pegaba un poco al pecho. A ella le quedaba más o menos bien, pero era mayor medida una forma de intentar disimular sus defectos que algo que pudiera sentarnos bien a todas; además, lo veíamos un tanto ridículo. Nos argumentó que no nos haría falta gastar dinero, porque seguro que podríamos encontrar algo así por casa, incluso que una camiseta grande nos podría servir...

Y así seguía, intentando defender enérgicamente su postura, cuando mi prima se le acercó por detrás, levantándole de un sólo tirón ese camisón hasta la cara. Todas estallamos en risas por la ocurrencia; incluso ella, Lucía, que también se reía a la vez que peleaba con Erika, intentando soltarse. La escena era muy cómica: mi prima daba vueltas sin parar alrededor de ella, sin bajarle el camisón, mientras Lucía se estiraba forcejeando las dos. A la vista nos dejaba un antiestético sujetador color carne, que apenas contenía sus pechos algo caídos. De hecho, se le salían parte de los pezones, y llevaba también un minúsculo tanga que dejaba entrever los signos de una más que visible y descuidada pelambrera. Esto último no nos pasó desapercibido a ninguna. Pero una vez más, mi prima Erika fue la más lanzada de todas:

—Nena, ¿pero eso qué es? ¿Cómo puedes llevarlo así? —exclamó ella, justo antes de soltarle por fin el camisón, dejando que se cubriese.

—¡Joer, Erika! ¡Siempre estás igual! —replicó Lucía, al conseguir por fin taparse. No parecía demasiado enfadada; debía conocer de sobra a mi prima y sus «bromitas»—. ¡Pues mira, yo lo llevo así... al natural! ¿Qué pasa?

—¿Cómo que qué pasa, Luci? ¡Pasa que es una guarrada!, que queda mal y no le parece sexy a nadie. Seguro que no habrás oído en tu vida a ningún chico decir: «Bua, tío, has visto que coño peludito tan apetecible… Me encantaría llenarme la boca de pelillos comiéndoselo…». Ja ja ja ja... —Erika recreaba como si tuviese la boca llena de pelos, como con asco.

Todas estallamos en una carcajada general. Estaba claro que mi prima era muy bruta, incluso demasiado faltona. Yo posiblemente no le perdonaría que me humillase en público como hacía con su amiga Lucía, pero a ella no parecía importarle demasiado. Y además, para ser sincera, desde una visión de coquetería femenina, aquello era completamente antiestético. Pero ella era libre de llevarlo como le diera la gana. Faltaría más.

Pero mi prima no se dio por vencida...

—Mira, Luci, vamos a hacer una cosa: antes de irnos pasamos a comprar útiles para depilarte ese desastre… ¡No puedes ir con todo eso así a la fiesta! —insistió Erika..

—¡¡NO!!... ¡Que eso hace mucho daño! Viendo ya cómo me duele en las piernas… ¡no quiero ni imaginarme ahí! —Lucía intentaba dar largas a mi prima. Yo quería que dejasen de una vez el puto tema, me daba mucha vergüenza por su amiga.

—¡Tranquila!, que la ciencia avanza... y ahora existen una cremas que se aplican, se dejan unos minutos y … ¡¡TACHÁN!! Ni un pelo. —Erika trataba a Lucía como si fuese la «tonta» del grupo. Yo estaba a punto de decirle que parase, que dejase ya de «humillar» así a su amiga.

—¿En serio? ¿Pero eso luego no pincha ni es incómodo?

—¡Claro!, esa es la alarma para que vuelvas a hacértelo. ¡Tecnología punta, nena! —dijo Erika, y volvimos a reír todas, yo incluida.

—Está bien —convino Lucía—. ¡Probaremos la alta tecnología para mi chocho!

La siguiente en aparecer vestida con su propuesta fue Isa que, previsora, se había dejado los pantalones cortos debajo de la falda de hawaiana, por si a mi prima le daba de nuevo por hacer de las suyas. Era un conjunto muy guay: la falda, a pesar de ir con el pantalón debajo, era lo suficientemente tupida como para dar seguridad de poder llevarla con ropa interior; aunque lo más normal es que llevásemos bikini, siendo como iba a ser una fiesta con piscina. Todas estábamos bastante convencidas de quedarnos al final con este modelito, ir de hawaianas, hasta que Isa comentó algo en lo que ninguna habíamos reparado hasta ese instante:

—Ya sé que os encanta, y a mí también... pero viendo las tallas que tenían de este disfraz, me he dado cuenta de una cosa… ¡Nati, tú quizá tengas que comprarte otro!

—¡Uy! ¿Y yo otro por qué? —pregunté.

—Pues... porque no creo que éstas —dijo cogiendo mis pechos con las dos manos—, quepan aquí dentro —añadió, señalando los «cocos» que hacían la función de sujetador.

—¡No jodas!... ¿Seguro?

—¡Me parece que ni de coña! Pero pruébatelo.... y salimos de dudas.

Me metí en el probador, me quité la camiseta que llevaba y sólo con el sujetador puesto me miré al espejo; mis tetas tampoco eran TAN gigantes… o eso quería creer yo. Me quité el sujetador y mis tetas cayeron un poco fruto de la gravedad. Cogí aquellos «cocos», que puestos en el cuerpo de Isa me habían parecido lo suficientemente grandes, pero que ahora en el probador daban la sensación de haberse encogido de golpe, e intenté por todos los medios meter mis tetas en esos «improvisados cazos» que estos formaban. Estaba claro que la física nunca miente: aquello era una misión imposible. Únicamente conseguí abarcar una pequeña parte del gran volumen de mis pechos.

Y en esa pelea estaba yo, cuando, sin previo aviso, mi prima abrió la cortina del probador de par en par, haciendo que nuestras amigas y parte de la tienda pudiesen descubrir el problema al que me enfrentaba.

—¡Eh! ¿Qué haces Erika? —protesté, al ver la forma en la que me había abierto el probador, sin mediar aviso.

—¡Joer, Nati!, ¡que sólo es atarse un sujetador a la espalda!… ¿Cómo tardas tanto? —me preguntó mi prima—. Bueno, ya veo el pequeño GRAN problema —añadió, riendo entre dientes.

—Pues sí, ¡hay un GRAN problema!... bueno mejor dicho, ¡DOS! —exclamé entre risas, mientras sujetaba mis tetas con ambas manos, dando mayor peso a mi afirmación. Las demás volvieron a romper a reír.

Nos divertíamos tanto, que no nos dimos cuenta o no quisimos percatarnos de que no estábamos solas. Yo, desde mi posición, con mis tetas apenas tapadas por esos «cocos menguantes», me di cuenta que un chico algo más mayor que nosotras, seguramente atraído por nuestros gritos, se encontraba allí de pie, a nuestro lado; iba cargado con varios bañadores. Parecía estar esperando a que despejásemos un poco la zona para entrar a probárselos. Lo vi con una sonrisa en su boca, muy pendiente de nuestra conversación, y en ese momento justo con sus ojos clavados en mis dos «GRANDES PROBLEMAS».

Instintivamente, me di la vuelta y le pedí a Erika que cerrase la cortina. Quizá le tendría que haber llamado la atención, o al menos haberle dicho algo a ese chico, pero lo cierto es que él tampoco estaba haciendo nada malo; en verdad eramos nosotras las que armamos el escándalo, y mi prima la que estaba haciendo de exhibicionista, abriéndome de golpe la cortinilla. Así que no quise montar jaleo. Además… era muy guapo.

Erika, al marcharse, no me hizo demasiado caso en lo de cerrar la cortina, y me dejó bastante rendija abierta. Algo molesta, fui a terminar de cerrarla. Pero justo cuando iba a hacerlo, a través de la misma, pude ver cómo ese chico se abría paso entre las miradas de mis amigas, en dirección al probador que quedaba justo frente al mío. Al instante, las chicas dijeron que se iban a mirar sus respectivos modelos para la fiesta, ahora que ya habíamos decidido, por necesidad mía, que fuese ibicenca. Comentaron de volver enseguida a los probadores.

Yo, que estaba ensimismada mirando discretamente por la rendija, les contesté con un «vale, vale» distraído, sin atenderles demasiado. Al otro lado de mi cortina, vi también cómo la de ese chico se había quedado un tanto entreabierta. No le di mayor importancia, era algo bastante habitual en este tipo de probadores, donde las cortinillas son tan diminutas. Pero en esta ocasión se me estaba presentando un espectáculo que empezaba a ponerse ciertamente interesante... No pude evitar mirar de reojo hacia allí.

Ese chico se había despojado de sus pantalones, y llevaba unos calzoncillos tipo slip que le marcaban un paquete muy muy abultado. En ese instante, no sabría decir si sería al no estar yo acostumbrada a ver ese tipo de calzoncillos en los tíos o por qué, pero aquel bulto me parecía algo enorme; sólo deseé por un rato que se los quitase, que me descubriese el «pastel» completo...

Pero no tuve suerte, no se los quitó. Primero se probó un bañador de tipo surfero que le marcaba un culito muy mono. Era muy bajo de cintura, con lo que dejaba al aire gran parte de sus slips. Pensé que no me importaría cruzármelo así por la playa, pero sin nada debajo; tendría que ser una imagen muy sugerente.

Luego se dio la vuelta, mirándose al espejo para comprobar cómo le quedaba, y yo pensé para mí: «te queda de maravilla» y se me escapó una sonrisa. En ese momento ya fui consciente de que estaba completamente pendiente de él, que me había olvidado de mí. La imagen era un cuadro: tenía sólo puesta aquella falda hawaiana, y llevaba mis tetas completamente al aire al no haberlas conseguido meter dentro de los «cocos». Me miré al espejo y se me volvió a escapar la risa. Decidí probarme de una vez ese vestido que había cogido para mí, pues si no, estaría siendo un poco raro que tardase tanto ahí dentro.

Entonces, pensé en cerrar por completo el pequeño trozo de cortinilla que mantenía abierto. Pero, en el último segundo, llevada por el morbo, pensé que a lo mejor podría volver a ver algo más de mi vecino de probador, mientras me cambiaba, reflejado en mi espejo. Al mismo tiempo, creía que mi rendija sería lo suficientemente estrecha como para que él no pudiera ver nada de mí. Me estaba excitando bastante todo aquello: ver sin ser vista.

Me despojé de aquellos «cocos» y de la falda, y miré hacia espejo en dirección al otro probador. El chico estaba de espaldas, quitándose ahora un bañador diferente; me lamenté por no haber podido enterarme cómo le quedaría. Pero aun así, su culito en calzoncillos tampoco era una visión que estuviese nada mal. Me di cuenta, que tanta actividad voyeur me estaba pasando factura: mis pechos habían reaccionado haciendo que mis pezones se endureciesen, y empecé a notar calor en mi interior.

Agarré aquel vestido blanco y me lo puse. Se ceñía completamente a mis pechos, que con todo el trajín y la ausencia de sujetador se me marcaban muchísimo. Pensé que con el bikini debajo no se vería nada, y lo cierto es que me quedaba muy bien; sería una compra estupenda. Me quité el vestido, quedándome únicamente con el tanga que llevaba, y me dispuse a ponerme de nuevo mi ropa. Mientras la cogía de la percha, eché lo que pensé que sería el último vistazo hacia mi vecino de probador... o eso me creía...

Pero lo que vi reclamó otra vez toda mi atención: el nuevo bañador que se estaba probando ahora, era de esos típicos de natación, similar al calzoncillo que llevaba... Y claro, era un desastre llevar puestos los dos a la vez; se le notaba muy incómodo, agitándolo hacia los lados, intentando colocarlo todo para comprobar si con él puesto se movería cómodamente. En un abrir y cerrar de ojos, de un sólo tirón, se despojó a la vez de ese bañador y del calzoncillo, dejándome ver al instante un culo muy blanco en comparación al resto de ese cuerpo que lucía bastante bronceado.

Al segundo, se tuvo que agachar a recogerlos, al haberse quedado los dos enroscados y tirados en el suelo... Y en ese preciso momento ocurrió: se giró distraído, ajeno por completo a mi mirada, y mientras intentaba separar con sus manos el calzoncillo del bañador, me ofreció en un descuido una perfecta visión de por qué se le abultaba tanto ese paquete. Pude ver una polla en reposo muy muy gruesa; tanto o más que las de los chicos con los que había estado, ya incluso en estado de excitación. Pero lo que más me llamó la atención de aquello, fue el tamaño de sus testículos; en mi vida había visto unos así de gordos; me parecieron como dos pelotas de tenis colgando del cuerpo de aquel chico atlético.

Sin poder evitarlo, empecé a imaginarme lo que podría ser una descarga de aquellos dos depósitos gigantes, y sin esperarlo, me vi fantaseando con la idea de verme completamente cubierta con su esperma. ¡Uffff! ¡Esa imagen me ponía muy caliente! Lo noté en la pequeña mancha de humedad que comenzaba a dibujarse en mi tanga.

Inconscientemente, lleve una mano a mis tetas, y comencé a aplastarlas pellizcando a la vez mis pezones. Me sentía encendida, sabía que aquel espectáculo se iba a terminar muy pronto, en cualquier instante, pero tenía que aprovechar al máximo cada segundo de visionado de aquella polla... todo lo que pudiese. Mi otra mano ya estaba frotando mi sexo a toda velocidad por encima del tanga. La situación era absolutamente excitante: espiando a un tío bueno a escasos metros de mí y masturbándome, medio en público, como una posesa casi a su lado. Entre él y yo, a parte de un estrecho pasillo, sólo nos separaba la fina tela de aquellos dos probadores. Tenía que darme prisa, seguro regresarían pronto las chicas, de un momento a otro, cortándome el rollo. Pero antes, si podía, estaba decidida a correrme mirando aquel espectáculo...

Y entonces, ocurrió algo que sí que en verdad no esperaba: noté cómo ese miembro que no dejaba de admirar comenzaba a crecer y crecer; lenta pero incesantemente; parecía que no iba a detenerse nunca, dejando ante mis ojos la polla de mayor tamaño que habría podido imaginar hasta ese día. No era excesivamente larga, pero sí muy gorda, demasiado; tanto, que dudaba incluso que me cupiera en la boca si tuviese la ocasión de mamársela. Entonces, en ese preciso instante, fui en serio consciente de lo que en verdad estaba pasando: tanto me había emocionado espiándole, que había separado mi cortina de más, haciendo que ese chico pudiera ver, a través del reflejo en mi espejo, el espectáculo que yo también le estaba brindando. De este modo, el observado se convirtió en observador y viceversa...

Nuestras miradas se entrecruzaron durante dos eternos segundos, dándonos cuenta de una excitación mutua, de un morbo que era compartido... Y de una forma de lo más natural, vi como él dirigía una de sus manos a su pene, empezando una rápida pero suave masturbación; sin apartar la vista de mí, con sus dos ojos clavados en mis pechos, que en ese instante ya se veían sonrosados, sudorosos, ardientes por la excitación brutal del momento.. Vi como mis tetas se reflejaban perfectamente en su espejo, pero aún así, me recoloqué de un forma en la que le ofrecí una visión aún mejor.

No sé bien por qué hice aquello, pero en lugar de querer cubrirme me animé más, e introduje mi mano bajo el tanga, bajándolo otro poco, intentando mostrarle una visión perfecta de mis movimientos. Empecé a meterme dos dedos dentro a toda prisa. ¡Estaba empapada! Aquel chico, a su vez, se la menaba intentado regalarme una visión completa de su pollón y sus tremendos huevos, arqueando un poco sus piernas mientras se pajeaba frente al espejo. ¡¡MADRE DE DIOS QUÉ POLLA TENÍA!!

—¿Nati? ¿Todavía estas en el probador? ¿Cómo vas? ¿HAS PODIDO GUARDAR ESAS TETONAS EN ALGÚN SITIO? Ja ja ja ja ja... —gritaba Erika, mientras se acercaba directa al probador.

El chico, claro está, nada más oírla se asustó, se vistió a toda prisa y salió corriendo de allí. Yo hice lo mismo. Justo cuando Erika abría por completo la cortina, terminé de abrocharne el último botón de mi pantalón. ¡¡Menudo calentón llevaba!! ¡A ver cómo lo calmaba ahora!

Las chicas llegaban todas a probarse sus vestidos y luego nos marcharíamos pronto.


CONTINUARÁ...
__________________
Sigue mi relato en el hilo:
http://www.pajilleros.com/relatos-ex...tos-chica.html

Última edición por cornidox30 fecha: 10-ago-2018 a las 09:12.
cornidox30 is offline   Citar -
Los siguientes 11 Usuarios dan las gracias a cornidox30 por este Post:
Antiguo 12-ago-2018, 01:56   #86
TENDENCIOSO
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2017
Mensajes: 307
Gracias 573 Veces en 271 Posts
Predeterminado

Madre mia mi vieja........Natalia , tiene las hormonas por las nubes.......se desata completamente cuando esta lejos de su ciudad.........ni pasando por una mala " experiencia " se le quitan las ganas......sigue teniendo la palabra sexo marcado a fuego en la cabeza........es como EL DOCTOR JEKYLL Y MR. HYDE.......modosita en su ciudad y completamente desatada en el pueblo.......

En poco rato pasa por voyeurs , exhibicionista y por hacerse una paja en unos probadores.......solo falto meterse en probador ajeno y terminar la faena......a lo mejor le falto tiempo para ello

Nos parece que ese chico va a ser uno de los invitados.......si es asi , nada ni nadie podra evitar que pruebe el deseado manjar...que dios pille confesado al chico , lo va a dejar sequito

Gracias cornidox y loki1 por vuestro nuevo y esperado capitulo......esperando el siguientec lap0000

Un saludo de Tenden y Natacha

Última edición por TENDENCIOSO fecha: 12-ago-2018 a las 02:28.
TENDENCIOSO is online now   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a TENDENCIOSO por este Post:
Antiguo 12-ago-2018, 14:08   #87
Franciscolt
Moderador sección Fotos
 
Avatar de Franciscolt
 
Fecha de Ingreso: abr-2005
Ubicación: Spain, o sea, por aqui
Mensajes: 7.803
Gracias 4.299 Veces en 2.341 Posts
Predeterminado




Sin palabras me dejas.... muy bueno.
Franciscolt is offline   Citar -
Antiguo 14-ago-2018, 17:55   #88
cornidox30
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de cornidox30
 
Fecha de Ingreso: oct-2015
Mensajes: 584
Gracias 2.155 Veces en 436 Posts
Predeterminado

2


Pero yo seguía a lo mío: con mi calentón...

«¡¡Joder... quién pillase ese pollón!!», pensaba para mí, mientras miraba como aquel chico pagaba su bañador en la caja. Me quedé mirándole de reojo durante unos instantes, intentado que ni Erika ni nuestras otras dos amigas se percatasen de nada. Ellas estaban ahora ensimismadas, pensando en probarse los vestidos ibicencos que habían escogido para ellas.

Terminó de pagar, cogió la bolsa que le dio la dependienta y se dio la vuelta. Sus ojos fueron directos hacia mí, como si me estuviesen buscando. Ahora, desde varios metros de distancia, le aguanté la mirada. No pude ni quise evitar que me viese morderme los labios. Seguía pensando en su polla y se lo quería hacer saber. Mientras se alejaba, él me guiñó sutilmente un ojo, y yo le devolví ese mismo gesto acariciando levemente mis pechos para él, de un modo discreto pero a la vez atrevido. Se los estaba ofreciendo descaradamente. Era muy guapo, y el morbazo de haberle visto la polla tras la cortina de aquel probador me había puesto a mil. En ese instante, si pudiese, le dejaría que me follase... sin duda. Pero estábamos en un centro comercial, a plena luz del día, rodeados de gente y encima con mi prima y las amigas al lado. Debía quitarme esa loca idea de la cabeza...

Pero... a eso no me ayudaba el gesto que me dedicó él nada más salir por la puerta de la tienda: me hizo una seña, como si me indicase que me esperaría por allí, justo al lado. Yo le devolví una sonrisa, pero para mis adentros pensaba que «ni de coña». Mejor debería olvidarme cuanto antes de este tío. Después de lo de Alberto en la playa y de aquella noche loca con mi prima, no estaba para permitirme más locuras. Yo apenas si tenía veinte años, y aquel tío andaría seguro rondando los treinta; veintisiete o veintiocho al menos. Era una completa locura...

¡Pero joder!... ¡estaba muy bueno! ¡Y menudo pollón tenía! Le respondí a esa seña sólo con una sonrisa y una mirada hacia el suelo, que únicamente dejaba entrever mis dudas pero a la vez mis ganas.

Y en ese momento ahí se terminó todo lo nuestro...

O no...

Y al instante, en una decisión que me salió sin pensar, me acerqué al probador que en aquel instante ocupaba Erika. Abrí la cortina, de una forma mucho menos abrupta que ella antes a mí, y mientras la veía probarse uno de aquellos vestidos sin nada debajo, le dije :

—Eri, voy un momento hasta aquí al lado. Creo que vi antes, al entrar, un vestido en otra tienda que intuyo me va a quedar mucho mejor que éste. ¡Ahora mismo vuelvo!

—Pe... perooo... ¡Espera! ¿Qué te parece éste para llevarlo yo así... sin nada debajo? —Mi prima me preguntaba por cómo le quedaría ese vestido sin bragas, pero ni le contesté. La dejé allí metida y me fui. Yo ahora tenía algo mejor que hacer. Aunque quizá fuese una verdadera locura lo que me estaba planteando.

Ni miré atrás, ni quise comprobar dónde se quedaban Lucía y Isa; supuse que también probándose sus respectivos vestido ibicencos. Salí al pasillo del centro comercial, y nerviosa, miré a ambos lados a ver si le veía. Pero nada... había desaparecido. Pensé por un instante cuan loca estaba por lo que pretendía hacer. Ese chico estaba muy bueno, pero era un completo desconocido. La escena del probador había estado muy bien, como algo inocente y morboso, pero lo que tenía ahora en mente rozaba la locura, la insensatez absoluta. Pero no lo podía evitar, la visión de aquella polla y aquellos huevos gigantes me había dejado impresionada.

Y al final ya iba a desistir, meterme de nuevo dentro de la tienda, volver con las chicas, cuando de repente le encontré; le vi aparecer de pronto, doblando hacia uno de los estrechos pasillos que había a la derecha, uno que parecía llevar a los lavabos. Volteó su cabeza y me miró, sin detenerse, haciéndome un nuevo gesto que me invitaba a seguirle. Debí volverme loca de repente, pues mis pies comenzaron a andar tras él, a su encuentro. Mis ojos sólo se fijaban en su culo, ese que hacía unos instantes pude ver por completo. Doblé el pasillo y continué, yendo varios pasos tras él, siguiéndole. No sabía ciertamente a dónde me iba a llevar aquello, pero no podía parar. Incluso no lo hice tampoco cuando vi venir, frente a nosotros, a dos chicas que salían de los baños. Pasaron junto a él y le saludaron...

—Hola, Toni, ¿qué tal el día? —Así, al escucharlas, pude saber su nombre: Toni, y que aquellas dos chicas le conocían.

—Bien, voy a empezar ahora el turno... ¿Vosotras qué tal? —Él se paró un segundo al lado de ellas.

—Nada, por aquí dando una vuelta.... A ver si encontramos algo para una boda.

—Seguro que cualquier cosa os sienta bien. —En ese momento le alcancé y pasé por su lado. Disimulé como una tonta fingiendo que iba al baño, como si todo aquello fuese ajeno a mí—. Bueno, os dejo, que aún tengo que cambiarme y voy algo justito de tiempo. He parado a comprarme un bañador nuevo y me entretuve más de lo previsto... Chao

Ese tal Toni me miró de reojo al pasar, y se despidió rápido de aquellas dos chicas, continuando su paso, ahora él tras de mí... Me iba a meter dentro del baño de chicas, cuando escuché, casi a un palmo de mí, su voz indicarme algo a mi espalda:

—¡Por esa puerta no! La sala que creo estas buscando está un poco más allá... al fondo del pasillo.

Yo me quedé de pie, mirándole, justo a la puerta de los baños, bajo el marco, y él me adelantó despacito, sin decirme nada más, sólo observándome con la misma mirada que me lanzó justo al salir de la tienda. Esos penetrantes ojos verdes terminaron de quitarme el poco raciocinio que me podía quedar. Miré su mano, y vi que llevaba agarrada la bolsa de la tienda. Aquel diminuto bañador que se acababa de comprar se veía allí dentro perfectamente doblado. Al verlo, no pude evitar el regreso a mi mente de la imponente imagen de su polla frente al espejo del probador.

Como una idiota, le acompañé sin saber verdaderamente a dónde me dirigía. Fui tras él, siguiendo sus pasos, pero lanzando a cada poco pequeñas miraditas hacia atrás, temiendo que en cualquier momento apareciesen Erika y las chicas. Unos metros más adelante, aquel chico se sacó del bolsillo unas llaves para abrir un pequeño cuarto. En la puerta, sólo un cartel que ponía: PRIVADO. Sin saber muy bien dónde me metía, entré con él. Su mirada me generaba confianza, no me parecía la de alguien peligroso. Al contrario, estaba buenísimo y era extremadamente guapo, al menos para mí.

Nada más entrar allí, divisé lo que parecía un cuarto vestíbulo. Colgado de unas perchas, distinguí frente a mí lo que parecía un uniforme de vigilante de seguridad. Ese chico seguía sin decirme nada, mientras giraba la llave de la puerta para cerrarla tras nuestro. Justo antes, se cercioró, con un par de rápidos vistazos hacia afuera, que nadie nos había visto entrar juntos.

Fui yo la primera en hablar:

—O sea... ¿trabajas aquí de vigilante?

Y este chico, sin darme tiempo a reaccionar, se colocó frente a mí invitándome a entrar en otro de aquellos pequeños habitáculos: uno que sólo disponía de una pequeña mesa, una silla y un par de taquillas.

—Sí... Pero creo que no hay tiempo para contarnos nuestras vidas, ¿no crees?... Los dos sabemos a lo que hemos venido aquí y tenemos poco tiempo. Yo debo empezar mi turno y tú no creo que puedas escaquearte demasiado de tus amigas... ¡Me llamo Toni! Creo que ya lo escuchaste. —Mientras me decía esto, comenzaba a quitarse la camisa.

Yo no sabía qué decir. De repente, me vi allí dentro, y tenía frente a mí la oportunidad de disfrutar con el chico con el que me había calentado en el probador...

—Me llamo Natalia —me salió decirle, mientras que lo único que hice fue sentarme en aquella silla, casi en el medio de ese habitáculo.

—Pues encantado, Natalia...

Toni se siguió despojando de la camisa que llevaba, dejando a mi vista un torso muy marcado. Estaba muy bronceado; su tono de piel contrastaba con el escaso tostado adquirido por la mía en todo el verano. Raudo, llevó una de sus manos a agitar mi camiseta...

—¡Quítatela! Enséñame otra vez esas tetazas, porfa.... ¡Joder cómo me pusiste antes en los probadores!

Me dejé llevar, estaba cachondísima, y tiré de mi camiseta hacia arriba hasta sacármela por la cabeza. Mi torso quedó cubierto únicamente por un sujetador blanco, y las manos de ese Toni, fueron directas a sobar todo el trozo de piel mamaria que quedaba sin cubrir por el sostén. De repente, se acercó más a mí, dejando su entrepierna a escasos centímetros de mi boca. Poco a poco, se fue desabrochando los botones de su pantalón hasta dejarlos caer completamente al suelo. La plenitud del pollón que escondía bajo aquel slip, ahora se apreciaba casi por completo ante mis ojos. No pude apartar mi vista ni un segundo de aquel trozo de carne gordo, hinchado, que intentaba colocarse cómo podía hacia la izquierda de aquellos diminutos calzoncillos de licra. Sin un instante más que perder, los dedos de aquel chico acariciaron mis labios, como si los preparase para lo que quería de ellos.

—¿Quieres probar esto, no? ¿Para esto me has seguido? ¡Te ha gustado lo que viste en el probador, eh! —La otra mano de Toni acariciaba toda la longitud de su rabo, como si a la vez de preparársela me la estuviera presentando.

Entonces, sin mediar más avisos, retiró lentamente la tela de aquellos slips, pero sólo lo justo para sacar a la luz su polla y sus huevos... ¡Aquello frente a mi cara era impresionante! No era excesivamente larga, y en ese sentido era casi igual en reposo que en total erección, pero era gordísima. Se le hincharon totalmente unas palpitantes venas que la recubrían, y un capullo enorme se asomaba medio oculto bajo una fina capa de piel morena. Y eso sí, aquellos huevos eran algo insólito. En mi vida había visto cosa semejante. Aquellas dos bolas, colgaban hacia abajo, casi como si de dos pelotas de tenis se tratasen. Ahora las tenía a escasos centímetros de mi cara, y acerqué tímidamente una de mis manos para acariciarlos. Su tacto era terso y suave.

—No te asustes... que aquí ahora no va a entrar nadie más. ¡Chupa! —Una de sus manos acercó mi cabeza hacia su polla, mientras la otra se fue directa a mis tetas. Me sacó las dos de dentro de las copas, y comenzó a amasar mis pezones—. ¡Dios qué tetazas! ¿Cuantos años tienes? Pareces joven...

—Veintidos —le dije, mintiéndole, pues aún me faltaban tres meses para cumplir los veínte.

Mientras, no podía separar mi vista de su polla, y pensaba en cómo iba a hacer para metérmela en la boca. Temía no ser capaz de tragarme más allá de ese capullo.

—¡Joder! ¿Y con veintidos tienes ya estas tetazas? ¡En el instituto tendrías que ser toda una sensación!

—¿Y tú cuántos tienes? —repliqué, aunque en verdad, la única cifra numérica que me interesaba de él era la medida de su polla.

—Yo soy un poco mayor que tú... Tengo casi treinta. ¡Pero vamos!... ¡chúpala ya!

No pude reprimir más mis ansias, y cuidadosamente retiré totalmente la piel de su capullo, descubriendo un glande gordo, venoso, hinchado por la excitación... Sin más dilación me lo metí en la boca...

—¡AAAAAHHHHHH, JODER...! ¡¡Chupa, coño, chupa... así, mámamelaaaa!!

Él jadeaba alzando su cabeza en dirección al techo, mientras yo bastante hacía con intentar tragarme lo más que podía de aquel rabo, sin atragantarme. Su polla tenía un ligero sabor a orina, aunque no desagradable, y la saqué un segundo de mi boca para lanzarle un par de escupitajos, ensalivándola bien. Esa acción, a Toni debió encantarle...

—¡Joder!... ¡así me gusta, guapa! ¡Enjuágala bien! ¿Tú ya te has comido unas cuantas de estas, eh? ¿A qué sí?.... Se ve que sabes muy bien lo que hay que hacer. —Toni volvió a irse directo hacia mis tetas, y ahora se agachó para darme un par de lametones en los pezones.

Yo volví a lanzarme a por su polla, ansiosa....

Ummmm, ¡qué bueno estás, joder! ¡¡Y qué polla!! —Ahora, a la vez que se la lamía, comencé a acariciar su macado vientre desnudo con una mano y con la otra esos dos enormes testículos. Deseaba sacar todo el jugo de aquellos huevos, ver si el tamaño tenía que ver también con la cantidad de chorro. Estaba fuera de mí y me sentí un poco una puta... pero no me importó; por un instante, incluso me olvidé de Erika y de las demás. Tenía a un tío bueno con pollón para mí solita. Ellas no deberían saber nunca nada de esto...

—¡Joder, qué bien la chupas, Natalia! —Toni se agachó ahora sobre mí para darme un morreo, y se cogió la polla con una mano para pajearla frente a mi cara. Después, llevó sus huevos a mi boca—. Oooohhhh.... joder... ooooohhhhhh.... ¡¡¡¡Chupa, coño, chupa!!! ¡Qué pena no tengamos más tiempo! ¡Menuda follada te iba a meter!

Yo no dije nada, obediente de mí, y seguí mamándole aquellas bolas. Me parecían deliciosas. Jugaba con ellas metiendolas y sacándolas con cuidado de mi boca, estirando su piel... Toni se retorcía de gusto mientras cada vez se la pajeaba más fuerte...

Pero....

....de repente, un fuerte golpe y unos gritos sonaron en la puerta... Abrí mi ojos...

CHAAASSSSS CHAAASSSSS CHAAASSSSS CHAAASSSSS —El sonido del agua y mis dedos frotándome el coño hacían un ruido especial, casi armonioso; estaba fuera de mí; con mi mente perdida en aquel minúsculo y oscuro cuarto, imaginando aquella polla y aquellos huevos agitándose a centímetros de mi cara.

Mi imaginación había volado desde la ducha de casa de mis tíos, hasta ese cuarto «oscuro» y «fantasioso», con ese chico al que yo misma había puesto Toni de nombre...

Habíamos vuelto del centro comercial hacía sólo media hora...

Debían ser Erika y Lucía que también querrían entrar en el baño.

CONTINUARÁ...
__________________
Sigue mi relato en el hilo:
http://www.pajilleros.com/relatos-ex...tos-chica.html
cornidox30 is offline   Citar -
Los siguientes 6 Usuarios dan las gracias a cornidox30 por este Post:
Antiguo 14-ago-2018, 20:00   #89
TENDENCIOSO
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2017
Mensajes: 307
Gracias 573 Veces en 271 Posts
Predeterminado

ju asssssss
TENDENCIOSO is online now   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a TENDENCIOSO por este Post:
Antiguo 14-ago-2018, 20:09   #90
TENDENCIOSO
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2017
Mensajes: 307
Gracias 573 Veces en 271 Posts
Predeterminado

.. ....que bueno....nos lo hemos tragado enterito.........parecia tan real como la vida misma...........ahora mismo Natalia , debe estar pensando en meterse la alcachofa de la ducha para quitarse el calenton jeje......
Pero esta claro que ese pollon esta esperandole en la fiesta......toito pa ella......

Genial cornidox y loki1.........esperando ya el proximo episodeo.....

Un saludo de Tenden y de Natacha
TENDENCIOSO is online now   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a TENDENCIOSO por este Post:
Antiguo 14-ago-2018, 23:47   #91
Palomillero
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: may-2018
Mensajes: 39
Gracias 47 Veces en 26 Posts
Predeterminado

Genial! Son unos grandes! Dudaba porque me parecia muy rapido y osado aun tratandose de Natalia pero al final casi que me la crei.

De otro lado, la parte que se escabulle de su prima y amigas para tener ese pollon para ella sola y señalando que ellas no se deben de enterar y que se supone que ya anda con el cabron de Alberto; me lleva a pensar que, ocho años antes de la historia contada por Luis, a Natalia no le importa ser infiel con tal de saciar sus impulsos sexuales siempre en cuando ello se haga discretamente y no se vea trastocada la imagen que quiere proyectar ante su entorno. Saludos
Palomillero is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Palomillero por este Post:
Antiguo 26-ago-2018, 12:13   #92
lokko007
Mega Pajillero
 
Avatar de lokko007
 
Fecha de Ingreso: abr-2017
Mensajes: 373
Gracias 244 Veces en 188 Posts
Predeterminado

En realidad que Natalia desde muy joven era muy zorrita y vemos que hasta el momento como en el otro relato no ha cambiado nada, la cosa es que se le presente el momento y se le ponga una buena polla por delante con las condiciones necesarias y ella se desata y saca a la bestia sexual que tiene dentro

Saludos y esperando el siguiente aporte
lokko007 is online now   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a lokko007 por este Post:
Antiguo 26-ago-2018, 12:48   #93
robidevil
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: feb-2015
Mensajes: 238
Gracias 286 Veces en 144 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por lokko007 Ver Mensaje
En realidad que Natalia desde muy joven era muy zorrita y vemos que hasta el momento como en el otro relato no ha cambiado nada, la cosa es que se le presente el momento y se le ponga una buena polla por delante con las condiciones necesarias y ella se desata y saca a la bestia sexual que tiene dentro

Saludos y esperando el siguiente aporte
no estoy deacuerdo natalia no es zorrita solo que aqui va experimentando lo placentero que es el sexo y lo mucho que se ha perdido y luego disfruta del sexo y es fogosa y caliente, cosa que todos los hombres luego os quejais de que vuestras parejas dejan de ser tan fogosas
__________________
quien quiera seguir mis relatos este es mi hilo http://www.pajilleros.com/relatos-ex...lada-jefe.html
robidevil is online now   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a robidevil por este Post:
Antiguo 26-ago-2018, 12:54   #94
lokko007
Mega Pajillero
 
Avatar de lokko007
 
Fecha de Ingreso: abr-2017
Mensajes: 373
Gracias 244 Veces en 188 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por robidevil Ver Mensaje
no estoy deacuerdo natalia no es zorrita solo que aqui va experimentando lo placentero que es el sexo y lo mucho que se ha perdido y luego disfruta del sexo y es fogosa y caliente, cosa que todos los hombres luego os quejais de que vuestras parejas dejan de ser tan fogosas
En una parte puede ser eso cierto pero recuerda que ella misma lo dice en una parte del otro relato y si mas no me recuerdo es cuando se van de paseo después de que ella haya follado con Victor

Saludos
lokko007 is online now   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a lokko007 por este Post:

Responder

Retroceder   Inicio > Gente > Tus Relatos y experiencias


Herramientas