Antiguo 11-may-2018, 17:38   #1
XAVIA
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: mar-2018
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 23
Gracias 52 Veces en 14 Posts
Predeterminado Mis sumisas

Buenas a [email protected],

Abro hilo sobre un tema que me parece poco comentado en el blog: los juegos de sumisión y dominación, aprovechando que hace unas semanas he comenzado una relación con una nueva sumisa.

Leí una vez que entre un 10-15% de la población adulta europea practicábamos juegos de dominación de distinta intensidad. Es cierto que el éxito de la 50 sombras de Grey ampió el número temporalmente, pero entre que el libro no tiene nada que ver con la realidad y que este juego implica mucho más de lo que la gente piensa,... digamos que hemos vuelto a la normalidad.

En mi caso particular, también en el de mi nueva sumisa, soy un tío de lo más normal y corriente, con una "vida oficial" típica y tópica: casado, hijos, un trabajo, etc.
Pero nadie sabe de mis gustos más allá de las sumisas que han ido poblando mi vida, ni siquiera mi mujer, un pibón al que el encanta el sexo pero que no está por la labor.

Existen parejas estables capaces de diferenciar juego de vida diaria, pero he conocido poquísimas y no han durado demasiado, sobre todo porque es un tipo de juego que demanda mucha inovación e imaginación.

Hay muchos grados de intensidad en el juego. Desde la simple obediencia, que pone muy a tono a todas las sumisas, hasta juegos sadomasoquistas donde puedes llegar a hacer daño de verdad si no eres un experto. A mí me va un punto intermedio. Ordenar, humillar, azotar, preparar juegos morbosos buscando límites, pero no soy un sádico y no me pone hacer daño.

Mucha gente cree que la palabra que define la relación es Obediencia. Es importante, pero yo creo que el concepto clave es Respeto.
Una sumisa es una esclava mientras dura el juego porque la pone perrísima que la humillen, azoten o simplementeden órdenes, pero acabado el juego, es una persona con tanto carácter o más que el amo dominador.

Así es también la chica con la que acabo de comenzar. 15 años más joven que yo, estudios universitarios, un trabajo estable y carita de no haber roto nunca un plato. Además de llevar poco tiempo casada, algo que siempre me ha dado mucho morbo. Nadie diría que chilla como una loca cuando le das un par de azotes o le revientas el culo.

Si el tema os interesa y da juego os iré explicando como me va con la chica y como han sido mis relaciones anteriores.

X
XAVIA is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a XAVIA por este Post:
Antiguo 11-may-2018, 18:23   #2
luis5acont
Moderador
 
Avatar de luis5acont
 
Fecha de Ingreso: may-2013
Mensajes: 7.398
Gracias 12.599 Veces en 5.359 Posts
Predeterminado

Nota de la moderacion.

Paso este nuevo tema a relatos (esta claro que el foro videos no es el lugar mas adecuado para crearlo).

Un saludo.
luis5acont is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a luis5acont por este Post:
Antiguo 11-may-2018, 23:09   #3
Catulus
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2010
Ubicación: Madrid
Mensajes: 76
Gracias 41 Veces en 24 Posts
Predeterminado

Este relato pinta bien. Estoy deseando que nos vayas contando tus experiencias.
Catulus is offline   Citar -
Antiguo 13-may-2018, 06:10   #4
XAVIA
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: mar-2018
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 23
Gracias 52 Veces en 14 Posts
Predeterminado Mi nueva sumisa

Sigo contando.

Hay foros de distinto éxito donde nos "encontramos" las personas que nos va este rollo, algunos gratuitos, otros de pago. También hay locales especializados en las grandes ciudades, pero si hay una característica común entre nosotros es que "nos olemos".
Yo lo llamo así, jocosamente, pero nos pasa algo parecido a los gays: captamos a quien le va este rollo sin necesidad de verbalizarlo, como si hubiera algún tipo de conexión o lenguaje no verbal...
Así he captado a un par de sumisas.

A mi actual sumisa la encontré en una web gratuita dedicada a esto en la que tengo un perfil activo demandando claramente qué busco: sumisas en ciernes con ganas de aprender.
Contactó conmigo y comenzamos a chatear por mensaje, dejando claras las normas desde el principio, los límites de cada uno y la disponibilidad,
A la media hora ya estabábamos en faena (cibersexo mediante mensajes de móvil) demostrándome ser una chica cachondísima con una ganas locas de explorar este mundo.
Le ordené mandarme audios mientras se azotaba, mientras chupaba un dildo hasta la garganta, cuando se corrió...
Además del morbo de hacerlo a contrarreloj, pues esperaba que su marido llegara a casa de un momento a otro.
Una pasada.

Sin duda, había encontrado lo que buscaba.

X
XAVIA is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a XAVIA por este Post:
Antiguo 14-may-2018, 21:43   #5
XAVIA
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: mar-2018
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 23
Gracias 52 Veces en 14 Posts
Predeterminado Primera sesión

Nuestro primer chat se dio un día entre semana, en jueves,
Utilizamos Line como vía de contacto, pues permite conectarte a un usuario anónimo sin más datos de este.
Le pregunté de dónde era y qué buscaba exactamente.
Después de confirmarme que vivía en una población que dista 15km de la mía, me explicó que buscaba experimentar en un mundo que la ponía cachondísima pero en que no tenía experiencia.
En 30' me hice un retrato rápido de la chica: joven, promiscua, infiel a su marido sin ningun remordimiento por ello y muy caliente.
Así comencé con órdenes sencillas;
Acariciate los labios. ¿Cuáles? preguntó pícara.
Chúpate los dedos después de habértelos empapado en los labios inferiores.
Acariciate sin tocarte el clítoris.
Pellízcate los pezones.
Todo ello mientras me iba explicando qué sentía al obedecerme.
Sin pedírselo yo, me mandó un audio de 10" anunciándome lo cachonda que estaba, lo que me demostró que para ella era habitual el cibersexo.
¿Qué juguetes tienes en casa? pregunté.
Me respondió con una foto de unas bolas chinas, un vibrador bastante grande y una pieza negra que no reconocí pero más adelante sabría que era un plug anal pequeño.
Ponte las bolas y pellízcate los pezones.
Obedeció.
Quítate las bolas y chúpalas.
Obedeció.
Todo ello ordenándole dirigirse a mí con respeto, tratándome de Usted, utilizando una término parecido a Amo (pero no este ya que está demasiado sobado para mi gusto).
Pronto le ordené ponerse en cuatro sobre su cama de matrimonio, estaba en el sofá, pues las perras deben obedecer en Posición.
Respondió gimiendo, otro audio, pidiéndome permiso para meterse el vibrador.
Se lo negué si antes no se daba 5 azotes en cada nalga.
Obedeció, mandándome el audio completo. Vaya pasada los gemidos de las últimas dos nalgadas, parecía que se corría, algo que le prohibí.
¿Cuando llega tu marido?
En 20', respondió.
Puedes meterte el vibrador acariciándote el clítoris, pero deberás pedirme permiso para correrte. En un par de minutos lo estaba suplicando, así que le ordené azotarse de nuevo para tratar de ralentizarlo,,, o que explotara definitivamente, Otro audio demoledor.
Y entonces sí, córrete Perra, ordené, grabando el audio.
Duraba un minuto y medio y berreaba como una cerda.
Tuve que esperar más de 10' para que volviera a conectarse.
Ha sido una gozada, fue su despedida. Mañana quiero más.
XAVIA is offline   Citar -
Visita nuestro sponsor
Antiguo 21-may-2018, 23:18   #6
XAVIA
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: mar-2018
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 23
Gracias 52 Veces en 14 Posts
Predeterminado 2º día

No esperaba tener ningún mensaje suyo al día siguiente, menos tan pronto. Serían poco más de las 9 y me explicaba lo bien que lo había pasado y me demandaba seguir jugando. Yo estaba en el trabajo, así que no podía atenderla sin correr riesgos, pero quise conocer sus planes para ese viernes.
-A mediodía nos vamos de fin de semana largo (era el puente del 1 de mayo). Mi marido me recoje a la hora de comer.
Así que me lancé a la piscina: Te atreves a jugar en el coche?
Respondió afirmativamente, así que le ordené colocarse las bolas chinas de nuevo antes de comer para llevarlas insertadas durante la hora y pico de coche que tenían hasta destino.
Antes de la 1 me mandó una imagen de su coño del que salía un plástico rojo (el asa). Aluciné, preguntándole si estaba cachonda. Muchísimo, respondió.
-Quiero que las lleves puestas todo el camino, que las muevas en tu interior mientras estés sentada friccionándo los muslos y que de cuando en cuando te des alguna palmada suave en ellos (un azote con el marido al lado sería sospechosamente raro) para recordar los azotes de ayer por la noche.
-Lo haré mi amo.
Serían más de las 6 cuando me entró un mensaje suyo avisándome de que ya habían llegado a destino.
-¿Qué tal el viaje?
-Regular, respondió, mi marido estaba muy cansado y he conducido yo, así que no he podido moverlas. Pero estoy cachondísima. ¿Puedo masturbarme?
Se lo negué. Pero le ordené sacarse las bolas para chuparlas unos segundos y metérselas de nuevo. A los pocos minutos oía el audio de los chupetones acompañado de Me encanta obedecerle.
-Puedes acariciarte los labios pero no el clítoris, ordené, y no se te ocurra correrte.
Estuvo más de una hora desconectada hasta que un mensaje suyo me rogaba dejarla correrse. Me negué si antes no se azotaba.
-No puedo hacerlo sin que me oigan. Estoy en la casa de mis suegros.
Buf, cuanto más sabía más morbo me daba la chica.
-¿Qué planes tenéis?
-Saldremos a cenar y volveremos a casa.
-Sal con las bolas puestas. Sin bragas, quiero que se te ventile un poco el coño, y cuando volváis al apartamento podrás masturbarte hasta que te corras.
-Llevaré medias.
-Sin medias, ordené, o con medias hasta medio muslo.
-No tengo ningunas, lógico pues no lo habíamos planeado, y si salgo sin medias con este frío...
Tenía razón pues las noches de finales de abril aún eran frescas. Además, estando en familia, no quería ponerla en ningún riesgo del que le costara salir.
-OK, mándame un vídeo en el baño del restaurante acariciándote, pero sin correrte.
Me llegó antes de las 10. Un primer plano de su entrepierna abierta con dos dedos hurgando y el asa de plástico asomándo, suplicando que la dejara correrse.
-Si al llegar a casa tu marido te folla, podrás correrte. Si él no te busca, nada.
Pasada medianoche me entró su último mensaje del dia.
-Mi marido me ha follado y me he corrido, en su boca.
XAVIA is offline   Citar -
Antiguo Ayer, 12:48   #7
XAVIA
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: mar-2018
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 23
Gracias 52 Veces en 14 Posts
Predeterminado 3r día

Sobre las 10 de la mañana ya tenía el mensaje de buenos días, una orden fija que le había impuesto: tu primer y último pensamiento del día ha de ser para mí.
Me informó de que esa mañana irían a la playa, así que no podía llevarse las bolas puestas, por lo que tuve que cambiar de juego pues ella me demandaba seguir jugando. Más allá de cruzarnos mensajes cachondos, y de mandarme alguna foto en top less de sus amplios pechos, no jugué mucho con ella.
La sorpresa me llegó avanzado mediodía. Una imagen de sus muslos cómodamente abiertos, sin llegar a la obscenidad, tomada desde arriba, cubiertos por el típico vestido veraniego hasta medio muslo. Deduje que estaban sentados comiendo en alguna terraza.
-No llevo bragas. Le estoy enseñando el coño a todo el paseo Marítimo.
-¿Te ha visto alguien?
-No lo sé. Creo que no.
-¿Estás cachonda?
-Empapada.
-Tus nalgas tienen que tocar la silla para que tus fluidos la mojen...
-Eso no, mi familia se daría cuenta.
-...así cuando te levantes pasas el dedo para recojerlo y lamerlo.
-Otro día, respondió.
Me comentó que volvían al apartamento a echarse la siesta, así que la dejé tranquila. Pero en una hora volvía a estar en danza.
-No me duermo. Estoy en la cama cachondísima.
-¿Y tu marido?
-Roncando. Necesito tocarme.
-Tócate. Pero no te corras. ¿Puedes ponerte las bolas?
-Sí, voy por ellas.
-Son las 4. A las 5 en punto te las sacarás y chuparás para ponértelas. Quiero verlo.
Pasados un par de minutos de las 5 me entró un video. Una mano cubría una entrepierna, tiraba de un asa roja hasta que dos bolas rojas y amarillas aparecían en escena, brillantes por el rebozado de flujo, se elevaban hacia la parte superior de un cuerpo femenino hasta llegar a una boca de labios carnosos que se abría y las engullía con ansia.
Por primera vez veía la cara de la chica, juvenil, agradable, ovalada de pómulos poco definidos y ojos grandes.
-No he visto com entraban de nuevo, me quejé pues el vídeo acababa al sacárselas de la boca.
-Lo siento, se disculpó, mandándome otro video al poco rato metiéndose las bolas chinas que debía haberse quitado espresamente para grabar de nuevo.
-Estoy muy caliente, insistió.
-No te corras, reiteré.
Tuve video a las 6 y a las 7, suplicámdome correrse después del segundo. Me negué. Aguanta.
Pero no aguantó. Antes de las 8, me entró un mensaje acompañado de un emoticono anunciándome que se había corrido, que no había podido aguantar más. Lo siento, reiteró varias veces.
-Me has desobedecido. Me has decepcionado. Adiós.
XAVIA is offline   Citar -