Responder

Tus Relatos y experiencias - Historia de Carmen, el tamaño si importa. Herramientas
Antiguo 10-jul-2018, 06:49   #1
agueybana
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2017
Mensajes: 96
Gracias 121 Veces en 58 Posts
Predeterminado Historia de Carmen, el tamaño si importa.

Nota: este relato se relaciona con el de Carlos y Carmen. Explica como y porque Carmen le puso los cuerno a Carlos.

Me llamó Carmen, tengo 25 años estoy casada hace dos años y meses con Carlos, el es un año mayor que yo tiene 26. Nos conocimos en la playa, yo acababa de ganar miss bikini, y su cordialidad y buen humor me cautivó. Fue amor a primera vista. Estuvimos casi un año de novios, y nos casamos. Yo solo había tenido 2 rollos antes de conocer a el que hoy es mi esposo.
Casi todo lo que sexualmente aprendi, lo aprendí de Sergio, con el estuve dos años. Le encantaba que se lo mamara y en una noche loca contrató a una escort, para que me enseñará las artes de la felación. Fue mi primer trio, ella se lo metía en la boca y me daba instrucciones de cómo mover la lengua por el glande y para que tuviera una idea de lo que me decía, me chupaba un pezón y le pasaba la lengua y después me daba la polla de Sergio para que practicará. Sergio, nos acercaba la boca para que las dos se lo besaramos y chuparamos, entrelazabamos nuestras lenguas, terminabamos chupandonos las lengua ella y yo.
Partícipe en tres orgías, con Sergio, hasta que en una de ellas él cabron de mi novio me apostó en una partida de poker y perdió. Tuve que mamarle la polla a los tres jugadores, era eso o dejar follarme por todos, terminamos después de eso, por hijo de puta y CABRON.

Mi vida con Carlos era buena, teníamos un buen trabajo, buenos amigos, económicamente estables en fin una bonita y buena relación. En la intimidad no teníamos problemas, follabamos bastante, como me había especializado en las arte mamatorias por cuenta del cabron de mi ex- novio, Carlos estaba feliz, mas de una vez me elogio. Si han notado que se los cuento en pasado es porque por mi estupideces y bellaqueras Carlo y yo ya no estamos juntos.

Les cuento; El pene de mi marido era mas grande que el de, Sergio. Yo estaba satisfecha con su longitud y su circunferencia, echábamos tremendos polvos y siempre llegaba al orgasmo. Nunca había pensado en serle infiel a mi marido, tampoco lo fui con el CABRON de mi ex. Aunque me gusta vestirme sexy, lo hago para mi esposo y no para otros hombres, nunca he querido la atención de alguien que no fuera el hombre con quien estoy, no digo que me guste ser vista y admirada. Mi hombre o sea mi esposo siempre ha sido suficiente para mi.
Achacó mi rotura matrimonial a un fenomeno psicológico, cuando estaba estudiando enfermería se decía que el deseo sexual es al menos 50% psicológico y que si una idea se te mete en la cabeza, se queda ahí y crece y crece, hasta que en las circunstancias apropiadas sale y la ejecutas.
Pues eso fue precisamente lo que me pasó a mi, me obsesióne con una idea y la lleve a cabo.

Estaba yo con unas amigas y una de ellas le pregunta a otra, que como estaba el caballo de su novio, ella responde que como siempre buenissimo pero que ya no estaba con él, "porque le pregunta otra", porque con la herramienta que tiene me tiene caminando como si montara a caballo. Todas nos reímos de su comentario, pero yo me quede con la intriga. Hasta que ya sola con la amiga le pregunto, que había querido decir la fulana y ella con una sonrisa me dice, que el ex de ella tenia una polla de mas de 25cm. Eso se me quedo en la mente.

Días después mientras estoy de compras, un chico bastante atractivo se me acerca y me saluda.
Chico----Hola como estas?
Yo----Bien gracias. Te conosco?
Chico----Bueno en verdad nunca nos han presentado, pero hace poco te vi hablando con mi ex y otras amigas.
Mi mente rápido pensó, ha este es el de la polla grande.
Yo---Ah, si si ya recuerdo, me llamó Carmen y tú.
Chico--- mucho gusto, me llamó Gabriel.
Nos dimos la mano y el me dio dos besos a manera de saludo. No pude aguantar mirarle el paquete.
Gabriel----Pues si no te es molestia me gustaría invitarte un refresco?
Yo----Me encantaría, pero ahora no puedo, tengo que llegar hasta mi esposo, pero tal vez otro día.
Gabriel----Esta bien. Entonces hasta luego, pero mira aquí tienes mi # de celular, llamame.
Yo----ok, gracias.
Esa noche mientras le hacía una felación a mi marido, se me vino a la mente Gabriel y su polla grande, trate de sacar ese pensamiento de mi cabeza, pero sin darme cuenta estaba comparando mentalmente la polla de mi marido, según sabía media 18cm, entonces ese maldito pensamiento me asalto mi mente. Si esto son 18cm y el ex de mi amiga carga con 25cm, entonces....mi marido me saco de mis pensamientos, cuando me cogió por la cabeza y me la metió mas adentro.

1 mes después de haberlo visto, estoy pensando en llamarlo y quedar con el. El pensamiento de ver su herramienta pulula en mi mente. Empiezo a pensar que debería hacer. Por un lado no quiero ser infiel, pero por otro lado ya mi obsesión por verlo me atormenta. Cojo el teléfono y marco su número, pero antes que conteste cuelgo, mi corazón se me quiere salir del pecho. Pero que hago, yo soy una mujer casada felizmente.

El domingo salgo al mercado, alcanzado algo que me queda muy alto, oigo una voz profunda que dice si puede ayudarme. Cuando volteo para ver quien es, me quedé de piedra, era Gabriel. Nos saludamos con un abrazo y rápido sentí en mi vientre un cosquilleo. Me acompañó hasta pagar por todo.
Gabriel---Porque no me as llamado?
Yo---Tu sabes que soy una mujer casada y no creo que este bien.
Gabriel---No hay problema, ademas yo no soy celoso. Te digo algo, te invito un cafe.
Yo----Ok, pero solo un café.
Fuimos a una cafetería y mientra no tomamos el café hablamos cosas banales. El es un buen conversador y divertido. Quedamos en vernos en dos días en el mismo sitio.
Empiezo a caminar de regreso. Tengo mi primer ataque de conciencia acerca si debería o no ser infiel. Me doy cuenta que con cada acción que estoy tomando me abro más a esa posibilidad. La angustia y culpa me invade, pero entonces me doy cuenta que he estado obsesionada por ver el pene de otro hombre. Entonces el diablito que llevamos por dentro me dice, que debería complacerme al menos una vez.

Como acordamos, pasados dos días estamos tomando café juntos. Yo iba vestida para matar, lo quería impresionar y creo que lo logre pues a cada rato lo cojia mirándome con deseos. En ese momento supe que me acostaria con el.
Salimos de la cafetería y unos minutos después estabamos en frente de un pequeño edificio de apartamentos. Era donde vivia, no mostré ninguna duda cuando el me invito a entrar. Al entrar y cerrar la puerta, posó su mano en mi trasero e inserto un dedo en el bolsillo trasero de mis vaqueros. Entonces me atrajo hacia él y me beso, yo le correspondi. Nuestras lenguas comenzaron a danzar, me puso contra la pared y sus manos acariciaron todo mi cuerpo. Sin esperar mas moví mi mano izquierda hacia su entrepierna y sobe la polla con codicia, hacia tiempo que lo deseaba. La lujuria nos envolvió y solo queríanos comernos saborearnos. Cualquier sentimiento que pudiera tener por mi esposo, se había desvanecido por completo. Nuestra bocas seguían unidas mientras yo continuaba sobandole la polla por encima del pantalón.
Yo----Quiero verla.
Me dijo que le quitara el pantalón para que pudiera verla. No me hice de esperar. Me puse de rodillas, le desabroche la bragueta mientras palmeaba su erecion.
Le saqué su polla y me quedé impresionada, de verdad tenía una verga enorme, tenía que medir 25cm o mas, pero todo lo que sé es que era larga, gruesa y que la quería para mi. La agarré como si la vida me fuera en ella y la lami, y entonces me la metí a la boca, sentía un manantial en mi entrepierna de lo excitada que estaba. El puso sus manos firmemente en mi cabeza para asegurarse que me quedara con su polla clavada en la boca. Estaba completamente perdida de lujuria. Este hombre me poseía,
Chupala, si así, chupala me decía y me ponía mas viciosa. Con una mano lo pajeaba y con la otra le acariciaba las bolas, estaba perdida, pero perdida de pasión de placer. Me saboreé esa verga con ganas. Después de 10 minutos devorando su verga, coji sus bolas y las lami, las succione, y volví al banquete de su enorme polla.

El hizo que me levantará y me guío a su habitación y me dijo.
Gabriel---Quiero ver a una mujer casada desnudarse.
Me quite la camiseta, luego los pantalones, quedando en ropa interior y me dice; perfecta.
Me puso de espalda a la cama y nos comimos de nuevo, le dije que necesitaba que me follara duro, que me reventara. Me baja el tanguita lentamente y me comienza a pasar la lengua por entre las nalgas llegando a lamer el culo. Se colocó entre mis piernas y puso su enorme verga contra mi ya encharcado concha, pero no la metió, sino que empezó a frotarla contra mi clítoris, gemi con fuerzas. Entonces me dice el muy cabron, quiero oir a una mujer casada rogar por que la follen y así lo hice. Empezó a penetrarme con lentitud deliberad, le dije dame duro por favor y comenzó el mete y saca, realmente me estaba perforando la concha. Lo agarré por las nalgas y lo empujaba con fuerza, le puse mis piernas alrededor de su cintura y clave mis uñas en su espalda, estaba desenfrenada, gemia, gritaba, metemela dame duro como nunca había hecho en mi vida, esa verga me estaba volviendo loca pero loca de pasión de una excitación incomparable. Necesito tu leche, le dije, la necesito yaaaaaa. Fue todo lo que necesitó, lo sentí llenándome. Me di cuenta que había sido conquistada aún antes de tener sexo. Fue la idea de su 25cm la que me conquistó.

Me pregunta que si había disfrutado más que con mi esposo, con una sonrisa de oreja a oreja le digo; creo que ya sabes la repuesta. Después de besarnos un rato con las bocas abiertas, Gabriel se levantó y fue a lavarse. Regresó apenas un minuto después, con su verga semi-dura bamboleándose cerca de mi boca. Se quedó de pie junto a la cama y yo me acerqué y empecé a besar su verga.
Succioné, chupé y mordí su tranca con ansias, fue una mamada larga y pausada. Fui mucho más consciente de cuanto tenía que abrir la boca para poder acomodar su tranca. Después de un rato me eché sobre la espalda, él se movió cerca de mi cabeza y yo empecé a lamer sus bolas. Desde esa posición estaba perfectamente posicionada para succionar cada testículo mientras pajeaba su miembro con mi mano.
Continué succionando sus bolas hasta que con una voz ahogada él me dijo, “Estoy a punto.” Con prisa, rodé sobre mi estómago de nuevo y atrapé su tranca entre mis labios. Estaba sorprendida de que fuera capaz de aguantar tanto. Con los que había estado no tenían esa Fortaleza. Él gimió de nuevo y dijo, “Chúpala…sí…Métela entera en tu boca…voy a correrme.” Y se corrio, veinte minutos después, logré arrancarle otra erección y me folló de nuevo. Seguía y seguía incansable y me dijo que quería asegurarse de que no pudiera follar con mi esposo en la noche. Era terriblemente egocéntrico. Pero por alguna razón, eso me excitaba.

Más tarde dejé su apartamento y arrastré mi cuerpo devastado de regreso a casa con mi esposo.
Para mi sorpresa, no sentí remordimientos o culpa. El hecho era que mi vida es increíblemente buena. Estoy en una relación estable con mi esposo. Soy una mujer muy sexy y atractiva. Y tuve la capacidad y el tiempo de ocio suficiente para acostarme con este semental, sin que mi esposo supiera.

Me doy cuenta que soy una esposa infiel. Sé también que el tamaño importa y que soy una mujer con la suficiente suerte para conseguirlo. Me doy cuenta que el tipo es egocéntrico – pero yo voy a alimentar ese ego – un hombre así lo merece. No quiero casarme con el tipo, sólo quiero ser capaz adorarlo como un semental entre los hombres. Verán, ahora desde mi perspectiva, ser fiel sería un poco estúpido.

Continuara;


Nota, algunas escenas son del relato original, que leyo su esposo, las he copiado con autorizacion del autor.

Última edición por agueybana fecha: 10-jul-2018 a las 07:22.
agueybana is offline   Citar -
Los siguientes 10 Usuarios dan las gracias a agueybana por este Post:
Antiguo 10-jul-2018, 11:05   #2
viciosinfin1973
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jun-2017
Mensajes: 302
Gracias 343 Veces en 194 Posts
Predeterminado

Gracias aquebayna por el relato de Carmen.

Respecto a lo de ser fiel es un poco estupido.
Me parece bien esa postura siempre que eso se aplique también a uno mismo.

Si es así, no hay problema.

Lo chungo es cuando quiero serlo yo, pero que a mi no me los pongan.

Entonces ya no es de ser estúpido ni no, es de ser directamente una mala persona.

Salu2, tertulianos
viciosinfin1973 is offline   Citar -
Los siguientes 2 Usuarios dan las gracias a viciosinfin1973 por este Post:
Antiguo 14-jul-2018, 16:50   #3
Sigrid
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: feb-2017
Mensajes: 146
Gracias 215 Veces en 97 Posts
Predeterminado

Estoy deseando de volver a leer la continuación
Sigrid is offline   Citar -
Antiguo Ayer, 05:54   #4
agueybana
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: dic-2017
Mensajes: 96
Gracias 121 Veces en 58 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por Sigrid Ver Mensaje
Estoy deseando de volver a leer la continuación


Ya pronto bajo la segunda parte.
agueybana is offline   Citar -
El siguiente Usuario da las gracias a agueybana por este Post: