Antiguo 12-abr-2018, 12:55   #1
QuiroQuiron
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: abr-2018
Mensajes: 14
Gracias 58 Veces en 13 Posts
Predeterminado Relato de obsesiones

La mujer casada

Cuando la vi por primera vez no me llamó especialmente la atención. Bueno miento, cuando se puso de lado y vi como abultaban sus pechos a través del jersei, mi atención sobre ella cambió. Los pechos grandes siempre han sido mi debilidad.

También ella era especial. Una mujer agradable, sonriente, muy vital y aunque ya habían pasado sus años más jóvenes conservaba mucho encanto.

Solía verla una, dos y hasta tres veces por semana en la asociación a la que íbamos los dos. Al terminar las reuniones no era infrecuente quedarnos a tomar algo. La media de edad era alta, probablemente más de 50 y en su mayoría varones. Un par de chicos y chicas, y yo, éramos más jóvenes, si bien yo estaba en esa zona intermedia pasados los 30 y los otros y otras estaban por debajo.

Ella tenía 41. Alta, rubia, con pelo ondulado y descuidado de no ir a la peluquería..."siempre sin tiempo" debido a sus tres hijas y a todas las ocupaciones que tenía como conferenciante, profesora, colaboradora en revistas especializadas. Su estilo vistiendo no me llamaba especialmente la atención. Era un mezcla de carente de estilo y algo anticuado, pese a que no me parecía tan mayor para eso. Luego comprendería por qué. Su ambiente, su marido....sus responsabilidades.

En seguida me vi en un grupo de wasap, que creé yo mismo porque entonces el wasap todavía me hacía ilusión, por su novedad, y en el que estaba ella. Al hacer esto, no me di cuenta de como poco a poco ella empezó a estar muy presente en mi vida. Lo siguiente, cómo no, fue darle mi facebook, también al resto de compañeros y compañeras de la asociación, parecía que era obligado hacer eso. Y a la postre fue por ahí, por donde llegó la peste.

Se formó un grupito de "jóvenes carrozas". Hombres y mujeres en su mayoría prejubilados o con pocas ocupaciones, o con trabajos que les permitían mucho tiempo libre. Parecía que con ellos solo se podía quedar a tomar vinos, soltar ocurrencias y pasar el tiempo. Eran muy activos en el wasap y en facebook. Esto propiciaba que surgieran muchas conversaciones triviales, y planes para quedar y verse al margen de la asociación.

En esta situación pasaron unos meses, en los que a mí, una persona débil y de imaginación fácilmente inflamable, especialmente en lo que se refiere a la pasión y al sexo, trataba de sortear las tentaciones que la vida pone ante uno, y que la vida de casado, en ocasiones no hace sino avivar más. Parecería que si uno no estuviera casado, emparejado y aburrido. No buscaría con tanta avidez tales distracciones. Pero así era. Antes incluso de conocerla a ella. Pero eso es otra historia.

Llegaron las navidades. Tomamos el consabido "vino español", que es el modo en el que se celebra ahora lo que antes era un "cocktail", y no hubo cena. Nunca la había. Lo cual a mí me parecía estupendo, puesto que de las del trabajo ya estaba harto de lo caras que resultaban y de lo mucho que bebía en ellas. Así que contento.

Cada uno a su casa y todas tan amigas.

Durante esas navidades, de vacaciones y aburrido en casa de mis suegros. Me conecté a FB. Ya no recuerdo si en el chat de la aplicación fui yo o ella quien me saludó. Pero empezamos a hablar. Me contó que estaba en la playa de vacaciones, disfrutando mucho y pasándoselo genial...aparte de indicarme las condiciones de su residencia y otros detalles. Eso sería una constante de su carácter. Tratar siempre de impresionar, ostentar y dar envidia. De hecho, es una palabra que aparecía muy frecuentemente en su vocabulario..."me tienen envidia". En algún momento, me dió la impresión de que estábamos hablando demasiado, me pareció bastante artificial, no éramos tan amigos. Me despedí.

A la vuelta de Navidades nos seguimos viendo. Y sí. fuimos cogiendo más confianza. En general todos los hacíamos. Estábamos consolidando un grupo majete de desocupados y ociosos. No era mi caso. De hecho me sentía muchas veces que desentonaba con ellas y ellos, empresarios, ex-directivos, gente de la universidad...yo era un parguela, al lado de esta gente.

Me di cuenta de que ella, tenía mucho interés en que fuera a sus charlas, conferencias, así como a aquellas a las que le invitaban a ella. Yo ni tenía tiempo, ni podía seguir su ritmo de presentaciones, charlas, conferencias, exposiciones, quedadas con antiguas/os compañeros de "algo" (fuera el colegio, el gimnasio, la universidad, un curso, los de buceo, etc.). Era una persona que cumplía a pie juntillas, aquello de "amigas/os hasta en el infierno". Quizá fuera su insatisfactoria vida como casada, o solo fuera su carácter, o sus obligaciones profesiones, quizá todo junto. Nunca lo he sabido con certeza.

Lo cierto es que invitaba a todos los de la asociación, pero a mí siempre solía recordármelo.

Yo entonces fantaseaba con tener una relación abierta que diese salida a mis fantasías sexuales, como si eso fuera una solución al deseo tan fuerte que albergaba.Incluso se lo propuse a mi mujer. Al ver su reacción, comprendí que ese no era el camino.
QuiroQuiron is offline   Citar -
Los siguientes 6 Usuarios dan las gracias a QuiroQuiron por este Post:
Antiguo 12-abr-2018, 15:13   #2
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 24.136
Gracias 19.408 Veces en 9.217 Posts
Predeterminado

Que interesante y que buena pinta que tiene este comienzo. creo e intuyo que me voy a enganchar a esta historia...thumbsu pclap0 000

Suerte con este hilo... be erchugbeer chug
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...o-destino.html
CHARON is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a CHARON por este Post:
Antiguo 12-abr-2018, 16:52   #3
QuiroQuiron
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: abr-2018
Mensajes: 14
Gracias 58 Veces en 13 Posts
Predeterminado continuando

La casada (2)

Recuerdo una vez que aun haciendo frío, habiéndose acabado nuestra reunión, y estando en la calle. Nos quedamos ella y yo sólos. Nos pusimos a hablar. Lo cierto es que estar ahí de pie, pasando frío era lo que menos me apetecía. Pero ella parecía que estaba especialmente atractiva ese día. Llevaba ropa más juvenil. ¡Qué se yo!. Lo mismo es que estaba más excitado que otras veces. Lo cierto es que me quedé hablando con ella. Hasta que vino alguien de la asociación que llegaba muy tarde y ella se puso a hablar con él. Noté su cambio. De repente es como si fuera otra persona, estaba más agresiva, habladora y rápida es sus contestaciones. Viendo eso, pensé que tenía mucho interés en hablar con aquel tipo y me marché. Aunque cuando me iba, lo hacía con fastidio porque me hubiera gustado seguir hablando con ella, y sorprendido, porque me daba cuenta de que había cosas de ella que no entendía muy bien, como esos cambios tan repentinos.

Pasaron los meses.

Una noche, empezamos a hablar por wasap. La conversación fue más o menos algo así, sin que pueda acordarme muy bien, porque ya ha pasado mucho tiempo:

-Ella: qué tal? (esa frase es muy suya; dicha en persona es muy cautivadora).
-Yo: bien. No me podía dormir (lo cual era cierto).
-Ella: que rollo Fulanito (siempre teniendo a alguien en la boca para descalificar)...mira que es pesado.
-Yo: si bueno, la verdad es que lo es. Menos mal que estáis vosotros (los del grupo), que sois más majos
-Ella: Y fulanita, mira que creo que lo de llevar ese tema le viene grande. Pobrecita, es que es muy limitada.
-Yo: si si (le seguí el rollo porque en el fondo quería ver donde llevaba esta conversación; era lo mismo que hablabamos, a veces en persona, solo que aquel día era de noche, muy tarde y a través del wasap).
-Ella: bueno me voy a la cama que mañana tengo mucho lío y quiero ir al gim
-Yo: no sabía que ibas al gim
-Ella: sí, antes hacía danza y es para mantenerme en forma. Ya sabes con 3 niñas y mucho trabajo, hay que cuidarse.
-Yo: te veo bien
-Ella: sí, pero he pillado algo de peso, antes estaba más delgada
-Yo: bueno no sé cómo estabas antes
-Ella: ¿te gustaría verme?
-Yo: Si claro....(y empezó a enviarme fotos antiguas). Empezó a hacerle fotos a fotos enmarcadas. Ella aquí, ella allí, ella tras un parto, ella tras otro....Siempre ella. Sin su marido. Eso me sorprendió. E incluso me envió una en bañador.

No sé por qué, pero me dió por enviar emoticonos un poco exagerados con las últimas fotos. Lo cierto es que no estaba mal, pero tampoco es que fuera un pibón, ni siquiera hace 15 años, y no porque tuviera mal tipo. Simplemente no me parecía muy guapa. Sin embargo aquel interés de ella, la profusión de sus fotos, y el redoble de lo prohibido resonando en mi cabeza, hicieron que conectara con las fuerzas telúricas, el reverso tenebroso y toda la libido que tenía. Aquello parecía un juego de tipo sexual, de algún modo y quise jugarlo.

-Yo: seguro que estás muy bien con faldita y tacones
-Ella: si me gusta mucho ir femenina. No soy muy de tacones, más bien sandalias altas....pero me gustan mucho las faldas.
-Yo: a mí me encantan las faldas, son muy femeninas y sexys
-Ella: (emoticono de sonrisa y sonrojo)
-Yo: ¿no tendrás alguna foto así, verdad?.
-Ella: no aquí no....¿te gustaría ver alguna?.
-Yo: si (aquí estaba empezando a estar excitado). ¿Te gustaría ver a ti algo mío?.
-Ella: siiii!!!
-Yo: (ni corto ni perezoso el envié una foto de la goma de mis calzoncillos)
-Ella: ....hmmmm.....

Aquí debo reconocer que la cabeza me iba a estallar. Era una especie de partida de ajedrez entre mi entrepierna palpitando y mi cabeza que gritaba que aquello a todas luces no estaba bien.
Habéis adivinado bien quien ganó

-Yo: (foto en calzoncillos)
-Ella: ....hmmm....qué rico. Y me puso emoticonos de todo tipo.
-Yo: puedo verte?
-Ella: espera (y tras lo que me pareció una eternidad me envió una foto de ella en braguitas)

Después no recuerdo cuánto más no enseñamos. No mucho más. No hubo carnaza. Ni "foto-polla", ni "foto-chocho" como se dice ahora. Simplemente en algún momento corté la conversación y me fue muy excitado a la cama. Aunque se me pasó enseguida, y mientras me dormía, me dije que no volvería a hablar con ella.



Os envío una foto de sus braguitas
Estas no son ni mucho menos aquellas que me enseñó, de aquello no me acordaría ni del color. Estas fueron de otro momento, que la historia siguió
QuiroQuiron is offline   Citar -
Los siguientes 7 Usuarios dan las gracias a QuiroQuiron por este Post:
Antiguo 12-abr-2018, 17:24   #4
OOAA
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de OOAA
 
Fecha de Ingreso: jun-2006
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 921
Gracias 186 Veces en 168 Posts
Predeterminado

Buen principio!!!! Ánimo con el relato

OOAA is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a OOAA por este Post:
Antiguo 12-abr-2018, 20:22   #5
Arraco
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ene-2008
Mensajes: 473
Gracias 61 Veces en 51 Posts
Predeterminado Buen comienzo

Esperando nuevas entregas.
Arraco is offline   Citar -
Visita nuestro sponsor
Antiguo 12-abr-2018, 22:44   #6
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 24.136
Gracias 19.408 Veces en 9.217 Posts
Predeterminado

No se por que, pero intuyo que este relato va a arrasar... :r olleyes:thum bsupclap00 00 be erchug
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...o-destino.html
CHARON is offline   Citar -
Antiguo 13-abr-2018, 07:00   #7
juan1111
Ultra Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Mensajes: 602
Gracias 872 Veces en 494 Posts
Predeterminado

Pinta bien..ánimo.
juan1111 is online now   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a juan1111 por este Post:
Antiguo 13-abr-2018, 09:35   #8
QuiroQuiron
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: abr-2018
Mensajes: 14
Gracias 58 Veces en 13 Posts
Predeterminado continuando

La casada (3)

Al día siguiente, tenía un mensaje de ella. Me daba los buenos días y me decía sí podíamos quedar. Ella, con su banco enorme de tiempo, podía quedar tanto si era un día laborable como sino, supongo que eso es lo que hacía que fuera tan flirteadora y social. Aunque eso no lo sabía en ese momento. Me hizo sentir deseado, joven y especial. Un poco ingenuo.

Yo tuve que hacer algún encaje de bolillo, quería saber qué habíamos hecho. Me dije interiormente que quedaríamos para hablar sobre lo que había pasado la noche anterior, para aclararlo. Los dos estábamos casados. Desde luego había sido un juego, algo inocente, pero que no debía repetirse.

Nos citamos cerca de su trabajo, ella tenía completa disponibilidad. De hecho creo que en horas laborables, la he visto más que fuera de ellas. Podía hacer y deshacer como le venía antojo. Para que digan que los puestos de responsabilidad son difíciles. En fin.

Fuimos a un centro comercial, y de ahí a una cafetería. Ella vino bien. Digo esto porque tenía dos tipos de días en lo que a vestimenta se refiere. Lo días que venía "bien", sin ser nada del otro jueves, generalmente porque utilizaba un vestido (siempre largo con faldas por debajo de la rodilla y cerrados arriba), venía normal. Mientras que los días que venía "normal", venía francamente poco atractiva. Sin embargo, cuando la fui conociendo, me di cuenta de que ella se tenía en una altísima estima en cuanto a atractivo físico se refiere. Tenía un ego enorme por un lado, y por otro, creo que se debía a que los hombres con los que se relacionaba, en su mayoría gente muy mayor, poco deportistas y muy volcados en sus trabajos, se la comían con los ojos.

Esa mañana llevaba un vestido que he visto en otras ocasiones. La única gracia es que era algo escotado, y no cerrado. Se atisbaba el sujetador que llevaba, uno oscuro ese día. Y nada más. Lo del misterio de sus pechos era que de frente no parecía tenerlos, y que había que mirarla de lado para verlos.

Ella empezó la conversación como si nada. Parecía que no había pasado nada el día anterior. Durante la conversación hablamos de todo un poco.

Por fin llegamos al tema. Dijo: "¡qué locura!" (eso luego me di cuenta de que era sinónimo de ¡qué cachonda estaba!). Yo le dije que me había excitado mucho, pero que aquello no estaba bien. Que además yo era una persona enamoradiza, y no quería destrozar mi matrimonio por algo así. La verdad es que ella parecía que escuchaba pero no...A mí me estaba dando un corte enorme decir aquello, pensaba que me podrían escuchar de las mesas de al lado. A ella todo aquello no le ocasionaba perturbación alguna. Sonreía y sonreía. Tanto para meterse con alguien, como para hablar de lo excitada que se había puesto. Parecía que no tenía el menor escrúpulo, y así era.

Sobre todo me sorprendió que le dijera cómo me sentía yo, más allá de la excitación que sentía. A fin de cuentas, ella no era una mujer/chica que hubiera conocido en un chat o que no la conociera de nada. Éramos compañeros de asociación y sabía muchas cosas de ella.

Nos levantamos y me dijo que tenía que ir al baño. Yo también fui. Los y las pajilleras de la página se podrán imagina la situación. Uno de esos baños de centro comercial que tienes que recorrer un pasillo largo hasta llegar a él y que suelen ser muy grandes y con muchos servicios en su interior. Ella se metió en el suyo y yo en el mío.

Cuando terminé de orinar pensé, mejor dicho resoplé y dejé de pensar. Estaba excitado, y me vino una determinación que sino fuera por lo ansioso que estaba, nunca hubiera podido llevar a efecto. Salí de mi baño, vi en el pasillo que ella no había salido, y me metí en el baño de mujeres. Ella estaba frente al espejo y los lavabos, aparentemente había terminado de hacer lo que fuera que había hecho. Me dirigí con paso rápido hacia ella. No parecía sorprendida. La cogí entre mis brazos y la besé. Fue un beso grande, apasionado, húmedo. Ella me respondió rápidamente. Su lengua jugaba traviesa.

Tras unos instantes allí de pie. Ella me cogió de la mano y me llevó a un servicio. Cerramos la puerta y seguimos besándonos. Enseguida la empecé a meter mano. Me sorprendió el tamaño de sus pechos. No me cabían en la mano a través del vestido. Aquello era todo una sorpresa. Ella rápidamente se sacó todo el vestido. Aquello me sorprendió. Luego entendería que la desnudez era una cosa que le atraía mucho. Estaba allí en sujetador y bragas delante mío, mirándome con ojos anhelantes. Seguí tocándola los pechos y pasé a su coño. Uno grande, con pelos y húmedo. Estaba mojada. No podría decir que empapada pero sí húmeda. Yo seguía completamente vestido. Le di la vuelta y la puse mirando hacia la pared del servicio. Aproveché la situación para pegarme fuerte a ella y que notase mi dureza en su trasero, que no era pequeño, en proporción a su tamaño (con tacones era más alta que yo). Y metí mi mano en su sexo, y empecé a masturbarla. Empezó a mover sus caderas como si no hubiera mañana, parecía que le fallaban las piernas, y tuvo un orgasmo.

Cuando terminó ella buscó mi verga por encima de la ropa, la tanteaba, intentó alcanzarla pero no atinaba con los botones. Ahí reaccioné yo. Hasta ese momento, al darla placer pero no haber hecho nada yo, todo no me parecía tan malo como mi cerebro no paraba de gritar. Estaba claro que lo que estaba haciendo estaba mal, pero al conservar yo mi ropa y no obtener nada más, la cosa no se había ido de madre. O al menos eso pensé.

En un momento al verla tan ansiosa me dió la vena dominante. La cogí de los hombros y la senté en la taza del váter. Me quité los pantalones y calzoncillos, y mi verga salió como un resorte. Se la dirigí a la boca y ahí la metí. Me llevé mi primera decepción, solo superada por la excitación del momento, era un poco "diésel", vamos que chupaba poco. No es que le hiciera ascos pero vamos no fue nada del otro mundo.

Así que al cabo de unos momentos, la retiré, me vestí y le dije que la esperaba fuera. Salí.

Al cabo de un rato salió ella. Como sino hubiera pasado nada. Se arrimaba a mí como si estuviera borracha, con paso vacilante. Su cuerpo buscaba el mío y yo no respondía. No porque no me apeteciera, sino porque no quería que nadie nos relacionara. A ella estando cerca de su trabajo, parece que aquello le dió igual. Estaba con una sonrisa de oreja a oreja, lo cual era más la norma que la excepción, y caminaba contenta.

La acompañé a su trabajo, y le pregunté qué era lo que había pasado, y qué éramos nosotros. Ella dijo: "amantes, querido". A mí aquello no me gustó nada. No sé, si entendíamos lo mismo por aquello, pero a mí no me parecía bien. A fin de cuentas ella era una persona que tenía que seguir viendo. En cualquier caso, el lado oscuro y libidinoso pudo al racional, y le acabé diciendo algo así, mientras caminábamos, como que quería fuera "mi puta". Ella se calló, no sonrió tanto pero tampoco dijo nada.

Lo cierto es que no entendía lo que me estaba pasando, ¿mi puta?. ¿Sexo en un baño público de un día de diario?. Aquello estaba un poco alejado de mi dinámica habitual, y me conectaba con un pasado lejano.

Nos despedimos en la calle con dos besos.

Cuando llegué a casa de nuevo, tenía mensajes suyos.

....había empezado mi ruina.




Os dejo una foto de otro encuentro que tuvimos acordándonos del primero. Aquel día no estaba tan conjuntadita, braguita y suje no hacían juego. Es probable que ella no supiera lo que iba a pasar y que en realidad se dejara llevar, aunque yo no puedo ser justo con ella, por todo lo que pasó luego.
Que la disfrutéis.
QuiroQuiron is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a QuiroQuiron por este Post:
Antiguo 13-abr-2018, 15:08   #9
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 24.136
Gracias 19.408 Veces en 9.217 Posts
Predeterminado

Bueno, n io está nada mal la señora... Y no se, pero creo que te la tendrías que haber cepillado en aquel servicio. beerch ug
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...o-destino.html
CHARON is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a CHARON por este Post:
Antiguo 14-abr-2018, 11:08   #10
QuiroQuiron
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: abr-2018
Mensajes: 14
Gracias 58 Veces en 13 Posts
Predeterminado La mujer casada 4

....continuando.

Después de aquello mi cabeza era un hervidero.

Lo del servicio fue en marzo, vino la semana santa. Estuvimos en contacto. Me enviaba fotos todos los días de las cosas que hacía, sus paseos, sus salidas nocturnas, sus amigas y amigos.

Yo me colaba en su FB y empecé a cotillear. No sabía quién era su marido de todas aquellas fotos. Colgaba muchas. Había mezcla de fotografías personales, como un grupo de amigos del colegio, y otro de conferencias, charlas y actos públicos. Ella ponía en su estado de FB que tenía una relación. Curiosa manera de describir que tienes marido y 3 hijas. Aunque luego me enteré que no se había casado nunca....¡Cómo si tener hijos/as vinculase menos que ir al registro civil!. Cosas que pasan...

Yo contestaba, notaba un picorcito especial haciendo eso. La punzada de lo prohibido. Incluso pensé que podría ser la persona para satisfacer esas fantasías que llevaba tanto tiempo arrastrando. La verdad es que me dejaba bastante llevar, pero me sentía muy culpable.

A la vuelta de vacaciones quedamos para vernos. Ella me dijo que necesitaba verme más tiempo de y manera más tranquila, que fuéramos a un hotel. Así que una mañana me acerqué a su trabajo, tomamos un café y fuimos a un hotelito que estaba cerca.

Es curioso pero ahí estaba yo muy tranquilo. Había decidido que ni conciencia no me iba a estropear el momento. Pagué el hotel, no fue mucho, pero lo hice yo. Como en otras ocasiones. Y es que tener una compañera con buena posición económica, no significa que esa persona sea generosa. Desde luego, no iba a dejar que esos detalles me perturbaran el momento.

Entramos en la habitación y empezamos a besarnos como posesos. La quité el abrigo y lo lancé al suelo. Ella hizo un gesto de desagrado. Es especialista en romper los momentos con encanto. Al parecer era un abrigo caro de piel de vete a saber. Yo iba lanzando mi ropa al tun tun. Sonó el teléfono de la habitación. Me llamaron desde recepción para que facilitara el carné. Me vestí, bajé. Y volví.

A la vuelta ella supo compensarme por la interrupción. Me esperaba completamente desnuda. Según entré seguimos enrollándonos otra vez. Ella no paraba de frotarse contra mí, buscaba mi verga con decisión. Enseguida la penetré y empezó una follada larga en muchas posturas.

Lo cierto es que yo estaba algo tímido. Pese a como habíamos empezado y tener la mente cargada de imágenes y fantasías, quería que ella estuviera a gusto....Si hubiera sabido lo que le gustaba aquello, hubiera sido menos primaveras.

Lo hicimos a lo misionero tranquilamente, pero ella me abrazó con firmeza con sus piernas, tenía una facilidad para elevarlas, aquello me gustó, era como hacer la postura "profunda" del kamasutra. Mi miembro se deslizaba en su gruta de jade en toda su longitud, el pistón completaba su movimiento perfectamente y me hundía hasta los más profundo de ella. Cosa que motivaba algún respingo por su parte.

Quise que se pusiera encima mío mirando hacia un espejo que había en la habitación, era intentar algo parecido al "sometido" del kamasutra. Ella no se apañaba con la posición, y con un gesto de desagrado y bruscamente, como en ocasiones podía ser ella. Se zafó de la postura y acabó boca arriba otra vez. En aquellos momentos, su comportamiento me generaba mucha confusión. Era como si saliese una mujer distinta, agresiva, arrogante, impaciente, juzgadora.


Al volver a estar boca arriba, pasé a hacer una de mis posturas preferidas, "la catapulta". No crea la comunidad pajillera que cojo un manual de sexo antes de practicarlo. Simplemente si menciona las posturas es porque así podrá entenderse mejor qué hacíamos en cada momento. Con una mujer de pechos grandes es todo un espectáculo. Ver como se van moviendo los pechos con cada embestida, poder ir rápido y lento, y a la postre, si hace falta eyacular, se puede sacar rápidamente. Como fue el caso.

No se me había ocurrido que no estábamos utilizando preservativo, tan confiado y excitado estaba que no se me ocurrió tan simple precaución. Tampoco ella lo mencionó. Su tranquilidad no era fruto de la inconsciencia como en mi caso. Ella tenía una ligadura de trompas, que luego me contó. Ya que se había cortado la coleta con su tercera hija. Sin embargo, no le preocupaban las enfermedades. Supongo que me hizo la radiografía en cuanto me vió. Adivinó que yo era un marido fiel a su esposa, sin devaneos en ningún sitio. Que estaba "limpio" vamos.

Ella se había corrido un par de veces ya. Sus orgasmo eran muy escandalosos. Además gemía mucho. Yo estaba un poco preocupado por si nos oían. Ya que se escuchaban los pasos del pasillo perfectamente, y a la señora de la limpieza haciendo otras habitaciones. Llegó un momento que me dió igual. Conforme me acercaba al clímax, bombeé con mas fuerza y ella empezó a gritar más. La saqué y descargué encima de ella. Me dejé caer encima de ella y nos abrazamos. Ella parecía incómoda. Me cogió de la mano y nos fuimos a la ducha. Allí empezamos a magrearnos y a besarnos. Al poco ya estaba otra vez duro. Salimos y nos fuimos a la cama.

Se me antojó que quería tenerla en el perrito. Así que en el borde de la cama, apoyó los brazos en ella y empezó a comerle por detrás. El culo, el coño, las nalgas. Y la volví a penetrar. Empezó de nuevo a moverse y a gemir mucho. En esa postura, con las caderas rotadas hacia delante, su ano sobresalía mucho, era como un agujero negro. Empecé a jugar con mi dedo en él. Metí el gordo, luego el corazón. Todo ello sin dejar mi mete-saca. Ella parecía muy tranquila con aquello, lo cual me envalentonó. Quería penetrarla ahí mismo, analmente en esa postura. Pero nos dejamos caer en la cama.

Empezamos a follar de lado, en la cucharita. Mientras la penetraba acariciaba sus enormes pechos desde atrás. Era una gozada. En un momento la saqué y la dirigí a su ano. No opuso resistencia. Al principio costó en entrar. En parte porque yo no atinaba. Finalmente entró la cabeza y ella dió un respingo. Empecé a notar la estrechez y la calidez de su culito, sus entrañas se iban abriendo paso ante mí. Estaba muy excitado, y al cabo de pocas embestidas me derramé dentro de ella, empujando con todas mis fuerzas, ella no paró de gemir.
QuiroQuiron is offline   Citar -
Los siguientes 5 Usuarios dan las gracias a QuiroQuiron por este Post:
Antiguo 14-abr-2018, 11:34   #11
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 24.136
Gracias 19.408 Veces en 9.217 Posts
Predeterminado

Genial experiencia... pero para mi gusto vas muy rápido, lo relatas todo muy deprisa. sería mejor que te pausases, describieses la situación, el ambiente, te recreases en los detalles...:rolleyes : Eso daría más calidad a la historia y a la lectura...thumbs up be erchugbeer chug
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...o-destino.html
CHARON is offline   Citar -
Antiguo 16-abr-2018, 09:40   #12
QuiroQuiron
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: abr-2018
Mensajes: 14
Gracias 58 Veces en 13 Posts
Predeterminado la mujer casada 5

Empezamos a follar de lado, en la cucharita. Mientras la penetraba acariciaba sus enormes pechos desde atrás. Era una gozada. En un momento la saqué y la dirigí a su ano. No opuso resistencia. Al principio costó en entrar. En parte porque yo no atinaba. Finalmente entró la cabeza y ella dió un respingo. Empecé a notar la estrechez y la calidez de su culito, sus entrañas se iban abriendo paso ante mí. Estaba muy excitado, y al cabo de pocas embestidas me derramé dentro de ella, empujando con todas mis fuerzas, ella no paró de gemir.

Continuando

Tras aquello nos quedamos un rato hablando en la habitación. Ella se tapó con las sábanas. Como si hablar fuera algo que no se puede hacer desnuda. Yo me senté en un sillón de la habitación.

Hablamos, como no, sobre ella. Sobre sus amigos y contactos. La mayoría hombres por cierto. "Yo, mi, me conmigo...". Ese parecía ser su lema.

Le dije que yo la admiraba. Me encontraba en mis conversaciones con ella, sacando muchos aspectos positivos. A pesar de que una voz dentro de mí me decía que todo esto estaba desenfocado. Como si hubiera una enorme mancha figurada en mi visión. Como si estuviera sumido en una profunda torpeza.

Nos despedimos. Su sonrisa. De oreja a oreja. Su risa, alta, apuntando al cielo.

-"Ya nos veremos".


Después de aquello nuestros contactos se duplicaron. Al parecer, a ella, le había gustado. "Muy bien el otro día"; "por mí lo repetimos cuando quieras". Sin embargo, no os creáis que todo eran halagos o promesas de sexo. Tras aquel encuentro por ejemplo ella estaba preocupada con los embarazos. Teniendo en cuenta, que había eyaculado fuera y que habíamos hecho sexo anal su preocupación era bastante infundada. Además según supe luego, tenía ligadas las trompas. Entonces, ¿a qué vino aquello?. Con el tiempo, me di cuenta de que disfrutaba bastante desconcertando a la gente, o simplemente comportándose de manera muy caprichosa. Supongo que estaba convencida de que era una persona importante. Y en el fondo, socialmente lo era, y lo es. Y por ello muchas veces, parecía una niña malcriada, a pesar de tener los años que tenía.

Nos seguimos viendo, mucho. Mucho contacto. Demasiado.

Me enviaba muchos wasap, y aquello era divertido por que me enviaba muchas fotos. Tanto fotos calientes, como fotos de lo que hacía. Me sentía importante. Atendido otra vez. Deseado.

Hablábamos mucho. Bueno, más bien sería correcto decir que ella hablaba mucho. Sobre "hoy he hecho esto", "me he reunido con fulanito (cargo X) o con fulanita (cargo Y)". "Mis hijas hacen equitación, esgrima y se van el verano a aprender inglés". "Mi marido es inteligentísimo y una buenísima persona".

A mí me hacía gracia y así se lo decía, el hecho de que para presumir de orígenes humildes y de haber trabajado tanto. Parecía una pija desocupada y ociosa. Le hacía gracia. Creo que en el fondo era la imagen del éxito que pretendía alcanzar. Ser una especie de Isabel Prestley.

Todo lo anterior, sumado a que no me sentía bien con la situación, hizo que en cierto modo la evitara.

Empezamos a ir a correr juntos. Y yo a veces la daba plantón. No por malicia. Sino porque no me parecía buena idea. Quedábamos a correr y ella se pasaba tocándome todo el rato, cogiéndome de la mano como si le importara...Y luego cuando había gente delante, hacía como sino me conociera. Y además después de correr llegaba el tentempié, y yo temía quedarme a sola con ella. Porque no podía decirle que no.

Lo peor eran las clases de yoga. Íbamos a unas en las que se suda mucho. Que por cierto, a ella siempre la parecían "caras". En mis adentros se me removía todo. Yo debía ganar 5 veces menos que ella y allí estaba pegándolas sin quejarme. Ella no solo era tacaña, sino que cortaba el rollo. Pero bueno, lo cierto es que verla hacer las hasanas era todo un espectáculo. No porque las hiciera bien, o lo que gustara mucho el yoga. Sino porque se le daba bien. Como os he dicho, había hecho danza en su juventud, y conservaba mucha flexibilidad. Además las camisetas de tirantes le quedaban especialmente bien. La verdad es que verla a ella y al resto de las chicas de la clase era todo un contraste. Sobre todo porque la mayoría estaban muy planitas y ella tan alta y con esos melones que se veían, ya no intuían perfectamente con la camiseta. Además la ropa que se ponía para hacer deporte le resaltaba el pecho, y lo hacía más prominente.
QuiroQuiron is offline   Citar -
Los siguientes 3 Usuarios dan las gracias a QuiroQuiron por este Post:
Antiguo 16-abr-2018, 11:26   #13
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 24.136
Gracias 19.408 Veces en 9.217 Posts
Predeterminado

Me da que estas siendo el capricho de una ñoña... :rol leyes:th umbsupbeer chugbeerch ug
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...o-destino.html
CHARON is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a CHARON por este Post:
Antiguo 18-abr-2018, 10:01   #14
QuiroQuiron
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: abr-2018
Mensajes: 14
Gracias 58 Veces en 13 Posts
Predeterminado continuando

la mujer casada 6

Ha pasado mucho tiempo y el recuerdo se modifica. Hay detalles que pierdo, así como el orden en que sucedieron las cosas.

Hay mujeres que maliciosamente dirán que eso es imposible, que un hombre se puede olvidar de dónde ha aparcado el coche, o de un aniversario, pero no de cuándo, cómo y con quién hace sexo.... Pero lo cierto, es que así ha ocurrido.

Creo que el siguiente encuentro, de tipo sexual. Porque teníamos otros, de tipo más social que eran habituales, como verse en la asociación, tomar un vino con otras personas, salir a hacer alguna actividad juntos, que eran más frecuentes. Si hago memoria, encuentros sexuales tuvimos pocos en el año casi que estuvimos quedando....¿7?....¿10?. No lo sé. Pero de algunos me acuerdo por las cosas que hice, que estaban bastante fuera de mi comportamiento habitual.

Soy un tipo bastante vergonzoso, morboso, fantasioso y muy peliculero. Pero vergonzoso. Una cosa es estar a solas con una mujer en una habitación, con la pareja de uno. Y otra muy distinta, hacer cosas en público o semi público.

Aquel día, ella insistió en quedar. Yo tenía que hacer unos papeles para la guardería de mi hijo. Le pedí que me acompañara, para mi sorpresa dijo que sí. Hicimos cola juntos. Y durante los 30 o 40 minutos de espera, ella se dedicó a hablar de su especialidad, es decir, de ella misma. La verdad que en esos momentos yo la hubiera cogido del cuello y hubiera apretado hasta verla morada....En fin. Además hablaba en voz alta, parecía que le gustara que todos a su alrededor supieran lo que estaba diciendo, y lo importante que ella era.

Terminado aquello fuimos a un bar a tomar algo. Un bar del centro de Madrid, con su barra normal, sus papeles en el suelo, y sus parroquianas/nos habituales, que además eran muchos, porque se tapeaba bien allí y era la hora del vermouth. Pedimos consumiciones y nos retiramos un poco de la barra, no mucho porque no había mucho sitio a donde ir. Nos colocamos cerca de otra pareja más joven que se estaba dando el lote. Yo me puse mirando a la salida y ella de frente a mí. Llevaba falda.

Empezamos a besarnos, muy apasionadamente. Ella entre beso y beso no paraba de consultar su móvil. Para mi mortificación, ella me enseñaba alguna de sus conversaciones, sobre todo las de su FB. TEnía, literalmente decenas de mensajes del tipo: "hola guapa, ¿quedamos?, estoy muy cachondo"...."ey honey, i want to fuck you". A mí aquello me sorprendió, que me lo enseñara, y que ella tuviera tanto éxito, porque ya os digo, que no era un bellezón, pero si es cierto que era una mujer seductora. Y además, a mí me daba la impresión de que jugaba a ser niña o rubia tonta cuando le apetecía, en general con hombres y mujeres de influencia.

De hecho me acuerdo cuando me enseñó la conversación de wasap que había mantenido con un diputado a Cortes de Cataluña. Donde él le pedía de quedar y que ella no llevara bragas.

Había en todo aquello cosas que me daban vértigo. ¿Dónde me estaba metiendo?. ¿Qué sabía yo en realidad de esta tipa?. Tenía la capacidad de hacerme sentir muy inseguro ella, y supogo que eso era lo que pretendía. Darme a entender que podía quedar con quien quisiera y en todo momento.

Yo en aquel momento intenté devolverle esa jugada de la manera más chusca que pude. En mi wasap tenía una compañera de trabajo que le gustaba poner en su avatar fotos de ella en bikini y haciendo deporte. Lo cierto, es que la chica tiene muy buen tipo. Se lo enseñé y le vine a decir que estábamos prácticamente liados. En verdad, que con esta compañera tuve tensión sexual durante bastante tiempo, hasta que decidí que al igual que estar con "ella", la mujer casada, era un error también. En fin....Creo que pretendía hacerme parecer más liberal y casanova de lo que en realidad era. Visto en perspectiva me da cierta risa ahora. ¡qué pringado!.

....pero estábamos en el bar. Besándonos. Ella se pegaba mucho a mí. Movía las caderas sin ningún pudor. La hice sentarse en un taburete frente a mí, y le separé las piernas. Yo estaba muy excitado, y ella también. Empecé a deslizar mis manos hacia su muslo, y subiendo. Me daba la impresión que ella no iba a decir que no, Y así fue. Mi mano alcanzaron sus braguitas. Y empecé a tocarla allí en el taburete, mientras la besaba por encima de ellas. Fuerte. Al cabo de un rato, retiré con una mano, una porción de la braga y metí mi dedo corazón. Le estaba haciendo una paja en toda regla. A menos de un metro la otra pareja a lo suyo y de espaldas a ella, gente tomando un pincho de algo y unas cañas. Las piernas excesivamente abiertas de ella para facilitar mi maniobra, tenían que delatar necesariamente lo que estábamos haciendo, además nos tomamos nuestro tiempo. Tanto, como para que ella se corriese en mi mano.

....de nuevo salió del bar con una sonrisa de oreja a oreja.

Y sí amigas/os, invité yo a la consumición.


Os pongo una foto de cómo de bien le sentaban, y me imagino que le sientan las camisetas de tirantes.
QuiroQuiron is offline   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a QuiroQuiron por este Post:
Antiguo 19-abr-2018, 09:21   #15
QuiroQuiron
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: abr-2018
Mensajes: 14
Gracias 58 Veces en 13 Posts
Predeterminado continuando

la mujer casada 7

Prosigo con el relato que espero que os parezca interesante. El tiempo ha hecho que pueda contarlo de una manera más desapasionada, aunque quizá pierda detalles que son más morbosos y propios de pajis.

Creo que tras aquel encuentro en el bar. Llevábamos viéndonos un mes. Debía ser abril, me parece.

Llegó mayo, y con la primavera todo se desbordó. Ese mes nos vimos mucho. Una vez quedamos a tomar algo por el centro de Madrid, que entonces yo trabajaba allí. Acabamos besándonos como dos adolescentes cerca de la plaza de la Paja (sí, ya sé lo que estáis pensando....). Ese día le hice confesiones de mis insatisfacciones en el plano sexual, de cómo le había propuesto a mi mujer una relación abierta, de cómo pensaba que ella era una persona que me interesaba. Ella sonreía. No contaba mucho. Si le hacía preguntas sí que respondía. Sobre su marido, que era mucho mayor que ella, que había sido estudiante suyo. Que se conocieron en el doctorado, que él dejó a su mujer y a su hijo por ella. Todo esto de una manera frívola, como quien cuenta lo que ha visto en la tele, o que tiene que hacer la lista de la compra.

Claro, ella tenía cristalino que era lo que hacíamos allí. Desde su atalaya de experiencia previa como luego supe, ella sabía lo que quería.

Otro día de mayo pasó algo curioso. En mis encuentros con ella, en ocasiones me dejaba llevar por la excitación y mi polla mandaba por encima de todo. Un día me dijo que podíamos quedar a tomar algo después de comer. Como mi mujer llegaba más tarde, para mí no fue ningún problema. Allí me dirigí. Nos metimos en su coche. Ella llevaba un vestido verde. Un poco caluroso para lo que era el día, y para el interior de su coche, que llevaba aparcado un rato.

Nos liamos y la empecé a masturbar. Tenía facilidad para correrse con mis manos. Tras eso yo estaba muy caliente, tanto como el asfalto que nos rodeaba, pero no se me ocurrió en ningún momento hacer nada en el interior del coche. Estábamos en una calle apartada cerca de un gran parque público, pero lo cierto es que era a plena luz del día y a mí esas cosas, me dan mucho reparo.

Le dije que fuéramos a tomar algo. Así lo hicimos. Estuvimos de charla en una terraza. Lo cierto es que en los momentos que no había sexo o algo sexual entre nosotros, yo no sabía muy bien qué hablar con ella. Ella no parecía interesada por ninguno de mis temas de conversación, y lo más educado que recuerdo que me decía eran cosas como: "yo de eso no sé nada", mientras sonreía. Eso era una manera suya de cortar los temas. Así que lo más normal es que acabáramos hablando de ella, de su trabajo y de sus hijas.

Le dije que si dábamos un paseo por el parque, a ella le pareció buena idea. Seguimos hablando de gente de la asociación. Embocamos por una camino de tierra donde había varios pinos muy desperdigados. No había matorrales, ni arbustos, ni siquiera había césped. Solo una especie de pradera con enormes pinos, desde la cual se podía observar todo alrededor en 50 metros con mucha claridad.

Un pensamiento lascivo se cruzó en mi mente. De repente el corazón empezó a bombearme con mucha fuerza. Ella estaba a mi lado pero casi no podía oirla. Era como si todo mi atención estuviera puesta en mi corazón. Me saqué la polla mientras caminaba. Ella ni se dió cuenta. En un momento dado le pasó la mano por los hombros, y dirigí su cabeza hacia mi verga hinchada, que palpitaba sola al aire. Ella se quedó sorprendida pero entendió enseguida que es lo que quería.

Estábamos en mitad del camino. Ni siquiera me aparté para ponerme detrás de un árbol. Simplemente me paré en mitad del camino de tierra. Ella aplicó su boca a mi falo y empezó a sorber. No es que lo hiciera muy bien o le pusiera muchas ganas, pero daba igual, yo estaba ardiendo, con fiebre. En menos de un minuto estaba corriéndome. Según me corría ella iba dejando escapar la leche de su boca hacia el suelo, como si le quemase. Pero no se apartó. No sé si la mantuve con la mano o se quedó voluntariamente.

....a 30 metros un hombre mayor que paseaba con su perro nos miraba. Como todo fue tan rápido no sé si llegó a darse cuenta de lo que pasaba.


Volvimos al coche, nos despedimos.

Al cabo de dos semanas, fui yo quien le insistió para quedar. Ella vino puntual. De nuevo le dije que quedáramos cerca de un parque público. Uno grande. Era ya finales de mayo y era un día soleado y caluroso. Vino con un vertido de falda amplio, con sandalias de tacón. Lo cierto es que estaba muy mona.

Yo en aquella época no me masturbaba nada. En parte, lo hacía porque así, mi excitación borraría cualquier rastro de razón, y podría hacer las cosas que estaba haciendo. A fin de cuentas, ¿no quería tener una aventura?. ¿No quería ser infiel y estar satisfecho sexualmente?. Si, eso es lo que creo que quería, en efecto.

Así que, no me masturbaba. Seguía haciendo el amor con mi mujer, pero lo cierto es que yo mismo noté como perdía fogosidad con ella. En parte, porque me sentía sucio. No porque no sintiera deseos por ella. ¡Ay de esos y esas infieles que siempre alegan que en casa no obtienen lo que quieren!. ¡Qué engaño más burdo!.

Aquel día yo estaba en el lugar antes de la hora. Ví como ella se acercaba, aparcaba y me dirigí a su encuentro. Buscamos un parquímetro para meter unas monedas. Según metía ella las monedas, por detrás y alzando yo la faldita le toqué las nalgas. Llevaba un tanga. Ella se paró y sonrió, y se excitó. Pasó a ponerse seria. Obtuvo el tícket, lo pusimos en su coche (uno nada lujoso de su época de antes de conocer a su marido y donde me contó que se había cepillado a más de uno). La cogí de la mano y nos metimos en el parque.

Por allí caminamos, hablamos. Nos sentimos en un banco. Nos besamos. La volví a meter mano. Paramos. Seguimos caminando y llegamos a la vereda de un río artificial que tenía un camino de piedra. Yo estaba cachondísimo. Allí de pie la metí mano por debajo de la falda y le tocaba los pechos por encima de la ropa. La giré, empecé a besarla el cuello y a tocarle el coño. La estaba masturbando con una mano y con la otra me bajaba la bragueta. No sabía muy bien lo que iba a hacer. Si quería repetir la jugada del ultimo encuentro o hacer otra cosa. Ella se giró nos quedamos de frente. Ella tan alta y con sandalias de tacón tenía las caderas muy elevadas. Su coño quedaba enfrente de mi polla erecta que ya tenía líquido preseminal y estaba manchando su faldita. Volví a subir la falda, aparté el tanga un poco e introduje mi polla. Estaba hinchadísima y muy sensible. Creo que me hubiera corrido solo de frotarme contra ella. La penetración fue sencilla, rápida y profunda. Al entrar en la cueva de jade, supe que me iba a correr enseguida, y eso fue lo que pasó. Tuve un orgasmo intenso. Me fallaron un poco las piernas y caso salgo de su coño mientras eyaculaba. Me recompusé y seguí abrazado a ella.
Vistos así, desde fuera con toda la ropa y tan abrazados, debía parecer que solo éramos dos novios dándose un abrazo.

La volví a girar, la puse de espaldas a mí y empecé a masturbarla. Entre su humedad y mi semen, se había formado un lubricante genial. Mi mano se deslizaba muy deprisa. Se corrió, y a ella también le fallarón la piernas.

Solo en ese momento me dió por mirar alrededor para ver si alguien nos había visto. Dadas las horas y el calor, no había mucha gente. Suspiré aliviado. A mi lado ella se inclinaba para sacarse el tanga manchado de semen. Fue una visión gloriosa.

Después de eso continuamos nuestro paseo. Me contó que iba a publicar un libro, y que estaba con el primer capítulo. Me habló de 50 sombras de Grey. Nos sentamos en unas piedras y como ella no llevaba braguitas, sintió la picadura de unas hormigas.

Nos reímos mucho. Ella estuvo muy graciosa. En momentos así, cuando la veía natural y sin artificios, se me hacía más que deseable. Se me hacía querible....duraron poco aquellos rayos en un cielo nublado.

Nos despedimos.

Me envió un mensaje al cabo de poco rato diciéndome que ya estaba en casa y que se había puesto bragas. Que le había gustado conducir sin ellas.
QuiroQuiron is offline   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a QuiroQuiron por este Post:
Antiguo 20-abr-2018, 09:56   #16
QuiroQuiron
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: abr-2018
Mensajes: 14
Gracias 58 Veces en 13 Posts
Predeterminado la mujer casada 8



JUNIO

Como os he contado antes, en mayo nos vimos, no así en junio. Aquel mes fue el del wasap.

Mucho mensaje, mensaje de día, de noche, en el trabajo. Conversaciones largas.

Creo que fue porque me fui unos días con mi mujer y mi hijo de vacaciones, ya que más adelante no íbamos a poder irnos. Durante el viaje con mi mujer, me noté inquieto. más atento al móvil que otra cosa. Distraído con ella. Con muchas llamadas de la asociación. Más que vacaciones fueron un suplicio. Además, en aquella época nuestro hijo dormía muy mal y todo se complicaba.

Nunca me había pasado eso estaba a disgusto con mi mujer. Estaba más atento a ella. Le enviaba foto y ella me correspondía. Le decía cosas que era mi puta y ella respondía sumisa (los pocos momentos que lo hacía): "sí, soy tu puta".

Con ella se despertó todo un pasado que cuidadosamente y a lo largo de casi 5 años había querido enterrar.

Abro aquí una disgresión para que se entienda todo mejor.

Siempre he sido una persona inquieta en el sexo, pero al mismo tiempo, me gustan las relaciones de manera convencional. Hasta entonces las únicas maneras que había tenido de resolver eso, había sido mediante el engaño. Sin embargo, el engaño tiene una cara oculta, al menos para mí. Sé que muchas personas apenas sienten remordimientos, y sus únicas preocupaciones son que no las cojan en algún renuncio. Pero yo no soy así.

Durante el breve noviazgo que tuve con mi mujer mantuve varias relaciones. Venía yo de una relación larga de 7 años, en la que en los últimos tiempos el sexo había sido muy malo, y además no me esperaba que me dejara, y justo en un momento en que me encontraba en paro y sin perspectivas de ningún tipo, fue una época muy negra. Creo que me agarré al sexo promiscuo para llenar el vacío.

De hecho, llegué a tener una relación paralela y varias amantes. Contado así puede parecer que soy una persona muy frívola o un aunténtico cabrón. En mi defensa tengo que decir, que cuando empecé a salir con mi mujer, no hablamos de nada. Además estaba terminando cosas del pasado. En ese momento, salía con una chica encantadora de cuerpo menudo y brillante inteligencia. Una doctora, que ha hecho que cada vez que vaya al médico piense si me la encontraré de nuevo.

Follar con ella era super agradecido, quizá en otro momento pueda extenderme sobre eso, pero creo que perderé el hilo.

Se cruzó también en mi camino, una mujer mayor yo con la que había empezado antes de conocer a mi mujer. Con ella el sexo era increíble, nada tierno, todo lujuria.

También conocí a una madrileña de pechos enormes. Sin duda los más grandes y firmes que he visto y tocado nunca. Cuando llegaba al orgasmo subían los decibelios a niveles insospechados. A ella la conocí después de a mi mujer.

Todo lo anterior hizo que siguiera quedando con ellas mientras salía con mi mujer. Nos íbamos conociendo.

A mí mismo me decía que tenía excusa en cuanto a las relaciones anteriores. Estaba terminándolas, aunque me resistía a darlas por acabadas....¿pero y la chica madrileña?. A esta la había conocido después, casi dos meses de empezar a salir con mi mujer. ¿qué me pasaba?.

De algún modo en aquel momento encontré fuerzas para ir terminando todas los encuentros. Con la chica de Madrid y la mujer mayor que yo fue más fácil. Aunque algunos encuentros cayeron antes. Todavía resuena en mi cabeza, como tras una conversación caliente, en la que la chica de Madrid se masturbó por teléfono conmigo, me dijo que si quedábamos para ir a un hotel y hacer todas las cosas que teníamos pendientes. Le dije que no (a día de hoy todavía no me lo creo). Con la mujer mayor, que tenía una voz preciosa, tuve dos encuentros "XXX-rated"....hmmm qué sexo más guarro y caliente....!!!

Lo más difícil fue dejar de ver a mi doctora. Tiempo después seguí escribiéndola sin respuesta. Incluso le envié una carta. Siempre se mantuvo en su mutismo. Supongo que me lo merecía.

En cualquier caso ya había podido observarme y ver cómo de enganchado estaba al sexo. No podía renunciar a él. Además no solo era sexo, acababa estando ligado de alguna manera. Como si de querer a un cuerpo se puede pasar a querer a una persona.

La relación con mi mujer prosiguió y nos fuimos a vivir juntos no mucho después de todo esto. ¡qué feliz me sentía!

Tras unos meses de convivencia, todavía mantenía contacto telefónico con la mujer mayor que yo. Cada vez que me llamaba me ponía en un estado de excitación que me follaba a mi mujer, novia entonces con mucha intensidad....y solo de hablar con ella.

....aquello tenía que acabar. ¿lo hizo?. No padre.

Conocí a una mujer muy singular en un chat. A mi sorprendió mucho que tuviéramos tanta conexión. Ella me caló enseguida. Al darnos los teléfonos y ver cual era mi patrón de llamadas se dió cuenta de que tenía pareja. Sí amigos y amigas pajis, nunca he sido muy bueno engañando a nadie. Me dijo que no le importaba en absoluto.

Tuvimos una par de sesiones de ciber sexo. Por web cam, creo que fue mi segunda y última vez que lo hice. Para ello tuve que irme a casa de una amigo, decir tropecientas mentiras, no ir a casa a comer, etc. Todo esto me hacía plantearme si el engaño valía la pena. En aquel momento me respondí que sí. Bueno decir, que me respondí, parece indicar que reflexionaba mucho, y lo cierto es que pensaba poco.

En la primera sesión de web cam, fue todo bastante normal. Pero en la segunda ella se acabó masturbando delante mío. Y cuando parecía que estaba llegando al orgasmo, empezó a chorrear su coñito, como si se estuviera meando. De hecho, fue lo que pensé, y en mi ignorancia así se lo dije luego: "vaya meada te has pegado cuando te has corrido, ¿no?". Después de aquello decidimos quedar un día, me tuvo esperando media hora y luego no apareció. Se disculpó y me propuso quedar en el mismo sitio unos días más tarde. Esa vez si que apareció. Venía de negro. Tenía un bonito y proporcionado cuerpo, pero tenía una cara muy avejentada, un cutis muy seco que le hacía muchas arrugas. Parecía que ambos elementos no se correspondían, cuerpo y cara. Nos fuimos a tomar algo a un sitio en la Latina en Madrid. Como eran primeras horas de la tarde no había mucha gente en el "viajero". Tomamos un café. Fue una conversación agradable. Hablamos sobre todo de sus encuentros con hombres en el chat. Lo cierto, es que me producía un morbo grande conocer todos aquellos detalles. Ella por momentos dejaba de hablar y se me quedaba mirando. Yo no comprendía qué pasaba. En la tercera o cuarta ocasión que hizo esto, entendí. Nos besamos.

Al poco nos fuimos a la calle porque ella se tenía que marchar. Bajando las escaleras del local, se pasaba delante de unas cortinas gruesas, que se utilizan para separar las escaleras de un pequeño almacén de barriles de cerveza. NOs paramos y nos seguimos besando. La introduje dentro de las cortinas y empecé a frotarme contra ella como si no hubiera mañana. Ella lo recibió con gusto. Se separó de mí y me dijo: "aquí no".

Nos despedimos y me dijo que me llamaría.

Pasaron unos días. Y me dijo que si nos veíamos un lunes por la tarde. Yo me había apuntado a un curso muy largo y presencial, todas las tardes. Tuve que faltar al curso. De nuevo el morbo, peleaba contra una vida ordinaria. Me citó a las 3 de la tarde en su casa. Cuando me dió la dirección y estuve a los pies de su edificio, no me lo podía creer. Era el sitio donde vivían unos amigos de mi novia entonces, y a dónde habíamos ido a cenar en alguna ocasión. No sabía donde meterme. Ya que era una de esas urbanizaciones donde las casas miran tanto hacia fuera como hacia un recinto interior. Tenían que darse muchas casualidades para que me vieran pero me puse nervioso. Entré y caminé rápido por el patio interior mirando al suelo. Llegué a su portal, toqué el timbre y me abrió sin decir nada. Llegué al piso, el corazón se me salía por la boca.

Según entré ella empezó a besarme y al poco tiempo estábamos en su habitación.

....luego sigo....
QuiroQuiron is offline   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a QuiroQuiron por este Post:
Antiguo 23-abr-2018, 15:06   #17
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 24.136
Gracias 19.408 Veces en 9.217 Posts
Predeterminado

Tras unos días ausente ya me he puesto al día con tus aventuras...:rolleye s: Joeeeeeerrrrrrr.....!!!! el final; con lo grande que es el mundo tenía que vivir precisamente en la misma urbanización que tus amigos... Eso si que era un problema...facepal mbee rchug
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...o-destino.html
CHARON is offline   Citar -