Responder

Tus Relatos y experiencias - La decisión que lo cambió todo Herramientas
Antiguo 20-jun-2018, 17:29   #51
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 24.967
Gracias 21.066 Veces en 9.889 Posts
Predeterminado

Ayyyyy.....!!!! lo móviles... los móviles... que diabólicos artefactos... Espero impaciente conocer de quien eran esos mensajes.: confused:t humbsupbee rchugbeerc hug
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...o-destino.html
CHARON is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a CHARON por este Post:
Antiguo 20-jun-2018, 17:54   #52
juan1111
Ultra Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Mensajes: 690
Gracias 1.001 Veces en 568 Posts
Predeterminado

Comienza la trama....esto tiene buena pinta.
juan1111 is online now   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a juan1111 por este Post:
Antiguo 20-jun-2018, 18:10   #53
vas38
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2018
Mensajes: 186
Gracias 176 Veces en 107 Posts
Predeterminado

La cosa se pone interesante... Esperaremos im-pacientes la continuación.

Gracias y enhorabuena!!!
vas38 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a vas38 por este Post:
Antiguo 20-jun-2018, 22:03   #54
Duf80
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: may-2018
Mensajes: 34
Gracias 33 Veces en 25 Posts
Predeterminado

Buen capitulo y como decis el peligro de los moviles jajajajajajajajaja.
Duf80 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Duf80 por este Post:
Antiguo 20-jun-2018, 22:15   #55
Yorjensen25
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ene-2017
Ubicación: El Mundo
Mensajes: 37
Gracias 270 Veces en 28 Posts
Thumbs up Excelente

Joder me has puesto a mil!! felicidades por el relato espero mas jajajaj
Yorjensen25 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Yorjensen25 por este Post:
Visita nuestro sponsor
Antiguo 21-jun-2018, 07:06   #56
Mr Nameless
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2017
Ubicación: Barcelona
Mensajes: 68
Gracias 45 Veces en 36 Posts
Predeterminado

Buuuuuffff, super morboso el final del capítulo
Mr Nameless is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Mr Nameless por este Post:
Antiguo 21-jun-2018, 09:21   #57
viciosinfin1973
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jun-2017
Mensajes: 366
Gracias 443 Veces en 248 Posts
Predeterminado

Buenísima la continuación Nakard¡¡

Yo creo que el mensaje puede ser de Toni.
Al ser el dueño del camping y hacer la ficha supongo que tendrá su número y no parece que según termine de hablar con Raul en directo, este le envíe mensajes por el móvil.



Salu2
viciosinfin1973 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a viciosinfin1973 por este Post:
Antiguo 21-jun-2018, 11:35   #58
Nakard
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: may-2018
Mensajes: 33
Gracias 456 Veces en 31 Posts
Predeterminado Capítulo 6

Capítulo 6

Marta y yo teníamos un nivel de confianza bastante alto. Siempre hemos pensado que la confianza y la sinceridad era la clave para una pareja estable, pues es la manera de contrarrestar la inseguridad y los celos, y es por éso que nunca hemos tenido problema en, por ejemplo, trastear el uno con el móvil del otro, pero siempre y cuando éste estuviera de acuerdo, que era siempre por lo general.

En ese instante, sin embargo, se me planteaba un dilema. Yo sabía su PIN, sí, y ella no tenía problema en que yo accediera a su móvil e incluso leyera los mensajes (y viceversa), también, pero algo me decía que leer aquel mensaje, a pesar de todas las dudas que pudiera plantear, no era buena idea. No era buena idea porque no sabía qué iba a encontrarme, por primera vez en años, y porque la norma no escrita ni hablada que siempre habíamos mantenido era la de no leer una conversación sin permiso, y menos si era una conversación que el receptor no había leído aún.

Así las cosas, la inseguridad tanto tiempo apartada se dibujó en mi mano mientras sujetaba el móvil y pugnaba mentalmente por no deslizar mis dedos por los números para el PIN. ¿Quién era esa persona? ¿Por qué prefería hablar con Marta por privado? No me hacía ni pizca de gracia ninguna de las respuestas que se dibujaban en mi mente: ¿Raúl, después de la conversación que habían tenido? ¿O Toni? Pero lo que más me intrigaba era saber qué había en los otros dos mensajes…

Finalmente y con mucha fuerza de voluntad, no desbloquee el móvil. Lo dejé en su sitio, me vestí con ropa cómoda y salí de la tienda, con la cabeza llena de pájaros que daban mil vueltas a toda velocidad.

- ¡Hombre! Qué madrugador, buenos días.- Raúl estaba estirando a mi derecha, frente a su tienda de campaña. Llevaba unos pantalones cortos de deporte y una camiseta sin mangas.
- Lo mismo digo.- Traté de mantener una mirada amable, a pesar de las sospechas que me levantaba.- Buenos días.
- Aprovecho a correr un rato ahora que hace fresco, ¿quiéres venir?
- Quizá otro día… no sé si he traído algo de ropa de deporte.
- Si te animas, avísame.- Dijo mientras se guardaba el móvil en la riñonera y empezaba a desanudar el cable de los cascos.- ¿Qué tal habéis dormido? ¿Mucho calor?
- La verdad es que no, aquí se duerme muy bien.
- Es un sitio cojonudo, ya lo verás.- Se puso los cascos en las orejas y pasó trotando a mi lado.- ¡Nos vemos!
- Hasta luego.

Me quedé mirando cómo se alejaba, preguntándome si sería él el misterioso nuevo contacto de Marta en el móvil, pero después sacudí la cabeza. Si seguía así iba a volverme loco.

Opté por dar un paseo en solitario por la playa, así que me puse unas zapatillas de deporte y bajé a la parte inferior del cámping. Allí no se movía un alma. Raúl se había perdido ya entre los árboles del pinar, y tanto Toni como el resto de empleados aún no habían llegado. Los holandeses, por su parte, debían seguir durmiendo en su caravana.

Abrí la cancela de la puerta con la llave que Toni nos había dado y la cerré detrás de mí, saliendo al pinar que había antes de la playa. Comencé a caminar entre los árboles hasta llegar a la arena, y allí me descalcé para sentir el frío pero suave tacto de la arena blanca en la planta de los pies. Me acerqué a la orilla y durante un rato me alejé caminando por allí, notando el agua fría mojándome los pies. Esa sensación, el silencio y la belleza de las primeras horas de la mañana me generaron una paz interior tremenda.

No sé cuánto tiempo caminé por la playa, pero cuando me di cuenta el sol había subido ya bastante en el cielo y el tejado de los edificios del cámping se había perdido entre las copas de los árboles, así que decidí dar por terminado el paseo y volver a la tienda para despertar a Marta y aprovechar el día. En aquel momento me había olvidado completamente de cualquier duda o preocupación, y estaba sumido en un estado de tranquilidad extrema.

No tengo muy claro cuál fue la razón por la que decidí cambiar el camino de regreso de la playa al pinar, pero volví a calzarme las zapatillas y me interné entre los árboles. En esa zona no había ningún camino, y una capa de agujas antiguas mezcladas con arena cubría el suelo. Por suerte, el pinar no era muy profundo y era fácil seguir la dirección paralela a la costa.

Calculo que debía estar a medio camino del cámping cuando, entre los cantos de los pajarillos y el murmullo de las olas, escuché algo que me pareció un gemido femenino. Sobresaltado, me detuve y me quedé a la escucha.

Otra vez, un gemido suave que parecía haberse escapado descontrolado. Mi corazón empezó a latir rápidamente por la emoción y la excitación, al tiempo que mi polla empezaba a dar muestras de ánimo. Alguien, y a juzgar por la voz una chica joven, estaba follando entre los árboles cerca de donde yo estaba. Era una fantasía que siempre había querido vivir, tanto desde el punto de vista del mirón como desde el punto de vista de los que follan.

Sin pensarlo, tuve que aprovechar aquel regalo en forma de oportunidad y deslizarme como pude entre los matorrales y los pinos, tratando de hacer el menor ruido posible, en busca del lugar donde alguien estaba dando rienda suelta a su pasión. Sus gemidos me guiaron rápidamente, y finalmente, tras ver unas siluetas entre los árboles, pude situarme a una distancia prudencial y observar con tranquilidad.

Ellos estaban de espaldas a mí. Era una pareja joven, y el chico estaba follándola desde atrás, mientras ella se agarraba al tronco de un árbol. Lo primero que distinguí fue el pantalón corto de deporte, la camiseta sin mangas… y la espalda musculada con el inconfundible tatuaje tribal. ¡Era Raúl!

Estaba follándola con fuerza, a un ritmo implacable que provocaba que los gemidos y suspiros de ella se escaparan entre los dedos que atenazaban su boca para que mantuviera silencio. El tío tenía un aguante tremendo y una fortaleza física impresionante para mantener aquel ritmo sin correrse ni detenerse. Parecía que estuviera taladrándola contra el árbol.

Me quedé de piedra, e intenté inclinarme un poco más hacia delante para distinguir a la chica, que a buen seguro sería Isa, pero la posición de Raúl me impedía distinguirla con claridad. La polla se me puso como una piedra y estuve a punto de sacármela y empezar a masturbarme, pero tal era el ansia que sentía por verla que me incliné demasiado y me tropecé, moviendo demasiado los matorrales al agarrarme para no caerme y clavándome varias astillas en la mano. Me tragué el dolor y esperé durante unos instantes en silencio, con el corazón a 100 por hora. Si me pillaban…

Empezaba a pensar que me había metido en un videojuego de espías, porque estaba llevando al límite mis dotes de sigilo. Como pude, me escurrí entre los pinos todo lo rápido que el silencio me permitía y me alejé todo lo posible.

Finalmente conseguí llegar al cámping sin ser descubierto, pero sólo me sentí seguro cuando me encontré dentro. Si estaba allí tenía excusa para no ser sospechoso de ser el mirón que les había cazado. A pesar de lo morboso de la situación, me frustraba el no haber podido ver más que la espalda de él y la postura que mantenían. Había sido increíblemente excitante imaginarlo y escucharlo, pero como buen voyeur ansiaba ver el acto completamente, desde una posición privilegiada.

Lo raro era que Raúl se había marchado sólo a correr. ¿Tal vez Isa había salido antes? Puede que les gustara ese juego, o que ella hubiera ido después… no sé. Cada pareja es un mundo al fin y al cabo, ¿no? Pero si iban a follar en el pinar, ¿por qué me había invitado a ir a correr con él? ¿Qué pretendía Raúl?

Iba cavilando sobre todas esas cosas mientras me acercaba a nuestra parcela, cuando vi que Marta ya se había levantado y estaba charlando con alguien frente a nuestra tienda. Si antes me había quedado de piedra al pillar a Raúl follando en el bosque, en aquel momento me quedé congelado hasta el punto de quedarme clavado en donde estaba, sin poder caminar.

Marta estaba hablando con Isa.
Nakard is offline   Citar -
Los siguientes 17 Usuarios dan las gracias a Nakard por este Post:
Antiguo 21-jun-2018, 13:04   #59
juan1111
Ultra Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jul-2017
Mensajes: 690
Gracias 1.001 Veces en 568 Posts
Predeterminado

Suena a camping liberal....intercambio de parejas.
A ver como sigue el tema.
Ánimo!!!...
juan1111 is online now   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a juan1111 por este Post:
Antiguo 21-jun-2018, 14:36   #60
Duf80
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: may-2018
Mensajes: 34
Gracias 33 Veces en 25 Posts
Predeterminado

Buenas juan
Eso me parece a mi tambien,ya lo dije yo hace unas cuantas paginas puede que por una vez acierte jajajajajajaja.
Saludos
Duf80 is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a Duf80 por este Post:
Antiguo 21-jun-2018, 15:59   #61
MBianco
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: sep-2017
Mensajes: 188
Gracias 228 Veces en 128 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por viciosinfin1973 Ver Mensaje
Buenísima la continuación Nakard¡¡

Yo creo que el mensaje puede ser de Toni.
Al ser el dueño del camping y hacer la ficha supongo que tendrá su número y no parece que según termine de hablar con Raul en directo, este le envíe mensajes por el móvil.



Salu2
Más me pega que sea con Isa con quien esté chateando, no creo que Marta esté tan lanzada en un par de días, otra cosa es como termine...
MBianco is online now   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a MBianco por este Post:
Antiguo 21-jun-2018, 18:41   #62
lokko007
Mega Pajillero
 
Avatar de lokko007
 
Fecha de Ingreso: abr-2017
Mensajes: 439
Gracias 319 Veces en 246 Posts
Predeterminado

Un par de relatos en 2 días y no me lo esperaba ya que no me dio tiempo para responder el anterior así que lo hago por ambos

Yo también pienso de que Marta estará hablando con Isa por whatsapp ya que si fuera Raul pues se habría escuchado algún comentario al respecto cuando salió de la ducha a menos de que cuando se fuera Jose el tal Raul le haya dado a Marta su numero de móvil

Sobre la pareja en el pinar pues muy morboso el momento para Jose que pasó mirando como follaban y aunque no estoy del todo seguro pues podría apostar a que era la camarera quien follaba con Raul

Saludos y en espera del siguiente capitulo
lokko007 is online now   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a lokko007 por este Post:
Antiguo 21-jun-2018, 19:05   #63
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 24.967
Gracias 21.066 Veces en 9.889 Posts
Predeterminado

Joerrrr...!!! se me han caido los esquemas, porque yo esperaba que la chica fuera Marta... Habrá que seguir esperando nuevas entreghas para resolver este misterio. be erchugbeer chugbeerch ug
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...o-destino.html
CHARON is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a CHARON por este Post:
Antiguo 22-jun-2018, 11:16   #64
Nakard
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: may-2018
Mensajes: 33
Gracias 456 Veces en 31 Posts
Predeterminado Capítulo 7

Capítulo 7

No hace falta que os diga el mar de contradicciones y dudas que se arremolinaron en mi cabeza en ese momento. Por una parte, sentía una pizca de culpabilidad por el alivio de comprobar que Marta no era la que estaba siendo follada por Raúl en el pinar. Por otra, era imposible que fuera la que debía ser, Isa, porque no había tenido tiempo de llegar más rápido que yo al camping y mucho menos de iniciar una conversación con Marta como si no hubiera pasado nada.

Saber aquello me llenaba de contradicciones, porque nunca me había encontrado en una situación similar. No podía evitar sentir pena por ella, y una rabia inconmesurable hacia su novio. Una chica tan guapa, tan simpática y extrovertida, a la que se veía tan feliz… joder, hacerle aquello era una putada propia de un grandísimo hijo de...

Pero en realidad, tampoco conocía a Isa de nada, no éramos amigos, al menos por el momento, y sentía que era un tema privado en el que yo no debía meterme. ¿Quién era yo para tratar delatar a Raúl? Nunca me había gustado inmiscuirme en ese tipo de temas, porque uno siempre sale escaldado.

- ¡Hola cariño!- Me saludó Marta con la mano, sacándome de mi ensimismamiento.- ¿Vienes de dar un paseo?

Las dos chicas me miraban sonrientes, vestidas cada una con un pantaloncito corto y una camiseta de tirantes muy parecida, blanca la de Marta y negra la de Isa.

- Buenos días.- Forcé una sonrisa y levanté una mano a modo de saludo.- Sí, me apetecía darme un paseo por la playa desierta, que es un lujo que en casa no tengo.
- ¡Pues aprovéchalo!- Exclamó Isa.- Raúl se marcha a correr todas las mañanas. Donde vivimos hace igual, pero aquí siempre hace rutas mucho más largas.- Qué cabrón el colega.
- Ah… sí… lo vi marcharse esta mañana.
- ¿No te gusta correr? Algún día puedes ir con él.- Dijo Isa.- Yo es que paso, me da tanta pereza madrugar para eso… Además, seguro que entre chicos os entendéis mejor, ¿no?
- A José no le gusta mucho correr.- Respondió Marta, riéndose y pellizcándome la tripa. Nunca me había molestado demasiado eso, pero delante de Isa me resultó muy embarazoso que lo hiciera.
- Oye, que tu novio no está tan mal.- Reclamó Isa. Cada vez me caía mejor la muchacha.
- ¡Pues anda que el tuyo!- Marta seguía riendo. Era increíble que, de repente, hablaran entre ellas con tanta naturalidad cuando el día antes mi novia casi no la podía ni ver.
- ¿Qué vamos a hacer hoy?- Le pregunté a Marta, interrumpiendo la conversación de la que había quedado rápidamente apartado.
- Pues… desayunar, bajar a la playa… bañarnos, tomar el sol… no sé, cosas de vacaciones, ¿no?
- Qué graciosa.
- ¿Os importa que me baje con vosotros? La verdad es que es un coñazo estar en la arena sola- Preguntó Isa. Marta frunció un poco el ceño, lo que me resultó más acorde con su forma de ser, pero respondió afirmativamente.

Y así hicimos. Tras un desayuno en que Isa también se unió a nosotros delante de nuestra tienda, a la sombra de un árbol, nos pusimos los bañadores y nos encaminamos a la salida del camping. Allí, tras cerrar la cancela, nos encontramos con Toni, que estaba de nuevo aparcando su todoterreno. Se acercó a saludarnos con una sonrisa enorme en su rostro, pero lo que dijo fue de todo menos un saludo.

- ¡Joder colega!- Exclamó dirigiéndose directamente a mí, pero mirando a las dos chicas que caminaban a mi lado.- ¡Deja algo para los demás!- Para mi sorpresa, Isa comenzó a reírse, a pesar de que a Marta aquella confianza tan exagerada le debió chocar un poco, a juzgar por su expresión de sorpresa.

Lo cierto es que ambas otorgaban una visión impresionante. Isa estaba espectacular, pues llevaba únicamente la parte superior del bikini (que esperaba fervientemente no tardara en desaparecer) y un pareo que cubría la inferior. Marta llevaba un atuendo algo más discreto, con su camiseta de tirantes encima del bikini y una falda larga de verano.

- Jajaja, no seas tonto Toni, si tú siempre consigues lo que quieres.- La respuesta de Isa me sorprendió todavía más.
- No todo…- Dijo él, pero rápidamente cambió de tema.- Tened cuidado hoy con la playa, decían que había corrientes.
- Vale.- Respondí yo.
- Hoy Mike y Vanessa han venido temprano.- Dijo Toni, señalando una moto vieja pero muy bonita que había aparcada bajo la sombra de un pino.- Pasaos luego por el bar para recuperar sales.- Tras decir aquello empezó de nuevo a reírse. Estaba claro que el tipo era un guasón.

Se alejó en dirección al edificio principal del camping, y mientras yo caminaba tras Isa y Marta, que iban charlando de nose qué crema nueva para la cara, até cabos. Si Raúl no se estaba follando a Marta ni a Isa, no había muchas más opciones. No parecía que aquellos gemidos fueran de una madura como Emma, sino de una chica joven, y Toni había confirmado que Vanessa había llegado temprano con su hermano. ¿Es probable que nuestro vecino de parcela se estuviera follando a la camarera colombiana?

Con eso en la cabeza clavé la sombrilla en la arena mientras las chicas extendían las toallas alrededor. Fue cuando Isa se desanudó el pareo y lo dejó sobre su toalla cuando mi mente se concentró de nuevo en ellas. Sin pensárselo, Isa se deshizo el nudo del bikini y dejó que cayera por sus brazos, dejando de nuevo al aire sus maravillosos pechos ante los que sólo pude, con mucha fuerza de voluntad, tratar de apartar la mirada. Marta no decía nada, incómoda.

- Ufff… qué a gusto.- Murmuró Isa, y girándose hacia Marta, añadió.- ¿Me das crema?

Yo no dije nada, atónito pero expectante. Me recosté en mi toalla tras quitarme la camiseta y traté de buscar una postura discreta pero que me permitiera observar la escena. Isa se puso de rodillas, en una posición no totalmente de espaldas a mí sino en diagonal, y se inclinó un poco hacia delante. Sus tetas pendían en todo su esplendor, como una visión maravillosa y sensual.

Marta se arrodilló tras ella, muda y algo sonrojada, posiblemente tragándose la incomodidad. Se dio crema en las manos y las puso sobre la piel de nuestra vecina, y así, poco a poco, comenzó a extender la protección solar blanca sobre su espalda, en una suerte de masaje que rápidamente se convirtió a mis ojos en una escena de un morbo tremendo.

Tuve que colocarme de forma que no se apreciara bajo el bañador mi incipiente erección, porque ésta amenazaba con delatar la excitación que ambas me estaban provocando. Los dedos de Marta se deslizaban con suavidad y cierta presión por la espalda de Isa, primero por el centro, de arriba a abajo, después en los hombros y haciendo un poco más de presión, a modo de masaje, lo que despertó un suspiro en Isa.

- Oh… ostras…- Murmuraba.

Después, y quizá con intención, no puedo saberlo y la verdad es que en ese momento me costaba mucho pensar que fuera así por parte de Marta, comenzó a acercar sus dedos a sus costados, deslizándose por esa zona tan sensible y provocando que la piel de Isa se pusiera de gallina. Volvió a suspirar, y creí correrme allí mismo, sin tocarme, cuando casi sus yemas rozaron el nacimiento de sus pechos.

- ¡Ufff! Como sigas así te voy a pedir que me des también por delante.- El rostro de Isa estaba ligeramente sonrojado. Marta, en cambio, sonrió y se puso en pie, restregándose la crema en los muslos.
- Ahí te das tu solita, maja.
- Qué mala… ¿quiéres que te de yo a ti?- Preguntó Isa mientras comenzaba a darse en el pecho. Me giré para no mirar, porque me estaba poniendo malísimo.
- No, a mí me da mi querido novio.- Me dio un golpecito con el pie para que me pusiera de rodillas he hiciera lo propio, pero para mi pesar, ella no se quitó el bikini.- ¿Quieres que te de yo a ti?- Dijo después de que le diera bien de crema por la espalda.
- Creo que no porque todavía no voy a bañarme.- Si iba con la polla así iba a cantar demasiado.- Voy a leer algo de noticias en el móvil.
- Joder, cariño, que estamos de vacaciones, ¿no puedes dejar la puñetera tecnología ni por un momento?- Pareció molestarle bastante la excusa.
- Déjalo, vamos a darnos un baño nosotras, ya verás como se anima rápido.- Dijo Isa poniéndose en pie y quitándole hierro a la situación, aunque casi tuvo que llevarse a rastras a Marta al agua, porque aún tenía palabras que decirme antes de zanjar el tema.

Observé cómo se alejaban y se metían en el agua. Tras un ratito charlando, empezaron a jugar entre ellas, a hacerse ahogadillas y a nadar. La escena era excitante, pero en la distancia no se apreciaban los detalles y pronto mi atención volvió a otro lugar: el móvil de Marta. Lo saqué de la bolsa de la playa, pues en ella llevábamos los móviles de los dos y no despertaría ninguna sospecha, e inclinado encendí la pantalla sin desbloquearlo. Efectivamente, había leído los mensajes, pues la notificación había desaparecido, pero no había ninguno nuevo. Sentí otra vez la tentación de desbloquearlo y ver la conversación, pero finalmente me mantuve firme y no lo hice.

- ¡Hola!- La voz de Raúl casi me hizo saltar del susto he hizo que se me cayera el móvil.- ¡Eh! Tranquilo jaja.

El chico estaba de pie delante de mí, con un bañador deportivo azul marino que revelaba un prominente paquete y su torso desnudo luciendo sus abdominales y sus músculos. Llevaba unas gafas de sol que impedían ver con claridad cuál era la expresión de su cara, lo que me incomodó un poco.

- Buenas.- Le saludé.
- ¿Puedo sentarme con vosotros?
- Claro.- Estiró su toalla al lado de la mía y se sentó, mirando a las dos chicas que jugaban y reían en el agua. Yo hice lo mismo.
- Sí que se lo pasan bien.- Comentó.
- Eso parece…- Me cortaba bastante su presencia, y más aún saber lo que había estado haciendo aquella mañana a espaldas de Isa.
- Y eso que no parecía que Isa le cayera muy bien a tu novia.
- Bueno, es algo reservada al principio, pero luego se suelta rápido.
- Eso es bueno saberlo.- No respondí, ¿a qué coño se refería?

Durante un instante ambos permanecimos en silencio, pero entonces Raúl cogió la bolsa de Isa, sacó un cigarrillo y un mechero y lo encendió.

- ¿Te molesta que fume?
- No mucho.
- Puedes decírmelo si te molesta.- Su actitud era claramente incisiva, directa. No era el tono amable que tenía con Marta.
- No te preocupes.

Otro minuto de silencio mientras fumaba. Aspiró el humo varias veces y luego lo exhaló, suspirando. Finalmente, sin dignarse a mirarme, lanzó la bomba.

- ¿Te paseaste por el pinar esta mañana?
Nakard is offline   Citar -
Los siguientes 17 Usuarios dan las gracias a Nakard por este Post:
Antiguo 22-jun-2018, 14:20   #65
Duf80
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: may-2018
Mensajes: 34
Gracias 33 Veces en 25 Posts
Predeterminado

Vaya ritmo que llevas compañerojajajajaj
Buen capitulo
Duf80 is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a Duf80 por este Post:
Antiguo 22-jun-2018, 16:14   #66
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 24.967
Gracias 21.066 Veces en 9.889 Posts
Predeterminado

Me he quedado... :c ool:beer chug
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...o-destino.html
CHARON is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a CHARON por este Post:
Antiguo 22-jun-2018, 17:41   #67
zaikerf
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2014
Mensajes: 129
Gracias 154 Veces en 87 Posts
Predeterminado

La verdad que recién hoy me he decidido por empezar a leer este relato. Yo pensaba que tenía suficiente con los relatos de Tanatos, Required y Cornidox, y por lo tanto no había leído nada más. Que equivocado estaba! Menos mal ya estoy al día.

No sé en realidad que tramas se tratarán en el relato, pero tampoco me importa mucho, me basta con lo bien escrito que está!

Saludos al autor y a seguir así ¡animos!
zaikerf is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a zaikerf por este Post:
Antiguo 23-jun-2018, 09:24   #68
Nakard
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: may-2018
Mensajes: 33
Gracias 456 Veces en 31 Posts
Predeterminado

Buenos días a todos los foreros. De primeras, agradeceros profundamente vuestros comentarios, para un escritor novel como yo, que en parte refleja su vida real, todos los mensajes que habéis dejado, las críticas positivas, los mini-debates (que espero pronto sean mayores ), etc., son tan bien recibidos como agua en el desierto. ¡Muchísimas gracias, de corazón!

Por otra parte, me gustaría comentaros un poco cuál es mi planificación de cara al relato. Como ya dije, es una historia basada en gran medida en la realidad pero con un filtro de ficción y fantasía para mejor discreción y un poco más (o menos) de morbo. Además, es una historia que no está escrita, sino que voy escribiendo sobre la marcha. Esta semana tenía aún vacaciones y además tenía muchas ganas de escribir, y por eso he podido subir varios capítulos en pocos días. Hoy espero, si me da tiempo, subir otro, pero no creo que pueda mantener ese ritmo de forma continuada. Lo normal sería un capítulo cada 2/3 días...

Así que nada, ¡muchas gracias de nuevo por todo!
Nakard is offline   Citar -
Los siguientes 4 Usuarios dan las gracias a Nakard por este Post:
Antiguo 23-jun-2018, 12:55   #69
Nakard
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: may-2018
Mensajes: 33
Gracias 456 Veces en 31 Posts
Predeterminado Capítulo 8

Capítulo 8

La frase de Raúl me dejó de piedra. ¿Acaso lo sabía? No respondí al instante, sino que me demoré unos instantes para calibrar la situación. Si lo sabía y le mentía… no creo que fuera una manera agradable de iniciar una convivencia. Pero si confirmaba sus sospechas… Bajo sus gafas de sol él se mantenía expectante, mirando a las dos chicas que se bañaban juntas. Su expresión era serena, tranquila, pero despierta.

- Estuve paseando por la playa.- Decidí decir una verdad a medias.
- ¿Hasta dónde llegaste?
- Pues… no lo sé exactamente, es una playa enorme.- Definitivamente sospechaba que yo les había visto.

No dijo nada durante unos instantes. Apuró el cigarro, suspiró y lo apagó en la arena, dejándolo allí. Una guarrada, vamos. Después se giró y me miró.

- ¿Nos viste tú?
- ¿Qué?
- Tío, no me gustan estos juegos, ¿nos viste o no?
- Mira, yo… a ver, os vi sin querer, ¿vale?- No tenía sentido alargar una mentira con un tipo así.- Escuché ruido y me asomé, nada más, pero paso de líos, ¿vale? Yo no he visto nada.

Raúl no respondió. En sus facciones y su postura se apreciaba claramente la tensión, hasta que, al final, bajó los hombros y me puso una mano en el mío.

- Joder tío… eres buena gente.- Dijo, aliviado.
- No me gusta meterme en la vida de los demás…- Respondí yo.
- Es que… joder, la he cagado, ¿sabes?
- De verdad, no tienes por qué…- No quería saber nada más, cuanto menos, mejor.
- Isa es fantástica, está tremenda y es una loba en la cama, ¿y esas tetas? Ufff… son un regalo tío.
- Raúl, que no…
- Y somos liberales, hemos ido a locales y hemos hecho tríos, bukkakes, de todo.- Ostias, empezaba a interesarme lo que decía.- Nunca ha tenido ningún problema en que me folle a otras tías delante de ella, ¿sabes? Tengo la ostia de suerte con ella, pero… joder, con Vanessa la he cagado.- Así que, en efecto, era la camarera colombiana a la que se estaba follando.- Ya la cagué el año pasado porque me la follé a espaldas de Isa, pero éste año la zorra me ha buscado. Hija de puta…

Qué cabronazo. Aquel idiota tenía con Isa todo lo que un hombre podía desear: una chica preciosa, sexual, activa, abierta, liberal, que le permitía follarse a otras chicas… y el muy subnormal se había dedicado a ponerle los cuernos. Hay que ser gilipollas para hacer éso. Sentí unos impulsos tremendos de decírselo a Isa en cuanto pudiera y devolverle un poco de justicia poética.

- No sé… a lo mejor deberías decírselo a Isa, si estáis tan bien…
- Qué va… no jodas, me montaría un consejo de guerra y me mandaría a tomar por culo, y no hay nada que más me podría joder que verla empalada por otro maromo.
- ¿Pero no erais liberales?- Aquello sí que no tenía sentido.
- Sí, bueno… pero ella nunca se ha follado a otro que no sea yo, eso no se lo permito.- El muchacho era una joyita, un cabrón ególatra y egoísta de campeonato.
- Ya… bueno, por mi parte no tienes de qué preocuparte.- Por más que quisiera joder a aquel tipo, la verdad es que no me apetecía meterme en un problema de pareja, y mucho menos con mis vecinos de tienda.- Pero no le hagas ésto a Isa, no creo que ella se lo merece.
- Eres un tío legal.- Me dio un puñetazo en el brazo que teóricamente debería haber sido suave, pero que me dejó marca.- Bueno, ¿y a vosotros qué? Menuda fiesta os pegasteis anoche, para que ella sea tan recatada bien que gemía.
- El alcohol nos afectó un poco.- Me resultaba un poco incómodo hablar con él de Marta.- A Marta no le gusta mucho saber éso, así que no se lo digas o se molestará.
- No te preocupes tío.- En realidad, él ya se lo había dicho a ella y sabía de sobra que le molestaba.- ¿Y a ti? Te mola, ¿verdad?
- ¿El qué?
- Que la oigamos gemir.
- Pues… no… ¿por qué?
- “¡Gime, zorra! ¡Que te oigan todos!”- Exclamó, imitándome. ¿Tanto se había oído? Mi rostro debió enrojecerse.- Vamos tío, te pone que la escuchen, ¿verdad?
- Bueno, un poco.
- No tienes de qué avergonzarte, es una pasada que otros tíos deseen a tu hembra.- Tenía razón, claro, pero es que no me sentía nada cómodo hablando con él de eso. Era una fantasía íntima que pocas veces había compartido más allá del anonimato de Internet.
- Sí… está bien.
- Mira, tenemos confianza, ¿no?- Ninguna, pero me vi obligado a asentir con la cabeza.- Pues no te cortes en mirar las tetas de Isa. Es una lástima que Marta no quiera quitarse el bikini.
- Ya, ese es el problema.
- Se me está ocurriendo una cosa.- Dijo él después de quedarse pensativo un instante.
- ¿Cuál?- De nuevo, no me hacía ninguna gracia que Raúl fuera mi interlocutor en aquel tema, pero él conocía mucho más del mundo liberal que yo, y el morbo de que le viera las tetas a Marta me superó.
- Confía en mí tío.

Raúl se puso en pie, se quitó las gafas de sol y las dejó sobre la toalla, y mientras se encaminaba al agua, al lugar donde las chicas se estaban bañando, me indicó con una mano que fuera con él.

- Tú hazle a Marta lo mismo que yo le voy a hacer a Isa.
- No sé si es buena…
- Confía en mí.

Y claro, no confiaba, pero confié.

Entramos en el agua. Estaba fría y había algunas olas con las que Marta e Isa estaban jugando. Sus cuerpos saltaban para evitar hundir las cabezas bajo el agua, provocando que sus pechos botaran con cada salto. Pude dedicar medio segundo a ver cómo lo hacían las tetas de Isa antes de que fuera demasiado evidente.

- ¡Por fin os animáis!- Exclamó Isa, agitando los brazos para que nos acercáramos a ellas.
- ¡Tiburón!- Gritó Raúl, y a tres metros de ella se lanzó al agua en dirección a su novia.

Marta y yo nos quedamos mirando a Isa en los dos segundos que tardó en caer derribada y sumergirse en el agua. Justo después, un haz de agua salpicada, risas, cosquillas y pataleos revolvió la arena a su alrededor. Mi novia me miró, sonriente, y yo decidí seguir el plan de Raúl y lanzarme hacia ella.

- ¡Tiburón!- Grité, pero supongo que mi salto no fue ni tan espectacular ni tan rápido como el de él, porque cuando llegué a Marta ella ya me estaba esperando.

Intenté derribarla, pero ella se revolvió y, en su lugar, cayó sobre mí y fue ella la que me mantuvo bajo el agua haciéndome cosquillas. Yo tragué un poco de agua salada, y en cierto momento incluso boqueaba porque ella parara. Escuchaba su risa y sus cosquillas me estaban matando, pero de repente ella se detuvo, apartó rápidamente los brazos y se irguió.

Yo me levanté, tosiendo y riéndome a la vez, y entonces me quedé mudo. Isa estaba ante mí, con la cara blanca y casi en shock. La parte de arriba de su bikini había desaparecido, y de hecho flotaba unos metros más allá. En su lugar, sus tetas preciosas habían quedado completamente a la vista, con los pezones marrones y no muy grandes erectos. Raúl la miraba desde apenas tres metros de distancia, ¿había sido él? ¿Ese era su plan? Su expresión de picardía le delataba. Isa, por su parte, se había llevado una mano a la boca y trataba de disimular la risa.

Fue un momento, porque rápidamente Marta se recompuso y se tapó los pechos con el brazo izquierdo, completamente roja.

- Marta…- Fui a decirle, acercándome a ella, pero mi novia me asestó un bofetón con su mano derecha que me hizo ver las estrellas.

- Eres un auténtico gilipollas.- Me espetó, y apartándome se fue a por el bikini y salió del agua.

Me quedé parado. ¿Yo? Isa me miró, encogiéndose de hombros, y salió tras ella, llamándola. Por su parte, Raúl se acercó a mí riéndose.

- Joder, pues las tiene cojonudas, te debes poner morado también.
- ¿Qué coño has hecho tío? Te has pasado.
- ¿No querías exhibirla? Pues ya lo has hecho.
- Sí claro, pero no así.
- Bah tío, ya se le pasará, ya verás como esta noche te la follas de puta madre pensando en que yo le he visto las tetas.- Dijo.- Tú díselo y verás.
Nakard is offline   Citar -
Los siguientes 13 Usuarios dan las gracias a Nakard por este Post:
Antiguo 23-jun-2018, 14:02   #70
Volter54
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: sep-2017
Mensajes: 162
Gracias 158 Veces en 110 Posts
Predeterminado

Bueno, morboso y expresivo. No está mal y mejorando. Te felicito.

Un saludo
Volter54 is offline   Citar -
Antiguo 23-jun-2018, 15:38   #71
peta-kit
Dios Pajillero
 
Avatar de peta-kit
 
Fecha de Ingreso: mar-2005
Mensajes: 2.278
Gracias 74 Veces en 71 Posts
Predeterminado

y ahora tenemso que esperar dos dias para saber como sigue jo que putada
peta-kit is offline   Citar -
Antiguo 23-jun-2018, 15:53   #72
Volter54
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: sep-2017
Mensajes: 162
Gracias 158 Veces en 110 Posts
Predeterminado

Efectivamente peta-kit, efectivamente.
Lo bueno, si breve, dos veces bueno…
Saludos
Volter54 is offline   Citar -
Antiguo 23-jun-2018, 22:02   #73
lokko007
Mega Pajillero
 
Avatar de lokko007
 
Fecha de Ingreso: abr-2017
Mensajes: 439
Gracias 319 Veces en 246 Posts
Predeterminado

Este juego se pone interesante

Ya veremos hasta donde llega y que mas cosas pueden pasar

Saludos
lokko007 is online now   Citar -
Antiguo 24-jun-2018, 00:02   #74
CHARON
Moderador sección Relatos
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 24.967
Gracias 21.066 Veces en 9.889 Posts
Predeterminado

Ufffffff......!!!!! El Raúl tiene más peligro que una caja de bombas sobre una hoguera... :tochopost ::toch opost:: Db eerchugbee rchug
__________________
LA MUSICA ES LA FORMA DE LAS FORMAS.

http://www.pajilleros.com/relatos-ex...o-destino.html
CHARON is offline   Citar -
Antiguo 25-jun-2018, 11:23   #75
Nakard
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: may-2018
Mensajes: 33
Gracias 456 Veces en 31 Posts
Predeterminado Capítulo 9

Capítulo 9

Cuando regresamos a las toallas, Marta e Isa ya no estaban en la playa. Tenía que haberlo supuesto, conocía a Marta de sobra como para deducir que iba a molestarse de aquella forma. Era lo mismo si yo había sido el culpable o no, porque si se hubiera parado a pensar un momento se habría dado cuenta de que podían haber pasado dos cosas: que se le hubiera desanudado el bikini por estar jugando a hacerme cosquillas, o que alguien lo hubiera hecho aprovechando que estaba entretenida conmigo. En ningún caso podría haber sido yo, pero en realidad eso daba igual, incluso si supusiera que había sido Raúl nunca se lo diría, y preferiría injustamente focalizar su ira en mí.

Yo, por mi parte, estaba muy molesto con Raúl por haberse atrevido a hacer aquello, pero en realidad la mayor parte de la culpa la sentía sobre mí mismo, pues al fin y al cabo era de hipócritas mentirse: si lo había hecho había sido porque yo, en última instancia, se lo había permitido. Y lo peor de todo es que me había encantado, ver su cara devorando con la mirada las tetas de Marta, por primera vez libres ante otro hombre, fue inenarrable.

De hecho, era incapaz de disimular la erección, algo de lo que Raúl, cuyo crecimiento de su propio paquete se había hecho evidente, marcando el contorno de su polla en el bañador boxer hasta casi rebosarlo, se percató rápidamente.

- ¿Ves? Si es que es la ostia.- Me dijo.

A pesar de lo evidente, sentía que el morbo se me había atragantado, así que lo dejé allí tomando el sol, recogí las cosas y enfilé de regreso al camping. Me crucé con Miky, que andaba tirando algunas bolsas de basura del bar, y con Vanessa, que estaba preparando algunas mesas en la terraza. La saludé con una mano y ella me dedicó una sonrisa. Cuando se giró, dejó a la vista un culo precioso enfundado en un short vaquero que realzaba sus curvas. Sólo imaginar cómo era follada contra un árbol me volvió a encender, pero intenté quitar aquella imagen de mi cabeza. El puto Raúl, menuda suerte tenía.

Cuando llegué a la tienda me sorprendió encontrarme a Isa, que estaba tendiendo su bikini húmedo. Estaba vestida con su camiseta de tirantes negra, sin sujetador, y una bermuda que parecía ser de Raúl. Dejé las cosas en la parcela y me acerqué a ella.

- Hola.- Saludé.
- ¡Hombre!- Dijo ella. Parecía bastante alegre, como siempre, y eso me tranquilizó.
- ¿Y Marta?
- Está en la ducha.- Dijo mientras tendía la toalla, después se giró para mirarme con una sonrisa.- Está enfadada, pero ya se le pasará, no te preocupes.
- Gracias, Isa.- La verdad es que me tranquilizaban mucho sus palabras.

En ese momento, ella se acercó un poco a mí. Bueno, más que un poco, casi pegó su cuerpo al suyo. Pude ver su canalillo perfectamente y sentir el aroma a sal de su piel. Puso su mano en mi costado y acercó su boca a mi oído. Su aliento me hizo estremecerme.

- Te ha gustado, ¿verdad?- Susurró.
- ¿El qué?- A ver, era obvio, pero siempre te sorprende que te lo pregunten de una forma tan directa.
- Ya lo sabes…- Me lamió el lóbulo de la oreja.- Que sepas que tiene unas tetas preciosas.

De repente, su mano se aferró a mi polla, que estaba dura como un resorte. Los nervios me dominaron y mis ojos revolotearon desesperados alrededor, buscando algún testigo de aquel momento poco justificable. A pesar de todo, deseaba que no terminara.

- Te ha gustado…- Volvió a decir, y entonces, de golpe, paró.

Se separó un poco de mí, bajando la mirada y soltando mi polla. Yo me quedé estupefacto, ¿acaso…? Me giré, pero no había nadie allí, o si había alguien ya no estaba.

- Lo siento.- Se excusó Isa, y sin dejarme hablar ni mirarme a la cara se metió en su tienda.

Mi cara debía ser un poema. Allí, tieso, con la polla dura como una piedra, en parte sintiéndome culpable por no haberla parado, y en parte increíblemente cachondo por haberla sentido.

Aturdido y sin tener muy claro qué acababa de pasar o cómo debía sentirme, cogí la toalla de la ducha, ropa limpia, y me encaminé a los aseos con la intención de quitarme la sal e intentar hablar con Marta. Opté por no decirle nada sobre lo que Isa acababa de hacer. Creo que ella también había entendido que era un error, quizá le pudo el morbo… no sé, pero había sido una tontería y así debía quedarse. No me gustaba ocultarle algo así, pero me justificaba pensando “tú no has hecho nada”, “ni te ha dado un beso, ni ha hecho nada realmente”. Parches para una moral ligeramente rota.

Cuando llegué a la plazita con el banco entre los dos baños, me encontré con que Marta ya estaba saliendo de la ducha, y de nuevo me quedé blanco. Llevaba únicamente su toalla blanca, más bien pequeña, anudada al pecho. Se veía perfectamente su canalillo y la tela apenas cubría hasta medio muslo. Si alguien se agachaba le vería perfectamente… ¿por qué no había llevado la ropa para cambiarse?

- Hola…- Le dije. Ella se quedó en la puerta del baño, a un metro de mí.
- Hola.
- Marta, yo no hice… bueno, da igual, ¿vale? Lo siento de todas formas.- No quería discutir, era un camino estéril.
- ¿Te gustó que él me viera?- Me preguntó directamente. Era una pregunta demasiado parecida a la de Isa.
- ¿Qué dices? No…
- Sé que te gustó.- Continuó ella. Su mirada me atravesaba, entre disgustada y…- Te conozco perfectamente. Seguro que lo habíais hablado antes.
- De verdad que no…
- No soy tonta, José.
- Ya lo sé.
- Te conozco como si te hubiera parido, y sé lo mucho que te pone que me vean.- Dijo.- Me lo has pedido mil veces, y aunque yo te diga que no, insistes.
- A ver… vale… sí que me ha gustado un poco, pero de verdad que no me lo esperaba.
- ¿Ves? No es tan difícil.- Dijo, y durante unos instantes se quedó callada.- ¿No ibas a ducharte?
- Sí, claro…
- Pues venga, ¿a qué esperas?
- Pero Marta…
- Que te vayas a la ducha, ahora me voy a tomar mi venganza, ¿vale?- Exclamó. ¿De qué coño hablaba?
- ¿Pero qué dices? Vamos a la tienda y lo hablamos, ¿vale? Joder no tienes que ponerte así…
- Muy bien.- Respondió después de unos segundos. Después, sacó su móvil del neceser que llevaba entre las manos.- Quédate ahí y no digas nada, y más vale que recuerdes cada segundo de lo que va a pasar ahora, porque no se va a volver a repetir, ¿entendido?
- Marta, por favor.

Ella me ignoró, en su lugar, sin dejar de mirarme, seleccionó un contacto y le dio a llamar. Yo esperé, entre enfadado y sorprendido por su actitud. Marta tenía carácter, pero no solía llegar hasta aquel extremo. En realidad, no sé qué podía haber hecho en aquel instante, pues ella no quería escucharme.

- ¿Toni?- Sentí una punzada en el corazón.- Sí, sí, soy Marta… es que estoy en la ducha, pero no funciona el agua caliente, y José no tiene ni idea de cómo arreglarla, ¿puedes subir?- ¿Ese era su plan? ¿Para qué quería que subiera a la ducha?- ¿Miky? Bueno… como quieras, pero preferiría que subieras tú.- ¿Y esas confianza? Apreté los puños, empezaba a sentirme verdaderamente enfadado.- Vale, hasta ahora.
- ¿Qué coño haces tía?- Le espeté, y ella me respondió con una mirada llameante. Se acercó a mí y me gritó en voz baja.
- ¿No era ésto lo que querías desde el principio? ¡Estoy hasta los cojones de ésto! Así que se acabó, vas a tener tu fantasía lo quieras o no, y luego me vas a dejar en paz con el temita, ¡¿vale?!
- Eres muy injusta.
- ¡Y tú eres un puto salido!- Su frase me llegó al alma. Luego comprendí lo terriblemente humillante que había sido para ella lo que había pasado en la playa, y lo justo que era su enorme enfado, pero en aquel momento me sentí herido de muerte.

No tuve tiempo de responder, porque casi inmediatamente apareció Toni con un cinturón de herramientas de fontanero.

- ¡Menos mal que uno sabe hacer de todo!- Exclamó, riéndose como siempre, aunque su sonrisa desapareció un poco al ver a Marta. Percibí que sus ojos la recorrían por completo, y ella debió sentirlo también.
- Qué rápido has venido…- Dijo ella, cambiando de la dura voz a una dulce y suave.
- ¿Qué ha pasado?- Preguntó el hombre. Apenas me había dedicado un ademán a modo de saludo, pues toda su atención se había ido a ella.
- De repente el agua ha empezado a salir fría… y me he quedado helada.- Me estaba poniendo malo su forma de hablar con él, pero en el fondo… o no tan en el fondo, ver su expresión al verla había sido… ¿placentero?
- Bueno, vamos a ver.- Concluyó Toni, y girándose a mi, añadió.- ¿Quiéres verlo? Así puedes aprender también.
- No… no.- Se apresuró a decir ella, agarrándole del brazo y tirando de él.- Él va a ducharse, que sino la sal le hace daño en la piel, ¿verdad cariño?- ¿De qué iba? Esto ya se estaba pasando de la raya, y había mil formas de dar al traste con su estúpido y humillante plan. Y sin embargo...
- Sí… no, tranquilo, a mí sólo se me dan bien los ordenadores.
- Vale… como quieras.- Dijo él, y ambos desaparecieron en el aseo de mujeres.

Ya os podéis imaginar como era mi cara, allí de pie como un auténtico imbécil, pues francamente, eso es lo que fui. ¿Cómo decían en aquella serie famosa?

Huevón, huevón, huevón...
Nakard is offline   Citar -
Los siguientes 17 Usuarios dan las gracias a Nakard por este Post: