Responder

Tus Relatos y experiencias - Mi cuñada de concierto con un amigo Herramientas
Antiguo 07-jul-2018, 16:38   #1
Cancionhumeda
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: jul-2018
Mensajes: 2
Gracias 2 Veces en 1 Post
Predeterminado Mi cuñada de concierto con un amigo

Tengo una relación especial con mi cuñada. Ella vive con el hermano de mi mujer desde hace más de 10 años y hemos follado en varias ocasiones. Hemos fantaseado más de una vez de hacer un trío con su amigo David.

DE CONCIERTO CON DAVID

Había llegado a casa cansado después de una semana bastante dura. Era viernes y estaba tumbado en el sofá con el móvil en la mano cuando recibí un mensaje: `*´

Me pareció raro recibir ese mensaje a esas horas y conteste con otro '*'. Al momento me escribió un mensaje que me puso mi polla dura al momento: ´estoy de concierto con David´.

No me lo podía creer que me enviara el mensaje. Sabía que me gustaría saber que había ido al concierto con él. David le tenía ganas desde hace mucho tiempo, si no fueran amigos se la hubiera intentado follar hace ya mucho tiempo.
Le pregunte donde estaban y al momento me contesta que estaban en la Sala Daiquiri. Ella, ahora, en el lavabo. Había tenido que ir a recolocarse un poco la ropa. Bailando la última canción, él se había pegado a ella desde atrás y sus manos habían quedado en su cintura.

Ella podía sentir la polla dura en su culo y noto como poco a poco subía las manos en busca de unas tetas con las que se habría pajeado más de mil veces. Ella no había podido pararlo, estaba siendo muy sutil, pero cuando noto aquella polla en su culo y aquellas manos camino a los pezones más duros en aquel momento de la sala, tuvo que repensarse lo que podía pasar y había huido al baño.

Allí, me estaba contando que había pasado hacia 5 minutos. Esta excitada, como podría acabar esa noche. Yo le anime que dejara ver hasta donde llegaba. La situación me ponía cachondo. Me podía imaginar su cara al notar la polla de David en su culo. Siempre me ha negado que nunca hubiera intentado algo, pero ese día era diferente. Ese día me había enviado un mensaje mientras estaba con él. Me estaba explicando que había notado una excitación que antes no había tenido. Le invite a que saliera y tomara ella las riendas de la situación, si tenía que follar, seria ella quien se lo follara y no al revés.

Su último mensaje fue: Lo intentare.

Después de eso estuvo más de una hora sin dar señales de vida. Yo me quede
dormido con el móvil en la mano. Al cabo de un rato me desperté y miré el reloj. Tenía nuevos mensajes.

´Ya ha acabo el concierto. He hecho lo que me has pedido. Antes de llegar donde estaba, he ido a la barra a por un par de cervezas. Llegue donde estaba, desde la espalda de acerque y le apreté mis pechos en su espalda, poniendo las cervezas delante de él. Tardó mucho en coger la cerveza, seguro que podía notar lo duro de mis pezones ese día. Llevaba una camiseta de tirantes muy fina y una falda en la que se marcaban mis bragas. Mis pechos se veían preciosos ese día. Al girarse para recoger su cerveza su cara había cambiado. Se le veía excitado y su cara mojo mis bragas. Creía que es ese momento me diría algo. Pero no, si mano volvió a mi cintura y con un pequeño empujón me volvió a poner delante suyo. Pude volver a notar aquel trozo de carne que intentaba salir de aquel pantalón pegado a mi falda, pegado a mis bragas, pegado a mi culo.

Sus movimientos cada vez eran más descarados. Restregaba su paquete por todo mi trasero y no podía ser más excitante. Sin darnos cuentas, el concierto había terminado y de golpe encendieron las luces del local. Nos miramos y nos dimos cuentas los dos, lo excitados que estábamos. Podíamos follar allí en medio de la sala. Pero se me acerco al oído y me dijo que me llevaba a un sitio, un picadero.
Me cogió de la mano y salimos hacia la puerta. En un momento dado acerco nuestras manos a su entrepierna y pude sentir lo dura que la tenía. Dios, estaba chorreando. Mis bragas se pegaban a mi falda. Olía a sexo.

Salimos a la calle y tras dos manzanas entramos en un bar hawaiano con reservados. Nada más entrar tenía que ir al baño a quitarme aquellas bragas. No podía llegar a casa con las bragas tan mojadas.

Al salir, estaba ya en un pequeño reservado donde nadie nos podía ver, se levantó para que pudiera pasar al fondo del sofá. Entonces empezó a pegarse y a bailar realmente juntos la canción que sonaba en aquel momento; me acariciaba la espalda y me sentía muy excitada. No paraba de decirme las ganas que tenía que aquello pasara. Que hacía mucho tiempo que tenía ganas de sentir mi cuerpo. Pude notar su pene, estaba muy duro, y cada vez me apretaba más y más. Notaba como me acariciaba la espalda, luego bajó hacia el culo y notó que no llevaba bragas. En aquel momento supe que algo iba a pasar. Aquella noche, después de tantos conciertos, festivales, tantas y tantas indirectas en noche de borrachera me estaba dejando llevar por mis instintos. Se que lo notó inmediatamente, porque me agarro del culo y se acercó tanto que noté su polla clavándose. Si no fuera por su pantalón se habría metido hasta el fondo. Me hizo un repaso de arriba abajo, me temblaban las piernas así que no aguanté más y le dije de ir al sofá. Me miró con vicio, su cara ardía.

Al sentarnos al sofá, al principio no sucedió nada, me acariciaba y susurraba lo guapa que estaba aquella noche. Intento besarme, pero no me deje, entonces empezó a besarme el cuello sin parar. Para entonces estaba sentada sobre sus piernas, directamente sobre su polla y podía notarla completamente. Entonces él se bajó la bragueta y disimuladamente se la sacó. Era enorme. Nunca me hubiera imaginado que David tuviera ese pollón. Subió un poco la falda y pude notar el contacto de aquella polla directamente contra mi coñito.

Intenté resistirme, pero mi coño estaba empapado y notaba aquella polla caliente tan cerca… que al final dejé que me la metiera un poco. Uauuuu… que gozada… dios como se sentía aquella polla… era enorme. En medio de bar, en un reservado, Nos movíamos lentamente, no queríamos que se viera que estábamos follando, pero sentir aquella cosa dentro es lo mejor que me ha pasado nunca. Aun me estremezco. Y entonces me corrí como nunca lo había hecho. La noche acababa de empezar.

Última edición por Cancionhumeda fecha: 08-jul-2018 a las 08:47. Razón: Compartir mis experiencias
Cancionhumeda is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a Cancionhumeda por este Post:
Antiguo Ayer, 09:08   #2
Cancionhumeda
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: jul-2018
Mensajes: 2
Gracias 2 Veces en 1 Post
Predeterminado

Otra historia de mi cuñada.

Habíamos quedado para ir de concierto. Siempre le pido por WhatsApp que se ponga vestido, pero casi nunca se lo pone. Después lo agradezco, es mucho más fácil meter mano a través de la cintura del pantalón que levantar la falda.

La última vez que se puso vestido fue en San Juan, follamos por todos lados y eso que estábamos rodeados de amigos y de nuestras parejas. Lo primero que hice fue quitarle las bragas en cuando tuve ocasión y guardármelas en el bolsillo. Cada vez que iba al baño olía su ropa interior y restregaba mi polla por ellas, intentando sentir a través de ese dulce olor el estar dentro de ese coñito. Esa noche nos escalamos con la escusa de ir a buscar hielo a mi casa que estaba al lado de la fiesta y follamos en el ascensor y en casa. Después mas entrada la noche me hizo una de las mejores mamadas de mi vida. Me corrí en su boca justo antes de ser casi pillados por familia y amigos en la oscuridad de una habitación de la casa. Fue maravilloso. Siempre le digo que con las mamadas que hace podría conseguir lo que quisiera. Esa noche fue una de las mas excitantes de mi vida.

Volviendo a la historia, quedamos para cenar algo y después ir al concierto. Nada mas saludarla con dos besos, su olor se apodero de mi y al momento mi polla se hincho. Ya solo pensaba en follarmela delante de todos, me daba igual. Cenamos y una vez dentro de la sala de conciertos entre cervezas empezaron los roces. Le rozaba el culo, una teta, ella rozaba mi entrepierna. Así estuvimos un rato hasta que al lado nuestro se pusieron dos jóvenes. Ella se acercó y empezó ha hablar con ellos.

A ella no le hace falta mucho para entablar conversación con alguien, pero los chicos se quedaros extrañados que una tía entablara conversación con ellos así de primeras. El mas guapo de los dos, era alto, con buen cuerpo y buena espalda. Las manos eran grandes con grandes y gordos dedos. Tenia una cara sin granos, sin barba, tenia cara de niño, pero tenia un buen cuerpo. Mientras ella le preguntaba de donde eran, que si conocían al grupo que actuaba, el chico joven la miraba de arriba abajo flipando. Si la mitad de los tíos supieran lo que ella es capaz de hacer en la cama, mas de uno se la follaria donde estuviera.

Se despidieron con un hasta luego y los chicos se quedaron al lado nuestro. Un poco mas tarde me explico que le había dicho. Le pregunte si le molaba alguno de los dos y me contesto que le ponía el joven, que debía de tener buena polla y si se lo tuviera que follar se lo follaba. Al momento mi polla se puso mas dura de lo que estaba. Miraba al chico y la miraba a ella. Quería verlos follar. Así que tenia que hacer algo.

El concierto se acabo así que decimos marcharnos a un bar próximo. Salimos todos de la sala excepto los rezagados que habían ido al baño. Aproveche con la escusa de irlos a buscar, de entrar de nuevo en la sala y buscar a los dos chicos. Al verme se extrañaron de mi presencia y fui directamente al grano. Le pregunte al mas guapo si quería tirarse a la chica con la que había estado hablando en la barra. El chico flipo. No daba crédito. Bajaba de Bilbao para ver un concierto y un pavo le ofrece follarse a una tía. Tenia que hacer algo, el chico no me creía y pensaba que le estaba vacilando, así que me tuve que inventar que era su novio. Le dije que quería verle con mi novia. El chico seguía sin creérselo.

No sabia que hacer me tenia que inventar algo mas, pero no tuve que hacerlo. Apareció ella. Le explique al oído lo que le había dicho al chico. Ahora el joven sonreía, y la miraba de arriba abajo. Buenas tetas y un culazo increíble podía ser suyo sin tener que hacer nada. Entonces ella se acerco al joven y le dijo que se viniera al otro bar. Le daría razones para no desaprovechar esa ocasión. Mientras se lo decía, comprobó al paquete del chico con su mano. Parece que le gustó lo que toco, pues una sonrisa apareció en su cara mientras miraba a los ojos al chico. Le dijo un hasta ahora y nos marchamos.

Llegamos al bar y nos sentamos en una mesa con los amigos. Al cabo de unos 10 minutos aparecieron la pareja en el bar y se sentaron en la barra. Con la excusa de ir a por más cerveza y ella con la excusa de ayudarme fuimos hasta la barra y nos colocamos junto a ellos.

Estaba apoyado en la barra y noté como desde atrás una mano buscaba mi polla. Mire para atrás y era ella. Mire hacia el otro lado y comprobé como la otra mano, la tenía sobre el paquete del joven. Ahora mismo tenía dos pollas en su mano. Mientras pedía pude notar como poco a poco iba acariciando mi entrepierna. Seguro que la otra mano estaba haciendo lo mismo. Al final me sirvieron. Tuvo que dejar de acariciar nuestras pollas para coger las cervezas y llevarlas a la mesa. Antes de irnos de nuevo para nuestro sitio guiño un ojo a nuestro amigo.

Mientras estuve pidiendo vi como la mano de él se posaba sobre su magnífico culo. Y como hablaban los dos al oído. La música estaba alta y no me entere de la conversación que mantuvieron. Pero pasado unos minutos ella se levanto y se fue al baño.

Mire entonces a la barra y vi como el joven se levantaba y se dirigía al baño también. Pasó por delante mío y sonrío. A los 5 minutos ninguno de los dos habían salido del baño, así que apure Mi copa y me dirigí a la puerta que da acceso a los lavabos. En el baño de tíos no había nadie y en pequeño espacio que separa los dos baños no había nadie. Estaban los dos en el baño de tías.

No quería interrumpir nada, tenía la polla súper dura pero no sabía que estaba pasando. Al momento escuche el pestillo y la puerta se abrió. Asomó la cabeza el joven y le indique que podía salir que nadie lo vería. Al despedirse me dijo un 'nos vemos el martes' que me hizo saber que lo había conseguido le había dado motivos para no perder la oportunidad de follarmela.

Estaba muy excitado y necesitaba saber qué había pasado allí dentro. Me espere fuera hasta que salió ella:

"Al entrar al baño he esperado a la que entrara. Nada más entrar lo he cogido del brazo y me lo he llevado al lavabo. Lo he puesto contra la pared y lo he morreado mientras le desabrochaba el pantalón. Vaya polla. Ya estaba dura, pero ha sido sacarla del pantalón y la he podido contemplar en todo su esplendor. Era gorda como un tubo de cerveza. La tenía cogida con mi mano y no la podía rodear. Solo quería sentirla en mi boca. Le he susurrado al oído, - te voy hacer la mejor mamada de tu vida! Mira cómo me tiene tu polla mi coñito. - Le he cogido la mano y la he llevado a mi entrepierna, por la cintura del pantalón. Que dedos... Tenía las bragas chorreando. Quería esa polla. Me he arrodillado delante de él y se la he chupado. Primero los huevos, dejando caer todo ese miembro sobre mis gafas. Después le he pasado la lengua desde sus huevos hasta el glande. He jugado con el, mi lengua recogía una y otra vez esa punta que ya sabia a semen. Después la he contemplado en su esplendor. Grande, gorda brillante... Me la metí en la boca mientras le cogía del jersey y le tiraba para que mirara para abajo. Su cara de placer hizo estremecerme, le mite fijamente. Las gafas de pasta os pone cuando os la chupan y pregunte si le gustaba. - Dios! Como la chupas! Si! No pares -. Después le dije que mi coñito seria suyo el próximo martes al mediodía. -Si, si quiero follarte!- Mientras me estaba comiendo la polla mas grande que había visto.

Se la chupaba mientras mi mano no paraba de subir y bajar. Sabía que estaba apunto, su polla sabía a semen, así que decidí dejarle con las ganas. Me levante y le bese mientras le cogía la polla y le acababa de hacer la paja. Un chorro blanco salió contra la pared. Increíble! Qué ganas de tragármelo. Le he dado mi numero y que el martes lo esperaba.

Estaba apunto de eyacular sin tan si quiera tocarme. Estuve atento a sus palabras, atónito a tal explicación tan detallada, hasta que note su mano en mi polla y me dijo - a ti también te veo el martes -
continuará
Cancionhumeda is offline   Citar -